Connect with us

NACIONALES

Crisis en el Tribunal Electoral: Tolvanera electoral, mareo ciudadano recurrente

Publicado

el

Opinión, por Pedro Vargas Avalos //

Vaya que la materia electoral se ha tornado en un verdadero mareo, un fastidio ciudadano recurrente porque, un día sí y otro también, da mucho que pensar, lo que hace muy factible se pueda llevar a cabo una reforma de fondo en tal tópico, a efecto de evitar trastornos a la vida nacional.

Tanto los organismos máximos del ramo (Instituto Nacional Electoral -INE- y el Tribunal Electoral de la Federación -TEPJF o Trife-) en los asuntos que regentean, llámese comicios, consultas o revocación, así como la conducta de sus miembros (consejeros y magistrados, incluyendo algunos funcionarios de ambos cuerpos), no dejan de originar noticias perturbadoras. Ahora se han lucido cinco magistrados con el “madruguete” que dieron al presidente del TEF (José Luis Vargas Valdez), a quien ya se le traía de boca en boca por sus manejos económicos sospechosos, a tal grado que se le apodó como “magistrado billetes”.

Sobre este tema del albazo, (que propició hubiese dos presidentes del Trife) informó el diario Contrapeso Ciudadano, del 4 de agosto pasado: “Luego de que 5 magistrados determinaron la salida de José Luis Vargas de la presidencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), estos mismos magistrados votaron en favor de que sea el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, quien deseó la muerte de AMLO, el nuevo titular del TEPJF”.

Debemos recordar (como lo hizo AMLO en la mañanera del jueves 5) que el magistrado del TEPJF, Reyes Rodríguez, publicó vía twitter el 5 de octubre de 2020: “Ojalá ya se muera ese viejo culero de Palacio Nacional”. Esto le provocó una avalancha de críticas en las redes sociales, ocasionando que el magistrado dijese que lo habían hackeado, para luego borrar la ocurrencia y presentar una denuncia.

La esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Muller, manifestó: “Nadie debe desear la muerte, la enfermedad, el mal ni la ruina de nadie. Todos deberíamos anhelar la paz para el prójimo y que este Otro se encuentre rodeado de amor de modo que nunca tenga la tentación, ni de broma, de quemar vivo a quien no piensa como él”. Seguramente eso de quemar vivo, lo dijo la señora de AMLO, aludiendo al escritor Francisco Javier Moreno, quien , confesando sus hígados, expuso ante el derechista Pedro Ferriz: “propongo, que si se pudiera regresar a la época de la inquisición, yo colgaba a cada uno, no colgaba, quemaba vivo a cada uno de los morenistas en el zócalo capitalino”.(Aristegui noticias, 3-oct-2020).

El ultrapanista, Fernando Belaunzaran, salió luego en defensa del susodicho magistrado y publicó un mensaje dirigido a Jesús Ramírez Cuevas, Coordinador General de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República, acusándolo de mandar: “a toda su caterva de fanáticos, trolls y bots a lanzarse contra el magistrado Reyes Rodríguez, a sabiendas que le hackearon su cuenta”.

Todos esos personajes del Trife, (lo mismo se puede decir del INE) son producto del nocivo sistema de cuotas con que se integran los organismos dizque “ciudadanos” o simplemente autónomos, que tanto han proliferado en los tiempos modernos, y que en general han sido solo refugio de políticos o rancios burócratas, que desde luego actúan de acuerdo a sus protectores, haciendo a un lado los objetivos sanos que fundamentaron la creación de esas instituciones.

Al respecto debemos tener presente que en 2016 se amplió en 4 años los períodos de varios magistrados, por lo que ahora concluirán sus ejercicios en 2023 y 2024. Como en ese entonces no había mas chicharrones que los del PRIAN y su comparsa de restos perredistas, pocos medios y comentócratas los criticaron. En cambio, ahora, con la ampliación de dos años al período del presidente de la Suprema Corte de Justicia (quien en buena hora anunció su rechazo), papel faltó para imprimir las impugnaciones por parte de los simpatizadores del antiguo régimen, y por consiguiente ásperos adversarios de la Cuatro T.

La magistrada Janine M. Otálora Malassis, fue electa en noviembre de 2016 presidenta del TEPJF, pero con el cambio de administración federal, ante amagos de denunciarla y tras difíciles decisiones (como el caso Puebla de la finada gobernadora Martha Erika Alonso, que ella apoyó) generadoras de crisis en el tribunal, presionada renunció en principios de 2020 declarando: “hoy, la vida institucional de México vive una nueva época y el Tribunal Electoral como órgano del Poder Judicial de la Federación debe saber adaptarse a los cambios”. El promotor principal de su dimisión fue el magistrado José Luis Vargas.

Concluido el período de cuatro años de la renunciante, por el magistrado Felipe Fuentes Barrera, sorpresivamente el Licenciado Vargas Valdez fue electo en noviembre retropróximo, para un período que la Constitución precisa es un cuatrienio. Y no se prevé revocación constitucional, salvo la renuncia. En consecuencia, el nuevo supuesto titular del TEPJF, Reyes Rodríguez Mondragón, asume un borroso futuro legal, a lo que debemos agregar la enorme cantidad de adversarios que tiene por su trayectoria filopanista, pues se forjó con Fox y Calderón, protegido siempre de Roberto Gil Zuarth, (calderonista distinguido, amagado de ser judicializado por cuestiones pecuniarias). En el itinerario de Reyes Rodríguez, están dos lances sugestivos: el 28 de octubre de 2016, el actual primer mandatario era líder de MORENA, y la elección de Zacatecas-ganada por su partido- llegó a la Sala Regional Electoral de Monterrey: el magistrado había redactado un boceto para convalidar la elección, ante lo que fue llamado a la Secretaría de Gobernación (junto al senador Roberto Gil Z., mecenas del magistrado) y allí se le instigó para trocar ese proyecto, a cambio se le haría Magistrado del Trife; así lo hizo y enseguida fue nombrado miembro del alto tribunal electoral. El segundo evento, es haber votado a favor del fallido partido México Libre de Margarita Zavala; con esos actos, es evidente que delata sus querencias.

Ante la rebelión sucedida y su especie de “golpe” (que sirvió eficazmente Janine Otálora, como denotando revanchismo), el presidente de la JUCOPO (Junta de Coordinación Política del Senado), Ricardo Monreal, expresó que el Senado y la Corte “debemos actuar de inmediato para atender y dar cauce a lo que hoy (4 de agosto) ocurrió. Evitemos una crisis constitucional…”. La Suprema Corte (el Trife es parte del poder judicial) vía su presidente, ya recibió a los magistrados golpistas, y el defenestrado dirigente del Tribunal, dijo acudiría a la Corte.

Por su lado, el PAN ripostó: nadie debe intervenir, el Tribunal no tiene jefe, y MORENA lo que busca es llenar de aliados al Trife, enfatizó Damián Zepeda. Sin embargo, para Andrés Wainstein, analista de La Política Online, “El Tribunal Electoral es el primer foco de un incendio que apenas levanta sus primeras llamas”, en lo que tiene razón, porque ciertamente en este embrollo debe haber un instigador, todo agravado porque como afirmó el representante de la Corte, Arturo Zaldívar: “El Consejo de la Judicatura no tiene facultades constitucionales ni legales de disciplina y vigilancia sobre el TEPJF. Es una anomalía en el diseño institucional que debe corregirse si se quiere un combate serio en contra de los abusos, de la corrupción y de la impunidad.” (Twitter, 21-jul-2021).

El otro frente crítico, ya percibido desde hace dos años, es la integración y funciones del INE, donde su dirigente (Lorenzo Córdova) y su brazo derecho (Ciro Murayama) han sido verdaderos dolores de cabeza para la Cuatro T, y para varios partidos, incluyendo los malestares de Movimiento Ciudadano y el Verde, multados por dicho organismo.

De allí que AMLO esté decidido a plantear una iniciativa para transformarlo, pues afirmó el 5 de agosto: “la verdad es que hay una situación de crisis en el Tribunal Electoral, una descomposición; de ahí la necesidad de reformar tanto el INE como el Tribunal Electoral”, este de plano, dice el primer magistrado, fue hecho como un “Frankenstein” por los prianistas, ya que siendo parte del Poder Judicial, este no tiene atribuciones para intervenir en sus crisis, lo que suscita que siga prevaleciendo la partidocracia que los forjó.

Así pues, la actitud contumaz de los miembros del TEPJF y del INE, sembrando vientos y levantando tolvaneras recurrentes, se ha granjeado miles de objeciones y con ello, generado la idea de que se reforme todo el entramado electoral, siendo la meta erradicar el espurio procedimiento de cuotas para su integración, anticipando fórmulas para prevenir situaciones como la actual, ciñendo a las dos instituciones y sus funcionarios, a la rendición de cuentas, a la austeridad republicana y sobre todo, a priorizar el esencial objetivo de afianzar la vida democrática de los mexicanos. Este fin es lo que no ha sucedido en el presente lío del Trife, pues estando pendiente concluir el proceso electoral del 6 de junio, que incluye la integración de la Cámara de diputados federal, resolver las impugnaciones en la elección de gobernadores y en general validar tales comicios, los señores magistrados prefirieron atender sus disensiones internas y con desdoro de su deber como jueces constitucionales, provocaron tener en vilo a la nación.

Todo lo aquí comentado, confirma la idea de llevar a cabo una reforma integral, con la participación de toda la ciudadanía, a efecto de realmente perfeccionar las instituciones electorales, lo que permitirá afirmar cada vez más, el modo de vida democrático que la Constitución previene debemos de cultivar todos los mexicanos.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

La quimera del bienestar: La promesa del fondo de pensiones

Publicado

el

Crónicas de Pacheco, por Daniel Emilio Pacheco //

El tablero político de México, ese ajedrez implacable donde los peones y alfiles tejen estrategias de cara a elecciones y futuras jubilaciones, se encuentra nuevamente al centro de un huracán político y financiero: la creación del Fondo de Pensiones del Bienestar, promovido por Morena bajo la batuta del siempre carismático presidente Andrés Manuel López Obrador.

La propuesta, envuelta en la seda de la solidaridad y el bien común, promete un paraíso pensionario a trabajadores afiliados al IMSS y al ISSSTE, dos gigantes que resuenan en el imaginario de la seguridad social en México.

Sin embargo, la realidad, como un diablo en los detalles, sugiere una narrativa menos optimista. Los fondos prometidos, esa garantía de 40 mil millones de pesos provenientes de cuentas inactivas de trabajadores de avanzada edad, palidecen ante la necesidad colosal de 1.5 billones de pesos anuales requeridos para cubrir las pensiones prometidas a unos 25 millones de empleados. ¿No es acaso esta una promesa tan frágil como las hojas de otoño?

En un gesto que rozaría lo desesperado, diversas fuentes de financiamiento han sido sugeridas: desde las ganancias de proyectos faraónicos como el Tren Maya y el Aeropuerto Felipe Ángeles, hasta los remanentes de entidades paraestatales y adeudos públicos. ¿Pero qué certeza existe de que estos fondos estén disponibles cuando las hojas del calendario caigan en el momento de pagar las pensiones?

El esquema propuesto parece un mosaico de aspiraciones y fondos contingentes, donde la certeza financiera brilla por su ausencia. La diputada Ivonne Cisneros y el diputado Ignacio Mier, ambos estandartes de la propuesta, han hablado con la confianza de quienes ven tierras fértiles en el horizonte, pero los expertos y la crítica advierten que el terreno podría estar minado de desafíos insuperables.

España, un modelo a seguir en materia de pensiones, ofrece una tasa de reemplazo del 80% del salario, sustentado por contribuciones significativas tanto de empleadores como de trabajadores. En contraste, México aporta apenas un 9%, y los trabajadores, un mínimo del 1%. ¿Cómo se espera entonces alcanzar un ideal del 100% con aportaciones tan modestas?

El secretario del Trabajo, Marath Bolaños, -sí, aunque usted no lo crea hay quien cobra como secretario del trabajo en México- ha sugerido que recursos incautados y parte de las utilidades de empresas estatales podrían abonar al fondo. Aun así, las sombras de la duda se ciernen sobre la viabilidad de estas fuentes, con críticos como Rolando Silva Briceño, de la Comisión Técnica de Seguridad Social del Colegio de Contadores Públicos de México y Carlos Ramírez, expresidente de la CONSAR, apuntando a las lagunas y los riesgos de depender de recursos que bien podrían no materializarse.

Este enfoque disperso y fragmentado hacia el financiamiento revela una estrategia más de emergencia que de planificación a largo plazo. La opacidad en el manejo y asignación de los fondos sólo añade incertidumbre a un sistema que debería caracterizarse por su previsibilidad y solidez.

A la sombra de esta propuesta se teje también una trama de urgencia electoral, percibida por observadores como un intento de ganar el favor popular sin un plan robusto que asegure la sustentabilidad financiera a mediano y largo plazo. Los trabajadores mexicanos, en su justa demanda de seguridad en la vejez, podrían encontrarse en un laberinto burocrático para reclamar derechos que, por ley, les corresponden.

El debate, enriquecido por contribuciones de instituciones como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), llama a una evaluación meticulosa y basada en evidencia. Se pide a los legisladores un diálogo abierto y constructivo, imperativo para garantizar que las decisiones tomadas hoy no se conviertan en las cadenas del mañana para las finanzas públicas y la dignidad de los trabajadores al final de su vida laboral.

En este escenario, lleno de promesas y sombras, el Fondo de Pensiones del Bienestar se perfila como una criatura mitológica: imponente en la narrativa, pero esquiva en la realidad tangible. La esperanza de jubilaciones dignas se entreteje con el temor de que la realidad no cumpla con las promesas hechas en tiempos de campaña.

Mientras tanto, la oposición y los expertos señalan que la propuesta podría estar más orientada a cosechar votos que a sembrar las bases de un sistema pensionario robusto y equitativo. La crítica no es menor: se alega que el plan puede llevar a un incremento de la presión fiscal sin resolver de manera fundamental las deficiencias estructurales del sistema de pensiones actual. La preocupación es palpable: ¿se está comprometiendo el futuro fiscal del país a cambio de un beneficio político inmediato?

La falta de claridad en la operatividad del fondo y la indefinición de los mecanismos para la devolución de recursos son talones de Aquiles que podrían desmotivar a los trabajadores a ejercer su derecho a reclamar los ahorros que, con esfuerzo, han acumulado durante años. La posible complicación administrativa, largos tiempos de espera y trámites excesivos podrían ser un calvario para aquellos que se aventuren a reclamar lo que es legítimamente suyo.

El análisis no termina en la crítica: el Instituto Mexicano para la Competitividad y otras voces autorizadas sugieren que la propuesta requiere un replanteamiento profundo. Se advierte sobre el riesgo de que los recursos del fondo sean insuficientes y de que las aportaciones gubernamentales adicionales necesarias distraigan fondos de áreas cruciales como educación, salud y seguridad.

La posible expropiación de cuentas inactivas, aunque negada oficialmente, sigue siendo una sombra que planea sobre la iniciativa, aumentando la desconfianza entre los trabajadores y sus beneficiarios. Las figuras prominentes en la defensa del fondo, como Carlos Ramírez y Abraham Vela, ex presidentes de la CONSAR, reiteran que, aunque la propuesta no constituye una expropiación directa, la manipulación de cuentas inactivas sin una estrategia clara es una maniobra arriesgada y potencialmente injusta.

En conclusión, el Fondo de Pensiones del Bienestar, aunque noble en su intento de proporcionar una jubilación más generosa para los trabajadores mexicanos, se enfrenta a un mar de incertidumbre y escepticismo. Requiere un debate transparente, amplio y fundamentado en análisis financieros sólidos de esos que no sabe, ni le gusta hacer a la 4T.

Los trabajadores de México merecen un sistema de pensiones que no solo sea generoso en su retórica, sino eficaz y justo en su implementación. La verdadera medida del éxito de esta iniciativa será si puede pasar de las palabras a los hechos sin sacrificar la estabilidad económica ni la equidad social. Hasta el momento, no se ve cómo.

En X @DEPACHECOS

Continuar Leyendo

NACIONALES

Segunda llamada

Publicado

el

Opinión, por Miguel Ángel Anaya Martínez //

A inicios de este mes se llevó a cabo el primer debate presidencial, un ejercicio poco esperado y poco visto por los votantes mexicanos. Como suele suceder las candidatas punteras se enfrascaron en descalificaciones y señalamientos y mostraron poco de sus propuestas para mejorar la situación del país, por su parte, Jorge Álvarez Maynez, con una sonrisa un poco extraña, a diferencia de sus redes sociales mostró una imagen apagada.

Los debates que deberían tener la función de comparar ideas, mostrar planes, proyectos, conectar con las y los ciudadanos, se han convertido en un show donde los candidatos que se saben abajo suelen atacar al que va a la cabeza en las encuestas.

A pesar de que la mayoría de los mexicanos son ajenos a dedicar dos horas de su día, (generalmente domingo), a escuchar propuestas de personajes que no conocen ni desean conocer, los resúmenes informativos y los videos de Tik-Tok son seguidos y replicados por bastantes ciudadanos.

Lo que vimos en el debate del 7 de abril, fue a una Claudia Sheinbaum segura, preparada y tranquila de que a pesar de tener muchos señalamientos a su gestión y a la administración federal que promueve, sigue arriba en las encuestas y parece que sus seguidores continuarán fieles a su causa. Su principal contrincante no lo encuentra en los partidos o candidatos, sino en la posible alta participación ciudadana del próximo 2 de junio.

Por su parte, Xóchitl Gálvez, mostró una imagen contrariada, parece que la sobreasesoría a sus gestos, imagen personal y lenguaje corporal pesaron más de lo que ayudaron, no fue ella misma y se notó. Los partidos de oposición se decantaron por Xóchitl porque es una persona fresca, sin señalamientos y eso venía a avivar la esperanza de poder refrescar la muy dañada imagen del PRI y del PAN, sin embargo, es claro que le cuesta desmarcarse de los partidos, se encajona cuando le preguntan por Marko Cortés y sobre todo, por “Alito”.

De Máynez, se puede comentar que si bien, presenta propuestas un poco más elaboradas, es notorio que aún no consigue la atención del electorado mayor de 29 años, del ciudadano que solo ve dos opciones para votar y que piensa que decantarse por una tercera vía podría ser equivalente a desperdiciar el voto.

Es de destacar el crecimiento en las redes sociales del zacatecano, desde la jingle de su campaña que ha sido un éxito en las listas de reproducción de México y algunos países más, hasta el click que ha tenido con los jóvenes en las universidades. Aunque Máynez se ve lejos del triunfo, la campaña despunta y podría conseguir una buena cantidad de sufragios con los jóvenes que votan por primera vez y que lo ven como una opción viable o una moda. En México hay 40 millones de posibles electores de 29 años o menos.

Este domingo 28 de abril se llevará a cabo el segundo debate, para Xóchitl, es de las últimas oportunidades para repuntar, es momento de romper cadenas y hacer lo que corresponde.

En sus mismas palabras, expresa que no le han gustado las imposiciones desde la casa de campaña:

En esta campaña he vivido cosas durísimas y quizá la más dura es la que pasó con mi hijo, tengo que decirlo. Y de repente he estado pensando ‘es que la gente no te quiere de huipil, porque una presidenta no puede traer huipil’. He hecho el esfuerzo de traer traje sastre que sí lo uso, pero me incomoda, y creo que en el debate nunca estuve cómoda, la verdad me sentía fingida”.

A pesar de que los debates no tienen la mayor audiencia, lo que se replica posterior a ellos sí influye en el electorado. La participación de las candidatas y el candidato es de las últimas oportunidades para demostrar que son mejores, o al menos dejar alguna frase o concepto contundente que haga pensar al elector que vale la pena tachar su nombre en la boleta.

Si Xóchitl no es contundente en el debate, si Claudia vuelve a tener un día de campo, si Máynez sigue con su tendencia en redes sociales, se ve muy difícil que el resultado pronosticado desde hace meses para la elección presidencial, pueda cambiar.

Continuar Leyendo

NACIONALES

Los roba viejitos

Publicado

el

Conciencia con texto, por José Carlos Legaspi //

Aunque parezca una contradicción, los miembros de la 4ª Transformación imponen leyes, normas y reglamentos no obstante su público rechazo a la Ley. Los legisladores de MORENA se han apropiado de los cuerpos legislativos para legalizar lo que la voz del amo les ordena.

Mientras el Peje vomita ilegalidades cuando de cumplir leyes se trata, sus legisladores se afanan en legalizar lo que en su eterna campaña abominaba de los regímenes “conservadoneoliberales”.

¿Hasta qué punto los “compaleros de partido” del Prejidente deben ser sumisos, dóciles, abyectos?

La iniciativa de ley promovida por MORENA para adueñarse del dinero de las AFORES, de los ciudadanos de 70 años en adelante, es la muestra de que, cuando quieren, las leyes son inapelables, estupendas, magníficas, celestiales incluso.

Cuando las leyes les molestan es porque no les permiten hacer lo que les da la gana; porque son “obsoletas” o, como dicen en su cantaleta, confeccionadas por los conservadores.

Hasta ahora no se sabe con certeza cómo se van a pillar los 40 mil millones de pesos calculados. Mañosamente no se incluyeron mecanismos para obligar a emplearlos en la “cosa pública”; es decir no habrá manera de saber qué se hará con ese dinero; qué Secretaría lo administrará, cómo se repartiría entre las dependencias o los municipios y entidades. La tradicional opacidad de la casa, es la marca en esta “ley robaviejitos”.

No se incluyó ese candado porque lo que la 4ª Transformación necesita urgentemente es dinero. Dinero para la nómina; dinero para el Ejército y la Marina. Pero, sobre todo, urge “para ayer” dinero, mucho dinero, para la campaña de la candidata.

Pero esa huizachada no es contra el dinero “maldito” de los fifís, de los conservadores y de los ricos. Es dinero de la clase trabajadora, de los pobres, pues.

MORENA decidió, vía sus leguleyos, coger el dinero de los ancianos mayores de 70 años. Sin recato, sin pudor, vergüenza ni se diga, MORENA aprobará rapidísimo, con la mano en la cintura, esa medida que, según los expertos en Derecho, es inconstitucional.

Así que la Suprema Cortesana de la Nación tendrá que intervenir de nuevo para restaurar la legalidad en ese rubro. El” piñazo” será duro y a la cabeza. Y el revire hacia la Presidente Piña inmediato.

La esperanza de MORENA está en el tiempo. Si hay tardanza en la reacción para impedir este robo a plena luz del día contra los ancianos, podrán refaccionar sus campañas.

Todo apunta a que se echará abajo esa maniobra legaloide, pero después de las elecciones. Es decir, el gobierno de AMLO tendrá “oxígeno” financiero merced a la “ley robaviejitos”.

¡Ah!, porque cuando se apropie de esos 40 mil millones de pesos no habrá poder sobre la tierra que haga regresarlos a las AFORES.

No pocos “sesentones” están meditando si votan por los “robaviejitos”.

Hay un sentimiento de desilusión, enojo y decepción de este sector social. Seguramente la mano que mueve la cuna de MORENA calculó muy bien el daño que significa esa “expropiación” para los planes a perpetuidad que tienen en mente.

Debe ser muy grande el bache económico del partido en el poder para aventurarse a aprobar la “ley robaviejitos” en plena campaña. ¿Dirá algo al respecto la candidata Sheinbaum? ¿Seguirá con su frialdad -cual paleta de la Flor de Michoacán- y el mimetismo pejista?

¿Cómo aprovechará Xóchitl ese resbalón de MORENA? ¿Hará alguna cancioncita de sonsonete sobre los “robaviejitos” el Máynez?

Mientras tanto, en una región del occidente de México, la lucha del MC por preservar el poder tiene en ascuas a no pocos. Aunque usted no lo crea, Chema Martínez, con toda la mala fama que lo rodea como político, está a tiro de piedra de la candidata de los naranjas, Verónica Delgadillo. Ambos luchan por la alcaldía de Guadalajara. También en Zapopan” el candidato de bien muchos partidos”, Kumamoto, se acerca peligrosamente a Frangie.

Si el MC pierde los principales municipios, Lemus no la pasará muy bien, puesto que alrededor de un 65 o 70 por ciento de los votantes de Jalisco se asientan en el Área Metropolitana de Guadalajara.

Señoras y señores… ¡hagan sus apuestas!

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.