Portal informativo de análisis político y social

PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ABOGADOS PENALISTAS: A punto de colapsar los juicios orales en Jalisco

PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ABOGADOS PENALISTAS: A punto de colapsar los juicios orales en Jalisco

Mar 4, 2017

 

 

Por Mario Ávila

La deficiente capacitación del personal que previene, procura e imparte justicia, desde policías, hasta los jueces, pasando por agentes del ministerio público y defensores de oficio, así como la carencia de recursos económicos para abrir nuevas plazas, han ocasionado que, a un año de la implementación del nuevo modelo de justicia penal acusatorio, en la Zona Metropolitana de Guadalajara la impunidad sea la ganadora y los delincuentes se encuentren en la calle.

Esta es la opinión del abogado José Luis Guízar Abarca, presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Jalisco, A.C., quien, en un análisis del tema, de entrada, advierte que en primer lugar están fallando algunos operadores en el sistema, los jueces, algunos agentes del ministerio público y algunos defensores de oficio.

«Pero sobre todo están fallando los policías en la cadena de custodia, que es la piedra angular de los juicios orales; sin embargo, el problema gravísimo en este momento es que está a punto de colapsar el sistema oral aquí en Guadalajara, a causa de que hay 16 salas y solo se tienen 10 jueces; 10 agentes del ministerio público y sólo se tienen 8 defensores de oficio y no pueden los jueces trabajar sin la presencia de defensores».

Yo he estado checando muy bien cómo están trabajando, fuimos a una audiencia señalada a las 12 del día y la llevaron a cabo a las 2 de la tarde, por falta de defensores. Ya deben de nombrar a los 16 jueces, al parecer ya nombraron 2 de los seis que faltan, pero van a entrar en función hasta el mes que viene, quedarían pendientes otros cuatro.

«El Gobierno del Estado —abundó— hizo un esfuerzo por echar a andar los juicios orales, pues que hagan otro esfuerzo para que esto funcione bien, porque si no esto va a colapsar. Se gastan el dinero en otras cosas de relumbrón y lo más importante, que es la justicia, no le ponen la atención que deben de ponerle. Y la única esperanza que tiene México de tener una justicia transparente, son los juicios orales, una justicia de calidad, entonces si no tenemos un sistema oral de calidad vamos a fracasar… hace falta voluntad política, hace falta que inviertan recursos para que este sistema funcione como debe de funcionar».

LA DEFICIENTE CAPACITACIÓN

El líder del colegio de los litigantes en materia penal en la entidad hizo saber que la capacitación, particularmente para los policías, ha sido muy deficiente. «Imagínese usted lo que ocurre en los pueblos en donde los policías ni siquiera saben leer, qué van a hacer; si a los de aquí de Guadalajara no los preparan, no hay policías preparados en Guadalajara, qué nos podemos esperar de los policías para que lleven a cabo la cadena de custodia», se preguntó.

Y abundó: «La cadena de custodia son solo tres hojitas, en tres hojitas podemos enseñarles a los policías qué es la cadena de custodia y cómo debe de llevarse a cabo, y para qué sirve la cadena de custodia, y no podemos lograr eso… entonces si la piedra angular de este nuevo sistema oral que es la cadena de custodia, no va bien, entonces los jueces tienen que soltar a culpables, a gente que está involucrada en delitos graves».

E insistió: «Si los policías no llevan a cabo bien la cadena de custodia, la ley dice que deben de soltar a los acusados, porque se les están violando sus derechos constitucionales, o sea los llamados ahora derechos humanos, al margen del delito que hayan cometido, por ejemplo si no les leen sus derechos al momento de ser detenidos, la cadena de custodia eso dice… y además deben de embalar todas las evidencias, poner los casquillos sin tocarlo, con una pluma, con un alambre agarrarlo desde el vacío y echarlo a una bolsita y embalarlo, o sea cubrirlo para que nadie lo toque, de ahí puede salir alguna huella o una evidencia que haga posible lograr la culpabilidad y la responsabilidad del detenido, si es que lo detuvieron, o si no conseguir y saber quién fue el que llevó a cabo el delito… por ejemplo también las huellas que dejan en el piso, si permiten que mucha gente transite se perdieron las pisadas y se perdió la evidencia, y cualquier otro dato que encuentren los policías, un papel, una tarjeta que se haya caído, son elementos importantes que se llaman evidencias, esas evidencias deben integrarse a la cadena de custodia y deben llenarse protocolariamente algunos escritos, como es la redacción de cómo sucedieron los hechos mientras tanto llegue el agente del ministerio público, llegado el MP los policías deben entregar a los detenidos junto con un informe detallado que se llama cadena de custodia, un cuadernillo que se presentará a la hora en la que se haga la acusación en el Tribunal o con el juez de control del detenido y el defensor tendrá que contestar las acusaciones».

El abogado Guízar Abarca fue muy explícito al mencionar que la cadena de custodia es el único elemento escrito que existe en el juicio oral, el cuadernillo, el informe de los policías de cómo acontecieron los hechos, de ahí la importancia de la cadena de custodia.

«Y eso aunado a que no hay defensores de oficio suficiente y no están todos los jueces, además de que hay muchos delitos en Guadalajara hay entre tres y cuatro muertos diarios, nos da la percepción de impunidad», dijo el litigante.

LOS SUELDOS, EL OTRO PROBLEMA

Un tema pendiente también abordado por el presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Jalisco, José Luis Guízar Abarca, «se encuentra en el incumplimiento del artículo 17 constitucional, fracción penúltima, en donde dice que ningún defensor de oficio debe de ganar menos de lo que gana un agente del ministerio púbico y los defensores ganan mucho menos que los AMP».

«Falta dinero y voluntad política, porque habiendo voluntad política sacan dinero de un lugar o de otro, es preferible no hacer una obra que dejar que la justicia oral, que es la única esperanza de los ciudadanos, colapse; la consecuencia es que los delincuentes anden libremente en la calle solo porque no estamos bien preparados, todo lo hicimos sobre las rodillas y al vapor, usted cree que con un cursito de tres meses ya esté preparado un juez para ser juez», se cuestionó.

«No están preparados ni los policías, ni los jueces, menos los ministerios públicos, ni los defensores de oficio; el gobierno tiene que estar más atento en esto y debe de mandar jueces con mucha capacidad, agentes del MP con mucha capacidad y defensores públicos con mucha capacidad», apuntó.

Reveló que, en el Colegio de Abogados Penalistas de Jalisco, A.C., imparten una capacitación vía diplomados de 200 horas, 100 horas de teoría y 100 horas de práctica. «Nosotros nos encargamos justamente de la capacitación, aquí tenemos más de 300 abogados cada 8 días entrenándose, y llevamos ya cinco años en esta tarea».

EXAMEN PÚBLICO Y ORAL A TODOS LOS JUECES

Al abordar el tema de la falta de jueces y el método mediante el que se deberían hacer los nombramientos, tomando en cuenta las irregularidades que se registraron en el anterior proceso que encabezó desde el Consejo de la Judicatura, María Carmela Chávez Galindo, el abogado José Luis Guízar expuso: «Desgraciadamente así es señor, la política interviene en la procuración y en la impartición de justicia; eso no debe de ser, jueces deben de hacer sus exámenes públicos y orales, no por escrito y menos con lápiz, porque de esa manera le corrigen la plana a los que quieren favorecer, si la regaron, le borran y le ponen correcta la respuesta».

De hecho, planteó una nueva estrategia para una nueva convocatoria. «Que los jueces que ya están y los nuevos que pretendan serlo, deben de pasar un examen público y oral, pero que lo hagan gentes que sepan, porque si lo van a hacer gentes que no saben, qué nos ganamos. Por ejemplo, podría hacerlo el doctor Daniel Espinoza Licón, juez en Ciudad Guzmán y que próximamente será el juez 12 en la Zona Metropolitana de Guadalajara, ese sí tiene capacidad, tiene dos doctorados en juicios orales en Barcelona, España, ese sí sabe de la A a la Z todo lo que tiene que ver con los juicios orales, ese es un hombre capaz, ese hombre debería hacer los exámenes públicos y orales a todos los que pretendan ser jueces».

A propósito de la capacitación, Guízar Abarca, quien en el siglo pasado fue el abogado defensor del narcotraficante Rafael Caro Quintero, dijo que el Colegio va ya por la generación 16 y en cada una son entre 100 y 120 abogados acreditados y debidamente capacitados en juicios orales los que egresan. Es una licenciatura en juicios orales reconocida y certificada por la Dirección de Profesiones del Estado, la generación se compone de 10 meses con 100 horas de teoría y 100 de práctica. «Cualquiera de nuestros alumnos tiene la capacidad suficiente al terminar el diplomado para desempeñar cualquier función, en Cancún y en Tijuana ya hay jueces egresados de esta capacitación», puntualizó.

EL COLOFÓN

Y antes de dar por concluida la entrevista, José Luis Guízar Abarca, presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Jalisco, dio un dato más en el que están fallando los juicios orales en Jalisco.

«La ley dice que el juez de control debe de llegar a la primera audiencia sin contaminación, es decir, sin saber qué asunto y de qué se trata el asunto que va por primera vez a conocer, él llega y al entrar le da la voz al agente del Ministerio Público para escuchar su acusación y luego le da la voz al defensor para escuchar la defensa, ahí se da cuenta de qué se trata y después de las controversias entre ambos él se forma un criterio y decreta si es legal o ilegal la detención; luego nos vamos a la vinculación a proceso y si hay motivos y razones o no para vincularlos a proceso, es lo que equivale ahorita al auto de formal prisión».

«Pero el juez debe llegar sin contaminación y en algunos pueblos fuera de la Zona Metropolitana, un día antes se ponen de acuerdo el agente del MP, el defensor de oficio y el juez, sobre lo que van a hacer y los casos que habrán de atender al día siguiente. Eso no debe de ser», alertó el abogado Guízar Abarca.