Connect with us

OPINIÓN

Al rescate de un “estado de derecho”

Published

on

Opinión de Isabel Venegas Salazar //

Tratados sobre la socialización de la violencia en las escuelas como un proceso funcional determinante para la descomposición social, ponen de manifiesto un estado de derecho débil, es decir, si no están claras las reglas del juego o no hay quién las haga respetar, cada quien apela a sus propias fuerzas y trata de imponerse; es una forma equivocada de entender la resiliencia, porque en el deterioro de su propia autoestima, el niño se queda sin elementos para posteriormente enfrentar los retos de la vida con éxito.

Esta semana, un buen amigo me hizo la referencia al ensayo de Mario Vargas Llosa, “La civilización del espectáculo”, respecto de mi opinión ante el informe de la CNDH en el que hablaba sobre los linchamientos en nuestro país y su relación con la formación de ciudadanía en las escuelas.

Coincido en que el abaratamiento de la cultura ha tenido mucho que ver con el mercantilismo en casi todos los aspectos de la vida moderna; la mayoría de los cuerpos académicos en el área de investigación sienten un tipo de presión para producir como “a destajo”, provocando una falta de credibilidad a su labor, lo que se ha tratado de resolver empleando mecanismos burocráticos, que tal vez hayan empeorado la situación.

Mi postura no va tanto en el sentido de la producción cultural, ya sea vista como una elaboración social intencionada, o como un evento espontáneo relativo a cualquier interacción en la comunidad. En esta ocasión trato de abordar el tema desde la institucionalidad.

Quiero insistir en este tema porque la trascendencia va en dos sentidos: tanto hace la escuela un ejercicio de entrenamiento para la vida, con la idea de practicar el cumplimiento de normas sencillas para lograr una relación ordenada, como hace evidente en el niño-ciudadano el valor de una institución que representa protección y cobijo.

Si los niños aprenden que “no pasa nada” al violar una regla, por ejemplo, la de respetar a sus compañeros, no solo está haciendo el entrenamiento en el sentido más perjudicial por ser desde los primeros años de vida con conductas repetitivas, sino que además, tarde o temprano él mismo se verá violentado, sin encontrar el amparo que la Institución debería brindar.

En una escuela de la zona metropolitana, un estudiante de secundaria ingresó al plantel con armas blancas. Previamente había hecho amenazas contra su maestra de inglés a través de dibujos, reportes y expresiones verbales. En una ocasión, la profesora le pidió a su grupo de segundo grado que hicieran una actividad en equipo, pero él se negó a participar de ese modo, decidió más bien que lo haría solo. El ejercicio se trataba de llevar a una puesta en escena experiencias de su entorno, obviamente con diálogos en el idioma extranjero.

Pues bien, el chico llegó a exponer una obra con marionetas; en su historia los personajes atacaban a su maestra de inglés hasta matarla; graciosamente para sus compañeros, la muñeca que tenía el papel de la víctima, era una réplica exacta de su maestra, en la vida real.

Las quejas que se presentaron en contra del estudiante que violentaba no solo a su profesora, sino a la mayoría de los compañeros, hicieron que se llamara a los padres de familia, y que se tuviera una breve intervención del gabinete psico-pedagógico para llevar un registro de notas que dieran cuenta del “apoyo” que estaba recibiendo el chico, a fin de que no se diera de baja del plantel. Es decir, un protocolo más reactivo, que preventivo.

Quizá en otros tiempos, o en otras circunstancias político-educativas, la decisión habría sido la expulsión inmediata al ser considerado el hecho como una “falta grave”, pero al igual que el caso de estudiantes que agredieron física o sexualmente a sus compañeros, o que se tiene evidencia de que son responsables en la difusión de imágenes eróticas de sus compañeros, a través de redes sociales; fueron considerados más bien casos que ameritaron de un reporte o de algún citatorio a padres de familia.

Este es un claro dilema: Por un lado, aplicar un reglamento de manera tajante, pone de relieve el cumplimiento de la normatividad para la población estudiantil, pero implica que muchos de los jóvenes que actúan de manera incorrecta se queden sin ser arropados por una institución; contrario a eso, tenemos la oportunidad de albergarlos en las escuelas, restando el valor a la misma, puesto que pierde la valía de ser quien brinda un estímulo y ejemplo para el buen comportamiento social. Ya vemos ahora que en los reglamentos escolares (si es que se tiene la noción de su existencia), casi ha quedado prohibida la palabra “No”.

El INEGI en 2016, reportó a Jalisco como la segunda entidad a nivel nacional con mayor incidencia en violencia escolar, llegando a un índice de 32% de la población encuestada. Para el 2018, el entonces Secretario de Educación, Alfonso Gómez, reportaba una baja en las denuncias de los hechos, y hacía mención de programas que, de la mano con la comisión de Derechos Humanos en el estado, habrían de encaminarse a los temas de suma por la paz, convivencia social y sana relación, en toda la comunidad educativa.

Queda claro que, además de la complejidad por la cantidad de factores que intervienen, también está la complicación de atender a las concepciones y percepciones de la ciudadanía. En muchas comunidades educativas la violencia ha cobrado una figura de normalidad, al punto que las denuncias no se hacen, no solo por la falta de credibilidad en las instituciones de impartición de justicia o por el miedo a represalias, sino porque ni siquiera se consideran actitudes violentas y mucho menos graves. Los chicos tienen frases que aparentan inocencia como “manden -nudes-” o “compartan el pack”, en referencia a enviar imágenes íntimas de algún compañero, acciones que por cierto, ya están tipificadas en el Código Penal.

A fin de cuentas, dos posibilidades están probadas:

  1. Expulsar al niño que viola las reglas, en cumplimiento de una norma restrictiva, obliga también a considerar que en muchos casos lo tomará como premio (ya no se tiene que levantar temprano, ni obedecer órdenes), además de que no enfrenta su carencia en la interacción con el prójimo

  1. Procurar su permanencia en el plantel, implica atender protocolos reactivos que en la mayoría de los casos solo sirven para documentar, generando una carga administrativa más para los docentes, y que van apuntando a la instalación de conductas anti-sociales, como “normales”

La sugerencia es que se integre a los niños a tareas de participación más activa, labores que le lleven a la reflexión de su importancia y trascendencia en el entorno social, así como las consecuencias de sus acciones, aunque también habría qué involucrar a los padres de familia con el mismo rigor de compromiso, instaurando simultáneamente en los colegios, mecanismos formales de detección temprana de situaciones de riesgo, para que sean atendidas con programas de diseño desde un pensamiento sistémico.

En su mayoría, los que estamos frente a grupo, docentes, directivos y prefectos, formamos parte de esa última generación de niños que fueron regañados por sus padres, y que ahora son regañados por sus hijos, pero tanto en la casa como en la escuela la situación parece ser la misma, a la hora de enfrentar situaciones de esta magnitud, los padres le reclaman a los maestros y los maestros a los padres, la falta de formación en valores.

¡No, es NO! Discute tu reglamento escolar, el del coto de tu fraccionamiento, el de vialidad; pero una vez instituido, aprobado por la mayoría (porque seguramente por unanimidad, nunca lo será), ¡A cumplirlo señores!, a asumir la legalidad cueste lo que cueste, sabiendo que en el orden y en el respeto a la norma se vive mucho mejor que en la “rebeldía sin causa”, para eso están las películas y son solo diversión de un rato, para la vida está la escuela.

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail: isa_venegas@hotmail.com

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

  1. Profesor Anonimo

    24 junio, 2019 at 9:35 am

    Lamentablemente así es ya en todas las escuelas. Pues cierto números de reportes leves hacen uno grave o tantos graves uno muy grave y tantos muy graves la expulsión. Y no vemos como instituciones educativas q si tenemos las evidencias en nuestras manos podemos darle fin a esta situación haciendo responsables a los padres. Pero que pasa? Q como institución tampoco conocemos nuestros reglamentos y es por esto que hacemos tanto “protocolo” q yo llamaría pancho. Es por eso q ahora nuestros alumnos toman sus propios medios para ponerse en paz simplemente porque…así, literal lo dicen no nos hacen caso.
    Ahora que pasa cuando el maestro es acosado? En vez de también recibir apoyo de nuestras autoridades nos dan la espalda. Porque resulta que somos nosotros los que debemos cambiar nuestra conducta para que el alumno cambie.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

¿A qué político le importan los desaparecidos?

Published

on

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

¿De qué tamaño es la tragedia de los desaparecidos en Jalisco?

En esta edición se publica la entrevista al arquitecto Carlos Orozco Santillán, maestro de la Universidad de Guadalajara, con larga militancia en movimientos sociales y quien fuera candidato a la gubernatura de Jalisco en la elección pasada que ganó el ingeniero Enrique Alfaro Ramírez.

De los diversos señalamientos críticos que presenta el arquitecto Orozco Santillán, destaco una frase que les comparto y que como sociedad debería llevarnos a la reflexión y a la acción:

Somos el territorio número uno de desaparecidos en el mundo (se refiere a Jalisco), tenemos un pendiente muy importante que atender, no puede seguir creciendo, debe atenderse a las familias que reclaman información”.

En efecto, el tema de los desaparecidos y las fosas clandestinas en las que se han localizado más de 400 cuerpos este año, muchos de ellos desmembrados, nos convierte a Jalisco en el primer lugar nacional en desapariciones.

¿Somos líderes mundiales como lo apunta el arquitecto Orozco Santillán?, lo desconozco, pero en caso que no lo fuéramos como región, seguramente estaremos en el top ten y peleando los primeros lugares.

AQUELLA REUNIÓN DE ALFARO

Hace diez meses abordé el tema de los desaparecidos en este mismo espacio e hice referencia a los datos que dio a conocer el Gobernador Alfaro ante familiares de personas que son buscadas desde hace años, meses, semanas y días.

Durante la reunión del Gobernador Alfaro con familiares de desaparecidos, aceptó que en esos primeros diez meses del 2019 habían desaparecido en Jalisco más de cuatro mil personas, de las cuales poco más de dos mil ya no regresaron a sus casas y seguramente son los que se han localizado en esas fosas clandestinas y que forman parte de esos 1,500 cuerpos sin identificar que tienen hasta el tope al Semefo.

Se han hablado de muchas cifras, pero la verdad es que el tamaño del problema es que nos faltan 7 mil 117 personas. Esa es la realidad oficial. No puedo hablar de cifras negras, serán seguramente más pero éstas son las denuncias que tenemos y que podemos poner a disposición de los jaliscienses”, expresó el Gobernador Alfaro.

EL SEMEFO REBASADO

Durante la semana pasada se dio a conocer el lamentable estado en que se encuentra el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, que acumula 1,550 cuerpos sin identificar y exhibe la incapacidad de nuestras autoridades ante el problema de violencia e inseguridad, dedicándose simplemente a administrar el problema, ante el dolor que envuelve a los familiares víctimas de esta descomposición social que vivimos con instituciones inútiles a juzgar por los hechos, y todavía vemos a nuestros gobernantes que ignoran o minimizan el problema, cuando se les llena la boca para decir que “vamos bien”, porque disminuyeron los delitos patrimoniales, en gran parte al bajar la movilización que obligó la pandemia de Covid, más que por las estrategias ideadas e instrumentadas por nuestras autoridades de gobierno.

¿DE QUÉ NIVEL ES LA RESPUESTA?

Cuando nuestras autoridades son cuestionadas sobre la crisis de desaparecidos que se vive en Jalisco, de que el Estado es líder en fosas clandestinas y cadáveres localizados sin identificar, la respuesta es ‘porque aquí sí se trabaja’, ‘aquí sí son buscados’ a diferencia de otras entidades en las que se hacen pato.

Aceptando sin conceder que así fuera el caso, el tema de fondo es que nadie debería de desaparecer, la excepción debería ser algún caso de desaparición, pero cuando son cientos cada mes y miles cada año, es que tenemos un gobierno que no funciona, que no cumple con su tarea fundamental de darnos seguridad a nuestras cosas y a nuestras vidas, lo que no sucede.

HABRÍA QUE HACER UNA REVISIÓN

Con el señalamiento que presenta el maestro Carlos Orozco, somos el número uno a nivel mundial en desaparecidos, pero la atención del gobierno no es de esa magnitud. ¿Y saben porqué? Los desaparecidos no dan votos, es la razón que no es tema para ellos, menos para hacer videos y estar informando en las redes sobre las desapariciones de las personas.

Tan no les preocupa el tema que nombran a funcionarios sin trayectoria ni conocimiento en estas áreas, como el más reciente del Coordinador de Estrategias de Seguridad del Estado, Ricardo Sánchez Beruben.

La ineptitud está explicada por la realidad. Los mejores hombres y mujeres no forman parte del equipo de gobierno. Y podríamos referirnos a la corrupción e infiltración de la criminalidad en estos organismos de procuración de justicia, que es otra de las causas, que tengamos un gobierno que no protege a la sociedad ante el accionar de los malosos.

Mientras tanto, el calvario de los familiares de las víctimas se seguirá manifestando, Casa Jalisco, convertida en fortaleza, seguirá recibiendo decenas de manifestaciones exigiendo que se investigue la desaparición de un ser cercano o que haya justicia, que se convierte en un grito que ahoga la oscuridad.

Continue Reading

JALISCO

Entre el populismo federal y el protagonismo estatal: Bioética en tiempos de COVID-19; los muertos sin color ni partido

Published

on

Por Omar Becerra Partida //

Podrán existir, muchas definiciones de Bioética a nivel doctrinal, pero, para nosotros es más sencilla entenderla como la congruencia ante las ciencias de vida, porque la Bioetica no es solamente para las ciencias de la salud sino para todas las demás, como se utiliza en Europa, que hasta en sus gobiernos existen comités de Bioética.

Ahora en la pandemia del COVID 19, nos hemos dado cuenta que con el transcurrir del tiempo, las comisiones de bioética tanto del estado como a nivel federal, no han hecho una labor adecuada frente al problema de salud tan grave que tenemos.

Vimos renuncias y un silencio muy incómodo, para los que se dicen ser jefes y líderes políticos en este sentido, en la doctrina se conoce como Biopolítica, que en pocas palabras es la creación de políticas públicas respetando la vida del ciudadano y no los intereses del estado sobre los del ciudadano, pero quizá sea tema de otra conversación.

En este orden de ideas, entre el populismo federal y el protagonismo estatal de los políticos que nos gobiernan aumentan cada vez más el número de muertos.

Vemos una gran telenovela a nivel estatal y una serie de decisiones mal tomadas desde el principio que se está llevando al pequeño comerciante entre los pies y por ende a su quiebra, como ellos mismos refieren: si no nos mata el virus, nos mata el hambre.

Es de todos conocido que los pequeños negocios, estén cerrados, mucho quebraron y el nivel de desempleo es muy alto.

A nivel federal también observamos, cortinas de humo, como la rifa de un avión, los chivos expiatorios de anteriores gobiernos, etc.

Viendo el panorama de quien nos gobierna, nos queda la duda ¿Dónde está la Bioética?

Que, en otros países, ha servido para sacar adelante a su población y por ende dejar en alto a su gobierno.

En cuestión de ciencia observamos, que solo estamos esperando a que otros países encuentren la vacuna, y nos ponemos a pensar qué pasa con todos esos investigadores de universidades públicas y privadas, que tanto presumen su categoría en el mundo elitista del científico mexicano.

La población mexicana en general, está en la completa incertidumbre y cómo no, ya que ni los dejan trabajar y mucho menos se les brindan apoyos fiscales, y financieros para salir adelante, ojo, un crédito a plazos no es un apoyo.

Muchos de los ciudadanos se anotaron en las listas, de apoyos y jamás llegaron, según sus testimonios.

Estamos frente a la deshumanización de la política, será entonces que la Bioética mexicana, está en pañales, en nuestro país, ya que pocos han alzado la voz en este problema de salud pública.

Grandes despilfarros del estado en esta pandemia han creado en la población una incredulidad magnificada en todos sus sentidos.

Pruebas rápidas en donde según los expertos detecta no exactamente al virus del COVID 19, sino a todos los tipos de coronavirus que existen.

Los especialistas forenses molestos porque no se les permitió desde un principio abrir cadáveres, y darle solución a un problema ya extendido.

Un virus mutado, según los expertos en laboratorios y según la OMS, solo dado en la naturaleza, pero curiosamente a penas se presentó en la actualidad y no anteriormente.

Un virus con una mortalidad del 0.1 por ciento según los expertos y publicado en The Lancet, una revista con un factor de impacto muy importante a nivel mundial.

Una serie de problemas que observamos hoy en día que los científicos han dado paso a que los políticos lo manejan, bien lo decía uno de los editores en jefe de The Lancet, la ciencia esta dormida ante la política mundial.

¿Será entonces que el virus es biológico y la pandemia política?, como se ha mencionado en el mundo científico

Volvemos al punto de nuestro escrito: ¿Dónde está la Bioética en Mexico? Vemos que nuestros especialistas en ciencias de la salud, han sido atacados, disminuidos, y hasta humillados tanto por la población como por nuestro gobierno.

El problema de salud en México tiene décadas, desde el charrismo sindical hasta plazas compradas.

Curiosamente todo es culpa de la población, su diabetes, su sobrepeso, su hipertensión etc. Pero a una población como la nuestra hay que educarla y guiarla, recordemos que el nivel de educación es bajo, según los expertos es de nivel secundaria.

¿Será realmente culpa de la población o de los grandes corporativos alimenticios en el país?

En fin, eso será un tema discusión del experto en nutrición y salud pública.

Como propuesta creemos que la congruencia que se podría tener entre bioetica y gobierno, sería una gran arma frente a esta pandemia y las que siguen.

Porque tenemos problemas de salud pública actualmente muy graves como el consumo de drogas en la población que el estado no ha podido erradicar en ningún sentido y que la bioetica podría ser parte de la solución al mismo.

Miles de ideas se nos vienen a la cabeza de como la Bioetica podría ser una de las principales soluciones para esta pandemia.

Creemos firmemente que la política y la bioética podrían ser grandes aliadas en este problema tan grave que enfrentamos y nuestros mandatarios ha minimizado sus costos.

La grave crisis económica en el país desde antes de la pandemia se ha reactivado casi lo doble, el país está pasando por una evolución de sangre muy dolora, para todos.

Es momento de darle al país y al estado una dosis de bioética, para estar mejor todos, suena muy Kantiano nuestro escrito, pero ha funcionado en el primer mundo este apoyo entre todas las fuerzas para salir delante de este problema que nos está agravando a todos en el país.

Para finalizar este pequeño análisis, nos damos cuenta que la ética y la bioética serian la mejor solución a este problema y no solamente a éste, sino a todos los que se nos presentan con regularidad en nuestra vida cotidiana, tenemos que salir de esto a pesar de nuestras autoridades.

Continue Reading

JALISCO

La militancia recupera el control del PRI

Published

on

Por Alejandro Moreno // 

“Alito está concentrando las decisiones”, “se otorgan poderes supremos al líder nacional”, “se busca imponer candidatos y alianzas”, “se erigió en el gran autócrata”, “pone al PRI al servicio de la 4T”.

Ésas son algunas de las aseveraciones que han realizado algunas personas tras la aprobación en el Consejo Político Nacional del PRI de la reforma y adición a 41 artículos de nuestros estatutos, y debo responder con toda contundencia, claridad y compromiso que se equivocan, eso no es lo que busca la decisión colegiada de los sectores que no solo ha tomado el Consejo Político Nacional del PRI, sino también los Consejos Políticos Estatales.

El objetivo es justamente el contrario: evitar a toda costa que otros partidos y personajes políticos, ajenos a la militancia del PRI, influyan en decisiones que solo nos concierne a las y los priistas.

Pobre de aquel o aquella que busque imponer candidatos en el PRI, porque se topará con la militancia mejor organizada y más numerosa del país; la misma que el año pasado, en una jornada histórica, nos eligió a Carolina Viggiano y a mí para conducir al PRI y garantizar su unidad y apego de su actuar a los principios de justicia social y democracia. A ello responden los cambios estatutarios realizados.

Es momento de que el PRI respete, honre y valore a su militancia de a de veras. ¡Nunca más plurinominales a oportunistas que buscan llegar a las cámaras para beneficiarse y desconocer los principios, valores y objetivos del PRI! ¡Nunca más dirigencias sin la participación decisiva de mujeres y jóvenes priistas! ¡Nunca más candidaturas para personas culpables de ejercer violencia política de género! El PRI está listo para defender con más brío al pueblo de México frente a los embates de un gobierno irresponsable, incapaz y anquilosado.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Pin It on Pinterest

Privacy Policy