Portal informativo de análisis político y social

UNA JURISPRUDENCIA QUE ROMPE PARADIGMA MILENARIO

UNA JURISPRUDENCIA QUE ROMPE PARADIGMA MILENARIO

Jul 4, 2015

Finalmente fue judicial y no legislativa la determinación que llevó a la comunidad lésbico-gay a cristalizar su demanda en el país, en una batalla de 10 años en reclamo de igualdad en materia de matrimonio y hoy no existe una entidad o un rincón de México en la que se les pueda impedir casarse entre personas del mismo género.

Desde hace un mes, es decir, desde el pasado 12 de junio, quizá aprovechando la euforia de los resultados electorales para que pasara desapercibida, la Corte movió con sus determinaciones, una de las estructuras sociales más antiguas del país, la institución del matrimonio que en su era moderna data de 1859 con la Ley del Matrimonio Civil de Melchor Ocampo.

Y como a grandes acciones, grandes reacciones, ante la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que mediante una jurisprudencia dictaminó la inconstitucionalidad de los Códigos Civiles de las entidades federativas al considerar al matrimonio sólo como la unión de un hombre y una mujer, la Iglesia Católica reacciona y llega al extremo de utilizar los exorcismos para combatir al demonio, «que es homicida, quiere la muerte y la perdición del hombre», según lo expuso el cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

Entre estas dos posturas antagónicas y aparentemente irreconciliables, bien podemos atender a la postura filosófica de los académicos neutrales y prudentes, como es el caso de Fabián Acosta Rico, investigador de la Universidad de Guadalajara, quien de entrada reconoce que el matrimonio como institución ha tenido una crisis, si se atiende a la revisión directa y específica del elevado índice de divorcios.

Sin embargo, también recomienda prudencia para ver cuál sería el comportamiento de la comunidad homosexual, ya que le parece un contrasentido que demande el derecho al matrimonio, una institución rígida de viejos moldes y viejos cánones, cuando ellos lo que han buscado siempre es romper paradigmas.

Recuerda que hoy «vivimos en una sociedad en la que como dice el sociólogo Simón Bauman, se pondera el amor líquido, es decir, no querer compromisos, el no querer estar atado a una persona de por vida, ni aunque estén de por medio los hijos; y si alguna comunidad ha asumido mucho esta postura del amor líquido ha sido la comunidad lésbico-gay en la que priva mucho esta libertad de poder tener la pareja que quieras, el tiempo que quieras, sin estar atados a los viejos moldes o a los viejos cánones de las instituciones familiares y matrimoniales tradicionales».

 

La polémica determinación

Cuando se esperaba que la discusión y la definición de la demanda para acceder a los matrimonios entre personas del mismo género se diera en las Cámaras de Diputados federal y de los estados, sorpresivamente fue la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que se tomó atribuciones para anticiparse a que cada entidad modificara sus propias leyes y códigos civiles y decretó la inconstitucionalidad de estas normas en los estados, ya que consideren únicamente al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, cuyo fin último sea la procreación.

Quien dio los primeros detalles de la decisión fue Leticia Bonifaz, directora general de Estudios, Promoción y Desarrollo de Derechos Humanos de la SCJN, quien anunció la publicación de la jurisprudencia que se creó a partir de todos los fallos en los que los ministros resolvieron en favor de los derechos de este sector de la población.

Se trata en concreto de la jurisprudencia 43/2015 que se publicó en el Semanario Judicial, que establece sobre el matrimonio que «la ley de cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad de aquél es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer, es inconstitucional».

Expuso que con ello está dicho que «hay otros propósitos del matrimonio, si sólo fuera la procreación no se podrían casar personas de cierta edad o personas que tienen alguna cuestión de salud».

La importancia de la jurisprudencia radica en el hecho de que ahora ya es un criterio claro de lo que la Corte considera inconstitucional, ya no se tendrá que tratar amparo por amparo, sino que ya es un nuevo criterio establecido, ya que además menciona que la distinción es discriminatoria porque las preferencias sexuales no constituyen un aspecto relevante para hacer la diferencia en relación con el fin constitucionalmente imperioso.

 

Una década de reclamos

Jalisco Primer matrimonio igualitario

La lucha de los homosexuales vio su primer éxito en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal donde se aprobó el 16 de noviembre de 2006 la Ley de Sociedades de Convivencia, una legislación que no equivalía al matrimonio, pero que otorgaba derechos similares a cualquier tipo de pareja.

Esta medida entró en vigor en la capital de la República el 17 de marzo de 2007, con lo que las parejas de la comunidad lésbico-gay y transexual tuvieron por primera vez una unión civil reconocida en el Distrito Federal.

Sin embargo, fue en diciembre de 2009 en donde la autoridad cedió en mayor medida y modificó el Código Civil local para redefinir al matrimonio como la unión entre dos personas, sin importar su género, modificación que entró en vigor en marzo de 2010, lo que abrió la puerta para que 700 parejas obtuvieran actas de matrimonio en el primer año de vigencia de la ley.

En noviembre de 2011, Quintana Roo fue la segunda entidad en celebrar un matrimonio entre personas del mismo sexo, al tiempo que un año después, en diciembre de 2012, la SCJN resolvió tres amparos que impugnaban el Código Civil de Oaxaca, el cual limita los matrimonios a una pareja entre un hombre y una mujer. Parejas de Puebla, Nuevo León, Guanajuato y el Estado de México solicitaron de inmediato amparos similares a los de Oaxaca.

En febrero de 2013 una alcaldesa en Colima aprobó el primer matrimonio gay en ese estado basada en el principio constitucional de la «no discriminación»; un mes después, Oaxaca celebró su primer matrimonio de una pareja de personas del mismo sexo, la cual había ganado un amparo ante la SCJN.

El Congreso de Colima declaró válida una legislación de «enlaces conyugales» que permite la unión legal de parejas del mismo sexo, aunque no igual al matrimonio.

Por la ruta legislativa el Partido de la Revolución Democrática presentó en noviembre de 2013 una iniciativa en el Senado, que sigue congelada, para legalizar el matrimonio homosexual a nivel federal.

En el caso de Jalisco, un amparo dio pie al primer matrimonio entre personas del mismo sexo en diciembre de 2013, el cual fue adelantado ante amenazas de boicot; mientras que dos mujeres firmaron la primera acta de matrimonio entre parejas del mismo sexo en Michoacán, en marzo de 2014, gracias a una orden judicial.

Una determinación importante de la SCJN se dio el 29 de enero de 2014, cuando se determinó que el Instituto Mexicano del Seguro Social debe garantizar los derechos de los matrimonios homosexuales.

En la máxima instancia judicial del país (SCJN) se declaró en abril de 2014 que el artículo del Código Civil de Oaxaca que definía al matrimonio entre un hombre y una mujer era inconstitucional y el Congreso de Coahuila modificó sus leyes para abrir el matrimonio a las parejas sin distinción de su género en septiembre de 2014.

El mandatario de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, informó en mayo de 2015 que más de 5 mil 400 parejas del mismo sexo se habían casado desde la vigencia de la ley, de los cuales el 1% se ha divorciado.

Así fue como se llegó al 12 de junio de 2015 cuando la SCJN dictó la jurisprudencia que declara inconstitucionales las leyes que limitan al matrimonio a una pareja de un hombre y una mujer, lo que abre el matrimonio a todo tipo de parejas en el país.

Por cierto esta decisión fue aplaudida el 26 de junio de 2015 por la ONU, desde donde se emitió un comunicado en el que «celebra» la jurisprudencia de la SCJN, pues dijo que reconoce la «universalidad de los derechos humanos».

 

Reacciona la iglesia

Cardenal

El cardenal de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, señaló que con la determinación de la SCJN «se está rebajando el matrimonio a una mera unión homosexual, ya que este tipo de uniones son «degradantes» y dijo que son una parodia de lo que fue la institución matrimonial.

Explicó el arzobispo tapatío que no es que se esté elevando la unión homosexual a la categoría de matrimonio, sino que se está rebajando la categoría de matrimonio a una mera unión homosexual, aunque al mismo tiempo explicó que eso no significa estar a favor de desconocer los derechos que tienen los homosexuales.

Lamentó Robles Ortega que expresar libremente las divergencias en este tema sería interpretado como un homofóbico o un acto que se podría castigar por la ley, por lo que dijo, esto vulnera el derecho de libertad de expresión y de libertad religiosa.

Sin embargo, una reacción mucho más radical fue la que expresó el cardenal emérito Juan Sandoval Íñiguez, quien aseguró que en Guadalajara crece la devoción al demonio, por lo que se expresó en favor de que en la diócesis se realice un exorcismo que libere a la ciudad del maligno.

Sandoval Íñiguez dijo que el mal de México tiene muchos demonios, empezando por la unión de parejas del mismo sexo, la violencia, el aborto «y el demonio es homicida, quiere la muerte y la perdición del hombre, el que un país legalice el aborto es legalizar los homicidios y eso es muy triste».

Reprobó la acción de los ministros de la Corte, de pedir que se adecuen los Códigos Civiles de los Estados para permitir los matrimonios de personas del mismo sexo «esto fastidia a la Iglesia, porque van a llegar unas fulanas o fulanos con los sacerdotes a que las case, esto es una barbaridad y obra del demonio, porque la ley natural dice que el matrimonio es de una mujer y un varón».

Aseguró que las cuestiones morales en la Iglesia no pueden ser diferentes. «Es la vida o la muerte para un país», dijo al indicar que es falso que esté violando los derechos humanos de las personas; incluso ejemplificó que no por el hecho de que a una persona le gusten los niños debe permitirse la pedofilia, o que a alguien le guste robar debe dejar de ser un delito este acto.

Por cierto, Juan Sandoval habló luego de haber participado el pasado 20 de mayo en un «magno exorcismo», un rito que se llevó a cabo a puerta cerrada en la Catedral Metropolitana de San Luis Potosí y en el que participaron también el arzobispo de San Luis Potosí, monseñor Carlos Cabrero, así como por varios sacerdotes exorcistas que acudieron de diversas diócesis mexicanas.

Sandoval Íñiguez coincidió con el Arzobispo de San Luis Potosí en que el Exorcismo Magno «es una oración a Dios para que aleje al enemigo, lo aleje de estos lugares; de San Luis en primer lugar y luego de todo México».

El Arzobispo Emérito de Guadalajara aseguró la importancia de que las personas tomen conciencia «de la situación tan grave que vivimos en México, que tiene una raíz muy profunda, más allá de la maldad humana, que es el demonio, que está muy conectado con la muerte, es el homicida desde el principio».

Periodistas debaten en tv

matigual Fb

Posiciones encontradas tuvieron en el Programa Periodistas en Plural que conduce y modera Miguel Ángel Collado y se transmite en Canal 4 de Televisa Guadalajara, los periodistas y comunicólogos, Guillermo Velasco, Gabriel Torres Espinoza, Jaime Barrera, Becky Reynoso y Gabriel Ibarra Bourjac.

Guillermo Velasco, catedrático de la Universidad Panamericana y conductor del Programa de Zona Tres del Grupo Promomedios, argumentó que este tema «no es un tema religioso y rechazó de entrada que fuera “matrimonio igualitario” sino homomonio atendiendo a la etimología y precisión del tema»; precisó que el respeto a los homosexuales está en todo momento, pero el matrimonio natural antecede a cualquier legislatura pues ha sido el garante de las civilizaciones de la cultura.

«Los señalamientos muestran la intolerancia de grupos minoritarios (…) No se necesita regular la amistad ni ninguna convivencia, en el país quien quiere convivir puede hacerlo, pero el matrimonio tiene ciertas características y no se puede igualar lo inigualable. Hay un falso debate que nada tiene que ver con planteamiento religioso, es una trampa, y así sea una tendencia de Obama, lo que es, es, y lo que no, es imposible».

 

Tema de igualdad y derechos humanos

Gabriel Torres Espinoza, Director de Canal 44, sostuvo que es un tema de igual y derechos humanos, pues el mayor principio de Estados Unidos es que todos sus ciudadanos sean iguales sin importar sus preferencias sexuales, religiosas o políticas.

«¿Por qué las ciudades tienen poderes legislativos?, para reformar y crear leyes; las leyes pueden cambiar naturalmente. Las personas tienen los mismos derechos ante la ley, no hay ciudadanos de segunda. Vivimos en un Estado de Derecho, ¿Qué país ha ido al revés?», argumentó.

 

Nulo aporte al mejoramiento de la sociedad

El hecho que sea debate el tema del matrimonio igualitario, poco aporta en el mejoramiento de la sociedad y lo que pasa en sus familias. Así lo conceptualizó Gabriel Ibarra Bourjac, director general de Conciencia Pública, quien fue claro en el sentido que la sociedad evoluciona, y uno de sus puntos medulares se dio a final de la década de los setenta con el empoderamiento de las mujeres, donde posteriormente comenzaron los problemas para una de las figuras en las que ha descansado la civilización como lo es la familia, tema del cual no se ha debatido para llevar a cabo cambios de fondo, cuando la mujer se convierte en jefa de familia y asume los roles de padre y madre, tema que debería prestársele mayor atención.

«No sé si la civilización esté avanzando o mejorando con estos cambios y reformas; no siempre las legislaciones es lo mejor, la figura como es concebido el matrimonio es con dos sexos diferentes. No sé si estamos retrocediendo, no descalifico a los homosexuales, pero creo que no debería llamarse matrimonio, que tengan derecho y protección jurídica pero no ir contra una figura histórica», apuntó.