Portal informativo de análisis político y social

CREER PARA CONSTRUIR: LOS CIUDADANOS SOMOS EL PROBLEMA Y LA SOLUCIÓN

CREER PARA CONSTRUIR: LOS CIUDADANOS SOMOS EL PROBLEMA Y LA SOLUCIÓN

Jul 31, 2011

Dos palabras que dicen mucho y que expresan el querer ser de un organismo ciudadano: “Creer para construir”. A principio del año se reunieron un grupo de 13 ciudadanos que empezaron a deliberar en torno a la problemática que en el día a día nos acongoja en la metrópoli, pero más allá del lamento o de la inconformidad, la pregunta fue: ¿Qué estoy haciendo para que aquello que no funciona cambie y mejore?

 

Así lo platican el periodista Cuauhtémoc Cisneros y las lideresas María del Refugio Ruiz Moreno y Alma Chávez Guth, quienes consideraron necesario sumar esfuerzos para dar luchas trascendentes, más allá de partidos políticos o cuestiones de orden económico, con una visión de que los cambios se dan con la acción y con visión de futuro, no de un día para otro. “Creer para Construir es un Colectivo Ciudadano que surge para impulsar cambios y que se manifiesten en políticas públicas, así como en acciones y programas de gobierno”, precisa Alma Chávez Guth, presidenta de la Asociación de Víctimas de Violencia Vial.

 

“Nosotros no somos contestatarios, no vamos a pelearnos con nadie, nosotros buscamos sumar, hacer sinergia para impulsar cambios desde el aspecto constructivo, de que todos y cada uno de nosotros somos el problema pero también la solución”, precisa María del Refugio Ruiz Moreno, presidenta de la Asociación Jalisciense de Padres de Familia en Contra de la Violencia y el Acoso Escolar (ASJAPAVA).

 

Un colectivo ciudadano sin intereses partidistas ni económicos, en donde la única regla es pensar, criticar y actuar, y la condición es apoyar a cualquier ciudadano que tenga propuestas estudiadas y concretas. “Creer para Construir se distingue por ser un colectivo ciudadano que no señala y destruye, sino que propone, suma y construye”, Moisés Cholico, asesor en materia del IMSS del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), un abogado ya jubilado y quien es el mayor de estos ocho integrantes del Colectivo Ciudadano.

 

“Creer para construir no es ningún trabalenguas, es una coincidencia. Uno de los males mas difíciles del siglo XXI es la falta de credibilidad, es algo que nos debiera tener angustiados, aunque parece ser que todavía no nos damos cuenta de lo que eso implica. Creemos que sí se puede hacer algo para mejorar la calidad de vida de la comunidad”, explica el periodista y miembro del Colectivo ciudadano, Cuauhtémoc Cisneros, quien también es presidente de Comunicación Cultural AC.

 

Para Cisneros Madrid Creer para Construir ya tiene una agenda, un sentimiento y una pasión. “Hay que ser políticos, pero con la definición que el político es aquel que enterado de un problema en general se avoca a resolverlos”. Y al hablar del ser político real, otro de los integrantes más jóvenes del colectivo, Carlos Cholico asegura que desde su trinchera y de la Unión de Colonias de Jalisco (UCJ) se han dado a la tarea de estar muy cercanos a la ciudadanía para escuchar y aportar ideas.

 

“Creer para Construir es innovador, aquí en Jalisco cada día se está organizando la sociedad y es motivante saber que no estamos solos, mi causa de la formación de colonias fue la de tener una participación ciudadana (…) Siempre he comentado que a participación ciudadana es la política real, y la política ficción es la que hacen los representantes populares”, puntualiza.

 

LEGISLAR SOBRE FACTORES DE RIESGO

 

Alma Chávez, impulsora de la Ley Salvavidas, periodista y comunicadora explica que el nombre del colectivo surgió de una inquietud por autodenominarse de forma positiva y propositiva. “La gente ya no cree en nada, hay un total escepticismo que nos lleva al desánimo y a la inmovilidad. Nos hace negativos, pesimistas y que critiquemos todos pero sin aportar nada”, indica.

 

La luchadora social aseguró que para la asociación que formó y preside Víctimas de Violencia Vial es muy importante contar con el apoyo de un colectivo ciudadano que les dé más fuerza en todo lo que realicen. “Esperamos lograr cambios en legislaciones que a la vez modifiquen o instrumenten políticas públicas en diferentes ámbitos. En caso de la asociación que presido estamos promoviendo que se reformen factores de riesgo en seguridad vial como es el uso adecuado de cinturón de seguridad y el casco en motociclistas a fin de salvar más vidas”, responde al preguntársele sobre sus aspiraciones al ser parte del colectivo ciudadano.

 

 

El comunicador y mercadólogo Carlos Casillas Gómez, que preside la Asociación Civil Guadalajara Siete, señala que entre los integrantes del Colectivo Ciudadano se apoyan y se dan la mano, pero cada quien hace su propia tarea en la organización en que está encuadrado. “Es un colectivo en donde cada uno tenemos nuestra autonomía y liderazgo, somos independientes pero todos trabajamos en conjunto, no hay una cabeza. Se combina esa parte de quienes lideramos una asociación civil y profesionistas o especialistas en un tema en particular”, detalla.

El Colectivo Ciudadano será un ejemplo a seguir, el cual trata de ser un grupo crítico pero constructivo, y que invita a los ciudadanos a que tengan un motivo para participar no sólo porque les tocó ser asaltados o porque secuestraron a un familiar.

 

“Antes de eso debemos de tener el motivo de participar y pensar qué le vamos a dar al país y no qué nos debe de dar el país (…) Es triste ver cómo puedes criticar lo que está pasando y no haces algo para poder mover conciencias o a ti mismo para poder modificar lo que está mal. Hay tres tipos de grupos de personas, lo que critican y no hacen nada, los que hacen crítica y hacen algo por lo que está pasando y los que ni critican ni hacen nada”, critica Casillas Gómez.

 

Además, asegura que Creer para Construir espera buscar el bien común, en donde la gente despierte y vea que su participación es muy amplia y válida. “Mucha gente piensa que todas las tareas le pertenece al Gobierno, o por el mismo rechazo que tienen hacia la manera de gobernar de la clase política no se involucran. Uno de los motivos es lograr colocar varias temas al año de lo que a la gente le preocupa verdaderamente, no llevamos ningún interés ni político ni económico, con eso nos damos satisfechos”.

CONTRA LA VIOLENCIA ESCOLAR

 

Para la abogada, ama de casa y fundadora de la Asociación Jalisciense de Padres de Familia en Contra de la Violencia y el Acoso Escolar en la Educación Básica (ASJAPAVA, AC), Cuquita Ruiz Moreno, el ser parte del colectivo es de gran importancia ya que desea trabajar con nuevos líderes que ofrezcan un paradigma diferente y que sepan coadyuvar las necesidades prioritarias con su responsabilidad.

 

“Hoy la sociedad no confía en los hombres del poder, ya que algunos de ellos no han cumplido con sus compromisos hacia sus representados, pues se necesitan crear y estructurar programas de Gobierno donde intervenga la sociedad civil para que realmente ésta se vea beneficiada”, señala convencida.

 

Ruiz Moreno asegura que desde Creer para Construir trabajará incansablemente para lograr políticas públicas que apoyen a la niñez y juventud que sufren de violencia intrafamiliar que por ende desemboca en violencia escolar o fenómeno bullying, adicciones y perdida de valores.

“Vivimos en una sociedad individualista por lo que no nos preocupa el prójimo. Si queremos que Jalisco cambie, debemos de cambiar nosotros primero, si queremos lograr fortalecer este movimiento tenemos que aprender a denunciar, a trabajar unidos escuela, familia, sociedad y Gobierno”, concluye.

 

POR UNA SOCIEDAD RESPONSABLE

 

Al hablar de la participación ciudadana en el país, Moisés Cholico, quien es parte de Creer para Construir pero que además es integrante de Unión de Colonias, expone que tenemos una sociedad muy apática. “Nos interesa un problema cuando lo tenemos encima y es personal, lo individualizamos mucho y el interés no es colectivo, precisamente en Creer para Construir entramos a un reto porque lo que necesitamos es darle a conocer a la ciudadanía nuestros derechos pero también cuáles son nuestras obligaciones, y poco a poco irnos reeducando en todos los temas”.

 

Otra de las inquietudes expuestas por el asesor de empresas y que tratará de cambiar desde el Colectivo Ciudadano es la de fortalecer a las instituciones. “Desde nuestra trinchera empezaremos a emitir propuestas ante las problemáticas que se tengan, si vamos a criticar debemos de hacer una propuesta”, concluye.

 

UN PSIQUIATRA EN EL ESPACIO CIUDADANO

 

Durante su trayectoria como psiquiatra, Marco Palacios se ha dedicado al trabajo altruista y a colaborar con grupos sociales. El ex presidente del Colegio de Psiquiatras de Jalisco, ahora emprende una nueva etapa, la de ser integrante de dicho colectivo, por lo que puntualiza: “Esto ha sido con el ánimo de servir de manera honesta, responsable y con ello poner nuestra contribución para colaborar, reconstruir, retomar los valores del ser humano”.

 

Al hablarnos de la participación ciudadana, Palacios Aparicio advierte: “De tres años a las fecha han ido naciendo en nuestra Perla Tapatía grupos ciudadanos en donde se empieza a levantar la voz de los que antes callaban ante tanta insensibilidad de muchas personas que tienen a su cargo la dirección de Jalisco. “En el último año y medio la sociedad está despertando, está viendo a nuestro México con otro sentido y se está dando cuenta que tiene el derecho de hablar, de preguntar y de inconformarse”, concluye.

 

__________________________________


 

“Soy sólo un ladrillo más”: Cuauhtémoc Cisneros Madrid

 

Un hombre polifacético. A sus 57 años, Cuauhtémoc Cisneros ha desempeñado distintos trabajos y proyectos en Jalisco y en el Distrito Federal. Desde director de Comunicación Social del Departamento de Turismo, periodista, docente, empresario, secretario de Turismo, presidente de Comunicación Cultural y ahora integrante del colectivo ciudadano Creer para Construir, a pesar que la lista continua, el trabajo que mejor desempeña es el de ser un soñador, que con esfuerzos cumple sus aspiraciones.

 

A sus 31 años de publicar en El Informador, Cisneros Madrid está convencido que el periodismo es una de sus pasiones, en donde ha decidido tratar de apoyar a su país, Estado y a la comunidad en la cual vive. “Mi abuelo y mi padre fueron periodistas. Empecé reporteando junto con mi padre, después trabajé en el periódico El Diario, y me tocó la transición a Notisistema (…) hubo un movimiento que organizamos 12 compañeros, 10 renunciamos, no estábamos de acuerdo con la censura que nos implementaron”, recuerda.

 

Esas 10 personas que renunciaron establecieron una cooperativa que fue la primera del occidente del país, encabezada por Felipe Cobián Rosales. “Lo que nos dieron de liquidación lo juntamos, muchos periodistas se sumaron, empresarios nos compraron bonos para que fuéramos creando la infraestructura de lo que era la cooperativa”.

 

Para el año 1990, Cuauhtémoc Cisneros fue invitado a la Secretaría de Turismo en la Ciudad de México. “Se me presentó la oportunidad de integrarme a la Ciudad de México, mi proyecto era irme por un año y estuve 17 años”, relata con una sonrisa pícara. Fue en la Ciudad de México que Cisneros Madrid creó con gran éxito una empresa de capacitación.

 

“Hacemos un diplomado que se llama Desarrollo Humano, Comunicación y Liderazgo. Trabajé con el presidente Zedillo, le hice ver la importancia de que los funcionarios tuvieron otra forma de desarrollarse”, recuerda.

 

El regreso de Cuauhtémoc a sus tierras tapatías fue en el 2006, en donde algunos compañeros periodistas le pidieron que presidiera de nueva cuenta la asociación Comunicación Cultural AC, en ese momento no le pareció buena idea, sin embargo aceptó con la condición de que se tenía que trabajar con la firme intención de generar fuentes de trabajo.

 

Y así se hizo, en lo que va del año se han creado nueve microempresas que son creadoras de fuentes de empleos, y una de esas es la editorial que tiene cinco revistas publicadas y tres más en desarrollo.

 

“Los periodistas somos mal pagados, mal atendidos, y muchos de mi edad tienen problemas serios para sobrevivir, no hay nada que te garantice vivir bien, cuando ya no tengas las fuerzas necesaria para esto (…) Lo que está sucediendo en México es inédito, no hay trabajo ni para los de cuarentas, treintas ni veintes”, critica.

 

“Pretendemos que el periodismo sea la voz del ciudadano común y corriente no solamente los que puedan pagar las planas (…) Tenemos la incultura en México de que el Presidente debe de hacer todo, aprendí que no se debe de ser así. Si traes una inquietud y estás dispuesto a invertirle pasión, mereces que en la medida de lo posible te apoyen los que te rodean”, apunta.

 

Al hablar de su integración en el Colectivo Ciudadano, Cisneros Madrid asegura que Creer para Construir es un ejercicio en donde se trabaja internamente para construir desde ellos mismos, cambiar su forma de ser, de pensar y de actuar para apoyar a las mejores causas sociales que existan. “Cuauhtémoc es solamente un ladrillo más dentro de la estructura. Creer para Construir está conformado por liderazgos muy importantes más los que se están empezando a formar, esto no es una aventura de que se nos ocurrió ayer, tenemos meses trabajando y cultivándonos”, concluye.

 

Domicilio Social: Avenida Hidalgo 992, esquina Enrique Díaz de León.