Connect with us

MUNDO

Política Global: El magante no pasa de la bravata a los hechos: Trump cuestiona el orden mundial, pero es incapaz de crear uno nuevo

Published

on

Compartir en redes:

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Muchas cosas se dicen sobre el rumbo que seguirá el mundo en los próximos años. Se debate si el mundo será de orden trilateral o multilateral, en el entendido que el unilateralismo que pretendió imponer Estados Unidos pasó a mejor vida.

Hoy en el ajedrez mundial además de Estados Unidos irrumpen Rusia y China, que presionan y buscan convertirse en contra peso del imperio norteamericano.

¿Y en ese contexto, cuál es el verdadero juego del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump? ¿Realmente tiene un proyecto de orden mundial?

A Trump líderes políticos, expertos en temas internacionales de geopolítica, junto con analistas y politólogos señalan y acusan de estar destruyendo el Orden Mundial al debilitar las alianzas históricas, los valores occidentales, las organizaciones comerciales mundiales impulsadas por Estados Unidos y violando las constituciones de instituciones nacionales a internacionales.

Sin embargo, hechos no respaldan esa retórica.

DEL MUNDO POLAR AL UNILATERALISMO

Después de la segunda guerra mundial el mundo caminó por dos aguas con el enfrentamiento de dos visiones político económico y social que se le conoció por guerra fría y que representaba el capitalismo y el comunismo que se disputaban la hegemonía mundial como superpotencias. El mundo bipolar fue producto del acuerdo entre Estados Unidos y la URSS, tras concluir el conflicto bélico Europa del Este quedó bajo el dominio de Rusia, partiendo en en dos a Alemania.

En lo económico se dio un cambio relevante de posguerra en las relaciones financieras internacionales como resultado de lo acordado en la Conferencia de Bretton Wodds, registrada el 1 de julio de 1944 cuando aún no concluía la Segunda Guerra Mundial y en esa conferencia se crearon el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, que hoy es conocido como Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que empezaron a operar al concluir la guerra.

Durante cerca de medio siglo, tras finalizar la Segunda Guerra Mundial se registró la llamada guerra fría entre las dos superpotencias y que concluyó con el desmoronamiento de la URSS por la incapacidad del sistema colectivista y estatista de generar mejores condiciones económicas para su sociedad, al fracasar la utopía de la igualdad que se dio en el empobrecimiento general, donde una pequeña casta burocrática disfrutaba de las mieles del poder.

Fue así como en 1991 se registró la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el fracaso del comunismo. El 9 de noviembre de 1989 se registró un suceso en Alemania que se convirtió en una alegre sorpresa para el mundo occidental: El muro de Berlín, conocido como el muro de la ignominia y que había partido en dos al actual motor de la economía europea, convertido en el símbolo de la división del pueblo alemán durante la guerra fría, cayó tras 29 años de haber sido construido.

La caída del muro de Berlín fue la síntesis de lo que significó la lucha entre dos sistemas políticos y económicos: Capitalismo y Comunismo. Fue el triunfo del capitalismo. Al mismo tiempo, como sucede con las pirámides del ajedrez, se dio el desmoronamiento de la URSS al ser víctima de sus contradicciones y hundirse en un colapso económico que el mundo moderno no había presenciado.

¿HACÍA DONDE VA EL MUNDO?

En la última década del segundo XX con un escenario con una superpotencia colapsada y desaparecida del escenario internacional, el mundo se hizo bipolar y se creía que la humanidad podría caminar con la luz de la libertad y aspirar a la construcción de un mundo con mejores oportunidades sin la amenaza comunista y totalitarista, que negaba la libertad en todos los órdenes con un Estado que se imponía sobre todo y sobre todos.

Estados Unidos se quedaba como la única superpotencia e impulsa un nuevo orden mundial donde ellos pretendían ser los mandones, moviendo los hilos de lo que llamamos globalización, impulsando lo que conocemos como neoliberalismo. Entre 1990 y el 2015 Estados Unidos se erigió como el soldado del mundo, ejemplo de ello fueron sus intervenciones militares en Afganistán, Irak y Libia, para deponer a sus jefes de gobierno y apoderarse de un insumo que ha sido fundamental para el capitalismo como es el petróleo y sus derivados.

Henry Kissinger, quien fuera el gran operador durante las presidencias de Richard Nixon y Gerard Ford como Secretario de Estado, es quien mejor ha descrito cómo Estados Unidos pretende manejar el mundo con el Nuevo Orden Mundial que vino configurando antes de la llegada a la Presidencia de Donald Trump.

En su libro Orden Mundial, que se refiere al carácter de las naciones y el curso de la historia, Kissinger advertía que este modelo se veía amenazado por diversos factores, como la difusión de armas de destrucción masiva, la desintegración de los Estados (los nacionalismos), el impacto de la depredación ambiental, la persistencia de políticas genocidas y la expansión de nuevas tecnologías, que podrían salirse de control con consecuencias inciertas.

La globalización ha generado grandes tensiones sociales, si bien se acabó la amenaza comunista, pero hoy hay otros conflictos, la forma de ejercer el poder ha cambiado, los movimientos migratorios son los que se convierten en arietes desestabilizadores y confrontación de naciones, a la vez que el terrorismo y los fanatismos religiosos se hacen presentes. El sino de hoy parece ser el desorden.

LA RETÓRICA DE TRUMP

Con la llegada a la Presidencia de los Estados Unidos del magnate inmobiliario pareciera que se registra un replanteamiento a la política globalizadora de la primera potencia mundial. Pero a este controvertido personaje, más que su narrativa de confrontación hay que verla por los hechos y sus resultados.

A Trump líderes políticos, expertos en temas internacionales de geopolítica, junto con analistas y politólogos señalan y acusan de estar destruyendo el Orden Mundial al debilitar las alianzas históricas, los valores occidentales, las organizaciones comerciales mundiales impulsadas por Estados Unidos y violando las constituciones de instituciones nacionales a internacionales.

¿Existe realmente un quiebre de Trump con el pasado? ¿O es una tempestad en una tetera?, como lo pregunta James Petras, sociólogo estadunidense y profesor de la Binghamton University de Nueva York, quien es reconocido por sus estudios sobre imperialismo, la lucha de clases y los conflictos latinoamericanos.

Petras plantea que Trump ha provocado divisiones en la Unión Europea y ha amenazado a China, cuestionando el orden mundial existente, pero advierte que “no ha construido uno nuevo”.

Trump ha heredado un mundo desordenado y dividido por prolongadas guerras regionales en África, Oriente Medio y el Sur de Asia. Durante las últimas presidencias, los valores imperiales sustituyeron a los ideales democráticos como lo atestiguan los millones de asesinados en Iraq, Siria, Libia, Yemen, Somalia y Palestina en el curso de las dos últimas décadas”.

El presidente Trump está tratando de reconfigurar un orden mundial basado en la presión económica, la amenaza militar y las bravatas políticas”.

El sociólogo y catedrático de la Binghamton University de Nueva York, considera que en el proceso de “rehacer” un orden mundial centrado en EEUU, Trump genera caos y desorden con el propósito de reforzar su posición en futuras negociaciones y acuerdos. “La llamada locura de Trump es una táctica para asegurar los mejores arreglos, como es el caso en estos momentos con la Unión Europa. Un enfoque de corto plazo consigue resultados imprevistos en el mediano plazo”, apunta.

El analista internacional está convencido que mucho de lo que afirma Trump es retórica, ya que ha hecho muy poco por desmantelar el orden existente. Y así lo fundamenta: “EEUU rodeó militarmente a China durante la presidencia de Obama, una política que Trump sigue al pie de la letra. Washington continúa en la OTAN y comercia con la Unión Europea. El Pentágono eterniza sus guerras en Oriente Medio. El Tesoro de EEUU financia la limpieza étnica israelí”.

En pocas palabras, Trump ha estado muy poco dispuesto y ha sido incapaz de sacar a los EEUU del caos político legado por sus predecesores”. Y entre las bravatas y los hechos ha aumentado el presupuesto militar pero no ha sido capaz de proyectar poder. Trump ha amenazado con una guerra comercial de ámbito mundial pero de hecho el comercio ha aumentado y los déficits siguen pesando”.

A pesar de que el discurso de Trump habla de una gran transformación y sus enemigos lo acusan de destrucción sistemática, la pregunta sigue en pie: en realidad, ¿qué ha cambiado”.

Trump es más retórica que realidad, ya que pese a las bravatas y amenazas, pocos cambios destacables han tenido lugar, ya que pese a los cambios de personalidades, las estructuras políticas subyacentes siguen estando allí y prometen continuar, a pesar de las elecciones y las interminables investigaciones y revelaciones.

La llamada “guerra comercial” no ha tenido éxito en su objetivo de reducir el comercio mundial, el empleo continúa inalterable, y la igualdad no sólo persiste, sino que se agudiza. Las políticas que amenazan con más guerras se alternan con tentativas de paz.

EL ORDEN MUNDIAL SIGUE EN PIE

La sobrecogedora realidad es que ‘el caos’ –precisa Petras- es como la espuma en la cerveza desbravada –escasa, si acaso alguna-, ha habido muy pocos cambios.

El Orden Mundial sigue en pie, la hueca guerra comercial entre Europa y América del Norte no lo ha afectado”.

Las airadas voces de Washington son ahogadas ventosidades en comparación con la multimillonaria expansión de infraestructura materializada por China en la obra llamada Belt and Road, que atraviesa África Occidental”.

En el orden mundial en curso, Washington aumenta sus dádivas a Israel a 38 mil millones de dólares para el decenio que viene y presupuesta 4% de su PIB para robotizar el complejo militar-industrial.

LAS RELACIONES COMPLICADAS CON EUROPA

Recientemente, entre el 15 y 17 de febrero se realizó la Quinta Conferencia de Seguridad de Munich y se dedicó al tema ¿Quién recogerá las piezas?, pregunta referida al actual orden mundial en colapso, a dos años del gobierno de Donald Trump y su política exterior errática.

El debate se dio en torno al futuro del orden mundial, sobre si será unilateralismo o multilateralismo. Por Estados Unidos participó el Vicepresidente Mike Pence y en contraste la canciller alemana Angela Merckel se manifestó a favor de un orden mundial multipolar.

Allí el representante del Gobierno de los Estados Unidos exhortó a Europa a seguir el “liderato” norteamericano y así lo argumentó: “(Trump) tomó medidas decisivas para hacer todavía más fuertes las fuerzas armadas más poderosas de la historia del mundo, teniendo la mayor inversión en nuestra defensa nacional desde los días de Ronald Reagan. (…) Iniciamos la modernización de nuestro arsenal nuclear. Y, el mes pasado, el presidente Trump reveló la nueva estrategia de defensa contra proyectiles de nuestra nación. (…) Trump ha liderado a nuestros aliados de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) para renovar su compromiso con nuestra defensa común.”

Estados Unidos, exigió Pence, “espera que cada miembro de la OTAN ponga en marcha un plan creíble para alcanzar la meta de 2 por ciento (de su PIB, en la defensa ). Y hasta 2024, esperamos que todos nuestros aliados inviertan el 20 por ciento de los gastos de defensa en adquisiciones” (de armamentos y equipos ).

Pence hizo una fuerte crítica indirecta a Alemania, al afirmar que Estados Unidos no permitiría una alianza dividida por interferencia política o por el uso de recursos energéticos. Exigió que, imitando a Estados Unidos, “todos los socios de Europa deberían adoptar una posición fuerte contra el (gasoducto ruso-alemán) Nord Strem II. Y recomendamos que otros hagan lo mismo.” A manera de justificación, argumentó que Occidente no puede defenderse “si nuestros aliados siguen dependencia de oriente”.

El vicepresidente de los Estados Unidos, como era de esperarse, dedicó un ataque especial a Rusia en el que destacó que “luego de años de violaciones rusas de nuestro tratado de décadas, Estados Unidos anunciaron planes para retirarse del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio.”

La otra diana fue Irán. Pence afirmó, y con ello demostró la obsesión patológica de demonizar el país, que “el régimen iraní defiende abiertamente otro holocausto y busca los medios para conseguirlo. El mismo ayatola Jamanei dice que la misión de la República Islámica de Irán es borrar a Israel del mapa.”

En referencia a la reunión de Varsovia sobre Paz y Seguridad en Oriente Medio afirmó: “Llegó la hora de que todos nosotros actuemos. Llegó el momento de que nuestros socios europeos dejen de minar las sanciones de Estados Unidos contra este régimen revolucionario asesino (sic). Llegó el momento de que nuestros socios estén presentes con nosotros y con el pueblo iraní, nuestros aliados y amigos de la región. Llegó el momento de que nuestros socios europeos se retiren del “acuerdo nuclear con Irán” y se unan a nosotros, mientras hacemos las presiones económicas y diplomáticas para dar al pueblo iraní, a la región y al mundo la paz, la seguridad y la libertad que merecen.”

(Con información de MSI)

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Davos 2020, la ONU “VIP”

Published

on

Compartir en redes:

Por Jorge López Portillo //

Mientras que en Washington iniciaba el juicio político contra el presidente de los EUA por presunto abuso de poder y obstrucción al Congreso, en Suiza se realizaba del 21 al 24 de enero, la 50ª reunión anual de grupo llamado “Foro Económico Mundial”, lo que yo he nombrado como “la ONU VIP”.

El Foro Económico Mundial en Davos o WEF -por sus siglas en inglés- lleva 50 años de existir, pero cada año que pasa, se fortalece como un espacio de coincidencia de gobiernos, empresas, billonarios, líderes académicos, líderes sociales y medios de comunicación, con agendas globales y temáticas definidas. En este 2020 el Foro se titula “interesados para un mundo unido y sustentable”.

Le llamo la ONU VIP, porque es un organismo de origen particular –ahora una ONG-, creado por súper ricos que está diseñado para servir como un medio de contacto permanente entre diversos actores mundiales a través de iniciativas, estudios y eventos que se desarrollan durante todo el año pero que cada enero tienen una cumbre en las hermosas montañas nevadas de los Alpes Suizos.

El evento anual del WEF ha ido cobrando relevancia y lo que empezó en 1971 como una reunión de 444 altos directivos de empresas europeas para mejorar sus estrategias de administración y dirección, buscando imitar el modelo empresarial de EUA, se ha convertido en un escaparate de reflexión y de lujos, de enriquecimiento intelectual y económico con un inmenso derroche monetario.

Para el 2020, los organizadores del evento han intentado ser más coherentes entre sus discursos y sus hechos, pidiendo a sus asistentes, tratar de usar medios comerciales para llegar al lugar, caminar para reducir el uso de automóviles al trasladarse en el pequeño pueblo, utilizar más alimentos locales en lugar de importar cantidades industriales de lujosas viandas desde otros puntos y destinar algunos eventos al consumo y conocimiento de proteínas vegetales, todo esto con el fin de aligerar las críticas que desde muchos rincones del mundo se dan a los que supuestamente defienden a la naturaleza, mientras se dan una vida de excesos, generando un alto consumo de energéticos fósiles para poderles atender.

Imagine cuánto esfuerzo debe ser llevar cocos, plátanos o mangos a los Alpes Suizos, eso sin contar cuántos arboles se deben cortar para encender fogatas de los altos dignatarios o empresarios y sus muy amplios séquitos. Recordemos que al evento asisten más de 3 mil personas de manera directa, pero son acompañadas por otras 27 mil, lo que implica que cada año la población de 11 mil personas del poblado pase a ser de 30 mil por 5 días de locura económica en lo que fue un refugio para ricos y para enfermos durante décadas atrás.

El Foro es sin duda un exitoso ejemplo de organización y de marketing, que durante el año, además de realizar varias publicaciones e iniciativas, tiene reuniones regionales en Asia, África y América. Fue fundado por su actual presidente el ingeniero y economista alemán Klaus Shwab quien cumplirá 82 años de edad el próximo 30 de marzo. Él y sus aliados han logrado poner en la misma sala a los líderes empresariales de las corporaciones más ricas del mundo con los líderes políticos y sociales más poderosos.

El lema de la Fundación WEF es “comprometidos con mejorar el estado del mundo”. No todo es miel sobre hojuelas para dicha fundación que ha sido acusada de elitista –como creo que sí lo es- y de superflua por sus excéntricos eventos a los que únicamente tienen acceso un puñado de personas en el planeta, pero debemos recordar que son un organismo privado, por lo que tienen el derecho de invitar a quien quieran. En el pasado los organizadores del evento han sido criticados por invitar y después retirar dicha invitación a empresarios de algunos países como Rusia. También han sido acusados de machistas ya que casi el 80% de sus líderes invitados son hombres, quienes, según otros críticos, ni siquiera pagan los impuestos que debiesen, generando así la pobreza que dicen querer combatir con sus iniciativas.

Lo cuestionable de Davos es que los gobiernos con recursos públicos comprometan políticas nacionales para favorecer a empresas privadas multinacionales, pero lo positivo de Davos es que logre reunir a ese tipo de líderes para actualizar de manera un poco relajada los temas de sus regiones y del mundo. La Agenda de Davos es variada y lo mismo hablan del nuevo brote de gripe en China, que del proyecto de siembra de mil millones de árboles durante los próximos años o de las energías renovables para sustituir a las tradicionales.

EL WEF EL PODER DEL DINERO

Aunque el WEF con sede en Suiza, es el primer grupo empresarial que promueve sus metas tan abiertamente a nivel mundial con eventos mediáticos, no es el primer grupo de empresarios y políticos que crean una organización privada para promover sus ideas o intereses a nivel regional o mundial, cuando menos recuerdo dos de los que hemos hablado en este espacio, con fines similares pero mucho más discretos. Por un lado tenemos al “Consejo de las Américas”, con sede en NY formado en 1963 en el que participó el padre del actual embajador de EUA en MX y el “Consejo en Relaciones Exteriores” con sede en EUA, formado a inicios de 1921, y por supuesto los Caballeros de Malta; todas estas organizaciones han sido creadas para unir intereses económicos-político-sociales a nivel global y han logrado tener influencia considerable en decisiones que de una u otra forma han afectado una parte importante de la humanidad.

Lo que no se había visto en la era moderna era a una ONG que lograse obtener para su evento estelar, mensajes de los principales líderes políticos y religiosos del mundo. Así las cosas, el Papa dedicó un mensaje desde el Vaticano para los asistentes a dicho encuentro y los gobiernos de los países más ricos del mundo están representados por sus jefes de estado o de gobiernos o por sus ministros de Finanzas o Comercio. Prácticamente todos los grandes corporativos y naciones del G20 están ahí.

Para estar en la reunión anual de Davos, puedes llegar pagando unos $626 mil dólares por cabeza (como lo hacen las empresas globales asociadas al WEF) o puedes esperar a ser invitado de manera gratuita y aun así hay diferencias, es decir los gafetes con acceso a conferencias para los llamados “Davos Man” o sólo para estar en el hotel sede como invitado para ver la fiestas o algunos de los eventos periféricos.

La Fundación tiene un cuerpo similar al de un Consejo de Administración que está integrado por casi 30 personas de alto perfil político, económico, social o intelectual a nivel mundial; podemos presumir que en dicho cuerpo directivo “muy fifi”, está el mexicano José Ángel Gurría, director de la OCDE, también forman parte del grupo Al Gore, ex presidente de EUA y varios ex Ministros de Finanzas y directores de Bancos Centrales de múltiples países del mundo así como empresarios y ex presidentes de grandes corporaciones, con lo que se hace el coctel perfecto para sentar en el mismo lugar a sus respectivos amigos en un solo lugar.

NOTAS ARDIENTES DESDE LOS ALPES

Durante estos 4 días, escuchamos mensajes variados: Donald Trump informó que una vez que ha alcanzado acuerdos comerciales con China, México, Canadá, Japón y Corea del Sur, se enfocará en un nuevo acuerdo con Europa. Además aceptó sumarse a una iniciativa para reforestar un billón de arboles a nivel mundial durante los próximos años; casi en respuesta a los Americanos, la Canciller Ángela Merkel dijo que reforzarían los lazos comerciales de Europa con China y que para el 2030 Alemania generaría más del 65% de su energía a partir de fuentes renovables.

La jefa del poder ejecutivo de Hong Kong aprovechó el evento para reafirmar que su relación con Beijín es excelente y aclaró –para quienes lo duden- que el Gobierno del Presidente Xi Jinping siempre le ha recalcado que quieren respetar el sistema de libertades de la región a pesar de lo que se ha pensado por las revueltas y protestas recientes.

El Director Ejecutivo del Royal Bank of Canadá, David McKay, rompiendo con el coro general de acabar con las petroleras, dijo que el cambio de combustibles no puede ser de la noche a la mañana como muchos plantean.

Al Gore –siempre presente en esos eventos- comentó que el daño por el cambio climático era comparable al de los muertos por los ataques terroristas a NY en 9/11 y de paso se tomó fotos con la joven activista ambiental “Greta” quien fue presentada para hablar sobre el “cambio climático”; sobre el mismo tema, el Srio del Tesoro de EUA dijo que dejaría que la joven de 17 años le de clases una vez que ella termine de estudiar economía o medio ambiente.

El multimillonario George Soros dijo que el presidente de China Xi Jinping es el más peligroso oponente de los que creen en una sociedad abierta, ya que manipula y controla a su pueblo a través de la Inteligencia Artificial. Ya de paso, el también patrocinador de Clinton y Obama, criticó a su paisano Trump, pero nada dijo de sus números record en EUA –los mejores en 20 años-, sobre la confianza del consumidor, ni de la asistencia del presidente de EUA a la Marcha por la Vida en Washington DC. Cabe señalar que el republicano es el primer presidente que asiste en persona a dicho evento que se realizó a las afueras del Capitolio, justamente a la misma hora -literal-, en la que lo estaban enjuiciando.

Escuchar las conferencias del WEF y sus publicaciones es una buena oportunidad para escuchar temas muy interesantes y para conocer qué están pensando 1000 de las empresas más influyentes del mundo y su participación en los programas gubernamentales o en las instituciones de la ONU con la que están muy enlazados elaborando estudios económicos y/o ambientales. ¿O será que el objeto del evento es pagar millones de dólares sólo para tomar unas copas con los políticos? Al escuchar las ponencias, no olvide que son patrocinados y que el objeto de las empresas es ganar dinero.

NI JEFF BEZOS SE SALVA…

Según la empresa FN1 y la ONU, el equipo celular del empresario Jeff Bezos -dueño de Amazon y del periódico “TWP”-, fue infiltrado por un software de piratería, enviado vía MP4 por el príncipe de la Corona Saudita como medio de intimidación, a consecuencia de las denuncias del periódico Washington Post en contra de dicha monarquía por el asesinato del escritor Jamal Khashoggi.

Por lo pronto y ante la ola de hackeos VIP, le recuerdo la oportunidad para hacer negocio vía internet en las Bolsas de Valores de China y EUA, invirtiendo en empresas que se dedican a la fabricación de microchips para los celulares o en las que se dedican a la instalación de antenas 5G o en desarrollos de software para detección de hábitos y tendencias como los que usó Google en la campaña electoral de EUA del 2016, con lo que consiguió que más de 2 millones de personas indecisas votasen por Hillary Clinton, esto según testimoniales presentadas ante el Senado en Washington por el Dr. Robert Epstein. Esas tecnologías están a la venta y usted puede invertir en ellas para lograr que su empresa y su patrimonio crezcan.

Comparto mi opinión, usted juzgue y genere sus propias conclusiones, agradezco a usted que hace el favor de leerme y a este medio que me da la oportunidad de llegar hasta su persona. 

Para cualquier comentario sobre la presente agradezco me contacte al siguiente correo electrónico: columnadeopionionjlpb@gmail.com

Dios nos bendiga, que es lo mejor que uno puede desear.

Continue Reading

MUNDO

Detrás del impeachment: La batalla a muerte de Soros contra Trump

Published

on

Compartir en redes:

Por Alfredo Jalife-Rahme (Cortesía de Sputnik Mundo)

El israelí-ucraniano Lev Parnas, quien rompió con Rudolph Giuliani como su operador en Ucrania, delató que “Soros es el enemigo número 1” de Trump. Giuliani, hoy abogado particular de Trump y alcalde de Nueva York durante el 11/9, arremetió contra George Soros, de 89 años. El ‘impeachment’ ha fracturado a la comunidad judía de EEUU e Israel.

Ya había señalado “el pleito a muerte entre Soros y Trump” desde el inicio del impeachment en la Cámara de Representantes, donde “Adam Schiff, hoy a cargo de la arremetida contra Trump ante el Senado, ha sido lubricado financieramente por el megaespeculador globalista Soros”, y quien ha sido vinculado al soplón anónimo —cuya identidad es Eric Ciaramella— del Ucraniagate que sustituyó al fallido y falso Russiagate del fiscal especial Mueller.

No importa la presunta culpabilidad de Trump, sino las tres cuartas partes de votos en el Senado, hoy a mayoría del Partido Republicano, que se necesitan para su impeachment.

Se trata de una batalla política con tintes partidistas monocromáticos cuando en la Cámara de Representantes, a mayoría demócrata, se votó a favor del proceso del impeachment que deberá concluir en el Senado, donde el pleito a muerte de Soros contra Trump prosigue viento en popa: desde el impeachment, pasando por el control de Europa del Este (con mayor ahínco en Ucrania), hasta las masivas migraciones de Centroamérica para desestabilizar la transfrontera de México con EEUU.

Amén de que Soros ha sido señalado de encontrarse detrás de las masivas migraciones de Oriente Medio a Europa y de Centroamérica a EEUU, nada menos que el israelí-ucraniano Lev Parnas, anterior aliado de Rudolph Giuliani reveló en una entrevista al amarillista portal The Daily Beast/Newsweek, conocido por su acerba fobia al presidente número 45, que para la triada de abogados Giuliani, Joe diGenova y su esposa, Victoria Toensing, “Soros es el enemigo número 1” de Trump. Además, Soros “había infiltrado al Gobierno de EEUU y al Departamento de Estado”.

Lev Parnas reveló que Trump y su equipo legal particular a cargo de Giuliani afirman que “Soros empleó a diferentes fiscales en diferentes Estados, a diferentes Congresistas y la cosa más grande de todas es que pensaron que Victoria Nuland era su persona en el Departamento de Estado y que entonces lo dejaron controlar Europa oriental nombrando embajadores con el fin de “tapar su corrupción”. ¿Y a poco no es verdad?

Antes de su estruendosa ruptura con Giuliani, Lev Parnas había sido asignado como el operador ante el Gobierno ucraniano de Zelenski para obtener los datos comprometedores en la gasera ucraniana Burisma sobre la legendaria corrupción de Hunter Biden hijo del exvicepresidente Joe Biden, hoy candidato presidencial alicaído.

Lev Parnas confiesa que “el consenso era que la razón de que Trump tuvo el Russiagate y todo lo que estaba ocurriendo, era debido a que Soros y los ´demócratas controlaban ciertas embajadas en Europa oriental, particularmente la de Ucrania”, cuya embajadora Marie Yovanovitch era adicta a Soros, lo cual en su conjunto ocasionó las cefaleas políticas de Trump.

Las terribles acusaciones de Lev Parnas fueron explotadas de última hora por los congresistas del Partido Demócrata para el impeachment de Trump en la fase de su proceso en el Senado, pero no prosperaron.

El abogado Joe diGenova, aliado de Giuliani, entrevistado asiduo de Fox News (muy cercano a Trump), comentó que Soros, donador del Partido Demócrata controlaba al Departamento de Estado, al FBI y al Gobierno de Ucrania y fustigó que Soros “corrompió a los funcionarios del FBI” —que controla las ONG, entre ellas Human Right Watch y Amnistía Internacional— y a los “funcionarios del Departamento de Estado”.

Existe una fractura de la comunidad judía en EEUU y en Israel.

Llamó la atención que Trump haya contratado al multimillonario abogado evangelista sionista Jay Sekulow, fundador de la organización Judíos con Jesús y quien se autodenomina “un bonito niño judío”, que se convirtió al cristianismo “que reza por Cristo” y quien afirma que “fue llamado por Dios para defender a Trump” y al israelí-estadounidense Alan Dershowitz, anterior profesor de leyes en Harvard, inmiscuido en la red de pedofilia del suicidado Epstein quien fue señalado como agente del Mossad.

En EEUU, el electorado judío tiende a ser proclive a Soros y al Partido Demócrata, mientras que grandes políticos como Kissinger y multimillonarios israelí-estadunidenses vinculados a los casinos, aseguradoras y finanzas son partidarios de Trump, amén de su yerno talmúdico Jared Kushner quien maneja simultáneamente las agendas políticas de su suegro en Israel y México.

A la firma de la primera fase del tratado comercial deslactosado con China, asistieron en forma conspicua Sheldon Adelson (dueño de casinos en Las Vegas y Macao, y donador tanto del Partido Republicano como al partido Likud de Israel), Maurice Hank Greenberg (exmandamás de la aseguradora AIG que se despachó con la cuchara grande por el siniestro de las torres gemelas de Nueva York en el 11/9), y Stephen Schwarzman, cofundador de la controvertida firma de inversiones Blackstone con 554.000 millones de dólares de “manejo de activos”.

Mientras el ex primer ministro y exministro de Defensa israelí Ehud Barack es considerado muy cercano a Soros, Yair, hijo mayor del saliente primer Netanyahu ha fustigado al globalista Soros de ser “enemigo del Estado hebreo”.

El mismo Netanyahu —gran aliado de Trump, a su yerno talmúdico Jared Kushner y al evangelista sionista Mike Pompeo— arremetió en 2018 contra el New Israel Fund: “Una organización que recibe dinero de gobiernos foráneos y de fuerzas hostiles a Israel como las fundaciones de George Soros”.

A pesar de haber sido enlodado por su asociación delictiva con sus exaliados Lev Parnas e Igor Fruman, el exalcalde de Nueva York y hoy abogado particular de Trump, el boquifloja Rudolf Giuliani, en una entrevista con el periodista conservador Glenn Beck, aseveró que los embajadores estadounidenses que atestiguaron contra Trump para favorecer el circo del impeachment habían sido comprados por las “subastas de Soros”.

Se acentúa la fractura judía en EEUU e Israel protagonizada por los grupos de Soros y Trump: Fiona Hill, anterior funcionaria del Consejo de Seguridad Nacional de Trump, atestiguó contra este último.

Hill, supuesta especialista sobre Rusia, ha sido mancillada de ser miembro del Consejo del Instituto de la Sociedad Abierta —¡con oficinas en 70 países!— de Soros del 2000 al 2006, y ha sido duramente criticada por la Organización Sionista de EEUU —ZOA, por sus siglas en inglés—.

Giuliani comentó sin tapujos que él era “más judío de lo que Soros es”, ya que a este último “difícilmente se le puede definir como judío”: “No me digan que soy antisemita (sic) si me opongo a él. Soros difícilmente es judío. Soy más judío de lo que Soros es. Yo probablemente conozco más sobre las sinagogas”, ya que “él no atiende una iglesia, no tiene religión. No pertenece a ninguna sinagoga, no apoya a Israel, es enemigo de Israel. Ha hecho elegir a ocho anarquistas (sic) del Partido Demócrata en EEUU. Es un ser humano horrible”.

Giuliani también denunció que Marie Yovanovitch, exembajadora de EEUU en Ucrania, era una “marioneta controlada” por Soros.

La Asociación Sionista de EEUU defiende a Giuliani y ataca a Soros, además que “condena la absurda, cínica y sin principios, defensa que hace Fiona Hill de George Soros”, mientras Jonathan Greenblatt, director de la Liga Antidifamación replicó en defensa de Soros que la retórica de Giuliani era “ofensiva y desconcertante”.

En el pleito de Soros contra Trump, uno de los dos va a perder. El epílogo del teatral impeachment reflejará uno de sus parámetros.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

MUNDO

Estados Unidos y China: Tregua comercial a la guerra tecnológica

Published

on

Compartir en redes:

Por Alfredo Jalife-Rahme (Cortesía de Sputnik Mundo)

La guerra comercial de Trump contra China obtuvo una tregua con un arreglo ‘deslactosado’ que mínimamente detuvo la batalla de las tarifas que beneficia a EEUU. China esperará el desenlace del ‘impeachment’ de Trump en el Senado y/o su reelección cuando se intensifica la guerra tecnológica por Mike Pompeo y se abre un nuevo frente en el Ártico.

Existe un patente fatalismo en los círculos estratégicos de Washington sobre la inevitable guerra de EEUU contra China plasmado en el teorema de la trampa de Tucídides y el memorándum Crowe del libro Sobre China de Kissinger.

En su libro Destinados para la Guerra, el politólogo y relevante consultor del Pentágono Graham Allison expone su teorema de la trampa de Tucídides: “Cuando una gran potencia amenaza para desplazar a otra, la guerra es casi siempre el resultado”.

En su polémico libro Sobre China, Kissinger, todavía muy cercano a Trump y a su yerno talmúdico Jared Kushner, desarchiva el célebre memorándum Crowe que versó antes del estallido de la Primera Guerra Mundial sobre la inevitabilidad de la guerra entre Gran Bretaña y Alemania y que ejemplifica “la rivalidad angloalemana como un augurio (sic) de lo que le puede esperar a EEUU y a China en el siglo XXI”.

Aquí no importan si tienen razón o no Allison y Kissinger, sino que representan más bien la moda pensante de los dos partidos reinantes de EEUU con sus respectivos estrategas que son auscultados por el presidente en turno.

En medio de su naufragio doméstico, debido a los avatares de su impeachment en el Senado, Trump consiguió dos resonantes triunfos comerciales de corte electorero: su acuerdo deslactosado de la fase uno con China, y su avallasador acuerdo T-MEC con Canadá y México que contempla utilizar para su reelección.

Trump exulta su logro comercial con China con propósitos propagandísticos, mientras ha levantado muchas cejas escépticas y asépticas sobre la implementación de la controvertida fase uno, no se diga si habrá una segunda fase.

Pareciera que a cambio del respiro que le concedió a Trump —debido a su flagrante intervencionismo desde Hong Kong hasta la provincia islámica de Xinjiang—, China prefirió absorber algunas pérdidas relativas a su inmenso PIB, que en términos de paridad de compra/poder adquisitivo ya rebasó a EEUU, mediante sus electoreras compras teledirigidas por 200.000 millones de dólares en dos años, mientras Trump mantenía el castigo de sus 360.000 millones de dólares en tarifas.

Así las cosas, después de dos años de estéril guerra comercial, las tarifas de EEUU a los bienes chinos serán del 19%, comparado al 3% de su inicio. Aquí pierde China.

Las fotos de la ceremonia en la Casa Blanca simbolizan el estado de las cosas. Cabe resaltar que no acudió el chino Xi Jinping y envió en su representación al viceprimer Liu He quien siempre estuvo a cargo de las negociaciones.

El rostro de Trump exultaba el triunfo, mientras la cara del viceprimer chino exhibía su distante perplejidad nada sonriente.

El triunfo de Trump es electoral coreográfico con poca sustancia, ya que no pudo someter a China, cuyos multimedia previnieron que no se trataba de “una victoria de un solo lado”, sino de un “win-win” (ganar-ganar).

China trató en la medida de lo posible de no apartarse de los axiomas de la OMC, del FMI y del G20.

Un día antes de la firma electoral coreográfica de Trump sobre el deslactosado acuerdo comercial con China, el pugnaz secretario de Estado y anterior director de la CIA, Mike Pompeo, intensificó la campaña contra Huawei ante los miembros del Grupo de Liderazgo de Silicon Valley —en el Commonwealth Club, de San Francisco— a quienes instó romper sus asociaciones con el Gobierno chino y sus empresas vinculadas.

En un ataque nada diplomático, dada la firma comercial del día después, Pompeo calificó a China de “verdadero Estado orwelliano” y refirió como ejemplo a seguir que “ninguno de nosotros hubiera instalado la tecnología soviética (sic)”.

Llama la atención que Pompeo aporte como ejemplo a la URSS cuando, en relación con el asesinato del icónico general iraní Soleimani ordenado por Trump, su primera reacción fue llamar a su homólogo ruso Lavrov para propiciar una “desescalada” en Oriente Medio.

Exageradamente emotivo, Pompeo exclamó ante el liderazgo tecnológico de Silicon Valley que “EEUU enfrenta un desafío de China que pide cada fibra (sic) de sus habilidades innovativas” y a quienes instó que “cooperar más con las agencias gubernamentales de EEUU” con el fin de “frenar a los militares chinos de usar nuestra propia innovación en contra nuestra”, por lo que “estaba alertando a sus aliados de los riesgos privados y la seguridad masiva en caso de estar conectados a la construcción de sus redes 5G por Huawei”. 

Quizá Pompeo ignore que no hace mucho varios gigantes de las joyas geoestratégicas de Silicon Valley —Google, Facebook y Microsoft—propusieron que el Pentágono controle la inteligencia artificial

Como si lo anterior fuera poco, una delegación del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU encabezada por Matt Pottinger, presiona a Gran Bretaña a deslindarse de la red 5G de Huawei, ya que de otra forma EEUU interrumpiría su compartición de datos de espionaje con Londres. 

Simone McCarthy, del portal South China Morning Post, aduce que “la próxima frontera de la batalla de EEUU/China es por el control global” —desde el mar del Sur de China hasta África—, donde el Ártico viene en primera línea

Según McCarthy, el Documento Blanco sobre el Ártico de 2018 que publicó China, donde se define como “un Estado casi (sic) del Ártico”, provocó escepticismo en Washington, ya que Pekín carece de “ambición militar”.

Nadie dice que es muy probable que la asociación estratégica de Rusia con China sea susceptible de conferirle su anhelado paraguas militar/nuclear/hipersónico a Pekín en el Ártico.

Nada menos que el fundamentalista evangelista sionista Mike Pompeo —quien se ha posicionado como el espantapájaros de Trump— arremetió contra China en el Consejo del Ártico por sus veleidades en el Ártico.

Pompeo fustigó la Ruta Polar de la Seda que pretende construir China en el Ártico, además de sus dos otros proyectos de Ruta de la Seda continental y marítima

Para el Pentágono, la presencia científica china en el Ártico —donde tratan de desarrollar un sistema GPS que cubra su polo— abre la vía militar a China, lo cual “incluye a sus submarinos”.

Trump hará lo imposible para bloquear el irredentismo chino en el Ártico, por lo que se puede interpretar su ofrecimiento de comprar Groenlandia con ese último fin.

El corredor chino en el Ártico y/o su proyectada Ruta de la Seda Polar dependen de la contribución de Rusia y la anuencia de los países nórdicos aledaños.

McCarthy cita al ruso Artyom Lukin, investigador de la Universidad Federal del Lejano Oriente, quien reconoce que “sin la participación china, será difícil conseguir mayores proyectos en el Ártico ruso (…) debido a sus inmensos costos y a su complejidad tecnológica”.

Para Lukin, “Rusia tiene todos (sic) los activos militares en el Ártico, todas las capacidades” cuando “China es solamente un huésped” cuyo valor reside en su voluntad de invertir.

Sea lo que fuere, el sutil avance de China en el Ártico ha puesto nerviosos a Trump y a su espantapájaros Pompeo.

A mi juicio, el caos, la confusión y las volteretas de Trump y Pompeo subrayan la desesperación estratégica de EEUU frente al doble ascenso y a la asociación de Rusia y China.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy