Connect with us

OPINIÓN

Los caminos y los cambios de Andrés Manuel: De la honestidad valiente a me vale la honestidad

Publicado

el

Comuna México, por Benjamín Mora //

Desde la visión del evolucionismo social de Johan Galtung (psicólogo), el conflicto interpersonal y comunitario ha estado presente en nuestras relaciones desde el inició de la humanidad. El conflicto no es, nos explica, un fin, sino un medio necesario para el entendimiento de las personas y el logro de la paz.

Hoy, los mexicanos nos encontramos en medio de un conflicto que parece agudizarse sin miras a un entendimiento. Para Andrés Manuel López Obrador, por haber ganado la presidencia con una mayoría indiscutible de votos, “chairos y fifís” deberíamos renunciar a lo que pensamos, sentimos e interpretamos de la realidad, y con ello, a nuestros proyectos de vida personal, de familia, de trabajo y de empresa, para unirnos a su plan personalísimo de nación.

Buda ha dicho: “El conflicto no es entre el bien y el mal, sino entre el conocimiento y la ignorancia” y las ignorancias del Presidente son amplias y profundas. Dos dinámicas del conflicto parecen no caber en la esencia de López Obrador: la trascendencia y la transformación. Por la primera nos permitimos entender que el conflicto jamás es un suceso individual, sino que engloba a otros participantes, con derecho a definir su solución, y por la segunda, la estrategia acepta las perspectivas ajenas.

En el mundo de López Obrador con hay posibilidad para la empatía, es decir, para comprender las actitudes de los otros, de los diferentes a él; asimismo, tampoco hay posibilidades para gestionar comportamientos de conciliación con quienes –a decir suyo-son la causa de todos los males desde pasado, ni cabe, por último, la creatividad para resolver las contradicciones. En su entender egocéntrico, “de los arrepentidos es el reino de su 4T” y por ellos se les perdonan todas las culpas pasadas.

Los conflictos sociales de justicia y bienestar de México, aceptémoslo, no los creó López Obrador; sin embargo, tenemos que entenderlo, la esencia del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador es heterotransformadora, es decir, es una persona que busca la transformación del otro desde la imposición y no es capaz de comprender y aceptar que obedecer sin chistar o imponerse autoritariamente hará que el conflicto resurja de alguna otra forma en el futuro.

El problema de López Obrador es que, ante cada problema y cada conflicto, busca culpables y no soluciones, no escucha y no reconoce sus errores.

Una vez escuché: “Un conflicto no resuelto es como un disco rayado; nos impide que pasemos a la siguiente melodía”. Cuando López Obrador se enoja –no soy florero- ante convenios en los que no participó ni fue informado, lo que expresa es su indiferencia egocéntrica, impulsiva e irreflexiva. El Presidente debe entender que sus palabras pueden –lo han hecho- despertar prejuicios sociales que agravan al futuro compartido.

Los prejuicios impiden a López Obrador mirar otras formas de atender las diferencias e injusticias sociales. Al Presidente le vendría bien aceptar que detrás de cada persona hay una razón por la cual es como siente, piensa y actúa, y que las transformaciones sociales no se dan ni por mandato ni sin la participación de todos.

Desde sus campañas electorales, López Obrador imprimió una connotación negativa a los gobiernos pasados, tomándolos como sus adversarios, buscando desvalorizarlos y provocando su desprecio social a partir de la distorsión en la interpretación de la realidad, poniendo una base real y sumando una información errónea y exagerada. Un ejemplo evidente fue su crítica a Felipe Calderón por haber puesto a las fuerzas armadas en el combate a los delincuentes más violentos. Por ello, en febrero de 2012, Andrés Manuel López Obrador se comprometió a regresar a las fuerzas armadas a sus cuarteles seis meses después de ganar las elecciones. En diciembre de 2016, López Obrador señalaba que al Ejército lo habían desgastado la lucha contra la inseguridad y la violencia. Esta semana, el propio López Obrador ordenó la permanencia del Ejército Mexicano y la Marina Armada en labores de seguridad pública, normalizando la política militarista de Calderón, y pregunto si acaso las encomiendas militares no serán “parte de un proceso de contención social y para amedrentar a la sociedad” hacia las elecciones de 2021, como en 2012 acusó a Calderón.

Siempre desconfié de Andrés Manuel López Obrador; por ello, el día en que decidió tomar por su casa al Palacio Nacional, quise entender sus razones de vivir en los lujos a los que renunció Lázaro Cárdenas. A botepronto supuse que sus palabras eran huecas y que estas no conectaban ni con su mente ni con su corazón. Ahora que ha resuelto re-militarizar al país, López Obrador se desvanece entre lo que criticó de los presidentes Calderón y Peña, y el proyecto de seguridad nacional de su gobierno, mal trazado y peor implementado. La Guardia Nacional es un fracaso institucional en manos de Luis Rodríguez Bucio y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana demuestra sus ineficiencias en manos de Alfonso Durazo Montaño, un alquimista de principios e ideología, y, quizá, ignorante de su encomienda.

La militarización ordenada por el Presidente López Obrador ha puesto en evidencia al vodevil político de la 4T y los cambios de vestuarios liberales y conservadores de Manuel Bartlett, Tatiana Cloutier y Mario Delgado, entre tantos más. Todos, ayer críticos de la presencia del Ejército Mexicano y la Marina Armada en las calles, y hoy callados, haciendo ridículos para ocultar lo que guarda el internet, tratando de justificar a presidente. El propio Presidente ha debido recordarse el día en que López Dóriga, en Tercer Grado, le preguntó sobre sus declaraciones cuando criticaba las estrategias militarizadas que ahora retoma.

El gobierno de la 4T ha militarizado todo cuanto ha podido: la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, el transporte de combustibles y la persecución de huachicoleros. Los soldados también dirigen la Guardia Nacional y están presentes en Aduanas. La presencia de las fuerzas armadas en las calles son solo la punta del iceberg militarizarte de López Obrador. México se ha militarizado.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

El debate entre propuestas y descalificaciones

Publicado

el

Los Juegos del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

El debate no impactará la posición que las dos candidatas y el candidato Jorge Álvarez Máynez guardan ante el electorado. Es a Xóchitl a quien le urge haber tenido un desempeño notable, golpes lanzó, pero Sheinbaum supo evadirlos y no perdió la serenidad, además de que fue una gran minoría la que estuvo atenta a esta confrontación de ideas para que los ciudadanos conocieran mejor la forma de pensar de quienes aspiran a gobernar el país los próximo seis años.

¿Quién ganó el primer debate presidencial? ¿Xóchitl sube, se mantiene o baja?

Todo parece indicar que no se hicieron daño. Lo que se dijeron, ya lo habían manejado en las redes o a través de señalamientos de parte de los equipos de una y de otra.

En el postdebate cada quien tiene su versión y argumentos. En el primer debate destacan tanto las propuestas como las acusaciones. Por un lado, Xóchitl Gálvez llegó con una clara estrategia de sacar de sus cabales a Claudia Sheinbaum y de mostrarla ante los ciudadanos como una persona fría, deshumanizada y sin corazón, y por el otro la candidata de Morena remarcó que es el PRIAN los que postulan a la candidata de “Fuerza y Corazón por México”.

Xóchitl trató de presentarse con los ciudadanos como una candidata ciudadana, que nunca ha militado en partido alguno, aunque siempre sus cargos han sido a través de los colores del Partido Acción Nacional y ahora por medio de la Coalición Fuerza y Corazón por México, cobijada por los PRI-PAN-PRD.

El debate para unos resultó aburrido, de ahí que poca gente se interesó en escucharlo o ver esta primera confrontación en el que se esperaba que se expusieran los dos modelos de país, el de la política social de un Estado centralizador y controlador, y el de un modelo de gobierno moderno diferente, alejado de las partidocracias, pero en la realidad pocas diferencias se vieron expuestas por las dos mujeres que se disputan el voto de los mexicanos, mientras que Álvarez Máynez, no tiene nada que hacer en este escenario.

Xóchitl inició nerviosa y terminó con cierta confusión con el mensaje al que le dio lectura y apoyándose en la imagen del escudo nacional que lo presentó al revés y que fue el meme natural que más resaltó en redes sociales que no requirió retoque.

¿Qué dicen los opinólogos sobre este primer debate?

Germán Martínez, ex presidente del PAN y ex promotor de López Obrador y ahora uno de sus principales detractores en el programa de análisis de Ciro Gómez Leyva al término del debate entre Claudia, Xóchitl y Máynez, hizo pedazos al evento oganizado por el INE:

“Un desastre la organización del debate del INE, un desastre el formato, un desastre el manejo de cámaras. Si así van a organizar las elecciones en el INE, sí tenemos una alarma los mexicanos”, dijo el político michoacano.

Claudia Sheinbaum por su parte expresó: “Salimos muy bien en el debate. Hay que cambiar el formato. Hubo un problema con el reloj que no es muy claro. Pudimos hacer las principales propuestas. Me siento contenta, satisfecha y para adelante. Vamos a ganar”.

“Ganamos el debqte. Tenemos el mejor proyecto y el apoyo del pueblo de México”.

“El pueblo quiere que sigamos avanzando en la transformación. Voy a ser la primera mujer presidenta de México”.

Xóchitl Gálvez escribió a propósito de exhibir la imagen de la bandera al revés: “Si un ciudadano muestra su bandera al revés es señal de protesta por el secuestro o la violencia que vive el país. Rescatemos a México de los criminales y los corruptos. Rescatemos nuestra bandera para que nos cobije a todos en unidad y paz. Vamos a encabezar la bandera y vamos a enderezar la República”.

“Presenté las mejores propuestas, respondí todas las preguntas y le entré a todos los temas sin miedo. Claudia calló como momia no respondió ninguna de las preguntas que los mexicanos hacemos. Claro que ganamos el debate, y vamos a ganar el 2 de junio”.

“Me someto al polígrafo y a cualquier otro instrumento para demostrar que Claudia miente. No tengo nada que esconder sobre mi empresa, mi patrimonio y mi trabajo”.

“La transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción me ha acompañado durante toda mi carrera en el servicio público y esto es lo que me comprometo a hacer como Presidenta”.

LO QUE VIENE

En mi percepción, el debate no impactará la posición que las dos candidatas y el candidato Jorge Álvarez Máynez guardan ante el electorado. Es a Xóchitl a quien le urge haber tenido un desempeño notable, golpes lanzó, pero Sheinbaum supo evadirlos y no perdió la serenidad, además de que fue una gran minoría la que estuvo atenta a esta confrontación de ideas para que los ciudadanos conocieran mejor la forma de pensar de quienes aspiran a gobernar el país los próximo seis años.

Habrá que esperar el postdebate, pero es muy factible que salgan tablas y todo siga igual. Quedan las expresiones de mentirosa, corrupta y dama de hielo, que se espetaron una y otra, así como la equivocación de la hidalguense de mostrar el escudo nacional al revés.

 

 

 

 

Continuar Leyendo

MUNDO

Crisis diplomática, ¿provocada por quién?

Publicado

el

Opinión, por Miguel Ángel Anaya Martínez //

México y Ecuador son dos países que comparten muchas cosas; el idioma y la herencia mestiza son algunos de los componentes de la relación entre ambos países. El vínculo de estos estados comenzó desde 1830, luego de que se dividió la Gran Colombia que incluía las naciones de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.

Después de aquella ruptura, México reconoció y estableció relaciones diplomáticas con Ecuador en junio de 1830 y en 1837, abrió un consulado en Guayaquil, que posteriormente se convirtió en su primera misión diplomática en América del Sur. Así la importancia histórica de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

El vínculo entre las dos naciones se ha tensado durante los últimos años. En 2021 en la república ecuatoriana fue electo un gobierno de derecha, desde el inicio del mandato las diferencias con el gobierno mexicano (que dice ser de izquierda) han sido evidentes. Ecuador ha emprendido una cruzada contra la corrupción de gobiernos anteriores y estos, han acusado que son víctimas de una persecución política.

La noche del viernes 5 de abril, la policía ecuatoriana ingresó a la Embajada de México en Quito para detener al exvicepresidente Jorge Glas, acusado de corrupción y a quien el gobierno mexicano le concedió asilo político luego de que Glas ingresara a la embajada desde diciembre pasado. Esta acción provocó una grave crisis diplomática entre ambos países.

¿De qué tamaño es este acto? ¿realmente es tan grave? ¿es correcto que el gobierno ecuatoriano haya allanado la embajada mexicana en Quito? ¿qué repercusiones tendrá?

Bueno, vayamos por partes. El convenio de Viena, firmado por varios países entre ellos México y Ecuador, en su artículo 22 sobre relaciones diplomáticas dice:

Los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión.” Por otro lado, señala: “Los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución.” Evidentemente, hay una violación flagrante del estado ecuatoriano a dicho convenio.

¿Qué llevó a tomar esta medida al gobierno de Ecuador? Primero habría que recordar quien es Jorge Glas, ex vicepresidente del gobierno de Rafael Correa de 2013 a 2017. En diciembre de 2017, Glas fue condenado a seis años de cárcel por la trama de corrupción con la firma petrolera brasileña Odebrecht. ¿Le suena el nombre? En 2022 obtuvo su libertad condicional.

En 2023 Glas fue acusado nuevamente, esta vez por el delito de peculado, derivado de esto, el exvicepresidente solicitó asilo político a México y mientras esto sucedía se refugió en la embajada mexicana, mientras tanto Ecuador anunció que le negaría salir del país por la obvia posibilidad de fuga. Glas y Correa dicen ser víctimas de persecución política de los conservadores de aquel país.

Así que el caso es complejo, tenemos a un exvicepresidente sentenciado por el caso de corrupción con la firma petrolera que también tuvo sus “queberes” en México, tenemos a una embajada que recibió al imputado para protegerlo de lo que han llamado “persecución política de la derecha”, tenemos a un gobierno mexicano que decidió defender al acusado pues sostiene que los políticos de derecha hacen guerra sucia contra los de la izquierda, y, finalmente, tenemos a un gobierno ecuatoriano que se pasó por donde quiso el tratado internacional. Escenario complejísimo.

El presidente López Obrador se encuentra ante un panorama difícil de resolver, pues a solo semanas de la elección presidencial, abre un frente internacional derivado de proteger a un exfuncionario ecuatoriano acusado de los mismos delitos y con las mismas empresas, por los que el gobierno de México tiene imputados a exfuncionarios locales, ¿contradictorio? sí.

Por otro lado, la irrupción en la embajada de México es inadmisible, es un acto que no se puede dejar pasar pues es una transgresión del territorio nacional, viola tratados internacionales, debilita la imagen del Estado mexicano y pone en duda que el gobierno federal pueda defender lo que le corresponde. Así las cosas. Esperemos más reacciones locales e internacionales, esta historia está lejos de acabar.

Continuar Leyendo

NACIONALES

¿Quién ganó el dabate?

Publicado

el

Conciencia con texto, por José Carlos Legaspi Iñiguez //

Es inevitable buscar desde ya a la posible “ganadora” del debate. Y reitero que es ganadora porque las féminas que compiten por la Presidencia de la República son las verdaderas contendientes. Máynez, como lo intuye o lo sabe hasta el menos enterado de política, es el bufón de la contienda. El que hace mal tercio quien sabe con qué fines inconfesables.

¿Son los debates como partidos de futbol, donde hay ganadores, perdedores y hasta empates?

Pudiera ser; sin embargo, no están muy bien definidas las reglas para considerar triunfos o derrotas, menos empates. Cada candidato gana en su realidad virtual; en su mundo de ilusiones y sus perversas manipulaciones que, siguen las guías del famoso Göebels, jefe de prensa de Hitler, quien acuñó aquella frase que hasta hoy día tiene seguidores y…crédulos: “repite mil veces una mentira hasta que se ‘vuelva’ verdad”.

Y ahí están miles de menciones de las tantas mentiras que se dicen en las campañas políticas, por tirios y troyanos. Sólo los muy tontos o fanáticos creen a pie juntillas lo que se promete cuando quienes manipulan a las masas buscan el orgasmo electoral de los “ciudadasnos”.

Ese clímax que los seguidores incondicionales de las candidatas buscan en sus palabras, textos y declaraciones tiene la misma duración que sus promesas de campaña.

Cuando escribo esta columna no sé exactamente qué pasó ni cómo sucedió. Me atrevo a asegurar que el “show” estuvo cual espectáculo de carpa del siglo pasado, con las comicidades de las protagonistas y un patiño de alguna de las dos (no hay que esconderlo: de la candidata de Estado, seguramente) y de la humorística solemnidad que confirma la poca seriedad de estas maneras de hacer grilla y que sería el “circo” para el pueblo, como los romanos lo entendieron en su tiempo de dueños del mundo.

¿Sirven de algo los debates? En lo relativo a la política, seguramente para averiguar quién de los suspirantes tiene más temple, más arrojo, más agilidad mental e incluso, más de los otros “datos”. Algunos, quizá la mayoría, non gratos para quienes resultan con acusaciones sobre sus actividades públicas y, por supuesto, de sus debilidades privadas.

Quizá hubo también fríos razonamientos, cifras confiables, informaciones verídicas y números exactos, de economía, seguridad pública, desfalcos, desviaciones de presupuestos, omisiones, reproches por nepotismos y denuncias ya conocidas por abusos o agresiones veladas o evidentes hacia quienes no comulgan con las respectivas ideologías o maneras de hacer política.

¿Quién ganó el debate? Será la decisión de cada medio de información, de los analistas profesionales, también (es irremediable) de eruditos de kermés que se alquilan cada que hay este tipo de confrontaciones para dar sus “sesudos” argumentos en pro o en contra de quienes –según $an Lucas- han obtenido la victoria en este ring de la grilla, en la primera de tres caídas a que está convocada esta lucha libre…de utilidad y de veracidad, pero llena de recursos bajos, al estilo del pancracio de la Coliseo, con quien defiende su cabellera y quien defiende su máscara; con un “tercero en el cuadrilátero” que ni picha ni cacha ni deja batear.

¿Quién ganó el debate? Quien haya sido, queda todavía mucho tiempo para ir por todo el país pregonando sus decires, para tratar de opacar al sol con un dedo, cual eclipse programado para este lunes 8 de abril.

Lo que se ideó como forma de confrontación de ideas, enfrentamiento leal, cruce de compromisos, exposición de posibles soluciones a los problemas y beneficios para “el pueblo” ha terminado en una grotesca sesión de dimes y diretes. Pero, hay que decirlo alto y fuerte: eso es lo que anima a los “ciudadasnos”; es la “sal” que condimenta los encuentros vacíos, sosos, insípidos e insustanciales. Si hay algún “desgreñe” verbal es el punto de comentario mayoritario. Y bajo esa perspectiva, los debates se han convertido en el clásico “pleito de lavadero” o de vecindad.

De ahí que los debates tienen su “punch” por el morbo de las cacayacas que se tiran los debatientes; por las diatribas, descalificaciones e insultos personales y no por los planteamientos posibles, tangibles para solventar los problemas que tiene México en todos los rubros.

Así que… ¿quién ganó el debate? quien quiera usted, que para eso tiene su criterio, su guía y hasta su mandamiento subliminal o… descarado.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.