Portal informativo de análisis político y social

REGIDORES DE NEGRO HISTORIAL EN EL CABILDO DE EL SALTO

REGIDORES DE NEGRO HISTORIAL EN EL CABILDO DE EL SALTO

Mar 5, 2016

La carta de no antecedentes penales, un elemento necesario para que los ciudadanos puedan votar en los procesos electorales por representantes a cargos de elección popular con un historial limpio, ha sido un obstáculo fácilmente burlado en el municipio de El Salto, en donde hoy día ejercen el cargo de regidor dos personas que estuvieron tras las rejas por haber cometido delitos graves; se trata de dos amigos de Joel González Díaz, a quien ayudan a perpetuarse en el poder en la población, como lo ha hecho desde el año 2007 a la fecha.

Su palabra es la ley y lo ha demostrado el cacique de El Salto, colocando en el cuerpo de gobierno, es decir, en el cabildo municipal, a dos de sus integrantes a pesar de que cuentan con antecedentes penales.

Ubicado en la cuarta posición de la lista del PRI, despacha hoy como regidor desde el pasado 1 de octubre, Alberto Contreras Díaz, detenido en el 2011 por robo de autos; situación en la que también se encuentra el regidor por el Partido Encuentro Social, Diego Fernando Díaz Contreras, a quien se le detuvo en el 2004 por delitos contra la salud, en particular por venta de cocaína.

Ellos son dos de los grandes aliados del mandamás de El Salto, Joel González Díaz, para tomar decisiones importantes en el municipio, en donde le ha tendido un cerco al alcalde, operando con gente de su absoluta confianza en el órgano máximo de gobierno, incrustándose él, su esposa Raquel Álvarez López y su hermano Gerardo, en calidad de Oficial Mayor, directora de Desarrollo Social y Tesorero, respectivamente.

Y si por alguna situación se requiere, ahí tiene a su hijo Joel Teodoro González Álvarez en la posición de suplente del alcalde, para hacer el relevo cuando le venga en gana. Al hijo se le recuerda por haber propiciado un zafarrancho con agentes de Movilidad en Tlaquepaque, cuando lo detuvieron de madrugada manejando en estado de ebriedad y en sentido contrario por la avenida Revolución y hasta donde Joel González Díaz, en ese tiempo alcalde, envió a toda la fuerza pública del municipio y a sus escoltas personales, a liberar a su cachorro incluso de la prueba de alcoholimetría para evitar que fuera enviado a El Curva.

 

La pequeña Rusia

06 (1)

La municipalidad de El Salto es considerada como «la pequeña Rusia» por la celeridad para lograr en una gestoría (revolución) de apenas 6 meses, su independencia del municipio de Juanacatlán, quedándose desde el año de 1943 con el 80% de la población y del presupuesto.

Por tanto es El Salto el segundo municipio más joven de Jalisco, solo detrás de San Ignacio Cerro Gordo que obtuvo la categoría apenas en el año 2003. El Salto tiene hoy poco más de 150 mil habitantes, sin embargo con la población flotante que acude diario a trabajar principalmente en las empresas enclavadas en el corredor industrial, se rebasa la cifra poblacional de los 200 mil. En lo que a presupuesto se refiere hoy El Salto trabaja con un presupuesto de egresos anual de 523 millones de pesos, mientras que Juanacatlán opera sólo con 64 millones de pesos.

Por cierto este fenómeno de población flotante refleja cómo las empresas hoy desconfían de los habitantes de El Salto y prefieren contratar personal que vive en otros municipios de la zona metropolitana. Por cierto en los últimos años algunas de las empresas asentadas en ese importante corredor industrial, han tenido dificultades para mantener su posición privilegiada en el mercado y se han venido a pique como la fábrica de bicicletas Cóndor, Lunatex, la fábrica de mezclilla que antes era la más importante del país, Euzkadi y hasta la Honda, que hoy prefiere llevar sus nuevas inversiones al municipio de Guanajuato.

 

Los compadres

Captura-de-pantalla-2014-05-31-a-las-11.50.41

 

En teoría, parece que no hay resquicio para que Joel González Díaz pierda el control del municipio, en donde ha alternado el poder con su hermano Gerardo en tres administraciones municipales consecutivas y en esta cuarta en la que postularon a Marcos Godínez, le han tendido un cerco en el cabildo, en el gabinete y hasta con la posición de su suplente.

Pero los casos más graves y algunos de franca ilegalidad se encuentran en el grupo de regidores, el órgano máximo del gobierno municipal, en donde González Díaz mantiene el control absoluto, incluso echando mano de la ilegalidad, ya que dos personajes llegaron a pesar de sus antecedentes delictivos.

Uno es del PRI. Alberto Contreras Díaz, quien fue presidente del PRI en El Salto y quien ya fue alcalde interino en el 2009 cuando Joel González dejó anticipadamente su primera administración, para ir en busca de la diputación federal.

En contra de Alberto Contreras Díaz fue girada una orden de aprehensión en el año 2000 por el delito de robo calificado que se le ingresó y se le adjudicó la ficha signalética 032448 fechada el 20 de enero del 2000.

Posteriormente, el 18 de octubre del 2011, policías federales lo detuvieron circulando por la carretera a Chapala, a la altura del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, conduciendo una lujosa camioneta con placas sobrepuestas.

Hoy Alberto Contreras Díaz es regidor presidente de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado, Tratamiento y Disposición de Aguas Residuales, en el cabildo saltense.

El otro personaje fichado, que también labora como regidor en el cabildo de El Salto, es Diego Fernando Díaz Contreras, quien fue candidato a la presidencia municipal por el Partido Encuentro Social y que por haber obtenido casi el 6% de los votos (3 mil 14 sufragios), obtuvo un asiento en el órgano máximo de gobierno en la municipalidad.

Diego Fernando tiene 55 años, cuenta apenas la escolaridad de secundaria y hace 12 años, el 15 de julio del 2004, fue detenido y encarcelado por delitos contra la salud, en particular la venta de cocaína, lo que le mereció que quedara fichado con el número de expediente 361603.

Por cierto, los regidores Diego Fernando Díaz González (PES) y Alberto Contreras Díaz (PRI) son compadres y grandes amigos entre sí, pero a la vez son amigos incondicionales de Joel González, pese a que Diego Fernando haya militado primero en el PRD y hoy en el Partido Encuentro Social.

 

Cabildo a modo

Esto significa que en el cabildo Joel Díaz no tiene ningún problema para la toma de decisiones, es decir, cuenta con los 11 regidores del PRI: Marcos Godínez Montes, Miguel Hernández González, Ofelia González Díaz, Alberto Contreras Díaz, María Josefina Contreras Valle, Salvador Navarro Durán, Yesenia Espejo Torres, Gabriel de Jesús Pérez Valle, María Blanca Luna Hernández, Javier Torres Olide y Andrea Esperanza Nuño de la Torre.

Trabaja también con plena armonía con los dos regidores del Partido Acción Nacional: Daniel Osorno Calvillo y Frida Cassandra Flores García, hija del excandidato y exregidor panista Adán Flores, quien a su vez es sobrino de Daniel Osorno. Por cierto, para garantizar la docilidad de este grupo, cedió la Dirección de Vialidad al líder panista en el municipio Antonio Pérez Gallardo.

De esta manera los tres regidores del Partido Movimiento Ciudadano no son relevantes para la toma de decisiones en el municipio y por ello poco impacto puede llegar a tener lo que hagan o dejen de hacer Édgar Israel Orozco Montes, Margarita Zermeño Franco y Sergio Iván Casas Jiménez.