Connect with us

NACIONALES

Oportunidad perdida

Publicado

el

Opinión, por Luis Manuel Robles Naya //

Se pueden hacer muchas cosas con las bayonetas pero es bastante incomodo sentarse en ellas”, Talleyrand.

Para evitar que el orden social se rompa debido a conductas ilícitas, así como para hacer cumplir la ley y las sentencias judiciales recurrimos a la coerción, la fuerza que puede y debe ejercer solo el Estado. Para hacerlo, se crearon instituciones policiacas en lo civil y el ejército para proteger al país de amenazas del exterior, salvaguardar la integridad territorial.

Así había sido hasta escasos cinco años, en los que alguien decidió que, al no haber guerra ni tener acechanzas militares contrarias, el ejército nacional, sus miembros debían dedicarse a construir obra pública, administrar instituciones y organismos civiles, y además vigilar y mantener la paz interior. No está mal en principio, el ejército se ha distinguido siempre por su vocación de servicio, salvo que no se tuviera una estructura civil como la que había y que construyó y administró durante muchos años la infraestructura, aplicó las leyes y persiguió el delito, con múltiples fallas y vicios, pero ayudaban a mantener el orden social.

Quien conduce la administración supo siempre que esa estructura civil necesitaba ajustes, y seguramente cirugía mayor, pero sea por incapacidad o comodidad (siempre es más fácil que otro lo haga), optó por alterar el orden y volvió a la estructura civil inoperante ahogándola en una austeridad cuestionable, irreflexiva e irresponsable.

Ahora la presencia del Ejército y fuerzas armadas no tiene límites, construye vías férreas, aeropuertos, hoteles; hay 2 mil 823 obras estratégicas ejecutadas por ellos, según dijo el general secretario de la Defensa. Hace investigación política (se dice que espía opositores y afines), y controla la Guardia Nacional que, a su vez, desplaza a organismos y programas policiales acaparando el presupuesto que para seguridad se asigna, en perjuicio de corporaciones estatales y municipales.

Se le ha asignado el más alto presupuesto que hayan tenido las fuerzas armadas en toda su historia, en perjuicio de los recursos que se asignaban a salud, educación, campo, investigación científica y tecnológica, organismos independientes, en particular los que tienen que ver con la transparencia, derechos humanos y electorales, población vulnerable y otras, víctimas de la guillotina austericida.

Nada congruente resulta esto con los postulados que se enarbolaron en campaña y durante años en mítines pueblerinos contra “masacres” cometidas por el ejército y la necesidad de regresarlos a los cuarteles. Es evidente que no conocían al ejército por dentro, su disciplina y lealtad a las instituciones, pero también se ha hecho evidente que no conocían el funcionamiento del gobierno y sus dependencias, lo que resultó en un fiasco administrativo.

De facto hay un nuevo orden, impuesto por y con ocurrencias, pero nadie esperaba que en eso consistiera la cuarta transformación; y tampoco se dijo hace seis años en campaña electoral que se fuera a transformar el régimen republicano, federalista, con división de poderes, en uno absolutista, con poderes constitucionales sometidos, o amenazados, y gobernadores serviles.

Confiados en la fuerza, que imaginan da, el distribuir miles de millones de pesos en una sociedad desigual y empobrecida, sin intentar siquiera acciones firmes, soluciones verdaderas, permanentes contra la pobreza y la desigualdad, medran con ellas y presumen que mantendrán el poder. La reciente elección en Argentina debiera enseñarles que esa receta tiene fecha de caducidad y peor, efectos nocivos a corto y largo plazo. La economía argentina no resistió el populismo neo peronista de los Kirchner, y han sido echados del poder.

Es inimaginable que ante el fracaso en México de esa fórmula electorera y una eventual derrota en 2024, el régimen opte por la asonada o la desestabilización, o el uso del poder militar. Algo de responsabilidad patriótica y civil, hay que conceder que todavía cabe en una mentalidad cuyo afán por llegar al poder no le permitió razonar en lo que pudo haber hecho si en lugar de utilizar a los militares en labores que no son propias, hubiera organizado mejor a su gobierno, llevando a él gentes capaces más que leales, enterándose de lo que hacen las instituciones y no dando por cierto lo que imagina, razonando la austeridad para darle coherencia y un mejor orden al aparato estatal y no privilegiar el uso electoral del presupuesto.

Ahora ya es tarde, la apuesta es a conservar la silla presidencial en manos incondicionales para que hagan, tal vez, lo que no fue capaz de hacer este presidente, o bien para continuar con ese proyecto impulsivo y caprichoso que ha sido el gobierno actual. Tan bueno que hubiera sido aprovechar el bono democrático obtenido para perfeccionar el orden social en vez de trastocarlo. Para perfeccionar las estructuras civiles y que leyes, jueces e instituciones siguieran siendo el andamiaje que soporta al orden social. Un orden en el que las bayonetas solo fueran usadas para lo que fueron concebidas, aunque alguien esté muy cómodo sentado en ellas.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

La prudencia de la presidencia electa

Publicado

el

De primera mano, por Francisco Javier Ruiz Quirrín //

HABÍAMOS señalado en su momento que Claudia Sheinbaum había actuado durante la campaña con mesura y prudencia, ante embates surgidos desde Palacio Nacional en su contra, como fue la designación de Clara Brugada en lugar del justamente merecedor a buscar la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

Otro ejemplo de esa actitud se vio ante la “rebeldía” de Marcelo Ebrard, quien agraviado por no ser el “elegido” del Presidente, se atrevió a denunciar el uso de recursos públicos a favor de la candidata oficial.

En ambos casos, así como en otros, no se registró ningún reclamo privado y mucho menos público de quien hoy es virtual presidenta electa de México.

Así también, ante la instrucción del Presidente López Obrador de anunciar a través del coordinador de la fracción de MORENA en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, que septiembre sería el mes de la aprobación del paquete de iniciativas de reformas constitucionales que heredará la “4-T” al siguiente sexenio (entre ellas la reforma al Poder Judicial Federal y la desaparición de todos los organismos autónomos), la señora Sheinbaum actuó de inmediato, sabedora de que ese tipo de noticias colapsan el mercado financiero.

No solo designó como su seguro secretario de Hacienda y Crédito Público al actual titular, Rogelio Ramírez de la O (conocedor y conocido de los hombres del dinero), sino que adelantó que la reforma al Poder Judicial no sería de inmediato, sino después de ponerse en práctica un ejercicio de parlamento abierto, en el que participen los expertos, abogados, universitarios y los propios trabajadores del poder judicial.

Y fue el lunes cuando se dio la reunión en palacio nacional entre Sheinbaum y López Obrador y el resultado reiteró una posición serena y reflexiva de quien será la primera presidenta de este país, deteniendo con ello la tremenda ola que amenazaba con tragarse todo a su paso, tan solo en 30 días del mes de septiembre, ya que no solo se aprobaría la designación de jueces bajo el voto popular, sino también la reforma electoral, la reforma eléctrica, la fiscal, la de telecomunicaciones y la total desaparición de todos los organismos autónomos.

De esta manera, AMLO podría heredar un Estado controlado por una sola persona.

Sin embargo, el que la propia Claudia haya anunciado momentos después del sonado encuentro, que la reforma al Poder Judicial se consumaría hasta dentro de un año, quiere decir que se dieron acuerdos en los que López Obrador accedió y lo hizo solo ante el evidente y desastroso panorama que dejará al nuevo sexenio.

Apenas unos días antes, AMLO se había atrevido a declarar que el interés político estaba por encima del interés que se tenía sobre el Peso mexicano, cuando éste se depreció ante el dólar, precisamente por los anuncios oficiales arrebatados.

Hemos escrito que la señora Sheinbaum es un enigma, porque no sabemos cómo actuará una vez sentada en la silla presidencial. Es decir, la gran expectativa es, si su actitud evidencia la presencia de un “maximato” lópezobradorista, o continúa ofreciendo su rostro la prudencia y la mesura, para ir imponiendo su propio estilo, poco a poco y sin los radicalismos de su antecesor. Esto lo sabremos al paso del tiempo.

Los expertos dicen que ambos podrían ser distintos, pero en esencia, iguales. Saben que en los pasados comicios electorales del domingo 2 de junio, Juan Pueblo les otorgó un “cheque en blanco” a través de 35 millones de votos y no solo para avalar al gobierno de López Obrador, sino “autorizar” a la futura presidenta para llevar a cabo las reformas de Estado, pendientes y necesarias.

MERCADOS FINANCIEROS, FACTOR DE EQUILIBRIOS DE PODER

SI OBSERVAMOS lo que acaba de suceder desde el punto de vista de la relación del poder público con los mercados financieros, estos últimos obligaron al gobierno a meter “freno de mano” a su alocada carrera… Es muy difícil creer que Ignacio Mier, el coordinador de la bancada “morenista” en la Cámara de los Diputados, se manda solo… Si dio la cara para anunciar que en septiembre se aprobaría el paquete de iniciativas de reformas constitucionales enviadas por el Presidente, es que éste último ordenó hacerlo… Una estrategia muy conocida de AMLO: dejar correr la información final buscando reacciones… El hecho es que Claudia Sheinbaum no puede arrancar su sexenio en medio de una crisis financiera que incluya la caída en la bolsa de valores, el deslizamiento del peso frente al dólar totalmente desfavorable a nuestra moneda y la consecuencia lógica, inflación y aumento de precios en los artículos de primera necesidad… Así que los mercados financieros se convirtieron, ante la circunstancia que vivimos, en un factor de equilibrio por encima de los poderes constitucionales del Estado Mexicano: El Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial…

Por cierto, en lo relativo al nuevo gabinete, todo indica que Omar García Harfuch será el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana… Eso sería a partir del 1 de octubre… Antes de eso, la estela de 190 mil asesinatos en el sexenio más violento de la historia… ¿Esperaríamos un cambio con resultados efectivos y positivos a partir de este anuncio?… ¿Qué más quisiéramos?

Continuar Leyendo

JALISCO

Reitera Enrique Alfaro: El concepto fosfo fosfo es hacer de la política una broma y condiciona a MC a la mediocridad

Publicado

el

FUEGO CRUZADO

“Haber hecho de la política una broma como fue para mi el concepto #FosfoFosfo, que pasó de destapes con cerveza a despedidas con rímel… ¿Cómo celebrar que le ganamos al PRI?, no voy a ser parte de un partido que encuentre en la mediocridad una forma de seguir subsistiendo”.

ENRIQUE ALFARO / GOBERNADOR DE JALISCO

“A quiénes están pensando que ese modelo político va a tener nuestro aval se equivocan…Si ello lleva a en un futuro un rompimiento en nuestro movimiento, estamos listos”

ENRIQUE ALFARO / GOBERNADOR DE JALISCO

FUEGO CRUZADO

“Lo que yo veo hoy (en la Universidad de Guadalajara) no estoy de acuerdo (…) Ellos mezclaron al partido (Hagamos) y a la Universidad, hasta recogieron a una persona en el aeropuerto. No son gente de palabra, cuando te dicen no nos vamos a meter en la política (…) No tienen oficio, viva el rey, muera el rey y el que tenía oficio ya no está”

JUAN  JOSÉ FRANGIE / ALCALDE ELECTO DE ZAPOPAN

“Lamento mucho que Zapopan, la ciudad autodenominada “Ciudad de las Niñas y los Niños” haya decidido quitarle el apoyo a @papirolasgdl, es el festival más importante dirigido precisamente a la niñez. ¡Desde hace 29 años, Papirolas contribuye al desarrollo cultural, creativo, educativo, intelectual, físico y de valores humanos universales de los más pequeños!”

RICARDO VILLANUEVA / RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

VOZ ALTA

Rompimiento

Juan José Frangie es un hombre de definiciones y de lealtad. Para él lo más importante en la vida es ser leal y lo demostró cuando no firmó el desplegado que ordenó el gobernador Enrique Alfaro para denostar a Raúl Padilla al ser el único alcalde que lo rechazó, asumiendo el costo político que ello significó, y no lo hizo porque desde los ocho años fueron amigos y la política no rompería lo que fue una amistad sólida. “Cuando no hay lealtad no hay nada, el poder es un virus espantoso, y si no lo sabes manejar te desbocas”, expresó Juan José Frangie a propósito de la decisión de retirar el apoyo a Papirolas.

JUAN  JOSÉ FRANGIE. Lo distingue el valor de la lealtad

El retiro

¿Es definitiva la decisión de Enrique Alfaro de retirarse y dejar la política después que concluya su gubernatura? En la semana el gobernador volvió a criticar a Movimiento Ciudadano y sentenció que el pasado 2 de junio “no sirvió la política de broma que realizaron en torno al concepto de ‘fosfo-fosfo’ que se creó años atrás en Nuevo León”. Al mismo tiempo Alfaro volvió a reiterar que se va de la política, pero dejando a entrever que podrían dejar a Movimiento Ciudadano y crear una nueva fuerza política en Jalisco, por no compartir la forma como está dirigido MC desde la dirigencia nacional.

ENRIQUE ALFARO. ¿Se retira de la política?

¿Para dónde?

Ricardo Villanueva presentó su quinto informe como rector general de la Universidad de Guadalajara desde el Auditorio Telmex. Allí se selló públicamente la alianza con Enrique Alfaro y demostró ser el líder indiscutible de la UdeG, borrando a Raúl Padilla de su informe. Ricardo Villanueva asume el manejo político. La pregunta es para dónde van a jalar los 3 diputados locales que tiene Hagamos y la UdeG. ¿Se van a aliar con Pablo Lemus o se mantendrán fieles a su alianza con Morena y con la presidenta electa Claudia Sheinbaum? La UdeG  puede ser la bisagra en la próxima legislatura estatal.

RICARDO VILLANUEVA. Los tres legisladores de Hagamos pueden marcar la diferencia en la futura legislatura de Jalisco.

Continuar Leyendo

NACIONALES

Aceptar la realidad

Publicado

el

Opinión, por Miguel Anaya //

No vemos las cosas como son, si no como somos.”

Jiddu Krishnamurti

Han pasado quince días desde la jornada electoral, la turbulencia social y política generada por los resultados preliminares, encuestas de salida, victorias adelantadas, derrotas no aceptadas, etc. comienza a diluirse para dar paso al protagonismo de los nuevos liderazgos políticos que pronto tomarán las riendas de los cargos correspondientes.

Suelen decir que el éxito tiene muchos padres mientras que la derrota es huérfana y es que, obviamente todos quieren colgarse medallas y pocos tienen la capacidad de afrontar una derrota con la cara en alto, con el ánimo de subsanar errores para reconstruir de mejor manera o con la visión necesaria para reinventarse en busca de un proyecto para el futuro.

Para poder asimilar la realidad se deben responder preguntas simples, pero de gran profundidad: ¿Qué sucedió y por qué? ¿En qué condiciones nos deja lo ocurrido? ¿Qué hacer para mejorar después de lo acontecido? Si hiciéramos un pequeño análisis de los resultados de la jornada electoral, las respuestas podrían ser más o menos las siguientes:

¿Qué sucedió y por qué? El 2 de junio pasado, Morena arrasó en las elecciones federales; Claudia Sheinbaum se convirtió en la persona más votada en la historia del país, obtuvo 36 millones de votos, 20 millones más que su competidora, por si fuera poco, consiguió una amplia mayoría en la Cámara de Diputados y mayoría simple en el Senado de la República, además, de las nueve entidades que votaron por nuevos gobernadores, Morena se llevó siete.

¿En qué condiciones nos deja lo ocurrido? Evidentemente, esta respuesta depende del cristal con que se mire. Los morenistas se alegrarán porqué la presidenta Sheinbaum, llegará al poder con las condiciones óptimas para llevar a cabo su plan de gobierno, sus mayores retos serán pacificar al país, sostener una economía que comienza a mostrar algunos signos de alerta y mejorar el deficiente sistema de salud, esto a la par de imponer su propio sello después del gobierno de un mandatario que tiene una gran aprobación popular.

Para la oposición el reto es inmenso. Primero tiene que ver las cosas como son. Morena ganó ampliamente porque hay una gran cantidad de mexicanos que avalan el discurso presidencial, a los que las becas y ayudas sociales les representan una oportunidad para salir adelante en un país y un sistema que por mucho tiempo no los volteó a ver; por otro lado Morena cuenta con una estructura electoral muy fuerte, mientras que para los partidos que integraron el Frente, la estructura electoral es casi un mito en varios Estados del país.

Afrontar la derrota desde la perspectiva del fraude electoral o partiendo de la idea de que muchos mexicanos votaron desde la ignorancia es un error que no permitirá hacer una oposición responsable. En este caso la militancia y simpatizantes de los partidos que integraron el frente (porqué los dirigentes de los partidos no lo harán), deberán replantearse la alianza y en su caso reconfigurarla, deberán pensar en la imagen que tienen frente a un electorado que prefirió votar nuevamente a Morena antes que volver al PRI o al PAN, estos institutos políticos han perdido peso y credibilidad y si no cambian, estarán en riesgo de perder hasta el registro. Un nuevo partido no suena a una idea descabellada.

Movimiento Ciudadano a nivel nacional quiere contar la historia de ser el partido político con mayor crecimiento, y aunque esto fue cierto en la elección presidencial, el efecto Máynez solo ajusto para eso, pues MC tendrá menos diputados y menos senadores que en la actual legislatura, además alcaldías importantes se perdieron, la más significativa la de Monterrey. MC deberá plantearse si se mantiene en la ruta de los buenos vídeos y la frivolidad o si retoma el camino de la seriedad y de los proyectos con base social.

Así pues, con mesura y con trabajo, cada instituto político deberá afrontar su propia realidad sin autoengaños. Si hay responsabilidad, autocrítica y trabajo, la oposición puede reconstruirse: si hay banalidad y los que dirigen no cambian, seguramente Morena podrá seguir creciendo su estructura para consolidar aún más su amplio poder.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.