Connect with us

OPINIÓN

Comuna México: Envilecer al Senado de la mentira

Published

on

Por Benjamín Mora //

Las personas mentimos por distintas razones, sea a gran o pequeña escala, siempre como un escape de la realidad: defensa, vergüenza, interés, maldad, desesperación, aceptación social, piedad o simplemente por gusto, como lo demuestra un estudio de la Universidad Duke, en Carolina del Norte, Estados Unidos.

En política sobreabundan los manipuladores emocionales que embaucan desde la distorsión de la verdad y la explotación emocional de su gente más cercana y del pueblo, creyendo que sus mentiras prevalecerán, al menos, hasta obtener privilegios a expensas de sus víctimas. Generalmente se creen tan inteligentes que no imaginan que algo o todo de sus mentiras y manipuleos de la verdad pudiera revertírseles.

El manipulador desde el poder político es capaz de dañar, intencionalmente, el nombre de cualquiera otro, su autoestima y auto respeto si con ello logra sus propósitos más oscuros o sirven a intereses viles y perversos, aliados a él. Derek Wood del Gel Mental Help sostiene que las mentiras pueden volverse patológicas en individuos con Trastorno de Personalidad Antisocial vinculados al poder y el dinero.

El mentiroso obsesivo pierde sensibilidad en la medida en que repite sus actos de deshonestidad, como lo han demostrado expertos de la Universidad College de Londres, no importando que tan expertos parezcan ser en encubrir sus engaños.

En días pasados, el senador por Aguascalientes –panista- Juan Antonio Martín del Campo Martín de Campo, en comparecencia del secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, hizo diversos señalamientos por demás atrevidos con la intención de ponerlo en mal ante el Senado de la República y la opinión publicada, queriendo quedar como un crítico indomable del actual Gobierno federal. Entre sus señalamientos acusó al director de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo (API) de estar señalado e investigado en Estados Unidos por actividades relacionadas con el narcotráfico. Presentó, a decir suyo, prueba documental de su acusación. Al mismo tiempo, el director de la API Manzanillo se encontraba en Miami, Florida, en un evento sobre cruceros turísticos con más funcionarios federales, estatales y municipales mexicanos. Aquí debo señalar que nadie, con una investigación como la referida por Juan Antonio Martín del Campo, podría haber entrado a Estados Unidos de Norteamérica sin ser detenido o repatriado.

Mahatma Gandhi recomendaba no pretender triunfar desde la mentira. José Antonio Martín del Campo debería hacer caso a los grandes políticos honestos que trascendieron a su tiempo.

No es menos importante recordar que, de acuerdo con el Código Penal Federal, en su artículo 247, se impondrán de cuatro a ocho años de prisión a quien “faltare a la verdad en perjuicio de otro (…) afirmando un hecho falso”; asimismo, en el artículo 248 Bis se señala que se impondrá prisión hasta por cinco años a quien “con el propósito de inculpan a alguien como responsable de un delito ante la autoridad, simule en su contra la existencia de pruebas que hagan presumir su responsabilidad”. Aquí, alguien podría ir a la cárcel.

Me pregunto: Qué habría motivado al senador panista Juan Antonio Martín del Campo a acto tan vil frente a sus compañeros senadores en la más alta tribuna de nuestra Soberanía Republicana, en comparecencia del secretario de la SCT. Desde la Psicología podríamos hablar del factor oscuro de la personalidad o factor D (dark en inglés) en el que se conjuntan el egoísmo, maquiavelismo, narcisismo, psicopatía, etc. Quienes sufren de este factor no solo buscan su propio beneficio sobre el bien de los demás, sino que también se dan razones, también mentirosas, para actuar de esta manera; se sabe que, quien a ello llega, fácilmente puede participar en otras actividades ilegales como asociarse y organizarse con delincuentes.

En este sentido, el asunto parece tener explicaciones más que preocupantes: El puerto de Manzanillo es el más importante de México y hay muchos intereses en él. En varias ocasiones han sido detenidos cargamentos de precursores de drogas sintéticas. Según la SCT, se tienen identificados a los posibles orquestadores de este ardid político y tiene color albiazul… ¿Podría el senador Martín del Campo ser una de esas cabezas? ¿Hasta dónde se vale llegar con la representación que ostenta un senador de la República?

En menos de 24 horas quedó demostrado que el documento que presentó Juan Antonio Martín del Campo no solo es falso, sino que fue intencionalmente falsificado para dañar la imagen del director de la API Manzanillo, obligar a su salida y buscar imponer a otro a modo de ciertos grupos ya identificados y cercanos a Acción Nacional o su gente. El documento original NO se refiere al director de la API Manzanillo sino a un homónimo, pero fue alterado hasta llegar a falsificar firmas y sellos. Esto podría ser un delito del interés de la autoridad norteamericana, que ya está en conocimiento. Lo hecho por el senador de Aguascalientes merecería una investigación en México y EEUU, con sanciones penales en ambos territorios; por su parte, el Senado de la República está obligado a investigar lo que podría ser un acto que lo mancha y desacredita. Creo que, Martín del Campo cerró una puerta en sus aspiraciones políticas en Aguascalientes… no merecen como gobernador a alguien padeciendo del factor oscuro de personalidad. Me preocuparía más si Martín del Campo fuera un mentiroso sincero –los hay- pues jamás habría arrepentimiento ya que NO puede diferenciar entre la verdad y la mentira. Podría ser un sociópata o un psicópata.

Mi abuela Rafaela, en alguna ocasión me dijo: Cuídate de no ser como aquellos a quienes criticas… quizá, solo quizá, Martín del Campo pronto pudiera ser investigado por estar involucrado en la falsificación de documentos, con firmas y sellos, del Gobierno norteamericano.


Jess C. Scott decía que los hipócritas se ofenden con la verdad. Quizá a esta hora hay alguien que se siente no solo ofendido sino amenazado con la verdad que derrumba su mentira ante el Poder Legislativo; pero él, y sus posibles socios, no pueden negar que, al mentir ante los senadores, Juan Antonio Martín del Campo perdió respeto a sí mismo y la confianza de miles pues violó un derecho elemental a conocer la verdad.

Hoy se sabe que tampoco hay investigación ni acusación alguna en contra del director de la API Manzanillo en ningún país del mundo. Hoy se sabe más de lo inimaginado hace unas pocas horas cuando Jiménez Espriú atendió a un llamado del Senado de la República.

Dicen que lo que no nos mata nos fortalece. ¿Pronto veremos quiénes se fortalecieron y quién perdió? Cuánto tiempo tomará limpiar un nombre dañando: El del director de la API Manzanillo ya ha quedado limpio, el del senador empieza a enlodarse.

No doy el nombre del director de la API Manzanillo pues lo que se buscó fue adueñarse del puerto más importante de México para obtener poder y dinero desde oscuros intereses. Hay una víctima que, por ser honesta y proba, demostró, en pocas horas, que todo fue un vil engaño de un senador con el uso de documentos falsificados.

La verdad tiene la virtud de unir y engrandecer. La verdad hoy engrandece a quien ayer fue víctima.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

La otra corrupción

Published

on

Opinión de Luis Manuel Robles Naya //

La corrupción ha sido identificada como la principal causa de los males del país. Según Transparencia Internacional, México es actualmente, el país más corrupto de todos los que integran la Organización para el Crecimiento y el Desarrollo Económico (OCDE) y junto con Rusia también el último lugar en el G20.

El actual presidente de la República, hizo girar la temática de su campaña electoral alrededor de este tema, al grado de decir que, acabando con la corrupción México habría de crecer y habría bienestar para todos. No corrupción y austeridad serían la llave para el crecimiento. A seis meses de haber llegado al poder, no se percibe que esto vaya a ser posible. Por el contrario, se está dando lugar a otra corrupción, que es la que provoca la ineficiencia, la impreparación, la precipitación y la ignorancia de la realidad profunda de la administración pública mexicana.

Por estos factores se explica que se hayan aplicado criterios aritméticos en la reducción del gasto público sin medir el impacto social de cada medida restrictiva.

Se dijo que se gastaba mucho en la importación de gasolina y se decidió dejar de comprarla en el extranjero sin conocer las reservas existentes, y se provocó con ello, el mayor desabasto de combustible que haya padecido nuestro país. Se dijo que los contratos para la conducción y el abasto de gas natural eran leoninos y ocasionaban perjuicios, y ahora no hay gas para producir la energía eléctrica que requiere toda la península de Yucatán. Se empeñan en echar atrás la reforma energética cancelando proyectos y licitaciones en generación de energía eléctrica y de exploración y producción de petróleo y se decide invertir miles de millones de dólares en recuperar la economía de PEMEX y su capacidad de producción.

Se dijo que había corrupción en los programas sociales como Prospera, estancias infantiles, adultos mayores, procampo y otros. A cambio, se establecieron nuevos programas que resultan bastante limitados en sus alcances sociales, lo que es similar a decir, yo te doy dinero, individualmente, y tú verás cómo le haces para proveerte lo necesario. Esto siendo una mala política social, es también una nueva forma de corrupción.

Los programas que se están sustituyendo, fueron durante años, duramente criticados por la oposición, por considerar que generaban clientelismo electoral y que se prestaban al uso faccioso por parte del gobierno. Para evitar estas suspicacias, se fueron creando bases de operación y criterios de regulación, vigilados y supervisados hasta por, cuando menos tres instancias: la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública, el CONEVAL o Consejo para la evaluación de la política de Desarrollo Social, y existen además organizaciones civiles que dan seguimiento a las acciones de gobierno y su impacto social.

En la actualidad, se desconocen las reglas de operación, metas a evaluar más allá del número de beneficiarios y lo más importante, cuáles son los mecanismos formales para que estas ayudas lleguen, o cuales son los padrones que sirven de base, y quién los supervisa y evalúa, y esto deja un enorme horizonte para la corrupción institucionalizada.

No basta que el presidente diga que en el gabinete y en el gobierno hay pura gente honesta, porque en los detalles se encuentra al diablo.

La oposición a los gobiernos anteriores a éste, fue insistente en reclamar el uso electoral de estos programas sociales. ¿Quién puede asegurar ahora que no será así?, cuando los padrones de los más ambiciosos programas son controlados desde una sola oficina en la Presidencia de la República sin ninguna supervisión institucional. No existen, o hasta ahora se desconocen, los mecanismos que habrán de asegurar que no se incurra en corruptelas o usos facciosos.

Durante los primeros tres meses de esta administración, más del 70 por ciento de los contratos otorgados fueron adjudicaciones directas, sin licitación de por medio, con la única justificación de la urgencia.

Hay una grave digresión en el discurso presidencial ante la crítica y un alarmante divorcio entre el discurso y la realidad. Se dice una cosa y se hace otra. Siempre hay otros datos que oponer a la realidad de las cifras, y es evidente que en el gobierno federal hay mucha improvisación, desconocimiento y hasta incapacidad.

Alguien dijo que la ineficiencia es también una forma de corrupción y esta tiene consecuencias mayores que la otra corrupción. El manejo complaciente de la hacienda pública, empeñada en satisfacer los deseos del presidente a como dé lugar, habrá de agotar los recursos financieros y los fundamentos de economía política que mantienen prendida con alfileres la economía nacional.

Es necesaria una pausa en esta prisa política que se tiene por imponer un sello personalísimo a este gobierno y pensar seriamente lo que se quiere hacer con nuestro país. Despacio que voy de prisa, se le adjudica este dicho a Napoleón Bonaparte y no estaría por demás, ya que nuestro presidente es tan proclive a justificar históricamente sus decisiones, lo retomara.

 

Continue Reading

OPINIÓN

La descoordinación de seguridad

Published

on

Columna Metástasis, por Flavio Mendoza //

En el país el tema de la violencia es sin duda un asunto que preocupa a todos, las cifras siguen rompiendo los récord en las estadísticas delictivas, la dinámica ascendente alcanzó a los Gobiernos estatales y nacional, quienes no son responsable de ello, pero sí de la estrategia de pacificación del país, México un terreno sangriento, entre asesinatos, secuestros, robos y violaciones que alcanzan a los ciudadanos de todos los sectores y segmentos sociales.

En Jalisco parece ya un sello en el actual gobierno, en cada viaje al extranjero que realiza el gobernador Enrique Alfaro Ramírez se desata una tragedia en el Estado. Durante la gira del gobernador jalisciense Enrique Alfaro en Chicago para la reinauguración de la Casa Jalisco en el vecino país del norte, hubo balaceras en San Juan de los Lagos y Tlajomulco, además del hallazgo de restos humanos en bolsas en el municipio de Tlaquepaque en medio de una ciudadanía que parece ya no asombrarse y hasta acostumbrarse a estas escenas.

Pero lo preocupante es, además de la frecuencia y la costumbre de los ciudadanos sobre estos acontecimientos, la capacidad de reacción, contención y estrategia de seguridad. En el lugar, durante 40 minutos de agresiones con arma de fuego entre criminales y elementos de la seguridad se pudieron capturar imágenes y videos por reporteros, civiles y hasta elementos de seguridad, en los que se puede observar elementos de seguridad que parecen actuar por iniciativa propia, abrir fuego indiscriminadamente hacia la zona en conflicto, amontonarse en un solo punto para proteger su integridad, además de no impedir el acceso a la zona de riesgo a los civiles en el lugar. El audio de una de las grabaciones deja claro que no hay una voz de mando, pues varios gritos se escuchan a una señal de alto el fuego, mientras otros parecen no atender la indicación y siguen abriendo fuego contra el objetivo, la cámara se mueve y evidencia que otros elementos están riendo en el lugar.

En el mes de junio se anuncia la movilización de miles de elementos de la recién creada Guardia Nacional, mientras en redes circulan videos de las carencias y condiciones infrahumanas en las que se capacitan a los policías federales, a quienes los mandos superiores de seguridad les advierten que se terminarán los lujos, refiriéndose principalmente a los hospedajes en hoteles, además de llamarlos fifís, una advertencia para la Policía Federal en su nueva encomienda bajo las órdenes de la milicia a cargo de la Guardia Nacional.

Jalisco atraviesa quizá por una de las etapas más violentas registradas en el estado, ante ello las autoridades parecen no tener ni estrategia, ni capacidad de contención, el fiscal del estado dijo que los ataques a los elementos de seguridad en el estado se deben al avance que han tenido, sin embargo, los números demuestran retroceso en lugar de avance.

La estrategia de seguridad que permita abatir la criminalidad en el país parece lenta, desde lo nacional y lo local, además de advertir corporaciones con demasiadas deficiencias de operación, mala relación entre ellas para la coordinación, así como vulnerabilidad para imponer el orden como lo hemos visto en la milicia, donde civiles han desarmado y retenido a elementos de las fuerzas armadas del país, el tema de seguridad ya no puede esperar, está además impactando en otros rubros como el económico y político, si no se actúa con decisión y firmeza se correrá el riesgo de fracasar nuevamente en la lucha contra el crimen organizado en este país.

@FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

Jalisco: estado de emergencia

Published

on

Columna De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

Jalisco es un barco que navega a la deriva. O peor aún, debemos decir que flota sin brújula ni rumbo en medio de ciclones y aguas convulsas. Pareciera que el timón carece de control y que el capitán de la nave no está consciente de la gravedad del clima. Pero no sólo eso, su tripulación y los pasajeros -confundidos y asustados, respectivamente- ya no saben qué esperar en un ambiente tan impredecible y hostil.

La inseguridad se ha convertido en una tormenta sin fin; muy lejos del “se matan entre ellos”, lo cierto es que la delincuencia en nuestra entidad no distingue entre buenos y malos. Nos alcanza y lastima a todos. Está claro que a los criminales les importa muy poco las estadísticas y las declaraciones vacuas de las autoridades.

A estas alturas, cualquier registro ya es por demás ante la zozobra con la que experimentamos la vida quienes habitamos en esta otrora gran ciudad (ya no digamos en los municipios gobernados por la mafia).

Así las cosas, conviene decir que nos referimos a estado de emergencia cuando la perturbación de la paz o del orden interno de un Estado están en riesgo inminente, ya sea por consecuencia de catástrofes, brotes de enfermedades contagiosas o situaciones políticas o sociales, que afectan e impiden el desarrollo normal de una comunidad, región o país. Por eso no exagero al afirmar que Jalisco se encuentra en estado de emergencia.

El pasado viernes atestiguamos de nuevo cómo se desbordó el terror y corrió la sangre. Pero también, el titular del ejecutivo –otra vez a la distancia- estuvo al pendiente de los acontecimientos y comandó la situación a punta de twitazos. Por supuesto que esto no cayó nada bien entre los cibernautas y el público radioescucha y televidente que atendió sus reportes desde Chicago, Illinois.

Sus fans podrán alegar que no es culpa de él que se hayan desatado los demonios un día después de su cumpleaños y justo cuando fue a reabrir la Casa Jalisco en aquella ciudad, por cierto, horas antes del concierto de los Rolling Stones en el estadio Soldier Field. Y quizás tengan razón, sin embargo, hay al menos dos preguntas que se imponen: ¿era necesario que Enrique Alfaro acudiera a dicha reinauguración? ¿Valía la pena hacerlo en el marco de los festejos de su cumpleaños, en un día en que se presentó la mentada banda de rock, despertando con ello legítimas suspicacias derivadas de su anterior presencia en un juego de los Lakers de Los Ángeles? La respuesta para ambas cuestiones es no.

Nuestra entidad no es como antes. Los responsables de los tres niveles de gobierno no pueden darse el lujo ni el gusto de ausentarse para deleitarse con los placeres que brotan del poder. Las circunstancias actuales exigen que los presidentes municipales y el mandatario estatal eviten la tentación de viajar a fin de eludir su grave responsabilidad de atender el mandato de sus electores y los demás ciudadanos (que en su mayoría no votaron por ellos).

Debe quedar claro que nadie quiere echarles a perder la fiesta egocéntrica que han armado para disfrutarla con sus socios y cuates.

De lo que se trata es de que entiendan que gobernar bajo las delicadas condiciones en que nos encontramos el resto de los mortales, demanda una atención permanente; es decir, las 24 horas del día, de todas las semanas y de todo el año.

Vaya, dicho de otra forma, una vez que se restablezca la paz y regrese la seguridad, que hagan lo que les pegue la gana en sus ratos de privacidad. Pero por ahora el reclamo es que atiendan sus obligaciones fundamentales.

Y no obstante que por fortuna hay policías, agentes de la fiscalía y militares que a diario arriesgan la vida para enfrentar al hampa, lo que más debería preocuparles es que a sólo seis meses de inaugurado este sexenio, un buen porcentaje de la población percibe que naufraga en un océano de incompetencia y frivolidad.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy