Connect with us

DEPORTE/CULTURA

A la costa guatemalteca…amanecer de luna maya

Published

on

Compartir en redes:

Crónica de un Trotamundos, por Fernando Zúñiga //

La conocí en la pequeña estación de autobuses de Tapachula. Acordamos cruzar la frontera hacia Guatemala y recorrer la costa del Pacífico.

El primer tramo lo recorrimos trepados en el techo de un destartalado autobús de pasajeros. Más tarde en la caja de una pick up con placas de California. El último tramo de ese día en la pequeña plataforma que arrastraba un tractor y en la cual, sobre las hojas gigantes de bananero que transportaba, hicimos una siesta. Nos despertó el traqueteo del camino.

Decidimos bajarnos en un tramo de carretera, casi brecha, ante la vista de una gran roca con letrero pintado a mano… Bahía Bruja… y una flecha señalando hacia adentro de la selva.

Nos internamos por el estrecho camino techado de exuberante vegetación tropical. Empezaba a anochecer cuando después de una pendiente elevada apareció el mar Pacífico. Era una bahía de unos 200 m. de extensión y unos 25 m. de playa rodeada de selva alta y grandes cocoteros.

Por la noche y hacia la punta norte de la bahía, que bajaba en un promontorio no muy alto hasta el mar, vimos unas pequeñas luces titubeantes al extremo de otra bahía vecina más larga.

Movidos por el hambre decidimos investigar. Caminamos quizá 2 Km. y unos 100 m. antes de la choza salió a recibirnos la comitiva… un par de perros famélicos pero festivos.

Lupita (tenía un nombre Maya pero usaba este en español) cocinaba para ella y sus hijos, una niña de 12 y un chico de 8 años de edad. La luz del fogón y un quinqué iluminaban la choza. Un poco más al fondo había una palapa con unas hamacas y dos chozas de pequeñas dimensiones.

Nos sirvió pescado frito, bananos asados y elotes cocidos……las tortillas se hinchaban en un comal de barro. Tenía una vieja hielera metálica de Coca Cola donde, con una lona gruesa, el hielo le duraba unos 2 o 3 días. Bebimos unas cervezas suficientemente heladas.

Ocasionalmente un barco pesquero le traía petróleo, cerillos, baterías para el radio, cigarros, alcohol, sal, azúcar, una gruesa barra de hielo y para los niños algunas golosinas y refrescos.

Tenía un viejo radio Sony de onda corta desecho de la guerra del Vietnam conectado a un alambre y una varilla sobre el techo de palma de su palapa-cocina. Alguna noche con el viento favorable agarraba una estación de México.

De cuando en cuando llegaban pescadores perdidos o guerrilleros que huían del ejército o soldados en busca de rebeldes al gobierno. Lupita les rentaba las hamacas, les daba de comer y beber. Distante a unos 100 m. bajaba hasta la playa un río no muy ancho de dónde sacaba agua limpia que almacenaba en un tambo.

Después del festín/comilona regresamos a nuestro campamento. La comitiva canina nos acompañó ahora durante un trecho más largo. Compartimos un cigarro de cannabis (sin filtro, Acapulco Golden).

Al arribar al campamento nos sorprendió la presencia de 3 mujeres sentadas sobre la arena. Empezaban a encender un pequeño fuego. Solo el murmullo de las olas y el sonido de la selva. Sus edades eran, a cálculo, entre los 65 y 30…abuela, hija y nieta.

El fuego lo avivaban con algunas hierbas que extraían de un morral…..desprendía un aroma perfumado, intenso, embriagador…..empezamos a charlar en distintas lenguas y señas. La voz de las 3 mujeres indígenas era suave, musical, acariciadora, acompañada siempre del brillo de su mirada y una sonrisa pícara.

Nos dieron a fumar de sus cigarrillos forjados en hojas de limonero. Entendíamos cada vez más nuestras mutuas historias. Lo mismo reíamos abiertamente que guardábamos deliciosos silencios y pausas entre el humo y los aromas del fuego.

Hablamos del amor, los hijos, el tiempo, la mujer, los hombres, la noche, la vida….la comida, los animales. Lieke platicaba de los paisajes de hielo de su tierra, de sus papás, de su fascinación por la cultura indígena americana, los bordados, la comida, el color de la piel de las mujeres…..por eso estudiaba sobre las lenguas de estos países.

A las 3 mujeres les admiraba el color de la piel nacarada, el cabello rubio, los ojos azules y la estatura de Lieke. La más joven se animó a acariciarle el rostro.

Ellas se reían de nuestro afán de vagabundeo. Para qué andar de un lugar a otro. Si éramos pareja.

Los 5 nos metimos al mar calmo de esa noche. Nos lanzamos agua, nadábamos tramos cortos, nos sorprendíamos por debajo de la superficie.

Nos secamos a la brisa tibia. Por atrás del cerro y la alta vegetación que bordeaba la bahía apareció el enorme disco de un impresionante amanecer de luna (yo la podía tocar). Lieke permaneció de pie contemplando extasiada. Ellas la observaban en silencio con profundo respeto. El brillo de su mirada era el reflejo mismo de la gigantesca luna.

La más vieja de ellas nos rameó de pies a cabeza…nuestra morada interna…macuy, hierbamora, cancerillo, majahua, curagusano…para el amor, para la suerte, para los hijos…. parsimonia, ternura, caricia de la naturaleza viva. Dos de ellas entonaban en murmullo un cántico en su lengua. Sus ojos cerrados.

Nos despertamos a media tarde. El disco del sol empezaba a declinar una vez más sobre el Pacífico. Nadamos bajo el horizonte multicolor. Los niños y sus perros nos habían dejado un par de pescados envarados bajo un suave fuego de leña, tortillas envueltas en una servilleta de tela floreada, unos aguacates, elotes cocidos y un par de mangos. 6 Gallo en una pequeña cubeta enterrada en la arena.

Nadamos. Recogimos algunas conchas y caracoles pequeños, de la playa virgen, no mancillada. Nos fumamos otro carrujo y esa noche dormimos como bebés hasta la mañana siguiente. Desde el Sony de Lupita, gracias al viento favorable, llegaban oleadas tenues de notas musicales y el ladrido festivo de Negro y Pirata.

Lieke decidió permanecer unos días más en el lugar. Yo retornar a la carretera para continuar mi camino hacia el sur. Me quedaban unas 3 semanas antes de regresar para el inicio del próximo semestre escolar.

Le dejé mi tienda, la mitad de mi Cannabis y sabanitas de papel de arroz en una cajita de latón oaxaqueña. Lieke me regaló su Sleeping bag y media docena de condones en una bolsita Saami de piel de reno con sus iniciales grabadas en donde guardé mi ración.

Durante varios años conservé el collar que Lieke elaboró para mí esa tarde con las pequeñas conchas, caracoles y piedritas de Bahía Bruja. Lo usé durante los veranos y en mis viajes al mar.

FZG Guadalajara VI/2016

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTE/CULTURA

Criaturas fronterizas: El reconocimiento transgresivo

Published

on

Compartir en redes:

Cine, por Carlos Sebastián Hernández //

La anomalía física capaz de materializar las pasiones intangibles. El salvaje encuentro amoroso como inesperado encaramiento de la identidad. Y un insostenible sentido de pertenencia, relevado por una concienzuda determinación emocional se exploran con arriesgada crudeza en Criaturas Fronterizas, 2018.

Alucinante segundo largometraje dirigido por el iraní Ali Abbasi (Shelley, 2016), Border (título internacional), muestra la vida de Tina (Eva Melander) una agente aduanal de extraña apariencia física, y poseedora de la habilidad para detectar el miedo por medio del olfato, quien se siente atraída por un misterioso viajero que comparte su misma peculiaridad corporal.

Innegable fascinación rechazadora es provocada por la fémina de rasgos cuasi neandertales, ya más sobrellevada que lastimosa, apenas aligerada por coincidir con el símil Vore (Eero Milonoff), cuya postura ante sus notables diferencias se distancia de las conciliadoras prácticas de Tina, y se refugia en un cinismo rencoroso, que además exhibe su supuesta condición ajena a la humanidad (‘‘La raza humana entera es una enfermedad’’). La disyuntiva que se conjuga ante la hasta ahora asumida homo sapiens es desenlazada por el cuestionamiento de la propia naturaleza, insatisfactorio para la radical pareja, y plantea una ambigua síntesis de las intenciones (‘‘No quiero lastimar a nadie. ¿Es humano pensar de esa manera?’’).

Acrecentada soledad se presenta no por el habitual desestimo superficial, o incluso el abuso oportunista de la extraordinaria habilidad sabueso, sino por la creencia personal que se distancia de la apatía destructiva, por apostar a la compasión anhelante; se desprende del engatusado odio a la otredad, para alcanzar la plenitud existencial; rechaza la seductora promesa de muerte, y se vuelve realizada proveedora de vida.

Un reconocimiento de la voluntad, invariablemente transgresivo. Relato fantasioso y distraído hacia cuestionamientos morales por mucho tremebundos. El planteamiento de la extrañeza como posibilidad de lo sublime.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

Jorge Vergara Madrigal: El vendedor más grande de Jalisco

Published

on

Compartir en redes:

Por Diego Morales //

Audaz, arriesgado, disruptivo, exitoso, líder, amigo, son algunas de las descripciones que le hacen en su adiós de la vida terrenal a Jorge Vergara Madrigal, empresario tapatío, dueño del Club Deportivo Guadalajara y presidente fundador del Consejo de Grupo Omnilife, quien partió de este mundo a los 64 años de edad.

En su andar, Jorge Vergara hizo de todo. Trabajó como mecánico, traductor de textos, vendedor de automóviles, vendedor de carnitas, fue restaurantero, entendió, según expresó en diversas ocasiones, que el fracaso es parte importante en la vida del hombre.

“Entender que en la vida todos los tropiezos es lo que te enseña a caminar. Cuando eres un bebé y empiezas a caminar te caes, te tropiezas, te descalabras, pero es la única manera que aprendes a caminar. El resto de tu vida será lo mismo, si no aprendes a superar los fracasos, te quedarás en el fracaso”.

EL INICIO DEL EMPORIO

El negocio de la comida le mermó su salud y lo llevó a la quiebra. Por ello, decidió incorporarse a Herbalife, basado en estas interacciones, se asocia con otros colegas para fundar Omnitrition, compañía multinivel cuyos productos son los suplementos dietéticos fundada en 1991. Al tiempo, los socios le venden su participación a Jorge Vergara y como único dueño en 1994 cambia el nombre por Omnilife.

“Fue por necesidad, yo tenía un negocio de carnitas y un restaurante italiano. Engordé, me enfermé y quebré, entonces estaba buscando la manera de estar sano y bajar de peso. Se me presentó una compañera americana, me proporcionó el conocimiento del multinivel y así empecé”.

GENTE QUE CUIDA A LA GENTE

El sueño de Omnilife comenzó con un préstamo de 10 mil dólares, y en la actualidad, es uno de los consorcios líderes en México, con presencia en Sudamérica, Estados Unidos y Europa, que en cifras publicadas por el Diario El Universal, es una compañía con ingresos superiores a los 6 mil millones de pesos anuales.

“Yo tenía prisa porque Omnilife jalara y funcionara. Cuando arrancamos era por la prisa, el primer pedido de Omnilife se pagó con puros anticipos (…) no teníamos nada de producto en almacén, inauguramos sin el producto. Dos meses después llegó el producto. El problema de la actitud está cañón, tenemos tantos obstáculos, que queremos seguir con lo seguro, me vale sombrilla lo demás. Yo tomé la decisión que no podía dejar morir mi sueño por culpa de los demás”.

Gente que cuida a la gente, es el lema de la compañía fundada por Jorge Vergara, quien en una de sus conferencias ante los distribuidores de Omnilife, reconoció que el éxito de la empresa fue siempre enfocarse en metas para la gente, no en la búsqueda del dinero.

“El común denominador cuando iniciamos algo es el miedo. A intentar, a cambiar, porque hemos intentado mil cosas, hemos fracasado mil veces, estamos quebrados, somos empleados, nos pagan mal y no nos alcanza el dinero. Usando y platicando, lo que logras es generar ingresos. En Omnilife no queremos vendedores, queremos gente que transmita los resultados, gente que contagie lo que los productos van haciendo. Enseño a la gente que tenga resultados, la cuido para que tenga resultados, eso es Omnilife”.

EL DUEÑO IRREVERENTE

“No se arrepentirán”, fue el mensaje que dio levantando el puño en señal de victoria, al término de la asamblea de socios del Club Guadalajara el 30 de octubre de 2002, en donde adquirió al equipo más popular de México, las Chivas de Guadalajara.

Sin embargo, este no fue el primer contacto que Jorge Vergara tuvo con el futbol. Según relata el periodista David Medrano, viajó a Argentina a ver al Atlas enfrentarse a River Plate, donde lo conoció, le externó su inquietud de comprar un equipo de futbol, sin embargo, no le vendieron a los rojinegros a quienes patrocinó con su marca Omnilife durante dos años a principios de la década del 2000.

Años después, a través de Juan José Frangie y José Luis Rivero, se dio cuenta que sería posible comprar a las Chivas si convencía a los socios con certificado de aportación, lo cual logró y así Jorge Vergara se convirtió en dueño del club y las instalaciones de Verde Valle.

“Al cien por ciento (convencido de haber comprado al equipo). El propósito de comprar Chivas, además del futbol, es mi sueño y visión ver cómo un país cambia por el futbol, a través de los protagonistas que son los ídolos de la cancha, si tienes un buen líder, los niños seguirán a ese líder. Mi sueño es decir que tengo 11 chicharitos en la cancha”.

En su gestión como dueño de Chivas, el equipo ganó dos títulos de liga, dos copas MX, un campeonato de Súper Copa MX, un campeonato de la CONCACAF, además de la obtención de un subcampeonato de la Copa Libertadores. Además, logró la formación de grandes futbolistas mexicanos, entre los cuales resaltan Javier Hernández, Carlos Vela, Carlos Salcido, Francisco Rodríguez, Omar Bravo, y el más reciente José Juan Macías, entre otros.

También, como dueño de Chivas, posicionó la marca a nivel internacional. Limpió el uniforme de publicidad a su llegada, por considerar que “estaba prostituida la marca”. En la polémica, a Jorge Vergara se le recuerda por sus desplegados, acrecentar la rivalidad con los acérrimos rivales del Guadalajara, el América y el Atlas.

Dentro de las innovaciones, expandió el nombre de Chivas e invirtió en la MLS en el proyecto de Chivas USA, el cual duró 10 años y no tuvo el impacto deseado. Fundó Chivas TV, una plataforma streaming. Y sin duda la joya de la corona, la construcción del Estadio Akron, que se inauguró el 30 de julio de 2010, con una capacidad para 49 mil espectadores, con lo último en arquitectura y tecnología, posicionándolo como uno de los mejores aforos deportivos de América Latina.

A la vez, en 2003 adquirió al equipo Saprissa de Costa Rica, que salvó de la quiebra financiera y en 8 años como propietario logró 7 titulos nacionales, 1 título de la CONCACAF, además de la promoción de talentos locales, entre los cuales resalta el arquero internacional Keylor Navas.

SU HUELLA EN EL CINE

Siguiendo con su paradigma de romper lo establecido, Jorge Vergara también irrumpió en la industria del cine, donde fue productor y distribuidor, impulsando a directores como Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón. Su trabajo más galardonado fue la cinta “Y tu mamá también”, protagonizada por los actores Gael García Bernal, Diego Luna y Maribel Verdú.

“El cine me gustó toda la vida, viene de familia, tengo un tío que era productor de las películas del centro, otro más que fue el que hizo María Candelaria. Me cae en las manos el guion de Y tu mamá también, me gusta, dije esto va a ganar muchos premios. El cine es un negocio, pero te dedicas al cien por ciento o te lleva el tren, por eso mejor lo dejé”, expresó entrevistado por Adela Micha.

LO LOGRAMOS”

“Cuando lanzamos el Omniplus a mil pesos la botella, me dijeron que estaba re-loco, que no iba a funcionar, se equivocaron; luego platiqué mis deseos y mi sueño de comprar Chivas, me dijeron que estaba loco, que Chivas no se vendía, que era igual que la Virgen de Guadalupe, se equivocaron; luego platiqué del estadio, me dijeron que estaba loco, que cómo iba a construir un estadio de esa magnitud sin recursos del gobierno, sin ningún financiamiento y se equivocaron. Lo logramos”, expresó en uno de los videos institucionales, lo cual podría ser el resumen de su exitosa trayectoria como empresario.

Descanse en paz, Jorge Carlos Vergara Madrigal.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

Conciencia en la Cultura: Blanco en blanco, Doña Isidora y Playas de México

Published

on

Compartir en redes:

LA PANTALLA: BLANCO EN BLANCO

Dir. Thèo Court (Chile 2019)

Es una película dramática. Se proyectó en la sección Horizontes del 76º Festival Internacional de Cine de Venecia.

En el preludio del S. XX Pedro llega a Tierra del Fuego, un lugar violento, a fotografiar la boda de un poderoso terrateniente. La futura esposa, una adolescente, se vuelve una obsesión para Pedro. En su intento de retratar la profunda belleza de la joven provoca un reto a las fuerzas sociales que dominan esas tierras. Pedro se ve forzado, involucrado y partícipe de un evento inesperado.

PREMIOS 2019: Théo Court ganó el premio al Mejor Director en la sección Horizontes.

VINO VID VINCI: DOÑA ISIDORA

BLANCO, 100% RIESLING, VALLE DEL MAIPO EN CHILE.

Amarillo pálido con reflejos verdosos.

Notas netamente frutales: manzana verde, toronja, acacia y manzanilla.

Suave, sabroso, aromas frutales y florales. Acidez fresca y burbujeante.

Saboréalo con mariscos, lenguado, quesos suaves, comida oriental, igual como aperitivo.

LA MAGIA DE TUS VACACIONES: PLAYAS DE MÉXICO, SOL, ARENA, MAR, ARTE, COCINA…

BAHÍA CONCEPCIÓN: Cuenta con varias playas que muchos consideran son las mejores de la Baja, incluyendo Playa Requesón, Playa Buenaventura y Playa Coyote.

BAHÍA DE MATANCHÉN: Una bahía amplia con forma de media luna y con espléndidas playas de arena suave de primera y un ambiente relajante.

PLAYA ZIPOLITE: El lugar favorito de los mochileros.

PLAYA ZICATELA: Se encuentra entre los diez primeros lugares de surf en el mundo!!

PLAYA LAS VIUDAS: Ubicada en Baja California Sur. Futuro paraíso de la Baja. Rincón en desarrollo, con alto potencial y belleza austera que tienes que visitar.

PUERTO PEÑASCO: Un auténtico oasis, con mística especial. Ex paraíso hippie y ex combatientes del Viet Nam.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy