Portal informativo de análisis político y social

PREOCUPA QUE “LEY DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS” REGRESE A SENADO

PREOCUPA QUE “LEY DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS” REGRESE A SENADO

Oct 25, 2014

La presión social, los planteamientos hechos en los foros de participación ciudadana y el más de un millón de llamadas telefónicas y correos electrónicos enviados a las oficinas de los legisladores federales, surtieron efecto y en su paso por el Senado y la Cámara de Diputados se enmendó en un 80% la Ley General de los Derechos de la Niñas, Niños y Adolescentes, destacando los artículos 26, 50, 57, 58 y 83 en los que se extirpó el concepto de los inexistentes «derechos sexuales y reproductivos de las niñas, los niños y los adolescentes».

Dicha iniciativa fue enviada desde el pasado 1 de septiembre por el presidente Enrique Peña Nieto al Senado de la República, con el carácter de iniciativa preferente, pero la Cámara Alta la enmendó, le hizo cambios añadiendo el tema tan controvertido que es rechazado por amplios sectores de la sociedad mexicana, y la turnó a la Cámara de Diputados donde el pasado jueves, luego de una discusión en el pleno, de casi 7 horas, fue aprobada y regresada al Senado en donde habrán de decidir si aceptan las modificaciones de los diputados o las rechazan.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes modifica los artículos 25 y 26 de la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, además de que abroga la Ley para la Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

El hecho de que el Senado tenga la oportunidad de revertir las enmiendas hechas por los diputados, preocupa a Norma Edith Martínez Guzmán, fundadora y presidenta de la organización «Protegerte es mi compromiso», quien admite no estar del todo satisfecha, ya que quedaron dentro del cuerpo de la ley, otros conceptos que eliminan la tutela de los padres sobre sus hijos, concretamente en el uso generalizado de los servicios de planificación familiar, la anticoncepción y las preferencias sexuales.

La activista planteó: «No podemos darnos por bien servidos porque hay riesgos todavía, la presión de los grupos y la ciudadanía tuvo efecto en los legisladores, me alegra saber que la ciudadanía se pone las pilas, pero no podemos bajar la guardia porque quedan renglones que generan una gran preocupación».

Entre ellos se refirió a «la autonomía progresiva», un concepto que tiene que ver con la determinación unilateral de niñas, niños y adolescentes en temas como la preferencia sexual, «y esto es muy delicado porque en la fase de la adolescencia no ha concluido el proceso biológico, de madurez psicológica y es la etapa en la que se consigue y ratifica el logro de la identidad sexual».

Lamenta que las cuestiones de salud y de educación sexual, se hayan atendido propuestas similares a las que aplican en el Distrito Federal, en donde los menores podrán tener acceso a servicios que pueden llegar hasta el cambio de género.

La luchadora social detalla que en el artículo 50 inciso 6 se habla de la prevención del embarazo desde la anticoncepción, y para atacar este tema se ofrece el uso de diversos métodos anticonceptivos, en lugar de que se promoviera y se incentivara, mediante campañas publicitarias y mensajes desde las aulas, la posposición del arranque de la vida sexual.

«Con esta lógica lo único que se logrará es que las adolescentes se embarazarán más pronto, incluso no se tomó en cuenta el argumento de que los embarazos de adolescentes es uno de los elementos que favorecen la presencia del cáncer cérvico-uterino antes de los 20 años; por ello en lugar de anticoncepción lo que se debe de promover como política pública es instar a niñas, niños y adolescentes a concebir un proyecto de vida claro, que los lleve a posponer la vida sexual», dijo Martínez Guzmán.

EN MANOS DE PEÑA NIETO

Norma Edith Martínez Guzmán reconoce que la ley es buena y necesaria, no obstante advierte que se mantienen vigentes una serie de artículos, que podrían ser aprovechados por personas o grupos interesados en promover entre los menores la toma de decisiones sobre la propia fertilidad, la salud ginecológica, el ejercicio de la independencia sexual y el disfrute según las propias preferencias.

Además se podría dar el uso generalizado de los servicios de planificación familiar para tener control sobre la procreación a través de métodos reversibles e irreversibles, al acceso de químicos y quirúrgicos para impedir el desarrollo de embarazos inesperados (aborto), el tratamiento para la fertilidad, así como la exigencia de recursos públicos para llevar a cabo estas actividades, todo ello aplicando a una edad en la que debido a la inmadurez natural implica un grave riesgo físico, psicológico y social para el pleno desarrollo de niñas, niños y adolescentes. Incluso Martínez Guzmán alerta sobre el hecho de que con ello se favorecen situaciones de abuso y violencia sexual.

Edith Martínez, por cierto, entregó hace unos días una carta de inconformidad al presidente de México, Enrique Peña Nieto, para externarle su apoyo incondicional en la necesidad de esta ley, pero a la vez para pedirle eliminar los artículos en los que no se refleja la demanda de los padres de familia, o incluso se le propuso que pudiera incluso llegar a vetar la ley, ya que lejos de proteger a niñas, niños y adolescentes, hay temas que representan un daño profundo para su futuro.

Esta carta firmada por más de 300 organizaciones, instituciones, personas, asociaciones, grupos sociales, colegios de profesionistas, agrupaciones de padres de familia, organismos religiosos y escuelas públicas y privadas de diferentes niveles educativos la recibió Peña Nieto el pasado 17 de octubre en Los Pinos, cuando Edith Martínez fue invitada en su calidad de consejera del Instituto Nacional de las Mujeres, a la celebración del LXI Aniversario del Voto de la Mujer, y al recibirla la guardó en la bolsa de su saco y dijo: «Yo personalmente la voy a leer y la voy a tener en cuenta».

Para precisar sobre el contenido de la misiva, Edith Martínez advierte que la solicitud no surge de una cuestión de cerrar los ojos y negarse a que los hijos escuchen algo sobre sexualidad, «al contrario, yo me dedico a hablar de sexualidad a los padres de familia, a los maestros, a niñas, niños y adolescentes, y estoy convencida de que el tema de la sexualidad se tiene que tocar y es fundamental, pero se tiene que tocar de una manera que corresponda a la dignidad de la persona y a su sexualidad y de los actos que implican, la responsabilidad de lo que el ser humano tiene que dar cuenta de lo que hace».

Sin carga de moralidad y religiosidad

Para Norma Edith Martínez el tema de la niñez es fundamental, si hay niños que crecen sanamente y con todos los elementos necesarios para que se desarrollen en sus capacidades y crecen en un ambiente donde son acogidos, atendidos y apoyados para que todas sus capacidades se desarrollen, tendremos un México sano y con mucho futuro.

El problema es que hay grupos del extranjero y nacionales que buscan influir en las políticas públicas, como algunos comités de la ONU que usan organizaciones civiles para impulsar los que ellos llaman derechos sexuales y reproductivos de niñas, niños y adolescentes.

Ante ello la recomendación que se hace a los ciudadanos es que le cuestionen del tema a sus representantes, para hacerles ver que están al pendiente de lo que hace cada uno de ellos, al margen de los bloques por partido político que hacen.

%d bloggers like this: