Portal informativo de análisis político y social

UN RESULTADO QUE SACUDE CASA JALISCO

UN RESULTADO QUE SACUDE CASA JALISCO

Jun 13, 2015

Una semana después de la estrepitosa derrota a manos del Partido Movimiento Ciudadano, el PRI sigue buscando los votos duros a los que apostó para mantenerse con la alcaldía más importante de Jalisco y varias empresas encuestadoras buscan los errores que les hicieron fallar en las predicciones.

No es para menos, buscan las explicaciones a un resultado electoral adverso que resquebrajó o por lo menos sacudió la estructura del gobierno del estado porque ni siquiera igualó los números más bajos de otras elecciones.

Para investigadores como el jefe del Departamento de Estudios Políticos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) «en estas elecciones no pesó la operación del PRI para conseguir votos. En ese instituto político existen contradicciones, por un lado en Jalisco está la figura del gobernador (Aristóteles Sandoval) y por otra parte está el candidato, Ricardo Villanueva, que forma parte de un proyecto que algunos sectores del PRI han acotado».

A diferencia del panorama nacional, establece el académico, en el que el Partido Revolucionario Institucional mantiene la mayoría en la Cámara de Diputados, «en Jalisco durante la votación los ciudadanos mostraron hartazgo».

Una vez que saquen los motivos de la derrota, para lo que se dieron quince días tanto partidos como casas encuestadoras, buscarán a los culpables pero una respuesta al unísono: Fuenteovejuna.

Pero no es difícil encontrar las respuestas porque si los estudiosos dicen que los ciudadanos votaron contra el sistema, las bases priistas tienen una respuesta más sencilla, la simulación tricolor y en el duelo de estrategias también ganó el Partido Movimiento Ciudadano que además de lograr que votaran más por su candidato lograron que votaran menos por el PRI.

 

Sin voto duro

PMC FB

Los datos duros dicen que el PRI alcanzó su nivel más bajo de votación en procesos intermedios, sólo similar al de 1997 (cuando obtuvo 181,588), pero en porcentaje para una elección tapatía jamás había sacado apenas el 27 por ciento de los sufragios.

En las elecciones del 2003 y 2009, el voto priista sin coalición se había mantenido estable: 287 mil votos y 297 mil, respectivamente.

Comparado con la votación del PMC, los números se hacen más chiquitos:

  • Votación total: 661,271
  • Votación válida: 645,261
  • Porcentaje de participación: 51.74 por ciento
  • PRI: 183,240 (27.71)
  • PMC 336,201 (50.84)
  • PAN 60,817 (9.2)

¿Dónde quedó el voto duro? las hipótesis van desde la inconformidad y el voto de castigo hasta la falta de aceite a la maquinaria, es decir, la falta de recursos económicos que se estilaban en otros procesos y que van desde cuatro mil pesos para los representantes generales y setecientos pesos para los representantes de casilla.

Todavía el domingo por la noche, en los cuarteles del tricolor el tema seguía siendo recurrente, la pregunta la misma, y la respuesta vacía.

La apuesta a la estructura comenzó a resquebrajarse desde las primeras horas, cuando algunas de las escuelas donde se instalaron las casillas amanecieron con candados que no habían puesto las autoridades del plantel.

La práctica no es nueva, y vista de manera aislada puede considerarse sin consecuencias, pero sumadas vinieron a minar el voto tricolor sobre todo si se considera que la indicación era salir temprano a votar y que el 70 por ciento de las casillas se instalan en escuelas, 20 por ciento en parques y 10 por ciento en domicilios particulares.

Muchos llegaron, vieron, se frustraron y regresaron a casa para ya no salir.

Fue una erosión a los al piso del partido calculado en 250 mil votos.

Para el presidente estatal del PRI, Hugo Contreras, en este momento ningún partido puede tener votos duros: «ni el PRI, ni el PAN, ni otros partidos lo tienen… ya no son tiempos de votos duros, hay que hacer nuevos esquemas de trabajo y acercamiento con los ciudadanos», dice cuatro días después del domingo, cuando todavía por la tarde aseguraba que habían ganado en la mayoría de municipios de la zona metropolitana de Guadalajara.

La gran lección de la contienda: «Es que la sociedad está fastidiada de todos los partidos políticos y de la forma en cómo, a lo mejor, está gobernando como autoridad».

 

Kramer vs Kramer o mapaches vs tlacuaches

Fepade FB

Rubén Vázquez, exmagistrado electoral, priista de toda la vida, señala que más allá del descontento al interior o el rechazo al Partido Revolucionario Institucional, en las calles «fue una batalla de Kramer contra Kramer, de mapaches contra tlacuaches» donde ambos partidos recurrieron a todas las prácticas conocidas y que se creían en el olvido.

«En principio un error es que se trató de ganarle a Enrique Alfaro desde el gobierno, no desde el partido y entonces el partido no perdió, perdió el gobierno», resume antes de enumerar prácticas como amedrentar a los representantes de casilla a través de oficios apócrifos de la FEPADE en los que se acusaba de delitos electorales y se les citaba a declarar el lunes 8.

Ese lunes, como consecuencia, fueron muchos los ciudadanos que desde las dos de la tarde abarrotaron los dos pisos de la «agencia 15, mesa III del Ministerio Público Federal Especializada en Delitos Electorales de esta Procuraduría», ubicada en la avenida 16 de Septiembre número 591 de la colonia Mexicaltzingo.

La sanción, en caso de no asistir, decía, sería de 30 días de salario mínimo, lo que amedrentó a más de uno para no asistir a su función de representantes de casilla en otra parte mínima de la erosión, pero que contabilizada sumó otro tanto.

Una vez en la agencia, se enteraban un día después de que era apócrifa, por lo que si alguno de los alrededor de 300 afectados quería interponer una denuncia contra quien resultara responsable podría hacerlo.

Otra forma de amedrentar fue que el mismo día, rumbo a la casilla, más de un representante encontró sedicentes «ciudadanos libres» que parecían policías y se trasladaban en autos oscuros sin placas para advertirles que estaban siendo vigilados porque lo habían señalado por cometer un delito electoral y a la siguiente se los cargaban.

Se trata de herramientas que utilizó el PRI, pero hoy no se sabe, a menos que los propios priistas hayan montado operativos en contra para inhibir el voto.

 

Durmiendo con el enemigo

Javier Guizar

Pero si la estructura priista se vio atacada y resquebrajada desde el frente, también adentro hubo la inconformidad suficiente para caer en la simulación y los números alegres de los estrategas se fueran por la borda y apareció la simulación.

Uno de ellos fue la designación de candidatos, a decir del analista Alfonso Javier Márquez, «haber designado a candidatos para Guadalajara y Zapopan no emanados de las bases del PRI generó descontento; peor aún, si consideramos que hicieron a un lado a varios militantes con merecimientos que estaban apuntados en la línea de las candidaturas importantes, sobre todo en el caso de Guadalajara, donde sentaron a Eduardo Almaguer, a Claudia Delgadillo, a Rocío Corona Nakamura y a otros «generales».

Muchos elementos de tropa, dice, «no quedaron contentos con las designaciones. Además están los grupos a los que no les abrió espacio el grupo cercano a Aristóteles Sandoval, ni en la presidencia, ni en el gobierno del estado, ni en los procesos electorales y que se quedaron únicamente expectantes en una especie de «banca» donde jamás los invitaron a jugar».

Pero no sólo fueron esos los personajes que se quedaron fuera, la lista incluiría a Javier Guízar y Javier Galván, ambos expresidentes del partido que viven en el ostracismo de las delegaciones federales.

El candidato a Guadalajara, Ricardo Villanueva, fue víctima de la simulación que le dijo que sí, pero no le dijo cuándo y fue insuficiente que su hermano Ernesto se hiciera cargo de la movilización territorial para atajarla.

La lista de aspirantes que se vio como poco representativa del priismo contó además con el ingrediente de la imposición, lo que duplicó la molestia de las bases.

Y de última hora vieron en la lista cambios que favorecían a representantes de grupos de poder, y si un día tuvieron a Rocío Corona como candidata a diputada por el noveno distrito, apareció al siguiente como aspirante del once a cambio de la imposición de Anahí Olguín.

Y lo mismo pasó con Claudia Delgadillo, cercana al gobernador, quien pasó de ser aspirante en el distrito once al segundo sitio de la lista plurinominal porque en el once llegó Rocío Corona Nakamura.

El resultado de la imposición y la influencia con la que se movió el padre del gobernador, Leonel Sandoval, también la abonaron a la derrota.

Nadie sabe en qué proporción cada uno de los varios factores, pero así fue acumulando errores el Partido Revolucionario Institucional hasta alcanzar la derrota más sonada en los procesos intermedios.

Ramiro Hernández, actual alcalde tapatío, fue contundente al día siguiente: olvidaron que Enrique Alfaro ya les había ganado hace tres años, pero ni recordando hubiera sido suficiente sin la operación de tierra a la que se enfrentaron.

La última encuesta presentada antes del proceso, levantada por el Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo de la Universidad de Guadalajara, el 70 por ciento de los tapatíos calificaba como mejor campaña la de Ricardo Villanueva, resultado que no se reflejó en las urnas o resultó insuficiente.

Para el doctor Jaime Preciado los resultados del domingo 7 son resultado de la «evidente división» que existe en el PRI y a que también estuvo presente el llamado voto de castigo por el contexto social de inseguridad y los problemas económicos de muchas familias mexicanas.

Para los mercadólogos es el resultado de la falta de credibilidad en el partido derrotado: no te veo, no te oigo, no te creo.

 

El PRD, brutal

PRD FB

Para el dirigente estatal del PRD, el resultado obtenido por su partido es brutal: «A nadie tiene satisfecho el resultado obtenido el pasado domingo, es un resultado que está muy lejos de la expectativa que nos habíamos generado, y todavía más lejos del importante esfuerzo que mis compañeros del partido realizaron a lo largo de la Jornada Electoral».

Y es que ni Celia Fausto, ni Enrique Velázquez, candidatos a las alcaldías de Guadalajara y Zapopan, respectivamente, lograron entrar como regidores.

«Acudimos a la contienda con los mejores diputados del Congreso. Desde luego nos preguntamos ¿qué pasó?, por el esfuerzo en las calles, tocaron puertas y las propuestas de uno y de otro eran no solo eventuales soluciones de los municipios, sino que algunas de ellas innovadoras» y la única respuesta que tiene es que la sociedad hizo un «serio cuestionamiento del trabajo de los partidos, a la forma en que estos vienen trabajando».

 

El PAN, al tercer sitio

PAN FB

Otra de las consecuencias del resultado que arrojó el proceso del domingo siete es el tercer sitio en que se quedó el Partido Acción Nacional, con apenas un distrito federal ganado a cambio de las derrotas en los otrora bastiones diez y doce.

Su candidato a Guadalajara, Alfonso Petersen, explica la derrota como consecuencia de que «a lo largo del tiempo es que las prerrogativas se terminaron convirtiendo en botines y los botines tanto en los espacios de Gobierno, como en los espacios del partido, le han ocasionado mucho daño a la representación ideológica».

Propuso por ello que el PAN «debe ciudadanizarse», volver a sus inicios, cuando vivía de las cuotas de sus militantes y que duró tres sexenios sin recibir prerrogativas hasta que comenzó a recibirlas en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Pidió al dirigente estatal Gustavo Macías convocar a todos los actores políticos para una valuación, rechazo pedir renuncias de las dirigencias ya que «a la dirigencia actual le toca cerrar el círculo, a las dirigencias actuales les toca llevar a cabo todas las acciones necesarias para que se hagan las discusiones, para que se abran las mesas en donde podamos determinar qué queremos para el futuro del partido».

El golpe para Acción Nacional es más significativo si se toma en cuenta que apenas hace 20 años había alcanzado la gubernatura de Jalisco con Alberto Cárdenas como candidato, por lo que no tiene empacho en asegurar que tocaron fondo porque sólo entrarán él y Juan Carlos Márquez como regidores.

Alfonso Petersen propuso cuatro puntos al PAN:

  • Evitar pragmatismos en beneficios personales y no en ideologías, es decir, que no haya afiliaciones masivas y abrir al partido a los ciudadanos.
  • PAN debe renunciar a las prerrogativas que han afectado a los partidos, que haga un análisis y rompa con esos esquemas y evitar que gente se haga dueño de los partidos.
  • Retomar el acercamiento con la ciudadanía. Se mostró dispuesto a una aportación en beneficio del PAN.
  • Que ningún funcionario del partido tenga un sueldo.