Portal informativo de análisis político y social

La universidad de Guadalajara hace suya la lucha gay

La universidad de Guadalajara hace suya la lucha gay

Sep 17, 2016

En respuesta a la fortaleza que mostraron los grupos conservadores mediante una multitudinaria manifestación, a iniciativa del líder de los trabajadores académicos, Enrique Velázquez, la Universidad de Guadalajara hace suya la causa gay y se pronuncia en favor del matrimonio entre personas del mismo género y la adopción, con el argumento de la laicidad de la casa de estudios y el respeto a los derechos humanos.

Fue el vicerrector Miguel Ángel Navarro Navarro el que en el marco de Foro por el derecho a la libertad e igualdad, organizado por el STAUDEG, planteó con claridad la posición de la máxima casa de estudios de Jalisco: «Como universidad incluyente se manifiesta contra cualquier acto de discriminación».

«Como institución pública de educación superior y orientada por un propósito de solidaridad social, la Universidad de Guadalajara, como ya lo dijimos, se manifiesta a favor del Estado laico; según su propia ley orgánica, está llamada a la formación integral de sus estudiantes, al desenvolvimiento pleno de sus capacidades y su personalidad, y a fomentar en ellos la tolerancia, la justicia y la libertad».

Dijo que nunca compartirá posiciones cuando el propósito sea negar derechos a un conjunto de ciudadanos y ratificó una vez más:

«Refrendamos como institución el compromiso de contribuir a la libre discusión de las ideas, proporcionando herramientas para que el diálogo sea siempre informado y sustentado en evidencias científicas».

El Estado laico —explicó—, es una exigencia de las sociedades modernas, plural, ideológica y filosófica, a partir de la defensa de los derechos humanos, es decir, los derechos de las mayorías no podrán estar por encima de los derechos de las minorías y de la misma manera los derechos de las minorías no pueden sobreponerse a los derechos de las mayorías.

Recordó que en 1948 México suscribió la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la que proclama que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, lo que significa que todas las personas tienen derecho a casarse y a formar una familia.

Sin embargo, el dato más relevante del vicerrector de la UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro, fue cuando aseguró que en los países católicos donde se ha autorizado el matrimonio entre personas del mismo sexo han aumentado las estadísticas de los crímenes de odio por homofobia que han llegado a sumar 1 mil 310 casos, aunque explicó que tomando en cuenta la cifra negra de los delitos que no se denuncian, la cifra real puede ser tres veces mayor.

En el foro que tuvo como consigna «Por un país de libertades, respeto, tolerancia y sin discriminación», se celebró en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara y además de Enrique Velázquez y Miguel Ángel Navarro, tomaron parte como ponentes, Isabel Romero Marín, Roberto Castelán, Jesús Ibarra Cárdenas, Alberto Bayardo y Guadalupe Ramos Ponce, del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem).

Y aunque todos los mensajes estuvieron cargados de radicalismo y fueron a cual más de emotivos, Ramos Ponce denunció que marchas como las de la semana pasada están relacionadas con grupos de «fundamentalistas y de derecha».

 

Preocupa la iniciativa popular del 8 de septiembre

Guadalupe Ramos hizo una serie de reflexiones de tiempo y espacio que dejan en claro que lo más preocupante, no es que no sólo no aprueben la iniciativa que en el marco del Día Contra la Homofobia el pasado 17 de mayo presentó al Congreso el presidente Enrique Peña Nieto, sino que la que en verdad se apruebe sea en respuesta presentaron el 25 de mayo los integrantes de un frente nacional.

Y habló luego de la segunda y la potencialmente peligrosa:

«El peligro, entonces, ya no son las marchas a la que llevan con engaños y mentiras a la gente, el problema real es que esta iniciativa que se presentó a través de la figura de «iniciativa popular», para la que los líderes religiosos consiguieron firmas de su feligresía».

El peligro al que se refiere la representante de Cladem consiste en que la segunda, es decir, la iniciativa popular, presentada apenas el 8 de septiembre, está siendo firmada por 48 diputados de todos los partidos políticos, la hizo suya Encuentro Social, pero de inmediato se sumó el PAN y ha habido pronunciamiento de aceptación por parte de representes populares del PRI e incluso de Morena.

Expuso que en su opinión es un riesgo real, «los que se manifiestan en contra de la iniciativa presentada en mayo por el presidente Enrique Peña Nieto, quien pretende igualar derechos, saben que sí hay un riesgo de que esta iniciativa se discuta en la Cámara de Diputados».

La luchadora social habló de lo que a su juicio son una serie de imprecisiones sobre la propuesta para reformar el artículo 4 de la Constitución y el Código Civil federal en cinco aspectos fundamentales: busca garantizar el derecho para contraer matrimonio en igualdad de condiciones para todas las personas, independientemente de su preferencia sexual o cualquier otra condición; establecer igualdad de condiciones para todas las personas para la adopción; garantizar la identidad de género; establecer el divorcio sin expresión de causa; generar condiciones de igualdad y evitar la discriminación de personas o grupos.

Habló de con qué argumentos se motivó a muchos a salir a las calles este fin de semana, atendiendo a engaños y mentiras. «Hay que decirlo con toda claridad, decían que desde las escuelas se les estaba enseñando a los niños con imágenes gráficas sobre contenido sexual que aparecía en los libros de texto, cosa absolutamente falsa».

Otro engaño de la desinformación que se ha propagado —dijo— es que próximamente las niñas tendrían que ir vestidas de niños y viceversa, porque así era la manera de que iban a elegir su identidad sexual, «totalmente falso».

Un argumento más por el que en su opinión se congeló y se desatendió la iniciativa del presidente Peña Nieto, a la que calificó como de las pocas iniciativas buenas que se han presentado en el actual sexenio, es a causa de la mala imagen pública de Peña Nieto.

Señaló finalmente la representante de Cladem, que el Frente Nacional por la Familia se ha querido apropiar del discurso de los derechos humanos, «pero lo hablan con faltas de ortografía, dicen que lo hacen en defensa del Estado laico y dicen que no van a permitir que ninguna ideología de género se les imponga, hablan de ideología de género, distorsionando totalmente lo que significa».

Incluso reveló que ya preparan un recurso y en esta semana harán llegar al Congreso de la Unión un documento en el que hacen un análisis sobre el porqué se debe apoyar la iniciativa de Peña Nieto «que iguala derechos y es progresiva, y el porqué se tiene que desechar la iniciativa retrógrada presentada por estos grupos conservadores, lo cual no se puede permitir.

 

 

Quieren ver rodar cabezas

Rectoría de la UdeG

Rectoría de la UdeG

Una de las demandas que planteó el académico de la UdeG, Roberto Castelán, fue en el sentido de la necesidad de que se llegue a las destituciones de los servidores públicos que participaron en la marcha del sábado anterior.

Habló en concreto del caso de Bernardo Fernández Labastida, director de Construcción de Comunidad del Ayuntamiento de Guadalajara, de quien a su juicio se debe cuestionar su integridad, «ya que con qué cara un día participa en una marcha en favor de despojar de sus derechos a un grupo de ciudadanos y al día siguiente llega a su oficina a desempeñar una labor en defensa de la ciudadanía».

«Sin laicidad no puede desempeñarse un Estado», sentenció categórico Roberto Castelán, quien se mofó diciendo que no haría tal recomendación al alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, porque corre el riesgo de salir regañado.

En una segunda mesa participaron Cristina Gutiérrez González, investigadora de El Colegio de Jalisco, la académica Paloma Lazo y el comunicador Enrique Toussaint.

En particular Cristina Gutiérrez presentó una investigación realizada mediante consultas ciudadanas con tendencias de 20 años a la fecha y sus resultados arrojan que palidece el tono de la preferencia católica en el país, aunque en otras regiones como en la frontera sur ya ha pasado a ser la segunda opción en materia de religiosidad.

Dijo que se consultó a la gente y se están dando cambios considerables en las tendencias en 20 años sobre diversidad sexual, por ejemplo, mientras hace 10 años se les preguntaba: “Está usted de acuerdo con la homosexualidad, y hace 10 años el 12% decía que sí; hoy en el 2016 esta cifra creció al 46%».

 

Defiende Enrique Velázquez matrimonio entre personas del mismo sexo

Enrique Velázquez

En Jalisco fue uno de los pioneros en la búsqueda de que se respeten los derechos a todos los ciudadanos cuando presentó la iniciativa de la Ley de Libre Convivencia. Ahora, con la resolución emitida por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Enrique Velázquez, secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara, espera que por fin se pueda cumplir la idea de un Estado laico e igual para todos.

«Ese tema lo empezamos, en la política no debes de ir en un solo paso, los cambios son graduales, empezamos con la Ley de Libre Convivencia porque había que identificar otros modelos de familia, no sólo heterosexuales y homosexuales que se quieren casar, hay otros modelos de familia que generan un patrimonio, que viven juntos y no son reconocidos sus derechos, como pueden ser dos hermanas que viven juntas, generan patrimonio, se muere una y todos los hermanos tienen derecho a lo que ellas hicieron, eso lo que representa es una injusticia».

Sobre la resolución de la Suprema Corte de Justicia que indica que aquel juez o ayuntamiento que restrinja que dos personas se puedan casar es un tema inconstitucional, lamentó que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, haya abordado el tema por cuestión de popularidad.

«Por eso, el presidente Peña, tan mal que le ha ido, qué lástima que tengamos compasión de alguien que debería ser el líder de la nación, decidió cómo ser recordado, no ser recordado por sus equivocaciones, sino como un presidente que reconoció los derechos que tienen que ver con una resolución de la Suprema Corte de Justicia, que es un tema ganado, y con lo que se ha reconocido en otros países del mundo donde no hay disfunción, aquellas personas que quieren contraer matrimonio que se casen».

«En ese contexto, el presidente quiso pasar a la historia de esa manera. Lástima que no es un presidente popular, la derecha se organiza, siempre lo hace bien, tienen muy buena comunicación con los medios, la iglesia se organiza bien, tienen universidades de ellos, se educan con sus valores, las misas, tienen activistas que llevan gente, restringen derechos. Así pasó con los negros, la raza blanca salió a manifestarse, así pasó a mediados del siglo pasado cuando decían que las mujeres no podían votar, los conservadores salieron, incluso mujeres se manifestaban. Yo lo que creo es que todos somos iguales, si tenemos las mismas obligaciones tenemos los mismos derechos, tanto mujeres como hombres, tenemos la posibilidad de votar y encabezar familias».

Ante esto, Enrique Velázquez lamenta que las marchas a favor de la familia, más que exigir derechos, pretendan quitarlos, generando un escenario de discriminación.

«A los homosexuales los ven como enfermos, como raritos, así los ve la gente porque así han sido educados, creen que es por error de Dios, que se equivocó, debe haber selección natural, los dejamos lejos. Los de la marcha piden hacer un muro legal, que no puedan pasar al modelo único de pensamiento, entonces los dejan del otro lado del muro, para que hagan lo que quieren, pero que no los molesten».

 

Respeto e igualdad

Las marchas y visiones de diferentes actores han generado que se polarice la sociedad en el tema, sin embargo, el exdiputado del PRD afirma que lo más importante en esto es generar condiciones de respeto e igualdad para todos, a pesar de que tengan otros puntos de vista.

«El que difiera con alguien no es más que tener otro punto de vista. Cuando quieres que las cosas sean de igualdad, se tienen que llamar igual, si no, no hay igualdad. Es un esquema homofóbico, todos recibimos un salario, pero no recibimos sal. Los términos se van acuñando con la historia, se homologan para que todo mundo tenga derechos. Reconociendo que somos biológicamente distintos tenemos que reconocernos en las leyes del hombre, no la Iglesia, si no quieren casar homosexuales que no los case, pero por qué meterse con el Estado, que somos todos, cabemos todos, debe haber igualdad para todos. Quieren hacer que todo lo que es pecado se traslade a las leyes, no todo lo que es pecado es delito, como no todo lo que es delito es pecado».

Uno de los argumentos en contra del matrimonio de las personas del mismo sexo es que no podrían abonar a que la especie humana subsista, debido a que no podrían procrear hijos, a lo cual Velázquez precisó.

«Tener hijos no es el único objetivo en la vida; el objetivo es desarrollar un proyecto de vida y felicidad. Hay personas que tienen relaciones sexuales por placer, pero hay quien cree que es solamente para tener hijos, no es así, hay muchas parejas heterosexuales que deciden no tener hijos, mujeres que deciden estar solas, hombres que deciden no casarse, y tienen relaciones sexuales por placer, lo único diferente es que tienen una preferencia sexual distinta, pero si eso lo utilizamos para discriminar estás conculcando derechos, en todas partes del mundo las marchas son para pedir derechos, aquí son para quitar derechos».

Su discurso crítico ha levantado polémica, donde en redes sociales es blanco de ataques que indican que su lucha es solamente para poder decir abiertamente su sexualidad.

«Me han dicho muchas veces y creen que me ofendo, me han mandado memes donde me visten de travesti y demás. No me ofende que me digan homosexual, soy heterosexual, casado, me gustan las mujeres, pero si me dicen gay no me ofenden», puntualizó.