Connect with us

Beisbol

Oportunidad para los jóvenes peloteros: Charros listo para armar su trabuco

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Aunque para algunos equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en otoño-invierno ha resultado negativa la nueva disposición acordada en asamblea por los jerarcas del circuito en el sentido de que los clubes solo podrán contar con tres extranjeros en el roster activo durante la campaña 2020-2021 que arrancará el próximo 12 de octubre, al seno de la directiva de Charros de Jalisco se ha tomado de buena forma, poniendo en práctica aquel refrán que reza “si la vida te da limones, haz limonada”, y están decididos a sacarle jugo a esta situación echando mano de su sólida y excelente base mexicana con que ya cuentan.

De entrada, para quienes sin duda es una buena noticia es para esos peloteros que vienen de abajo en busca de una oportunidad; jugadores que tendrán una mayor posibilidad de mostrarse y pelear por un lugar en los escuadrones titulares, en tanto, los directivos deberán aprovechar también esta coyuntura para voltear a ver sus fuerzas básicas que muchas veces se pierden en el camino esperando una oportunidad que no llega porque las plazas son ocupadas por extranjeros. 

Debemos recordar que esta polémica nueva disposición fue planteada por algunos propietarios de clubes que están preocupados por sus finanzas en razón de que los ingresos por concepto de entradas a los estadios serán ínfimos toda vez que a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia la presencia de aficionados en los parques de pelota será nula o muy reducida. 

En esta ocasión las circunstancias son complejas, la situación económica no está fácil no el tipo de cambio. La Asamblea de presidentes ha definido que vamos a jugar con la mitad de extranjeros”, fueron las palabras del presidente de la LMP, Omar Canizales Soto, al dar a conocer el mencionado acuerdo. 

Sin embargo, este no debe ser motivo para que los dueños de equipos se victimicen o intenten justificarse desde hora ante una eventual mala campaña.

Como lo dijo Salvador Quirarte Villaseñor, presidente del Consejo de Administración de los zapopanos, este recorte que permite solo tres peloteros importados activos en el roster, debe impulsar a que se eche mano de lo mejor existente en los rosters de los clubes.

En el caso de Charros, la nueva regla es una oportunidad para armar un trabuco con la excelente base de peloteros mexicanos con que cuenta incluyendo su legión de ligamayoristas y prospectos de Grandes Ligas que habrán de venir a reforzar el escuadrón; jugadores de la talla del exitoso lanzador de los Astros,  Roberto Osuna, el también serpentinero Humberto Castellanos, igualmente en las filas de Houston; el joven pítcher tapatío que busca debutar con Dodgers, Gerardo Carrillo Overview así como el monticulista zurdo también de la novena angelina, Víctor Aarón González; el veloz serpentinero Jesús Cruz Sustaita de Cardenales de San Luis y el catcher saltillense José Santiago Chávez, que permanece en la organización Marlines de Miami. 

Línea por línea los caporales albicelestes cuentan con una poderosa base para encarar el torneo, donde encontramos por ejemplo en la receptoría a uno de los mejores catchers de la liga, Gabriel Gutierrez, siempre bien cubierto por Santiago Chávez y Alan Espinoza; un infield de lujo con Agustín Murillo,  Amadeo Zazueta, Christian Villanueva, Jorge “El Chato” Vázquez, José Manuel “Manny” Rodríguez, Osiel Flores y Misael Rivera; en el outfield la importante  presencia de Carlos Figueroa, Julián Ornelas, Sergio Pérez y Fernando Villegas, y entre sus serpentineros estelares José Pablo Oyerbides,  Línder Castro, Luis Iván Rodríguez, Manuel Flores, Marco Tovar, Orlando Lara, Antonio Alemao Hernández, y al recientemente adquirido relevista corto Jason Urquidez.

En cuanto a extranjeros, Charros tiene a elementos de probada calidad y eficacia: los cubanos Elian Leyva, Dariel Álvarez y Henry Urrutia, los norteamericanos Stephen Cardullo y Austin Bibens-Dirkx, así como Sergio Francisco Romo y Brendan Bernardino,  valiosos mexicanos que no son considerados nacionales por haber nacido fuera de nuestro territorio no obstante ser hijos de mexicanos y habiendo representado exitosa y fervientemente a México en los más importantes eventos internacionales. 

Con ese nivel en su roster, se establece que el equipo tendrá el potencial suficiente para enfrentar la campaña con su gran base mexicana en todas las posiciones defensivas y el staff de pitcheo y con extranjeros en la forma en la que ya se ha mencionado podrá jugar con ellos. 

Ahora bien, habrá que señalar que no obstante solamente se pueda contar con tres elementos foráneos en activo, eso no implica se limite el número de contrataciones de extranjeros, ya que ello dependerá únicamente de la capacidad económica de cada organización, es decir, que de acuerdo a su cartera podrán contratar más peloteros extranjeros y colocarlos en el roster ampliado.

De ahí que quizá no se observe demasiada preocupación entre los directivos del club albiceleste zapopano, pues saben que cuentan con esa posibilidad y estarían moviendo sus piezas de manera inteligente echando mano de su bien balanceado y potente grupo de actores nacionales además de contar  en dicho elenco a todos los foráneos que su cartera permita.

Están, pues, las condiciones dadas para que los caporales zapopanos muestren un gran potencial para estar al tú por tú con los mejores rosters de las novenas de enfrente que al parecer serán Yaquis de Ciudad Obregón, Tomateros de Culiacán, y Venados de Mazatlán,  que tienen mayor posibilidad de competir junto con Charros por el título en la próxima campaña 2020-2021 que como ya dijimos, iniciará el 12 de octubre, y como se dice en el barrio, “Charros tiene con queso las quesadillas”.

BÉISBOL EN LA ERA DEL CORONAVIRUS 

Por otro lado, la buena noticia es que el sábado pasado finalmente pudimos ver béisbol de Grandes Ligas con los juegos de ensayo en Washington, Nueva York y Pittsburgh, en lo que se ha dado en llamar el “béisbol en la era del coronavirus”, debido a los protocolos y restricciones en que se deberá operar a partir de la campaña 2020 que arrancará el próximo jueves 23 de julio. 

Gradas vacías, imágenes de cartón que muestran a fanáticos, y efectos de sonido, entre otras novedades, se dejaron observar en dichos juegos. En las reseñas de los medios de comunicación, se da cuenta de algunas novedades: ESPN  cuenta que “para los clubes que se han limitado a prácticas e interescuadras en sus propios parques durante las últimas dos semanas, la experiencia del sábado fue un hito, en momentos en que se trata de poner en marcha una campaña abreviada a 60 juegos, a partir del próximo jueves y en medio de una pandemia.

En cierto modo, esto es como un ensayo general para el nuevo mundo en que vivimos”, dijo el manager de los Yanquis Aaron Boone, antes de un juego contra los Mets, sus rivales de Nueva York.

En el Nationals Park, varias personas observaron desde el balcón de un edificio cercano, lejos del muro del jardín izquierdo.

Los umpires usaron mascarillas, lo mismo que algunos peloteros. Los suplentes miraron desde las gradas para no aglomerarse en los dugouts.

Todos trataron de seguir los protocolos de seguridad, incluida la prohibición de lamerse los dedos o escupir.

Hubo otra novedad. Los Mets se convirtieron en el primer club en vender espacio publicitario en el terreno. Pintaron el logotipo de Ford detrás del montículo”.

Gregorius sacudió un jonrón de tres carreras en el primer inning en Washington. Fue el primer cuadrangular en cualquiera de los juegos sabatinos.

El pelotero de 30 años, recién llegado a los Filis, ha dicho que usará mascarilla todo el tiempo durante esta temporada. Sufre un desorden renal crónico, que lo pone en mayor riesgo si contrajera el coronavirus”.

Así pues, con nuevos protocolos y restricciones, entraremos a la nueva era del béisbol el próximo jueves cuando se cante el PlayBall en el juego entre Nacionales de Washington y Yankees de Nueva York en el National Park. 

E-mail: opinion@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beisbol

Sufren contagio 18 peloteros de Miami: En riesgo de cancelación temporada de Grandes Ligas

Published

on

Por Salvador Cosío Gaona //

La temporada 2020 de Grandes Ligas se sostiene con pinzas y en este momento no existen garantías de que llegue a su final aún con el recorte a 60 juegos que sufrió el calendario ordinario.

Como ya lo habíamos venido advirtiendo, las condiciones son adversas al intentar desahogarla en medio de una pandemia, pero a ello habrá que añadirle el flexible manejo de protocolos y medidas de sanidad, así como la relajada actitud por parte de algunos peloteros que incluso han salido de farra, resultando jugadores contagiados por COVID-19, suspensiones de cotejos y el malestar del comisionado de Major League Baseball (MLB), Robert Manfred, quien ya ha lanzado una advertencia en el sentido de que ejercerá la facultad que posee para cancelar la temporada, lo que podría ocurrir esta misma semana.    

De acuerdo con medios de comunicación del vecino país del norte, Manfred dijo el viernes al director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de MLB, Tony Clark, que si el deporte no maneja mejor el coronavirus, las pruebas positivas continúan, y si los jugadores siguen sin acatar estrictamente los protocolos de la liga, se podría cerrar la temporada.

Y quizá un detonante para que Manfred suspenda la liga es la revelación de una investigación interna de la MLB que encontró que algunos jugadores  de los Marlins de Miami no siguieron los protocolos durante el viaje a Atlanta el fin de semana pasado. “Hubo jugadores en el bar del hotel, otros que salían de éste, etcétera. Mucha gente no está contenta con Miami”, dijo el reportero Scott Mitchell de Bleacher Report, que dio a conocer la noticia.  

Las señales de alarma en la Gran Carpa se encendieron el martes cuando se confirmó un brote de contagios en el campamento de los Marlines de Miami, que suman 18 Peloteros contaminados y dos entrenadores, obligando a suspender los juegos en casa contra Orioles de Baltimore y Yankees de Nueva York.

También hubo de suspender el partido programado para el viernes 31 de julio entre Toronto Blue Jays y Los Philadelphia Phillies debido a que un miembro del personal de los canadienses diera positivo a un examen Covid. 

Se advirtió oportunamente la fragilidad de protocolos y estrategias sanitarias, ya que no obstante se presumía rigurosidad, se ha visto que muchas de esas  medidas resultan infructuosas, inútiles y/o laxas.

Es evidente que a los jugadores tan habituados al juego tradicional les está costando muchas dificultades ceñirse a la “nueva normalidad”.  

Las medidas que prohíben los apretones de manos, las palmadas y los abrazos, han sido desestimadas por los peloteros ya en el campo de juego. Se olvidan de tomar las distancias con sus compañeros en el dugout -establecidas como seguras-, y lo mismo ocurre con el intercambio de papeletas con los line ups entre managers, la proscripción de visitas al pitcher tanto de cuerpo técnico como peloteros para supuestamente evitar la cercanía insana.

Especial atención merecen las riñas entre peloteros, como la suscitada entre Dodgers de Los Ángeles y Astros de Houston en que al vaciarse las bancas obviamente no se preservó distancia sana por más que algunos tuvieran mascarilla. 

La nueva normalidad en la liga apuntaba a que los peloteros se cambiaran de ropa fuera de clubhouses repletos. Les exigía usar espacio vacío en las gradas como parte del dugout. Les daba la opción de usar mascarilla durante los encuentros y restringía el acceso de la prensa a ciertas instalaciones de los clubes.

Pero nada de eso ha podido erradicar la tendencia natural de los jugadores a tener contacto físico durante el transcurso de los juegos, y a celebrar jugadas abrazándose de forma instintiva.

ESPN, refiere que “en ningún lugar, el protocolo de las 113 páginas que regulan la temporada 2020 indica cómo manejaría la liga un contagio de coronavirus, mucho menos uno de la magnitud del sucedido en Miami. El protocolo no ofrece un límite de casos para poner en pausa a un equipo ni un escenario que provoque poner en pausa la temporada.

Para un documento tan detallado y pedante como el manual operativo de Grandes Ligas, la ausencia de especificaciones sobre, literalmente, toda la razón de su existencia y la presencia de una pandemia global es una omisión flagrante, indicaron varios gerentes generales de cara a la actual campaña”.

Entonces, no se cumplen rigurosamente los protocolos y los que deberían ser imprescindibles no se acatan, así que es muy probable seguirán ocurriendo  inconveniencias ya que es evidente no se ha logrado detener el incremento de casos de infección. 

Los gobiernos estatales y locales han presionado al béisbol sobre los jugadores que eluden los mandatos descritos en el manual. Las transmisiones que han mostrado que los jugadores no usan máscaras, chocan sus manos y escupen han dejado en duda a los funcionarios del gobierno sobre qué tan en serio los jugadores se están tomando los protocolos.

Al parecer no se está lejos de que las circunstancias de peligro sigan en ascenso de ahí que esté latente la posible suspensión de la campaña como medida necesaria, y no hay una determinación  muy clara en cuanto a las acciones contingentes a asumir para ayudar a evitarlo, salvo la tímida propuesta de implementar ‘oficiales de cumplimiento’ para forzar el acatamiento de los protocolos.

Ojalá, por el bien del rey de los deportes y de la afición que esperó por cuatro meses el ansiado inicio de la temporada 2020, no se tenga que llegar a la cancelación que el comisionado Manfred ya ha amenazado en optar. 

Nadie en condición de cordura desea un colapso de la temporada más tampoco una andanada de daños graves a la salud comunitaria y muertes, debiéndose considerar además que las autoridades administrativas y sanitarias en cada ciudad y estado donde existen plazas beisboleras ligamayoristas también estarán monitoreando las condiciones de riesgo que se vayan presentando y podrían igualmente ordenar suspensión de actividades.

MEXICANOS EN GRAN CARPA

En comparación con las campañas de los dos últimos años y aún más, considerando los muchos beisbolistas en grandes ligas procedentes de otros países latinoamericanos como República Dominicana y Venezuela, han resultado pocos los peloteros mexicanos en rosters de equipos de la gran carpa en esta naciente temporada.

La lista de peloteros representantes de nuestro país y ahora están en roster de equipos de la Major League Baseball (MLB) son:  

Luis Enrique Cessa Gasperin, pitcher en Yankees  de Nueva York ; Julio César Urías Acosta y Victor Aarón González serpentineros en Dodgers de Los Ángeles; Gerardo Reyes Ramirez y Andres Clemente Muñoz, lanzadores en Padres de San Diego; Luis Javier Guerra Díaz monticulista en Nacionales de Washington; Jesse David Chávez pítcher en Rangers de Texas; Victor Teodoro Arano Armas serpentinero con Phillies de Filadelfia; Khris Adrian Davis Alarcon outfielder y Joakim Augustine Soria Ramos, pítcher, en Atléticos de Oakland; Anthony Michel Rendon, infielder con Serafines de  Anaheim; Sergio Francisco Romo, lanzador en Mellizos de Minnesota; Giovani Gallegos tirabolas en Cardenales de San Luis; José Roberto Osuna Quintero -que ya empezó a brillar como cerrador – y José Luis Hernández Urquidi, lanzadores con Astros de Houston; Oliver Pérez Martínez pitcher con Indios de Cleveland -¡Por cierto rompiendo récord para mexicano con ya 18 campañas en gran carpa!-; Alexander Brady Verdugo outfielder con Medias Rojas de Boston y Phillip Mathew Evans infielder en Piratas de Pittsburg, debiendo citar también a Aarón Jacob Sanchez  pitcher de Astros así como Luis Fernando Urías Figueroa, infielder con Cerveceros de Milwaukee, ambos a la espera de su posible incorporación si es que logran recuperarse oportunamente de sus lesiones. 

Los que estuvieron en campos de entrenamiento pero no lograron colocarse en roster de 25 o 40 y deberán estar atentos a una nueva posible opción para el béisbol invernal pensando en volver a intentar en 2021 alcanzar acomodo en MLB, son: 

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1 

Continue Reading

Beisbol

Se reduce a tres extranjeros por equipo: Confirman Liga del Pacífico y Serie del Caribe en México

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Luego de una serie de dificultades que ha venido arrastrando el deporte espectáculo en nuestro país, al igual que en todo el mundo a causa de la contingencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, y que golpeó también al béisbol mexicano dejando como saldo la cancelación de la temporada 2020 de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), finalmente en el transcurso de la semana que está por terminar se consolidaron dos buenas noticias: el miércoles 8 de julio los jerarcas de equipos de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), máximo circuito beisbolero profesional jugándose en otoño-invierno, confirmaron que aún con los riesgos que representa enfocarán sus esfuerzos para celebrar la campaña 2020-2021 arrancando el próximo 12 de octubre, y un día después, el jueves 9, se anunció de manera oficial que Mazatlán sí albergará la Serie del Caribe 2021.  

A través de un comunicado, la LMP ofreció algunos pormenores de los acuerdos a que se llegaron el miércoles durante lo que fue su quinta asamblea de presidentes en lo que va del presente año, destacando por supuesto el asunto de celebrar el juego de pelota de la temporada invernal aún con las pérdidas económicas que les representará a los 10 clubes del circuito. 

Y es que como lo hemos venido mencionando, -y fue una de las razones, si no es que la principal, por la que la Liga veraniega se vio obligada a cancelar su temporada-, difícilmente se puede sostener un circuito, por lo menos en México, prescindiendo de los ingresos por concepto de taquillas y los productos y servicios que se ofrecen a los aficionados en los estadios, de manera que al tener que reducir a una mínima expresión el aforo o incluso jugar a puertas cerradas, les obligaba a tomar decisiones contundentes: la LMB optó por la suspensión y la LMP por ir para adelante y arriesgar; atender todas las condicionantes y protocolos de salud a fin que haya juego de pelota invernal en México antes que finalice este sui géneris año 2020.

De ninguna manera se trata de criticar la decisión tomada por los propietarios del circuito veraniego, pues ya habíamos también señalado que resultaría muy complicado solventar económicamente la campaña con estadios cerrados, de manera que es totalmente justificable la determinación que seguramente les resultó altamente difícil y dolorosa.  

Ahora bien, no se puede dejar de reconocer el esfuerzo de los hombres de pantalón largo de la LMP que encabezados por el presidente Omar Canizales Soto, han decidido asumir los riesgos económicos que les representa cumplir con una temporada en las condiciones ya mencionadas. Vale la pena replicar la mención que en su comunicado se hace respecto al motivo que originó su determinación de darle para adelante a la temporada, en donde se lee:

Conscientes de la contingencia sanitaria que prevalece en nuestro país pero también conscientes que los jugadores, managers, cuerpo técnicos, trainers, médicos, bat boys,  umpires, anotadores, cronistas, analistas, personal de campo y estadios, auxiliares de equipo, choferes, operadores de pantalla, sonido local, personal de unidades de producción, de TV, radio y redes sociales, medios de comunicación que cubren los eventos, fabricantes de uniformes y equipamiento deportivo, concesionarios y personal de venta de souvenirs, de alimentos y  bebidas, entre otros que laboran  en las organizaciones de los clubes,  tienen la necesidad de trabajar para llevar el sustento a sus familias y con ello ayudar a movilizar una economía que hoy más que nunca requiere activarse para así beneficiar de manera indirecta a otros sectores como lo son líneas aéreas, hoteles, restaurantes, taxis, proveedores de alimentos, etc”.

Han pues decidido responderle no solo a la noble afición que está ávida de béisbol, sino a todo ese mundo de gente que lo constituye y lo hace posible, arriesgando pesos para salvar familias. Bien por ellos y por estas decisiones que ennoblecen y hacen más grande aún al rey de los deportes.

Por otro lado, lo que no se mencionó en el comunicado y que no deja de resultar polémico, es la información que se dio a conocer un día después en cuanto al acuerdo de jugar con solo tres extranjeros, se dijo, con el afán de ayudar a las finanzas de cada una de las 10 franquicias que conforman el circuito invernal de béisbol.  

”En esta ocasión las circunstancias son complejas, la situación económica no está fácil ni el tipo de cambio. La Asamblea de presidentes ha definido que vamos a jugar con la mitad de extranjeros, con tres Peloteros”, compartió Omar Canizales en el periódico El Informador. 

SERIE DEL CARIBE 

La otra buena noticia fue la confirmación de que la Serie del Caribe en su edición 2021 se disputará en el puerto de Mazatlán como estaba originalmente programada, de acuerdo al anuncio hecho por Juan Francisco Puello Herrera, comisionado de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), el presidente de la LMP, Omar Canizales Soto, Luis Guillermo Benítez Torres, alcalde de Mazatlán; y el presidente de Venados de Mazatlán, Ismael Barros.

Habrá que recordar que hubo gran polémica debido a que el estadio Teodoro Mariscal, designado sede del evento, presentaba un embargo por parte del Ayuntamiento de Mazatlán. Sin embargo, después de semanas de incertidumbre la situación fue resuelta y se permitirá la celebración de la llamada “Fiesta del Caribe”, en dicho inmueble. 

GRANDES LIGAS, EN VEREMOS

No terminan los problemas en la Gran Carpa; cuando finalmente se resolvió el tema económico que mantuvo enfrentados a dueños y peloteros y que se fijó la fecha del 23 de julio para el inicio de la temporada 2020 con la celebración de los juegos entre Yankees recibiendo a los campeones Nacionales de Washington y Dodgers haciendo los honores a Gigantes de San Francisco, resulta que sigue incrementando el número de jugadores contagiados y también la cifra de peloteros que, por temor al riesgo de infectarse de coronavirus, han optado por no jugar esta singular campaña que será de tan solo 60 juegos. Se cuentan al menos 9 peloteros en esta situación, entre los que destaca el estelar David Price, quien fue campeón de Serie Mundial en 2018 con Boston y está ahora con Dodgers. 

De acuerdo a datos proporcionados por la Asociación de Jugadores de Béisbol (MLBPA), dieron positivo a Covid-19 un total de 58 jugadores y 8 empleados, es decir, 1.8 por ciento de las 3 mil 674 personas que fueron sometidas a las pruebas  del proceso de admisión que establece el protocolo de sanidad. En tanto en la segunda fase, después del proceso de admisión, el primer compendio de resultados arrojó 10 positivos más; 8 jugadores y 2 miembros del personal.

Entre estos destaca el toletero de los campeones Nacionales de Washington, Juan Soto. 

Dos mexicanos se encuentran en la lista de los peloteros contagiados; el lanzador de los Yankees, Luis Cessa y el infilder Luis Urías, quien jugará su primera temporada con los Brewers de Milwaukee.

De acuerdo con medios de comunicación, los dos mexicanos son asintomáticos y aunque parece algo complejo hay esperanza que puedan volver a la actividad con sus respectivos equipos a tiempo para el inicio de la campaña.

En tanto los Astros de Houston informaron que el serpentinero José Luis Hernández Urquidy no puede reportar por “una condición”, pero dado que la ley prohíbe dar a conocer el estado de salud de un jugador sin su autorización, no podemos confirmar si al igual que sus connacionales ha sido contagiado por coronavirus.

Pero aún cuando la cantidad de jugadores infectados no es representativa, sigue existiendo cierta incertidumbre en cuanto a la posibilidad de llevarse a cabo la temporada 2020. 

E-mail: opinion.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading

Beisbol

La liga de invierno iniciaría en noviembre, la del Pacífico no está segura; no se pudo salvar la liga de verano

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Como ya se veía venir, aunque hasta el último momento se esperó un milagro y que se pudiese salvar la temporada 2020 de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en primavera-verano, la realidad es que se presentaron no pocos imponderables que hicieron imposible seguir con los planes de tener una campaña aunque fuese acotada y finalmente se optó por cancelar en definitiva la temporada 2020.

El panorama no es muy diferente para la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en otoño-invierno, que si bien cuenta quizá con un poco más de tiempo puesto que su circuito en el papel debiese arrancar en octubre, aunque es un hecho que se postergará por lo menos a noviembre, los hombres de pantalón largo que toman las decisiones deben estar observando las señales de alerta que se han encendido a fin de evitar se tenga que llegar al extremo de verse también obligados a cancelar la temporada 2020-2021, que significaría un duro golpe para la gran afición mexicana al rey de los deportes.

No hay muchos culpables que buscar, todos sabemos que la pandemia por el SARS-CoV-2 que ha dejado muerte, enfermos, desempleo y economías destrozadas en alrededor de 200 países, no tuvo mayor reparo en provocar daños también en el deporte espectáculo.

La LMB, al igual que la mayoría de las ligas en los diferentes países, se vio obligada primero a reprogramar el inicio de la campaña 2020, pero al carecer de los soportes económicos de los que que sí gozan en otras latitudes en donde los clubes pueden prescindir de los ingresos por taquilla y jugar sin público en sus tribunas, en el circuito estival mexicano, solamente acaso dos clubes; Diablos Rojos del México y Sultanes de Monterrey, podrían haber solventado esa situación, no así el resto de los conjuntos que requieren de dicho recurso y el de los consumos y venta de productos y servicios durante los juegos para sobrevivir puesto que les representa alrededor del 70 por ciento de sus ingresos, razón por la cual tras una serie de reuniones y análisis entre autoridades de salud, de Minor League Baseball (MiLB) y los dueños de los equipos del circuito, se llegó a la determinación de cancelar en definitiva, toda vez que no cedió el problema sanitario.

Nos debemos al beisbol y tenemos el firme objetivo de poner en marcha las actividades de nuestro deporte, no obstante, a la fecha no se estima que existan las condiciones que garanticen la integridad de nuestros aficionados, jugadores, miembros de los cuerpos técnicos, umpires y la plantilla de colaboradores”, explicó la LMB en un comunicado.

Después de dar a conocer tan lamentable noticia en el marco del 95 aniversario de la LMB, los propietarios de los clubes tendrán que empezar a trabajar los protocolos para la próxima temporada y con una reingeniería que les permita generar mejores condiciones al deporte Rey y a la noble afición, tal como lo han prometido y seguramente vendrán cosas muy buenas en el futuro cercano. 

Ahora bien, la cancelación del béisbol veraniego mexicano debe provocar urgente atención a los jerarcas de la LMP, pues las proyecciones no son muy alentadoras en el tema sanitario y es posible que la pandemia no ceda aún para octubre o noviembre, cuando se esperaría el arranque de la temporada 2020 de la liga de otoño-invierno.

Y es que, si en Ligas Mayores no hay una garantía absoluta en cuanto a que iniciará la temporada en alguna fecha posible entre el 23 o 24 de julio, justo porque se depende del comportamiento de la pandemia, con mayor razón debe advertirse el severo riesgo en relación a problemas para el inicio de la Liga Mexicana del Pacífico que se había elucubrado podría iniciar en octubre como tradicionalmente ocurre, pensando en que la pandemia estaría controlada para julio, pero la realidad es que no es así y no estamos siquiera cerca de ‘aplanar la curva’ como dicen los expertos epidemiólogos. 

Así que podemos dar por descartado un arranque en octubre y empezar a pensar en noviembre, quizá con un aforo reducido, aunque como ya se dijo, al igual que prácticamente todas las ligas beisboleras del mundo, se estaría sujeto al tema de salud y dado que es de todos conocido que la LMP, al igual que la liga estival no podría sobrevivir sin público o escasa presencia de aficionados en los parques de pelota, (salvo quizá algunos clubes como Charros, Tomateros y Sultanes), hasta en tanto no haya avance sólido en el control de la pandemia el riesgo está latente de aplazamiento e incluso cancelación de la campaña 2020-2021 de la Liga Mexicana del Pacífico. 

Sabemos que el pasado martes 30 de junio los hombres de pantalón largo de la liga invernal celebraron asamblea, aunque no trascendió se hubiese llegado a algún acuerdo en torno al calendario ordinario para la campaña 2020. No obstante, ha trascendido se volverán a reunir en los próximos días y de este nuevo encuentro se espera comiencen a delinear ahora sí tanto el calendario que seguramente contemplará varios jornadas dobles, así como los protocolos adecuados y estrictos para convencer a las autoridades de salud en la entidad de de que se puede iniciar la campaña con la presencia de aficionados en la tribuna aunque sea un aforo reducido. 

El tema es que la cancelación de la campaña 2020 del béisbol veraniego mexicano debe provocar urgente atención a los jerarcas de la LMP, ya que no se debe soslayar el hecho de que las proyecciones de especialistas epidemiólogos no son muy alentadoras en el tema sanitario y es posible que la epidemia continúe causando estragos hasta fin de año.

Y toda vez que evitar la mayor cantidad de contagios es una parte fundamental del trabajo que realiza la Mesa de Salud del Gobierno del Estado, la LMP debe estar preparada para cualquier determinación, sabedora de que la posibilidad de jugar sin público estaría prácticamente descartada.

Otra tarea en la que deben comenzar a trabajar desde ahorita los dueños de los equipos y quienes manejan la liga, es en tratar de amarrar a jugadores que están en rosters de ligas mayores tanto en la Major League Baseball (MLB) como en los circuitos de oriente (Japón, Corea y Taiwán), de forma tal que se pueda traer a peloteros que resulten atractivos para la fanaticada aún sea para que los cotejos sean vistos en transmisiones por televisión. 

Esperemos pues que mejore el comportamiento de la pandemia que finalmente será la que marcará la pauta a seguir en cuanto a si es posible jugar en estadios con presencia del público para que aún sea con poco aforo podamos tener béisbol en los parques de pelota, o si se tendrá que seguir el mismo camino de la liga veraniega y cancelar, lo que evidentemente es lo menos deseable pero una posibilidad que amenaza seriamente el juego en la liga de invierno.  

Por otra parte, hay voces que hablan de que Pericos de Puebla, de la LMB, planea realizar un circuito de invierno con otros tres clubes de la liga que arrancaría el 10 de octubre en el estadio “Hermanos Serdán”, con los jugadores que no tengan cabida en la LMP. Habrá que esperar a conocer más información, pero por ahora, es una posibilidad que al parecer está tomando forma en la Angelópolis.

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Pin It on Pinterest

Privacy Policy