Portal informativo de análisis político y social

Los integrantes del Comité de Participación Social del SEA: Los 5 guerreros que combatirán a los dragones de la corrupción

Los integrantes del Comité de Participación Social del SEA: Los 5 guerreros que combatirán a los dragones de la corrupción

Nov 5, 2017

Por Mario Ávila //

Apenas nace y el Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción, ya tiene enfrente una gran disyuntiva, avanzar a paso firme en la designación de Fiscal Anticorrupción, Auditor Superior del Estado y Magistrados de las salas especializadas en corrupción, para que los nombramientos queden listos este año, como lo marca la ley, o pedir una prórroga para tomarse más tiempo en la selección de los mejores perfiles y extender el plazo hasta el mes de marzo.

La segunda opción no le desagrada al presidente del Comité, Jorge Alberto Alatorre Flores, sin embargo sabe que la determinación no les corresponde tomarla a los “cinco notables” recientemente seleccionados, sino que se trata de una determinación del Congreso del Estado.

El nombramiento del Fiscal General será una determinación que se estará tomando para que aplique hasta el 2019 con el inicio de la nueva administración del Gobierno del Estado, luego de lo cual se habrá de desprender la Secretaría de Seguridad de lo que hoy es la Fiscalía General del Estado.

Para el arranque de los trabajos del Sistema Estatal Anticorrupción y en concreto de la operación del naciente Comité de Participación Social, el proyecto de Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado 2018, ya contempla una partida de 40 millones de pesos y se plantea para los cinco integrantes un sueldo de nivel de director general (35 mil pesos mensuales), a fin de que se entreguen a esta responsabilidad de tiempo completo.

El presidente del naciente comité, Alatorre Flores, expuso que en los primeros meses se habrán de enfrentar los retos más complejos de su encargo y vaticinó: “Habrá tareas menos espectaculares y mediáticas, pero igualmente relevantes, toda vez que nos toca en concurso con el resto de las autoridades del sistema y los poderes del Estado, la responsabilidad de vigilar permanentemente el seguimiento del combate y sanción a la corrupción por los órganos del Estado y delinear políticas, estrategias y procedimientos que anulen o compliquen severamente toda posibilidad para actos cuestionables en el ejercicio público”.

Consciente de la gravedad del encargo, se compromete a hacer un esfuerzo profesional, transparente e incluyente que permita dotar de la necesaria técnica e indispensable legitimidad demandada en la inminente elección de las futuras autoridades del Sistema Estatal Anticorrupción.

Legalidad sin la debida legitimidad –dijo-, es norma hueca e ineficaz y el primer paso para acabar con el flagelo de la corrupción consiste en dotar a la norma de sentido y eficacia. Para llevar a cabo la tarea apremiante de emitir opiniones sobre el perfil de varios funcionarios públicos de primer orden, más nos conviene aprender el propio Comité de Selección, es decir, será imposible cumplir con la tarea si el Comité se aisla de la sociedad organizada, la iniciativa primada, los medios de comunicación, la academia y las instituciones públicas.

Nos toca –abundó en el marco de la ceremonia de toma de protesta-, contribuir a rescatar lo público de las manos de sus ilegítimos captores que operan desde todas las esferas, política, económica y social y así como el fuego depende de elementos como el oxígeno, el combustible o el calor, la corrupción precisa de opacidad, impunidad y oportunidad. Parte esencial de nuestra labor estriba en desmontar cada uno de esos elementos para cancelar este fuego que consume la fibra social y que agota la confianza entre mexicanos.

Nombramientos a marchas forzadas

Para el Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, el contar con solo mes y medio de trabajo para realizar el nombramiento de Auditor, Fiscal Anticorrupción y Magistrados, no es exigirles demasiado a los cinco integrantes del naciente Comité de Participación Social del SEA.

Es gente muy probada, gente académica y que solo lo verá con tintes y perfiles que son lo mejor para la sociedad, quienes pondrán a disposición después de la convocatoria”, expuso el funcionario estatal, al tiempo que recordó que lo que sigue es que en unos días saldrá la convocatoria para los nombramientos de magistrados de la Sala Superior, para Auditor y para Fiscal Anticorrupción, dentro de los cuatro órganos que se tienen que nombrar”.

Detalló que para el fiscal general, la propuesta se realizará hasta el próximo año, después de la elección del 1 de julio del 2018 para quitarle todo el tinte político y para que todo el tema de operación y persecución del delito no se vea trastocado por esta nueva figura, “debemos consolidar la figura, porque si lo hacemos ahorita pude causar un desajuste en la seguridad y queremos que ahorita que estamos muy bien coordinados, estar trabajando en ese mismo sentido”.

Por su parte Héctor Pérez Partida, secretario de Planeación, Administración y Finanzas del Gobierno del Estado dijo que la estructura administrativa de la nueva Fiscalía Anticorrupción y el secretariado técnico del Comité de Participación Social del Sistema Anticorrupción del Estado de Jalisco (SAEJ), nacerán con un fondo de 40 millones de pesos y al menos cinco nuevas plazas.

Y precisó: “No sabemos si 40 millones es poco o mucho, es para el arranque y hay plazas que se van a reubicar; es un cálculo de arranque como lo hicimos con la implementación del nuevo sistema de justicia penal”, subrayó el secretario.

Pérez Partida señaló que quedará abierta la posibilidad de que el fondo aumente dependiendo de las necesidades que se presenten. El funcionario estatal puntualizó que al presupuesto total del SAEJ se sumará el gasto asignado a la Auditoría Superior del Estado y el Tribunal de Justicia Administrativa.

LLEGA A SU FIN LA COMISIÓN DE SELECCIÓN

Diego Petersen Farah, coordinador de los trabajos de la Comisión de Selección dio por concluidos sus trabajos y se dijo satisfecho de la tarea cumplida: “La Comisión trabajó con los ciudadanos, sin recursos públicos, pero eso sí con el apoyo de muchas instituciones como Coparmex, Casa Iteso Clavijero, Canaco, Universidad Panamericana, el Instituto Cultural Cabañas, el Instituto de Transparencia e Información Pública y Jalisco Cómo Vamos”.

Fueron 45 días de intenso trabajo y en el resultado no hay ganadores y perdedores, no hay mejores o peores, lo que se buscó fue el mejor grupo posible a partir de elementos subjetivos. La certeza de que habría que poner el interés de la sociedad sobre cualquier visión personal, fue la clave para que pudiéramos sacar el encargo”, expuso.

Raúl Ernesto Quintero Peña, funcionario de la UTEG expuso que la lucha contra la corrupción habrá de ser intensa y tiene diferentes frentes y diferentes facetas. “Siento que entregamos buenas cuentas a la sociedad”, apuntó.

María Isabel Lazo Corvera dijo que la tarea realizada es una muestra de que saben trabajar en equipo y dar horas México, “por eso nos inscribimos 51 personas a esta Comisión de Selección, la corrupción no es algo intrínseco a los mexicanos, por ello nuestro interés y deseo de acabar con ella; si de algo estoy convencida es de que nuestro país puede cambiar si los ciudadanos comprometidos nos involucramos de una manera generosa y organizada”.

Roberto Árias de la Mora dejó en claro que “este es el resultado del trabajo en equipo y la suma de voluntades, a los cinco amigos decirles que hoy ocupan un lugar privilegiado y una sugerencia: No utilicen este espacio para subirse, sino para ponerse al servicio de la sociedad”.

Mara Robles Villaseñor, agradeció la oportunidad de haber trabajado en esta honrosa tarea, “fuera de nuestras atribuciones para cualquier tarea ajena a la que fuimos electos, pero les digo a los cinco que pueden seguir contando conmigo”. Recordó a Marco Cortés cuando dijo que no se trata de que los políticos sean perfectos, sino que al acogerse a la ley, hasta lo parezcan. También pidió al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval que considere la posibilidad de homologar el salario de los cinco, al parámetro nacional que planea una remuneración de nivel de director general.

Juan Gerardo de la Borbolla apuntó: “No buscamos a los mejores, sino a los que pudieran integrar un órgano colegiado, y lo logramos. Con los cinco tenemos la seguridad y la confianza de que elegimos bien a los integrantes de este órgano colegiado, más que a maravillosos intelectuales”.

Finalmente Héctor Manuel Robles planteó que su tarea fue una experiencia personal enriquecedora, “fue rápido ponernos de acuerdo en lo que queríamos y lo hicimos de manera transparente, aunque fueron muchas horas de deliberación para llegar a la mejor de las decisiones”.