Portal informativo de análisis político y social

Magdalena Ruiz Mejía y la agenda verde de Jalisco: Aire contaminado genera más muertes que accidentes viales

Magdalena Ruiz Mejía y la agenda verde de Jalisco: Aire contaminado genera más muertes que accidentes viales

Mar 30, 2017

 

Por Mario Ávila Campos //

Sincera a más no poder, se mostró la bióloga Magdalena Ruiz Mejía, titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), quien admitió que en Jalisco ha provocado más muertes la contaminación del aire que los accidentes vehiculares.

Aunque no lo percibamos —dijo—, no estemos capacitados o no estemos sensibilizados para hacerlo, la calidad del aire está relacionada de manera directa con nuestra calidad de vida y se ha convertido en el riesgo sanitario más importante en la ciudad, está matando más gente que la suma de las muertes por accidentes de automóvil, por transporte público, por manejar con alcohol, todo ello no llega ni siquiera a una tercera parte de las muertes que provoca la contaminación atmosférica, pero por desgracia socialmente no es percibido.

Por otro lado, se refirió al tema del agua que tiene en zozobra a todos los ribereños expuestos a la mala calidad del agua, dijo. «Ahí tenemos el municipio de Poncitlán donde hay niños que están más allá de los límites aceptables de metales pesados en la orina, por ejemplo».

Motivada y sensibilizada en parte, por ser anfitriona de la reunión número 45 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), Magdalena Ruiz Mejía siguió hablando con mucha sinceridad para los lectores del semanario Conciencia Pública: «La naturaleza puede ser nuestra gran aliada o nuestra gran némesis», sentenció.

«Tenemos ciudades que van a estar expuestas a desastres naturales por cambio climático, como Puerto Vallarta, y tenemos también puertos como Barra de Navidad y Melaque, que con cualquier oleaje los desaparece, porque ya no tienen playa; o en contraparte tenemos al huracán Patricia, que pasó por el lugar más conservado, por la zona más forestada y que a pesar de que se le había considerado como el más peligroso y potente de la historia, a su paso justamente por ese lugar, bajó su intensidad a categoría 4 y luego 3 en la medida que pasaba por la región más conservada del estado».

Con la funcionaria estatal, platicamos para hacer un balance de lo que se ha logrado a lo largo del sexenio en materia de cumplimiento de la Agenda Verde que se trazó desde el inicio de la administración, y de ello habló también con mucha sinceridad, pero además con pleno conocimiento de causa.

Pero a la vez hablamos con la mujer, con la profesionista, con la bióloga enamorada de su profesión y de la actividad que se le ha encomendado en la presente administración.

Magdalena Ruiz Mejía es una tía enamorada de sus cinco sobrinos, le gustan las cosas sencillas, un buen café, una buena lectura, caminar por las calles de Guadalajara.

Se enamoró del medio ambiente según dice, «desde que tengo uso de razón, yo quería ser bióloga desde que tenía 6 años, nunca tuve duda sobre lo que quería ser, siempre quise ser naturalista, después descubrí la biología en primero de secundaria y desde entonces dije que quería ser bióloga».

«Creo que tenemos un mundo muy bello, creo que merecemos vivir muy bien, somos una especie hermosísima, si nos viéramos como un proceso evolutivo somos una especie privilegiada por tener céfalo, por ser bípedos, por tener tantas posibilidades de comunicarnos, y a mí me encantaría que como humanidad y como personas, encontrarnos maneras de relacionarnos con nosotros mismos y con el planeta, de manera diferente. Aborrezco un poco que no nos cuidemos, pero tengo la esperanza depositada en que sí habremos de aprender».

«El paradigma ambiental —expuso— es equiparable a decirle a una persona que tiene diabetes y que va a tener que cambiar su estilo de vida de por vida; vas a tener que aprender a consumir el capital natural de una manera diferente, con muchísima responsabilidad, el modelo de desarrollo está enfermo porque nunca vio que el capital natural es un sistema que si se desajusta produce inundaciones, huracanes, sequías, enfermedades y contaminantes. Es un privilegio vivir en una gran ciudad porque aquí están los servicios, pero el pasivo ambiental es el aire contaminado, los alimentos contaminados, el agua de cierto tipo de calidad, etcétera.

También se dijo afortunada de tener, si no al único, sí uno de los pocos gobernadores del país que toman como prioridad heredar esta agenda verde. «Es una agenda prioritaria emergente, necesaria en el siglo XXI», precisó.

AL 70% DEL CAMINO

El árbol que más le gusta a la secretaria del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía, es la ceiba aesculifolia, conocida como la pochota, de la familia de las malváceas y la magnolia iltisiana.

Tras esta revelación, comentó que transcurrido ya el 70% de la presente administración, ella considera que lleva sentadas las bases del cumplimiento de más del 70% de los compromisos que asumió al ser invitada a desempeñar esta función, por parte del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Es decir, va al 70% de cumplimiento en la cimentación de los temas en listados en la Agenda Verde para Jalisco.

En Jalisco —expuso— estamos generando un parteaguas en esta administración y aunque si bien en los gobiernos anteriores se habían sentado las bases, la transición de Semades a Semadet es relevante porque se ha convertido en un eje rector de planeación para el desarrollo del estado; en el tema del presupuesto pasamos del .1 al 1% del presupuesto.

A las facultades que anteriormente tenía esta secretaría, se le agregó toda la supervisión del territorio en su planeación de ciudades así como en instrumentos de ordenamientos, que estaban en la Secretaría de Desarrollo Urbano y los temas de lo forestal y las áreas naturales protegidas que estaban en el sector agropecuario, también pasan al ámbito de la Semadet, junto con su personal, instalaciones y presupuesto. Esto con el fin de consolidar la agenda verde, en donde también la sustentabilidad sea la base.

Antes de iniciar con el desglose pormenorizado de las tareas emprendidas en la secretaría a su cargo, Ruiz Mejía planteó que la agenda de la Semadet es una agenda que pretende revertir el deterioro ambiental, restaurar los procesos deteriorados, conservar, manejar y mantener los servicios ambientales y ecosistémicos, pero en esta lógica planteó que hay escenarios de largo plazo.

«Es decir, restaurar un bosque, detener la deforestación o recuperar un ecosistema, no se hace de la noche a la mañana, llevaron años, lustros o décadas, dependiendo de los procesos de deterioro y más o menos en esta misma lógica se habrán de recuperar; lo mismo pasa con las agendas de manejo de los conflictos ligados a lo ambiental», dijo la titular de la Semadet, quien enumeró sus prioridades: calidad del aire, biodiversidad, cambio climático, ordenamiento del territorio y gobernanzas territoriales y planeación sustentable de ciudades.


MALA CALIDAD DEL AIRE

Los animales preferidos de la secretaria del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial son la nutria y los colibríes, pero ya como mascotas, la funcionaria tiene un perro y un gato y con orgullo muestra los videos que con su celular les graba cuando juguetean.

Magdalena Ruiz Mejía habla de la calidad del aire como uno de los temas prioritarios para la Secretaría y expone: «La segunda ciudad más contaminada del país en varios tipos de contaminantes, en donde un programa de verificación vehicular, por diferentes circunstancias, nunca fue validado bajo criterios nacionales e internacionales; las recomendaciones que dan organismos internacionales con respecto a este tema, así como los criterios técnicos nacionales, no estaban sustentados», estableció.

«Por eso —expuso— nosotros tomamos este tema como prioritario y lo que estamos haciendo es construir todos los andamiajes administrativos, técnicos y de operatividad para implementar uno de los mejores programas de calidad del aire y de verificación vehicular a nivel nacional».

Y para hacer un comparativo, comentó que en la Ciudad de México más del 85% de los vehículos están verificados, sin embargo sigue habiendo un proceso de contaminación atmosférica; lo que significa, a su juicio, que el programa no funciona en su totalidad porque hay un alto nivel de corrupción, desde hace 30 años que nacieron los primeros centros de verificación en el Valle de México.

Y sentenció: «Nosotros nos vamos a saltar toda esa curva de aprendizaje y todos esos dolores de cabeza en la instalación de nuestro nuevo modelo de verificación vehicular, porque lo vamos a blindar de la corrupción, así de sencillo».

«Hoy ya tenemos —abundó— todos los instrumentos articulados para lanzar el nuevo modelo de verificación vehicular, para generar una nueva red de monitoreo en proceso de modelaje y para generar proyectos que además de la verificación vehicular bajen de manera drástica los contaminantes tipo en la ZMG. Y por primera vez habremos de lanzar una campaña muy agresiva y significativa para los ciudadanos sobre el nuevo modelo de verificación vehicular».

En materia de monitoreo del aire, Ruiz Mejía revela que hace cuatro años que recibió la red de monitoreo, estaba obsoleta y para explicar cómo está hoy, la funcionaria advierte: «Yo digo que está como mi mamá, viejita, pero funcional y en buenas condiciones, mi mamá tiene mejor condición física que usted y yo».

Abunda que de un semáforo rojo que había en esa red de monitoreo, se hizo una gran inversión para tener hoy un semáforo en verde en su gran mayoría, aunque admite que quedan algunos puntos en amarillo y muy pocos rojos, «pero lo que sigue es emigrar a una red de monitoreo de última generación, que es como la vamos a dejar, habremos de hacer una gran reconversión con nuevos procesos de tecnologías y de innovación, que habrá de pasar de una red física a una red de monitoreo basada en el modelaje, no contará la cantidad de estaciones sino la cantidad de información que se obtendrá de ella, como la calidad de aire, la meteorología y la exposición solar, entre otros”.

ZONAS PROTEGIDAS LLEGAN AL 15% DEL TERRITORIO

En el tema de la biodiversidad, Magdalena Ruiz Mejía empezó diciendo que es una enamorada de los ríos calientes del bosque de La Primavera, pero al cuestionarle cuál es su bosque preferido de Jalisco, hizo una analogía y dijo: «La Primavera es como un galán y un prospecto serio, fuerte y formal; pero la sierra de Manantlán es como una persona bellísima y cautivadora».

Dijo que en zonas protegidas se ha pasado del 10.8% al 13% y se estaría cerrando el sexenio con un 15% de la superficie protegida en el estado, con ello se cumplirían las metas de las convenciones internacionales que hacen que los países megadiversos tengan protegido un mínimo del 15% del territorio. Hasta la fecha se tienen 11 áreas naturales protegidas federales, cinco estatales, seis municipales y una área destinada voluntariamente.

En esta administración se inició atendiendo el área de Cerro Viejo, siguió la Barranca de Huentitán, se consolida ya la Sierra de Cuale, Sierra del Águila, la Montaña de Vallarta y la Cuenca Alta de toda la Sierra de Chapala, todas ellas con detractores que ven la protección a estas zonas como si fuera una camisa de fuerza o una amenaza a la propiedad.

Se trabaja además en la creación de un corredor biológico con los estados de San Luis Potosí, Zacatecas, Nayarit, Colima, Guanajuato, Michoacán y Querétaro, que será un corredor de conectividades de especies. Concluyó que en este tema de biodiversidad ha sido una agenda difícil, con detractores, con muchos intereses alrededor, pero se va fortaleciendo paulatinamente.

ALERTA EN MATERIA DE CAMBIO CLIMÁTICO

Una confesión más de la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz Mejía, fue en el sentido de que le encanta el frío y no le gusta el calor. Esto lo dijo como un preámbulo para referirse a la agenda de cambio climático, una agenda transversal que está ligada a acciones de mitigación, como la promoción de proyectos de energías renovables, la fundación de la Agencia Estatal de Energía, la aplicación del Plan de Estados Bajos en Carbono, que significa que como administración pública se comprometen a reducir el 40% del consumibles de energía y en lo que va del año ya llevan una reducción del 17%.

Para ello se han adaptado medidas como ajustes en luz, aire acondicionado y pintar paredes en blanco, lo que ya se hizo en las 17 secretarías; además de la infraestructura se han realizado acciones en la movilidad con la reconversión de vehículos de diésel y gasolina a gas natural. En Semadet ya tienen 10 vehículos eléctricos y 30 híbridos y el gobernador mandata que todo tipo de adquisiciones en el futuro vaya ligado a estas categorías.

Jalisco es la segunda entidad federativa, después de la CDMX, en promover el uso de la bicicleta y ahí se realiza un esfuerzo significativo, en opinión de Ruiz Mejía, ya que como entidad es de las pocas que tiene una Secretaría de Movilidad, un Instituto Técnico de Movilidad y una Ley de Movilidad.

Hablando de movilidad, se refirió también a la Línea Tres el Tren Ligero que se impulsa bajo una línea base y se calcula que solo de manera directa para quitar los autos que por el derrotero transitaban, se habrá de disminuir el 17% de producción de bióxido de carbono, pero se reducen también contaminantes muy agresivos como los precursores de ozono hasta en un 30%.

Y en premio a este trabajo Ruiz Mejía se refirió a toda una política internacional desde la ONU donde habrá una fondo de cambio climático en el que las localidades, entidades y países que hagan proyectos significativos, habrán de tener acceso a estos fondos demostrando con hechos y con resultados que se está disminuyendo la huella de carbón, «a mí no me va a tocar recibir ese fondo, pero a las autoridades jaliscienses en la siguiente administración, sí».