Connect with us

MUNDO

¿Está en peligro el aguacate mexicano?

Published

on

Compartir en redes:

Por Eliana Gilet // (Cortesía de la agencia de noticias Sputnik)

¿Cómo cambia el consumo local de un producto originario cuando lo descubren los mercados internacionales? Sputnik contactó a dos expertas y te explica qué pasa con la última fruta “de moda”.

El aguacate es un elemento central de la cocina tradicional mexicana -cuyo consumo tiene orígenes prehispánicos- y como tal, es considerado parte del patrimonio inmaterial de la humanidad. Globalmente se popularizó en la última década, gracias a sus condiciones nutricionales favorables y en particular, al guacamole, una salsa hecha en base a esta fruta.

Para Sol Rubin de la Borbolla, vicepresidenta del conservatorio de las culturas gastronómicas mexicanas, la extensión de la frontera agrícola para el cultivo y cosecha de aguacate en los estados del Pacífico sur mexicano, es una consecuencia evidente de la cotización internacional del aguacate.

“Eso ha provocado que bosques en las zonas altas de Michoacán se estén tirando para poder sembrar aguacate”, explicó. Sin embargo, consideró que esta fruta no necesita de protección especial, ya que su consumo está vivo en la vida cotidiana de los mexicanos. 

Para la licenciada en gastronomía, Beatriz González Vélez -doctorada en la Escuela de gastronomía mexicana de Yuri de Gortari- sí existe un desplazamiento de las diversas variedades regionales en pos de las preferidas internacionalmente, relacionado a la comercialización de la semilla. 

¿Cómo se hace un buen guacamole?

“El secreto está en que utilices un molcajete y no una licuadora”, respondió González Vélez. Un molcajete es un mortero de piedra con tres patas cortas, que es una herramienta central en la cocinas mexicanas. 

Antiguamente se preparaba el guacamole con aguacate, jitomate (tomate rojo) y el chile, obviamente. Pero conforme fue pasando el tiempo y recibimos influencia con la llegada de los europeos, se incorporó el cilantro, la cebolla, el ajo, el limón que no puede faltar para evitar la oxidación del aguacate. La pimienta, por supuesto”, explicó. “Todo molido y machacado en el molcajete”.

Así, esa salsa que comúnmente en México se utiliza para complementar tacos, tostadas, quesadillas, “en una buena parrillada no puede faltar el guacamole”. 

“Nutricionalmente es una grasa muy noble, que recomiendan los nutriólogos por ser no saturada. La podemos procesar de una manera excelente y ayuda al control del colesterol. Es un producto que podemos consumir diariamente sin ningún problema”, explicó la chef. 

¿Qué cambió con su entrada al mercado internacional?

Existen testimonios de cómo las familias que antes se dedicaban al cultivo del aguacate en el Pacífico mexicano fueron despojadas por bandas armadas en colusión con autoridades, sufriendo crímenes de lesa humanidad.

En esa misma zona, que comprende los estados de Michoacán, Jalisco y Colima, “se ha incrementado de manera muy significativa la producción de aguacate”, indicó Rubin de la Borbolla a Sputnik. “Ese crecimiento tiene que ver con el mercado internacional y que el aguacate se ha puesto de moda porque entiendo que son procesos que van a pasar, seguramente”, opinó. 

“Inclusive se están empezando a registrar modificaciones en el clima de esa región de Michoacán por el incremento de las huertas de aguacate”, agregó.

Las consecuencias humanas, ambientales y climáticas de la internacionalización de este cultivo son evidentes en esta zona, que además está altamente militarizada. La otra evidencia de su internacionalización fue su efecto en el bolsillo de los consumidores: un kilo de aguacate ha llegado a costar 90 pesos mexicanos (5 dólares).

Así, el “falso guacamole” surgió como una manera de abatir costos pero que según ambas fuentes, no tiene verdadera repercusión en México, donde el aguacate sí se consume cotidianamente.

Aquí es más fácil ir al mercado o al supermercado y comprar un aguacate que ir a comprar un polvo para transformarlo en guacamole”, indicó Rubin de la Borbolla.

¿Por qué la diversidad está amenazada?

El aguacate es un tipo de fruta estacional, que al convertirse en un commoditie se la obligó a garantizar una producción corrida, todo el año. Esto se hizo a fuerza de agroquímicos y fertilizantes que han modificado el ciclo normal de vida de la planta. 

La chef consultada para este artículo mencionó al menos tres tipos de aguacate que se cosechan en México, que a su vez, ofrecen sabores diferentes para la cocina:

– el aguacate criollo, “es un aguacate pequeñito y muy aromático, demasiado aromático, con la cáscara muy delgada que se puede comer”

– el aguacate de las regiones costa, “más grande de una cáscara verde, con una consistencia muy cremosa pero a lo mejor el sabor no es tan fuerte”

– el aguacate hass, “que todos conocemos de esa cáscara negra, con un sabor muy especial, muy rico”

“La diferencia entre los aguacates es enorme”, indicó González Vélez. 

Para Rubin de la Borbolla, el aguacate no necesita de protección porque está vivo en la cotidiana de los mexicanos: “se está sembrando, se comercia, se consume, ¿qué es lo que vamos a proteger si tiene su propia vida?”, explicó.

Para González -en cambio- ya hay restricciones para conocer masivamente esas variedades mencionadas: “siento que la gente ya no conoce lo que son los aguacates criollos; a lo mejor por mi profesión, porque tengo un padre que creció en el campo he tenido contacto con este tipo de productos”.

Explicó que no es fácil hallar el aguacate criollo en las grandes urbes dependientes de cadenas de abastecimiento; aunque sí se es común en provincia y “en los pequeños poblaciones donde la gente lo cosecha en sus propias casas y lo vende”. Es decir, las variedades se conservan más cerca de sus zonas de producción.

“Desafortunadamente muchos de nuestros productos endémicos han ido desapareciendo, precisamente por el control que ha habido de los grandes productores”, agregó González en diálogo con este medio. 

Relató cómo distintos productos de jitomate le han relatado su preocupación acerca de la pérdida de especies regionales de la planta, “porque son compañías que les venden semillas de cierta especie y ellos tienen que ir sembrando esas especies y dejan de lado lo que tenían en su población originalmente”. 

Afirmó que esto puede ocurrir con el aguacate, cuya importancia está centrada actualmente en el cultivo de la variedad hass, en grandes producciones en zonas conflictivas. 

Así se deja de lado la variedad con la que contaba la gente en su región”, afirmó y delineó el peligro: que la megadiversidad mexicana, sus cosechas, formas de consumo y de producción originarias, poco a poco vayan siendo desplazadas y uniformadas.

El peligro de este proceso -advirtió la fuente- es que al perder esas variedades de cultivos que parieron la amplia gama de sabores que caracterizan las cocinas mexicanas, terminemos consumiendo un único y uniforme guacamole universal. 

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

El choque entre dos pesos completos: Soros vs Trump

Published

on

Compartir en redes:

Por Alfredo Jalife-Rahme (Cortesía de Sputnik Mundo) //

El pleito a muerte entre Soros y Trump se expresa en el inicio del ‘impeachment’ en la Cámara de Representantes, donde Adam Schiff, jefe del Comité de Espionaje, ha recibido financiamiento del connotado megaespeculador ‘globalista’ Soros a quien vinculan con la identidad del ‘soplón anónimo’ del ‘Ucraniagate’ que sustituye al ‘fake Russiagate’.

EEUU vive momentos dramáticos, que aún no alcanzan su paroxismo electoral, en una casi guerra civil entre dos poderosos grupos —el de George Soros de 89 años y el de Donald Trump de 73 años—, que afecta e infecta varios puntos del planeta: desde México hasta Ucrania.

La maquinaria del Partido Demócrata se encuentra bajo la férula de Soros, desnudado como vulgar instrumento de la CIA por el investigador Wayne Maddsen, anterior espía de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Soros busca decapitar a Trump —quien ha indispuesto al Deep State—, alienta el impeachment y busca impedir la reelección de Trump, con un objetivo geopolítico nítido: paralizar el acercamiento de EEUU con Rusia.

Mas allá de las filias y fobias, en el más depurado análisis geopolítico, el triunfo del grupo Soros—los Clinton, Obama, etc.— significaría un choque frontal contra Rusia y un mayor acercamiento con China, mientras que la supervivencia de Trump simbolizaría un mayor acercamiento con Rusia y un alejamiento y/o hasta una guerra contra China, como acaba de enunciar Henry Kissinger ante la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial. 

El mismo Trump —que tiene como aliados a Kissinger, al casinero Sheldon Adelson, a su yerno talmúdico Jared Kushner y al hoy alicaído primer ministro israelí Benjamín Netanyahu con severos problemas judiciales por estafa— conminó a China a un acuerdo gradual antes del 15 de diciembre (fecha límite para asestar las tarifas contra Beijing) y que cese de coquetear con su derrota electoral, ya que en caso de su reelección sería más duro cuando quebrantaría la cadena de suministro de China que acabaría en la ruina. 

Aunque parezca inverosímil, la suerte del planeta advendrá del resultado del pleito del grupo globalista —de la dupla Rothschild-Soros— y del heterogéneo grupo nacionalista que en su variedad económica encabeza Trump.

De allí que no sea ocioso penetrar los dédalos y los intereses de ambos grupos. El sistema legal estadounidense es peculiarmente sui generis y las reglas, tanto de la Cámara de Representantes como del Senado, pueden alcanzar inconcebibles niveles hieráticos como es el caso notorio del soplón (whistleblower) quien, sin exhibir su identidad, desencadenó los procedimientos para el impeachment de Trump.

Lo más hilarante, para quienes son ajenos a dicho sistema judicial de la persecutoria política estadounidense, es que el Partido Demócrata se obstina en ocultar el nombre del soplón anónimo, mientras que las exigencias del Partido Republicano para revelar su anonimato carecen de eco legal.

Los abogados del soplón anónimo, Mark Zaid y Andrew Bakaj, sentencian que su cliente está “legalmente capacitado al anonimato” y que la exhibición de su identidad puede ocasionar un “peligro físico mayor”.

Todavía más hilarante es que todo el mundo conoce la identidad del soplón anónimoEric Ciaramella, un experto en asuntos ucranianos, quien recibió financiamiento de George Soros y trabajó con el anterior director de la CIA John Brennan —un furibundo anti-Trump— quien participó en la cocción de la tramposa colusión rusa, que incluye la documentación fake del británico Christopher Steele, además de haber sido empleado de Susan Rice, consejera de Seguridad Nacional de Obama. 

También, el paradójicamente conocido soplón anónimo Ciaramella laboró para Victoria Nuland, asistente del secretario de Estado de EEUU para Asuntos Europeos que operó el golpe civil en Ucrania, como se desprende de una serie de correos de la Open Society Foundations, que controla Soros. 

El lodo es bidireccional de parte de los dos grupos antagónicos: se han perdido las formas a grado tal que Adam Schiff, a cargo del inicio de la investigación del impeachment por el Comité de Inteligencia de la Cámara —quien por cierto ha recibido financiamientos de Soros — calificó a Trump de “charlatán” y prometió regresarlo a su “trono dorado de donde vino”. 

Trump en uno de sus volcánicos tuits se burla de Schiff quien, con tal de cumplir su venganza agendada, puede llevar a una depresión económica a EEUU en caso de que tenga éxito el impeachment.

Lo más perturbador radica en que el destapado soplón anónimo Eric Ciaramella se había reunido con el gabinete de Adam Schiff. Con todo y que ha sido mancillado con el lodo ucraniano, el abogado de Trump Rudy Giuliani, en una entrevista con el comentarista conservador Glenn Beck, afirmó que los diplomáticos estadounidenses que han atestiguado en contra de Trump en el circo camaral forman parte de las “subastas de Soros” en Ucrania mediante un esquema “masivo de pagar por jugar”, que incluye falsificar evidencias en contra del presidente Trump.

El fuego cruzado apenas empezó y pesará mucho la percepción de la opinión publica con efectos en las elecciones del primer martes de noviembre del 2020.

Cada día, los dos grupos arrojan más leña a las brasas incandescentes e indecentes, mientras Trump ha recibido un severo revés con la condena de su confidente Roger Stone.

Han sido desfavorables a Trump los primeros testimonios de varios diplomáticos implicados en el Ucraniagate, donde presuntamente operó un quid pro quo de aportar mayor ayuda militar por 400 millones de dólares al presidente ucraniano Volodímir Zelenski, un comediante de profesión, a cambio de obtener el fétido expediente criminal de Hunter Biden —hijo de Joe Biden, vicepresidente con Obama y hoy uno de los candidatos demócratas a la presidencia—, por sus tratativas mafiosas con la empresa gasera ucraniana Burisma.

Es interesante que el Gobierno de Zelenski, que ha operado un espectacular acercamiento con el presidente ruso Vladímir Putin, haya declarado que no existe tal quid pro quo, lo que desdeña la mayoría del Partido Demócrata que controla la Cámara de Representantes que busca mediante el impeachment mancillar al máximo la dañada imagen de Trump con el fin de impedir su reelección.

El epílogo en la Cámara de Representantes está más que anunciado con el impeachment de Trump, al menos que suceda algo inesperado.

Al corte de caja de hoy, el impeachment, como en el caso de Clinton, no tiene esperanza de prosperar en el Senado, donde predomina el Partido Republicano y se requieren dos terceras partes para concretar la defenestración.

También al corte de caja de hoy, los demócratas en el Senado necesitan 20 votos que no tienen cuando algunos analistas filtran que existen cinco senadores republicanos, entre ellos el mormón Mitt Romney y el cubano Marco Rubio de Florida, quienes pueden desertar.

Todavía falta un año y se espera el revire feroz del procurador William Barr, quien sin tapujos acusó a los congresistas demócratas de sabotear a la Administración Trump.

Se encuentra en puerta, para el mes de diciembre, la publicación de la investigación de Barr sobre el papel criminal que jugaron varios centros de espionaje de EEUU en la etapa de Obama, desde el FBI hasta la CIA, en la cocción de la infame documentación fake del Russiagate.

Curioso: el Ucraniagate lo ostentan hoy los demócratas, mientras que el fake Russiagate lo tienen en sus manos los republicanos. ¿Cuál de los dos prevalecerá?

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

MUNDO

La encrucijada de Bolivia: Entre la república y el estado plurinacional

Published

on

Compartir en redes:

Por María Luisa Ramos Urzagaste (Sputnik Mundo) //

Las grandes contradicciones, intolerancia y hastío que ahora agitan Bolivia, muestran que la solución de esta situación va más allá de la determinación de posible fecha de nuevas elecciones o del retorno, o no, de Evo Morales a Bolivia. ¿Estarán dispuestos los líderes a buscar soluciones pacíficas y consensuadas?

Desde el mes de octubre Bolivia continúa siendo escenario de intensas movilizaciones y bloqueos, pero hay que notar que, hubo un cambio esencial de actores, con intereses diametralmente opuestos.

Luego de los hechos que desembocaron en la renuncia de Evo Morales y su inmediato exilio, junto a todo su entorno, el vacío de poder fue ocupado por una autodesignada presidenta, la senadora Jeanine Áñez impulsada por los líderes cívicos cruceños, el Ejército, la Policía, entre otros.

Las movilizaciones que se habían llevado a cabo hasta antes del 12 de noviembre, contra el entonces Gobierno de Evo Morales en distintas ciudades, cesaron luego de la autoproclamación de Áñez, pero fueron sustituidas por otros actores políticos que rechazan ser gobernados por Áñez.

El país estuvo paralizado por varias semanas y no ha vuelto a la normalidad, pues el problema político es profundo. Por las posiciones observadas en los distintos sectores y actores en conflicto, no se avizora que baje la turbulencia, más aun cuando las víctimas mortales van en aumento y ahora suman más de dos decenas.

La wiphala, símbolo de identidad

Innumerables reportes periodísticos y en las redes sociales mostraron al mundo a miles de ciudadanos bolivianos que salieron a reivindicar su bandera que fue rechazada y ofendida por algunos policías amotinados. La bandera plurinacional además fue retirada del Palacio de Gobierno y de Plaza Murillo tan pronto se autodesignó presidenta la senadora Áñez.

Durante las movilizaciones de protesta se observan dos aspectos sobresalientes: ciudadanos empuñando con orgullo la wiphala y el rechazo al Gobierno de Jeanine Áñez. Esta indignación es una muestra clara de lo profundo que ha calado ese símbolo como encarnación de la diversidad cultural del Estado plurinacional.

Pero además de ver gente humilde indignada por el maltrato a su emblema, se observa una multitud preocupada por su futuro.

Tristemente, estas justas manifestaciones fueron empañadas y dañadas en su imagen, por la aparición de grupos violentos que sembraron pavor en ciertos barrios de las ciudades, en especial en El Alto, Cochabamba y La Paz, lo que generó un rechazo de la población y ahonda aún más las divisiones de la sociedad boliviana.

¿Pugnas internas del Gobierno de facto?

Al otro lado del panorama político actual se observa que la composición del Gobierno de Áñez muestra al menos dos sectores con claros intereses políticos. Por un lado, la designación de dos importantes ministrosrecayó en dos personas cercanas al líder cívico Luis Fernando Camacho, tal es el caso de Jerjes Enrique Justiniano Atalá, como ministro de la Presidencia y Luis Fernando López Julio como ministro de Defensa.

Ambos ministerios son clave en el control del país, tanto en lo civil como en lo militar. Por tanto, se podría afirmar que quien actualmente gobierna es gente de Camacho.

La otra ala más visible es el ministro del Interior, Arturo Carlos Murillo Prijic y la autonombrada presidenta Jeanine Áñez, ambos electos al Parlamento boliviano por el partido Unidad Demócrata, que obtuvo en las elecciones de 2014 el 24% de los votos.

Murillo llegó al Gobierno con un hambre de venganza colosal pues representó la oposición más acérrima al Gobierno de Evo Morales. Por lo pronto el ministro del Interior está muy ocupado en “cobrar cuentas pasadas” a los allegados de Evo en el Chapare, e ir a la caza de exministros y otros asuntos conexos.

Cabe recordar que el actual partido de Jeanine Áñez tiene como uno de sus líderes al senador Óscar Ortiz, candidato presidencial, quien seguramente no ha depuesto su deseo de ser presidente de Bolivia.

Evo y Eva

La recientemente elegida presidenta del senado boliviano, Eva Copa, es una joven desconocida, militante del partido de Evo Morales, que, a diferencia de otros representantes y autoridades del anterior Gobierno, no se asiló ni salió del país, pese a las amenazas, según indicó en una entrevista.

El expresidente Morales y la actual presidenta de la Cámara de Senadores, parecen tener distintas agendas. Mientras Evo expresa su voluntad de volver al país e insiste en haber ganado las elecciones del 20 de octubre pasado, Eva negocia en el Parlamento una ley para convocar a nuevas elecciones.

Por su parte, el candidato opositor Carlos Mesa, parece haberse evaporado.

Los votantes de Mesa, fundamentalmente masas urbanas, que tuvieron como factores de cohesión los incendios en la Chiquitanía boliviana, el rechazo a la continuidad de Evo Morales en la silla presidencial, entre otros factores, ahora están desmovilizados y no ven como suyas las movilizaciones del Chapare, El Alto o la defensa de la wiphala.

Mientras tanto, Camacho se alista para ser presidente

El líder cívico Luis Fernando Camacho ahora se campea por el país a sus anchas, sostiene reuniones con distintos sectores y ha reclamado al Gobierno de México por supuestos hechos cometidos por el expresidente Morales desde su exilio en ese país.

Mientras Evo anunció que quiere una “comisión de la verdad” para demostrar que ganó las elecciones y se apresta a pedir ayuda a personalidades internacionales, Camacho da pasos acelerados y exige pronta convocatoria a elecciones, pues el terreno está abonado para ser el nuevo candidato en las elecciones que se avecinan.

Bolivia se debate entre dos planes

Pero más allá de los líderes y las disputas internas en los partidos y el Parlamento, Bolivia ahora parece debatirse entre dos proyectos: el retorno a la república o el sostenimiento del Estado plurinacional.

Esto se hace patente en las disyuntivas actuales, de las cuales destaco dos: la biblia frente al laicismo y el falso dilema de la bandera tricolor versus la wiphala.

La pugna entre esos proyectos, inclinará la balanza a uno u otro lado en dependencia de la fuerza (interna y externa) que logren acumular.

El proyecto de la “república” parece haber parido a su nuevo líder en Luis Fernando Camacho, quien ha sustituido al cansado y poco carismático Carlos Mesa.

El proyecto de “Estado plurinacional” no avizora aún a un nuevo líder. Por ahora solo se observa a un cuestionado Evo Morales, desgastado en su credibilidad.

Los elementos indicados aquí de manera escueta hacen suponer que en Bolivia el asunto va más allá de una ley de convocatoria a elecciones y el país no se apaciguará con una celebración de elecciones, pues hay resquebrajamientos que no pueden ocultarse.

En Bolivia hoy está en juego no solo quién será el nuevo presidente o presidenta, sino muchos intereses económicos y el propio modelo del Estado plurinacional.

Habrá que pensar en otros elementos que ayuden a la sociedad boliviana a salir de esta encrucijada, donde predomine el diálogo, evitando la violencia, que solo nos acarreará más violencia.

Mientras tanto, el comandante del Comando Sur de los EEUU, el almirante Craig Keller, ha dicho que ellos están observado la situación de Bolivia muy de cerca y agregó “aplaudimos la profesionalidad que hemos visto de las Fuerzas Armadas bolivianas hasta ahora”.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

ENTREVISTAS

La visión del politólogo Pablo Quiroz: El problema de Evo Morales fue querer perpetuarse en el poder

Published

on

Compartir en redes:

Por Raúl Cantú //

Independientemente de los resultados que logró en Bolivia como presidente en donde hubo índices de crecimiento mayores de los que se han registrado en la región, la crítica a Evo Morales es no ser demócrata y de haber reformado la ley para perpetuarse en el poder, es la visión de Pablo Quiroz Zepeda, quien está al frente de la Oficina Internacionaliata de la Universidad Marista, y es especialista en temas de América Latina.

El internacionalista no ve un panorama positivo para este país latinoamericano al corto plazo, conforme lo argumenta en entrevista realizada en el programa radiofónico Tela de juicio que conduce Becky Reynoso.

Con su conocimiento académico y además el haber vivido en Sudamérica donde conoció las entrañas políticas de la región, Pablo Quiroz manifiesta que no se puede comparar un país con otro, en el contexto de la problemática que han sucedido en los últimos meses con Ecuador, El Salvador, Chile y ahora Bolivia, pues cada uno tiene sus coyunturas diferentes.

El tema general de Latinoamérica es para no poner todos los huevos en la misma canasta. Cada país, por más que seamos una región, tenemos datos muy diferentes en crecimiento económico, en índice de desarrollo humano, en aparato gubernamental, hasta el supremo tribunal electoral que aquí en México está el INE, en Uruguay el voto es obligatorio si no hay multas, en Bolivia tienen un tribunal supremo electoral que aquí es parte de la coyuntura. Entonces no podemos dar por hecho que Venezuela es igual a El Salvador, que Chile es igual a Ecuador, es el primer error que tenemos como medios de comunicación”.

BOLIVIA, 37% CON POBLACIÓN INDÍGENA

Agrega: “En el tema de izquierda o de derecha, o digamos el Foro de Sao Paulo, lamentablemente sí merma en la opinión y polariza aún más a las personas que vivimos en la región de América Latina. No hay que quedarnos únicamente con el pasado, es parte del presente y va a forjar el futuro, hay detalles claros de la sociedad boliviana que hay que enfatizar, Bolivia tiene alrededor de un 37 por ciento de población indígena, que hasta los setentas tenía un gran pie sobre la espalda, no podían sacar una bandera, debe haber un respeto por estos pueblos originarios”.

Entre las cosas que resalta del gobierno de Evo Morales, es el crecimiento que tuvo Bolivia debido a sus productos minerales, que fueron el sustento para tener programas sociales exitosos.

Dictaduras militares, crecimiento económico, que en Bolivia es debido a productos minerales, cuando a un país le va bien porque es el boom de alguna industria y esa industria tiene un aparato estatal, crea activos que se derivan en más programas sociales, entonces un gobierno como el de Evo Morales le iba bien”.

LA ENTREVISTA

Pregunta. ¿No es un mérito de Evo Morales el crecimiento en Bolivia?

Respuesta. Es mérito al transferir esa victoria económica, ese recurso natural que tiene Bolivia y lo puedas dirigir muy bien a los más desprotegidos. Es un mérito, si Evo se hubiera ido o hubiera sido más demócrata porque es la mayor crítica hacia él, al tratar de reformar la ley para decir quiero estar más tiempo en el poder, ya lo había hecho en 2016, se quería reformar el artículo 168 de la constitución boliviana para postergar más la presidencia de Evo Morales.

Cuando pasa el referéndum, lógicamente existe una preferencia por el no, ya desde ahí vemos una oposición, que en 2019 se marca en los comicios como preferencias electorales son ambiguas, cada vez que leemos una estadística es diferente entre empresas, ya hay una diferencia y bastante marcada, eso duele mucho a los latinoamericanos, no es nada democrático, es una observación, debemos exigir encuestas que digan lo que realmente es.

Pregunta. Ahí ya era foco rojo…

Respuesta. Desde 2016 ya viene foco rojo. Pero todavía la situación de ir a una segunda vuelta no es clara, es un cochinero desde el lado gubernamental al tratar de emprender a toda costa mecanismos gubernamentales para perpetuarse en el poder, también es un cochinero de empresas que hacen las encuestas, una empresa marcaba a Evo con 40 por ciento para la victoria, una gran diferencia, pero todos querían su juego. Creo que la oposición no jugó con la mejor carta, ya había ganado bastiones fuertes, Bolivia no es únicamente La Paz.

CONVOCARÁN A ELECCIONES

Pregunta. El 37 por ciento de población es indígena, lo que hace ganar a un presidente…

Respuesta. Así es. Esto ya nos da a qué va a pasar, Yáñez ya dice que es la presidenta interina. Ya cuando el aparato legislativo acredita que ella es la presidenta interina, tiene que convocar a elecciones, pasan 90 días y se forman las nuevas elecciones.

Pregunta. ¿Qué va a pasar con Bolivia?

Respuesta. No está teniendo alternancia política, eso es lo complicado. El señor Mesa que ya estaba contendiendo con Evo Morales, viene desde el 2005 arrastrando, yo en un artículo mencioné que tenemos líderes millennials, desde 2005, desde 2003, a inicios del milenio, personas que hoy tienen 18 o 20 años solo han conocido a uno o dos presidentes, una forma de gobierno, esto es muy triste para una participación ciudadana, es triste en un ambiente democrático, vemos que un joven de 20 años en Bolivia nada más había visto de presidente a Evo Morales. No están dejando los sistemas políticos de América a nuevos liderazgos, que enfrenten nuevos retos, que impliquen nuevos conocimientos, nos quedamos estancados.

Pregunta. ¿Y en México qué está sucediendo?

Respuesta. El liderazgo de México, el activismo, lo lleva Marcelo Ebrard, no lleva la batuta Andrés Manuel López Obrador, es más interno, uno que otro comentario a favor de la traída de Evo Morales que está apegada a derecho, y que no ha sido el único caso en la historia mexicana de recibir personas, tanto que vengan del exilio por ser militantes de izquierda como fue en la guerra civil española, así como de derecha.

Pregunta. Pero eran personas que eran perseguidas por los gobiernos, en sentido opuesto casi no hubo…

Respuesta. Hemos tenido personas que han venido del franquismo. Cuando fue la guerra civil española, no solo recibimos republicanos, también recibimos personas franquistas. A nivel de presidente no, quizás el caso podría ser más similar es el de León Trotsky, pero ya son muchos años.

Pregunta. Ya dijo el gobierno que le darán un dinero para que viva…

Respuesta. Lo criticable aquí es que sí está apegado a derecho, apegado a una amistad, una confianza del gobierno mexicano hacia la personalidad de Evo Morales. Lo criticable es que viene una persona pidiendo asilo político, cuando viene una persona pidiendo asilo político por Tapachula se le trata igual, no se le va a tratar igual. Creo que entre seres humanos debe ser igual el trato, lo que me parece muy complicado y se habla a corto plazo, mediano plazo, pero no se habla de las repercusiones del pueblo boliviano más allá si hubo golpe de estado o no, continúa Bolivia con grupos de poder que no dan alternancia.

PANORAMA PESIMISTA PARA BOLIVIA

Pregunta. ¿No ves un buen futuro para Bolivia?

Respuesta. Por el momento no, lamentablemente sí podemos hablar que se harán comicios, que le darán su palomita al nuevo estado boliviano, pero Bolivia es el país que desestabiliza este match entre el foro de Sao Paulo y el grupo de Lima, porque tenía mucha presencia con Nicolás Maduro en Venezuela, hubo participación en un foro anti neoliberal en La Habana con participación de Bolivia, de Venezuela, entonces era un personaje clave, porque era un éxito en crecimiento económico, era la mejor carta de presentación de la izquierda latinoamericana.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy