Connect with us

MUNDO

Política Global: De cómo el imperio destruye a Julian Assange y a Wikileaks

Published

on

Compartir en redes:

Con información Agencia de Noticias Sputnik //

Ya es de conocimiento mundial que cuando un ser humano entra en la mira de los servicios de inteligencia en cualquier país del mundo por considerarlo un “peligro para la seguridad nacional” todo el sistema represivo se lanza contra este hombre o mujer hasta destruirle o desprestigiarle.

Así está pasando con Julian Assange, uno de los tres pilares de WikiLeaks, quien abrió los ojos al mundo entero sobre los crímenes y las atrocidades que estaban cometiendo EEUU y sus obedientes sirvientes de la OTAN en el Oriente Medio al lanzar su ‘guerra permanente’ para apoderarse de los recursos nacionales de Irak, Afganistán, Libia, Somalia, Siria. Ahora, este valiente comunicador social está recluido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres, conocida como el ‘Guantánamo británico’ y con la salud seriamente decaída.

Lo trágico de este caso consiste en que todo el proceso contra Assange está basado en la decisión de Washington de considerarlo culpable hasta que se demuestre su inocencia en los 18 cargos sobre el rol de Julian Assange en la revelación de crímenes de guerra de EEUU en Irak y Afganistán publicados entre 2011-2012 por WikiLeaks y conspiración diplomática global.

Sin embargo, la arremetida de Washington contra WikiLeaks arrancó ya en 2009 después de la divulgación de un video del tiroteo a periodistas en Bagdad el 13 de julio de 2007 por un helicóptero militar norteamericano. La publicación por WikiLeaks del ‘Diario de Guerra en Afganistán’ el 25 de julio de 2010 hizo intensificar aún más la irritación de la Casa Blanca.

En 2017, el entonces director de la CIA y hoy secretario de Estado, Mike Pompeo, declaró una guerra abierta contra los tres pilares de WikiLeaks: Julian Assange, el abogado y activista Jacob Appelbaum y el relacionista público Trevor Fitzgibbon.

Por una simple decisión política del ‘establishment’ norteamericano, el Departamento de Justicia de EEUU se convirtió en un ‘inquisidor’ global del siglo XXI que concentró su mirada primero en Julian Assange, lanzando, según el relator especial de las Naciones Unidas sobre Tortura y Penas Crueles, Nils Melzer, “una campaña implacable y desenfrenada de acoso público, difamación e intimidación de Julian Assange no solo en EEUU sino en Reino Unido, Suecia y Ecuador”.

Melzer señaló también que “en 20 años de trabajo con las víctimas de la guerra, la violencia y la persecución política, nunca vi a un grupo de estados democráticos asociarse deliberadamente para aislar, satanizar y abusar de un solo individuo por tanto tiempo, con tan poco respeto por la dignidad humana y el imperio de la ley”.

El ‘modus operandi’ del sistema de represión globalizada dirigida por Washington ha tenido de preferencia desde hace bastante tiempo el uso de la táctica de rumores, denuncias y acusaciones relacionadas con el sexo como acoso sexual, ataque sexual, violación, homosexualismo para dañar la reputación pública del personaje que atenta a desafiar el sistema político y social existente.

El acusado por muy inocente que sea se convierte en una víctima señalada y manchada como un “violador en serie”. El sistema sabe que esta táctica produce un efecto inmediato negativo sobre la capacidad de producción de esta persona y afecta seriamente su estado de ánimo y mental. Así hicieron con Julian Assange cuando dos mujeres, la periodista y feminista sueca Anna Ardin de 30 años y su amiga Sofia Wilden de 26 años denunciaron al fundador de WikiLeaks por abuso sexual y reconociendo al mismo tiempo que el sexo en ambos casos fue consensuado.

Fue una operación bien montada contra Assange, aceptando el Scotland Yard la acusación de supuestas ‘víctimas’ de coerción ilegal y abuso sexual sin presentar las afectadas alguna prueba concreta contra su victimario. El preservativo que presentó Anna Ardin no reveló ADN ni de ella ni de Assange. Sin embargo, el fundador de WikiLeaks fue arrestado bajo sospechas y sin cargos de violación y después fue liberado bajo fianza mientras se estudiaba su posible extradición a Suecia que a su vez podía entregarlo a EEUU donde sería juzgado por espionaje

EL PRESIDENTE DE ECUADOR LO ENTREGÓ

Después que la Corte británica determinara extraditarlo a Suecia, Assange pidió en 2012 asilo en la Embajada de Ecuador en Londres, donde se quedó durante siete años sin asistencia médica. El 11 de abril de 2019, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, tras recibir promesas de Washington de nuevos créditos financieros para su país, suspendió el asilo de Assange y lo entregó a Scotland Yard, que lo sacó a rastras de la Embajada ecuatoriana y lo trasladó a la prisión de Belmarsh, donde estuvo durante un tiempo en el hospital de la cárcel debido al serio deterioro de su salud, llegando al extremo de no poder sostener una simple conversación con sus abogados.

El sistema represivo globalizado tampoco dejó en paz a otros dos pilares de WikiLeaks: el activista y abogado Jacob Appelbaum y el relacionista público Trevor Fitzgibbon. La periodista Suzie Dawson describió en su ensayo ‘Freeing Julian Assange’ como la prensa globalizada se empeñó en destruir sus carreras, sus finanzas y hasta el matrimonio de Jacob creando imagen de ‘violadores en serie’ sin presentar ninguna prueba concreta. Bastaron rumores, mentiras, insinuaciones, alegaciones para convertirlos en unos depredadores sexuales. Tan fuerte fue la guerra informativa contra Trevor que 70 organizaciones progresistas lo repudiaron.

En 2018 el periodista islandés Kristinn Hrafnsson, nombrado editor jefe de WikiLeaks, fue acusado por los medios de comunicación globalizados de ser violento con las mujeres sin presentar ninguna prueba. El otro colaborador de WikiLeaks, Matt DeHart, exanalista de inteligencia de EEUU y miembro del grupo de piratas informativos, fue tildado de perverso y se le inventó la tenencia de pornografía infantil que indignó a la opinión pública a tal extremo que inclusive Edward Snowden atacó a Matt. Resultó que esta táctica usada con fines políticos funcionó a la perfección para hacer debilitar a WikiLeaks.

Mientras todo esto estaba sucediendo, los agentes del FBI estaban extremadamente activos interrogando a su informante islandés Sigurdur Thordarson, quien se convirtió en el principal acusador de Assange. En mayo pasado, la agente especial del FBI Megan Brown, quien está a cargo de investigación contra Assange, viajó a Islandia junto con el fiscal Kellen Dwyer del Distrito Oriental de Virginia para interrogar a Thordarson. Este informante no tiene mucha credibilidad por tener un historial criminal.

Este personaje había sido un colaborador de WikiLeaks en Islandia desde 2010 hasta que en 2011 cuando se contactó con la embajada norteamericana en Reikiavik ofreciendo ayuda a EEUU en investigación criminal relacionada con Julian Assange. Entre 2011 y 2012 Thordarson entregó a las autoridades norteamericanas ocho discos duros de información perteneciente a WikiLeaks por los cuales recibió miles de dólares en recompensa.

El arresto y el traslado de Assange al ‘Guantánamo británico’ está demostrando el poder de largo brazo de Washington que ya estaba seguro que el fundador de WikiLeaks sería extraditado a EEUU tarde o temprano y donde sería acusado de contactar con la analista del Departamento de Defensa, Chelsea Manning, para “obtener ilegalmente documentos clasificados relacionados con los secretos de defensa nacional y su posterior publicación”.

El Departamento de Justicia de EEUU ya presentó 18 cargos contra este comunicador social y el secretario de Interior de Reino Unido, Sajid Javid, no se dejó esperar y firmó una solicitud formal para extraditar a Assange a EEUU donde el Gran Jurado le podría condenar hasta 175 años de prisión. El Tratado de Extradición entre Washington y Londres fue firmado y ratificado en 2007 sin necesidad de presentar evidencias sustanciales para proceder con extradición.

Ahora todo depende de la decisión de la justicia británica. El pasado 14 de mayo durante la sesión de procedimiento la jueza de la Corte de Magistrados de Westminster, Emma Arbuthnot, ordenó para el 25 de febrero 2020 una audiencia con una duración prevista de cinco días para revisar la extradición de Julian Assange a EEUU.

Se prevé también vistas preliminares en julio y octubre próximos. Si tomamos en cuenta que el esposo de la magistrada, James Arbuthnot, es exdirector de Security Intelligence Consultancy SC Strategy Ltd., la empresa privada británica de inteligencia cuya ‘labor’ fue divulgada en más de 500 informes de WikiLeaks, ya podemos darnos cuenta del veredicto que espera al periodista y activista Julian Assange.

Lo nuevo de este caso es la aparición inmediata de lo que se llama ‘Efecto Assange’, que consiste en el inicio de una nueva ola de ‘cacería de brujas’ contra el periodismo de investigación y el pensamiento alternativo en Australia, Francia y EEUU.

La Policía de Australia realizó ya una redada en la Australian Broadcasting Corporation con la orden de apropiarse, eliminar o cambiar la información periodística relacionada con la seguridad nacional del país. En San Francisco, California, el 14 de junio pasado una docena de policías fuertemente armados abrió a martillazos la puerta de la casa del periodista Bryan Carmody, lo esposaron y requisaron todo su material de trabajo. Esto ocurrió al negarse el periodista revelar su fuente de información tras publicar un informe sobre un turbio suceso local.

Frente a estos ataques contra los medios de comunicación, el periodismo globalizado que hasta poco estaba proyectando a la opinión pública una imagen distorsionada y vilificada del creador de WikiLeaks y posteriormente mantuvo silencio sobre la tragedia de Assange dando luz verde a su persecución por el Gobierno estadounidense, por primera vez en los últimos 10 años los informadores globalizados se sintieron inseguros.

Surgieron dudas en los medios de comunicación más alineados con Washington respecto a su futuro en el caso de publicar algunos documentos clasificados. Recién han comprendido que la criminalización de la práctica periodística no tendría límites y podría inclusive afectar al mismo The New York Times o The Guardian británico que supuestamente son partidarios y luchadores por la democracia y la libertad.

Una posible extradición de Julian Assange a EEUU junto con una arremetida por el sistema represivo globalizado neoliberal contra los medios de comunicación abriría la puerta a una dictadura con todas sus consecuencias. El fundador de WikiLeaks ya nos advirtió sobre este peligro al exponer a EEUU, a sus aliados de la OTAN más importantes y a sus líderes divulgando sus secretos, sus crímenes más cruentos y sus planes para domesticar a la opinión pública mundial silenciando a la prensa alternativa y tratando inclusive controlar internet.

La libertad es lo más importante en la vida y precisamente esta libertad está en peligro actualmente. Ya es hora para los medios de comunicación darse cuenta de lo que les espera a ellos y al mundo entero si es que siguen siendo promotores y portavoces del sistema represivo globalizado.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Recuento de un año de relaciones entre EUA y México: La sacudida que provoca la detención de Genaro García Luna

Published

on

Compartir en redes:

Por Jorge López-Portillo Basave //

Después de leer los informes de inteligencia, el embajador de EUA pudo constatar que en México la corrupción está infiltrada en todas y cada una de nuestras instituciones. Como dijo la periodista Anabel Hernández, “en más del 99%”.

EL RECUENTO

Los últimos 12 días son emblemáticos en la relación con nuestro vecino del norte. Recién desembarcado de su gira “gastronómica” por Jalisco y en un maratón de acontecimientos, el embajador tuvo noticias de la salida de Evo Morales con destino a Cuba, quien ni adiós dijo –al menos no se supo-.

Desde hace muchos años, el ex mandatario boliviano ha sido señalado por Estados Unidos como “facilitador y protector” del tráfico de drogas, acusaciones que no han sido probadas públicamente y que el propio boliviano ha descalificado desde 2008, año en que se distanciaron las relaciones entre el entonces presidente de la nación andina y el Gobierno de Washington; esto empeoró en el 2011 cuando en Panamá fuera detenido el general Sanabria, funcionario de muy alto nivel del gobierno boliviano de Morales y encargado de la lucha contra el tráfico de drogas, algo así como el caso del General Gutiérrez Rebollo con Zedillo, o del ingeniero.

El ingeniero García Luna hizo lo mismo en los gobiernos de Fox y Calderón, pero ya regresaremos otro día al caso Bolivia y sus extraños paralelismos con México. Sólo he de decir que a Evo no le fue mejor con los demócratas que con los republicanos y que hay opiniones encontradas acerca de sus efectos en Bolivia.

Recordemos que la salida del ex presidente boliviano “coincidió” con el anuncio de Trump con respecto a los cárteles mexicanos de la droga, a quienes estaba a punto de declarar como “organizaciones terroristas”, lo que aterró a muchos políticos y empresarios mexicanos, nacionales y locales…¿porqué será?

El propio mandatario de EUA, insinuó que dicha declaratoria fue ‘pospuesta’ para dar tiempo a la nueva administración del Presidente AMLO, en mostrar mejores resultados en la famosa lucha contra las drogas, el tráfico de personas, el lavado de dinero y claro, la corrupción. En el mismo contexto, el diplomático gabacho recibió a su amigo William Barr, fiscal general de EUA, a quien acompañó a la reunión de alto nivel con el presidente de México y diversos secretarios e integrantes del gabinete federal.

En dicha reunión se habló de la necesidad de llevar ante la justicia -¿americana, tal vez?- a los integrantes de las organizaciones criminales transfronterizas, señalándolas como un problema común que debían atender de manera prioritaria para disminuir el tráfico de drogas, el lavado de dinero, el tráfico de armas y de personas.

Cómo estarán las cosas, que además de visitar Palacio Nacional, el embajador llevó al fiscal Barr a visitar a la Virgen de Guadalupe, a la que encomendaron su misión en México. ¿Será que tan mal estamos? ¿O fueron a ver a la “morenita linda” del Tepeyac porque se hartó de ver a la gran cantidad de rateros con cargo público, quienes desde la impunidad del gobierno obligan a millones de sus fieles a emigrar a EUA o a vivir con miedo por las calles de nuestras hermosas ciudades?

POR FIN ACUERDO DEL T-MEC

Con la nueva semana llegaban las noticias del acuerdo final –ahora sí es el bueno, dicen-, del T-MEC, hecho que hace 12 meses también habían festejado el ex presidente EPN y su entonces Srio. de Economía, pero que fue demorado por los demócratas hasta que se les dio una parte más de lo que ya habían obtenido los republicanos. Hay que tener cuidado con lo que se pide, porque en México muchos festejaron que los republicanos perdieran la mayoría de la Cámara Baja durante las elecciones intermedias del 2018 y gracias a eso llevamos todo el 2019 esperando la dichosa ratificación del T-MEC en el Congreso de EUA. Nosotros lo ratificaremos –de nuevo- “fast track”.

En ese sentido, hemos de recordar que la enmienda al tratado fue originada por presiones de los sectores sindicales estadounidenses, que aún ven a México como un paraíso del empleo informal y de los abusos laborales; naturalmente, dichas reformas generaron críticas y aplausos. Aún no nos habíamos terminado de poner de acuerdo en el reparto de insultos entre los empresarios fifís y los chairos con relación a las reformas del multicitado tratado, cuando…

GENARO GARCÍA LUNA

Desde EUA vía twitter, nos informaron que habían detenido -obvio allá- a Genaro García Luna por presuntos delitos de lavado de dinero y tráfico de drogas. La tinta de la orden de aprehensión se había secado unas horas antes de que el fiscal deneral de EEUU nos dijese que había que llevar a la justicia a los corruptos que protegían a los cárteles, cinco días después fue detenido el ex secretario mexicano; ante la sorpresa -o el susto-, en México también le abrieron carpetas de investigación y congelaron cuentas bancarias para demostrar que aquí ya estábamos siguiéndole la pista.

Mientras tanto el embajador se trasladó a Washington y nos recordaba desde allá la importante festividad del Día de la Guadalupana, misma que por su viaje repentino se tendría que perder. De verdad que Christopher Landau nos promueve a nivel mundial mucho mejor que muchos de nuestros propios connacionales con sus cargos y quemadas oficiales.

En su tierra Landau retomará la plática que tuvo en CDMX con el fiscal general y ex integrante de la CIA, quien fuera hace más de 20 años su primer jefe cuando el ahora diplomático recién había egresado de la Escuela de Leyes de Harvard; podrá charlar de lo importante que es el acceso a información vía las agencias de inteligencia para seguir la pista a los protectores de los cárteles y las implicaciones y ramificaciones que tiene la detención del ex secretario García Luna.

Obviamente y por el momento la cooperación de las autoridades mexicanas será absoluta; podríamos apostar que en unos días se sujetarán a proceso en México a personas cercanas al ex secretario, como lo fue en Bolivia después de la detención de Sanabria, para evitar más fugas de información o para aplicar la ley, usted juzgue por qué sería.

El embajador está al frente de la representación diplomática más grande de Estados Unidos en el mundo; así como usted lo escucha, de todas las representaciones que tienen los estadounidenses en los distintos países del mund, la que está en la República Mexicana es la más numerosa y modestia aparte, una de las más importantes.

Como usted sabe, en nuestro país operan formalmente múltiples agencias del gobierno de EUA, lo hacen a través de la red consular más grande de dicho país en el mundo. Existen 19 oficinas formales en igual número de estados de la República, es decir casi en el 60% de las entidades de la federación; lo mismo apoyan en visados que en la capacitación de inteligencia policiaca o militar.

A esto se suma una cantidad no pública, de investigadores e inspectores encubiertos que actúan como apoyo logístico en diversas operaciones de inteligencia. Es decir -los extraoficiales- ayudan a los mexicanos de distintas corporaciones policiacas o fiscales para hacer la chamba, que de otra manera se demora años por corrupción, principalmente, hecho que no pasa desapercibido para el secretario de Estado de EUA quien también es ex director de la CIA.

Opacado por los sucesos del T-MEC y de García Luna, como broma de mal gusto, el día de la firma de nuevo texto, En Carolina del Norte se detuvo a hispano por conducir de forma imprudente un camión cargado con carne de puerco rumbo a México, el problema fue que las carnes estaban empacadas con tres millones de dólares en efectivo, mismos que tenían olor a droga según se pudo confirmar por la ayuda de los canes que acudieron a la inspección.

Así en menos de una semana y mientras el embajador subía fotos del calendario Azteca junto a las de una guía de “Aztacos”, nuestros 3 connacionales nos pusieron muy en alto desde Argentina, Texas y Carolina del Norte.

Dime cuánto tienes y te diré quien eres”

Entre exportaciones, turismo y remesas, recibimos desde EUA casi 500 mil millones de dólares anuales, esto sin contar los recursos del narcotráfico que son difíciles de valorar, pero que según algunos atrevidos especialistas, superan a los ingresos por remesas, turismo o petróleo. Según la ONU los ingresos de los cárteles, supera los 600 mil millones de dólares anuales. Sólo en un año, las agencias gabachas detuvieron 400 millones de dólares ocultos en vehículos con destino a México.

México y Jalisco en lo particular, tenemos un gran potencial para exportar agro-alimentos orgánicos de valor agregado, la oportunidad es evidente, nosotros los particulares y el gobierno debemos actuar en limpiar nuestras instituciones y encaminar a nuestros jóvenes por un camino que distinto al de la corrupción, el robo o la estafa.

Finalmente y como posible regalo para el 2020, Estados Unidos estará analizando una posible amnistía que beneficiaría a varios millones de mexicanos quienes desde la administración de Clinton no han podido regularizar sus documentos migratorios en dicho país; de darse esta ley, se repetiría la historia otorgándoles la residencia legal durante un gobierno republicano a los que tradicionalmente se identifican con los demócratas, promesa que no cumplió el muy popular Barack Obama.

A unos días de celebrar la Navidad, aprovecho la oportunidad para desearles de corazón a todos aquellos que han hecho el favor de leer esta columna y a este medio quien da la oportunidad de llegar hasta usted, muchas felicidades hoy y siempre, recordando que las dificultades no pueden ser más que nuestra fe y voluntad de salir adelante.

Para cualquier comentario, agradezco me contacte a columnadeopionionjlpb@gmail.com

¡FELIZ NAVIDAD y QUE DIOS NOS BENDIGA!

Continue Reading

MUNDO

El choque entre dos pesos completos: Soros vs Trump

Published

on

Compartir en redes:

Por Alfredo Jalife-Rahme (Cortesía de Sputnik Mundo) //

El pleito a muerte entre Soros y Trump se expresa en el inicio del ‘impeachment’ en la Cámara de Representantes, donde Adam Schiff, jefe del Comité de Espionaje, ha recibido financiamiento del connotado megaespeculador ‘globalista’ Soros a quien vinculan con la identidad del ‘soplón anónimo’ del ‘Ucraniagate’ que sustituye al ‘fake Russiagate’.

EEUU vive momentos dramáticos, que aún no alcanzan su paroxismo electoral, en una casi guerra civil entre dos poderosos grupos —el de George Soros de 89 años y el de Donald Trump de 73 años—, que afecta e infecta varios puntos del planeta: desde México hasta Ucrania.

La maquinaria del Partido Demócrata se encuentra bajo la férula de Soros, desnudado como vulgar instrumento de la CIA por el investigador Wayne Maddsen, anterior espía de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Soros busca decapitar a Trump —quien ha indispuesto al Deep State—, alienta el impeachment y busca impedir la reelección de Trump, con un objetivo geopolítico nítido: paralizar el acercamiento de EEUU con Rusia.

Mas allá de las filias y fobias, en el más depurado análisis geopolítico, el triunfo del grupo Soros—los Clinton, Obama, etc.— significaría un choque frontal contra Rusia y un mayor acercamiento con China, mientras que la supervivencia de Trump simbolizaría un mayor acercamiento con Rusia y un alejamiento y/o hasta una guerra contra China, como acaba de enunciar Henry Kissinger ante la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial. 

El mismo Trump —que tiene como aliados a Kissinger, al casinero Sheldon Adelson, a su yerno talmúdico Jared Kushner y al hoy alicaído primer ministro israelí Benjamín Netanyahu con severos problemas judiciales por estafa— conminó a China a un acuerdo gradual antes del 15 de diciembre (fecha límite para asestar las tarifas contra Beijing) y que cese de coquetear con su derrota electoral, ya que en caso de su reelección sería más duro cuando quebrantaría la cadena de suministro de China que acabaría en la ruina. 

Aunque parezca inverosímil, la suerte del planeta advendrá del resultado del pleito del grupo globalista —de la dupla Rothschild-Soros— y del heterogéneo grupo nacionalista que en su variedad económica encabeza Trump.

De allí que no sea ocioso penetrar los dédalos y los intereses de ambos grupos. El sistema legal estadounidense es peculiarmente sui generis y las reglas, tanto de la Cámara de Representantes como del Senado, pueden alcanzar inconcebibles niveles hieráticos como es el caso notorio del soplón (whistleblower) quien, sin exhibir su identidad, desencadenó los procedimientos para el impeachment de Trump.

Lo más hilarante, para quienes son ajenos a dicho sistema judicial de la persecutoria política estadounidense, es que el Partido Demócrata se obstina en ocultar el nombre del soplón anónimo, mientras que las exigencias del Partido Republicano para revelar su anonimato carecen de eco legal.

Los abogados del soplón anónimo, Mark Zaid y Andrew Bakaj, sentencian que su cliente está “legalmente capacitado al anonimato” y que la exhibición de su identidad puede ocasionar un “peligro físico mayor”.

Todavía más hilarante es que todo el mundo conoce la identidad del soplón anónimoEric Ciaramella, un experto en asuntos ucranianos, quien recibió financiamiento de George Soros y trabajó con el anterior director de la CIA John Brennan —un furibundo anti-Trump— quien participó en la cocción de la tramposa colusión rusa, que incluye la documentación fake del británico Christopher Steele, además de haber sido empleado de Susan Rice, consejera de Seguridad Nacional de Obama. 

También, el paradójicamente conocido soplón anónimo Ciaramella laboró para Victoria Nuland, asistente del secretario de Estado de EEUU para Asuntos Europeos que operó el golpe civil en Ucrania, como se desprende de una serie de correos de la Open Society Foundations, que controla Soros. 

El lodo es bidireccional de parte de los dos grupos antagónicos: se han perdido las formas a grado tal que Adam Schiff, a cargo del inicio de la investigación del impeachment por el Comité de Inteligencia de la Cámara —quien por cierto ha recibido financiamientos de Soros — calificó a Trump de “charlatán” y prometió regresarlo a su “trono dorado de donde vino”. 

Trump en uno de sus volcánicos tuits se burla de Schiff quien, con tal de cumplir su venganza agendada, puede llevar a una depresión económica a EEUU en caso de que tenga éxito el impeachment.

Lo más perturbador radica en que el destapado soplón anónimo Eric Ciaramella se había reunido con el gabinete de Adam Schiff. Con todo y que ha sido mancillado con el lodo ucraniano, el abogado de Trump Rudy Giuliani, en una entrevista con el comentarista conservador Glenn Beck, afirmó que los diplomáticos estadounidenses que han atestiguado en contra de Trump en el circo camaral forman parte de las “subastas de Soros” en Ucrania mediante un esquema “masivo de pagar por jugar”, que incluye falsificar evidencias en contra del presidente Trump.

El fuego cruzado apenas empezó y pesará mucho la percepción de la opinión publica con efectos en las elecciones del primer martes de noviembre del 2020.

Cada día, los dos grupos arrojan más leña a las brasas incandescentes e indecentes, mientras Trump ha recibido un severo revés con la condena de su confidente Roger Stone.

Han sido desfavorables a Trump los primeros testimonios de varios diplomáticos implicados en el Ucraniagate, donde presuntamente operó un quid pro quo de aportar mayor ayuda militar por 400 millones de dólares al presidente ucraniano Volodímir Zelenski, un comediante de profesión, a cambio de obtener el fétido expediente criminal de Hunter Biden —hijo de Joe Biden, vicepresidente con Obama y hoy uno de los candidatos demócratas a la presidencia—, por sus tratativas mafiosas con la empresa gasera ucraniana Burisma.

Es interesante que el Gobierno de Zelenski, que ha operado un espectacular acercamiento con el presidente ruso Vladímir Putin, haya declarado que no existe tal quid pro quo, lo que desdeña la mayoría del Partido Demócrata que controla la Cámara de Representantes que busca mediante el impeachment mancillar al máximo la dañada imagen de Trump con el fin de impedir su reelección.

El epílogo en la Cámara de Representantes está más que anunciado con el impeachment de Trump, al menos que suceda algo inesperado.

Al corte de caja de hoy, el impeachment, como en el caso de Clinton, no tiene esperanza de prosperar en el Senado, donde predomina el Partido Republicano y se requieren dos terceras partes para concretar la defenestración.

También al corte de caja de hoy, los demócratas en el Senado necesitan 20 votos que no tienen cuando algunos analistas filtran que existen cinco senadores republicanos, entre ellos el mormón Mitt Romney y el cubano Marco Rubio de Florida, quienes pueden desertar.

Todavía falta un año y se espera el revire feroz del procurador William Barr, quien sin tapujos acusó a los congresistas demócratas de sabotear a la Administración Trump.

Se encuentra en puerta, para el mes de diciembre, la publicación de la investigación de Barr sobre el papel criminal que jugaron varios centros de espionaje de EEUU en la etapa de Obama, desde el FBI hasta la CIA, en la cocción de la infame documentación fake del Russiagate.

Curioso: el Ucraniagate lo ostentan hoy los demócratas, mientras que el fake Russiagate lo tienen en sus manos los republicanos. ¿Cuál de los dos prevalecerá?

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

MUNDO

La encrucijada de Bolivia: Entre la república y el estado plurinacional

Published

on

Compartir en redes:

Por María Luisa Ramos Urzagaste (Sputnik Mundo) //

Las grandes contradicciones, intolerancia y hastío que ahora agitan Bolivia, muestran que la solución de esta situación va más allá de la determinación de posible fecha de nuevas elecciones o del retorno, o no, de Evo Morales a Bolivia. ¿Estarán dispuestos los líderes a buscar soluciones pacíficas y consensuadas?

Desde el mes de octubre Bolivia continúa siendo escenario de intensas movilizaciones y bloqueos, pero hay que notar que, hubo un cambio esencial de actores, con intereses diametralmente opuestos.

Luego de los hechos que desembocaron en la renuncia de Evo Morales y su inmediato exilio, junto a todo su entorno, el vacío de poder fue ocupado por una autodesignada presidenta, la senadora Jeanine Áñez impulsada por los líderes cívicos cruceños, el Ejército, la Policía, entre otros.

Las movilizaciones que se habían llevado a cabo hasta antes del 12 de noviembre, contra el entonces Gobierno de Evo Morales en distintas ciudades, cesaron luego de la autoproclamación de Áñez, pero fueron sustituidas por otros actores políticos que rechazan ser gobernados por Áñez.

El país estuvo paralizado por varias semanas y no ha vuelto a la normalidad, pues el problema político es profundo. Por las posiciones observadas en los distintos sectores y actores en conflicto, no se avizora que baje la turbulencia, más aun cuando las víctimas mortales van en aumento y ahora suman más de dos decenas.

La wiphala, símbolo de identidad

Innumerables reportes periodísticos y en las redes sociales mostraron al mundo a miles de ciudadanos bolivianos que salieron a reivindicar su bandera que fue rechazada y ofendida por algunos policías amotinados. La bandera plurinacional además fue retirada del Palacio de Gobierno y de Plaza Murillo tan pronto se autodesignó presidenta la senadora Áñez.

Durante las movilizaciones de protesta se observan dos aspectos sobresalientes: ciudadanos empuñando con orgullo la wiphala y el rechazo al Gobierno de Jeanine Áñez. Esta indignación es una muestra clara de lo profundo que ha calado ese símbolo como encarnación de la diversidad cultural del Estado plurinacional.

Pero además de ver gente humilde indignada por el maltrato a su emblema, se observa una multitud preocupada por su futuro.

Tristemente, estas justas manifestaciones fueron empañadas y dañadas en su imagen, por la aparición de grupos violentos que sembraron pavor en ciertos barrios de las ciudades, en especial en El Alto, Cochabamba y La Paz, lo que generó un rechazo de la población y ahonda aún más las divisiones de la sociedad boliviana.

¿Pugnas internas del Gobierno de facto?

Al otro lado del panorama político actual se observa que la composición del Gobierno de Áñez muestra al menos dos sectores con claros intereses políticos. Por un lado, la designación de dos importantes ministrosrecayó en dos personas cercanas al líder cívico Luis Fernando Camacho, tal es el caso de Jerjes Enrique Justiniano Atalá, como ministro de la Presidencia y Luis Fernando López Julio como ministro de Defensa.

Ambos ministerios son clave en el control del país, tanto en lo civil como en lo militar. Por tanto, se podría afirmar que quien actualmente gobierna es gente de Camacho.

La otra ala más visible es el ministro del Interior, Arturo Carlos Murillo Prijic y la autonombrada presidenta Jeanine Áñez, ambos electos al Parlamento boliviano por el partido Unidad Demócrata, que obtuvo en las elecciones de 2014 el 24% de los votos.

Murillo llegó al Gobierno con un hambre de venganza colosal pues representó la oposición más acérrima al Gobierno de Evo Morales. Por lo pronto el ministro del Interior está muy ocupado en “cobrar cuentas pasadas” a los allegados de Evo en el Chapare, e ir a la caza de exministros y otros asuntos conexos.

Cabe recordar que el actual partido de Jeanine Áñez tiene como uno de sus líderes al senador Óscar Ortiz, candidato presidencial, quien seguramente no ha depuesto su deseo de ser presidente de Bolivia.

Evo y Eva

La recientemente elegida presidenta del senado boliviano, Eva Copa, es una joven desconocida, militante del partido de Evo Morales, que, a diferencia de otros representantes y autoridades del anterior Gobierno, no se asiló ni salió del país, pese a las amenazas, según indicó en una entrevista.

El expresidente Morales y la actual presidenta de la Cámara de Senadores, parecen tener distintas agendas. Mientras Evo expresa su voluntad de volver al país e insiste en haber ganado las elecciones del 20 de octubre pasado, Eva negocia en el Parlamento una ley para convocar a nuevas elecciones.

Por su parte, el candidato opositor Carlos Mesa, parece haberse evaporado.

Los votantes de Mesa, fundamentalmente masas urbanas, que tuvieron como factores de cohesión los incendios en la Chiquitanía boliviana, el rechazo a la continuidad de Evo Morales en la silla presidencial, entre otros factores, ahora están desmovilizados y no ven como suyas las movilizaciones del Chapare, El Alto o la defensa de la wiphala.

Mientras tanto, Camacho se alista para ser presidente

El líder cívico Luis Fernando Camacho ahora se campea por el país a sus anchas, sostiene reuniones con distintos sectores y ha reclamado al Gobierno de México por supuestos hechos cometidos por el expresidente Morales desde su exilio en ese país.

Mientras Evo anunció que quiere una “comisión de la verdad” para demostrar que ganó las elecciones y se apresta a pedir ayuda a personalidades internacionales, Camacho da pasos acelerados y exige pronta convocatoria a elecciones, pues el terreno está abonado para ser el nuevo candidato en las elecciones que se avecinan.

Bolivia se debate entre dos planes

Pero más allá de los líderes y las disputas internas en los partidos y el Parlamento, Bolivia ahora parece debatirse entre dos proyectos: el retorno a la república o el sostenimiento del Estado plurinacional.

Esto se hace patente en las disyuntivas actuales, de las cuales destaco dos: la biblia frente al laicismo y el falso dilema de la bandera tricolor versus la wiphala.

La pugna entre esos proyectos, inclinará la balanza a uno u otro lado en dependencia de la fuerza (interna y externa) que logren acumular.

El proyecto de la “república” parece haber parido a su nuevo líder en Luis Fernando Camacho, quien ha sustituido al cansado y poco carismático Carlos Mesa.

El proyecto de “Estado plurinacional” no avizora aún a un nuevo líder. Por ahora solo se observa a un cuestionado Evo Morales, desgastado en su credibilidad.

Los elementos indicados aquí de manera escueta hacen suponer que en Bolivia el asunto va más allá de una ley de convocatoria a elecciones y el país no se apaciguará con una celebración de elecciones, pues hay resquebrajamientos que no pueden ocultarse.

En Bolivia hoy está en juego no solo quién será el nuevo presidente o presidenta, sino muchos intereses económicos y el propio modelo del Estado plurinacional.

Habrá que pensar en otros elementos que ayuden a la sociedad boliviana a salir de esta encrucijada, donde predomine el diálogo, evitando la violencia, que solo nos acarreará más violencia.

Mientras tanto, el comandante del Comando Sur de los EEUU, el almirante Craig Keller, ha dicho que ellos están observado la situación de Bolivia muy de cerca y agregó “aplaudimos la profesionalidad que hemos visto de las Fuerzas Armadas bolivianas hasta ahora”.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy