Connect with us

OPINIÓN

El peligro del daltonismo social

Published

on

Educación, por Isabel Venegas //

Ya estamos de nuevo en las escuelas desde nivel superior, medio superior y ya hasta los peques de preescolar pudieron iniciar el ciclo escolar en educación básica. Arrancamos el 2019-“B” o 2019-2020 y con ello volvemos a las matemáticas y a la ciencia, volvemos a cobrar conciencia de la importancia de hacer uso tanto de la razón, como de la emoción. ¿Recuerdas que hablábamos sobre la necesidad de revisar el caso de la estadística y las encuestas, para ver el por qué elementos científicamente probados, últimamente dan señas de estar fallando? o por lo menos esa es la lectura que se está dando coloquialmente.

Decíamos entonces que, para el caso de la situación electoral era importante retomar los esfuerzos que se habían hecho en el pasado de nuestro país, en el sentido de la formación ciudadana para que con incentivos concretos se forjara más la idea de compromiso político, a fin de “obligar” a participar con el sufragio de su voto. Recordarás que en promedio un 60% había participado en las últimas elecciones, lo que arroja un importante 40% que no nos deja ver su posicionamiento durante el transcurso de las campañas electorales, son los llamados “indecisos”, que al final terminan por decidir que no harán nada.

Dentro del 60% que sí participa durante la jornada electoral, está un importante sector que no le dice al encuestador la verdad. No se anima a opinar o revelar el nombre del partido o candidato de su elección por miedo a ser criticado, por las represalias de algún patrón o líder territorial que pueda enterarse que no está a favor de cualquiera de las promesas que supuestamente le redituarían después, es decir, en ciertos sectores se mantienen algunos mecanismos de control de autoridad con figuras que se equiparan a la del capataz o al del mayordomo de la hacienda en la era pre-revolucionaria.

Ya sea por acciones coartadas por cacicazgos o por la nueva postura de decir lo “políticamente correcto” amén de no estar de acuerdo con eso, mucha gente opina una cosa pero hace otra; además de eso debemos apuntar que hay una gran diferencia que en estadística puede confundir a la hora de hacer la lectura de los resultados; una cosa son los elementos fácticos y otra son los estudios de percepción. Pongamos de ejemplo el caso de la pobreza. Hay indicadores concretos que hablan sobre los avances o retrocesos en el combate a la marginación, aunque en ese sentido, también hay que estar revisándolos frecuentemente porque el concepto de “necesidad” también va evolucionando.

Considerando la información que tenemos a este momento, y teniendo en cuenta estos datos como hechos concretos, tangibles y medibles, veamos lo que presenta el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en su reporte del 2018. Si bien es cierto que su tarea es la de revisar la efectividad que los programas que implementa el gobierno para mitigar los problemas más graves de la población, finalmente ese es el ente que tienen los datos más certeros de cuánta gente en nuestro país sigue careciendo de lo más elemental. Su lema es que “lo que se mide se puede mejorar”.

La mayoría coincide en que el mejor mecanismo para abatir los problemas de fondo de la ciudadanía es la educación. Los principales programas de gobierno han incidido en ese aspecto y desde la mirada del CONEVAL el reporte indica que entre el 2008 y el 2018, el rezago educativo pasó de ser del 21.9% al 16.9%.

En términos generales la población no pobre y no vulnerable logró incrementarse, pasando del 18.7% al 21.9%, es decir, ahora son 27.4 millones de personas los que están en esa franja que va dando más posibilidad a la estabilidad generacional. Los que estaban en la condición de pobreza extrema pasó de ser un 11% a un 7.4%. También las categorías de “población en situación de pobreza” y la de “vulnerable por carencias sociales” decrecieron. La única que se incrementó es la “vulnerable por ingresos” lo cual parece ser positivo porque es un paso de evolución adquisitiva.

En contraste con los datos que arroja el CONEVAL, el “Frente a la pobreza, Acción Ciudadana” presentó hace dos años una encuesta nacional referida a la percepción sobre el ejercicio de derechos. El resultado es que el 95% de la ciudadanía entrevistada, manifestaba una fuerte preocupación por la dimensión de la pobreza en nuestro país.

Los datos que arroja también dicen que: el 66.8% piensa que el problema es “muy grave”, junto a un 27.9% que opinaron “grave”, es decir, sumando esas dos categorías tenemos un 94.7% que no ve un avance en la reducción de la carestía social de manera objetiva. En esa misma encuesta el 66% se mostró pesimista en cuanto a que sea posible superar la pobreza en menos de 10 años, el 41% dijo que es “poco factible” y el 24.4% dice que “no es factible”, en tanto que los compromisos de México ante la Organización de las Naciones Unidas, fue atender el problema, atendiendo los Objetivos del Desarrollo Sostenible, con fecha límite el 2030. Los resultados que la encuesta del Frente a la pobreza también permitieron ver que a más escolaridad crece el pesimismo en la creencia de que se podrá resolver el problema social.

Bien podríamos relacionar los niveles de ansiedad y el impacto en la salud emocional de nuestra comunidad, la cual arroja un abrumador 90% pesimista ante el ejercicio de los gobiernos en su función de respetar los derechos humanos de las personas. Esto implica un riesgo muy grande al desacreditar a la institución de cualquier color, pero que da posibilidades de que haya cada vez más organización social y comunitaria, siempre y cuando se reflexione en esto porque de lo contrario podríamos estar ante una nueva revolución que nos emocione por lograr el derrocamiento de los actuales “poderosos” para volver a empezar a construir instituciones de las ruinas,… como quien dice, nos encanta partir de ceros.

Deberíamos repensar (sobre todo, quienes hemos tenido la oportunidad de elevar el grado académico) nuestros niveles de pesimismo sin dejar la criticidad, es que aquí hay dos puntos de contraste, la posibilidad de provocar un pensamiento positivo carente de elementos, como discurso de campaña que hace que un gran sector de la población ponga su confianza en programas sociales que no resuelven en nada la pobreza de nuestro país; pero por otro, ser tan negativos como para no ver que sí ha habido avances y que en nuestras propias manos está la transformación, ya sea para exigir un cambio a las políticas gubernamentales o para desarrollar posibilidades de cambio real por lo menos en nuestro entorno.

Un pensamiento crítico implica analizar la realidad separada de nuestros sentimientos y prejuicios, permitirnos el contraste frecuente entre lo que podemos contabilizar y lo que nuestros sentidos nos dicen. Recuerda que la imagen que nuestros ojos perciben no es siempre como el objeto es en realidad.

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail:isa venegas@hotmail.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

¿A qué político le importan los desaparecidos?

Published

on

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

¿De qué tamaño es la tragedia de los desaparecidos en Jalisco?

En esta edición se publica la entrevista al arquitecto Carlos Orozco Santillán, maestro de la Universidad de Guadalajara, con larga militancia en movimientos sociales y quien fuera candidato a la gubernatura de Jalisco en la elección pasada que ganó el ingeniero Enrique Alfaro Ramírez.

De los diversos señalamientos críticos que presenta el arquitecto Orozco Santillán, destaco una frase que les comparto y que como sociedad debería llevarnos a la reflexión y a la acción:

Somos el territorio número uno de desaparecidos en el mundo (se refiere a Jalisco), tenemos un pendiente muy importante que atender, no puede seguir creciendo, debe atenderse a las familias que reclaman información”.

En efecto, el tema de los desaparecidos y las fosas clandestinas en las que se han localizado más de 400 cuerpos este año, muchos de ellos desmembrados, nos convierte a Jalisco en el primer lugar nacional en desapariciones.

¿Somos líderes mundiales como lo apunta el arquitecto Orozco Santillán?, lo desconozco, pero en caso que no lo fuéramos como región, seguramente estaremos en el top ten y peleando los primeros lugares.

AQUELLA REUNIÓN DE ALFARO

Hace diez meses abordé el tema de los desaparecidos en este mismo espacio e hice referencia a los datos que dio a conocer el Gobernador Alfaro ante familiares de personas que son buscadas desde hace años, meses, semanas y días.

Durante la reunión del Gobernador Alfaro con familiares de desaparecidos, aceptó que en esos primeros diez meses del 2019 habían desaparecido en Jalisco más de cuatro mil personas, de las cuales poco más de dos mil ya no regresaron a sus casas y seguramente son los que se han localizado en esas fosas clandestinas y que forman parte de esos 1,500 cuerpos sin identificar que tienen hasta el tope al Semefo.

Se han hablado de muchas cifras, pero la verdad es que el tamaño del problema es que nos faltan 7 mil 117 personas. Esa es la realidad oficial. No puedo hablar de cifras negras, serán seguramente más pero éstas son las denuncias que tenemos y que podemos poner a disposición de los jaliscienses”, expresó el Gobernador Alfaro.

EL SEMEFO REBASADO

Durante la semana pasada se dio a conocer el lamentable estado en que se encuentra el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, que acumula 1,550 cuerpos sin identificar y exhibe la incapacidad de nuestras autoridades ante el problema de violencia e inseguridad, dedicándose simplemente a administrar el problema, ante el dolor que envuelve a los familiares víctimas de esta descomposición social que vivimos con instituciones inútiles a juzgar por los hechos, y todavía vemos a nuestros gobernantes que ignoran o minimizan el problema, cuando se les llena la boca para decir que “vamos bien”, porque disminuyeron los delitos patrimoniales, en gran parte al bajar la movilización que obligó la pandemia de Covid, más que por las estrategias ideadas e instrumentadas por nuestras autoridades de gobierno.

¿DE QUÉ NIVEL ES LA RESPUESTA?

Cuando nuestras autoridades son cuestionadas sobre la crisis de desaparecidos que se vive en Jalisco, de que el Estado es líder en fosas clandestinas y cadáveres localizados sin identificar, la respuesta es ‘porque aquí sí se trabaja’, ‘aquí sí son buscados’ a diferencia de otras entidades en las que se hacen pato.

Aceptando sin conceder que así fuera el caso, el tema de fondo es que nadie debería de desaparecer, la excepción debería ser algún caso de desaparición, pero cuando son cientos cada mes y miles cada año, es que tenemos un gobierno que no funciona, que no cumple con su tarea fundamental de darnos seguridad a nuestras cosas y a nuestras vidas, lo que no sucede.

HABRÍA QUE HACER UNA REVISIÓN

Con el señalamiento que presenta el maestro Carlos Orozco, somos el número uno a nivel mundial en desaparecidos, pero la atención del gobierno no es de esa magnitud. ¿Y saben porqué? Los desaparecidos no dan votos, es la razón que no es tema para ellos, menos para hacer videos y estar informando en las redes sobre las desapariciones de las personas.

Tan no les preocupa el tema que nombran a funcionarios sin trayectoria ni conocimiento en estas áreas, como el más reciente del Coordinador de Estrategias de Seguridad del Estado, Ricardo Sánchez Beruben.

La ineptitud está explicada por la realidad. Los mejores hombres y mujeres no forman parte del equipo de gobierno. Y podríamos referirnos a la corrupción e infiltración de la criminalidad en estos organismos de procuración de justicia, que es otra de las causas, que tengamos un gobierno que no protege a la sociedad ante el accionar de los malosos.

Mientras tanto, el calvario de los familiares de las víctimas se seguirá manifestando, Casa Jalisco, convertida en fortaleza, seguirá recibiendo decenas de manifestaciones exigiendo que se investigue la desaparición de un ser cercano o que haya justicia, que se convierte en un grito que ahoga la oscuridad.

Continue Reading

JALISCO

Entre el populismo federal y el protagonismo estatal: Bioética en tiempos de COVID-19; los muertos sin color ni partido

Published

on

Por Omar Becerra Partida //

Podrán existir, muchas definiciones de Bioética a nivel doctrinal, pero, para nosotros es más sencilla entenderla como la congruencia ante las ciencias de vida, porque la Bioetica no es solamente para las ciencias de la salud sino para todas las demás, como se utiliza en Europa, que hasta en sus gobiernos existen comités de Bioética.

Ahora en la pandemia del COVID 19, nos hemos dado cuenta que con el transcurrir del tiempo, las comisiones de bioética tanto del estado como a nivel federal, no han hecho una labor adecuada frente al problema de salud tan grave que tenemos.

Vimos renuncias y un silencio muy incómodo, para los que se dicen ser jefes y líderes políticos en este sentido, en la doctrina se conoce como Biopolítica, que en pocas palabras es la creación de políticas públicas respetando la vida del ciudadano y no los intereses del estado sobre los del ciudadano, pero quizá sea tema de otra conversación.

En este orden de ideas, entre el populismo federal y el protagonismo estatal de los políticos que nos gobiernan aumentan cada vez más el número de muertos.

Vemos una gran telenovela a nivel estatal y una serie de decisiones mal tomadas desde el principio que se está llevando al pequeño comerciante entre los pies y por ende a su quiebra, como ellos mismos refieren: si no nos mata el virus, nos mata el hambre.

Es de todos conocido que los pequeños negocios, estén cerrados, mucho quebraron y el nivel de desempleo es muy alto.

A nivel federal también observamos, cortinas de humo, como la rifa de un avión, los chivos expiatorios de anteriores gobiernos, etc.

Viendo el panorama de quien nos gobierna, nos queda la duda ¿Dónde está la Bioética?

Que, en otros países, ha servido para sacar adelante a su población y por ende dejar en alto a su gobierno.

En cuestión de ciencia observamos, que solo estamos esperando a que otros países encuentren la vacuna, y nos ponemos a pensar qué pasa con todos esos investigadores de universidades públicas y privadas, que tanto presumen su categoría en el mundo elitista del científico mexicano.

La población mexicana en general, está en la completa incertidumbre y cómo no, ya que ni los dejan trabajar y mucho menos se les brindan apoyos fiscales, y financieros para salir adelante, ojo, un crédito a plazos no es un apoyo.

Muchos de los ciudadanos se anotaron en las listas, de apoyos y jamás llegaron, según sus testimonios.

Estamos frente a la deshumanización de la política, será entonces que la Bioética mexicana, está en pañales, en nuestro país, ya que pocos han alzado la voz en este problema de salud pública.

Grandes despilfarros del estado en esta pandemia han creado en la población una incredulidad magnificada en todos sus sentidos.

Pruebas rápidas en donde según los expertos detecta no exactamente al virus del COVID 19, sino a todos los tipos de coronavirus que existen.

Los especialistas forenses molestos porque no se les permitió desde un principio abrir cadáveres, y darle solución a un problema ya extendido.

Un virus mutado, según los expertos en laboratorios y según la OMS, solo dado en la naturaleza, pero curiosamente a penas se presentó en la actualidad y no anteriormente.

Un virus con una mortalidad del 0.1 por ciento según los expertos y publicado en The Lancet, una revista con un factor de impacto muy importante a nivel mundial.

Una serie de problemas que observamos hoy en día que los científicos han dado paso a que los políticos lo manejan, bien lo decía uno de los editores en jefe de The Lancet, la ciencia esta dormida ante la política mundial.

¿Será entonces que el virus es biológico y la pandemia política?, como se ha mencionado en el mundo científico

Volvemos al punto de nuestro escrito: ¿Dónde está la Bioética en Mexico? Vemos que nuestros especialistas en ciencias de la salud, han sido atacados, disminuidos, y hasta humillados tanto por la población como por nuestro gobierno.

El problema de salud en México tiene décadas, desde el charrismo sindical hasta plazas compradas.

Curiosamente todo es culpa de la población, su diabetes, su sobrepeso, su hipertensión etc. Pero a una población como la nuestra hay que educarla y guiarla, recordemos que el nivel de educación es bajo, según los expertos es de nivel secundaria.

¿Será realmente culpa de la población o de los grandes corporativos alimenticios en el país?

En fin, eso será un tema discusión del experto en nutrición y salud pública.

Como propuesta creemos que la congruencia que se podría tener entre bioetica y gobierno, sería una gran arma frente a esta pandemia y las que siguen.

Porque tenemos problemas de salud pública actualmente muy graves como el consumo de drogas en la población que el estado no ha podido erradicar en ningún sentido y que la bioetica podría ser parte de la solución al mismo.

Miles de ideas se nos vienen a la cabeza de como la Bioetica podría ser una de las principales soluciones para esta pandemia.

Creemos firmemente que la política y la bioética podrían ser grandes aliadas en este problema tan grave que enfrentamos y nuestros mandatarios ha minimizado sus costos.

La grave crisis económica en el país desde antes de la pandemia se ha reactivado casi lo doble, el país está pasando por una evolución de sangre muy dolora, para todos.

Es momento de darle al país y al estado una dosis de bioética, para estar mejor todos, suena muy Kantiano nuestro escrito, pero ha funcionado en el primer mundo este apoyo entre todas las fuerzas para salir delante de este problema que nos está agravando a todos en el país.

Para finalizar este pequeño análisis, nos damos cuenta que la ética y la bioética serian la mejor solución a este problema y no solamente a éste, sino a todos los que se nos presentan con regularidad en nuestra vida cotidiana, tenemos que salir de esto a pesar de nuestras autoridades.

Continue Reading

JALISCO

La militancia recupera el control del PRI

Published

on

Por Alejandro Moreno // 

“Alito está concentrando las decisiones”, “se otorgan poderes supremos al líder nacional”, “se busca imponer candidatos y alianzas”, “se erigió en el gran autócrata”, “pone al PRI al servicio de la 4T”.

Ésas son algunas de las aseveraciones que han realizado algunas personas tras la aprobación en el Consejo Político Nacional del PRI de la reforma y adición a 41 artículos de nuestros estatutos, y debo responder con toda contundencia, claridad y compromiso que se equivocan, eso no es lo que busca la decisión colegiada de los sectores que no solo ha tomado el Consejo Político Nacional del PRI, sino también los Consejos Políticos Estatales.

El objetivo es justamente el contrario: evitar a toda costa que otros partidos y personajes políticos, ajenos a la militancia del PRI, influyan en decisiones que solo nos concierne a las y los priistas.

Pobre de aquel o aquella que busque imponer candidatos en el PRI, porque se topará con la militancia mejor organizada y más numerosa del país; la misma que el año pasado, en una jornada histórica, nos eligió a Carolina Viggiano y a mí para conducir al PRI y garantizar su unidad y apego de su actuar a los principios de justicia social y democracia. A ello responden los cambios estatutarios realizados.

Es momento de que el PRI respete, honre y valore a su militancia de a de veras. ¡Nunca más plurinominales a oportunistas que buscan llegar a las cámaras para beneficiarse y desconocer los principios, valores y objetivos del PRI! ¡Nunca más dirigencias sin la participación decisiva de mujeres y jóvenes priistas! ¡Nunca más candidaturas para personas culpables de ejercer violencia política de género! El PRI está listo para defender con más brío al pueblo de México frente a los embates de un gobierno irresponsable, incapaz y anquilosado.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Pin It on Pinterest

Privacy Policy