Portal informativo de análisis político y social

MIL DÍAS DE IMPUNIDAD EN EL ASESINATO DE ANDRÉS BARBA OLIVA

MIL DÍAS DE IMPUNIDAD EN EL ASESINATO DE ANDRÉS BARBA OLIVA

Jun 18, 2016

Este lunes 21 de junio se cumplen tres años del secuestro y asesinato de Andrés Barba Oliva y Luis Antonio Ortiz Guerra y al mismo tiempo se cumplen más de mil días de impunidad e injusticia, ya que solo hay una persona detenida y sentenciada por el crimen y resto de los señalados, pese a estar totalmente identificados, siguen gozando de plena libertad.

Andrés y Luis Antonio fueron asesinados presuntamente en venganza por haber hecho bullyng en contra de Leonardo Carrasco Nieblas, el hijo de un capo del narcotráfico, José Ángel Carrasco Coronel, que se encuentra detenido en la ciudad de México.

Con engaños los menores fueron citados por su compañero de escuela, Isaac Álvarez Buenrostro, en la Plaza Ciudadela y trasladados al rancho La Cebada en el bosque de La Primavera, en donde estuvieron retenidos, fueron asesinados y posteriormente sepultados.

En las primeras investigaciones realizadas por la Fiscalía del Estado, en ese entonces a cargo de Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, se determinó mediante videos captados en el centro comercial y las declaraciones de Álvarez Buenrostro, que también participaron en los hechos delincuenciales Leonardo Carrasco Nieblas, su hermano José Ángel Carrasco Nieblas, Saúl Nieblas, Ramón González Nieblas, Javier Chavires Nieblas y Andrés Vega Tovar.

Sin embargo, todos ellos señalados como autores materiales o intelectuales del crimen, se mantienen en calidad de prófugos de la justicia, pese a estar identificados plenamente y de contarse con datos de sus familiares, domicilios y números telefónicos.

De ahí que a tres años de distancia, Luis Barba, padre de uno de los menores asesinados, Andrés Barba Oliva, asegura que han transcurrido tres años de injusticia y tres años de impunidad, «porque la autoridad sabe quiénes son, pero no le quiere entrar».

Por cierto José Ángel Carrasco Coronel está identificado como sobrino de Nacho Coronel y quien se quedó al mando del grupo La Corona, a la muerte de su tío.

Dice el padre del joven victimado hace más de mil días que «la justicia va muy lenta, de hecho con el fiscal anterior hubo cero movimiento y con el actual se puede ver un poco más, pero en síntesis el resultado es el mismo: injusticia, impunidad y corrupción».

Lamentó que la actitud que asumió Luis Carlos Nájera fue sólo una actitud mediática que no sirvió de nada, «y ahorita estamos donde empezamos, más de mil días y no se ha avanzado nada… incluso hasta la fecha la autoridad dice que no sabe quiénes son los dueños reales del predio (rancho La Cebada) para aplicar la extinción de dominio.

De hecho, ese mismo rancho ya se había visto involucrado en temas delincuenciales, ya que en el año 2011 se registró ahí mismo un ilícito, se detectó un narcolaboratorio, «en ese entonces se decomisaron drogas, armas y químicos, y dos años más tarde ahí ocurrió el asesinato de mi hijo y su amigo, y aún no saben a quién pertenece, es ilógico», dijo incrédulo Luis Barba.

 

Ciudadano estadounidense

Sin embargo, lo peor no sólo es que no se ha movido un dedo en tres años, sino que no existen ni siquiera órdenes de aprehensión o bien órdenes de presentación concedidas por el juez que lleva la causa.

«lo que a mí me demuestra que no hay ninguna intención de citar a los señalados, nosotros hemos presentado un documento en el que se ha exigido que se giren esas órdenes, pero no quieren echarle ganas al tema».

Luis Barba reveló que los únicos acercamientos que ha tenido, es con el nuevo Fiscal General del Estado, Eduardo Almaguer Hernández.

«Quien nos recibió y nos dijo que iba a poner a su equipo a trabajar y que le iba a echar ganas; el gobernador también en algún momento dijo que iba a echarle ganas a que se hiciera justica, que se esclareciera el caso, ofreció que se iba a detener a los que se tenía que detener y tres años más tarde estamos en donde mismo».

De ahí que aseguró que entre las alternativas que le quedan, está el de confiar en que la autoridad haga su trabajo, que hagan lo que tienen que hacer.

«Tienen todos los elementos para hacerlo, solo les falta voluntad», denunció.

Sin embargo, también consideró que un detalle que puede influir para acelerar el caso, es el hecho de que su hijo es ciudadano estadounidense y explicó:

«Mi hijo es americano, pero como las autoridades en Jalisco no han ni siquiera otorgado una orden de aprehensión, el Consulado de Estados Unidos está impedido para actuar».

Y abundó:

«Lo que se necesita es que haya coordinación, Fiscalía y Consulado trabajando en coordinación y cooperación de ambas partes, ambos podrían sacar mejores resultados. Incluso una vez realizadas las detenciones estaríamos solicitando que aplique hasta la extradición, para que los criminales paguen su condena en los Estados Unidos».

 

Privilegios para Isaac

Isaac Álvarez Buenrostro, el único detenido hasta el momento, lo confesó todo, dio todos los datos de sus cómplices de los asesinos y secuestradores.

El juez José García Hernández consideró que con base en la Ley de Justicia Integral para Adolescentes del Estado, Isaac incurrió en el delito de secuestro agravado y por tanto se hizo merecedor a la pena máxima para un adolescente, que es de 7 años, por lo que saldrá cuando cumpla 25 años, dado que él fue el que los citó en la Plaza Ciudadela el 21 de junio del 2013, para después llevarlos junto con tres adultos al rancho La Cebada, en el bosque de La Primavera, en donde fueron asesinados.

El padre de la víctima en cuestión advierte que en su opinión.

«la penalidad del muchacho que saldrá a los 25 años es muy leve, no estamos de acuerdo, pero conforme a derecho es lo que le dictaron y estará 7 años preso y no hay nada que hacer.

Pero el muchacho —dijo— ya tiene hoy más de los 18 años y no sé por qué sigue en el Tutelar de Menores, cuando desde que cumplió la mayoría de edad debió haber sido enviado a la cárcel para mayores y desconozco por qué solo estuvo dos días allá y de inmediato lo regresaron al Tutelar. Esa es la gran pregunta, por qué lo regresaron al Tutelar, ese es un privilegio, es un asesinato, es un delincuente, ya cumplió la mayoría de edad y lo tienen que mandar a donde debe estar».

 

«La corrupción es evidente»

Una muestra más de que la corrupción es evidente en este caso, radica en opinión de Luis Barba, en que mil días ya serían suficientes para detener a todos los implicados.

«Todos están debidamente identificados, incluso en el caso de Andrés Vega Tovar, que es un muchacho de no más de 22 años y se les esconde mejor que cualquier delincuente de primera línea, cómo es posible que no encuentren a un muchacho como él, teniendo toda la información, sabiendo donde viven sus papás, teniendo todos los teléfonos de la familia».

Y no lo encuentran por ningún lado —abundó—, solo que tenga muchos miles de pesos para pagar la protección, ahí sí veo una gran deficiencia de la autoridad que tiene la obligación de procurar la impartición de justicia.

 

Un padre desolado

Entrevistado en la víspera del Día del Padre, Luis Barba, con la voz entrecortada, mencionó: «Mi hijo viene de una casa con valores, somos gente de trabajo y de deporte, tenemos muchas amistades que nos estiman y nos conocen por nuestra rectitud, tenemos una línea en la vida por la que caminamos derecho, le aportamos mucho a la sociedad, no como la basura de los criminales que truncaron la vida y los sueños de mi hijo».

«Andrés estudiaba el tercer año de secundaria, estaba a días de terminar la secundaria y su sueño más grande era ser jugador de futbol profesional, estaba a punto de dar el brinco a la Tercera División, ya en un nivel semiprofesional después de haber estado en los clubes de Atlas y Chivas…. y nos lo arrebataron de la manera más vil», señaló.