Connect with us

OPINIÓN

La otra crisis, la de credibilidad

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

Jalisco, como nunca en su historia, atraviesa por una serie de crisis que han deteriorado el convivio colectivo. Lo perturbador de esto, es que en buena medida, el gobierno estatal y la mayoría de los legisladores, contribuyen –ya no sabemos si de manera intencional- con el debilitamiento de las instituciones y el enojo social que se siente y escucha en las calles.

Mientras que por un lado tenemos a funcionarios incompetentes y distantes, por el otro, vemos cómo una gavilla de diputados atiende agendas que nada tienen que ver con los reclamos más sensibles de la gente, y por si fuera poco, en el ambiente se percibe un halo de corrupción que ya supera –con mucho- la percepción de descomposición que se dio en el sexenio de Emilio González Márquez.

Es decir, en apenas diez meses, esta administración perdió lo único que no debía perder tan pronto: la credibilidad. Y con ello, la confianza del gran electorado y la población en general.

El tema se vuelve más complejo, si analizamos las consecuencias de que el alfarismo transite por una ruta que no conecta con las vías por las que andan las familias jaliscienses.

Es notorio que la clase gubernamental de hoy está más atenta a las grandes transacciones que a las necesidades del pueblo. De hecho, si se observa con atención qué hay detrás de cada una de las licitaciones, siempre tendremos la sensación de que hay alguien que se lleva una tajada del contrato, por más que se hagan anuncios espectaculares de transparencia y rendición de cuentas.

El irreversible estado en que se encuentra esta gestión, es que luego de darse a conocer el negociazo del programa “A toda máquina”, como la obsesiva intención por concretar la venta de la Villa Panamericana, es poco menos que imposible que desde el gabinete haya quien se atreva a pronunciar la palabra honestidad. Así pues, sin la calidad moral para usufructuar este valor universal, el régimen naranja estará bajo sospecha de modo permanente.

Es en esta tesitura, que entonces debemos sumar a las de seguridad y salud, la crisis de credibilidad, ésta como causa de la soberbia y la torpeza en el quehacer público de los emecistas. La impericia para combatir la violencia y la epidemia del dengue, confirman esta aseveración.

El agravio consiste en que este gobierno trabaja para sí mismo, no para beneficio de la ciudad y las regiones. Estamos de nuevo ante una generación que es presa de las fauces del egocentrismo y los placeres banales. Lo que le importa son sus apetitos de gloria; lo demás se vuelve intrascendente porque no forma parte de su vocación primordial. Sus intereses resultan incompatibles con el sufrimiento de una madre que llora por la desaparición de su hija, ya que en varias secretarías y direcciones la mirada está puesta sobre la pareja en turno, no en los problemas de la comunidad.

Por ello, es conveniente que algunos integrantes del primer cerco del ingeniero Enrique Alfaro entiendan algo. Gobernar no es igual a una carrera de autos, como lo suponen. Es falso que la premisa que dice “no importa cómo inicie, sino cómo termine”, aplica para los asuntos del poder ejecutivo.

Y es que la experiencia nos ha enseñado que si un gobierno comienza mal, concluye peor.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Prensa y derechos humanos

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

No deja de sorprendernos el gobernador Enrique Alfaro con las confrontaciones continuas que protagoniza con su estilo particular de atacar y descalificar a través de los mensajes que envía en los videos, mostrando ser un político diferente, sí, que le gusta hablar de frente, encarando los temas, presumiendo ser muy sincero. Y sí, tanto que se pasa con una lógica que no es la de la política concebida como el arte de construir consensos, acuerdos por medio del diálogo inteligente, con razones y argumentos.

Muy comentadas han sido las descalificaciones que realizó durante las últimas dos semanas contra el ombudsman de Jalisco Alfonso Hernández Barrón y la institución que representa, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, un organismo creado por la sociedad para que sirva de contra peso a los excesos y abusos del Estado. De igual forma el diario insignia de Jalisco, como se considera a El Informador, que cumplió ya un siglo de vida, fue centro de la descalificación, tildándolo Alfaro de prensa chantajista que tergiversa la realidad, atacando a su gobierno porque decidió no darle publicidad este año.

En el caso de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Alfaro se molestó porque ésta preparaba una segunda Macro recomendación sobre la contaminación del río Santiago a la luz de la primera Macro recomendación al cumplirse diez años de la misma y once de la muerte del niño Miguel Ángel López Rocha, quien perdió la vida por el agua que ingirió al caer al río por accidente cuando jugaba en su colonia al lado de otros menores.

La forma de expresarse tan peyorativa tanto del gobernador como de su coordinador del gabinete de seguridad, Macedonio Tamez hacia la CEDHEJ, descalificando a su titular resultó muy penosa. Rudeza excesiva mostraron los dos personajes sin respeto a una institución.

Y durante la pasada semana, el gobernador Alfaro rompió lanzas con quien ha sido su gran aliado en este arranque tan complicado que ha tenido la administración que encabeza, cuando el diario se dedicó a apuntalar sus principales acciones y programas de gobierno, alineando incluso su política editorial en la confrontación que tuvo el líder de Movimiento Ciudadano desde antes que tomara posesión del Gobierno del Estado contra el Gobierno Federal y la política del Presidente López Obrador.

El apoyo que le brindó el dueño de este diario, Carlos Álvarez del Castillo, fue siempre muy generoso, haciendo sinergia con un grupo de empresarios jaliscienses con los que el editor ha hecho causa común desde hace varias décadas.

¿Cuál fue la causa de la irritación del gobernador con Carlos Álvarez? Hay diversas versiones, pero no creo se circunscriba al tema de la publicidad como el gobernador ha asegurado y que comentario aparte, en forma discrecional este gobierno la ha manejado, como se puede percibir con cerca de 70 millones de pesos que le otorga a las tres empresas que han estado ligadas a su proyecto político y que en la construcción de la imagen de su gobierno poca utilidad le han dado, si advertimos la imagen tan deteriorada que tiene actualmente el gobernador.

LA NARRATIVA DE LA SEGURIDAD

¿Qué saca de quicio al gobernador Alfaro? ¿Qué su narrativa sobre la seguridad no se la repliquen los medios como ellos la buscan imponer y los culpa de la percepción negativa que tienen los ciudadanos hacia su gobierno?

Si los funcionarios que tiene en el campo de la seguridad no ofrecen resultados, qué culpa tienen los periodistas y la prensa. Si el 99.5 por ciento de los homicidios quedan impunes, es porque las áreas de gobierno para darnos seguridad simplemente son inoperantes. Si en el primer año de gobierno fueron 2,100 las personas desaparecidas que ya no regresaron a sus casas, ¿qué culpa tenemos los periodistas?

No es un invento, el Gobierno Federal lo publicó en su Informe sobre Localización de Fosas Clandestinas y Desapariciones en México.

Pero como medio informativo, ¿cómo quedarse callado ante los miles desaparecidos que se registran en Jalisco y las decenas o centenas ya de tumbas clandestinas en las que se descubren muchos cuerpos sin vida que aparecen desmembrados una semana sí y otra tmabién? ¿Cómo generar una percepción positiva de que el modelo y la estrategia de seguridad que instrumenta este gobierno es exitosa?

A lo mejor tiene razón Alfaro en que los delitos patrimoniales van a la baja, pero como advierte el maestro e investigador del Observatorio de Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara, Alfonso Partida Caballero, la gente ya no denuncia, los estudios del Inegi así lo señalan, únicamente el 6.3% de los delitos se denuncian, el 92.7% no se denuncian. ¿Cuántos robos hemos o han sufrido alguno de nuestros familiares en los últimos dos años y cuántos hemos denunciado?

La inseguridad nos golpea a todos, descalificar las críticas no es la forma inteligente de resolver problemas, es agravarlos y esos arrebatos del gobernador Alfaro lo están conduciendo a un negro tobogán que le hará cada vez más complicado encontrar la luz en la oscuridad. El rompimiento con El Informador es una señal ominosa de un gobierno perdido en su laberinto por derecho propio.

Continue Reading

OPINIÓN

Lo moral es lo eficaz

Published

on

Compartir en redes:

Comuna México, por Benjamín Mora //

Al ser humano se le ha definido de mil maneras; sin embargo, una es la que hoy quisiera dejar en la mente de quien me lee: El hombre es un animal que miente de manera reflexiva, intencional, consciente y abusiva, sin importarle si su mentira le excluye o aparte.

Tras décadas de mentiras y atracos al erario público desde el poder del gobierno, la moral social de México estaba colapsada y por ello ganó López Obrador. Los ciudadanos buscaron alternativas en distintos partidos –en lo federal, lo estatal y lo municipal- y ninguna les satisfizo porque casi ninguna cumplió a cabalidad y casi todas les traicionaron o, al menos, así se sintieron; así nos sentimos. En 2019, se votó por quien dijo no mentir y mintió, y ahora, en el autoengaño mayoritario, se regala tiempo a quien dijo que no lo necesitaría para cambiar las cosas y transformar a México; que el cambió sería inmediato.

Hoy, quienes no votaron los Andrés Manuel no comprenden que los chairos sigan siendo fieles a quien les mintió, a quien elimina programas sociales que les beneficiaba y estanca la economía, pero aquellos –los fifís- no profundizan en las causas psico-emocionales de la terca confianza de los chairos. ¿Quién podría negarse en creer en quien es su última opción de salvamento? ¿Quién ofrece –hoy, hoy, hoy- una alternativa eficaz y viable de gobierno sustentada en gente honesta y proba? ¡Nadie!

Vivimos en el torbellino de un circuito fatal, emprendido con la intención de calmar la sed de un buen gobierno y el dolor de la incapacidad de respuesta del actual titular de ese gobierno deseado. Vivimos como un pueblo ciego que no deja de inquietarse por lo que pierde día con día, pero esperanzado en que el nuevo gobierno pronto dejará de culpar al pasado para entregarse a resolver sus mandatos de hoy y mirar al futuro. Vivimos engañados en el autoengaño.

Lo moral es lo eficaz”, así de simple debería ser la política y el gobierno, tal cual le escuché decir a una mujer parlamentaria española posicionarse ante el dolor venezolano por una tiranía que defienden, en España, gente que ella menciona, y en México, desde la 4T, varios de sus más destacados militantes, que sea dicho de paso, gustan vacacionar en el Nueva York capitalista, la antítesis de la Caracas comunista que dicen admirar.

Rábanos del poder –rojos por fuera y blancos por dentro- que se esconden en las veleidades y los arrumacos falsos del comunismo, pero se deleitan en las promiscuidades, ciertas, del capitalismo.

Sus contradicciones solo pueden enjuiciarse sobre la realidad que manifiestan los resultados del gobierno federal que naufraga apenas empieza su segundo año de mandato.

Hoy, los mexicanos coexistimos sin encontrarnos, ignorándonos unos y otros; nos dividimos como estrategia del actual gobierno y de su presidente, que la oposición no alcanza a descifrar porque son ignorantes en lo que dicen es su pasión y vida. Los del poder de hoy, los de la 4T, se complacen en el autoengaño, y desde su ilusión mentirosa juegan a ser magos de su Delfos decadente.

Las promesas electorales han fallado estrepitosamente; los malos se volvieron más perversos y los políticos deshonestos solo cambiaron de piel. El ejemplo del nuevo mesías se siguió, pero no como él nos dijo; con él, el engaño se enseñoreó y la verdad se volvió unidireccional y unipersonal. Las promesas electorales se diluyen, una tras otra, entre las ingenuidades de los hoy chairos y los enojos de los fifís de siempre. Supersticiones que pretenden ser ciencia social, económica y política, contenidas en decálogos pejesistas –o como deban llamarse- se han vuelto verdades que los troles defienden desde los cuarteles de las hidras de mil caras y mil nombres falsos del internet.

Hay intención de engañar para beneficiarse. Por ello se rifa un avión que no les es propio; un avión que nunca se entregará y un dinero que aún no se tiene, como acción fraudulenta. Fraude abierto y descarado; delito que se persigue de oficio y que asume el propio Ejecutivo Federal… el señor presidente… el ser ideal de la nueva moral nacional.

La ortodoxia no es posible en la mentira; lo inmoral jamás será eficaz y la mentira es siempre inmoral. Desde los gobiernos, de ayer y hoy, buscaron y buscan vulnerar la confianza de los ciudadanos y socavar las promesas, el compromiso, los anhelos y los pactos

Hoy, además, socavar a las instituciones que nos han posibilitado vivir en democracia porque acaso ésta les estorba en su afán de perpetuarse en el gobierno, no con un presidente ya mayor sino como proyecto de gobierno que apenas empieza a dibujarse.

En la 4T, pero sobre todo en Andrés Manuel López Obrador, se han abierto grietas sociales, humanas, económicas y políticas que pronto evidenciarán su mala entraña. No son ignorantes; son perversos, o qué lo lleva a cuestionar el interés de los medios de comunicación en los feminicidios porque roban reflectores a la rifa del avión imposible de rifar. Lo del avión ya no me importa; es un distractor que ofende a nuestro intelecto y dignidad.

Hoy, desde la presidencia se niega lo que muchos creen adivinar: El deseo de reelegirse en la persona de López Obrador. Lo mismo se dijo con López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría… Peña Nieto, y nadie lo hizo. No caigamos en los otros distractores.

Decía mi abuela Rafaela que no hay ser más temeroso e inseguro que el político mexicano y cada día le doy más y más la razón. Cayó Emilio Lozoya. Exijamos un juicio sin enredos ni grietas para que la verdad total sea exhibida y sus implicados, castigados, pero no caigamos en sus enredos y distracciones. Lo que importa es más amplio y profundo.

Continue Reading

OPINIÓN

Las prioridades de Alfaro

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

El pasado 11 de febrero, en rueda de prensa realizada en el Parque Revolución, miembros del Colectivo Por Amor a Ellas y Ellos denunciaron que en el presupuesto estatal del 2020, aprobado por los diputados, se priorizó destinar más recursos para gastos del ingeniero Enrique, que para buscar a personas desaparecidas.

A decir de Andrés Barrios, integrante de dicho organismo, se autorizaron 167 millones de pesos para difusión, agenda, y actividades de Alfaro Ramírez, mientras que a la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas que sólo recibirá 29 millones, lo que representa 2 millones menos que en 2019.

Más aún, de acuerdo a este organismo, el gobierno estatal gasta más en entretenimiento que en la localización de desaparecidos, a pesar de que éste es el mayor problema que azota a Jalisco, con más de 8 mil víctimas.

Sobre el particular, Esperanza Chávez, vocera del movimiento, aseguró que el mandatario estatal prometió 543 millones de pesos para las instancias que tienen que ver con la atención a desparecidos, pero en el presupuesto de egresos de este año, solamente otorgó 517 millones.

Resulta indignante que hay rubros que le merecieron un mayor recurso, como el aumento de 77% en el presupuesto de la Agencia Estatal de Entretenimiento, que pasó de 19.5 a 34. 5 millones, superando por 5 millones lo asignado a la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Estado de Jalisco”, acusó Esperanza Chávez.

Los datos anteriores no sólo son reveladores, sino que además confirman que para el gobierno anaranjado -como para la mayoría de los diputados- las prioridades presupuestales están orientadas a todo aquello que represente negocio a sacie el apetito egocéntrico de quienes hoy se ostentan como el poder real de Jalisco.

Nada más hay que recordar que nuestra entidad ocupa el segundo lugar nacional en número de personas desaparecidas durante 2019, con 2 mil 100 desapariciones, según el “Informe sobre Localización de Fosas Clandestinas y Desapariciones en México” publicado el 6 de enero por el Gobierno Federal.

Por cierto, curiosamente, el mismo día en que el precitado Colectivo salió ante la opinión pública, Enrique Alfaro arremetió a través de sus redes sociales contra El Informador, al que acusó de crear una campaña para desacreditar al gobierno del estado. 

“Ese repentino cambio de posición, particularmente de El Informador, parece que tiene que ver con la idea de que este año decidimos no meterle un solo peso porque tenemos prioridades distintas, y como venganza o como ajuste de cuentas, ahora decidieron emprender una guerra de mentiras contra el gobierno de Jalisco”, expresó.  

“Hace unos días El Informador, en algunas notas, ha salido a desacreditar una vez más el trabajo, las acciones y los resultados que estamos dando en materia de seguridad”, añadió. 

Y para rematar, agregó: “Decirle a los periódicos, a sus dueños, que no pierdan el tiempo. Pueden decir todas las mentiras que quieran, en este Estado hay libertad de expresión, pero no van a doblar al gobierno. Si en eso deciden convertir sus medios, es decisión de ustedes. Este gobierno no acepta chantajes”.

En el epicentro de este tema se aloja una verdad imposible de ocultar: el dinero público (cientos de millones de pesos) se queda en las arcas de sus empresas de imagen y autopromoción.

Pero eso será objeto de análisis en otra ocasión.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy