Portal informativo de análisis político y social

LOS 25 AÑOS DEL PARQUE METROPOLITANO

LOS 25 AÑOS DEL PARQUE METROPOLITANO

Nov 14, 2015

«Estoy contento con la respuesta de la ciudadanía que ya volvió a hacer suyo el parque»

Expresa Manuel Corona Díaz, director general del Parque Metropolitano de Guadalajara, un área verde de 108 hectáreas enclavada al poniente de la ciudad, que en años anteriores se vio envuelto en polémicas y circunstancias negativas que llevaron a la sociedad a alejarse de este punto recreativo de la metrópoli.

Hoy, como responsable de este escenario, Manuel Corona manifestó su orgullo de cómo han ido ocurriendo las cosas para bien del parque desde que está en la dirección general.

«Hay alternativas de distracción, hay tres rutas de trote, cuatro gimnasios al aire libre, esculturas panamericanas con una ruta cultural, un mariposario, el Metro-Can que es el escenario más agradable para la convivencia amo-mascota, en la zona norte tenemos canchas de futbol, un patinódromo, el escenario es agradable y digno para los habitantes de la metrópoli».

«Trabajamos para convertir al Parque Metropolitano en un referente de la Metrópoli y que se pueda equiparar a los mejores del mundo, ese es nuestro sueño y sobre eso estamos trabajando, teniendo como meta lograrlo en el 2018 cuando lo entreguemos y se puedan realizar los proyectos que tenemos», expresa.

Con un cuarto de siglo de vida, el Parque Metropolitano tiene vigente más que nunca su origen de creación bajo tres aspectos fundamentales: la conservación ecológica, la convivencia familiar y el fomento al deporte.

«El decreto de creación que nos da vida de hace 25 años ordena tres cosas fundamentales: primero, la conservación ecológica por sobre todas las cosas; segundo, nos obliga al tema de la convivencia familiar, por eso tenemos áreas para que la gente conviva y tercero, estamos para fomentar el deporte, son los tres mandatos de nuestra creación y creo que se están cumpliendo al pie de la letra (…) La cultura de la gente ha cambiado, dejan los botes copeteados de basura en su lugar, no iluminamos porque hay mucha fauna, un sinfín, que si movemos y les cambiamos el ciclo los matamos, el parque y su decreto ordena que la ecología esté sobre todas las cosas».

Eventos deportivos todo el año

¿Organizan algunas competencias deportivas?

«Todas las semanas, tenemos el resto del año solicitado, organizadores de varios eventos, especialmente deportivos, han hecho del parque el mejor escenario para esto. Tenemos tres rutas de trote perfectamente señaladas y medidas, el escenario se presta muy padre para la organización de eventos deportivos, efectivamente todos los fines de semana del año los tenemos ya apartados para grupos, son bienvenidos todos».

Hace tiempo se habló de las concesiones en el parque, ¿ya se quitó el mal manejo de ello?

«Me tocó relevar a la persona que lo hacía, había mala información al respecto, un manejo arbitrario, hoy tenemos los locales comerciales que son parte de nuestro ingreso propio que de eso vive el parque, el Gobierno del Estado nos apoya exclusivamente con la nómina para 58 personas para 108 hectáreas las 24 horas del día para los 365 días del año, es una nómina muy reducida, pero aun así ahí va. En el concepto de infraestructura para generar ingresos ya es otro ambiente, todo está totalmente en nuestra página de transparencia, tenemos aproximadamente 23 en actividades como brincolines, locales comerciales, más las organizaciones de nuestros eventos que tienen costo para el tema organizacional, de ahí vivimos, de eso vive el parque, todo lo que significa luz, teléfono, combustible, pintura, todo lo que se imaginen sale de nuestros propios recursos».

El parque de más actividades

¿Es el espacio público con más actividades en la Zona Metropolitana?

«Está el Parque Colomos al norte, el Parque Solidaridad al oriente, al sur el Parque Montenegro y al poniente el Metropolitano, es un diamante muy concurrido, seguramente sí es el escenario con más actividades, estamos a la par, aunque somos un poco más grandes a pesar de la mordidita de hectáreas que le dieron hace algunos años».

¿Cuántas hectáreas le quitaron al parque?

«Fueron 7 hectáreas, una en comodato a treinta años, el terreno sigue siendo propiedad del parque, la infraestructura es CODE Jalisco, son instalaciones de primer mundo y la activación deportiva de tantos niños me da gusto, se perdió poquito terreno pero lo que se recupera con activación física para los jóvenes ha sido gratamente sorprendente, las veces que me ha tocado ir con el maestro André Marx como vecinos que somos».

En un parque tan grande, ¿cómo hacen con la cuestión de la seguridad?

«No estamos ajenos a circunstancias como éstas, pero es un parque muy vigilado, mi equipo de guardaparques está mejor preparado, bien equipados y uniformados, son preventivos y sumados a ellos está la Policía de Zapopan que nos ha dado muchísimo, la nueva administración nos ha ratificado el apoyo que teníamos, eso nos ha permitido inhibir la problemática de seguridad que se vivía hace algunos años, no digo que sea ajeno, pero el parque es más seguro, espero que pronto quitemos el más y dejemos un parque seguro, la petición es que todos nos ayudemos, que los ciudadanos no lleven objetos de valor, que cierren bien su carro porque luego los dejan con los vidrios abajo o las llaves pegadas, es muy relativo, pero el parque es seguro y ya somos más los buenos que los poquitos malos que por ahí andaban».

El combate al muérdago

La cuestión del arbolado, ¿es suficiente?

«Le falta, es un parque no un bosque, necesita algunos claros para hacer actividades. El arbolado ha sido saneado, más de 2 mil quinientos árboles, nos pegó el muérdago, pero está erradicado, la limitante que tenemos es el equipo de elevación, no son más de 54 árboles con plaga, estamos trabajando».

¿Cuántas personas asisten al Parque Metropolitano?

«Hemos hecho un cálculo, porque el parque no nos permite una medición exacta, a ojo de buen cubero entre seis y ocho mil personas diarias de lunes a viernes, hemos hecho cálculo un domingo y más o menos 25 mil gentes a lo largo de toda la jornada que permitimos el acceso».

Vivero y mariposario

¿Tienen vivero?

«Tenemos uno chiquito, pero ya dando frutos; tenemos un sendero ecológico didáctico que es un espacio reservado para los niños con acceso vía petición; tenemos a la mariposa monarca, reina del parque, vivitas y coleando, no son migratorias, me dicen los que saben que son primas hermanas de las que migran, tenemos una planta en la zona poniente que sola se da y la reproducimos, tenemos cientos de mariposas para los niños que nos visitan y tienen la oportunidad de soltar una mariposa para pedir un deseo, son mariposas con un promedio de vida de entre tres y cuatro meses».

¿Cuáles son los programas educativos para los niños?

«En el sendero ecológico tenemos perfectamente estructurado, tenemos visitas de escuelas públicas principalmente, tenemos un protocolo desde que se reciben de dos horas, donde se divierten, conocen un pequeño ejido, visitan el vivero, un aula didáctica donde conocen el ciclo de vida de la mariposa».

¿Qué le hace falta en el Parque Metropolitano?

«Recursos, tanto humanos que agradezco a quienes nos muestran su apoyo, necesitamos que nos ayuden a barrer, a pintar, a cuidar, regar, podar, recursos materiales con maquinaria, el tema va bien, el señor gobernador ha sido vigilante del tema, entendemos que hay cosas por apoyar pero el parque va bien, la intención al final de la administración es entregar un referente de la metrópoli, es nuestro objetivo y estamos cerca, ya está la planta de tratamiento lista con agua residual de Ciudad Granja, es el escenario verde más importante de la Zona Metropolitana».

De los 14 millones de pesos que les llegan de apoyo del Gobierno del Estado, ¿cuánto más recauda de manera independiente?

«Al año alrededor de 5 millones de pesos, lo ideal sería que el Gobierno del Estado nos ampliara la plantilla, necesitamos crecer un 20 por ciento más, algunas 15 plazas más», puntualizó.

 

La gran transformación del Metropolitano

Hacer ejercicio y practicar el deporte al aire libre, llevar a caminar y relajarse a la mascota, escuchar el canto de los pájaros, ver correr las ardillas y al mismo tiempo poder disfrutar de la convivencia familiar, es posible en la ciudad y el lugar ideal es el Parque Metropolitano, un espacio público y abierto que cumple 25 años de vida.

Don Jorge Antonio Burruel y Doña Panchita de Burruel —su señora esposa— que ya rondan por los 70 años, son asiduos visitantes del parque desde que éste abrió sus puertas. «La transformación que ha ido registrando durante los años es notoria y no se diga ahora que es parte de nuestras vidas ante lo hermoso como ha quedado y ese esmero que le pone la gente que aquí labora, los guardabosques, le aportan», platica Doña Panchita.

Resalta el Metro-Can que se ha construido en estos últimos años, un espacio amigable destinado para el mejor amigo del hombre como es el perro, lo que es un gran acierto, comenta a su vez don Jorge Antonio Burruel.

«Yo empecé a venir al parque a correr hace más de 20 años, cuando esto era un monte, con el pasto crecido, donde había muchos bichos y hasta peligroso resultaba, principalmente en la zona pegada a lo que hoy es el estacionamiento de la Universidad Panamericana», recuerda Patricia, que sigue ejercitando el cuerpo, pero ya no al ritmo de otros años.

«Hoy el parque está hermoso, la transformación que se ha hecho de este espacio en sentido positivo es admirable y debemos hacerle un reconocimiento a quienes están al frente de la administración del Metropolitano, es gente muy profesional, muy comprometida con la comunidad», expresa Patricia.

Algo que me gusta del parque, además de que está el pasto y sus áreas verdes tienen atención permanente, es su limpieza.

«Es raro que veas un papel tirado, un bote de refresco o basura, en esto se ha avanzado mucho, creo que la gente ha entendido que es su parque y para su recreación por lo que lo cuida», expresa a su vez Laura Jiménez, estudiante de la Universidad de Guadalajara, quien junto con otras jovencitas acuden en grupo a trotar y correr varios días de la semana durante las mañanas.

La maestra Jovita de la Cruz, al frente de un grupo de niños que son sus alumnos, hace un recorrido por el vivero y el mariposario, escucha atenta la explicación que brinda Manuel Corona, administrador del Parque Metropolitano.

«Para los niños conocer todo el proceso de la vida de la mariposa es muy ilustrativo (…) Qué bueno que existan estos espacios públicos y tengan una utilidad didáctica de la importancia del contacto y convivencia con la naturaleza».

«No había venido al Parque Metropolitano, no me imaginé que se tuviera un espacio público tan bien cuidado, tan bien atendido, limpio, ejemplo de que las cosas se pueden hacer no bien, sino muy bien, y esto es posible cuando hay vocación y pasión de lo que haces, cuando disfrutas tu trabajo», añade la maestra de primaria.

Parque público, abierto y gratuito

Manuel Corona, administrador del Parque Metropolitano desde el 2013, habla de las mejoras que han hecho aquí.

«El parque es público, abierto y gratuito. Aquí no se puede hacer lo que quieras, existe un reglamento que se debe cumplir», indica.

«El parque funciona los 365 días del año de 6 de la mañana a 8 de la noche y de las 10 de la noche a las 5 de la mañana le damos mantenimiento», comenta nuestro entrevistado.

Hace referencia a la fauna que forma parte del hábitat del parque. Son 108 hectáreas que lo conforman, aquí hay flora y fauna que debemos de cuidar, hay lechuzas, murciélagos, tuzas, ardillas y por eso no hay luces en la noche, es un parque ecológico, no es de diversión como el Parque Ávila Camacho o el Parque Alcalde, explica. «Aquí se motiva la convivencia familiar», remarca.

Cuando llegó en marzo del 2013 a la administración del Metropolitano, recuerda que se encontró con un parque sucio, desordenado, mal atendido.

Para que la convivencia familiar se pueda motivar, se tiene que contar con espacios dignos, empezando por la limpieza y fue por donde empezaron, que no haya basura tirada en cualquier punto, que los baños estuvieran permanentemente limpios, que existiera una señalización en los recorridos del parque.

«Logramos acabar con la inseguridad con una vigilancia permanente de parte de los guardabosques que disponen de tres cuatrimotos, además del apoyo de la Policía de Zapopan que hace su vigilancia con las unidades y la Policía Montada.

Parque limpio

Cuando llegamos encontramos un parque sucio y por allí teníamos que empezar. Fue así cuando se decidió trabajar entre las 10 de la noche y las cinco de la mañana para contar con un parque limpio. Pues se colocaron 100 botes para basura distribuidos en todos los puntos del parque y se recolectan por semana 7 toneladas de basura.

La recuperación de espacios y crear puntos de interés fue también un propósito sobre el cual se trabajó. Fue así como se ideó el Metro- Can sobre un espacio de 2.5 hectáreas, contándose con el invaluable apoyo del empresario David Álvarez, de Arandas, quien firmó un convenio de colaboración con la administración del Parque invirtiendo 1 millón 500 mil pesos para crear el Metro-Can.

De la misma forma se le dio vida al andador escultórico con obras de artistas tapatíos. Y allí está el Monumento a la Tierra, obra del arquitecto jalisciense Fernando González Gortázar.