Portal informativo de análisis político y social

SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD NO SE PUEDEN PRIVATIZAR EN MÉXICO

SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD NO SE PUEDEN PRIVATIZAR EN MÉXICO

Jul 25, 2015

Ante la confusión que se ha generado, sobre todo en redes sociales, por el tema de la supuesta privatización del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que mantiene a la sociedad alerta y preocupada, una voz autorizada como Moisés Cholico, experto en temas de seguridad social, aclara: «no se pueden privatizar los servicios públicos de salud en México».

Entrevistado en los micrófonos de Conciencia al Aire, refiere que esto nace por las ideas que han tenido los últimos gobiernos federales por hacer un sistema nacional de seguro universal que abarque a toda la población mexicana que tengan servicios médicos en instituciones como IMSS, ISSSTE e ISSFAM, además del Seguro Popular.

«El seguro social y la seguridad social son cosas diferentes, por eso digo que no se puede privatizar. El Seguro Social nace en 1943 aunque empieza a tener derechohabientes en 1944, patrones y trabajadores, de ahí nace una comisión tripartita para darle forma representada por los patrones y el sector gubernamental. Actualmente el consejo técnico como máxima autoridad tiene cuatro asientos en el sector patronal, cuatro asientos en el sector obrero, que son los encargados de vigilar que todo funcione correctamente y que la autonomía del Instituto Mexicano del Seguro Social se respete.

Sí se contempla en la Ley del Seguro Social sobre los riesgos y la viabilidad financiera, entonces se contempla colaborar con la seguridad universal, la salud en México está desfragmentada, el IMSS atiende a todos los trabajadores con una relación laboral y el ISSSTE a todos aquellos que es patrón el gobierno, entonces para que se pudiera privatizar el seguro social tendría que estar de acuerdo el Consejo Técnico que son quienes nos representan y por ende el sector empresarial y los trabajadores».

De la versión que circula en redes sociales de la privatización, Moisés Cholico considera que no tiene fundamento, por lo cual no está en riesgo la institución pilar de la seguridad social en México.

«Hay una confusión inclusive de quien la promueve porque hablan de costos y cada año el Instituto Mexicano del Seguro Social, aprobado por el Consejo Técnico, emite una relación de costos que es una tabla que contiene los costos unitarios por nivel de atención médica para aquellos no derechohabientes que se atienden en el Seguro Social».

 

Tipos de derechohabientes

El debate en la agenda pública se ha dado por la relevancia que tiene el Instituto Mexicano del Seguro Social, pues cifras establecen que cerca de la mitad de los mexicanos tienen acceso a los servicios médicos por ser derechohabientes, los cuales Moisés Cholico describe.

«Están los derechohabientes del régimen ordinario, que es a través de una relación obrero-patronal que es una obligación, pagan sus cuotas. El derechohabiente de incorporación voluntaria que recibe la atención a través del seguro de salud para la familia pagando una cuota anual, sin ser empleado ni patrón, es una contratación individual que puede hacer cada mexicano para tener atención médica.

El tercero es la continuación voluntaria, aquel trabajador que dejó de tener patrón y que seguirá pagando las cuotas para obtener una pensión a futuro y que puede optar por tener el servicio médico a través del seguro de salud para la familia, cuota individual de mil 900 pesos la menor para personas menores a 19 años y 6 mil 500 la más alta para personas mayores a 80 años, estos costos anuales».

En números son «aproximadamente 22 millones de asegurados de los cuales 17 millones son asegurados cotizantes completos que pagan las cuotas, los otros, aquellos que entran como trabajadores independientes con un salario mínimo elevado al año, paga una cuota que no es tan alta porque es con base en el salario mínimo, aunque vienen restricciones médicas, hay un programa llamado Crezcamos Juntos que está impulsado por el gobierno federal que pide regularizarse y hacerse formal para tener derecho a Infonavit y Seguro Social, eso ya existía.

El otro tipo de asegurados son los que dejaron de tener patrones y por su cuenta están cotizando. Ahora la derechohabiencia es la totalidad, estamos hablando de 59 millones de mexicanos, la mitad de mexicanos tienen acceso a la seguridad social».

En cuanto al Seguro Popular, expresa: «Es aparte; se maneja por ciertos grados en donde se cobra una cuota voluntaria dependiendo del cuarto nivel, eso lo paga el Estado y el trabajador que se inscribe. El servicio del Seguro Popular sí tiene limitantes, a diferencia de lo que es el Seguro Social, por ejemplo si un trabajador se accidenta tiene derecho a prótesis, a la atención médica quirúrgica hospitalaria».

 

Homologar servicios de salud

No ha habido un acuerdo entre las instituciones de salud pública para cruzar su base de datos y lograr un sistema de salud universal que tenga como finalidad generar sinergias que permitan hacer un uso más eficiente de la capacidad de estructura y humana, que es el punto fundamental de la confusión en redes sociales, indica el entrevistado.

«No es fácil, se puede dar en la atención primaria, en medicina preventiva, en medicina general, atendiendo eso a futuro será mejor, ahí entra la confusión, porque nada más te van a atender en el primer nivel y ya no te atenderán en los otros niveles».

Y es que la Ley del Seguro Social ha tenido varios cambios a lo largo de sus 72 años de existencia.

«No cambia nada, no se puede todo eso que se dice. Ha habido muchos cambios a la Ley del Seguro Social, la más fuerte la de 1973, 1997 y la del 20 de diciembre de 2001 donde hubo cambio enorme. Nunca ha afectado, siempre ha sido para mejorar. Para hacer un cambio de esta envergadura es ponerse de acuerdo el Congreso de la Unión, el Senado, y entonces ya vendría el cambio, el Ejecutivo la publica en su momento dado».

 

Finanzas del seguro social

 

Se ha manejado que el IMSS está en la antesala de la quiebra financiera, a lo cual Moisés Cholico explica.

«En los últimos dos años se disminuyó la utilización de las reservas aprobadas por el Congreso y el Senado, son una obligación que se debe tener, cada rama de seguridad social tiene su financiamiento, se conforma de seguro de maternidad y enfermedad, seguro de guardería y prestaciones sociales, seguro de riesgo de trabajo, seguro de invalidez y cada uno otorga prestaciones económicas en especie y un financiamiento propio. Ahí se juega con los números, las reservas elevadas se aprobó por el Congreso para que fueran utilizadas y se vaya mejorando la situación financiera».

Las finanzas del IMSS en este momento «están estables, en algunas ramas hay números rojos como en maternidad y enfermedad. Está la propuesta del director anterior que dejó en el Congreso de la Unión de quitarle el 1 por ciento a la rama de invalidez y vida que siempre va a tener superávit porque las pensiones que nacen de ahí cuando se hacen definitivas pasan a cargo del Ejecutivo federal. El Seguro Social no paga pensiones desde 1997, la ley del 1973 la paga el Gobierno Federal y las nuevas pensiones se pagan con las Afores, se le quitó la carga al Seguro Social. Pero, sí se pagan las pensiones temporales que son revisables a dos años, las incapacidades de enfermedad general, las de riesgo de trabajo y maternidad, pero las jubilaciones no».

 

Derecho de estar informado

Redes sociales en México

Redes sociales en México

Para finalizar, Moisés Cholico exhortó a la ciudadanía a ejercer su derecho de estar informado en el tema y evitar la confusión que se ha generado, pues de entrada para privatizar se requiere de reformar la Constitución, situación que difícilmente se dará pues ninguna fuerza política tiene mayoría en el Congreso y está fuera de las facultades del Ejecutivo, por lo cual no podría hacerse por decreto presidencial.

«Es importante que todos participemos y así como exigimos nuestros derechos cumplamos con nuestros deberes, uno de ellos es informarnos. En el portal del IMSS vienen todos los informes para poder fundamentar una defensa de la seguridad social; algunas son viables, otras no, lo que me llama la atención es que digan que por debajo del agua ya está planchado, pues si ya está todo así no tenemos que creer en nada», concluye.