Portal informativo de análisis político y social

Tlaquepaque, bajo el signo de la ingobernabilidad

Tlaquepaque, bajo el signo de la ingobernabilidad

Feb 20, 2016

San Pedro Tlaquepaque ha encontrado en la alternancia política transiciones difíciles. Es la primera ocasión que el Partido Movimiento Ciudadano encabeza la administración y a cuatro meses de que tomó posesión la alcaldesa María Elena Limón «no le hace caso» ni al líder moral Enrique Alfaro, a decir del secretario general de la CROC, Alfredo Barba Hernández, quien advierte que las cosas se pueden poner peor.

Fundador del sindicato croquista en 1981, asegura que no se trata del apellido Barba, sino de los trabajadores que le pidieron que los defendiera del hostigamiento en que los tiene la alcaldesa y que no teme a la conformación de otro sindicato porque

«ya lo quisieron hacer en la administración del PAN».

Asegura que María Elena Limón les ofreció cinco delegaciones para alcanzar acuerdos, pero «no se trata de buscar chamba» sino de evitar inequidad porque mientras a los trabajadores les aumentó un cuatro por ciento, los funcionarios de primer nivel y regidores  tuvieron aumentos que van del 45 al 150 por ciento.

La advertencia es inevitable: a partir del próximo mes inician con los paros laborales y si nos dice que somos caciques «le vamos a demostrar la fuerza de los trabajadores sindicalizados» porque se han reunido en dos ocasiones pero la señora rompe los acuerdos al día siguiente.

Del nepotismo y la rotación de personal que se vive en Tlaquepaque declina hablar pero hace un recuento de cambios de personal:

«directoras del DIF, ya lleva 4; en servicios generales ya lleva 2; el jefe de comunicación, pues ya lleva 1, y el Instituto contra las adicciones que ella misma nombró, uno; Transparencia, otra, y aseo público lleva 3 cambios. Y el problema está que toman posesión y a las 24 horas va y los corre y los liquida, de acuerdo con la ley les da sus 3 meses de indemnización», pero sólo a los de confianza.

 

Hostigamiento

Es la primera ocasión que el secretario general de la CROC aparece, por petición de los trabajadores, dice, y por la ingobernabilidad que se vive en el municipio, pero rechaza que esté dolido, como dice la alcaldesa, porque perdieron el municipio y rechaza que haya promovido el paro de trabajadores en Aseo Público.

«En la democracia se gana y se pierde, hasta con un voto», dice.

—¿Usted nunca ha parado a los trabajadores?

—Bueno, pararon los de Aseo en dos ocasiones, pero fueron ellos los que tomaron la decisión, no fue el sindicato, ni fue por instrucciones de nosotros. Fueron hostigados, metieron a un director y empezó a hacer reestructuración, entre comillas, de la recolección de basura cuando esta dependencia en los últimos 8 años está calificada como la mejor en toda la zona metropolitana, y no dicho por nosotros.

—¿Se resolvió el problema?

—Pues a medias, todavía no se ha resuelto, todavía sigue el hostigamiento, a raíz de eso corrió a un director y es que ella acusó de actos de corrupción a mucha gente, sobre todo un vetusto empleado que ahí tenía muchos años. El compañero es Socorro Villa, que fue uno de los fundadores del sindicato junto con tu servidor en 1981. A él lo acusaba de actos de corrupción pero ella habla de corrupción porque la gente da propina a los trabajadores.

—¿El sindicato está cediendo ante las peticiones de la autoridad?

—Queremos que haya una negociación, un entendimiento, pero no lo ha habido, no hay acercamiento con el sindicato.

—La presidente dijo que formaría un nuevo sindicato, ¿no fue un amago para ustedes?

—Para nada, nosotros estamos abiertos a eso, los trabajadores están en libertad de formar 1, 2 o 20, los que quieran. Para nosotros no hay ningún problema, cuando entró el PAN también quisieron formar uno y se desbarató, los trabajadores mismos se convencieron de que ni el PAN tenía la capacidad ni eran sindicalistas, era una salida para querer tener el control y no pudieron.

—Usted se ha sentado con la alcaldesa. Debe de entender que la fuerza de los Barba es mucha en Tlaquepaque, eso no lo podemos negar, dice José Antonio Fernández.

—Oye José Antonio, aquí más que apellidos es la organización sindical, la fuerza de la CROC, tiene mucha fuerza no nada más aquí, sino en todo el estado.

Narra «yo me he sentado con ella en 2 ocasiones, la primera fue el día más o menos el día 27 de septiembre, unos días antes de tomar posesión, nos sentamos en la mesa, me dijo: Don Alfredo, yo soy persona de palabra, quiero que trabajemos en armonía pero mi principal presencia es porque vengo a invitarlo a que me acompañe el día de mi toma de posesión porque para mí sería un honor tenerlo ahí. Con todo gusto, ahí estoy, le dije, y pues fui pero nos puso como lazo de cochino».

Posteriormente, sigue Alfredo Barba, me invitó nuevamente porque hubo un problema a raíz de que corrió a más de 400 trabajadores, por qué razón: Nosotros, más o menos el 2 de mayo de 2014, le solicitamos al ayuntamiento que de acuerdo con la ley diera base a muchos trabajadores que tenían más de 42 meses ya continuos y que eran eventuales, además de que había 59 trabajadores más de plazas vacías y que teníamos que cubrirlas y aquí tengo los escritos con fechas y todo que le mandamos al ayuntamiento de la fecha que te estoy mencionando, el 2 de mayo, y nos contestan el día 8 de mayo que efectivamente no hay ningún problema, que en el siguiente año, para el 2015, van a resolver el problema, para darle su base a los trabajadores.

—¿Cuántas bases buscaban?

—Son 230 trabajadores que la ley les permitía porque tenían más de 42 meses trabajando y la ley habla que más de 42 meses de trabajo pues automáticamente tienen que tener base. El trabajo es continuo pero en lugar de darles la base los despide.

«Los 59 trabajadores que había también de base ya vacías también correspondía cubrirlas, eso no se invitó a acuerdo de cabildo, simple y sencillamente fue un acuerdo de la autoridad, se les reconocen como trabajadores de base».

—De cuánta gente estamos hablando?

—De 400 trabajadores que corrió.

—¡Cuánta gente trabaja en el ayuntamiento de Tlaquepaque?

—Trabajadores sindicalizados de base tenemos 2 mil 424, cuya nómina mensual es de un promedio de 17 millones 67 mil pesos anuales. Si lo multiplicas por 12 meses, da 204 millones y fracción. Y si lo divides entre 365 días, entre los 2 mil 424 trabajadores ganan 234 pesos con 70 centavos cada trabajador.

—¿No está conforme con eso?

—Pero por supuesto que no, cómo vamos a aceptar nosotros 250 pesos mensuales a un trabajador, mientras que el gabinete, lo que se incrementaron la presidente, los regidores y algunos funcionarios es un promedio de 40 por ciento (porque no nos han dado los nombres ni la cantidad de personas) pero nuestros regidores nos dicen más o menos el promedio que son 40, se aumentaron el 45 % y la presidente se aumentó el 150%. La presidente gana 95 mil y a los trabajadores el 4%.

—¿De cuánto creen que sea justo el aumento?

—Simple y sencillamente la comparación, el aumento a los 2,424 trabajadores equivale a 8 millones 700 mil pesos al año, y para 40 trabajadores de confianza que ella los nombró y los puso y les incrementó el salario son 14 millones 400 mil pesos de incremento extra en el año, el doble de lo que nos está dando a 2 mil 400, entonces no es justo.

«Le hicimos otra propuesta, dice, a través de sus emisarios, que es el secretario general y el oficial mayor administrativo. Le aceptamos el 4 por ciento, está bien, pero usted dice que no hay dinero, vamos a amarrarnos el cinturón todos: regrese al sueldo que ganaba la administración anterior, increméntese el 4 por ciento y nos vamos con el 4% si no hay dinero. Claro que no quiere, no, es imposible, es que tenemos que homologarlos igual a los de la zona metropolitana, ah, pues yo le digo: en la zona metropolitana Enrique Alfaro les dio 2 mil pesos de incremento a los trabajadores, claro que ganaban mucho menos que en Tlaquepaque, que son los mejores pagados del estado como servidores públicos. Zapopan les acaba de dar creo 600 pesos, nos acabamos de arreglar el día de ayer con Tonalá, 550 pesos de incremento promedio para todos los trabajadores, ese es el problema que tenemos.

—Ella ha dicho que el cacicazgo de la CROC es el que le está afectando.

—Pero no es cierto, nosotros hemos abierto las puertas, le hemos dicho nosotros somos tus amigos, somos tus aliados presidente, los trabajadores son tus empleados, tú eres una administradora nada más, el pueblo te mandó aquí a que administraras sus bienes, no para que llegaras aquí como una patriarca y con un monólogo que nada más sea el tuyo el que valga, los trabajadores tienen sus puestos de trabajo y los han despedido, no más porque voltean a ver al sindicato.

—Usted la busca o no la busca.

—La he buscado muchas veces y ni me contesta el teléfono, le hablo al secretario, dile a la señora presidente que quiero sentarme a platicar con ella, que queremos arreglar las cosas con civilidad. Nosotros somos institucionales pero ella está… no sé, lo ve de otra manera, dice que no estamos de acuerdo, que no aceptamos la derrota, no aceptamos que una mujer gobierne… Pero por supuesto que no, en la democracia se gana y se pierde y más hoy.

—Cuando tomó posesión no le pidieron…

—En lo absoluto, me adelanto y te digo, nos ofreció 5 delegaciones y yo dije no, no, andamos buscando chambas.

Yo le deseo toda la suerte del mundo a la señora presidente María Elena Limón, que la conozco desde hace muchos años, no la había tratado yo, porque si le va bien a ella le va bien a San Pedro Tlaquepaque. Y le está yendo muy mal a San Pedro Tlaquepaque, hay una ingobernabilidad, pero ese no es nuestro tema, mi tema son los trabajadores, si gobierna mal o gobierna bien el pueblo que se lo reclame, el pueblo se lo reclamará en su momento.

 

No hace caso ni a Alfaro

Alfaro Fb

—Usted tenía buena relación con el líder moral de ese partido político, ¿no han hablado con Enrique Alfaro que le llame la atención?

—Yo hablé en una ocasión con Enrique, desde luego yo llevo una gran amistad con él, una relación no con su partido, en lo personal, con «El Pope», llevamos una relación de muchos años pues antes eran priistas. Lo promovimos Enrique Michel, Raymundo Gómez y tu servidor. Se desapareció unos días y luego apareció con Enrique Ibarra allá en el PRD, ahí empezó él pero la relación no la hemos perdido.

—Platicó con él…

—Platiqué con él, hará unos 2 meses. El que la naranja y el limón no se llevan bien, aunque son 2 cítricos, pero que no se compaginan. No sé, él dice que no le hace caso. Le dije: Enrique, somos amigos y nosotros queremos que las cosas funcionen bien en Tlaquepaque, nos está persiguiendo, nos está hostigando. Hay ya una consigna de que nos va a acabar.

—¿Cuál es el principal problema de Tlaquepaque, ahorita?

—De los trabajadores, el principal es el estallamiento, y que no hay el diálogo directo. El Sindicato se ha juntado, el Comité del Sindicato, el secretario general del Sindicato, se ha juntado como 100 veces con el secretario general y con el oficial mayor administrativo, pero déjenme, no pueden resolver porque deben ir a preguntar. Nos citamos y déjenme ir a preguntar. A los 2, 3 días: vengan, ya tengo la resolución. A ver: Es que no puedo porque no me autorizan. El Sindicato dijo ¿Sabe qué? Ya no queremos gastar tiempo ni saliva y andar perdiendo el tiempo, no nos resuelve nada.

—¿Hacia dónde camina Tlaquepaque?

—Yo tengo muchos años aquí y amo a San Pedro Tlaquepaque y me duele lo que le está pasando. Nuestros compañeros trabajadores están trabajando a disgusto, inconformes, con temor, no nada más le tienen miedo los funcionarios, los trabajadores, no nada más le tienen miedo, le tienen pánico.

—¿Confía en ella?

—Todavía quiero confiar porque ella me ofreció que era una mujer de palabra y quiero creerle, yo creo que tiene muy malos asesores, seguramente con una amargura tremenda y algunos de ellos ahí tiene dos o tres que yo los corrí hace algunos años por sinvergüenzas, ahora los tiene de asesores.

—El nepotismo es otro tema en Tlaquepaque.

—El nepotismo sí se comenta mucho de eso, yo realmente no me he metido a investigar eso porque no es mi papel. Ahorita mi papel es defender los derechos de los trabajadores, porque el Sindicato me lo solicitó como secretario general de la CROC.

—¿Van a parar el ayuntamiento?

—Si sigue el rompimiento al diálogo, desde luego que sí lo vamos a hacer, en su momento si no nos arreglamos vamos a hacerlo, ella está insistiendo que es una cosa política. Yo digo que es un problema sindical, pero si insiste en la cosa política entonces sí le vamos a entrar a la política y vamos a hacer paros con 2, 3 mil gentes por semana porque ella tiene el poder, nosotros tenemos la gente, ¡eh! Ella no lo ha querido entender.

—Cuando ella dice que van a acabar con el cacicazgo ¿Se sienten aludidos, ustedes?

—Desde luego, me siento aludido porque ahí no hay más fuerza política que la nuestra.

—¿Es un cacique?

—No sé, yo he buscado en el diccionario, no sé qué significa el cacicazgo, nunca ando armado, ni traigo guaruras, ni traigo nada, recorro las colonias, convivo con la gente, hacemos escuelas, hacemos calles, ayudamos a las iglesias ¿Eso es cacicazgo? Yo le mandé decir si usted quiere acabar con el cacicazgo, el juez por su casa empieza: acabe con Tlajomulco, donde tiene 4 administraciones siendo del Movimiento Ciudadano. Ahí también hay cacicazgo ¿No?

—¿Cuándo comenzarían?

—Vamos a esperarnos este mes todavía, a ver si logramos convencerla y que se baje de su macho la señora presidente, yo la respeto y la reconozco como presidente municipal, pero si ella no lo quiere entender, no quiere llegar a un arreglo, seguramente el próximo mes vamos a empezar a hacer paros escalonados y posiblemente la gente quiera venir porque hay muchas familias que son esposas que viven en Tlaquepaque y se ven afectadas en sus ingresos de los trabajadores.

—¿Es amenaza?

—No es amenaza, simplemente es una advertencia, si dice que somos caciques pues le vamos a demostrar la fuerza que tenemos a la señora presidente. A ver si la hacen entrar en razón. No queremos pelear, tenemos mucha voluntad de que los trabajadores somos su gente, somos sus aliados para trabajar.