Portal informativo de análisis político y social

SABÍAN QUE EMILIO ERA UN LASTRE Y RETRASARON SU EXPULSIÓN

SABÍAN QUE EMILIO ERA UN LASTRE Y RETRASARON SU EXPULSIÓN

May 16, 2015

«A mí lo que algunos poquitos digan, me vale madre», les dijo el entonces gobernador panista de Jalisco a los asistentes del «banquete del hambre» que organizaba la organización Cáritas de Guadalajara con ayuda de comerciantes del Mercado de Abastos, antes de pasar a la historia como el mandatario que le mentó la madre a los jaliscienses.

La borrachera de esa noche, más los señalamientos por malos manejos del dinero público por montos superiores a los siete mil millones de pesos hicieron de la imagen de Emilio González Márquez un lastre para el PAN, y lo sabían porque así lo arrojó la última encuesta que en noviembre de 2014 realizó el estratega del PAN, Eduardo Rosales Castellanos, también expresidente estatal del partido.

Desde entonces era una decisión tomada, lo que seguía era medir la estrategia, los actores y el momento, elementos que conjugados impiden señalar un solo culpable.

Los principales críticos aseguran que el retraso de la medida, tomada la semana pasada, fue a propósito porque lo que está detrás es la lucha por encabezar al grupo que se convierta en el principal interlocutor de Enrique Alfaro, candidato del Partido Movimiento Ciudadano, muy conocido para muchos panistas que desde hace tiempo prestaban sus servicios para la franquicia naranja, sin abandonar al PAN.

 

La estrategia

Herbert y Emilio

Se trataba de marcar y cuidar una línea entre aquellos panistas que una afinidad panista tienen un reconocido antipri y ven en Enrique Alfaro la lógica de poderle ganar.

En la historia de las traiciones panistas, aparece el cerebro Herbert Taylor-Emilio González Márquez, ahora expulsado por alta traición por el Comité Directivo Municipal del PAN Guadalajara.

En sus antecedentes aparece que ya había destrozado al Partido Demócrata Mexicano y ahora, en sus afanes personales, tenía en la mira destrozar al PAN.

Dicen las fuentes consultadas que en la elección interna de su candidato a gobernador en 2012, Emilio González Márquez fue señalado como el responsable de que perdieran Hernán Cortés y Alfonso Petersen, para apoyar a Fernando Guzmán.

Un ejemplo de pragmatismo es quien fuera el director del Instituto Jalisciense de la Juventud y ahora candidato a diputado por el PMC en el distrito 8, Alejandro Hermosillo, quien gracias a su amistad con los hijos de Emilio González Márquez escaló posiciones: fundó los grupos La Cantera y Altavoz para finalmente terminar en las filas naranjas a partir de que era el coordinador de los jóvenes de Fernando Guzmán.

 

La historia de la traición

hernan cortes copy

Apenas cuatro días después de la elección de Guzmán como su candidato, que ocurrió en el mes de febrero, Emilio viajaba con un grupo de varias panistas ante quienes le dijo a Alonso Ulloa, entonces secretario de Promoción Económica: el PAN ya no puede hacer nada.

«Emilio sabía que Fernando Guzmán no pasada del 20 por ciento y sabía que no levantaría en la campaña. Desde ese momento comenzó a trabajar con todo el grupo cercano operado por Herbert Taylor», quien llegó a autonombrarse el «gobernaDOS», para apoyar a Alfaro, además Diego Monraz, Antonio Gloria y Alonso Ulloa, «todos los que operaron después de la presidencia estatal de José Tarcisio Rodríguez.

Operaban principalmente con los empresarios, «es una serie de hechos que no se pueden probar, pero que ahí están como elementos de la traición», por eso recurrieron al artículo 33 de sus reglamentos.

Entre los empresarios citan el ejemplo de Carlos Valenzuela, CEO de Dinámica, que hace el edificio administrativo de Tlajomulco a través del mecanismo PPS con una deuda que tardarán 20 años en pagar.

«Es de los principales empresarios que le sienta Emilio a Enrique Alfaro, además del dinero que le metía a Tlajomulco».

 

Ulloa, solidario

ULLOA VELEZ

El primero en reaccionar a la expulsión de las filas panistas de Emilio González Márquez fue la salida de Alonso Ulloa, «un funcionario a quien le gusta la tecnología» y entre sus logros se encuentra el diseño de los Programas de Resultados Electorales Preliminares para el PAN; una capacidad que comparte con el exgobernador, sólo comparable a la capacidad de Juan Enrique Ibarra Pedroza, quien durante mucho tiempo realizaba este tipo de labores para el PRI.

Alonso llegó a participar en el CEN del PAN y llegó a ser coordinador de giras en la campaña del presidente Vicente Fox, pero lo regresaron a Jalisco de manera abrupta y ahora se desenvolvía en el cuarto de guerra del candidato panista a Zapopan, Guillermo Martínez Mora, junto con Antonio Gloria Morales, exsecretario de Educación.

«Su trabajo era contenerlo y lo mandaron al tercer sitio de las encuestas porque lo hundieron y dicen que este barco no era el adecuado pero estaban en una silla de preparación antes del debate. Ahora se están yendo al PMC cumplida su labor de hundir al PAN», por lo que se esperan más salidas y más expulsiones.

 

La caída del PAN

Emilio González y PAN

 

La encuesta levantada en noviembre del 2014 por el PAN, arrojaba dos principales negativos que se convertían en uno: Emilio González Márquez y la mentada de madre, situación que dejaba la puerta abierta para su expulsión o una campaña intensa donde se manejaran los logros del partido y evitar que se parara en las campañas del blanquiazul.

Los estrategas optaron por la segunda opción, ahora se sabe por qué.

«En los dos casos comunicaron mal la estrategia, se operó de manera terrible y como consecuencia no se pudieron afrontar esos negativos y lo que seguía era la fecha para decidir la expulsión pero también se tardaron y la retrasaron a propósito para no trasladarle los negativos que representa Emilio a Enrique Alfaro», dicen las fuentes consultadas.

Si le trasladaban los negativos de Emilio a Alfaro no votarían por PMC, agregan, y lo único que quedaba era acorralarlo para que se fuera pero tampoco se definía Emilio ni sus allegados, por lo que ahora deben aguantar las críticas de paleros del PRI, pero quienes los acusan de eso no conocen al PAN.

Lo explican con números, del 33 por ciento del PRI, se buscan la pepena del 67 por ciento. Si le pegas al PRI le quitas uno o dos por ciento, por lo que la estrategia debió buscar los votos del PMC, más identificados como antipriistas, pero eso no le convenía a los traidores que quieren que gane Enrique Alfaro.

 

La lucha por el poder

Emilio Gonzalez y Enrique-Alfaro copy

Ante la tardanza para expulsarlo, otro grupo de candidatos a diputados decidió adelantar los tiempos. Encabezados por Carlos Arias, del Distrito 12, presentaron la petición por escrito que sostiene que González Márquez solicitó, a través de su equipo de colaboradores, que se apoyara al candidato pemecista.

Así lo dio a conocer el secretario general del PAN Guadalajara, Juan Pablo Colín, quien agregó que durante los recorridos de campaña de los candidatos a diputados locales fueron notificados por las personas que los recibían que colaboradores de González Márquez se presentaban para pedir abiertamente el voto por Alfaro.

«Fue el equipo cercano al exgobernador quien había solicitado el voto a favor de Enrique Alfaro; los candidatos se dan cuenta que hay una traición al partido y por lo tanto la determinación contundente de la Dirección Municipal es expulsarlo de manera efectiva», sentenció Colín.

En el fondo, los grupos internos de Acción Nacional se pelean el derecho por encabezar posibles negociaciones con Enrique Alfaro, dicen los enterados del propio PAN, y hasta el momento Eduardo Rosales lleva la ventaja.

 

 

Me dio gusto decirle a Calderón que luché para que no fuera presidente: Alfaro

Un día después de la rueda de prensa, tras la cual Emilio insistía en que siempre actuó como panista, el expresidente Felipe Calderón reveló que el exgobernador de Jalisco buscó su apoyo para Enrique Alfaro, ahora candidato de Movimiento Ciudadano al gobierno de Guadalajara. «El gobernador Emilio González me pidió un día que lo recibiera —a Enrique Alfaro—. Tuvimos una conversación y yo incluso le señalé que cómo era posible, que incluso hace un par de años me estaba señalando como ilegítimo y cosas así, ahora pretendiera ser candidato del PAN», dio a conocer el periódico Excélsior. En la misma nota, precisó que Felipe Calderón sostuvo que él jamás invitó a Enrique Alfaro y la difusión de esta versión le genera(ba) «cierta desconfianza». «Él ha señalado que yo lo invité a ser candidato del PAN a la gubernatura, eso no es cierto», informó, el expresidente de la República en el mismo medio. Sin embargo, de acuerdo a un video grabado por «Ekekto TV», y que puede encontrarse en Youtube subido por Laura Islas, Enrique Alfaro señala que «en noviembre del 2011, cuando yo estaba definiendo mi futuro político tenía invitaciones de todos lados y me habló Felipe Calderón en una visita que hizo a Guadalajara, me citó como para poner en la mesa la posibilidad de que yo fuera candidato a gobernador por el PAN». «En esa reunión, continúa Enrique Alfaro, bueno, medio se supo de esa reunión, trascendió, nunca lo había dicho yo, como que se puso a interrogarme y me preguntó, al estar hablando sobre mi vida: que qué había hecho yo, que dónde había estado yo en el 2006, y me dio mucho gusto poderle contestar: “luchando para que usted no fuera presidente”. Y nada, pero a mí me dio mucho orgullo decírselo». La liga puede encontrarse en unionjalisco.mx

 

Lo que algunos poquitos digan…

Emilio Gonzalez

El exgobernador de Jalisco, señalado por alta traición en el comité directivo municipal de Guadalajara envió una carta al presidente nacional de su partido, Gustavo Madero, donde señaló que seguirá siendo panista, aunque su pasado diga que no, toda la vida ha militado en ese partido político.

 

Soy y seguiré siendo panista: Emilio

«Este día escuché con gran tristeza la conferencia de prensa en la cual los candidatos y la dirigencia de mi partido en Guadalajara pretenden hacerme responsable del momento electoral que están viviendo.

«Mientras fui miembro de la dirigencia o candidato del PAN respondí con resultados a la confianza del partido; ahora otros tratan de evadir esa responsabilidad culpando a terceros.

«Soy y seguiré siendo panista, seguiré apoyando al PAN, esa decisión la tomé hace muchos años; hoy la ratifico en medio de esta equivocada estrategia electoral. No es quemando la casa como se construyen triunfos electorales», estableció González Márquez.

En la carta el exmandatario cita frases de Carlos Castillo Peraza y Efraín González Luna para llamar «a los panistas verdaderos» a emprender «un análisis profundo, responsable y serio de lo que está sucediendo en nuestro partido en Jalisco, de las decisiones que se han tomado y de los resultados de las mismas».

Sin embargo, el entonces gobernador y sus más cercanos colaboradores como Diego Monraz, entonces secretario de Vialidad o Hermosillo, actual candidato a diputado por el Partido Movimiento Ciudadano, ya «jugaban» en otros procesos.

Fue así como en un restaurante argentino le dijo a Fernando Guzmán Pérez Peláez el candidato panista: «de ti depende que el PRI regrese a Casa Jalisco», ante la renuencia a declinar a favor del candidato Enrique Alfaro. En esa comida hubo testigos de calidad, pero no lograron su objetivo.

La trayectoria política de Emilio González Márquez señala que el PAN no es el único partido que conoce, pues «en 1982 ingresó al Partido Demócrata Mexicano, donde posteriormente ocupó los cargos de presidente del Comité Municipal de Guadalajara, secretario del Comité Estatal, secretario del Comité Nacional y presidente nacional interino en 1988», según dice Víctor Wario en su libro «La multiplicación de los panes».

Su ciclo en el PDM duró diez años, pues en 1992 ingresó al Partido Acción Nacional; en 1995 fue regidor en el primer ayuntamiento panista de Guadalajara con el entonces presidente César Coll Carabias, cuya esposa Maribel Alfeirán, es ahora candidata a diputada por el distrito once.

De acuerdo al mismo libro, «en 1997 fue electo diputado federal y fue presidente del Comité Directivo Estatal del PAN en Jalisco de 1999 al 2002. En el 2004 asumió el cargo de presidente municipal de Guadalajara.

Luego llegó a la gubernatura, donde pasó a la historia como el primer mandatario en mentarle la madre a «lo que algunos poquitos digan…» y dejar sospechas y observaciones por poco más de siete mil millones de pesos durante su administración.