Connect with us

OPINIÓN

Chicuarotes: la agitada autofagia

Published

on

Cine, por Carlos Sebastián Hernández //

Un alevoso atropello de mordaces voluntades, avivado mediante una hostilidad disparada como pragmático escape hacia la prosperidad; una alborotada quimera cuyo destino es una laberíntica desesperanza; y el inmerecido embate resolutivo, cruel y metastásico, como sustituto amargo de la apenas asomada justicia, se desprenden violentamente en la segunda película del cineasta tapatío Gael García Bernal.

Impetuoso segundo largometraje dirigido por García Bernal (Déficit, 2007), Chicuarotes narra la vida del Cagalera (el ganador al premio de Revelación Actoral en la edición 61 de los Ariel, Benny Emanuel) y el Moloteco (Gabriel Carbajal), dos marginados jóvenes originarios de San Gregorio Atlapulco, en la zona no turística de Xochimilco, quienes deciden abandonar el viciado pueblo, no sin antes conseguir aññ como dé lugar la idealizada cantidad de veinte mil pesos, para que el primero pueda convencer a la estilista Sugheili (Leidi Gutiérrez) de escapar junto a ellos.

Con asaltos, violencia doméstica, secuestro, amenazas de comunitario linchamiento, y un sinfín de actos de subyugadora inhumanidad, los desprevenidos chicuarotes se involucran en una arraigada dinámica colectiva de indiscriminado sometimiento y sumisión, que más allá de denotar a las enturbiadas y prepotentes figuras de corrompida autoridad (las cachondas policías sexo-chantajistas; el encendido mercenario Chillamil [arrebatadora encarnación de Daniel Giménez Cacho]; el megalómano padre alcohólico Baturro [Enoc Leaño, en jactancioso exabrupto]; y hasta el propio Cagalera, condenador abusivo de su reprimido hermano homosexual Víctor [Pedro Joaquín], y de su sexualmente suprimida hermana Güily [Esmeralda Ortiz], además de manipulador desidioso del manso Moloteco), plantea en la condición vital de los improvisados antihéroes una paradoja inexorable: su existencia se valida únicamente al acabar con la de los otros, o con la propia. Los chicuarotes solo son y existen en la ambivalencia del agresor y el agredido. Los reprensibles actos del Cagalera por dejar atrás la pobreza no provienen de un proceso reflexivo, sino de una pronta reacción a su entorno; el mismo es obligado a convertirse en prófugo, no porque se haya descubierto su malicia, sino porque ha dejado de contestar a la violencia, convertida aquí en lenguaje universal, único referente de brújula moral en el fangoso orden social.

La compleja propuesta temática de García Bernal es interrumpida, más bien estorbada, por una menos profunda y menos interesante auto-imposición retrógrada del estereotipo a manera de forzosa crítica social, representada por la sufrida madre Tonchi (Dolores Heredia) contra su borracho esposo Baturro, en un refrito del conflictivo machismo incuestionable contra la feminidad inerte, resuelto por un inesperado envalentonamiento de la golpeada esposa al curar la sangrante herida provocada por su cónyuge en la sien de su hijo Cagalera, en el cual decide aumentar la dosis de alcohol ingerido por su marido, en una angustiosa escena de grotesca embriaguez constreñida, y posterior vomito con sangre, donde víctima y victimario, en sus ahora invertidos roles, finalmente son consumidos, hasta una distorsionada redención, por su propia sed de ensaño.

La reveladora desilusión de una realidad en la cual ya no hay cabida para el futuro. Una agitada autofagia acechante como impasible fuerza rectora de la sociedad. La desolación desenfrenada provocada por el engranaje de ambiciones insaciables.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Si hay que morir, que sea de risa

Published

on

Con todo respeto, por Jorge Zul de la Cueva //

El humor es una herramienta fundamental en tiempos inciertos, un valor cultural que los mexicanos hemos desarrollado en una ruta muy particular y desde un ángulo que nos permite hacer mofa de la propia tragedia y al hacerlo aminorarla. No es poca cosa y menos en una pandemia.

Por un lado la risa es bálsamo que salva y por otro puede ser espada que hiere. Entiendo la capacidad armamentista del humor negro y el escarnio, el poder de la agudeza; pero de eso a que pongamos en riesgo la propia vida y relajemos nuestros cuidados sólo porque las medidas que el florero que tenemos por secretario de salud y una mesa de comensales expertos, hay una enorme distancia.

Permítanme decirlo de otro modo: La cosa está seria, cuidarnos es importante y el esfuerzo que cada quién pueda o deje de hacer va a jugar en el resultado de esta crisis. Quedarse en casa, si nos es posible, implica respetar el trabajo del personal de salud a quien no sólo le debemos aplausos, le tenemos que ayudar.

Algunos tienen meses sin ver a sus familias y no olvidemos esos vergonzantes episodios donde les arrojaban café hirviendo por miedo e ignorancia. A quienes pusieron la vida en juego para mantener vivo y funcionando nuestro precario sistema de salud, le debemos nuestro mejor esfuerzo en esta dura hora en que el sistema de salud de Jalisco está en una situación muy tensa. Nos toca poner el hombro en la medida de nuestras posibilidades.

Quédate en casa si puedes. Usa cubrebocas sin importar las tonterías que dicen los políticos en cualquier dirección, pero tampoco creas que usarlo te protege demasiado. Mantén en alto tu guardia y guarda tu distancia, se lo debemos al personal de enfermería que duró turnos infinitos comprando sus propios materiales ante la incertidumbre y que hoy siguen ahí.

No es justo que por un poco de pizza, que por un rato en la fiesta, que por unos tragos y un momento de música en vivo, pongamos en riesgo todo el sistema de salud. No es lo que hace una persona, no es el viaje a la playa de un funcionario cansado que olvidó dar el ejemplo ni otro que fue por pizza, en lo que debemos concentrarnos; es eso multiplicado centenares de veces por centenares de nosotros lo que no debemos hacer y eso es una decisión personal, eso es solidaridad.

No importa qué haga quién, nada es pretexto. Sólo importa qué puedo hacer yo para ayudar y ayudarme. La pregunta es ¿Cuál es mi granito de arena?

Requerimos la madurez para resolver nuestros problemas. Me temo que nos toca cuidarnos como colectivo y para eso requerimos tener en claro que cosas sí y cuáles no.

Está bien burlarnos de lo que hacen los del sector político que tenemos enfrente, claro está, ya sea con chistes del General Cienfuegos y Benito Bodoque o llorando de la risa con la forma tan contraria a la lógica con la que se redactaron las medidas del botonazo 3.0 del ingeniero mesólogo que gobierna Jalisco a base de rabietas.

Lo que es inaceptable es tomar este torbellino de incoherencias para no lavarnos las manos e ir a fiestones o a Intermoda en Expo Guadalajara mientras están cerrados los tribunales por la emergencia sanitaria sólo porque queremos conocer los colores de las pijamas que vienen para las videoconferencias del próximo verano.

No es que el sector de la moda no haya sufrido, ni debe interpretarse este señalamiento como un ataque a quienes buscan ganarse la vida en ese mercado en un momento tan complicado como ahora, pero tendrán que aceptar que es incomprensible y no hay manera de darle un argumento satisfactorio a la comunidad cultural o a los dueños de los centros culturales, como es que se puede abrir Expo Guadalajara mientras se prohíben las obras de teatro, danza, acceso a galerías y museos e incluso el Bosque de la Primavera, los Parques y la Barranca están cerrados. No hay forma en la cual al ir a la Expo implique menos riesgo de contagio que ir a la Barranca, simplemente no tiene sentido.

E insistiendo en los matices sí, tenemos derecho a la comedia. Podemos reír de lo incomprensible que resulta que estén cerrados los parques aunque permanezcan abiertas las estaciones de tren que están al centro de algunos, como es el caso del Parque Rojo y la estación Juárez. Pero por muy gracioso que nos resulte pensar que si pusiéramos un tianguis en el parque ya podríamos ir al parque, esto no nos da derecho a subirnos al tren sin cubrebocas, o a relajar las medidas, porque eso es una falta de respeto a quienes, sin importar su filiación política o la nuestra, están de guardia en los hospitales.

Podemos señalar cuan absurdo resulta decir que juntar obreros en una línea de ensamblaje todo el día en una nave industrial es aceptable pero reunirse con algunos amigos es peligrosísimo. Ajá, que risa me da, pero si no tienes un asunto importante o impostergable procura no reunirte con tus amigos para ayudar a los obreros a tener una cama disponible si enferman.

Recalco: que las medidas sean absurdas no quiere decir ni es un permiso para comportarnos de manera absurda.

Pensemos en los adultos mayores y sin importar cuan lejanos y ridículos parezcan aquellos cinco días. Seamos una comunidad que piensa en los demás, construyamos una sociedad compasiva y generosa que puede dejar la fiesta por respeto a los que ponen la vida en juego, que puede comportarse sin dejar de señalar y sin dejar caer en el olvido que la Mesa de Salud y la Carabina de Ambrosio, son dos carabinas con el secretario de Florero al centro.

Continue Reading

OPINIÓN

No habrá regreso a las aulas

Published

on

Metástasis, por Flavio Mendoza //

Por tercera ocasión se activa el botón de emergencia en Jalisco o se aplican medidas restrictivas en la entidad derivado de las estadísticas a la alza de contagios y muertes por Covid-19. Una semana con números que superan todo lo que se había registrado durante más de 10 meses, con casi 500 muertes, Jalisco suma ya los 7 mil muertos según las cifras oficiales y más de 166 mil casos registrados.

Estamos, hasta el momento, en el peor momento desde que inició la pandemia en nuestro país, a nivel nacional las cifras son escandalosas, siguen muriendo cada minuto entre 1 y 2 mexicanos, algunos Estados comienzan a tener graves problemas para la atención de pacientes, principalmente para el traslado por insuficiencia de ambulancias, pero también por falta de personal en los hospitales y en algunos casos por la disponibilidad de camillas y aparatos en dichos nosocomios.

En Jalisco fue un secreto a voces, la mayoría de ciudadanos pensamos que esto podría pasar, recordemos la activación del botón rojo, la restricción se da antes del famoso buen fin, es decir, previo a la entrega de bonos, aguinaldos que generalmente usan para ese fin de semana que fue mortal para Jalisco, a partir del buen fin se generó una sensación de libertad y tranquilidad, sobre todo acercándose las fechas navideñas y las buenas noticias de la llegada de vacunas contra el Covid-19. Nos ganó la desobediencia, la confianza y la irresponsabilidad, principalmente de aquellos que creemos que no corremos riesgos graves. Las fechas navideñas fueron una tentación irresistible y bajamos la guardia, hoy pagamos las consecuencias, no toda la responsabilidad es del Gobierno. Sin embargo, han sido promotores de todo esto.

Hoy entre las medidas nuevamente está el aplazamiento para el regreso a clases, algo que también se veía lógico, pues independientemente de que a los docentes se les considere como sector prioritario para recibir la vacuna, el problema será para las familias, quienes entre ellas habrá una conexión directa entre los educandos, es decir, el padre que sigue trabajando en sectores o actividades indispensables, que todos los días usa transporte, que toca a más personas y regresa a su casa a convivir con su familia en el mismo espacio, el alumno de esa familia estaría en contacto con otros alumnos en condiciones similares, por tanto la escuela se convierte en un alto riesgo para la fuerza de contagio. Por otro lado, la vacuna en México va muy lenta, los lotes de vacunación para la primera etapa están llegando en parte, lo que advierte que cada etapa tardará varios días y quizá meses en concluir, pensar hoy en un regreso a clase, sin duda es un gran riesgo que definitivamente ni maestros, ni alumnos y sus familias parecen estar dispuestos en asumir. Quizá al único que se le ocurrió fue al gobierno del estado de Jalisco, pero nuevamente sólo quedó en propuesta.

Pese a las afectaciones que sabemos se tienen ya en el sistema educativo y particularmente en el aprendizaje de los educandos, nunca se podrá correr riesgos sobre la salud pública, deberemos de estar pensando en una estrategia de recuperación intensiva y hasta en transformar a la educación de fondo, es decir, tenemos un perfecto momento para reformar el modelo educativo y entender con otra dimensión a la educación, dejando de lado contenidos poco útiles para la globalidad y la evolución del humano, fuera de chovinismos, apegado a ejes de desarrollo personal y social como la lectura, escritura, calculo mental y otras ciencias, sin embargo, también nos preocupan los cambios en educación, la Reforma Educativa que sustituyó a la anterior y que parece estar estancada, así como el cambio de modelo educativo que se prometió, en medio de una transición de titulares de SEP y ante un panorama muy complejo para el país principalmente en materia económica.

Es urgente seguir extremando medidas sanitarias ante la pandemia, no bajar la guardia y no salir de casa si no es necesario, hagámoslo por quienes estamos en riesgo, pero también a la memoria de muchos abuelos, padres, madres, hermanos, familiares y amigos, en mi caso particular, por la memoria de mis compañeros maestros que están perdiendo la batalla y recientemente por mi amigo Heliodoro Osegueda, abrazo al cielo Lolo.

Twitter: @FlavioMendozaNA

Continue Reading

OPINIÓN

Innovar para ganar

Published

on

Opinión, por Javier X. Hurtado //

Innovar no sólo se refiere al correcto uso y aprovechamiento de las TICs para un objetivo en específico. Aplica a todos los aspectos de la vida diaria y puede ser aplicado en término personal ya que la reinvención e innovación continua es requerida para el desarrollo individual y dentro de un entorno macrosocial.

A este respecto es mencionar y hacer referencia recomendada del libro de “El dilema del innovador” del profesor Clayton Christensen de la Harvard Business School, en la cual propone la teoría de la Innovación Disruptiva mediante la cual hace referencia a un producto o servicio que nace de manera residual y luego pasa a convertirse líder del mercado.

Centrándonos en el término y teoría antes descritos, Ian Leslie en su excelente texto “Donald Trump and the GOP’s ‘Kodak error’”, aterriza satisfactoriamente lo dicho por Christensen en el ámbito político. Menciona que la innovación disruptiva en la política tiene que ver con el aprovechamiento de los actores en la desinformación y educación para emitir un voto estudiado; o dicho en pocas palabras: le dan a los electores “atole con el dedo”, con contenido mediático basado en bravuconerías, reparto de culpas, mentiras y/o infomerciales a diestra y siniestra a la altura informativa de la ciudadanía, sin que nadie les diga nada y les crea todo. Al respecto, es necesario que los representantes gubernamentales afinen y profesionalicen sus discursos para con la sociedad, y no al revés, para que ganen no sólo votos, sino simpatizantes y adeptos informados. Me explico:

En el servicio público, introducir “novedades” operativas o administrativas acordes a la modernidad y actualidad generacional -que es a lo que demanda y exige la época- no es innovar. Su labor, es simple y sencillamente un reflejo a lo que demanda la sociedad y no un actuar proactivo con visión de futuro. Lamentablemente es la realidad, y vamos atrasados, sin estrategia o interés.

La innovación no la representa un partido, discursos estudiados de sus políticos con palabras técnico-informáticas “rimbombantes” aprendidas previamente, el nombre de un organismo al interior del un partido que mencione las palabras innovación, digital, participación, paridad, por decir algunos; y, muchísimo menos, no la representa una persona; o que, éstos personajes se crean y sientan innovadores por el simple hecho de adecuarse a las circunstancias que la actualidad demanda al utilizar herramientas tecnológicas de software y conectividad a Internet, como una novedad.

Sobre las próximas campañas político-electorales, el intento de innovación se verá reflejado en su funcionamiento básico de estrategias comunicativas integrales y de interacción. Los datos (big data, microtargeting, segmentación…) entrarán en juego y las campañas volverán a desplegar una amplia gama de herramientas tecnológicas, con el principal interés de captar el voto, pero sin ofrecer nuevos canales de comunicación o correcta explotación de los mismos para que sean tácticas bidireccionales acordes a la “nueva realidad” que refleje el interés y responsabilidad de utilizarlos y realizarlos pensando en el quién oferta, pero sí para quién decide. De nuevo reactivos y no proactivos.

Desde la barrera, si algún político o futuro candidato me lee, le recomiendo innovar rompiendo paradigmas, hacer lo que otros no hacen, marcar la diferencia en el antes y después a partir de su estrategia y herramientas a utilizar, con contenido inteligente y propositivo que abone a un voto informado. Por ejemplo, con la nueva realidad: una aplicación móvil mediante la cual exista comunicación real, información, participación y activismo para la formulación de sus próximas Plataformas Electorales a agregar al momento de su registro de su candidatura formal; y, después en el Plan Estatal o Municipal de Desarrollo o agenda legislativa.

Dicho lo anterior, con especial realidad crítica inductiva y deductiva, pudiéramos opinar que es nuevamente necesaria una “Era Progresista” (que generó grandes cambios políticos y sociales a finales del siglo 19 y principios del 20 en Estados Unidos) en nuestro país. No es permisible que sigan sin innovar los partidos, los políticos, los candidatos y los gobernantes. No pueden seguir siendo reactivos a lo que sucede a partir del COVID-19, no podemos seguir siendo simples espectadores y emisores de votos no inteligentes ni estudiados. Logremos innovación en campañas que se alejen de lo convencional y presenten pensamientos y herramientas creativas, no convenencieras.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.