Connect with us

OPINIÓN

Entre la salud y la economía: Trump presiona a México para reabrir cadenas productivas

Published

on

Compartir en redes:

Comuna México, por Benjamín Mora //

La arrogancia del presidente Donald Trump nos exige una reflexión puntual y profunda de sus palabras cuando, en abril pasado, dijera: “no vamos a estar muy felices si se interrumpen las cadenas de proveeduría”, de cara a la próxima –sin saber cuándo- reactivación económica de Estados Unidos en medio del Covid-19, al fijar la postura de su gobierno y los industriales norteamericanos ante sus socios comerciales, en especial ante México y Canadá.

Desde el punto de “vista moral y ético” de Trump, lo que importa es qué quieren y requieren sus industrias y no lo que convenga a la salud de su pueblo e interese a los gobiernos de México y Canadá.

Para Trump, y en parte tiene razón, la negociación ya se hizo y está contenida en el TMEC… las concesiones fueron signadas y el tratado obliga a las partes. Si México, que es quien nos importa, no provee lo que necesitan los industriales norteamericanos, estos lo buscarán y encontrarán en otros países y perderemos competitividad. Hoy, más que nunca antes, quien actúe con prontitud, seguridad, calidad y certeza, será quien sobreviva y gane.

En principio, la postura del gobierno mexicano pareciera la correcta: cuidar de la vida de los trabajadores y trabajadoras de las industrias en las cadenas de producción que inquietan a Trump, así como de sus familias; sin embargo, cómo saber el mejor momento para reactivar a nuestra economía si los criterios de la política de contingencia ante el Covid-19 parecen equivocadas y las cifras que el gobierno federal informa cada día no son del todo ciertas, según reconoce el propio Hugo López-Gatell, sub secretario de Salud. Cómo creer lo que nos dice el vocero del gobierno federal para el Covid-19, si el día en que nos anuncia que se ha aplanado la curva de contagiados es también el día con más defunciones por el coronavirus.

Hasta hoy, el Presidente Andrés Manuel López Obrador nos ha mostrado que el único camino que reconoce ante el Presidente Donald Trump es el de perder. Hasta hoy, sus derrotas han sido vistas, por él mismo, como triunfos. Hasta hoy, Marcelo Ebrard –negociador mexicano ante el gobierno norteamericano- no ha sabido fijar posturas ni explicado los requisitos y posibles concesiones mexicanas en las negociaciones; Trump ha impuesto su postura y Ebrard la ha satisfecho.

Lo que hoy se juega es de alcances mayores a aquella amenaza de cerrar la frontera norteamericana. Hoy estamos ante la pérdida de mercados para nuestros industriales.

Veo un problema de legitimidad. ¿Podrá Marcelo Ebrard negociar con el gobierno de Trump y los industriales norteamericanos, las condiciones para la reactivación de nuestra economía sin una consulta muy amplia con los industriales mexicanos que proveen las cadenas productivas norteamericanas, cuando la relación de AMLO y los empresarios mexicanos se encuentra en el peor momento en décadas? Creo que ni López Obrador ni Ebrard tienen el poder de negociación a nombre de los empresarios mexicanos.

Nadie, en el gobierno federal, está preparado para negociar la apertura de la industria mexicana, con las debidas precauciones sanitarias, que garanticen la salud y vida de los obreros y obreras; no, cuando la Secretaría de Salud federal ha cambiado, una y otra vez, sus posturas y recomendaciones. De los no a los cubrebocas a los sí, de los abrazos y besos a la sana distancia, y, muy lamentable, a oponerse a las cabinas o túneles de sanitización cuando éstos podrían proteger por todo el día al personal, dependiendo a la sustancia con que se rocíe.

¿Hasta dónde podrían llegar las negociaciones de Ebrard y los industriales mexicanos con sus contrapartes norteamericanas sin que el Presidente se sienta florero y decida romper los acuerdos signados? Imposible de saber.

El gran problema del Presidente López Obrador que su animadversión hacia los industriales y empresarios, es resultado de una ideología cercana al Foro de Sao Paulo y distante del Libre Mercado. El Presidente jamás entenderá lo que le enoja y enferma; el Presidente jamás entenderá que el dinero se gana trabajando. Para negociar a nombre de otro, se requiere conocer qué quiere, qué necesita, cómo desea ser tratado, para hacerle sentir oído y comprendido, apoyado, y López Obrador a veces ni él se entiendo.

El gobierno de López Obrador tuvo a un experto en Economía, pero le renunció. Hoy, en la Secretaría de Economía tiene a un fantasma que espanta cuando aparece y declara, por ignorante de la economía global.

López Obrador seguro se siente frustrado: Nada camina como se imaginó y cada día su ego se enfrenta a la realidad que le cobra facturas. Las mañaneras son de ira, ansiedad y disforia. Es incapaz de gestionar y aceptar la discrepancia entre lo ideal y lo real. Jamás entenderá que su problema no está en sus errores y las oposiciones a sus decisiones, sino en la forma en que afronta la adversidad. Hoy no puede tomar Paseo de la Reforma para exigirse nada a sí mismo ni puede incendiar pozos petroleros; así que culpa al pasado y se identifica con un simple florero.

La gestión de la frustración presidencial debería devenir en una nueva actitud, basada en una ideología más del presente que aquella de los años 60 y 70 que cayó con el Muro de Berlín. López Obrador debe trabajar en su ego y madurar, entendiendo que el daño que ha hecho a México aún es reversible. La reacción mañanera del florero fue primitiva pues no controla su instinto desagradable y ocurrente. Su objetivo de gobierno, debe entenderlo, jamás lo logrará pues la realidad es siempre más terca que la suya y a México le aguardan más años de grandeza que la mediocridad de sus 6 años de gobierno.

Estamos en medio de dos presidentes egocéntricos –Trump y López Obrador- pero uno con gran poder y el otro sumiso ante el primero. El segundo debería aceptar, de forma consciente, que va a perder si actúa solo. Su baja tolerancia a la frustración ante los fifís mexicanos contrasta con la capitulación total y absoluta hacia Trump, un presidente re-fifí. Las cogniciones de López Obrador están distorsionadas, alejadas de la realidad, desmesuradas y extremadamente irreflexivas. Preparémonos a abrir nuestras industrias.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

El fracaso de la política en Jalisco

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Me queda claro que el mundo, México y Jalisco viven una situación extraordinaria por el tema de la pandemia de COVID19 y que obliga al gobierno y a todo mundo a hacer replanteamientos en nuestra forma de actuar, de convivir y en especial en cuanto a nuestra actividad económica, ya que las medidas de aislamiento a todos nos ha pegado, a unos más o menos que a otros.

En cuanto a nuestros gobernantes, su responsabilidad es tomar las mejores decisiones, en este caso, lo prioritario es salvaguardar la salud de la colectividad.

Obvio que para lograrlo se requieren recursos, presupuesto, dinero y la salud debe ser la prioridad, lo cual obliga a que nuestros gobernantes procedan a hacer ajustes en el gasto que manejan ya que lo que era importante en octubre o noviembre de 2019, desde marzo esto cambió y requiere reorientar el presupuesto.

El Gobierno de Jalisco que encabeza el ingeniero Enrique Alfaro se adelantó a lo que veía venir con la epidemia y tomó una serie de medidas, permitiendo que la curva en Jalisco se aplane, que los casos de contagio se presenten a menor velocidad que otras regiones del país, por lo cual tuvo la necesidad de hacer uso de recursos para poder instrumentar las medidas que consideró que eran necesarias.

Sin embargo, es la forma como ha manejado los recursos lo que se le critica. Prefirió la opacidad por la transparencia y rendición de cuentas. Primero hizo uso de un crédito de corto plazo para cubrir necesidades y apoyar a micros y pequeños negocios con un préstamo quirografario de 1000 millones de pesos, después pidió otros 600 millones de pesos, y después más.

Al parecer abrió un hoyo en las finanzas estatales, dicen los que saben que traen en el baile 5 mil millones de pesos, lo que lo llevó a pedir un nuevo crédito de 6,200 millones de pesos que desconocemos cuál será su destino, porque la información que tenemos es difusa, poco clara, que habla de la forma desaseada como éste crédito fue aprobado, como un cheque en blanco, que se puede gastar como se quiera, haciéndose modificaciones al presupuesto que pareciera un soberano desorden, sin ton ni son y que fue aprobado a ojos cerrados por la aplanadora que significa la alianza entre MC y el PAN.

El tener que comprar votos y fracturar partidos para sacar adelante una votación quedará registrado en la historia política de Jalisco como un capítulo vergonzante. Dicen que la política es el arte de comer sapos, tragar culebras y al mismo tiempo sonreír, pues fue prácticamente lo que obligaron a hacer al diputado Ricardo Rodríguez, presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, a quien le tocó defender la deuda y el dictamen.

EL DESASEO

En mi vida como periodista jamás había visto tamaño desaseo en el otorgamiento de un crédito y en las facultades que se otorga al ejecutivo. El objetivo de todo esto fue darle recursos al Gobernador. Y en esta trama participaron una diversidad de actores que se le acomodaron para hacer lo que éste quisiera: Por un lado, una Comisión de Reactivación Económica de Jalisco, formada por los dirigentes de las cúpulas empresariales entregadas completamente al gobierno estatal, con los sindicatos, academia y una tercera parte de burócratas del Estado. El vocero de esta mesa es el ex presidente de Coparmex, Mauro Garza Marín, nombrado secretario técnico y que le correspondió legitimar el préstamo y seguramente dentro de ese juego de complicidades entre políticos y empresarios, será recompensado por el poder político al que le sirve con alguna candidatura importante, al tiempo veremos el porqué de ese entusiasmo que le imprimió este dirigente patronal que se ha postrado ante el poder. Ojalá nos equivoquemos, pero hay un olor raro que nos llega.

Otro espacio del desaseo político se dio en la cooptación de votos para lograr la mayoría calificada en el Congreso del Estado. Y allí se metieron hasta la cocina, convenciendo a la diputada de Morena, Patricia Meza, no sólo de dar su anuencia al crédito, sino hasta cambiarse de camiseta. Si bien dos de los tres votos de Grupo Universidad rechazaron el crédito, cómo convencieron al diputado perredista Gerardo Quirino Velázquez de quemarse apoyando la deuda, ¿fue un acuerdo previo entre las partes para proteger la imagen de la Universidad de Guadalajara, deslindándose públicamente de quedar marcado de ser cómplice de esta deuda histórica que impone Enrique Alfaro con la complicidad de los legisladores del PAN?

La zanahoria del presupuesto estatal para los ayuntamientos fue utilizada al decirles a los alcaldes opositores -los pocos que quedan- que presionaran a sus diputados para que dieran el voto favorable, para así asegurarles que estuvieran en el programa de obra pública e infraestructura del Gobierno del Estado. Fue una coacción total.

De igual forma se vio también la operación de la maquinaria del poder, llevando a los medios de comunicación a plegarse para apoyar al crédito, como lo muestran las portadas de varios medios que callaron o minimizaron el tema, con una muy buena operación. Varios espacios de los pocos periodistas críticos que quedamos también se están cerrando, lo cual muestra el talante autoritario de un gobierno que viene por todo, una señal ominosa y que lamentablemente las empresas ceden a cambio de conservar la pauta publicitaria que reciben del Gobierno del Estado.

Hemos presenciado un espectáculo de la política completamente alejado del discurso y narrativa que los adlátares de Movimiento Ciudadano que ventilan en el Congreso de la Unión, criticándole al Presidente López Obrador la forma autoritaria de ejercer el poder, cuando aquí en Jalisco es una copia de ese autoritarismo que impone su fuerza, sin mediar argumentos, ‘porque soy el poder y porque lo puedo imponer’.

Así es como se está haciendo la política en Jalisco. Pareciera que el reloj no sólo se detuvo, sino que se atrasó 40 años en la historia. ¡Qué pena!

Continue Reading

OPINIÓN

Complicidad en el Congreso

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

Aprueba el Congreso de Jalisco un endeudamiento más por 6 mil 200 millones de pesos, con la justificación de la reactivación económica en el Estado. En sesión, el Congreso de Jalisco dio luz verde para las modificaciones al presupuesto público, en el que se hicieron recortes y se aprueba la adquisición de nueva deuda para la entidad.

Aunque no existan reglas claras sobre la prioridad de los proyectos de inversión, los recortes presupuestales, así como tampoco certeza de la taza de interés que se deberá pagar por la deuda que se pondrá en los mercados bursátiles.

Primero en la Comisión de Hacienda y Presupuesto, con 5 votos a favor y 4 en contra, entre los que destacaron los diputados por el partido Movimiento Ciudadano y de Alianza con PRD, pero de origen Grupo UdeG, Mara Robles y Enrique Velázquez, quienes objetaron principalmente por los recortes a la Universidad de Guadalajara y Hospital Civil, ambos bajo el poder del Grupo UdeG, más allá de estar en contra del propio endeudamiento. A decir de la diputada Local, Mara Robles, quien recientemente sacó la “nueva” Ley de Educación del Estado de Jalisco, un machote de la SEP, con adecuaciones locales muy superficiales y ambiguas, otras de tinte autoritario y temas en el olvido.

El diputado que en comisión permitió que se aprobara fue el legislador del PT, Oscar Arturo Herrera, contra su propio Partido quien públicamente se manifestó y exhortó al diputado local para que su voto fuera en contra, sin embargo, no los quiso escuchar. Un antecedente de lo que pasó en el Congreso para que los partidos y en general el Sistema de Partidos, trabajen sobre el tema y se tengan más atribuciones sobre sus legisladores y desde luego que modifiquen aquello tan populista como para “abrir candidaturas externas o a ciudadanos”.

Los legisladores van en contra de los propios documentos básicos de los partidos, sin embargo, al no ser ni siquiera militantes, no tienen ningún interés, menos obligación, sobre el proyecto de partido, sino el personal de llegar al Congreso por la nómina y las comodidades de ser congresista local.

Ya en Sesión del Pleno, como era de esperar la bancada mayoritaria del partido del Gobernador, Movimiento Ciudadano, logró la mayoría, destacando los votos en contra de la diputada de MC, Mara Robles y del perredista Enrique Velázquez, lo que sorprende, luego de que una de las instituciones que en todo momento acompañó al Gobernador en todo el tema de la pandemia y le dio con ello acreditación sobre el tema fue la Universidad de Guadalajara, el Grupo del Licenciado Padilla, que deja la impresión de tener nuevamente un momento de fractura en esa alianza que sólo políticamente se entiende. Además de los legisladores del PRI, 5 de Morena y Velázquez del PRD, pero los operadores del Gobernador en el Congreso rápido sustituyeron los votos de sus dos aliados con el voto del PT, PRD e increíblemente de Morena, la mayoría se impuso y el capricho de mayor deuda del Gobernador también.

Es momento de replantear lo que pasa en los Congresos, tanto en lo Federal como en lo Local, de una profunda Reforma al Proceso Legislativo, de mayor autonomía e independencia a los legisladores, de escrutinio sobre su actuación en cada proceso de legislación. Quizá incluso una elección en tiempos discordantes con la elección del ejecutivo, así como una integración más equilibrada, sin sobre representación como actualmente se tiene, en la búsqueda de los equilibrios de poderes, los partidos tendrían que tener mayor margen legal para su participación. Por lo pronto, los diputados ciudadanos y con la complicidad de casi todos los partidos políticos del estado, le recetaron mayor deuda a los jaliscienses para enfrentar la pandemia.

Twitter: @FlavioMendozaMx

Continue Reading

OPINIÓN

Obediencia y complicidad

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

El viernes fue un día que se archivará en los anales vergonzosos de la historia. Es el episodio de una trama que devela la condición del ser humano cuando éste renuncia a la dignidad y opta por la obediencia y la complicidad, en aras de mantener su estatus de frente al poder público. Lo que observamos en el seno de la “representación popular”, fue la consumación de uno de los capítulos más deplorables de los que se tengan registro en la memoria de Jalisco.

Con el pretexto de que la emergencia sanitaria puso en aprietos financieros al gobierno, los creativos de la aristocracia naranja escribieron un guion que les vino como anillo al dedo. La idea, que se fraguó en contubernio con figurines de la iniciativa privada, consistió en dos objetivos principales: acudir a más deuda para continuar con el festín de los negocios y dejar a salvo la imagen del ingeniero Enrique.

Se les ocurrió crear una Comisión Interinstitucional para la Reactivación Económica para que fueran sus participantes (algunos no representan nada ni a nadie), y no el gobierno, los que plantearan que se recurriera al mega endeudamiento. Fue entonces que en voz del secretario técnico, Mauro Garza Marín, ex presidente de la Coparmex (para muchos el peor que ha tenido ese organismo patronal) “propusieron” la contratación de la nueva deuda por 6 mil 200 millones de pesos, lo que ahora significa que en 16 meses, esta administración nos ha endeudado a un ritmo de más de 30 millones de pesos al día. 

Recordemos que en marzo del 2019 -a sólo cuatro meses de iniciado este sexenio- se nos endeudó con un crédito de 5 mil 250 millones de pesos, para destinar más de 3 mil 600 millones al negociazo denominado A toda máquina.

Así las cosas, la precitada Comisión, conformada por 37 miembros -12 son funcionarios al servicio del alfarismo- renunciaron a la honorabilidad y el pudor en el momento mismo en que decidieron echarse la culpa para prestarse a una simulación sin precedente; nadie, en su sano juicio, debió suscribir un endeudamiento de tal envergadura sin antes conocer el destino de cada peso, sin embargo, ellos lo avalaron. Dicho de otro modo, le hicieron el trabajo sucio a un gobierno más concentrado en satisfacer sus vanidades y fantasías, que en resolver los principales reclamos de la población.

Todos sabemos que ningún centavo de ese préstamo llegará a los bolsillos de la clase trabajadora, de los campesinos o de los microempresarios que se quedaron varados en la angustia y la desesperanza. Más aún, nunca nos dirán en realidad en qué se gastarán más de 2 mil 600 millones de pesos -sin etiquetar- en los supuestos proyectos a los que se apostará para reactivar la economía afectada por la pandemia.

Y para confirmar lo anterior, basta con rescatar las palabras de uno de sus integrantes, el director del Observatorio Jalisco Cómo Vamos, Augusto Chacón Benavides, quien en una entrevista radiofónica con Notisistema, reconoció lo siguiente: “No tenemos la información de en qué se va a gastar, salvo lo que ya se presentó al Congreso, ese crédito. Hay que decir también que lo del crédito es solo una parte, ahora muy visible por todo lo que nos ha ocurrido históricamente con las deudas, pero solo es una parte del plan”.

Por eso el atraco no es culpa únicamente de la mayoría calificada de diputados que lo aprobó en el “recinto” legislativo, sino también de la autoproclamada, genuflexa y dócil representación de la “sociedad civil”, que aceptó hacerla de cómplice en esta insultante parodia.

Pero lo peor no es el adeudo en sí, sino lo que viene. Especialistas en la materia me aseguran que esta patraña nos costará casi el doble del monto contraído en este año y medio de gestión anaranjada; es decir, tendremos que pagar, sólo por concepto de intereses, más de 12 mil millones de pesos en un lapso de dos décadas.

De igual forma, y como consecuencia del permanente pleito que sostiene el mandatario estatal con la federación, es muy probable que nuestro Estado se vea en extremo afectado en el diseño del ejercicio presupuestal del 2021, por cierto, preponderantemente electoral.

Para terminar, bien vale la pena preguntarnos si después de esta confabulación, en la que al final apareció la traición y la compra-venta de voluntades, la Universidad de Guadalajara retomará su rol de contrapeso en un escenario en el que todos pagaremos el costoso delirio de quien gobierna.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy