Connect with us

OPINIÓN

¿Democracia sin sociedad?

Published

on

Compartir en redes:

Comuna México, por Benjamín Mora Gómez //

Hace unos días pude ver un video en que un hombre de más de 90 años debió comparecer ante un juez en Estados Unidos, acusado de exceder la velocidad permitida al conducir su auto. Explicó que él no maneja a altas velocidades y que usa su auto sólo cuando es necesario, y que el día de los hechos había llevado a su hijo, con discapacidad y con más de 60 años de edad, a que le practicaran un examen de sangre.

El juez, conmovido le reconoció seguir siendo un padre al cuidado hijo ya grande y sobreseyó el caso por ser un hombre ejemplar. Ésta ha sido la más bella experiencia que he conocido de justicia con sentido humano. En la vida necesitamos más casos así.

He tenido la oportunidad de vivir de muy cerca la entrega con que miles de mujeres y hombres transforman –verdaderamente transforman- las vidas de niños con algún síndrome o con parálisis cerebral, de mujeres violentadas por quien ellas esperaban ser amadas, de mujeres extraordinarias en sus trabajos pero que reciben salarios muy menores por ser mujeres, de migrantes comprometidos consigo mismos y sus familias para darles un mejor futuro, de voluntarios que donan horas de vida en causas que nos humanizan, de jóvenes limpiando playas y bosques, de hombres y mujeres que levantan la voz por quienes nadie escucha, de hombres y mujeres que nos han dado certeza en las elecciones y limpieza en el ejercicio de gobierno… y así hasta donde, hace tiempo y aun hoy, se veía y ve como normal el ser injusto, indolente, abusivo, delictivo. Sin embargo, me duele reconocer que toda esa gran labor queda reducida a un “fifí” o a un descrédito infundado y arrebatado desde la inconciencia y las ocurrencias nacidas del miedo.

Hoy nos enoja que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya ordenado no apoyar a las organizaciones de la sociedad civil desde el gobierno y que el presupuesto del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) esté sin ejercerse; sin embargo, no es el primer presidente ni su gobierno el primero en actuar de manera tan soez y temerosa; pero sí es el primero en declarar enemigas de su gobierno y de él mismo a las organizaciones de la sociedad.

Si bien, con Enrique Peña Nieto, los presupuestos del Indesol se redujeron año con año desde el propio Congreso de la Unión; hoy, simplemente no se ejercerá lo autorizado.

Allan Kardec decía que, para comprender ciertas cosas es menester poseer facultades que, lamentable y obviamente, no tienen la mayoría de nuestros políticos, entre ellas la de la humildad y la seguridad personal. Muchos de nuestros políticos poco saben y entienden menos.

Andrés Manuel López Obrador debería reinventar su manera de concluir sus formas de pensar. Juega a dirimir sus conflictos de gobierno en los medios, aunque solo en ellos se quede y pierda.

Hoy, en que el presidente López Obrador se atreve a pedir al gobierno norteamericano cambiar su constitución en materia de acceso a armas, bien le valdría comprender y aceptar que ello nunca sucederá por petición suya, como tampoco logrará que extraditen a Patrick Crusius, el asesino de El Paso, Texas, pues también mató a ciudadanos norteamericanos y es deseable que ellos primero lo juzguen además de que sus leyes son más severas, sus cárceles más seguras y sus jueces más firmes. Sería suicida para el gobierno de Trump caer en tan pueriles peticiones.

En cambio, el presidente de México sí podría acercarse a organizaciones ciudadanas norteamericanas pro migrantes, que luchan en contra de la Segunda Enmienda y defensoras de los derechos humanos, para conocer sus causas, estrategias y logros, y sumarse a ellas. Si algo podrá cambiar en Estados Unidos será desde la sociedad de los Estados Unidos, y quizá, desde el Partido Demócrata, y jamás de los jamases, desde AMLO y sus noches de fiebre y delirio.

No he escuchado a nadie del gobierno federal explicar los hechos de El Paso desde su trasfondo psicosocial, es decir, desde las causas y consecuencias de las acciones y percepciones que tienen los individuos sobre sí mismos y los otros en tanto miembros de diferentes grupos sociales, y se han quedado en la superficialidad del análisis del discurso de odio que identifica a Donald Trump. No, desde ahí nada cambiará porque ni siquiera imaginan la posibilidad de llegar a comprender y alterar la representación cognitiva de cada persona y grupo, así como de los otros en tanto miembros de una misma sociedad.

Los análisis del discurso de Trump se limitan a creer que todo es igual sin deshojarlo de los estereotipos sobre los grupos exógenos y las minorías, la estereotipia como proceso cognoscitivo de atribuir ciertas características a las personas sobre la base de su pertenencia a tales categorías, los prejuicios como las actitudes derogatorias hacia una persona debido a su pertenencia a determinada categoría social y la discriminación o exclusión, en términos macro sociales, como aquel complejo sistema de relaciones entre los grupos sociales que produce y reproduce desigualdades en el acceso a recursos como salud, ingreso económico, educación, propiedad, etc.

Si todo esto no se entiende ni imagina entonces jamás se podrán cambiar las condiciones de nuestros hermanos migrados ni el discurso de odio podrá terminar.

Vendría bien al presidente, al canciller Ebrard y a la secretaria Sánchez Cordero, hacerse responsables del fondo de sus palabras y superar las formas, que son, obvio es, muy superficiales e ignorantes de lo real. Solo entonces sabrán darle cause a su política persecutoria de los migrantes centroamericanos que, en la sumisión del gobierno mexicano a los antojos de Trump, subyace a la personalidad autoritaria del presidente norteamericano, quien impone patrones migratorios punitivos, controladores y opresivos alimentando impulsos socialmente inaceptables en nuestra tradición internacionalista.

Pero para que todo ello cambie para bien, antes Andrés Manuel tendría que dejar de ser Andrés Manuel, el presidente terco del que él se enorgullece y abrirse a las otredades lejanas de su 4T, sobre todo a la sociedad civil organizada, sin la cual, la democracia se antoja imposible.

E-mail: benja_mora@yahoo.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Se buscan líderes

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

En estos tiempos de cambios y transformaciones, de crisis sociales y económicas, el mundo está habido de líderes que tengan claridad de objetivos sobre cómo mejorar el mundo, cómo hacerlo más justo y menos desigual, más próspero y más libre, como bien lo precisó el ex presidente español Felipe González en su libro “En busca de respuestas”, el liderazgo en tiempo de crisis, que bien deberían darle una revisada nuestros personajes de hoy que se dicen empeñados en reescribir la historia.

El liderazgo es un compromiso con una idea y una visión de lo que puede ser (…) Es hacer lo correcto por educar e inspirar a un electorado, teniendo empatía con el ánimo, las necesidades, los deseos y las aspiraciones de la humanidad”, pensamiento cuya autoría corresponde a Benazir Bhutto (1953-2007), malograda primera ministra pakistaní, destituida y asesinada cuando se presentó de nuevo a las elecciones en 2007.

Lo que llamamos liderazgo es una conexión especial entre el discurso político y un ethos mayoritario, esto es, una aspiración conjunta, que expresa la identidad y los deseos mayoritarios de un país, aunque esta conciencia colectiva no tiene porqué ser siempre de adhesión en positivo a un proyecto, también puede expresarse como un rechazo, una resistencia mayoritaria a un determinado estado de cosas.

LOS LIDERAZGOS DE HOY

¿Qué liderazgos tiene en está época el mundo? ¿Si preguntamos quienes son los líderes de hoy a quiénes habremos de señalar? Me vienen a la mente personajes como el Papa Francisco, la canciller alemana Angela Merckel, el presidente chino Xi Jinping, Vladimir Putin y no me atrevería a incluir en la lista al presidente de Estados Unidos Donald Trump, a quien más bien veo como el anti-líder, el ventajoso, mentiroso, enredoso, que siempre pretende sacar ventaja, muy lejos de vivir el ideal de construir un mundo mejor para la humanidad. Si algo le falta a Trump, es empatía.

NUESTROS LÍDERES

En el contexto más cercano que es el país, tenemos al impulsor de la Cuarta T, Andrés Manuel López Obrador y en el contexto local al gobernador Enrique Alfaro, quien enarbola la Refundación de Jalisco. ¿Tienen estos personajes los talentos para mejorar México y Jalisco? ¿Los proyectos que impulsan van en dirección de combatir los graves problemas de la desigualdad, de la inseguridad y violencia que nos envuelve y no nos permiten crecer? ¿Pueden ambos afrontar los desafíos del presente para sentar las bases de un futuro mejor?

Como bien lo apunta Felipe González, el sentimiento social mayoritario de nuestro tiempo es la desazón que se extiende por todos los países del Occidente desarrollado y a lo que Enrique Peña Nieto le llamó “humor social”, que es todo aquello que viene del sector público y es atacado, criticado y/o rechazado. En el caso del ex presidente del PRI ese humor social negativo se alimentó en hechos reales: corrupción, incapacidad para resolver los graves problemas de la desigualdad y la violencia que han impuesto el crimen organizado.

Difícilmente en este lapso tan corto, tanto López Obrador como Enrique Alfaro, que tienen la similitud de asemejar el perfil del caudillo, pueden ser marcados como nuestros líderes, porque primero tienen que ofrecer resultados positivos frente a los retos que enfrentan. Si bien han llegado a la máxima responsabilidad como Presidente y Gobernador, con un discurso reformista de cambio y transformación, finalmente son los resultados los que valen.

Y el reto para los gobernantes de hoy es saber cuál es el proyecto que conecta con la aspiración de los ciudadanos. Por ejemplo, Jalisco y su problemática del agua. Es un problema real que se ha pretendido resolver desde hace 30 años. La presa de El Zapotillo es la mejor alternativa técnica de traer agua proveniente del río Verde a la zona metropolitana, a la región de Los Altos y a la ciudad de León, Guanajuato, pero los gobernantes (principalmente los últimos dos de Jalisco) le han sacado la vuelta, porque no quieren confrontarse con los cientos de habitantes que van a resultar afectados con la decisión de la obra, así como con los grupos ambientalistas y defensores de su derecho a vivir en sus comunidades.

¿Aquí cómo debe actuar el líder, con todo y que en el pasado reciente se opuso a que la obra se realizara y además asumiera la defensa del derecho de los pueblos afectados por la presa y que de funcionar ésta, serán inundados irremediablemente?

En estos cambios vertiginosos que vive el mundo producto de la revolución digital, es la angustia que genera la incertidumbre a lo que puede pasar mañana, unos por la preocupación que provoca el desempleo (los universitarios que terminan sus carreras y no encuentran ocupación para aplicar sus conocimientos), otros por la violencia que se vive en las calles, con tanto asalto, secuestro.

En estas circunstancias en que estamos inmersos, no tenemos cerca ese líder que nos de seguridad ni tranquilidad, ni a nivel mundial, ni a nivel nacional, ni a nivel local, cuando no reflejan un rumbo claro hacia dónde llevan el destino de la nave que se llama México y que se llama Jalisco, por ser la confusión la que prevalece.

Nuestro humor en ese sentido no es precisamente el mejor, porque no advertimos claridad de objetivos, hacia dónde vamos, si se está haciendo lo correcto con las políticas, programas y acciones de gobierno. Son ocho meses muy movidos, con mucho polvo que no nos permiten visualizar si vamos por el camino correcto o si nos hemos ido alejando del camino hacia la luz.

Continue Reading

OPINIÓN

Permanencia sigue en Ley General de Educación

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

El ciclo escolar comienza con los Consejos Técnicos en las escuelas, y aún sin leyes secundarias, este órgano de gobierno académico de docentes comienza su operación de cara a recibir en el nuevo ciclo escolar a millones de niños en las escuelas públicas del país, entre los docentes se comparte información, se discute y analiza lo que hasta el momento representa el nuevo proyecto educativo sexenal con el que una vez más intentarán reinventar la educación.

Para sorpresa de los docentes en el proyecto de Decreto que crea la Nueva Ley General de Educación, reglamentaria de la Reforma Educativa y que ya está turnada a comisiones, aparece la Nueva Escuela Mexicana, definida como un mecanismo del Estado para cumplir con los propósitos de la Constitución, sin embargo, este nuevo aparato u órgano, podrá regular al propio sistema educativo nacional, además en los materiales de capacitación para el magisterio hay sin duda aún muchas interrogantes sobre ella, principalmente en el marco normativo y filosófico. Por ejemplo, en los principios rectores de la Nueva Escuela Mexicana se recupera el discurso del Presidente Andrés Manuel López Obrador, algunos de ellos de manera literal, “Nada al Margen de la Ley; Nadie por encima de la ley”, “Por el bienestar de todos, primero los pobres”, entre otros.

Sin embargo, los propios documentos rectores que pretenden capacitar a los docentes invitan al incumplimiento de dichos principios, pero además invita a la violación de normativas vigentes, por ejemplo, en la contradicción sobre el programa educativo que seguirán en este ciclo 2019 – 2020 que comienzan, pues por un lado dicen que cancelan el programa de estudios 2017, heredado de la administración peñista, sin embargo, la aplicación de Planes y Programas de Estudio para este ciclo será nuevamente un hibrido, entre el programa anterior a la reforma de 2013 y los que al final del sexenio decretó la administración pasada, mismos que son oficiales y están vigentes, pero que dejan a la decisión del CTE decidir si se cancela la implementación del último componente del Nuevo Modelo Educativo, por encima de lo que legalmente establece el Sistema Educativo Nacional.

Por otro lado, la Nueva Reforma que presumía no dejar una sola coma de la anterior, deja más que eso, por ejemplo en propuesta para Ley General de Educación, en su artículo 93 se puede dar cuenta que la palabra permanencia sigue apareciendo y contradictorio al nuevo marco constitucional, dice que dependerá de la autoridad educativa establecer la permanencia para los docentes frente a grupo.

La Ley además deja temas en el tintero nuevamente, por ejemplo las Escuelas de Tiempo Completo, sin establecerlas como modalidad y tipo de servicio educativo, infraestructura educativa, materiales y recursos humanos sin definición, con grandes diferenciales salariales sin cumplir con lo que el artículo 123, apartado B, Fracción V establece sobre la remuneración salarial igual al trabajo igual.

Esta propuesta que lleva el consenso de todos los grupos parlamentarios pretende por un lado el control federal de los servicios educativos, pero principalmente en nómina, porque por otro lado le quiere delegar la responsabilidad a los municipios para que se hagan cargo hasta del pago de servicios como luz y agua. Además, establece la excelencia como el mejoramiento permanente de los procesos educativos, como si el único factor fuera el docente, olvidando otros elementos fundamentales para alcanzar la excelencia, en otras palabras, la excelencia debe darse hasta en las condiciones más precarias.

El proyecto de Ley General de Educación deberá modificar de forma, tener claridad en la definición de las características y facultades en los elementos del Sistema, mayor inversión real en educación, así como mecanismos que garanticen la excelencia integral del Sistema Educativo Nacional, sin fines electorales o ideológicos, de lo contrario será otro fracaso.

Twitter: @FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

Duros jaloneos

Published

on

Compartir en redes:

Tercera Instancia, por Modesto Barros González //

Ahora sí que “sálvese el que pueda” en los estirones de fuerzas que se están iniciando entre dirigentes y militantes del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido Movimiento Ciudadano (PMC), para lograr el control de candidatos y simpatizantes en las no tan lejanas elecciones intermedias del año 2021.

El partido en el poder PMC, apoyado e infiltrado por panistas en el pasado proceso electoral de 2018, tiene en puestos claves a políticos del albiazul que han logrado acrecentar su poder dentro de las administraciones de municipios y del propio gobierno del estado.

Los panistas se metieron como la humedad y ahora ya están reclamando su experiencia y poderío que creen tener, mientras que los militantes de Movimiento Ciudadano se sientes desplazados y hasta olvidados de su máximo guía y gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

Los jaloneos ya se están notando y las inconformidades también se notan constantemente, así la presidenta municipal de San Pedro Tlaquepaque, María Elena Limón García, llamada por sus amigos como la Nena Limón, se ha revelado abiertamente a las imposiciones que pretende hacer en su jurisdicción el gobernador o miembros de su gabinete.

La valiente alcaldesa de San Pedro Tlaquepaque, se ha opuesto tajantemente, entre otras cosas a que la obliguen a incorporar su policía municipal al experimento llamado Policía Metropolitana, que sigue dando palos de ciego en su ejecución y ahora se volvió a posponer la operación de ese cacareado cuerpo de seguridad.

En varias esferas del Poder Ejecutivo estatal se han notado serios distanciamientos y discusiones en programas por realizar, como si fueran “ocurrencias” de algunas las que se quieren implementar, quizás varias de ellas si lo sean y siguen experimentando en cómo gobernar.

Uno de los ejemplos notorios es la operación y vigilancia de la vialidad en la Zona Metropolitana de Guadalajara, que desde el inicio de la actual administración de Enrique Alfaro Ramírez, está a cargo del Secretario de Seguridad Pública quien parece no conocer nada del tema vial.

Así impunemente circulan a altas velocidades motociclistas por la avenida Washington, sobre todo los fines de semana y ninguna autoridad pone orden a las desenfrenadas carreras que protagonizan por las noches y madrugadas de viernes y sábado, por desgracia hasta que ocurra en fuerte accidente se pondrá vigilancia.

Los agentes viales, ya sean “toritas” o los otros uniformados no se ven por ninguna parte de la ciudad y la metrópoli se ha convertido en una “ciudad sin ley” y cada quien hace lo que le pega en gana, como los que tripulan ambulancias del servicio privado para traslado de enfermos.

Como la autorización de dichas ambulancias lo señala es para “traslado” no para circular a toda velocidad y funcionando la sirenas, que a últimas fechas varias de esas unidades cuentan con dos sirenas, una de las llamas electrónicas y otra de las antiguas de aire, que sumadas emiten un mayor ruido.

Tal parece que los choferes de esas unidades lo que quieren a toda costa es llamar la atención y poco les importa poner en riesgo a los ocupantes y tripulantes de los otros vehículos porque el escuchar dos sirenas de emergencia advierte que son dos vehículos de que solicitan prelación de paso y sin embargo es solamente uno con los dos aditamentos.

Esta anomalía también es de poca importancia para el responsable de la vialidad, o al menos eso parece porque nadie de sus elementos molesta a los arbitrarios choferes de ambulancias privadas que por cierto han proliferado sus bases en la colonia Moderna.

¡VIVA MÉXICO!

Qué bonito debe ser tener tanto poder y lograrse salir con lo que le quiere, eso debe estar sintiendo el señor Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien con solo anunciar sus gustos y preferencias se le deben de conceder aunque se entiende que tenemos en México tres poderes de gobierno, bueno eso se dice y poco se ejerce.

Ahora el primer mandatario criticó y descalificó tajantemente que el poder judicial federal emitiera amparos contra la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, cuya obra se va a hacer porque se va a hacer, ya lo dijo el responsable del poder ejecutivo federal.

A AMLO no le gusta que lo contradigan y menos que se le atraviesen en sus decisiones, como si fuera infalible y menos le gusta escuchar opiniones, mejor descalifica a sus oponentes y los ridiculiza.

El Señor Presidente prefiere seguir pagando miles de millones de pesos por la clausura de obras del que sería el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, en Texcoco, aunque no hayan sido escuchados ni vencidos en juicio los afectados por esa determinación que el mismo AMLO tomó por la “consulta” que hizo antes de asumir el cargo oficial de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

En pocos días nos daremos cuenta de la ofensiva que tomará AMLO, contra quienes solicitaron el amparo de la justicia federal que por ahora les concedió la suspensión contra la arbitraria obra de donde por muchos años ha operado la base militar número uno.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy