Connect with us

OPINIÓN

Indiferencia social ante 119 bolsas

Published

on

Compartir en redes:

Luchas Sociales, por Mónica Ortiz //

En Jalisco como otros Estados de la República Mexicana, la inseguridad, la delincuencia y el crimen organizado, se han convertido en graves problemáticas que enfrentamos la sociedad, con la plena ausencia de gestiones gubernamentales, por lo que existe motivo basto para cuestionarse la falta de políticas públicas que convertidas en acciones eficaces, nos permitan un respiro ciudadano y la certeza palpable de que vamos mejorando en materia de seguridad.

La desaparición de personas, es sin duda unas de las cuestiones más lastimosas y merecen la total atención de nuestros gobiernos en todas sus instancias, siempre resultará incongruente e inaudito que en medio de este tipo de tragedias familiares y sociales, los ciudadanos no logremos estar suficientemente interesados en la problemática de estos actos criminales y nos veamos sujetos a la escucha de nuestros gobiernos para asuntos gubernamentales que dejen ventaja política en vísperas de las próximas elecciones.

EL HALLAZGO DE LAS 119 BOLSAS

Debería parecernos increíble que la situación del hallazgo de 119 bolsas con restos humanos en el Bosque de La Primavera, no sea un asunto de extrema audiencia de nuestro gobierno, después de la crisis que hubo en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses en Jalisco con el descubrimiento de tráileres llenos de cuerpos, sentidas marchas ciudadanas por los desaparecidos y el índice delincuencial sin maquillaje, son sin duda situaciones extremas que merecen mayor y mejor aplicación de nuestros obligados gobiernos que varias discusiones de politiquería basadas en el control al poder judicial o la polémica refundación del Estado de Jalisco, la convocatoria a un constituyente o la discusión mediática del destino de las Villas Panamericanas, así un sinfín de contextos que tiene peso político de forma y fondo, pero no esencialmente social.

Resulta entonces evidente el descontento de los luchadores sociales y de los grupos civiles involucrados en los temas de los desaparecidos en Jalisco, al hacer una observación que deberá tomarse con la seriedad necesaria para informar y aclarar si el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses de Jalisco tiene la capacidad humana, pericial y gubernamental para hacer frente de manera transparente y eficaz a este último y lamentable hallazgo de la fosa en el Bosque de La Primavera; la crisis pasada fue de impacto nacional e internacional pero hasta la fecha los ciudadanos no tenemos el convencimiento de que el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses culminó satisfactoriamente la identificación y tratamiento de los cadáveres en los tráileres, por lo que es inexcusable contar con la certeza de las capacidades y herramientas que permitan realizar sus atribuciones de identificación, tratamiento y resguardo de los cuerpos encontrados en la nueva fosa.

Dentro de las obligaciones del Estado se deduce proteger a la sociedad mediante la seguridad pública, así mismo dar la evidencia de un estado de derecho a través de la impartición de justicia, cuando falla de manera conjunta o separada la labor gubernamental, se puede percibir sin mucho esfuerzo, aunque domine sin razón el silencio gubernamental, es claro que no hemos superado ni controlado la crisis de inseguridad, ni el número de desapariciones en el Estado, lo que resulta suficiente para generar la debida presión social que produzca la aplicación de los gobiernos naranjas en estos temas delicados.

En este sentido, deberemos comprender que continuamos viviendo en la inseguridad, lo que implica asuntos extremadamente delicados producto de la delincuencia organizada y que evidentemente se desprenden las últimas fosas con restos humanos, desapariciones, ejecuciones de cuerpos policíacos, extorsión de ciudadanos, comerciantes y empresarios, sin olvidar el amague que estos regularmente ejercen en las autoridades y por esa razón no puede ser evitado por nuestras autoridades y gobiernos con la posible intención de minimizarlos, es cierto que causa terror y sicosis en la sociedad pero es lo que existe, como también están las obligaciones del Estado.

Siempre será lamentable la indiferencia de la sociedad a cuestiones sensibles como lo son las desapariciones de personas y el fatal accionar del crimen contra la evidente manera que tiene el gobierno o sus instituciones para hacer que una situación pase desapercibida, buscando que otro tipo de acciones le den al tema menos peso a través de otros escenarios políticos o gubernamentales, de nada servirá un gobierno que levanta la voz y da manotazo firme a todo lo que se le opone, si en el Estado de Jalisco las personas no tenemos seguridad y garantía de vida, pareciera que no hemos dimensionado el tamaño del problema que poseemos en materia de seguridad pública.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

¡Qué pena presidente¡

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Qué difícil es gobernar un país tan complejo y tan grande como México, que sufre las consecuencias de su ubicación geográfica al tener más de 3 mil kilómetros de frontera con el principal consumidor de drogas del mundo, cuyo negocio ha enriquecido a mucha gente, ha generado una descomunal corrupción y que ha convertido al país en un gigantesco cementerio.

Son cerca de 300 mil la pérdida de vidas que se ha registrado en el país (entre homicidios y desaparecidos) durante los últimos 13 años y esa espiral violenta no se advierte que puede tener un freno y disminuir a corto o mediano plazo.

Lo que aconteció en Culiacán la tarde del viernes, donde el Estado Mexicano fue arrodillado por el narcotráfico, es consecuencia de ese gran poder que estas organizaciones han logrado y que se han convertido en el otro gran poder, a tal grado que en el juego de vencidas, un tu a tu con el gobierno, éstos salieron ganando.

El propio Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo acepta que aquel operativo realizado en Culiacán fue un desastre que le pega, como nunca antes había sucedido, a México en el exterior:

Afirma Alfonso Durazo: “No hay pactos con criminales, no hay un Estado fallido; lo que hubo fue un operativo fallido”. ¡Qué barbaridad! ¿En manos de quién estamos? Son funcionarios incompetentes que exhiben la incapacidad y torpeza de un gobierno y que deberían de irse, por la crisis que han generado y que vienen a exhibir la falta de estrategia e inteligencia de esta administración para enfrentar a la criminalidad.

La Guardia Nacional es la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador para poner orden en el país y que en Culiacán fue completamente rebasada y superada por el grupo criminal que impidió la detención del hijo del Chapo Guzmán.

LA VISIÓN DE CIRO GÓMEZ LEYVA

Escribió el periodista Ciro Gómez Leyva: “Hay que reconocer que el Presidente López Obrador tomó una decisión de estadista. Una decisión tremendamente polémica, pero de estadista ante dos premisas tan malas, pelear en desventaja o ceder, se tomó la opción menos mala”.

¿Usted qué opina? ¿Se equivocó el Gabinete de Seguridad en ceder a las amenazas del cártel de Sinaloa? ¿Debió haberlos enfrentado con los costos que ello hubiera significado, pérdida de vidas inocentes, que bien pudieron ser 1, diez, 20, 30 o 100?

Estoy de acuerdo con Ciro Gómez Leyva. Hubo un error de origen, como se planeó el operativo, sin un previo diagnóstico de lo que representaba una operación como el detener a un personaje e hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán que fue detenido, extraditado y procesado por el Gobierno de los Estados Unidos. ¿Minimizaron el poder que tiene este joven porque su padre está preso en el vecino país?

Es cierto, se comete ese error terrible, pero luego haber caído en una confrontación de proporciones de daños inimaginables, creo que fue lo más pertinente. No tenía porque morir gente inocente.

Pero por la ineptitud, el gobierno de López Obrador ha quedado exhibido y al mismo tiempo se evidencia la ingenuidad cuando pretende acabar con este gran poder que rebasa al Gobierno con consejos a los jóvenes que secuestran y asesinan, que va a hablar con sus madrecitas para que les jalen las orejas.

La verdad es que es una vacilada y lo que va a lograr por ese camino es que tengamos un gobierno mucho más pobre y desdibujado de lo que recibió, y que estos grupos tengan mayor poder, ahuyentando a las inversiones, generando desempleo y mayor pobreza.

REPLANTEAR ESTRATEGIA

Lo de Culiacán ha venido a desnudar la improvisación en el Gabinete de Seguridad y corrobora el escepticismo que habían mostrado diversos sectores de la sociedad de que Alfonso Durazo no tenía el perfil adecuado para encabezar el esfuerzo del Estado Mexicano para recuperar la paz y el orden en México. Su experiencia en este campo había sido nulo, cero, pues, pero el Presidente López Obrador decidió que fuera el civil que coordinara al Ejército, Marina, Armada y lo que quedó de la Policía Federal.

Como lo hace todo gobierno, el Presidente tendrá que actuar de acuerdo a la circunstancia que se vive y aceptar que se equivocó con Alfonso Durazo, que además hasta mentiroso resultó, cuando se contradijo al declarar ante la opinión pública que no se trataba de un operativo especial, pero el suceso se le salió de control y la verdad del tamaño de Culiacán, alcanzó el mundo entero.

El Presidente López Obrador, si no hace los ajustes necesarios, México saldrá de Guatemala para entrar a Guatepeor. El problema es muy grande, muy grave, bien puede simular, como lo han hecho otros gobiernos y administrar el tema, pero hacerlo es llevar al país a lo que es un estado fallido que en Culiacán así se exhibió cuando a los ojos de todo mundo se deja en libertad a un delincuente, producto de la torpeza de los hombres del Presidente para poner orden en el país y que han traído más desorden.

¡Qué pena Presidente López Obrador!

¡Tumbe cabezas si quiere salvar a país porque de lo contrario, puede pasar a la historia en sentido contrario!

Continue Reading

OPINIÓN

Culiacán, el fracaso

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

En este país se ha hecho cada vez más común como tema de conversación el desastre en materia de seguridad, entre niños, jóvenes, adultos y mayores, en escuelas, en los trabajos, se habla de desaparecidos, de homicidios, hasta parece que cada vez nos sorprendemos menos y con normalidad esperamos que se supere la crueldad y los formatos de la criminalidad.

Lo sucedido en Culiacán es la evolución del crimen organizado, que podrá atribuirse a algún expresidente, pero que tienen una historia de origen y evolución en este país, en el que sin duda han sido muchos los responsables incluidos la propia sociedad, no sólo quien tomó la decisión de confrontar a balazos sacando al ejército a las calles, una decisión muy controvertida y cuestionada, en política, principalmente por la oposición, que cuando deja de serlo y se convierte en gobierno no sólo cambió de opinión, sino que se convierte en la misma estrategia corregida y aumentada, hasta hacerlo formal con un cambio constitucional para engendrar a la Guardia Nacional.

Los homicidios en el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador no son responsabilidad de él, como tampoco fueron de los anteriores, sin embargo, lo que sí es su responsabilidad es la estrategia y acción para abatir la violencia y la criminalidad, para que se establezca el estado de derecho, que garantice la paz y el bienestar al pueblo, en ello han fallado los anteriores y también el actual. Lo cuestionable en lo que se vivió en la capital de Sinaloa, además de abonar a la descomposición social y deshumanización, es la decisión de un gobierno que se doblegó ante el crimen organizado.

Entre múltiples contradicciones sobre los hechos, el Presidente de la República admite que él respaldó la decisión de soltar a un presunto delincuente justificando que estaba en riesgo la vida de ciudadanos, pero la realidad es que no debió ser una opción el capturar a un capo o salvar vidas, porque al aceptar la negociación sin interlocutores se desencadena una serie consecuencias que alcanza diversos ámbitos. El Presidente evidenció la carencia de una estrategia nacional de seguridad, con una Guardia Nacional que goza con toda la confianza del pueblo pero que no es capaz de combatir a la criminalidad, la decisión de entrar al territorio del narco sin un diagnóstico de sus alcances, pero además sin la posibilidad de reacción ante cualquier emergencia, pues mientras el crimen organizado en 15 minutos sometió a todo un estado, sitiando el territorio, sembrando miedo y sometiendo al orden público, con un despliegue que muestra la superioridad ante las fuerzas armadas, el estado en forma ridícula, vergonzosa y preocupantemente no tuvo reacción.

Quizá no es el único capo que se ha dejado en libertad, pero es el único gobierno que ha admitido como decisión de Estado el dejar libre a un capo; para algunos puede ser una virtud de honestidad, para otros una muestra de debilidad, torpeza y hasta cinismo político, pues se arrodilló al Estado, se entregó la soberanía nacional y se envió un mensaje equivocado para el pueblo y para el mundo, mientras el discurso del presidente sigue sustentado en los otros datos.

Los homicidios en esta administración que abolió la guerra contra el narco, que no reprime al pueblo, incluyendo al narco que también es pueblo, que terminó con el neoliberalismo, que ataca los problemas de origen y que es 99% honesto, tiene estadísticas más altas que los anteriores que hicieron las cosas mal, el presidente AMLO dice que lo que está comprobado es que la estrategia anterior no dio resultados, pues los indicadores de su actual administración tampoco están dando resultados y de mantenerse al ritmo actual serán desastrosos, el discurso de AMLO es el peor enemigo de la 4T, a quien se le juzgará más severamente y no por ser él, sino porque criticó y sigue culpando a pasadas administraciones, por lo que se entiende que conocía el estado que guardaba el país y dijo tenía la solución, los plazos que el fijó en tiempos lo están alcanzando y los resultados ya lo rebasaron, es momento de cambiar y dejar el discurso de odio, que asuma su papel y sea responsable del destino de este país.

@FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

El secretario fallido

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

Quien se arrodilla para lograr la paz, se queda con la humillación y con la guerra”.

SIR WINSTON CHURCHILL

La función sustantiva del Estado es garantizar la seguridad de la población. De ahí que tenga la facultad de utilizar todos los medios legales posibles –incluido el despliegue de las fuerzas armadas- para salvaguardar la vida de sus gobernados y mantener la paz a lo largo y ancho del territorio nacional.

Por eso las balaceras y masacres ocurridas durante la semana pasada en Michoacán, Guerrero y Sinaloa, merecen que echemos un vistazo a quien, por encargo del Presidente, es el responsable operativo de las estrategias para combatir todas las expresiones delictivas que se encuadran en el fuero federal.

Francisco Alfonso Durazo Montaño, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, cuyo mayor mérito previo a su actual encomienda fue ser el secretario particular del expresidente Vicente Fox, ha dejado muy en claro que no cuenta con la aptitud necesaria para ocupar uno de los cargos más desafiantes y complejos.

Más diestro para el discurso mediático que efectivo en sus tareas fundamentales, este funcionario también debe hacer entender a su jefe que los abrazos y las proclamas de amor y paz no pueden derrotar a los poderosos grupos criminales que controlan más del 35 por ciento de nuestras comunidades y ayuntamientos.

Durazo no solo tiene el grave compromiso de atender la misión para la que fue contratado, sino también para hacer rectificar a un mandatario que es tan terco como la realidad que nos asola. Al ser uno de sus más cercanos colaboradores, está obligado a abrirle los ojos a López Obrador, quien insiste en ver un México pletórico de dicha, cuando hay miles de familias que sufren a diario como consecuencia de las crueles, sanguinarias y bien organizadas, mafias delictuosas.

Sin duda que los brutales acontecimientos en Tepochica, Aguililla y Culiacán, marcarán de aquí en adelante la era de Andrés Manuel. Y aunque es probable que la liberación de Ovidio Guzmán López evitó que los balazos y bloqueos alcanzaran una dimensión equiparable al terrorismo, lo cierto es que el “operativo” volvió a despertar fundadas sospechas y evidenció la pobre capacidad de gestión del gabinete de seguridad.

El otro riesgo -tan peligroso como el implacable y permanente acecho del narcotráfico- es el mensaje que se les envía a los policías municipales y estatales, soldados, marinos y elementos de la Guardia Nacional, quienes ven y sienten que sus vidas no son más que simple carne de cañón.

Ahora bien, si el señor Durazo es quien mantiene convencido a López Obrador de que no hay por qué dar un golpe de timón en materia del combate a la inseguridad, porque él piensa que ahí la lleva con su chamba y según sus datos vamos de maravilla, entonces los mexicanos estamos fritos.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy