Connect with us

OPINIÓN

Cambios en la línea editorial: Proceso, ¿semanario a la deriva?

Published

on

Opinión, por Pedro Vargas Ávalos //

Es incuestionable que una persona bien informada seguramente no aceptará imposiciones, abusos, ni embaucadores: El periodismo es el mejor instrumento para lograr ese objetivo. No en balde nuestro insigne Francisco Zarco afirmó: “La prensa no solo es el arma más poderosa contra la tiranía y el despotismo, sino el instrumento más eficaz y más activo del progreso y de la civilización”.

Ciertamente, los periodistas auténticos, al esgrimir su pluma cual filosa espada, hacen temblar a los políticos falsarios y a los partidarios de la corrupción, sean funcionarios públicos o miembros del sector privado.

Hace años, el célebre ghanés Kofi Annan, sostuvo con firmeza que “Ninguna sociedad democrática puede existir sin una prensa libre, independiente y plural”. Y vaya que este personaje tenía tan grandes conocimientos y virtudes, que se desempeñó como séptimo secretario general de las Naciones Unidas y en 2001 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

Quien ejerce la elevada tarea del periodismo, siempre debe sujetarse a la verdad, tener como meta servir a la comunidad y nunca doblegarse, ni ante presiones, adversidades y mucho menos seducciones, incluyendo las monetarias.

En nuestra República hemos tenido ejemplares periodistas y estupendos periódicos. Julio Scherer y el semanario “Proceso” pueden ser citados como muestras de uno y otro. El primero, tras valiente dirección del diario “Excelsior”, fue obligado por el poder público a salir de su cargo, siguiéndolo cientos de cooperatistas, con los cuales fundó en 1976 el semanario “Proceso”, al que dirigió alrededor de 20 años. Entre sus más cercanos colaboradores destaca el tapatío Vicente Leñero, cofundador y de prendas semejantes al antedicho.

Desde esa ya lejana fecha, tanto Scherer como su semanario, acrecentaron su presencia, uno dirigiendo y haciendo extraordinarias entrevistas, la revista haciéndose referente para tirios y troyanos, ya que en sus páginas abrevaban leyendo los análisis, críticas, noticias, opiniones y punzantes cartones. Sus portadas y cabeceos eran memorables.

Cuando falleció (2015) Don Julio el fundador, en CISA, la empresa que es la editora del semanario y que siempre presidió, le sucedió su hijo el abogado Julio Scherer Ibarra. El impreso prosiguió con su línea editorial crítica, la cual muchos la clasificaron como de izquierda; desde 1999, tenía un periodista destacado como Director General (Rafael Rodríguez Castañeda).

Cuando llegó a la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador, el segundo de los Scherer dimitió a su puesto en CISA y fue sustituido por su hermana María Scherer Ibarra, casada con el panista Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita Zavala de Calderón. La Sra. Scherer también se incorporó al portal digital “Latin Us”, que dirige Carlos Loret, y es una plataforma antiobradorista.

El director Rodríguez Castañeda salió a principios de 2020 y fue sustituido por Jorge Carrasco, quien en el directorio de 2016 aparece como reportero en compañía de Álvaro Delgado, Genaro Villamil, Jesusa Cervantes, Santiago Igartua Scherer, José Gil Olmos, Arturo Rodríguez, etc. De estos periodistas, Delgado, Villamil y Cervantes, ya salieron del semanario. El coordinador del área de internet (Proceso.com.mx) era Alejandro Caballero, de quien afirma Julio Astillero es en su actividad muy confiable, honrado, crítico y capaz. Además, Proceso integró un excelente cuerpo de caricaturistas (del que ya salieron Rocha, Hernández y murió Helguera), corresponsales, analistas sociopolíticos (de donde suprimieron a Ackermann, Fabricio Mejía, etc.), de deportes, cultura, etc., de considerable reconocimiento.

Por todo lo anterior es que resulta impactante una carta que se dio a conocer el 16 de septiembre reciente, suscrita por Alejandro Caballero, misiva en la cual dice adiós a Proceso luego de 21 años y 8 meses de trabajo, “alarmado por el rumbo que ha tomado la empresa que edita” la revista, o sea CISA, que preside la señora Scherer de Zavala.

El aludido, Caballero, asevera que Proceso entró en un acelerado desprestigio, motivado por cierta “derechización” de su línea editorial, a lo que se suma una crisis económica de la que no se informa a los trabajadores, que, desde luego, en estos tiempos de austeridad y pandemia, no es raro, aunque sí el ocultarlo.

Por si lo anterior fuese poco, se divulga en la citada comunicación, “una dramática caída en la venta de ejemplares, un derrumbe en las suscripciones y una caída preocupante en las visitas al espacio digital”, lo que de ser verídico reviste tintes muy preocupantes.

Paro Caballero el director Jorge Carrasco era “reportero gris”, de tendencia conservadora, “sin mayor experiencia en tareas de dirección, definición de portadas, cabeceo y línea editorial”, por lo que generó que en unos meses a “Proceso se le haya perdido el respeto”, y se le considere “una especie de encarte dominical del periódico Reforma”. Recordemos que este diario es uno de los más punzantes impugnadores de la izquierdista Cuatro T.

Abundando en el tema, menciona el renunciante Caballero, que el “actual es un Proceso opuesto al que nos legaron Don Julio y Rafael, pero a tono con el tamaño de sus nuevos mandos: hacia adentro maltrato laboral y hacia fuera alianza con medios que lo último que hacen es respetar a sus trabajadores”. Es decir, conforme a las clasificaciones vigentes, una empresa neoliberal explotadora de sus recursos humanos.

Otro desatino de la dirección, enfatiza Caballero, es alentar el “autonombramiento de Santiago Igartúa” (también de la dinastía Scherer) como jefe de la página digital, donde suplantó al dimitente. Ese nieto del fundador, ingresó a Proceso desplazando sin pudor alguno al corresponsal en Argentina, luego pasó a redacción donde se distinguió, “por cobrar sin trabajar”: enseguida “de manera cobarde, mientras me encontraba de vacaciones, sin aviso alguno… me desplazó de mis funciones”.

El resultado es que “tanto el portal como la revista han perdido credibilidad y en el caso del primero hasta seriedad y no se diga oportunidad noticiosa”, todo ello, responsabilidad única de este periodista, quien “confirma que la honestidad y el talento no se heredan”.

Los agravios que recibí -afirma el dimitente- desde la cúpula y que incluyeron marginarme de cualquier toma de decisiones y en el absurdo cambiar mi escritorio por uno más pequeño y borrarme del directorio por más de un año, lamentablemente no han sido los únicos. El Proceso que privilegiaba las relaciones humanas, factor que distinguía al semanario de cualquier otra empresa periodística, se esfumó con la llegada de Carrasco e Igartúa.

Y la epístola continúa enumerando yerros de la editora de Proceso: “por ejemplo, a como sin consideración alguna se despidió a corresponsales en el extranjero y a colaboradores de la sección de análisis. Imperdonable también fue el maltrato, incluso hasta horas antes de su muerte, que tuvieron para con Marco Antonio Cruz, en su calidad de coordinador de fotografía”.

Y menciona datos, para probar su dicho: “Tengo la certeza de que los nuevos mandos se enteraron de la estatura profesional del querido Marco cuando leyeron los entrañables textos póstumos que amigos y compañeros le dedicaron en Proceso. Desde los puestos de dirección, en vida se le ofendió, a su muerte se le elogió”.

El final señalamiento que con índice flamígero expresa el señor Caballero, se refiere a la designación José Gil Olmos como jefe de información, a quien tilda de inepto, pues a su juicio es “Incapaz de argumentar una orden de trabajo, negado para idear un reportaje, torpe para redactar un párrafo sin incurrir en problemas de sintaxis y faltas de ortografía”, con lo cual la empresa le dio una autoridad que, por obvias razones, no respetan ni sus subordinados.

Haciendo memoria, cuando excluyó el señor Carrasco a varios colaboradores de sello izquierdista, hace un año, le escribió a Carmen Aristegui: “Proceso mantiene abierta la pluralidad que puede constatarse en cada una de sus plataformas y el espíritu de libertad que nos legaron nuestros fundadores”. Pero fue irreductible con la guadaña y salieron valiosos colaboradores, haciendo caso omiso del principio que dice: “La libertad de expresión lleva consigo cierta libertad para escuchar”.

Igualmente, la dirección del semanario o de la empresa editora, olvidaron lo que pregonaba el Benemérito Benito Juárez: “La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre como es libre en el hombre la facultad de pensar”. Y en su lugar pareciera que los periodistas a sus órdenes solo deben describir la verdad del patrono, lo que obviamente es indigno y aterrador.

Así pues, ceñidos a la idea que postula al periodismo como una deslumbrante escuela de vida, tras leer la carta llameante que hemos comentado, tan cáustica como una filípica, caemos en la cuenta de que el célebre hebdomadario “Proceso”, está a la deriva, porque encara un problemático presente y lo amaga un incierto porvenir.

Continue Reading
Click to comment
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Beisbol

Los dolorosos tropiezos de Dodgers

Published

on

Deporte Rey, por Gabriel Ibarra Bourjac //

¡Qué bárbaro Dave Roberts!

El manager de Dodgers perdió el segundo juego, fueron sus decisiones las que llevaron a la derrota a su equipo ante los Bravos de Atlanta que por segundo día consecutivo los dejaron tendidos en el terreno de juego.

¿Para qué meter a Julio Urías en el Octavio episodio, cuando Dodgers superaba a Bravos 4-2, teniendo en el bullpen a Graterol y a Jansen?

Entendería que llamaran al culichi en un juego de extra innings, cuando se acabaron los relevistas, pero teniendo a esos potentes brazos, qué necesidad de hacer uso de Julio cuando bien lo tienen guardado para el cuarto juego de esta Serie de Campeonato de Liga.

Las críticas le llovieron a Roberts la noche del viernes. Pareciera que hizo todo para que Dodgers perdiera este segundo juego. Algunas interrogantes de Cristian Rey en redes: “¿por qué saca a Max Scherzer con 79 lanzamientos? ¿Por qué pone a Julio Urías de relevo? ¿Por qué pone a Graterol a cerrar? ¿Por qué pone a Jansen ante un zurdo?”

En efecto, “ni Julio ni Jansen tienen la culpa, hoy fue Dave Roberts y sus malditos experimentos. Saca a Graterol cuando está dominando, no manda a primera al bateador más eficiente y saca a Julio con pocos días de descanso. Hoy era Buehler. Todo mal. Todo”: @Ruidosovietico

@joframaso: “La decisión de Dave Roberts de meter a Julio Urias en la octava teniendo a Graterol y Jansen en el bullpen…¿Qué tanto mermará en la confianza de Urías para su apertura del miércoles, qué tanto influirá en la confianza de bateadores de Bravos al enfrentar a Urías?”

Escribe Fernando Alvarez @FerAlvarez: “la sabermetría no es el Santo Grial. No puedo entender qué hace Julio Urías lanzando en este juego y el empeño en forzar su uso. Desde mi punto de vista, D. Roberts ha venido reivindicando su trabajo como Manager, pero en esta ocasión no estoy de acuerdo”.

COMPLICACIONES

Dodgers está en problemas, regresa al Dodgers Stadium para jugar el martes en el tercer juego contra Bravos que llegará a Los Ángeles con la moral muy en alto, con estas dos victorias logradas en Atlanta. La primera derrota de los californianos, me queda claro que no fue culpa del manager Roberts, fueron los jugadores que dejaron ir oportunidades con corredores en posición de anotar.

Pero el juego de este domingo resultó desastroso ante el mal manejo del bullpen de Roberts, quien se conduce mucho por la sabermetría, que si bien es cierto te proporciona elementos para tomar decisiones, tienes que ver el contexto, el estado de ánimo y las condiciones del brazo del lanzador y del bateador. No alcanzamos a entender cómo meter a Urías cuando tienes a esos grandes brazos, especialistas en relevo, qué afán de protagonismo y convertirse en el hazme reir.

Por otro lado, hay que darle valor al equipo de Atlanta por su espíritu de lucha que en momento alguno dejaron de pelear. Le faltaron al respeto a dos de los mejores lanzadores de la temporada, como son Max Scherzer, que se encamina para recibir el Cy Young, y a Julio Urías al que seguramente lo volverán a tener enfrente en el cuarto juego.

Dodgers que es un gran equipo y que fue marcado como favorito para disputar la Serie Mundial ha encontrado a unos Bravos que quieren ser campeones de la Liga Nacional, están muy motivados y el pegarle en estos dos primeros juegos al campeón, pues cuidado, pónganle atención a estos Bravos que se han ganado el reconocimiento general por ese espíritu de lucha que han mostrado.

¿QUÉ PASA CON ROBERTO OSUNA?

Por la Liga Mexicana del Pacífico y en el equipo Charros, el ex big leaguer Roberto Osuna ha batallado en tres juegos cuando los equipos contrarios le han encontrado la bola y cuando menos dos juegos que estaban para ser salvados, el de Juan José Ríos falló.

Cualquier lanzador puede tener un día malo, es cierto, pero ya son tres salidas fallidas de El Chufito, por el bien de los Charros, es importante que de resultados y reafirme esa gran temporada que tuvo en verano con Diablos Rojos del México.

Ya habrá oportunidad de ver en qué condiciones está su brazo, si supera estas malas subidas al montículo y se asume lo que ha sido, un cerrador fuera de serie.

Y nos abstenemos de entrar a la especulación sobre la condición real de su brazo.

Continue Reading

OPINIÓN

Sucesión adelantada

Published

on

Mujeres y Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

El manejo de la comunicación del Presidente López Obrador ha sido uno de los pilares del gobierno de la 4T al marcar cada mañana la agenda nacional desde el púlpito de Las Mañaneras, con una serie de temas que presenta, la mayoría forman parte de una cortina de humo y que permiten que los problemas más graves que enfrenta el país, pasen a segundo plano, como es el de la inseguridad y la violencia.

El mejor ejemplo es el tema del avión, si se rifa o no se rifa, si se vende o no se vende, que fue llevado y traído casi durante el primer tercio del gobierno lopezobradorista, generando por un lado un debate en el que los periodistas y comunicadores se la comieron completita, sin advertir que estaban dejando de lado los temas de mayor trascendencia para el país al perderse en un tema insulso, como parte del juego del Presidente.

Antes de AMLO, desde tempranito era el Canal de las Estrellas el que imponía la agenda nacional. López Obrador vino a cortarles la audiencia y convertirse en el epicentro de la comunicación del gobierno, desplazando de la opinión pública cualquier propuesta informativa, de los gurús de la opinión pública nacional, ya sea Loret y El Payaso Brozo, Ciro, Aristegui, Denise y los que quieran añadir.

EL TEMA DE LA SUCESIÓN

Durante la última semana el Presidente se dio el lujo de calentar dentro de Morena la sucesión presidencial al decirles que será a través del método de encuestas, argumentando que así es como está determinado en los estatutos de dicho partido. Rápido le respondió el zacatecano Ricardo Monreal, coordinador de la fracción legislativa en la Cámara Alta de Morena quien expresó que “hay que buscar métodos que unifiquen y no dividan, está muy desgastado el método de encuestas (…) Sería bueno buscar métodos distintos”.

El Canciller Marcelo Ebrard en ese contexto volvió a ratificar que estará en el proceso de Morena, aclarando que no tiene pensado otro escenario y que va a participar en lo que Morena determine.

Ebrard actúa políticamente correcto, tal vez con la esperanza de ser el elegido por el Presidente y que de acuerdo a las diversas visiones que se han expresado públicamente, la preferida de Amlo es la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum a quien en el accidente por el desplome de una estructura de la Línea 12 del Metro en Tlahuac la protegió y arropó para evitar que el suceso que dejó 26 personas y 70 personas lesionadas, la aplastara y la acabara políticamente.

¿Qué busca el Presidente con abrir con dos años de antelación la sucesión presidencial?

Creo que es parte de su estrategia de comunicación, de sembrar temas en la opinión pública de su juego de manejar la agenda nacional; los hilos de Morena el Presidente los tiene plenamente controlados, ya reafirmó que el método será la encuesta y en ésta hasta el momento nadie en Morena le ha ganado.

LA DIVISIÓN EN EL PRI

Por otro lado, el Presidente con esa habilidad política que lo distingue, lanza su inicaitiva de contra reforma eléctrica y lleva a un predicamento al presidente nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, quien ha sido muy ambiguo en la posición que este partido asumirá, lo que hace mucho ruido en razón de la Alianza que acordó con PAN y PRD en la agenda legislativa desde San Lázaro.

La popularidad del Presidente a mitad de sexenio la mantiene con cerca del 60% de aceptación, pero la Alianza Sí por México en la polarización que vive el país, en varios estudios de opinión pública aparece muy parejo con Morena en cuanto a preferencias electorales.

Como se ha señalado, el Presidente al provocar que el dirigente nacional del PRI sea indefinido en cuanto a su posición en torno a la contra reforma eléctrica, genera incertidumbre en la Alianza con PAN y PRD, y por otro lado divide al PRI, ya que un ala salinista-peñista ha expresado su desacuerdo con apoyar la iniciativa de la 4T para dar marcha atrás a la reforma eléctrica que el gobierno priista promovió en la anterior administración.

El hacer que el PRI se contradiga a sí mismo, representa un fuerte golpe a su de por sí desgastada imagen pública para sumar una raya más al tigre de un partido que se resiste a tener margen de independencia ante los intereses en los que está inmerso, en este caso particular su actual presidente Alejandro Moreno, quien está advertido, dicen los que saben, de que rechazar la iniciativa referida de la 4T en las Cámaras, implicará que sus malas cuentas como gobernador de Campeche serán sujeto de denuncias penales.

Es el manejo del ajedrez político que hace el Presidente López Obrador, quien tiene en sus manos los hilos de la conducción de gobierno y de la política del país, porque sabe dónde hay que jalar.

Así lo veo.

Continue Reading

OPINIÓN

Alfaro, AMLO y el agua: Enfoques disparejos en el caso de la presa de El Zapotillo

Published

on

Por Pedro Vargas Ávalos //

El modo de ser de una persona es determinante para alcanzar metas en la vida. Por ello debemos conocer el ostensible carácter de un individuo, incluida su trayectoria, para percibir lo que persigue, es decir, su real objetivo.

Y nada mejor para valorar a las personas, que su conducta ante problemas de fondo, sustanciales, como en los tiempos actuales es solventar el tema del agua. Tan vital líquido, se presenta bajo distintos perfiles en su problemática: puede ser de índole internacional, territorial, rural, urbano, e incluso, artificial o natural.

Para México, es trascendente resolver año con año sus obligaciones con Estados Unidos, país con el cual tiene un tratado que desde 1944 debe cumplir puntualmente, so pena de dificultades delicadísimas con la potencia del norte. Recordemos como hace unos meses se recrudeció ese asunto, por la inconsecuente negativa de Chihuahua y su gobernador Corral, para que se aportara la cuota acuífera que nuestra nación debe cubrir conforme ese convenio. El primer magistrado federal supo resolver esa contrariedad con habilidad plausible.

Territorialmente, existen evidentes incongruencias, como es el caso de la distribución del torrente del río Lerma, que, en su recorrido desde el Estado de México hasta el lago de Chapala, soporta sustracciones exageradas, siendo Guanajuato la entidad que más abusa, por lo que Jalisco recibe exiguos remanentes contaminados. En muchos lugares de la república se carece de agua suficiente, como en la Laguna, Baja California, Zacatecas y sin ir muy lejos, en nuestra Entidad federativa, resaltando el caso del área conurbada de Guadalajara, que antes del temporal de este año, sobrellevó sequía pasmosa.

Por otra parte, las épocas de lluvias acarrean innumerables inundaciones a todo lo ancho y largo de la República, por lo que se aplican medidas de urgencia y cuantiosos planes especiales, para aliviar los daños que sufren los damnificados de esas catástrofes.

Por ello revistió peculiar importancia el tema latente de la presa El Zapotillo, misma que desde hace más de 16 años ha sido un calvario para los habitantes de Temacapulín y Palmarejo, municipio de Cañadas de Obregón, así como de Acasico, municipalidad de Mexticacán, en los Altos de Jalisco. El suplicio comenzó cuando el frívolo panista guanajuatense Vicente Fox, indujo a los ejecutivos de Jalisco y Guanajuato (sus correligionarios Francisco Ramírez Acuña y Juan Carlos Romero Hicks) aceptaran se construyera una presa que llevaría agua a León y algunos pueblos jaliscienses de Los Altos. La ubicación sería en la Cuenca del Río Verde, en el lugar conocido como El Zapotillo, del municipio de Cañadas de Obregón; el acuerdo se firmó, obsecuentemente, en Los Pinos, la entonces fastuosa residencia del presidente en la ciudad de México, el martes 24 de mayo de 2005.

Desde esa fecha, los habitantes de los tres pueblos aludidos, iniciaron su lucha para no desaparecer, pues el llevar agua a los leoneses, exigía tuviese el embalse una cortina de 105 metros de altura, con lo cual necesariamente se inundarían los poblados antedichos, lo que implicaba su muerte. Como antecedente tuvieron los lugareños, las proezas de los indómitos cazcanes que en el siglo XVI encabezaron una rebelión contra los conquistadores hispanos, quemando a Guadalajara de Tlacotán, derrotando al temible Tonatiuh Pedro de Alvarado (quien murió en la encomienda) y poniendo al borde del desastre la colonia entera.

Así las cosas, se llevó a cabo una tenaz contienda en variados frentes, siendo uno el jurídico y otro el de la concientización de los habitantes.

DIEZ Y SEIS AÑOS DE FÉRREAS BATALLAS

Van dieciséis años de bizarras batallas y tras obtener un amparo para que la cortina no sobrepase los ochenta metros de elevación, los inquebrantables aldeanos de los tres pueblos que abandera Temacapulìn (Temaca), parece que divisan el final del túnel y que su empeño vencerá.

Los dos gobernantes que concurren al desenlace de esta trama del Zapotillo, es decir del agua, son el gobernador de Jalisco (Enrique Alfaron Ramírez, EAR) y el presidente de México (Andrés Manual López Obrador, AMLO). Sus enfoques deberían de coincidir, aunque la forma de abordarlo es bastante dispareja. Para uno (AMLO) el pueblo es la última palabra; para EAR, lo que importa es de golpe tomar las medidas.

Por increíble que parezca, a la zona de Temaca, la ha visitado más veces (5) en tiempos recientes el primer mandatario nacional, que el estatal. Pero las asistencias que más importan son las de agosto y octubre de este año.

En la del 14 del primer mes predicho, AMLO les hizo el gusto a los lugareños de estar con ellos en su pueblo de Temacapulìn, y no hacerlos viajar a la presa motivo del dilema (como se había planeado), y ya en ese lugar, asegurarles que se haría lo que la mayoría resolviese, formulando la oferta de que la obra acuífera no rebasaría los 80 metros de cortina, el líquido vital solo sería para Guadalajara y pueblos de Los Altos de Jalisco, dejando para otra solución el tema de León. Además, les ofreció emitir un decreto para garantizar toda medida que fuese necesaria con el fin de que ninguno de los tres poblados en cuestión se anegara.

El gobernador se mostró complacido con la propuesta, se disculpó con su igual de Guanajuato, con quien había hace meses suscrito un convenio para distribuir el agua del Río Verde (el sustento de la presa Zapotillo) entre sus respectivos Estados.

Desde luego es de imaginar que esa disculpa de EAR (la inconveniencia fue por AMLO, pues lo del agua es competencia federal) no satisfizo a los guanajuatenses, quienes indignados amenazaron con no dar agua de sus embalses (como la presa Solís) para Chapala. Al presidente tocó apaciguar tales conatos de represalia.

El 10 del presente mes, regresó tal como lo ofreció, el presidente a Temaca. Y allí escuchó estipulaciones a que llegaron los habitantes amagados. Estos con buen sentido solidario, admitieron la presa, subrayaron que no pasara los ochenta metros de cortina y plantearon, para su seguridad, una especie de vertedero entre los 40 y 50 metros, con lo cual jamás serían inundados sus pueblos. También hicieron otros planteamientos, como ciertas indemnizaciones y resarcimientos, por todo lo que se les ha inferido en su perjuicio.

¡Cuchillo, navaja, Temaca no se raja!”, gritaron los pobladores de la comunidad tras escuchar el discurso del Presidente, luego de que este reafirmara su compromiso de no inundar los tres poblados” nos dice Víctor Ramírez de OEM-Informex. En el presídium, EAR se veía incómodo, y hasta el collar de flores que se le obsequió, se lo quitó del cuello, en tanto que AMLO lo lució en todo momento. Y sigue diciendo, el reportero Francisco Félix: “16 años de confrontaciones con autoridades de todos los niveles y de distintos colores y siglas; de solidaridad regional, nacional e internacional, pero también de cansancio, angustia y enfermedades, e inclusive del fallecimiento de quienes no lograron resistir más, muchas veces consumidos por la tristeza a causa de vivir en una zozobra permanente. Más de tres lustros de remar a contracorriente, de resistir, bajo la consigna “ríos para la vida, no para la muerte”. (julioastillero.com, 11 oct.21).

Por cierto, que según ese reportero, cuando los del Comité Salvemos a Temaca, supieron que el gobernador estaría junto al presidente, decían que “Alfaro, otrora férreo opositor a la construcción de la presa, cambió de postura casi desde el inicio de su mandato y es calificado como “traidor” y “mentiroso” por los habitantes de Temacapulìn, Acasico y Palmarejo. La confirmación de su presencia causó algunas tensiones con el equipo de “avanzada” de AMLO. Por ello, cuando se inició la reunión del domingo 10, hubo abucheos y rechiflas contra EAR: “¡Temaca vive!” se leía en las playeras del ‘performance’ de los habitantes de la comunidad”.

Hablaron los del Comité de salvación y sobre todo su vocero y virtual líder moral, el exsacerdote Gabriel Espinoza, quien repitió el anhelo de las comunidades: recuperar por fin la paz que les fue robada por la imposición del proyecto de la presa. Entre los asistentes “se veía gente de distintos rincones del país, del estado, e inclusive de Europa y Norteamérica, que han seguido con atención la lucha en contra del proyecto El Zapotillo. Representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco e inclusive de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Todos están ahí para presenciar un día histórico”.

Tras el desfile de oradores de los vecinos, que en punto final piden se acabe con la pesadilla y les vuelva el alma al cuerpo, habla el presidente del país. Todos están atentos, y contentos porque no oirán al gobernador. Nos dice la crónica periodística del día siguiente: El mensaje presidencial es claro desde el inicio: Temacapulín, Acasico y Palmarejo no se inundan pues deben preservarse sus raíces, tradiciones, costumbres, difuntos, templos e historia. López Obrador da a conocer que los asesores técnicos que apoyan a los pueblos han solicitado medidas de mayor seguridad en la presa y anuncia que se atenderá la petición. Para reafirmar el compromiso, asevera: “Si se requiere presupuesto, yo puedo garantizarlo”. Aplausos y vítores.

Enseguida, el Presidente da un paso adelante en la propuesta y habla de un Programa Integral para el Bienestar de los Pueblos de la región que implicará la atención de caminos, el mejoramiento de viviendas y la creación de obras y programas de desarrollo. Lo principal, dice, será la corresponsabilidad entre el Gobierno y el pueblo y anuncia que se entregará el presupuesto directamente a las comunidades para la realización de las obras y programas. De esta forma, dice, a partir del conflicto inicial se construirá algo ejemplar y se demostrará que es posible alcanzar acuerdos a través del diálogo…habla de la oportunidad de unirse y reconciliarse. De cómo pasó del “ni perdón ni olvido” de sus tiempos en la oposición a su convicción actual de: “olvido, no; perdón, sí”. Hace un llamado a la solidaridad y dice que la presa es necesaria para dotar de agua a la gente humilde de Guadalajara. Finalmente, anuncia que volverá a Temacapulín (con todo su Gabinete) para firmar el acuerdo que incorpora las demandas de las comunidades”.

Ante lo anterior, EAR se muestra confuso. Escribe el reportero: “Durante todo el evento, el gobernador Enrique Alfaro aparece, ensimismado en su cubrebocas, fustigado, ofuscado, visiblemente molesto. A ratos, su rostro incluso adquiere tonalidades rojizas. Se quita el collar de flores de cempasúchil que le colocaron a su llegada. No aplaude ninguno de los discursos. Mira hacia arriba en señal clara de desesperación, como esperando que el evento se acabe cuanto antes. Se sabe repudiado. Los oradores de las comunidades no hacen mención de él, salvo para recriminarle. En un gesto de cortesía política, López Obrador finaliza su mensaje con un llamado a respetar al gobernador: “nada de odios. Ustedes son gente buena…Quiero pedirles de manera especial que tengamos mucho respeto, tal como se lo merece el gobernador Enrique Alfaro”, y añadió que el objetivo fundamental de la buena política es el “amor al prójimo”.

Son las 5 de la tarde del domingo 10 de octubre. En Temacapulín saben que no sólo han ganado una batalla. Han dado un ejemplo de lucha y dignidad. Y sí, aunque parezca increíble, al menos esta vez, parece que no ganaron los de arriba. Ha triunfado el pueblo. Y este festeja y canta.

Por su parte, Enrique Alfaro, lamentó que ante la presencia del Presidente no se haya concluido todo lo relativo a El Zapotillo: “Lo que se acordó “no es la ruta correcta”, dijo: “lamento mucho que los grupos de MORENA pretendan hacer de esto un tema político electoral”, en referencia a los desaires que recibió.

Y sobre el vertedero que exigieron los del Comité de Temaca, se expresó pesimista y reprobó lo del túnel o canal, invocando que él (EAR) es ingeniero civil, y sabe sobre la materia. Pero reitera que “aguantará” lo que sea con tal de lograr resolver el grave problema del agua para la Perla Tapatía. Finalmente, sobre la defensa que AMLO hizo de él, expresó tonante que “no ocupa que lo defiendan”.

Del tema del agua, la presa El Zapotillo, y la pesadilla que padecieron los tres poblados a que nos referimos, el lector podrá sacar sus conclusiones y razonar el modo de ser de AMLO y EAR, con motivo de sus dispares enfoques ante el pueblo estoico de la región de Cañadas, Yahualica y Mexticacán, en Los Altos de Jalisco.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x