Portal informativo de análisis político y social

VETO A LA LEY UBER, PIDEN ACTIVISTAS

VETO A LA LEY UBER, PIDEN ACTIVISTAS

Abr 2, 2016

Las víctimas fatales de accidentes viales que ocurren en Jalisco podrían equipararse a la caída de 8 avionazos cargados con 150 personas cada una, lo que realmente significaría una tragedia; sin embargo, en realidad cada año mueren en Jalisco alrededor de mil 300 personas y dos más, por cada una, quedan en condiciones de invalidez. Ese es el tamaño real de la tragedia que se vive en Jalisco y que se ha desatendido; esas son las víctimas invisibles que las autoridades no quieren ver.

Con esta metáfora, las lideresas sociales que trabajan desde hace más de una década en favor de las víctimas de la violencia vial, Alma Chávez Guth y Débora Semadeni Martínez, alzaron la voz con energía para censurar a los diputados que al dictaminar la Ley Uber, de último momento y de espaldas a los acuerdos alcanzados con el Poder Ejecutivo, con la empresa Uber y con las víctimas y sus familias, torcieron el destino del 1.5% de la facturación, para dedicarla a un «fondo verde», en lugar de destinarla como estaba acordado, para atender a las víctimas de la violencia vial y sus familias.

Incluso a la pregunta de si el gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz debería a su juicio vetar la Ley Uber y hacerle las observaciones del caso para que se revierta el destino de esos recursos, Chávez Guth y Semadeni Martínez, simplemente dijeron «Si tiene memoria y si quiere honrar la palabra empeñada, debe cumplir los compromisos que firmó con las víctimas».

Se trata de casi 4 mil víctimas, entre los que mueren y los que quedan con alguna lesión permanente, además de sus familias y en muchos de los casos no hay quien los respalde, quien los ayude, quien se ponga de su lado.

Entre ellos están los que son afectados por vehículos que no cuentan con seguro, ya que se habla de que en la ZMG solo el 30 por ciento de las unidades que circulan están aseguradas; se encuentran también los que son atendidos por aseguradoras, pero simplemente les sacan una forma cuando no se encuentran sus familiares en condiciones de tomar una determinación; algunas mutualidades lo que buscan es tratar de evitar el pago y finalmente están también las víctimas que mueren y el victimario huye sin dejar huella y por tanto a nadie se puede responsabilizar del hecho, menos de la obligación de resarcir el daño.

Todos ellos son invisibles y están en el desamparo absoluto, total, incluso bien se debe hablar de lo que en realidad está ocurriendo en las salas de urgencia, en donde no se cuenta con elementos para atender debidamente a los accidentados y se están muriendo por falta de atención y la saturación del Hospital Civil.

 

El recurso apalabrado

Alma Chavez

Alma Chávez Guth, fundadora de la Asociación de Víctimas de la Violencia Vial, explica que cuando Uber llegó a Guadalajara, una de las primeras instituciones con las que empezó a hacer sinergia fue la Asociación de Víctimas de Violencia Vial, porque querían hacer algo a favor de la seguridad vial.

Nosotros detectamos que Uber venía bien, porque muchas noches en los operativos de «Salvando Vidas», muchos carros de Uber ya empezaban a transportar a los jóvenes que salían de los antros y eso empezó a impactar en los accidentes viales por alcohol por la noche.

Entonces nosotros decidimos hacer una alianza estratégica con ellos, con el fin de promover el transporte seguro, toda vez que los taxis amarillos muchas veces no presentaban la misma civilidad que Uber; aunque te debo de decir que el taxi amarillo de Guadalajara era muy bueno ahora ya ha bajado un poco la calidad con la llegada de todos los tipos de plataformas que ya existen, pero viene un servicio de primera calidad que te da confianza de darle seguimiento al chofer desde una plataforma, entonces si tus hijos se transportan en esta ruta tú puedes darle seguimiento en dónde están y eso genera más seguridad en una ciudad donde cada vez hay más violencia. Eso vino a cambiar mucho el paradigma de transportarse en la noche de forma segura cuando te sales a divertir.

En ese momento se planteó por parte de la gente de Uber, sugiriendo quería crear un fondo para víctimas cuando empezaran las negociones y que ellos realmente tenían conciencia de que habían de ofrecer el 1.5% a víctimas de la violencia vial, «y yo le dije que no, a las víctimas en general, que fuera manejado por un fideicomiso para que decidiera cómo se destinaría y se manejaría este fondo», explica Chávez Guth.

«Uber nunca se rajó, nunca se bajó de esa propuesta, al grado de que se le presenta al Ejecutivo y compran la idea como buena, es más, el mismo secretario de Movilidad dijo que así iba, yo estuve en contacto con el secretario Servando y nos aseguró que así venía la iniciativa en la ley con el 1.5% para las víctimas de los accidentes viales donde no hubiera una responsabilidad visible, quien pudiera responder con la reparación de daños».

 

Los beneficiados

Trafico FB

En Jalisco solo el 30% de las personas que manejan tiene contratado un seguro de automóvil, entonces las que quedaran desamparadas o las que quedaran tiradas y el homicida huye, ese fondo era para atender este tipo de casos. Cuando te chocan y te dejan inconsciente y el chofer que te causó el daño huye, mientras no se deslinde la responsabilidad, ese fondo era para atender justamente ese tipo de casos.

La explicación de la activista abunda: «Y resulta que ya en las negociaciones en el estira y afloja se cambió esta aportación para un impuesto verde, algo destinado para la ecología, lo que es sumamente importante para una ciudad como esta que nos estamos acabando y en realidad el 85% de la contaminación  que se da en esta ciudad es por el vehículo automotor.

«Yo sí quisiera sacar autos de la circulación pero con un transporte público eficiente, a mí sí me gusta que nos empoderemos de la ciudad los peatones, los ciclistas y que caminemos la ciudad, más sin embargo no me queda claro que la ecología sea más importante que las víctimas.

«Recordemos que hoy se mueren mil 300 personas al año en Jalisco y la mayoría se mueren porque no llegan a hospitales de tercer nivel, sino que solo llegan a salas de urgencia que no saben a dónde trasladarlos, cuando están en estados de shock, se están desangrando, tienen paros cardiacos o tienen lesiones o fracturas expuestas que necesitan con urgencia una atención vital.

«Y para ello tenemos un Hospital Civil colapsado y no puede recibir a todos los que llegan de las salas de urgencia y desafortunadamente se mueren desangrados, ese es un problema de salud pública real que el gobierno lo sabe, pero no lo dice».

 

En voz alta

MÉXICO, D.F., 30JULIO2015.- A través de la geolocalización, un chofer de Uber espera conectar a un cliente en la zona de la colonia Condesa. Uber es una empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte por medio de una aplicación móvil. El usuario debe descargar la app y luego de registrarse debe permitirle encontrar su ubicación al chofer más cercano a través del GPS. FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM

 

«Sin embargo, ahora sí tendremos que alzar la voz y ya decirlo de una vez por todas: Se está muriendo la gente en las salas de urgencia porque no hay quién los atienda ni quién responda por esos daños. Para eso era ese fondo de 1.5% de la facturación de Uber», explicó Alma Chávez Guth.

Y me da tristeza —dijo con sinceridad—, ya la ley se votó, de aquí a que se haga una reforma o una enmienda o algo, quien sabe cuánto tiempo pase, pero creo que es momento de alzar la voz para que en corto puedan hacer una recapacitación de lo que hicieron.

Además agregó que a las mil 300 víctimas que pierden la vida habrá que agregar a las personas que tras un accidente quedan en estado de incapacidad permanente. Por cada víctima fatal hay dos con incapacidad permanente cada año en el estado, es decir, son 2 mil 600 personas cada año en la entidad, que no debieron quedar en esa condición y que si no hay un fondo que los apoye, difícilmente van a poder recuperar en parte su salud y la forma de vida que tenían antes del suceso.

Y en ese momento se sinceró: «Me encantaría que hubiera un veto a la ley y que se enmendara específicamente ese renglón. Tú sabes, yo soy activista ciudadana y no soy abogada, pero creo que sí sería el veto una buena oportunidad y una muestra de que el centro de toda política sean las personas. Yo siempre estuve de cerca en pláticas con el Ejecutivo y con Uber y no sé de quién fue la “gran idea” de dejar a las víctimas indefensas y destinar el recurso a un fondo verde.

«Ahí se vio cómo las víctimas siguen siendo invisibles, siguen siendo los olvidados en el estado, dejando de lado que todos en algún momento dado podemos ser víctimas en alguna ocasión podremos estar inmersos en un accidente automovilístico en donde la persona que te causa un daño huye y te deje desangrándote, así seas diputado».

 

Igual que 8 avionazos por año

Debora Semadeni

En una estrategia para concienciarnos de la gravedad del problema de las muertes por accidentes viales, Débora Semadeni Martínez, activista experta en el tema del uso del cinturón y de la silla para los menores, aseguró que en Jalisco cada 6 horas se muere una persona en un accidente vial,

«tenemos un promedio de 2 muertos en la Zona Metropolitana de Guadalajara, es decir, es un grave problema de salud pública».

Y recurrió a la siguiente analogía: «Bien se podría hacer un comparativo sobre los muertos en accidentes viales en Jalisco que en el año pasado fueron mil 216 y lo comparábamos como si en Jalisco se hubieran caído 8 aviones con 150 plazas cada uno».

Esto es para que veamos la dimensión real del problema, esa es la cantidad de muertos, pero por cada muerto que hay dos posibles personas que se quedan con una discapacidad permanente y esos son los olvidados. A veces escuchas la noticia de que se murió uno, pero en esa misma noticia no sabes cómo van a quedar los otros y esos son los que se quedan en el olvido y que al final tú ves el grave problema que tenemos, por ejemplo con las aseguradoras, que en cuanto ocurre un accidente te exigen que firmes el perdón legal para que te puedan apoyar y atender de momento, porque muchas veces sólo atiendes un brazo roto, un golpe en la cabeza, pero posteriormente puede haber secuelas».

«Los accidentes viales hacen que las familias sean más pobres, o al menos tienen mayores problemas económicos, sobre todo cuando muere el padre o la madre que es el que lleva el dinero a la casa. Simplemente tienen un accidente, dejas de trabajar y ya no hay dinero. Por eso nosotros pensamos que es muy importante tener un fondo, que era lo que esperábamos con la Ley de Uber, tener un fondo para atender a las víctimas, porque muchas veces pensamos que las víctimas pueden tener un seguro de gastos médicos, una buena situación económica o al menos el seguro social, pero en la mayoría de los casos no es así y la gente se queda con tratamientos de años».

 

Ejemplos crueles, pero reales

Accidente del transporte

 

Débora Semadeni habló de ejemplos que le ha tocado vivir de cerca.

«Hemos tenido en accidentes del transporte público niñas que pierden una pierna, hay que ponerles una prótesis, pero la pierna que le pusiste a la menor de 7 años, por ejemplo, se la tendrás que cambiar porque esa niña va a crecer, además de que seguramente tendrán problemas psicológicos por todo lo que conlleva un accidente».

Recordó que simplemente el año pasado fueron 101 muertos al mes en Jalisco,

«imagínate la cantidad de familiares a los que debes apoyar, a los dos posibles discapacitados por cada muerto, imagínate la cantidad de gente que necesita ayuda».

Habló también del ejemplo de Fernanda, estudiante de la Prepa 10 que falleció hace más de un par de años, que provocó que toda la FEU en pleno y la misma Universidad de Guadalajara, encabezada por su rector, Tonatiuh Bravo Padilla, salieran a las calles para exigir justicia, y no pasa nada, ni a su familia se le ha resarcido el daño.

Recordó que esa manifestación mostró la fuerza de la sociedad civil, pero lamentó que pese a ello nada se ha podido hacer,

«imagínense todos esos que no tienen una voz, que están solos, que no saben qué hacer; son tan invisibles las víctimas de los accidentes viales, nadie las ve, ya son parte de los daños colaterales de vivir en este mundo, pero imagínate lo que sufren las familias, y nadie les ayuda, porque el gobierno no tiene un fondo para ayudar a toda esa gente, si están cambiando las cosas en la movilidad, si tenemos nuevos servicios, mejorados… los accidentes viales son una consecuencia de toda la movilidad que tenemos, el gobierno tendría que ser directamente responsable, o al menos responsable solidario y de participar ven aliviar parte del dolor que se causa por la movilidad que tenemos».

Y recurrió a otro ejemplo para evidenciar la necesidad del recurso:

«Necesitamos para esas personas que se quedan sin nada. Hace unos días sucedió lo de un señor que fue atropellado por la carretera a Zapotlanejo por una unidad del transporte público y como era una unidad federal, nadie pudo hacer nada en su contra, nadie se acercó con la pobre mujer que quedó viuda con tres pequeños».

Recordó también un suceso cercano:

«Por ejemplo mi amiga Marisela Medina cuando le matan a su hijo por avenida López Mateos viniendo de las Plazas Outlett, después de que lo matan cuando ya falleció le roban la cartera con documentos y por ello el seguro no le paga. El chavo venía bien, con su cinturón de seguridad y por el carril contrario venían unos borrachos que se cruzan, lo chocan, lo matan, lo roban y huyen».

Insiste en otro caso:

«Cada que pasa un accidente empieza una pesadilla para esa familia porque en todos hay algo. Está también un caso cercano para nosotros de varias niñas de Guadalajara que fueron en diciembre del 2014 a Puebla a jugar basquetbol y que fallecieron en un accidente en carretera, una de ellas amiga de mi hija. En ese caso el seguro de la autopista no les pagó nada y en ese momento estás muy enojado con la vida, con Dios, con los que mataron a tu hijo, pero también estás con un profundo dolor que te nubla y no te das cuenta de cómo se te puede resarcir el daño y eso ocurre hasta que pasan los días y luego dices y ahora quién me va a ayudar, quién me va a pagar, pero esto ocurre cuando ya firmaste algo porque lo que quieres es que te dejen llorar».

 

Mensaje con destinatario

AccidentesViales

Sobre la posibilidad de que para los 39 diputados sea más importante cuidar el medio ambiente que la vida de miles de jaliscienses que se pierden cada año, la activista social dijo que quizá los legisladores piensan que es lo que más vende,

«cuidar el medio ambiente a todos nos encanta que se hable de eso, pero hay otras cosas más importantes, somos seres humanos, somos personas y esas personas lo que está ocurriendo es que al morir en un accidente vial quedan abandonados, están quedando invisibles y ya no cuentan para nada y para nadie». Sin embargo insistió en que los diputados tuvieron en sus manos la posibilidad de no revictimizar a las víctimas.

Sentenció que Jalisco se hubiera colocado como un ejemplo nacional al haber tomado esta determinación,

«imagínate todo lo que hace Jalisco, tienen una nueva ley de movilidad, tienen nuevos reglamentos, la sociedad civil trabaja muchísimo, somos un ejemplo nacional en cuestión de movilidad y este ejemplo nacional se ratificaría con la creación de este fondo económico para atender a las víctimas de los accidentes viales».

A la pregunta de si la sociedad civil le está haciendo la tarea a las autoridades, el rostro de la entrevistada se mostró más reflexivo que emotivo y planteó: «No sé si ellos tienen que ser más sensibles, o nosotros además de seguirles haciendo la tarea debemos ser más agresivos. Probablemente es lo que tengamos que hacer».

«Nosotros trabajamos con las víctimas de los accidentes viales, somos diferentes asociaciones civiles que de verdad con todo el entusiasmo trabajamos en la prevención de accidentes, diseñando campañas, pero probablemente estamos haciendo poco, a lo mejor tenemos que ser más agresivos; no sé si algún día las autoridades vas a dejar de ser indiferentes, no sé si ellos van a cambiar algún día… probablemente somos nosotros los que tenemos que cambiar y realizar estrategias diferentes».

Y finalmente tuvo un mensaje con un destinatario concreto, el único que a estas alturas puede vetar la Ley, hacerle las observaciones del caso y regresarle a las víctimas lo que para ellos se había acordado:

«El gobernador tienen un compromiso de trabajar por las víctimas, él siempre dijo que iba a trabajar por ellas, debería de acordarse de los papeles que firmó para la prevención de accidentes, de los papeles que firmó para ayudar a las víctimas. Yo nada más quiero que haga un poquito de memoria, que se acuerde el compromiso que hizo con la sociedad y con nosotros. Y lo firmó enfrente de Víctimas de Violencia Vial. Él tiene ese compromiso. Ojalá tenga memoria y cumpla su palabra».