Portal informativo de análisis político y social

Meteórica llegada de Suro Esteves a la presidencia del Poder Judicial

Meteórica llegada de Suro Esteves a la presidencia del Poder Judicial

Dec 17, 2016

Con solo dos años y medio en el cargo de magistrado de la Séptima Sala Especializada en Materia Civil, Ricardo Suro Esteves fue designado presidente del Poder Judicial hasta el 31 de diciembre del 2018, al vencer en el proceso electoral interno por 23 votos a 10 al magistrado Javier Humberto Orendáin Camacho.

La mínima trayectoria fue sustituida en el currículo de Suro Esteves, por su amistad cerca con el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, con quien compartió las aulas cuando estudió la carrera de Abogado en la Universidad de Guadalajara.

El 10 de julio del 2014 los integrantes de la LX Legislatura local en un evidente intercambio de posiciones entre PAN y PRI, designaron a Suro Esteves como nuevo magistrado del Poder Judicial y dos años más tarde se convierte en presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco y Presidente del Consejo de la Judicatura del Estado.

A este cargo, Suro Esteves llegó luego de una campaña intensa de cinco meses orquestada desde la sede del Poder Ejecutivo, según se expuso en estas páginas del semanario Conciencia Pública, en la edición del pasado 14 de agosto, donde prácticamente había arrancado el proceso para relevar a Luis Carlos Vega Pámanes, que recién se enfrascaba en una serie de revelaciones entre las que destacaron una llamada al jefe policiaco de Guadalajara para pedirle la liberación de delincuentes y los antecedentes penales de 20 años atrás cuando fue detenido con un carro robado y tras haber atropellado a un par de mujeres a una de las cuales le ocasionó la muerte.

Ante ello, un grupo de magistrados que claman por recuperar la dignidad del Poder Judicial y por el cese de la intromisión de los poderes Ejecutivo y Legislativo, se dieron a la tarea de conformar un bloque para hacer frente al «candidato del gobernador» y postularon de última hora al magistrado Javier Humberto Orendáin Camacho, a quien le auguraban al menos los 17 votos necesarios para ganar la elección.

Sin embargo, la operación política desde el Palacio de Gobierno pudo más y el refrendo de la alianza con los magistrados identificados con la UdeG, con los leales al PVEM y las promesas de plazas y hasta la oferta de devolverles lo que pagaron por las designaciones de jueces orales para sus hijos o familiares, ocasionaron que algunos magistrados que ya habían dado el sí a la opción del bloque por la dignificación del Poder Judicial, de último momento terminaran votando en favor de la candidatura de Suro Esteves.

Sin que exista la mínima posibilidad de ver quién votó por quién, hay dos cosas ciertas: 1.- Hubo al menos siete magistrados que traicionaron al bloque que pugnaba por la dignificación del Poder Judicial y prefirieron seguir aceptando la intervención directa, en este caso del Poder Ejecutivo y 2.- El bloque opositor crece, ya que cuando se eligió a Vega Pámanes 6 fueron los magistrados inconformes, ahora son 10 y muy probablemente dentro de dos años, cuando en diciembre del 2018 Aristóteles Sandoval ya no esté en el cargo de gobernador, las decisiones en el Poder Judicial serán diferentes.

 

 

ACUSAN ELECCIÓN DE ESTADO

Al inicio de la asamblea y previo incluso a la aprobación de la orden del día, en la sesión pública se desató un momento de polémica cuando el magistrado Manuel Higinio Ramiro Ramos denunció públicamente que estaban ante una elección de Estado.

«Por un proceso histórico que estamos viviendo tenemos qué decidir si hay una votación de Estado o una votación libre entre nosotros, si quieren continuar con la votación de Estado la mayoría no tiene menor problema… ahoguen las voces que puedan efectuar el llamado a la libertad en una elección».

Otra dura crítica se escuchó en voz de la magistrada Lucía Padilla Hernández, quien, entre otras cosas, quiso externar su opinión respecto del estado actual del STJE, envuelto en el escándalo del expresidente Carlos Vega, quien contaba con antecedentes penales.

En un ejercicio democrático —dijo—, se elige a quien presidirá la institución por los siguientes dos años. No podemos soslayar el estado de cosas y la problemática actual que enfrentamos: la degradación paulatina de nuestra institución. La ciudadanía demanda y exige el ejercicio de la autoridad, el apego a la legalidad, el respeto a los derechos humanos fundamentales.

Una voz más que fue acallada por el moderador, fue la del candidato Javier Humberto Orendáin Camacho, quien expresó: «En estos momentos que vamos a sufragar el voto para designar al presidente, considero que es importante la unidad del Poder Judicial, esa unidad debe de manifestarse el día de hoy a través de nuestro voto, ese voto libre que acaban de señalar, si lo hacemos así, definitivamente estaremos dando un legado importante a nuestros hijos y a nuestra sociedad a quien mucho le debemos. Es por eso que a todos los magistrados presentes considero que son momentos de reflexión profunda, necesitamos a un presidente fuerte porque el Poder Judicial es fuerte, necesitamos gente como nosotros que tenga la sapiencia necesaria para…», y hasta ahí llegó su expresión, ya que se le cortó el sonido por exigencia de magistrados que llamaban a efectuar el proceso de votación lo antes posible.

Uno de ellos fue el magistrado Félix Padilla Lozano quien enfático dijo: «Considero que hoy venimos exclusivamente a sufragar en favor de quien deba dirigir los próximos dos años al STJJ, yo vengo con la convicción libre y considero que señalamientos que no van acorde con la libertad de cada uno de los 33 magistrados, por lo que solicito que se reconsideren esas expresiones».

Manuel Higinio Ramiro Ramos repicó: «Es cosa curiosa, cuando se afectan mis intereses, exijo derecho, pero no tengo que respetar lo que otros opinen o digan, señores, la autonomía la tenemos todos y tenemos que sufragar como tengamos que hacerlo y por las razones que cada uno tenga, así de sencillo, esa es la circunstancia, si no tenemos la conciencia histórica, no hay ningún problema».

El magistrado Roberto Rodríguez Preciado saltó a la defensa de un proceso ágil diciendo: «En respuesta a las aseveraciones del magistrado Higinio, aprobamos un orden del día, si hubiera sido el caso de modificarlo con alguna propuesta, se hubiera hecho en su momento, no se hizo, por lo que pido como los magistrados Valdez (Angulo) y (Ernesto) Camacho, que se haga la distribución de las boletas, tal como se sujetó la sesión, acorde a lo de nuestras disposiciones constitucionales y como lo marca la ley.

Y tras 20 minutos de discusión se procedió a la votación en la que se eligió a Suro Esteves con 23 votos a favor, sobre los 10 votos que obtuvo Javier Humberto Orendáin Camacho, suceso que festejaron los más y decepcionó a los menos.

 

 

SUBORDINACIÓN, JAMÁS

En el colofón de la sesión, se concedió el uso de la voz al presidente electo que habrá de entrar en funciones a partir del 1 de enero del 2017, Ricardo Suro Esteves, quien anticipó que la cercanía del presidente del Poder Judicial con los demás poderes será única y exclusivamente institucional, jamás de subordinación.

En ese sentido, hago un respetuoso llamado al Poder Ejecutivo, al Poder Legislativo y a los tres órdenes de gobierno, para que desde una sana división de poderes y facultades, mantengamos un diálogo directo y productivo, en aras de fortalecer el Estado de Derecho y cumplir con el reto que nos involucra a todos: consolidar y perfeccionar el nuevo sistema de justicia penal adversarial.

Y abundó: «Las autoridades lo repetimos constantemente, que el nuevo sistema de justicia penal es un cambio de mentalidad y paradigmas, y es verdad; pero habremos de decirle a la ciudadanía los porqués y esa es una responsabilidad compartida de los tres órdenes de gobierno y los tres poderes del estado».

Sobre la reforma integral a la Ley Orgánica del Poder Judicial, Suro Esteves dijo que se trata de una decisión que no solo es relevante sino impostergable, no es exagerado señalar la urgencia de que el Poder Judicial cuente con una reforma estructural y financiera, «por ello mantendremos un diálogo respetuoso y directo con el Congreso del Estado, para pedirles que dentro del ámbito de nuestras competencias y responsabilidades constitucionales, sigamos participando en forma activa en la realización de esta reforma integral para nuestro poder».

Me comprometo con los jaliscienses a mantener una política de cero tolerancia a la corrupción y a combatir la impunidad, sea quien sea, se trate de quien se trate deberá ser tratado ante la ley sin ningún tipo de estigma; un juez que no actúe conforme a derecho y en forma independiente, no es un verdadero juzgador y al que no cumpla con su trabajo y sus responsabilidades no solo se le sancionará, sino que se irá del Poder Judicial. No toleraré la omisión, ni tampoco habrá cabida para la simulación.

«Refrendo desde hoy nuestro interés en fortalecer las relaciones con asociaciones civiles, asociaciones, barras y colegios de abogados, universidades, cúpulas empresariales y sociedad en general, para juntos poder hacer una realidad de lo que hace mucho quedó en el tintero, un Observatorio Ciudadano del Poder Judicial. Estoy convencido de que con apertura y disposición seremos un poder más cercano y transparente», comentó.

En temas de recursos económicos, Ricardo Suro, presidente electo del Poder Judicial, dijo: «Nuestro presupuesto debe estar impulsado por los compromisos que la Constitución nos obliga a asumir legalmente, no queremos hacer gastos adicionales o superfluos, lo que queremos es que se invierta lo necesario para cumplir con nuestras obligaciones, pero no queremos que los jaliscienses como usuarios sufran un demérito en la administración de justicia en uno de sus ejes fundamentales que es la celeridad, en la expedición de los tribunales para que estén siempre a disposición de la ciudadanía».

Y sentenció: «Confiamos en que pronto el Poder Judicial tenga su Hacienda Judicial y cuente con un presupuesto constitucional, solo así vamos a mantener la inercia de crecer y modernizarnos.

Habló de un compromiso más: «La transparencia será la regla y el eje fundamental de mi gestión; en mi naturaleza no está el ser mediático, permaneceremos siempre abiertos y dispuestos a la crítica y escucharemos y atenderemos todo aquello que es de interés general; sin embargo la función sustancial del presidente será la de mantenerse concentrado al 100% en lo institucional, manteniéndonos totalmente ajenos y distantes a agendas distintas.

«La decisión que hoy tomamos nos abre la oportunidad de fortalecer el espacio de confianza que debe de tener el Poder Judicial en la sociedad, confiar en el máximo tribunal del Estado, creo firmemente que la prosperidad de una sociedad no se puede dar sin un respeto irrestricto a los derechos fundamentales.

«Asumo también que la ciudadanía tiene derecho a ver y saber cómo se toman las decisiones públicas, tienen derecho a exigir austeridad y racionalidad y por supuesto honestidad de sus autoridades y de sus instituciones. Y en esa inercia por supuesto que se ha involucrado el Poder Judicial.

Pero también hay que reconocerlo y decirlo fuerte y claro, el Poder Judicial en sus 192 años de existencia, con poco ha hecho mucho, principalmente gracias al compromiso y esfuerzo de su base trabajadora y por supuesto gracias a la dedicación y esmero de quienes todos los días trabajamos administrando justicia.

«Compañeros magistrados, debemos hacer ver a la sociedad cómo y por qué tomamos nuestras decisiones, con apertura y disposición es la única forma de legitimar nuestra actuación: jueces y magistrados no somos electos popularmente, pero todos los días debemos irnos ganando esa legitimidad con el trabajo, la congruencia y la transparencia de nuestras decisiones», planteó el magistrado Ricardo Suro Esteves.

Finalmente, en una conferencia de prensa, Suro Esteves negó hasta el cansancio haber sido el candidato del gobernador:

«Ustedes vieron el ejercicio democrático que se ejerció en el recinto del salón del Pleno del Poder Judicial, es una elección donde no hay candidatos de nadie, es una elección interna en la que no interviene ningún Poder y ningún personaje político, ustedes vieron el ejercicio, cada uno de los magistrados votó por el que pensaban que era la mejor opción y quiero ser muy enfático, el proyecto que yo presento es un proyecto de todos y para todos y creo que en ese sentido a partir de hoy tenemos que trabajar los 33 y en su momento los 34 magistrados para sacar adelante al Poder Judicial y recuperar la confianza de la sociedad.

 

 

EL DATO:

Ricardo Suro Esteves llegó al cargo de magistrado del STJJ el 10 de julio del 2014 junto con Armando Ramírez Rizo, en sustitución de Bonifacio Padilla y Alfredo González quienes debieron dejar sus espacios en el Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco por una resolución de la Corte en donde se concluyó que por ser mayores de 70 años debían retirarse de sus encargos. Sin embargo, desde el momento en el que se gestaba la designación en el seno de la LX Legislatura local, se señalaba el reparto de cuotas y la evidente relación de uno de los favorecidos con el PRI, y el segundo con el PAN. Por supuesto este tipo de señalamientos no hicieron mella en la determinación que ya estaba tomada, al extremo que en el caso concreto de Ricardo Suro se haya negado radicalmente a comparecer ante los integrantes de la Comisión de Justicia del Congreso del Estado. Incluso en su momento el diputado Víctor Manuel Sánchez Orozco habló así de la designación como magistrado del STJJ, del amigo del gobernador, Ricardo Suro Estévez:

«Al final de cuentas, ya sabemos el resultado de la obra de teatro, del circo, se comprobó lo que dijimos reiteradas veces, no hay una selección de magistrados de una manera profesional, objetiva, donde efectivamente se responda a los criterios de profesionalizar el Poder Judicial y decirle con toda claridad, el magistrado Ricardo Suro ni siquiera acudió a las entrevistas que se hicieron por parte de este Congreso y su currículum, aun y cuando es secretario del Poder Judicial Federal, su currículum es paupérrimo».