Portal informativo de análisis político y social

Tras el perdón de EPN debe venir cárcel para gobernadores

Tras el perdón de EPN debe venir cárcel para gobernadores

Jul 24, 2016

El perdón que pide el presidente de México Enrique Peña Nieto en nada se parece a aquel perdón que 7 sexenios atrás pidió también a los mexicanos el expresidente, también del PRI, José López Portillo, previo a la expropiación de la banca mexicana.

Ello en opinión del politólogo Gabriel Torres Espinoza, para quien hay dos grandes diferencias, el de López Portillo era vil demagogia y el de Peña Nieto va acompañado de una serie de acciones entre las que destaca la promulgación de las leyes dentro del sistema nacional anticorrupción y que podrían traer como colofón la cárcel para algunos gobernadores corruptos, incluso militantes compañeros de partido del Presidente.

Prevé Torres Espinoza, director del Sistema de Radio y Televisión de la Universidad de Guadalajara, que solo de esta manera el PRI podría aspirar a participar con dignidad en la carrera presidencial del 2018, ya que con ello demostraría congruencia.

Incluso si ello ocurre el politólogo advierte una elección presidencial de tercios, en el entendido de que el PAN cuenta con una amplia baraja de precandidatos robustos como Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Javier Corral y hasta Rafael Moreno Valle; en tanto que en el partidero ya los espera Andrés Manuel López Obrador.

Justamente sobre López Obrador, negó que sea el «candidato a vencer», ya que si bien es el aspirante mejor posicionado hasta el momento merced a sus dos campañas presidenciales anteriores, es al mismo tiempo el candidato con más negativos que cuenta, es decir, el 40% de los mexicanos al consultárseles por cual candidato nunca votarían, han referido precisamente a López Obrador, por lo que su candidatura podría no crecer como él espera.

De la posibilidad de que surja uno o varios candidatos independientes, Gabriel Torres expuso que si bien pueden participar sus posibilidades de éxito serían mínimas, porque la versión de que los partidos políticos están en franco declive, se echa por los suelos justamente con lo que ha vivido Morena, que siendo un partido político está en franco ascenso a nivel nacional.

De estos y otros temas, el académico habló para los lectores de Conciencia Pública y este fue el tono de la conversación:

Sumario:

  1. Enrique Ochoa llega a la presidencia del PRI por el poder presidencial de EPN.
  2. EL PAN con cuatro presidenciables: Anaya, Margarita, Javier Corral y Moreno Valle.
  3. El PRI podría recuperar terreno si hay acción contra la corrupción.
  4. López Obrador no es el enemigo a vencer; tiene muchos negativos.

 

EPN: del discurso a la acción

Ceja 362 Sistema Anti corrupcion

—¿Se parecen el perdón de Peña Nieto y el de López Portillo?

—No, en otro contexto completamente, López Portillo era pura demagogia y aquí lo que vemos es que hay un cambio en la dirección del partido, un cambio en la función pública y la promulgación de un paquete de reformas de leyes y de normativas, que si las hacen valer, si funcionan, van a significar un parteaguas en la historia de México, es decir, no es solamente un discurso, no es solamente un pronunciamiento, sino que ese pronunciamiento ocurre en una cadena de hechos que me parece que son muy interesantes y que están relacionados entre sí.

—¿Fue sano solicitar el perdón de los mexicanos agraviados?

—Yo lo veo como muy positivo que el Presidente de México tenga un reconocimiento a una realidad y la realidad es que existe una amplia parte de la población que se siente realmente agraviada por lo que ocurrió con este tema de la Casa Blanca y yo lo veo como sensibilidad que el Presidente de la Republica haga un mea culpa sobre este asunto, pero me parece que no es un hecho aislado ni tampoco es una puntada del Presidente, creo que esto se encadena a la reciente promulgación de las reformas en el sistema nacional anticorrupción y con la salida de Virgilio Andrade de la Secretaría de la Función Pública y creo que el paso que sigue en esta ruta, sería que el Estado, a través de las instituciones que se han creado para tal efecto, tuviera el efecto de sancionar a una serie de gobernadores, algunos de ellos del mismo partido del presidente, por actos de corrupción que dieron lugar a los resultados electorales de hace unas cuantas semanas.

De tal suerte que el «time» de esta declaración del presidente tiene que ver con cosas que están por ocurrir en México. Lo que creo es que en breve podría haber gobernadores y acusados por desvíos importantes de recursos públicos y eso sería una manera de que el gobierno de la República respondiera a las expectativas y a las demandas legítimas de la población de combatir la corrupción de manera muy puntual.

—¿Fue entonces, a su juicio, una estrategia?

—Si algo adolece en este momento el país, es precisamente el tema de la impunidad, ya no solo de la corrupción, corrupción hay en todos los países, pero la diferencia es que en el resto de los países la corrupción se castiga, aquí no solamente no se castiga, sino que se alienta y se promueve a través de la impunidad. Yo creo que estas declaraciones del presidente van de la mano de generar toda una ruta para sancionar a algunos políticos corruptos, que buena falta le hace al país.

—¿Y en lo político, estas sanciones pondrían al PRI en condiciones de competir en el 2018?

—Yo creo que si no hay un golpe de timón, esto precisamente es eso, o intenta ser eso, vamos a ver si funciona, si no hay un cambio veo muy difícil que el partido del presidente pudiera refrendar la confianza de los electores, cuando esa confianza se ha traducido en impunidad, en saqueos, en robos, en desvíos grandísimos de recursos públicos que simple y sencillamente no son sancionados, creo que la clave para entender el fenómeno de los resultados del proceso electoral inmediato anterior tiene que ver con los tipos de gobiernos que han estado en cada lugar donde el PRI fue derrotado, entonces si hay una buena lectura y en eso también corresponde la llegada del nuevo presidente nacional del PRI, una cara muy nueva, un político tal vez sin mucha trayectoria y también sin cola que le pisen. Y si el intento es por hacer la apuesta fuerte al sistema nacional anticorrupción como una manera de recuperar credibilidad entre los mexicanos, a mí me parece no solo una apuesta muy interesante, sino que creo que va por el camino correcto.

 

Es el poder del presidente

Enrique Ochoa surgió prácticamente de la nada en materia política, ¿traerá ases bajo la manga o alguna propuesta de candidato presidencial oculta?

—Yo creo que él difícilmente va a definir un candidato, creo que su llegada en sí mismo refleja el poder del presidente, con ello el presidente está demostrando que sigue siendo el jefe máximo de su partido. Quiero pensar que la llegada de Enrique Ochoa, un político sin trayectoria, pero también sin cola, tiene que ver con la correcta aplicación de una serie de sanciones que van a requerir de gentes que no sean cómplices o que hubieran sido partícipes en actos de corrupción y que por lo mismo se puedan oponer a la implementación efectiva de un sistema nacional. Por ahí va, a mi juicio, esta cadena de hechos que se vienen suscitando, la disculpa pública del presidente, el cambio de presidente del PRI, el cambio en la Secretaría de la Función Pública y la promulgación del paquete de leyes del sistema nacional anticorrupción.

 

El PRI, problema de credibilidad

PRI fb

—¿Con Ochoa pierden posibilidades en la carrera presidencial políticos como Osorio Chong, Aurelio Nuño, etcétera?

—El secretario de Educación tiene una situación muy complicada a la luz de las vicisitudes que se han suscitado con la implementación de la Reforma Educativa, pero yo creo que la posibilidad de un candidato del PRI que sea competitivo para las elecciones del 2018 estarán directamente ligadas a la credibilidad y hoy la credibilidad en ese partido tiene que ser recuperada combatiendo efectivamente la corrupción. Vamos a ver cuáles son los políticos que directamente se involucran, actúan y con ello ganan también un capital político suficiente para estar en posibilidad de competir en el 2018.

—Licenciado, la bandera del combate a la corrupción ha sido el mayor argumento propagandístico de AMLO, ¿Con esta medida se le arrebata el estandarte con el que ha hecho campaña presidencial en dos procesos electorales presidenciales?

—Insisto, si hay acciones puntuales del Gobierno de la República, acciones puntuales me refiero a políticos de alta envergadura purgando una condena en prisión, yo creo que sí, porque sería irrefutable que se están haciendo cosas para combatir la corrupción, precisamente el auge inicial en el periodo de Enrique Peña Nieto al inicio de su mandato, tuvo que ver con dos hechos mediáticos que mandaban señales en ese sentido. Uno fue la detención de Elba Esther Gordillo y otra fue la detención de Joaquín Guzmán Loera, lamentablemente después del caso de la Casa Blanca, el combate a la corrupción se vino abajo. Quiero pensar que esta disculpa, esta serie de cambios que están ocurriendo en el ámbito federal tienen que ver con una estrategia para recuperar credibilidad, con mayor firmeza y con acciones puntuales, con hechos verificables y con testimonios que hagan pensar al pueblo de México que su gobierno está combatiendo la corrupción.

 

En política no hay muertos

—Fernando del Paso, director de la Biblioteca Iberoamericana, le levantaba de nueva cuenta la mano a López Obrador, ¿el hecho de que intelectuales de esta talla le refrenden su apoyo lo convierten en el favorito para el 2018?

—Mira, yo creo que en política nadie está muerto definitivamente, las derrotas y las victorias no son para siempre y una característica de la democracia es la incertidumbre, es decir, todo puede ocurrir, la política en sí misma es el arte de lo posible, yo creo que nadie tiene nada asegurado en este momento, sobre todo cuando falta un año tan importante como el 2017 donde la elección del Estado de México sí ya va a dar luz, ya va a perfilar cómo podría ser la competencia en el 2018. Naturalmente Andrés Manuel se ha consolidado como una gran fuerza política a nivel nacional, desbancó al PRD en las elecciones pasadas pese a tratarse de un partido emergente y también contradice esa tesis de que los partidos están en crisis y Morena es un partido político que no sólo no está en crisis sino que está en un franco ascenso electoral. Yo más bien creo que el tema de los políticos y de la política tiene que ver con un activo muy importante y es que si se viene actuando con congruencia y credibilidad, yo creo que lo que ha pasado a la luz de los hechos que han ocurrido con el gobierno federal y con el PAN, un partido emergente como Morena, encabezado por una figura como López Obrador que es muy tenaz, muy testarudo, que ha sido de alguna manera consecuente en lo que ha venido diciendo, pues le ha dado nuevamente un tercer respiro y lo coloca hoy en una línea de competencia muy importante en el país.

 

Tres panistas presidenciables

—¿Y del PAN, cree usted que con los resultados de pasado proceso tiene posibilidades y quién podría ser el candidato?

—A diferencia de otros partidos políticos yo creo que ahí hay varios activos para competir en este momento. Margarita Zavala, Ricardo Anaya, incluso un actor emergente que acaba de ganar una elección en un estado importante como Chihuahua, que es el caso de Javier Corral. Ricardo Anaya es un joven talentoso, ganó las elecciones internas de su partido, le fue muy bien en el proceso inmediato anterior, tampoco era un experto en la política y no obstante en poco tiempo ha logrado construir ese activo valioso que hoy se requiere en la política para competir y ganar, que es credibilidad y pienso que Ricardo Anaya es una buena opción.

—¿Y de Margarita Zavala, cuál es su opinión?

—Tanto Ricardo como Margarita creo que son candidatos robustos, pero no perdamos de vista el caso de Javier Corral que es un político de trayectoria, con mucha congruencia, un buen tribuno, un buen parlamentario que hoy gobierna un estado importante y que sacó una elección además con un margen de ventaja muy amplio que le da una legitimidad importante al interior de su partido, yo creo que el PAN tiene cartas importantes, robustas, formadas para competir en las elecciones del 2018.

—¿Hasta Moreno Valle?

—Hasta Moreno Valle, sí claro.

 

Habrá varios candidatos independientes

—¿En su opinión podría ser una elección de tercios o podría surgir el Independiente fuerte?

—Yo creo que ya es una elección de tercios, naturalmente que la figura de los independientes, pues para eso se creó y se estará estrenando para la elección de Presidente de la República y creo que no habrá uno, habrá varios, ahora que si de esos varios alguno llega a pintar para colocarse dentro de la competencia, eso lo veo realmente muy complicado.

—¿Ve usted alguna alianza posible?

—Sí, yo la coalición que veo es la del PAN-PRD.

 

AMLO con más negativos

AMLO

—¿La elección del 2018 se llamará de nueva cuenta: Todos contra López Obrador?

—No creo que Andrés Manuel sea el candidato a vencer en este momento, está muy posicionado su nombre porque lleva varias campañas a la presidencia de la República y ha tenido una exposición enorme en los medios de comunicación, pero no dejemos de observar que Andrés es el candidato con más negativos, es decir, entre el cúmulo de los mexicanos, cuando tú les preguntas por cual candidato nunca votaría, hay aproximadamente un 40% que responden que nunca votarían por Andrés Manuel López Obrador, tiene un posicionamiento muy alto, pero también es el candidato con menos posibilidades de crecer. Tiene un piso y un techo interesante de votación cautiva, sí, pero no creo que en este momento sea el candidato a vencer.