Portal informativo de análisis político y social

Tradiciones sentenciadas: Calandrias sobrevivirían si las nombran patrimonio cultural inmaterial

Tradiciones sentenciadas: Calandrias sobrevivirían si las nombran  patrimonio cultural inmaterial

Ago 26, 2017

Por Mario Ávila //

El fin de una tradición, de un símbolo, de un ícono de la ciudad de Guadalajara como son las calandrias tiradas por caballos para realizar recorridos turísticos en el primer cuadro de Guadalajara, fue decretado por parte del alcalde tapatío Enrique Alfaro Ramírez, quien advirtió que en cuatro meses ingresarán los primeros 10 carruajes eléctricos que las habrán de reemplazar, en abril del 2018 entrarían 23 más y en agosto del año entrante los últimos 22.

El argumento de que no se habría de tolerar en Guadalajara el maltrato animal y los congestionamientos viales crecientes en el primer cuadro de la ciudad, fueron los principales argumentos de la autoridad tapatía para tomar la determinación de desahuciar a las calandrias y por ello desde el 2016 se abocaron a encontrarles un sustituto.

Recientemente se presentó el nuevo modelo de carruaje eléctrico con espacio para seis pasajeros más chofer y copiloto, que con un costo de medio millón de pesos, entraría a relevar a las calandrias, circulando a una velocidad promedio de 25 kilómetros por hora, sin generar contaminación y con una concesión de 99 años.

Y Alfaro Ramírez da por hecho la extinción de las tradicionales calandrias, asegurando que se trata de una determinación tomada en la que no hay vuelta atrás y además invita a los que no estén de acuerdo, a que se consigan otro empleo.

Ante ello, los miembros de la Unión de Conductores de Carruajes de Alquiler en Guadalajara, reaccionan y contraatacan. Para empezar destituyen a su líder, Pedro Aguilar, acusándolo de traicionar al gremio al pactar con Enrique Alfaro; recurren a interponer un amparo; presentan también una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco; reciben el apoyo de al menos medio centenar de organismos, asociaciones, universidades y expertos en temas que tienen que ver con el turismo y solicitan la protección de la Secretaría de Cultura, planteando la conveniencia de que se les considere patrimonio cultural del Estado, para garantizar su sobrevivencia. 

NO HAY MARCHA ATRÁS: ENRIQUE ALFARO

Durante la presentación del nuevo modelo de carruajes, el alcalde tapatío, Enrique Alfaro, se pronunció a favor de una agenda de protección animal y dijo: “En esta ciudad, en la segunda ciudad más grande de México no puede haber ya animales de tiro, no hay condiciones ni de seguridad ni de ningún tipo para que eso siga funcionando”.

Y abunda: “Nos da mucho gusto poder presentar una forma de preservar nuestras tradiciones, nos da mucho gusto que hoy lo que estamos presentando es producto del trabajo y la participación de mucha gente que con buena voluntad y disposición, nos ha ayudado a encontrar una salida y solución a este tema”.

Se escuchó a todos, se habló con todos, se buscaron las soluciones de fondo pero hoy Guadalajara ha tomado una decisión y es una decisión que no tiene marcha atrás, en Guadalajara no más maltrato animal, en Guadalajara no más animales de tiro caminando en la ciudad, en Guadalajara esta agenda se atiende y se respeta”, expuso el primer edil tapatío.

Se dijo en la presentación del carruaje que esta determinación les llevó un año de trabajo entre calandrieros y autoridades, y en el evento que tuvo lugar frente a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, el alcalde Enrique Alfaro anunció que en total serán reemplazados 55 unidades y que los automotores serán entregados a los calandrieros en un comodato de 99 años.

La agenda de protección de los derechos de los animales –dijo-, tiene que tomarse con toda seriedad; nosotros lo estamos haciendo y hoy presentamos un modelo único en el mundo. Nos van a dar una gran proyección y se van a convertir en un atractivo que detonará la actividad en el centro de la ciudad”, afirmó el alcalde Enrique Alfaro durante la presentación.

Por su parte Merilyn Gómez Pozos, directora de Protección Animal de Guadalajara, aseguró que la calandria eléctrica genera cero emisiones de contaminantes y se buscó que fuera tal cual la imagen de la calandria tradicional, la única modificación es que no tiene caballo.

La funcionaria municipal destacó que las primeras 10 calandrias comenzarían a circular en diciembre; para que en abril de 2018 circulen 23 más y para agosto de 2018 transiten las 22 restantes. Explicó que de momento se siguen trabajando los términos de convenio con los patrocinadores, pues va más por el sentido publicitario, ya que buscan una concesión de 20 años para poder colocar marcas en algunas calandrias.

 PROMOCIONAL EN REDES SOCIALES

Pedro Gutiérrez conductor de calandrias, aparece en un video que circula en redes sociales oficiales del Ayuntamiento de Guadalajara, recordando que, “las calandrias fue el primer vehículo que hubo en la ciudad de Guadalajara traídos por los franceses, luego se vinieron evolucionado los medios de transporte  y la calandria quedó como un transporte turístico al 100% para la ciudad”, dice.

También aparece Pedro Aguilar, quien fue destituido de la representación en la Unión de Conductores de Carruajes de Alquiler en Guadalajara, pero en el video expone: “Las calandrias son un símbolo de Guadalajara, como las torres de catedral, la gente que viene a Guadalajara si no se sube a una calandria es como si no la haya conocido, es parte esencial de la ciudad; todos los compañeros conservan su trabajo, vamos a seguir desarrollando la actividad de dar recorridos turísticos en la ciudad de Guadalajara.

Ana Lorena Pulido, integrante del Consejo Directivo de Fundación Tierra por los Animales, da la cara en favor de la extinción de las calandrias y plantea: “Al año, ingresan a las calles de la ciudad más de 200 mil unidades de transporte y el congestionamiento y la afluencia de turismo, la cantidad de personas que habitan en la ciudad es superlativa y se ha multiplicado, todo esto ha sido factor para congestionar y para complicar el tránsito de los caballos dentro de la ciudad”.

Los señores del gremio son los principales interesados porque van a ser los operadores de estas unidades nuevas y buscamos que la tradición se mantenga, los terminados se mantengas, los detalles coloniales se mantengan porque es parte de esta tradición tan bonita; pensamos que este proyecto tan lindo sirva de inspiración para poderlo llevar a otros municipios, no solamente de Jalisco sino de la República Mexicana, de América y por qué no, de otras partes del mundo”, apunta.

En su oportunidad, Merilyn Gómez Pozos, directora de Protección Animal de Guadalajara deja en claro que se trata de un tema que se tiene que atender independientemente de que sea un símbolo cultural de la ciudad, “tenemos que buscar una manera para adecuarlo a la actualidad y a las exigencias de la gente”.

Nosotros queremos preservar esta tradición –afirma-, que la gente y los turistas que vienen a Guadalajara puedan recorrer todos los lugares de atracción como lo hacen actualmente en las calandrias, pero que lo puedan hacer desde la seguridad de un vehículo que no contamina, que sigue preservando la imagen de una calandria y que lo principal, ya están fuera del tráfico los animalitos. 

HABLA EL DISEÑADOR

Alfonso Hernández, diseñador industrial y creador del nuevo carruaje, asegura que el resultado final ha sido una mezcla entre el ayuntamiento y los calandrieros “y también lo que nosotros hemos querido aportar para hacer esta sinergia entre lo que ellos han hecho por tanto años, ellos han fabricado las calandrias, pero para llevar ese diseño a calandria a nivel de ingeniería y de diseño industrial, a que sea más como un automóvil”.

Tiene frenos en las cuatro ruedas, tiene un motor de tracción trasera con diferencial, tiene freno de mano, tiene sus luces de navegación, faros, intermitentes, luces de cuarto, luces de freno, ya es como un vehículo.

Guadalajara merece lo mejor de la unión entre lo que nos puede dar la tecnología y la tradición, y hoy lo tenemos en esta calandria eléctrica, que se ve como calandria, que no hace ruido, que no va a contaminar al medio ambiente y que además va a ser más rentable para los calandrieros”, apuntó.

 CARACTERÍSTICAS DE LAS NUEVAS CALANDRIAS

–      Dimensiones generales: 3.3 metros de largo por 1.8 metros de ancho y tres metros de alto.

–      Capacidad: seis pasajeros más conductor y copiloto.

–      Peso aproximado de la calandria sin pasajeros: 900 kilogramos

–      Motor eléctrico de 10 Hp. Velocidad limitada a 25 km.

–      Autonomía estimada de 45 km con pasajeros

–      Sistema de baterías de 72V con baterías de plomo

–     Opcional baterías de litio con duración aproximada 8-10 años. Ambas baterías son 99% reciclables con el mismo fabricante.

–      Ruedas tradicionales tipo calandria. Delanteras de un metro y traseras de 1.2 metros.

–      Cargador integrado. Se conecta a toma de corriente convencional de 110V ó 220v AC.

–     Tiempo de carga: nueve horas al 100%; cuatro horas de carga para el para el 100% con las de litio.

–      Suspensión tradicional de calandria de muelles elípticas

–      Eje delantero con sistema de dirección de 5ta rueda típico de una calandria.

–      Cinturón de seguridad asiento delantero.

–      Selector de velocidad DNR. (Avanzar, Stop, Reversa).

–      Espejos laterales decorativos y retrovisor.

–      Luces delanteras, traseras y faroles tradicionales en LED.

–      Quemacocos “Hard Top” para mejorar la vista en ocasiones especiales.

–      Cuatro tomas de carga USB para celulares.

–      Sistema de audio con micrófono para la narración histórica del calandriero.

–      Adicionalmente, se podrá contratar energía verde para la recarga de las Calandrias de contratarse el abasto de la energía con un parque solar o eólico para las tomas de corriente en el Centro de Guadalajara.

Somos coherentes con nuestra historia o no somos nada: Universidad Marista de Guadalajara

Contenido parcial de la carta que envía la Universidad Marista de Guadalajara a la Comisión de Cultura del Ayuntamiento:

Nuestra ciudad, el reflejo y permanencia de sus rasgos singulares están pasando por un proceso de muerte lenta e ignominiosa, cómo pesa el muerto, qué difícil arrastrar su cadáver, lo saben aquellos que muchos años enarbolaron la bandera del cambio, el grito de la justicia social y otras muchas demandas que nunca supieron entender ni mucho menos integrar. Mientras llevaban en el puño de la mano la vida y evolución de nuestra ciudad, de sus valores y significados, ahora ninguno atinamos qué hacer con su cadáver, torpemente maquillado intervención tras intervención, tratando de lograr un concepto de ciudad lejano, muy lejano de los referentes que deberían significarla y proporcionarla antes de cualquier otra consideración, en la memoria colectiva de sus habitantes, caballos o motor, calandrias o gavilanes, la discusión debiera centrarse en integrar antes que reinventar, pues la integración implica un ejercicio de profunda reflexión de sentidos y valores, mientras que reinventar solo se apoya en reclamos a corto plazo, que por su celeridad siempre prescindirán de la esencia de aquello que se pretende innovar. Atendiendo a lo anterior, en necesario hacer notar que de la eterna lucha entre las diferentes memorias, aquellas impuestas, dolosas y manipuladas que se enfrentan a la resistencia popular, producto de los valores heredados y transmitidos, se desprende una realidad difícil de ignorar en lo cual la opción para recuperar nuestra ciudad, su significado, su sentido valor social, es única y lapidaria, o somos coherentes a nuestra historia o no somos nada”.

%d bloggers like this: