Portal informativo de análisis político y social

Personalidades: La política de blanco y negro; goodbye al estratega radical Stephen Bannon

Personalidades: La política de blanco y negro; goodbye al estratega radical Stephen Bannon

Ago 20, 2017

Por Belisario Bourjac //

STEPHEN BANNON ASUMIÓ COMO JEFE DE LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL DE TRUMP EN AGOSTO DE 2016. NACIDO EN VIRGINIA EN 1953, BANNON SIRVIÓ CUATRO AÑOS EN EL EJÉRCITO ESTADOUNIDENSE ANTES DE COMPLETAR UN MÁSTER EN ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS EN LA UNIVERSIDAD DE HARVARD.

TRABAJÓ EN EL ÁREA DE INVERSIONES EN LA COMPAÑÍA FINANCIERA GOLDMAN SACHS Y PRODUCIENDO PELÍCULAS ANTES DE ENCABEZAR BREITBART NEWS.

A LO LARGO DE ESTOS AÑOS, BREITBART HA GENERADO CONTROVERSIA POR LLAMAR “JUDÍO RENEGADO” A UN COMENTARISTA CONSERVADOR O COMPARAR EL TRABAJO DE LA ORGANIZACIÓN DE DERECHOS REPRODUCTIVOS PLANNED PARENTHOOD(QUE PRACTICA ABORTOS ENTRE OTROS SERVICIOS DE SALUD) CON EL HOLOCAUSTO.

Con la salida de Stephen Bannon de la Casa Blanca Donald Trump pierde a su principal artillero, que se había convertido en su cerebro, quien lo llevó, aseguran los analistas conocedores del tema a enemistarse con los mexicanos, musulmanes, europeos y todos aquellos grupos y organizaciones que fueron declarados enemigos de Estados Unidos.

Fue Bannon el que estimuló la política de blanco y negro del gobierno de Donald Trump, en su calidad de estratega. Esto explica sus palabras de despedida, tras darse a conocer su cese en el equipo del Presidente. “La presidencia por la que luchamos, y ganamos. Ha terminado”, consigna la revista The Weekly Standard.

Seguimos teniendo un movimiento enorme y haremos algo de esta presidencia de Trump. Pero esa presidencia (por la que luchamos) ha terminado. Será otra cosa”, expresó Bannon, auto considerado el guardián del ideario y de las promesas de Donald Trump durante la campaña.

¿Dónde nació el poder de Stephen Bannon? ¿Por qué la enorme influencia que tenía sobre el presidente al nombrarlo estratega en jefe y alto consejero al nivel del presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, el jefe de gabinete?

Bannon era un desconocido hasta que entró a la campaña de Donald Trump. Antes de agosto cuando fue contratado por Trump, fungía como director ejecutivo de Breitbart News, sitio que se ha distinguido por registrar una historia de publicaciones incendiarias y polarizantes, muchas de las cuales son abiertamente racistas, llenas de misoginia.

CNC Noticias al respecto publicó: “Durante la campaña de Trump el sitio se convirtió en un medio virulento a favor de Trump, a favor de la campaña. Conforme a información de ComScore, que se dedica a medir el tráfico de Internet, Breitbart News alcanzó más de 17 millones de seguidores en promedio al mes con historias que favorecieran al aspirante republicano y atacar a sus enemigos”.

Los ataques y descalificaciones con historias de medias verdades y mentiras totales, eran machacadas desde Breitbart News, aprovechando la fuerza de las redes y allí en pocas semanas se apoderó, dicen los enterados, del cerebro de Donald Trump, tal vez al ser muy similares ambos, compartiendo la estrategia del golpe y el descontón al contrario, como argumento de lucha.

Bannon, revela The Weekly Standard, presentó su dimisión desde el 7 de agosto para que se hiciera efectiva el 14, al aceptar retrasar su salida tras la tormenta que se suscitó en Chalottesville (Virginia). Trump agradeció por twitt el pasado sábado “el servicio” que le prestó este tormentoso personaje como su asesor.

Como una referencia para la derecha más reaccionaria se convirtió Bannon, quien regresa a la publicación de Breitbart News, que es una plataforma clave del nacionalismo más extremista y antisistema.

El punto de quiebre, conforme a lo dicho por Bannon, fue la llegada de John Kelly como nuevo jefe de Gabinete, que asumió la tarea de poner orden en el caos que ha generado Trump en su primer equipo de trabajo. “Puedo luchar mejor desde fuera. No puedo luchar tanto contra los demócratas desde dentro como puedo desde fuera”, justificó Bannon.

CHOCÓ CON IVANKA Y KUSHNER

El tormentoso Bannon se debilitó en la medida que su narrativa rupturista que caracterizó Trump, chocó con la realidad y se convirtió en un fracaso. Se confrontó con los llamados “demócratas del ala oeste, como su hija y yerno, Ivanka Trump y Jared Kushner, pero sobre todo con el establishment republicano de Washington que ha frenado durante sus primeros siete meses de presidencia, logre Trump alguna victoria legislativa”, conforme publicó el Diario El País de España.

No son populistas, no son nacionalistas, no tenían ningún interés en su programa. Cero”, apunta Bannon sobre los republicanos y de paso considera que hay escasas posibilidades de que el presidente logre sus objetivos legislativos, como lo representaría una reforma sanitaria, plan de infraestructuras o amplia rebaja fiscal.

Bannon está convencido que el establishment que denostan tanto él como Trump, tratarán de moderar al presidente, pero advierte que no será fácil. “Su tendencia natural –y creo que lo viste esta semana sobre Charlotteville-, su posición que hizo que ganara las elecciones. Creo que verás muchos límites a eso, creo que será mucho más convencional”, expresó.

Bannon era el conducto con esa base que se le echó encima a Trump tras su declaración de equiparar a los grupos de extrema derecha y antirracistas que protestaron el sábado anterior en Charlotteville, cuando un neonazi atropelló a los contra manifestantes, matando a varias personas.

Después de quedar fuera de la Casa Blanca, Bannon se siente liberado y advierte que habrá guerra. “Ahora soy libre. Tengo mis manos de vuelta en mis armas (…) Alguien dijo ‘es Bannon el Bárbaro’. Voy a machacar a la oposición. No hay duda. Construí una jodida máquina en Breitbart. Y ahora estoy de vuelta, sabiendo lo que sé, vamos a acelerar esa máquina”, advirtió el que fue el hombre fuerte de Trump desde la campaña y durante estos siete meses en la Casa Blanca.

LO QUE VIENE

Se ha ido Bannon, el que empujaba a Trump a las posiciones extremas. ¿Estará ahora en la actitud mental de reorientar y componer su gobierno convertido en un desastre, al quedar fuera el principal obstáculo en su primer círculo?

Trump ya no es candidato y no puede sostener esa retórica patriotera de Bannon, pero el daño que se provocó lo ha llevado a enemistarse con aliados. Es cierto, los presidentes tienen todo el derecho de escoger a sus asesores, pero éstos deben ser los que piensen de manera estratégica y consideren el impacto que éstas decisiones y políticas generan más allá del efecto doméstico. En ese círculo el presidente no puede tener a un provocador como asesor de cabecera, que vea la vida y al mundo en blanco y negro, porque lo puede llevar a cometer errores históricos, que después no podrán recomponerse.

Habrá que ver si con Bannon fuera de la Casa Blanca cambia la política de Donald Trump, si éste resulta menos beligerante y locuaz, le llega cierta dosis de sensatez y pertinencia. El tiempo nos responderá si Trump tiene remedio o de plano está acabado.