Connect with us

OPINIÓN

La historia que debemos enseñar

Published

on

Compartir en redes:

Educación, por Isabel Venegas //

En su libro de “México Insurgente”, John Reed dice: 

“La gran pasión de Villa eran las escuelas. Creía que la tierra para el pueblo y la escuela, resolvería todos los problemas de la civilización. Las escuelas fueron una obsesión para él. Con frecuencia se le oía decir: -Cuando pasé esta mañana por tal y tal calle, vi a un grupo de niños. Pongamos allí una escuela”. 

En la hermosa terraza de un café en la colonia Providencia, me decía: ¿Te das cuenta de la complejidad que tiene revisar el plan de estudios de la asignatura de historia? Puede que sea complicado con matemáticas o español, pero para la historia es mucho mayor el reto de saber qué y cómo se debe enseñar en las escuelas. 

La cientificidad con la que se almacenan los datos, las evidencias y el modo en el que se estructura la información para poder tener un acercamiento a los hechos con todas las implicaciones, no deja de tener una apreciación subjetiva, una interpretación con respecto de las circunstancias en las que se desarrolla, pero sobre todo, del cómo sigue impactando la vida de los que ahora debemos continuar aprendiendo lecciones y aprovechando los sucesos que vivieron quienes nos precedieron.  

Grandes historiadores de nuestro estado y nuestro país, dedicaron sus vidas para recuperar los relatos con los que hemos construido la identidad nacional, la imagen con la que nos concebimos a nosotros mismos y con la que nos proyectamos ante el mundo, pero en muchas ocasiones esa postura es tan ambivalente como perniciosa; pongamos un ejemplo, la historia de Doroteo Arango es considerada una mezcla de misticismo y pasión revolucionaria que atiende tanto al imaginario positivo como al negativo. Hay para quienes él es el ícono del heroísmo mexicano, un verdadero estratega militar que colaboró en el triunfo de Carranza para expulsar las fuerzas federales de Chihuahua, que llegó a ser Gobernador de ese estado, exilió a los extranjeros, e impulsó un modelo socialista basado en la repartición de las tierras y la venta de productos de necesidad básica a mitad de precio.  

Por otro lado, la imagen de Pancho Villa es para muchos la del vándalo fugitivo que, sin ninguna formación y con un desorden total,  aprovecha las exacerbadas ganas de un pueblo por levantarse en armas debido a la serie de injusticias que seguían viviendo.

Un delincuente con las posibilidades y el patrocinio de quienes, a río revuelto querían llevar la ganancia del pescador, más aún cuando al paso del tiempo se vio como un gran fracaso la buena intención de repartir las tierras bajo el mecanismo que dejaba de nuevo a los campesinos tan pobres como al principio y empoderaba a ejidatarios como los nuevos terratenientes.  La era de la revolución es un escenario lleno de contrastes, en los que nada es blanco o negro, por no decir que así es la historia toda, y que lo único que puede dar el juicio correcto es la contemplación de los componentes de manera completa.  

Entender que las circunstancias de Pancho Villa realmente lo sitúan en la definición de un bandolero, ignorante y pobre, con grandes habilidades, pero por encima de eso, con la capacidad para visibilizar la injusticia y las necesidades que el sector obrero tenía, las carencias en la comunidad agraria y la posibilidad de transformar esas realidades a través del aprecio a la educación, la escuela.  En su libro de “México Insurgente”, John Reed dice: 

“La gran pasión de Villa eran las escuelas. Creía que la tierra para el pueblo y la escuela, resolvería todos los problemas de la civilización. Las escuelas fueron una obsesión para él. Con frecuencia se le oía decir: -Cuando pasé esta mañana por tal y tal calle, vi a un grupo de niños. Pongamos allí una escuela”.  

Para nuestras generaciones es fácil asumir este tipo de posturas y pensar que “obviamente” se debe luchar por una escuela pública, gratuita y laica, pero para poder entender ese contexto se debe imaginar lo que significó para los grandes hacendados renunciar a una serie de derechos adquiridos; ¿Puedes pensar en las jornadas de 16 horas de trabajo, que no había descanso dominical o que la tienda de raya implicaba una modalidad de esclavitud? La apuesta del Centauro del Norte era buena, transformar desde fondo, dotar a todos los niños de las mismas posibilidades, para que a partir de contar con las herramientas básicas, supieran exigir sus derechos y pudieran colaborar en la lucha por la justicia social.   

Lograr entonces una evolución social de ese tamaño, requería contar con grandes estrategas e intelectuales de visión a largo alcance, que le dieran forma a esa nueva conciencia social y que más allá de solo pensar en erigir un edificio escolar o diseñar modelos pedagógicos, planes de estudio, en la organización y jerarquización de esos contenidos, se fuera construyendo una base en la que el sentir del pueblo se viera fortalecido en una sentimiento positivo con identidad nacional, con visión de institucionalidad, y cuya socialización fuera de la misma comunidad a través de la colaboración y la apropiación de esa empresa. 

Ahora tenemos que hacernos nuevas preguntas, como ¿En qué momento los niños aprenden el propio proceso que los ha llevado a tener esa construcción lograda a base de una lucha de tantos años? ¿Cómo ellos conciben la escuela como la gran oportunidad en la que confiaron nuestros antepasados, y por la cual muchos de ellos derramaron su sangre o entregaron toda su vida? Gracias a un continuo de esfuerzos, ahora casi la totalidad de mexicanos tiene la oportunidad de transformar su vida y su entorno de manera positiva; habría que revisar si realmente se aprecia de tal manera, o si se mantiene la idea de que a los niños no les está sirviendo la formación académica, pero por lo menos están “bien cuidados”. 

Los doctores en historia, José María Muría y Angélica Peregrina dirigieron la obra documental de “La Historia de Jalisco”, y en su volumen V, se encuentra la narración del episodio revolucionario y su vinculación con la educación. En ese tomo se narra cómo desde la época del porfiriato había una disposición para que se erigieran escuelas cuyo sostenimiento estuviera dado por las empresas industriales y agrícolas para sus propios empleados y sus hijos, pero es hasta la llegada al gobierno de Jalisco de Manuel M. Diéguez, que se comenzó una operación real con la supervisión del gobierno para dar validez a esos centros de estudio.   

Entre 1915 y 1920 se intensifican los esfuerzos por dar un impulso real a la educación, desde las políticas educativas de Diéguez hasta los enfoques de gestión de Ramos Praslow, así como la cosmovisión que se fue conformando de lo que debía ser la educación pública y laica (considerando que uno de los lineamientos dictaba que tendría que ser a-religiosa incluso para los colegios privados); al tiempo que se seguía librando un conflicto cristero que obligaba a ver los avances con mediciones confusas, con mucho ánimo y poco avance. 

El trabajo de los historiadores dice que para 1920, Jalisco seguía teniendo a más de medio millón de analfabetas. En 1919 Manuel M. Diéguez había dicho en su informe de gobierno que en el estado se tenían 893 planteles educativos, pero un año después ya sólo se contaba con 784 escuelas que atendían a 70,895 estudiantes de ambos sexos, hecho que también hay que considerar dentro de un proceso de transformación porque es desde la Ley Orgánica de la Educación Pública que promueve Praslow, donde la unisexualidad de los planes de estudio se mantiene.  En ese contexto a casi 100 años de distancia de mil setecientos ocho profesores, mil quinientos setenta y siete no tenían título, es decir el 92% representa a una plantilla académica que llevaba el espíritu de donación, de entrega e incluso -en la mayoría de los casos- de vida misionera, con lo cual (tal vez en el subconsciente colectivo) se seguía validando un cierto tipo de vinculación religiosa.  

CIEN AÑOS, CUATRO GENERACIONES

Cien años puede parecer mucho, pero son nada más que cuatro generaciones.  Son nuestros bisabuelos luchando por entender el mundo diferente, por aceptar y mejorar sus circunstancias, son héroes que se entregaron con todo el corazón pensando en que el mundo debería ser de mejor manera para sus hijos, nietos y bisnietos, son nuestros maestros luchando por un reconocimiento a su labor desde una mirada profesional.  Somos ahora nosotros los que debemos aprender a ver la historia con mucha mayor generosidad y gratitud. Así como tenemos que reconciliar con nosotros mismos nuestros errores para poder aprovechar la lección, con ejercicios de evaluación muy honesta para identificar las áreas de oportunidad y mejora, pero sobre todo a apreciar los grandes beneficios que trajo consigo tanto esfuerzo y tanta lucha.  

En unos días cumple años ese gran historiador jalisciense, que ha trabajado en el análisis de los acontecimientos de la Nueva Galicia, la evolución territorial del estado de Jalisco, el origen de la charrería y el desarrollo del tequila. Escritor, museógrafo, catedrático, articulista, académico, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Recientemente presentó su obra “De no ser por México”, a propósito de seguir analizando las circunstancias actuales y los trabajos que en el caso de la diplomacia se hicieron hace más de 7 décadas, ejercicio que nos permitiría abrir el debate ante los problemas de migración que vive nuestro país y las posibilidades reales en función de experiencias ya probadas, pero poco conocidas.  ¡Muchas felicidades, querido doctor José María Muriá! 

Y aprovechando que ya hemos sacado los manteles largos, también me permito felicitar a un gran periodista, quien después de librar obstáculos en todos los sentidos, hoy tiene la enorme satisfacción de contar el número 500 de la edición de esta revista “Conciencia Pública” en la que tengo el enorme honor de colaborar, Gabriel Ibarra Bourjac, ¡Mis felicitaciones de todo corazón! Espero que los éxitos sigan, porque no son solo logros personales, o del equipo que comparte este gozo, sino acciones positivas para toda la comunidad que lee, que cuestiona, que replica y que participa en este diálogo escrito.  

¡Gracias, totales!

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail: isa venegas@hotmail.com

Agosto de 2019

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

La educación, eje de la Refundación

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

No creo en la Refundación, lo veo más como slogan político, pero sí creo que es en la educación en la que se puede generar cambios y transformaciones profundas en la sociedad. La educación, si se entiende su utilidad y alcance, puede convertirse en una poderosa herramienta de cambio, pero entender su dimensión se requiere mucho mas que el deseo de pasar a la historia.

Ojalá pudiéramos tener a un hombre reformista y visionario como José Vasconcelos el impulsor de la primera gran reforma educativa en México (de las tres que han valido la pena), que viniera a entender la problemática, las necesidades y el cómo para cambiar la realidad.

En Jalisco el nuevo gobierno nos habla de una Refundación que en el campo educativo nos presenta un plan piloto experimental que denomina “Recrea”, educación para la vida y del cual vemos el entusiasmo que expresa el presidente de Mexicanos Primero Jalisco, Alejandro Gómez Levy al arropar este experimento con dos escuelas, de 50 con las que inician en este primer año, dentro de un universo de 14 mil espacios que hay en el Estado.

Hay que decir que estas escuelas se convertirán en escuelas de tiempo completo de las cuales hay 950 en Jalisco, que cuando fueron anunciadas como un programa tendiente a mejorar la educación, se hablaron maravillas. El problema que se advierte con este tipo de programas experimentales es que buscan inventar el hilo negro, en el entendido que lo que hizo el anterior no sirve y hay que sepultarlo.

Quisiera conocer el diagnóstico se tiene sobre las escuelas de tiempo completo que bien a bien desconocemos el futuro que tendrán, que antes de desaparecerlas, que se haga en razón de un diagnóstico objetivo, porque no sirvieron, dónde estuvo o estuvieron las fallas. ¿Fue un mal diseño del programa educativo? ¿Estuvo mal ejecutado? ¿Se contó con los maestros adecuados? ¿Se les capacitó en forma adecuada? ¿Qué pasó?

Porque viene el gobierno de la refundación y ahora nos presenta otro proyecto, pero que puede ser una moda sexenal y el que viene lo deseche por diversas razones y motivos, una muy poderosa, tener la potestad para determinar que esto no sirve porque yo lo digo, más allá del producto de un estudio fundamentado que así lo determine.

LA EDUCACIÓN EL EJE DE LOS CAMBIOS

Más que asuntos de leyes, de constituciones, se quiere hacer un cambio cualitativo, hay que ir a la educación, donde se puede sembrar en tierra fértil a través de saber formar a los niños de hoy que serán los ciudadanos del mañana.

Para ello se tiene que tener claridad de objetivos, empezando por los graves daños que tiene la sociedad de hoy perdida en los antivalores. No sólo es el tema económico-social, sino el formativo en cuanto a los valores con los cuales se debe imprimir, en el que mucho tiene que ver la familia, el papel de los padres, que es el más importante, mayor que el del propio maestro.

Por otro lado, es también muy importante cómo la educación se convierte en el eje de un cambio y transformación, cuando ésta se encuentra al centro de todo lo que se hace en un país y/o en un estado. Hay un país que hace más de cuatro décadas, llamada Corea del Sur tuvo gobernantes visionarios que estudiaron cómo sacar a su país del subdesarrollo que en aquella época estaba más atrasado que los países de América Latina.

Hicieron un plan a corto, mediano y largo plazo, tomando una determinación fundamental: la educación en el centro del gobierno. Aquello se respetó de gobierno a gobierno, los coreanos tomaron con seriedad el programa, los que estuvieron al frente del gobierno actuaron con sentido de plena responsabilidad, con un verdadero patriotismo y dieron continuidad a los programas, de tal suerte que hoy Corea es una de las 15 economías más importantes del mundo, cuyo beneficio se ha desparramado a la mayor parte de la población.

Quiero compartir el entusiasmo que nos expresa el presidente en Jalisco de Mexicanos Primero, Alejandro Gómez Levy con este proyecto de Recrea, pero veo muchos conflictos en el sector educativo y no advierto la sensibilidad de las autoridades educativas para dar el tratamiento adecuado e inteligente a los problemas, veo más bien expresiones de soberbia, pero les damos el beneficio de la duda.

Dice Gómez Levy que el problema educativo no es de insuficiencia de recursos, el problema es su mala distribución, el 95% se va a gasto corriente, bien, habrá que ver si hay capacidad para realizar una reingeniería de redistribución de los recursos, para que puedan liberarse presupuestos que permitan fortalecer puntos estratégicos que contribuyan a mejorar los contenidos y capacitación de los maestros. Hasta el momento tenemos números duros de los refundadores, lamentos de que la infraestructura se está cayendo y que se requieren más de 30 mil millones para tener escuelas dignas.

Habremos de esperar mejores noticias y que sus experimentos en 50 escuelas den buenos resultados. Y que los refundadores le den el valor real que tiene la educación, más allá de la retórica y grandilocuencia de pasar a la historia por obra y gracia del espíritu santo o del mago OZ.

Continue Reading

OPINIÓN

SNTE en la FIL Guadalajara 2019

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

La presencia del SNTE en la Feria Internacional del Libro Guadalajara se consolida cada año, pero no sólo llama la atención tener un muy buen stand dentro de la Fil, sino además por que es un foro en el que permite posicionar a la organización como un referente del trabajo literario de los maestros. Una faceta muy importante para el sindicato en la que se promueve la obra de maestros y permite ir más allá de su gremio, a la sociedad, al círculo rojo y al intelectual.

Para esta edición 33 de la Fil Guadalajara 2019, el SNTE presentó 136 obras del Fondo Editorial del Magisterio, un organismo nacional del sindicato dedicado al trabajo editorial, 12 de dichas obras son inéditas para esta Fil, además de tener durante los 8 días un trabajo de presentaciones de libros, talleres y conferencias de gran nivel para el sector educativo, también presentar una de sus mayores ediciones, del Consejo de Mentes Brillantes, la colección “El Elogio de la Educación”, con la participación de Mario Vargas Llosa, premio nobel de literatura; Sergio Ramírez, premio Cervantes de las Letras; el juez español Baltazar Gazcón; la académica argentina Luisa Valenzuela; el filósofo italiano Giovanni Sartori; la sueca y experta en educación Inger Enkvist y el también académico español Javier Ordoñez, material fundamental para las políticas públicas en materia de educación.

En esta 33 edición de la Fil, el SNTE presentó nuevamente a Fred Van Leeuwen, máximo dirigente de la Internacional de la Educación, la organización que aglutina a miles de organizaciones magisteriales en el mundo, un combativo y progresista perfil del escenario educativo en el mundo, el SNTE no sólo fue admitido recientemente en dicha organización mundial, sino que además ganó un espacio en los órganos de gobierno de la IE, lo que permite consolidarse globalmente como una de las organizaciones sindicales más importantes en mundo, que difícilmente podría reconfigurarse internamente por el capricho de alguien.

Dentro del contenido político de la propia Fil, escenario que parece tener un peso especifico en política por el mensaje y contexto de lo que ahí converge, el SNTE vuelve aparecer como uno de los pilares de la propia Fil, es decir, nuevamente está en el presídium de dicho foro el máximo dirigente, el Secretario General del SNTE, Mtro. Alfoso Cepeda Salas, entre los principales personajes políticos como el Gobernador y presidentes municipales, la representación del Presidente de la República, el poderío del grupo UdeG, organizadores y los académicos y galardonados del mundo literario, ahí está la organización del magisterio, con reconocimiento pese a los ecos de opositores sobre una falsa debilidad de la organización, sin duda para el SNTE es otro escenario que le permite demostrar su fortaleza, consolidación y representatividad, con un mensaje claro sobre el presente y futuro de la organización, apagando cada vez más aquellos mitos sobre el regreso de los innombrables a la dirigencia, de los que dicen que les pertenece, la dirigencia actual tiene agenda y ruta clara de lo que sigue en el escenario político sindical.

Mientras otros viven de la esperanza de regresar al poder del SNTE, el maestro Alfonso Cepeda Salas tiene claridad de lo que sigue para la organización y la dirigencia, con procesos internos de renovación de las dirigencias en los estados, donde tendrán que implementar los procesos de elección sindical con base a las modificaciones de la Reforma Laboral, en donde sin duda se consolidará la democratización que el SNTE ya venía impulsando.

Los nuevos liderazgos le permitirán configurar y consolidar su gestión al frente del SNTE y preparar las modificaciones requeridas en los estatutos de cara al 2024, fecha ordinaria para cumplir con su responsabilidad en la función nacional.

Twitter: @FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

IP Jalisco: crisis, división y esperanza

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

Seamos claros. Diversos organismos empresariales de Jalisco atraviesan por un muy mal momento. De hecho, hay Consejos de los que ya ni siquiera vale la pena hablar porque se encuentran hundidos en una profunda crisis ética, financiera y de identidad.

Dependientes del gobierno estatal en turno, se volvieron expertos en la pepena del dinero público. De ahí que se haya vuelto común ver cómo se desviven en elogios y aplausos, cuando asisten en calidad de porra a los eventos convocados por alguna instancia gubernamental.

Pero no sólo eso, sino que algunos autoproclamados “cúpulas”, viven en una lastimosa confusión. Asumen que su trabajo está asociado con la pose para la foto y mantener una agenda que privilegia el convivio con los personajes del poder. Y peor aún, hay quienes desde su posición, sólo buscan resolver sus complejas necesidades de reconocimiento y aceptación. Así las cosas, no resulta extraño que ante la membresía que dicen representar, carezcan de un liderazgo digno y genuino.

La debilidad y división que hoy se observa, entonces no tiene por qué sorprendernos. Es resultado de la pérdida de rumbo. Ante ello, es preciso que desde las entrañas de la clase industrial, se viva un proceso reflexivo que le permita trazar líneas estratégicas de acción y reconversión, puesto que una de sus funciones sustantivas es la de ser un contrapeso, no un palero oficioso e incondicional de las autoridades.

Por fortuna no todo está perdido. En el caso del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), Masayi González Uyeda, en medio de la fractura que provocó su reelección, tiene la oportunidad de demostrar de qué está hecho y a qué intereses responde. Si es verdad que se avecina un rompimiento, se impone que entienda y atienda los reclamos de quienes no coinciden con su perfil y plan de trabajo.

Mención aparte merece el papel que desempeña al frente de la CANACO Guadalajara, Xavier Orendáin de Obeso, quien ha devuelto a la Cámara de Comercio el vigor que se había perdido como consecuencia de “liderazgos” atorados en paradigmas rancios y arrogantes.

De igual modo, hay que resaltar la integración del Consejo Económico Empresarial de Jalisco (CEEJ) a la arena productiva de la entidad. Con un enfoque muy preciso de trabajo y resultados, en alianza con el gobierno federal, Arturo Guillén Arámbula, recobró la vocación auténtica de una representación patronal.

Ahora bien, me parece que tenemos que reconocer a las mujeres que dan la batalla en pro de la integridad empresarial del Estado. Como ejemplo, pienso en dos: Leticia Ramírez Fruchier y Marcela Michel López. La primera, como fundadora de Proyecta Mujer, le ha abierto el paso a una organización femenina en un gremio muy masculino; y la segunda, liderando con éxito la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ), una de las más emblemáticas en el campo de los negocios.

Para terminar, confieso que soy de los que aguardo la esperanza de que la iniciativa privada se deshaga de los agentes nocivos y sus penosas prácticas, para que resuelva pronto sus asignaturas pendientes y recobre el honor que antaño le distinguía.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy