Portal informativo de análisis político y social

LUCIDA INAUGURACIÓN DE LA LMP: CHARROS REGRESAN AL MEJOR BEISBOL DE MÉXICO

LUCIDA INAUGURACIÓN DE LA LMP: CHARROS REGRESAN AL MEJOR BEISBOL DE MÉXICO

Oct 11, 2014

Los Caballeros Águilas de Mexicali arruinaron la fiesta del retorno de los Charros de Jalisco, después de dos décadas de ausencia en el beisbol profesional y los tundieron a palos para derrotarlos 8 carreras por 1 en el arranque de la temporada 2014-2015 de la Liga Mexicana del Pacífico.

La fiesta en la que destacaron más de 11 mil asistentes, decenas de empresas patrocinadoras, modelos, edecanes, mascotas y juegos pirotécnicos en el nuevo diamante de Zapopan, que fue en lo que se convirtió el Estadio Panamericano de Atletismo, se vio opacada por la contundencia ofensiva de los fronterizos que no resultaron muy caballeros que digamos y vencieron a los anfitriones con 8 carreras, 14 hits y 0 errores, contra 1 carrera, 5 hits y 2 errores de los locales.

El triunfo fue para el lanzador cachanilla Mario Meza, quien relevó al abridor Javier Solano, que previamente lanzó cuatro entradas y dos tercios, en los que no permitió carreras, pero otorgó seis pasaportes. Con la derrota cargó Juan Delgadillo con cuatro entradas y dos tercios de labor, en las que fue castigado con ocho imparables, seis carreras, cuatro limpias, además de conseguir tres ponches.

La ofensiva de Mexicali no tardó en comenzar el ataque y desde la primera entrada se hicieron presentes en el marcador. Un sencillo de Mike Jacobs mandó a Brock Peterson a la registradora para la primera carrera de la temporada.

El bateador designado Luke Montz fue el hombre importante a la ofensiva de los emplumados al irse de 5-3, con dos cuadrangulares, dos carreras anotadas y cuatro impulsadas.

La única carrera de Charros fue anotada en la baja de la séptima por Jesús López, impulsada por un triple productor de Gore Vaugh. Sin embargo, es necesario dejar en claro que lo que faltó fue contundencia y bateo oportuno, ya que en dos ocasiones los Charros llenaron las bases, pero se quedaron con las ganas. 

SON CHARROS, PERO SIN JALISCIENSES

Como era de esperarse, en el juego inaugural acapararon las entradas y las graderías privilegiadas, los invitados especiales que poco o nada saben de beisbol, sin embargo quedaron las tribunas altas para los conocedores de este deporte.

Allá en la parte alta del estadio se encontraba Eduardo Nery Morfín, todo un conocedor del deporte que lanzaba inútilmente recomendaciones al mánager y a los peloteros. A Juan Navarrete le insistía en que saliera a hablar, calmarlo, a motivarlo, principalmente con el abridor que finalmente perdió el juego, Juan Delgadillo; al propio lanzador le pedía que no malgastara lanzamientos a la primera para amarrar a un corredor, cuando ya con dos outs en la tercera entrada sólo tenía que concentrarse en el bateador, incluso llegó a cometer un balk; mientras que al primera base, el panameño Márquez Smith, le recriminó en todo momento su lentitud y sus menguadas cualidades.

Pero nadie lo escuchó, su voz se apagaba entre la euforia de más de 11 mil asistentes que no veían el juego que estaba viendo don Eduardo Nery, quien en compañía de su esposa sufrió y padeció en juego inaugural, donde Charros fue apaleado por los Caballeros Águilas de Mexicali.

Al término del encuentro, con toda sinceridad y con mucho desencanto admitió: «Con toda honestidad, estuvo pésimo el juego de los Charros, mucho aguante al primera base y al short stop, el pitcheo más o menos bueno; pero nos divertimos aunque sufrimos, la inauguración estuvo bonita, el cierre con fuegos artificiales fue espectacular… qué más te puedo decir, un magnífico escenario para un buen retorno».

Sin embargo, en lo deportivo lamentó que con lo mostrado la noche del viernes ante el equipo que fuera cuarto en el torneo pasado, «si siguen así no llegan a campeones, ya que ese tendría que ser el único objetivo, ser campeones en el retorno».

Agradeció el gesto de Mexicali de acceder a cambiar la sede del primer partido, para darle la bienvenida a los Charros de Jalisco en la Liga Mexicana del Pacífico debutando en su estadio y con su gente, pero a su juicio la oportunidad de iniciar con el pie derecho se desperdició.

Por obligación, dijo, tenemos que buscar el campeonato, hay estadio, hay sede y hay afición para impulsar a Charros hasta el campeonato, pero siempre y cuando mejoren, porque de otra manera se ausentarán de las tribunas.

Y a don Eduardo nadie le cuenta nada del rey de los deportes, él jugó beisbol desde los 7 años hasta los 50 en varios equipos y en múltiples ligas en Guadalajara. Incluso sabe que por estar enfermo de un pie no pudo llegar a ser pelotero profesional, sobre todo porque en sus tiempos no había la regla del bateador designado, lo que le hubiera podido abrir la puerta para vestir una franquicia profesional, porque su habilidad estaba desde la loma.

Y por supuesto admite que la nostalgia le ganó a lo largo del partido, comparando en todo momento a los peloteros que hoy vio en acción, frente a las grandes leyendas que le dieron dos títulos a los Charros de Jalisco en 1967 que tuvo como figuras al catcher Elrod Hendricks y al tercera base, el dominicano Winston Llenas y en 1971, cuando logró lo que se considera una hazaña, regresando de una desventaja de tres juegos a cero contra Saraperos de Saltillo en la serie final.

Y fue ahí cuando su memoria se fue en reversa varias décadas atrás, al recordar y necesariamente comparar a figuras como la «Tuza» Ramírez y el «Chorejas» Bravo, entre muchos otros, que eran los que daban la cara por el equipo cuando era necesario.

Finalmente Nery Morfín fue más allá. Censuró incluso a la directiva por haber conformado un equipo denominado Charros de Jalisco, pero sin un solo pelotero de Jalisco, por lo que concluyó que le falta arraigo al roster.

%d bloggers like this: