Connect with us

OPINIÓN

Mas humildad y menos soberbia

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Estamos muy cerca de que el gobierno que encabeza Enrique Alfaro cumpla su primer año de gobierno, falta poco más de un mes y es oportunidad para que éste haga el corte de caja, con una honda reflexión que le permita con cabeza fría ser autocrítico de su gobierno, de las metas que se trazó, de lo que ha logrado y del rendimiento de su equipo de trabajo a quienes le dio la oportunidad.

El gobierno emecista en este primer año no ha resultado lo que los ciudadanos esperaban del mismo. Si preguntáramos qué diferencia hay entre los gobiernos que le antecedieron, el que encabezó Emilio González Márquez y el de Aristóteles Sandoval, del PAN y del PRI, ¿qué diferencias podrían destacarse? ¿Usted ve algún cambio notorio?

¿Es un gobierno más eficiente? ¿Es un gobierno más honesto y transparente? ¿Es un gobierno que está cerca de los intereses de la gente y que sabe escuchar?

En este primer año hemos visto un gobierno extraviado, cada vez más alejado de los ciudadanos, confrontado con los medios de comunicación críticos, con graves problemas que enfrenta la sociedad y que tienden a hacerse críticos, como el tema de la seguridad y violencia, así como la crisis de epidemiológica que se vive por el ataque del dengue y que el gobernador ha culpado al cambio climático, cuando es evidente que fallaron sus funcionarios responsables de aplicar los programas y manejar los recursos, además de ser ellos centro de señalamientos de negocios que han estado realizando para favorecer a familiares.

LE FALLA LA COMUNICACIÓN

El gobierno alfarista perdió el apoyo popular que lo llevó a ganar la gubernatura de Jalisco. Su principal problema nació en la pésima comunicación al improvisar en un área que había sido su principal fortaleza y que se caracterizó por su extraordinaria relación que llegó a construir con los medios de comunicación, especialmente con los periodistas, que lo veían muy cerca, con gran empatía y que fueron quienes le crearon la imagen de ese líder carismático y echado para adelante.

¿Dónde y cuándo perdió Alfaro la brújula y se enemistó con la prensa? ¿Quién le vendió la idea de que la prensa estaba al servicio de sus enemigos? ¿Cómo fue que la compró? ¿Qué le pasó a Alfaro? ¿Será que le faltó quien fue su principal conciencia y que le decía las cosas tal y como eran, sin vestirlas o con algún interés de por medio?

Sus choques continuos con reporteros y descalificación constante a medios de comunicación, por preguntas incómodas o denuncias de irregularidades de su gobierno, fueron minando su relación y desgastando su imagen. Podríamos decir que Alfaro no tuvo luna de miel. Basta ver las calificaciones que le da la mayoría de encuestas, muestra una desaprobación alta y que tiende a crecer, producto de un desgaste que se entendería al final de un sexenio y no en el primer año.

Las redes sociales que lo cobijaron cuando era un líder de oposición hoy lo han convertido en su villano favorito. Al ver sus declaraciones ante los graves y delicados problemas que enfrenta Jalisco, pareciera que el gobernador vive en otro mundo. Pareciera que está secuestrado por un grupo que le vende una realidad, muy distinta a la que ven los ciudadanos de a pie y que se mueven en camión.

LOS MALOS ASESORES

Al gobernador mucho daño le han hecho sus asesores, principalmente aquello que traen pleito con el mundo y que ven la oportunidad de saciar odios y venganzas, expresión de las patologías y frustraciones que han arrastrado por la vida. Esas visione amargas y negativas, el gobernador pareciera que las ha comprado y lo han llevado a equivocaciones terribles que lo han alejado a su su gobierno de aquellos que fueron sus aliados naturales. Aquel mensaje misógino contra las mujeres feministas que alguien le preparó, fue su primer paso en falso; vendrían después otros más con esos regaños que lanzaba a diestra y siniestra contra aquellos que le mostraban una realidad diferente que le pintan los que le hablan al oído.

El último gran resbalón del gobernador ha sido con el tema de la crisis sanitaria que ha provocado le epidemia del dengue que se salió de control por la indolencia e irresponsabilidad de los responsables del sector salud a quienes extrañamente ha protegido, al querer convencernos que es culpa del cambio climático, cuando no se puede tapar el sol con un dedo, ya que a los funcionarios a quienes les dio la confianza lo han traicionado, buscando cómo hacer negocio y/o la actitud irresponsable de irse de vacaciones cuando la epidemia se había hecho presente.

En el tema de la seguridad es otro flanco que trae abierto su gobierno. Los resultados de este primer año son negativos, no se ha logrado acotar la violencia que provoca el crimen organizado.

Diciembre es un buen mes para que el gobernador pueda tener espacio para la serena reflexión, alejado de esos genios que lo contaminan con sus visiones maniqueas. Si Alfaro quiere salvar su administración está muy a tiempo, pero para ello tiene que reconocer que se ha equivocado y que su gobierno está extraviado. Para ello tiene que ejercer la autocrítica y poder tener humildad. Es tan simple o complejo como se quiera ver.

Más humildad y menos soberbia.

OPINIÓN

Las dos patas cojas de AMLO

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Se ha llegado al primer año de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el hombre que llegó con la bandera de primeros los pobres y de la lucha contra la corrupción, cuyas acciones de gobierno las ha encaminado por esas pistas y que ha llevado a un debate y polarización del país cuando se cuestionan los programas sociales de regalar dinero y de concentrar sus grandes proyectos de infraestructura en el sureste mexicano que es la región más atrasada del país.

Por la Presidencia de México han pasado gobiernos de diversos colores y cada uno de sus abanderados han prometido traer la verdad en su palabra y la fórmula para resolver los problemas ancestrales y estructurales que vive México, la desigualdad con la pobreza, la corrupción y la inseguridad, como ejes para construir un mejor país.

Lo cierto es que nadie tiene la varita mágica, podrán tener las mejores intenciones de construir un mejor país, pero esos buenos propósitos quedan en el camino y la realidad que se plasma en la desigualdad, no lo han logrado ni Vicente Fox, ni Felipe Calderón que fueron los dos primeros presidentes de la alternancia, después volvería el PRI con Enrique Peña Nieto, decepcionados los mexicanos de la inseguridad creciente que dejó los gobiernos de Acción Nacional, sin poder tener éxito en disminuir la pobreza. Con el regreso del PRI, la corrupción volvió a acentuarse, con los gobernadores del llamado “nuevo PRI” que resultaron más inmorales que los maestros que les antecedieron en la escuela tricolor.

LA APUESTA POR LA IZQUIERDA

Los mexicanos al no ver mejoras notables en sus vidas le apuestan por la izquierda y eligen a quien en dos ocasiones anteriores había intentado ser Presidente, quedándose muy cerca -la primera ante Felipe Calderón con menos de medio punto de ventaja-, y la segunda más alejado de Enrique Peña Nieto que resultó una decepción para tirios y troyanos, al ser catapultado por la inseguridad y la corrupción.

Llega a la Presidencia de México Andrés Manuel López Obrador con un amplio margen, el 53% de la votación, logrando además su partido tener mayoría en la Cámara de Diputados para poder impulsar sus reformas, mientras que en la Cámara de Senadores para sacar los proyectos se requiere negociar con la oposición.

Es el primer año del gobierno del Presidente López Obrador y si bien logró recuperar la confianza de millones de mexicanos, a este primero de diciembre llega con el 68% de apoyo ciudadano (de 78% con el respaldo como inició, perdiendo 10 puntos) de acuerdo a encuesta de Reforma publicada ayer domingo y el 31% lo desaprueba (de 18% como inició el gobierno), es un número alto de mexicanos que están con él.

LA SEGURIDAD Y LA ECONOMÍA

¿Por qué esa aprobación tan alta cuando los resultados de su gobierno son tan pobres, si comparamos los números de la economía con los tres presidentes que le antecedieron?

Seguramente los programas sociales es una de las respuestas y la comunicación efectiva que tiene con esa gente a través de las conferencias mañaneras, entre otros factores.

Dos temas torales de un gobierno son la economía y la seguridad. Si bien la economía no ha crecido, también es cierto que no existe crisis económica, se han cuidado los puntos clave de la macroeconomía (disciplina fiscal, inflación, no endeudamiento, el tipo de cambio) que ha generado estabilidad económica.

El país está inmerso en una recesión económica que indica cero crecimiento en estos primeros nueve meses), pero tenemos un peso fuerte, sin embargo se generó más empleo privado formal en el primer año de los dos anteriores gobiernos (502,329 con Calderón), (415,901 con Peña Nieto), y con López Obrador son 331,645.

En cuanto a la inversión extranjera, a México le fue bien en este primer año con 26,056 millones de dólares, contra 24,637 con Calderón y 28,234 con Peña Nieto. Son números muy similares de los tres, lo que nos indica que la confianza de los inversionistas extranjeros en el país no ha cambiado.

La meta de crecimiento sexenal de López Obrador es del 4%, en este primer año no cumplió ya que en los nueve meses del 2019 la economía no creció (0.03 del PIB), mientras que en el primer año del gobierno de Calderón fue de +2.20% y en el de Peña Nieto de +1.77%.

LA SEGURIDAD DE MAL EN PEOR

Y en el otro tema que representa el principal problema del país es la inseguridad y violencia. Los mensajes de amor y paz del Presidente sureño no han sido efectivos y no han permeado en el ánimo de los criminales que siguen matando gente, ya que diariamente son asesinados un promedio de 95 personas en el país y al terminar el año la cifra alcanzará los 35 mil homicidios y que contrasta con los crímenes en estos primeros diez meses (de enero a octubre) con los registrados en el mismo periodo en los gobiernos de Calderón (8,530) y de Peña Nieto (15,220) y López Obrador (24,484).

Si analizamos en este primer año los resultados en estos dos campos de la vida de México que constituyen las dos principales patas de una mesa, (economía y seguridad) el gobierno del Presidente López Obrador queda a deber. O sea, del dicho al hecho hay mucho trecho. Una es la narrativa y el discurso del cambio, pero otra es la realidad.

Los pueblos no cambian de la noche a la mañana. La inseguridad que vivimos, nos queda claro, no nació en un año, es de décadas, pero lo cierto es que las estrategias instrumentadas han sido un fracaso.

El Presidente López Obrador nos pide un año más para dar resultados, cuando nos dice que “todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. Pues, esperemos.

Continue Reading

OPINIÓN

Los mensajes en la FIL 2019

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

Como cada año, la Fil Guadalajara, abre las puertas al público para presentar su esperada edición, en ésta la número 33 tiene como país invitado de honor a la India, en un marco de innovación cultural y literaria como ya nos acostumbraron, además del contexto político que no puede faltar.

En el acto inaugural destacó, como cada año también, el presídium, en él sin duda una de las mayores ausencias fue el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a pesar de estar estrenando libro. En su representación una muy opaca Secretaria de Cultura Alejandra Fraustro, la que sin duda pasó un momento muy incómodo cuando menos en dos discursos, el del Presidente de la FIL y el del Gobernador del Estado, con un discurso muy apagado, sin contenido político, se llevó más tiempo en explicar lo que contiene el ágora de la Secretaría de Cultura y de los pocos proyectos de su dependencia, sin ninguna respuesta a los antes mencionados.

Por su parte el Presidente de FIL,Raúl Padilla López, con un muy buen discurso como de costumbre, con mensajes profundos en cada detalle de la 33 edición de la Fil Guadalajara 2019, por ejemplo el tener en el presídium a Juan Manuel Santos, Premio Nobel de la Paz, por el acuerdo de paz con las FARC´s, mismo que aún no se concreta y que además se dio en medio del rechazo del pueblo colombiano. El expresidente Santos, quien fue fuertemente cuestionado y señalado por el bloque de izquierda en el sur, a propósito de tener ahora en asilo a Evo Morales. Apenas un día antes se le entregó un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara, ahí se pronunció en contra del caudillismo, de quienes buscan un enemigo en común para el pueblo, de quienes confrontan, como si estuviese describiendo a ya saben quién.

Además de mencionar y resaltar la presencia de Mario Vargas Llosa, quien un día antes en un foro en el Museo de Memoria y Tolerancia en CdMx, había expresado su preocupación por el regreso de la dictadura, siendo un fuerte crítico a lo que denomina el populismo del Presidente AMLO.

En su discurso, el licenciado Padilla López aprovechó para criticar las políticas de estado, lamentó que la educación superior, la ciencia y la cultura no fueron prioridad en los sexenios anteriores, sin embargo dijo “resulta difícil entender que para efectos, en el presupuesto federal, se recorte el financiamiento a las Universidades Públicas y se frene su capacidad de crecimiento y mejora de calidad”, terminó el reclamo con la frase “cualquier alternativa que no ponga énfasis en la calidad del aprendizaje, corre el riesgo de perpetuar la inequidad en lugar de aminorarla”.

Por su parte el Gobernador del Estado, Enrique Alfaro Ramírez, reconoció el espacio de la cultura donde además se debaten y confrontan las ideas, enviando un fuerte mensaje que parece tener un claro destinatario, al mencionar que es quizá es lo que motiva a quienes rehúyen al cuestionamiento y al diálogo franco, prefieren evitar asistir a eventos como éste. Dijo que no hay una Feria que iguale a la FIL, que es un verdadero foro de la palabra en todas sus dimensiones incluyendo la política, donde pueden coincidir Mario Vargas Llosa, Juan Manuel Santos, Alejandro Solalinde y Javier Sicilia, éste último confrontado con el Presidente hace apenas unos días.

El discurso del Gobernador subió de tono y fue muy directo, desafiando con 3 ejemplos lo que el presidente AMLO presume como de lo mejor de su gobierno, criticó el pasado, pero también las decisiones del primer mandatario mexicano, sobre la guerra contra el narco y su ausente estrategia, sobre desmantelar el viejo régimen y estar destruyendo a las instituciones y el orden de derecho, separar el poder económico del público, pero sin generar confianza a la inversión y simular con las cúpulas, “no más silencio, no más cabezas agachadas, eso no le sirve a México”, pidió y dijo estar dispuesto a dar trato respetuoso, “cooperación y coordinación siempre, sometimiento jamás”.

El mensaje fue muy directo, un día antes del evento conmemorativo del primer año de ejercicio en el poder del presidente AMLO, quien a su estilo volvió a repetir el discurso de siempre en su 4 informe de gobierno.

@FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

Una fantasía de locura

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Ósccar Ábrego //

¿Qué gana Jalisco cada vez que el ingeniero Enrique Alfaro estalla contra López Obrador? Nada, absolutamente nada.

A un día de cumplir un año como Presidente de México, Andrés Manuel fue, de nuevo, el blanco de severos cuestionamientos del gobernador. Justo en el marco de la inauguración de la Feria Internacional del Libro, el mandatario estatal acusó que desde el Centro se impone una idea monolítica sobre la construcción de la agenda nacional. Y para ello, se apalancó en tres ejemplos. Los cito completos pues no tienen desperdicio.

En un encuentro como este, donde honramos a las ideas, creo que es un buen momento para exponer con claridad y de frente lo que muchos cada vez más pensamos pero que sólo lo hablamos en privado. Basten tres ejemplos al respecto: ¿Las declaratorias de guerra a la delincuencia fueron un fracaso? Sí, pero vamos a hundir al país si pensamos que a quienes quieren someternos generando miedo, hay que darles un abrazo.

¿Había que desmantelar al viejo régimen? Sí, pero cometeremos un error histórico si justificamos la destrucción del orden institucional y del estado de derecho, a partir de la premisa que nada funciona.

¿Era urgente separar el poder económico del poder público? Sí, pero vamos a colapsar nuestra economía si profundizamos la desconfianza y el temor en el sector privado simulando unan relación estrecha que se limita a actos protocolarios con las cúpulas.

Y aquí cabe la pregunta, ¿expresar nuestras ideas nos pone en un escenario de confrontación con el Presidente de México? Yo creo que es justamente lo contrario. En Jalisco queremos ayudarle al Presidente a transformar a México, pero eso sólo puede lograrse si todos entendemos que el debate de las ideas enriquece a nuestra democracia, que lo nacional se construye también desde lo local. Por eso vamos a hacer lo que nos toca para que el gobierno nacional corrija el rumbo en agendas fundamentales; desde el cumplimiento cabal de los compromisos de París en materia de cambio climático, hasta la implementación de una auténtica transformación estructuración de nuestro modelo educativo.

¡No más silencio, no más cabezas agachadas (aplausos), eso no le sirve a México!”

Confieso que no puedo estar más de acuerdo con Alfaro. Es más, algo me dice que millones de mexicanos coinciden con su posicionamiento. El problema es que es el gobernador de Jalisco, y esa responsabilidad no le fue otorgada para andarse peleando con el Presidente cada que se le antoja.

En todo caso, lo que sí esperamos es que haga uso de buenos oficios para que nuestro Estado avance en el contexto nacional. Aprovechar un foro como el de la FIL para lanzarse contra el ausente, no habla bien de él. ¿Tendría el valor de hacerlo en frente de Andrés Manuel? Tengo mis dudas.

Ahora bien, hay que esperar qué reacciones vendrán de la federación a partir de esta nueva fanfarria. Recordemos que el pleito en la política es un recurso barato que genera altos costos.

Así pues, la sospecha ha sido confirmada por el ingeniero Enrique, sí hay conflicto con Andrés Manuel, aunque éste lo había negado hace un par de semanas. Es decir, lo que pudo resolverse mediante una gestión institucional, se convirtió en una bronca personal.

Lo peor del asunto, es que si Alfaro Ramírez y sus focas aplaudidoras suponen que con esta actitud belicosa mejorará la aprobación de los jaliscienses con respecto a su gobierno, entonces sí que estarían viviendo una fantasía de locura.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy