Portal informativo de análisis político y social

Exhibe Sergio Chávez las mentiras de Jorge Arana

Exhibe Sergio Chávez las mentiras de Jorge Arana

Jul 31, 2016

Tras las aclaraciones de Jorge Arana, el turno de la voz en el ejercicio de su derecho a la contrarréplica, fue para el presidente municipal, Sergio Chávez Dávalos, quien calificó la diferencia y la discrepancia con su antecesor en la alcaldía, como, «dos posturas de dos políticos que fuimos a escuelas políticas diferentes; la postura de la “trucha enjabonada” y una postura real de lo que verdaderamente hay en Tonalá, lo tengo que decir y lo seguiré diciendo».

Sergio Chávez añade que «Jorge Arana ha dicho que cuando terminó su administración dejó en nómina 2,100 trabajadores, cuando en realidad, de acuerdo a la sábana de la nómina, se comprueba que fueron 2,768».

«Jorge Arana dice que las basificaciones que otorgó cumplen con la ley; sin embargo, dejó basificados a 18 funcionarios de confianza que tenían cargos entre directores, jefes de departamento y coordinadores. Cabe hacer mención que estos y otros más se ampararon; como ejemplo de lo anterior, se encuentra Miguel Ochoa Pulido, quien fungió como Director de Logística, Francisco Javier Ramos Vallejo, como Director de Recursos Humanos y Felipe Isaac Rodríguez Loza, como Jefe de Salud Animal».

Y abunda en su argumentación el munícipe Sergio Chávez: «La ley de la materia señala que los servidores públicos supernumerarios tendrán derecho a acceder a una basificación, después de laborar 3 años 6 meses más un día con continuidad en la plaza que tengan asignada. Sin embargo, en el cuerpo de ley se habla también de que serán 5 años en caso de que se hubiese roto la continuidad en la labor desempeñada. La ley prohíbe la basificación de personal de confianza».

 

Los sobrinos, compadres, ahijados

Jorge Arana 6

La aclaración del presidente municipal de Tonalá, Sergio Chávez Dávalos, a las acusaciones del diputado Jorge Arana, aluden con puntualidad a un documento muy importante que hoy es motivo de un juicio de lesividad que interpuso el Ayuntamiento, en contra de un punto del acta de la sesión de cabildo, en el que se refiere concretamente a la plantilla laboral.

Resulta que con fecha de 30 de junio de 2015, el Ayuntamiento de Tonalá, gobernado por Jorge Arana, modificó la plantilla de personal, para darle cabida a 202 basificados, sin que se contase con el Presupuesto requerido para cubrir los salarios que estas personas habrían de devengar (Acta de Sesión de Ayuntamiento 1348), por cierto un documento que nunca fue publicado en la Gaceta Municipal, tal como lo establece la ley.

«Ya despedí a los primeros 104 y además he contratado a 105 nuevos policías, eso no lo dice ni dice tampoco que por presiones políticas tuve que ingresar a nómina a muchos de sus allegados, entre ellos sobrinos, compadres y ahijados», expuso el alcalde Sergio Chávez quien detalló que en esta materia el 80% de los juicios que interpusieron los que han sido despedidos han resultado improcedentes y en dos de los casos ya quedaron sobreseídos los juicios.

«Además, 62 casos son de los amparados de Jorge Arana que un juez ordenó reinstalarlos y pagarles; se cumplió con el procedimiento tal como lo ordenó el juez, pero como en la sentencia no decía claramente durante cuánto tiempo se les habría de recontratar de nueva cuenta, se les reinstaló y luego se les liquidó», explicó con puntualidad el alcalde tonalteca.

 

La creación de un sindicato, la defensa

Uno de los personajes que resultaron clave para el objetivo de Jorge Arana de heredar la mayor cantidad de basificados ilegales posibles a la administración de Sergio Chávez, resultó ser Felipe Isaac Rodríguez Loza, que del 1 de octubre del 2012 al 30 de septiembre del 2015 se desempeñó en el cargo de Jefe de Salud Animal percibiendo un sueldo mensual de 16 mil 800 pesos, según el nombramiento que en su momento estuvo firmado por el presidente municipal, Jorge Arana Arana; el secretario general y hoy también diputado local, Édgar Oswaldo Bañales Orozco y el director general de Administración y Desarrollo Humano, Miguel Vizcarra Dávalos.

Sin embargo, un documento firmado por los mismos funcionarios y fechado el 1 de julio del 2015, a Felipe Isaac Rodríguez Loza se le expide el nombramiento por tiempo «definitivo» con trabajo de base en calidad de «Especialista AA» con una carga laboral de 30 horas a la semana y percibiendo un sueldo de 16 mil 331.90 pesos mensuales, a partir del 1 de julio del 2015.

La intención fue que Felipe Isaac Rodríguez Loza encabezara un movimiento que permitiera la creación de una nueva organización sindical que al obtener la toma de nota por parte del Tribunal de Arbitraje y Escalafón, les diera a los basificados ilegalmente por tratarse de empleados de confianza, el carácter de inamovibles. Pero la autoridad les negó la toma de nota.

En este grupo destacaba también Manuel Nájera Martínez, que durante el gobierno de Jorge Arana se desempeñó como director de Protección Civil y Bomberos, con un sueldo de 23 mil 600 pesos al mes y una jornada laboral de 40 horas a la semana; en tanto que la basificación se le dio en calidad de «Especialista A» adscrito a la Dirección de Egresos, percibiendo un sueldo de 15 mil 750 pesos y una carga horaria de solo 30 horas a la semana.

Otra base «definitiva» fue para José de Jesús García Olivares contratado por Jorge Arana para desempeñarse como coordinador con 9 mil 196 pesos de sueldo mensual y una jornada laboral de 40 horas a la semana; en tanto que el puesto que se le heredó fue el de «Analista» adscrito a la Dirección de Participación Ciudadana, ganando 9 mil 731.10 pesos al mes por 30 horas de trabajo a la semana.

Francisco Javier Ramos Vallejo es uno más de los que recibió el beneficio de traspasar las administraciones, ya que fue contratado por Jorge Arana como Director de Desarrollo Organizacional y Capacitación, con sueldo de 26 mil 250 pesos al mes y trabajando 40 horas por semana; mientras que su nombramiento definitivo fue en calidad de «Especialista A» adscrito a la Dirección de Inspección y Reglamentos con sueldo mensual de 15 mil 750 pesos y reduciendo su jornada laboral a solo 30 horas semanales.

El Director de Información Territorial, Paul Salvattore González Herrera, que percibió un sueldo mensual de 18 mil 900 pesos y trabajando 40 horas a la semana, fue uno más de los ejemplos anómalos de funcionarios de confianza que gozaron del beneficio de una base de trabajo «definitivo», luego de que Jorge Arana le concedió el nombramiento de «Técnico Especializado en Optimización de Recursos» con sueldo de 17 mil 185 pesos y solo 30 horas de trabajo por semana.

La lista de los favorecidos por Jorge Arana creció con Marco Antonio Arellano Ortiz que se desempeñaba como Jefe de Nóminas con sueldo de 14 mil 832 pesos al mes y 40 horas de trabajo por semana; pasando a convertirse en «Analista Especializado» adscrito a la Dirección de Padrón y Licencias con sueldo de 11 mil 931.80 pesos mensuales y solo 30 horas de trabajo a la semana.

En las mismas circunstancias de franca ilegalidad se encuentra también el caso de Luis Antonio Aceves Ruiz, quien laboró en el cargo de «Coordinador Administrativo» ganando 10 mil 693 pesos mensuales, por 40 horas de trabajo a la semana y fue basificado por Jorge Arana con el nombramiento de «Notificador» adscrito a la Dirección de Apremios, con sueldo de 9 mil 255.90 pesos mensuales y solo 30 horas de trabajo semanal.

Un caso más es el de Édgar Oswaldo Valadez Vélez quien ostentó el cargo de «Analista de Crédito» con sueldo de 8 mil 760.40 pesos mensuales y una jornada laboral de 40 horas a la semana; para convertirse ya con su base definitiva en «Defensor de Oficio» adscrito a la Dirección de Juzgados Municipales con sueldo de 9 mil 650.20 pesos mensuales y una jornada de trabajo de 30 horas por semana.