Connect with us

OPINIÓN

DE FRENTE AL PODER /// AMLO, hipótesis sobre su épica

Published

on

Compartir en redes:

Por Óscar Ábrego ///

¿Cómo es posible que a poco más de dos meses de iniciado su gobierno, Andrés Manuel López Obrador continúe desbaratando todos los récords de popularidad en México? Basta con observar la más                               

Reciente medición de El Financiero; según este medio de comunicación, en una encuesta presentada el pasado 7 de febrero, el nivel de aceptación del presidente llegó al 86 por ciento, algo nunca antes visto desde que se toma el pulso social.

De acuerdo con este sondeo, el combate al robo de combustible disparó la aprobación del mandatario, lo que sugiere que a pesar de las afectaciones a diversos sectores productivos y las molestias ocasionadas a la ciudadanía en general, la gran mayoría respalda la lucha que emprendió.

Lo anterior nos invita a plantear algunas hipótesis para responder la cuestión con la que inicia esta columna.

Para comenzar, creo que las mañaneras ruedas de prensa lograron el propósito planteado desde el arranque de su gobierno: marcar la agenda mediática nacional.

Guste o no a los opinantes profesionales, lo cierto es que la estrategia para informar sobre los programas y acciones del gobierno, así como atajar o enfrentar “escándalos” noticiosos a hora muy temprana, ha sido muy exitosa. Incluso ya se ha reportado que día con día crece el número de ciudadanos que prefieren escuchar a López Obrador que ver los noticiarios matutinos, algo que no ocurre en ningún lugar del mundo.

Por otra parte, Andrés Manuel logró lo que nadie antes: hacer de su lucha contra la corrupción una batalla épica.

Recordemos que el término épica se refiere a un género literario que relata las hazañas de héroes que representan los ideales de toda una sociedad. Es decir, una épica cuenta la lucha de uno o más héroes contra todo aquello o aquel que el pueblo desea derrotar.

Sí, a López Obrador se le puede acusar de muchas cosas, pero no de corrupto. Es así que también podemos explicarnos porqué Enrique Alfaro recibió una tremenda rechifla en la premiación de los Charros de Jalisco; atacar al héroe es una pésima idea cuando éste libra una guerra que cuenta con el respaldo de casi todo el pueblo mexicano.

Así pues, hay algunas señales que nos dicen que en el ánimo del ciudadano común habita la convicción de que, por primera vez en muchas décadas, su presidente no es el líder de las mafias que hicieron de México una de las naciones más corruptas del orbe; por el contrario, pareciera que en el ambiente flota la sensación de que la palabra Patria comienza a llenarse otra vez de significado.

Otra variable que aparece en el centro de la popularidad de AMLO, tiene que ver con su gran capacidad para comunicarse. En especial me refiero al tono de sus palabras, no a la tonada de su voz.

Quienes aplicamos la Programación Neurolingüística en la vida cotidiana, sabemos que las cargas emocionales en el mensaje son muy poderosas cuando se trata de llegar al corazón y mente de las personas; pues bien, para eso Andrés Manuel es un maestro; no sólo es hábil para conectar con sus públicos, sino que además conoce las rutas por las que provocará en entusiasmo de sus oyentes.

Pero hay algo más, López Obrador posee una virtud que escasea bastante en la clase política: goza de una enorme credibilidad ante un buen porcentaje de la población. Y es que la credibilidad genera confianza, y la confianza enciende la luz de la esperanza.

Para concluir, habrá que poner el acento en algo de suma importancia: predicar con el ejemplo es la fuente de su impresionante popularidad.

A los ojos del gran elector, viajar en clase turista, hacer una escala a pie de carretera para comerse unas garnachas, o saludar con un beso en la frente a la abuelita más querida del pueblo, ha despertado en millones de mexicanos un sentimiento de identidad y solidaridad con su presidente. Por eso es común que veamos que sus visitas a diversos puntos del país se convierten en un suceso multitudinario.

Ahora bien, tampoco se puede ser ingenuo, en algún momento el desgaste propio que implica el ejercicio del gobierno minará el bono democrático que hasta hoy mantiene

Andrés Manuel; sin embargo, bien vale la pena dejar constancia de que –al menos en el arranque de su gestión- ha dejado muy en claro que un asunto es la opinión publicada, y otro muy distinto, la opinión del público al que le habla.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Los desaparecidos

Published

on

Compartir en redes:

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Una de las grandes decisiones que ha tomado Enrique Alfaro como gobernador es encarar el tema de los desaparecidos y hablar cara a cara con los familiares de las víctimas, escuchando su dolor, sus llantos, su impotencia, toda esa rabia que provoca que te hayan arrebatado a un ser querido, sin que el Estado como gobierno haya tenido o tenga la capacidad de protegerte.

Como bien lo expresa el cardenal Francisco Robles Ortega, “una sociedad violenta que ve la muerte como solución a sus conflictos termina por deshumanizarse (…) La violencia que está caracterizando nuestras relaciones sociales no corresponde a la voluntad de Dios”, expresó el pastor espiritual de los católicos en el marco de la celebración de la llevada a la Virgen a su Santuario de Zapopan.

¿De qué tamaño es la tragedia de los desaparecidos en Jalisco? El gobernador Enrique Alfaro hace unos días abordó esta herida abierta que tiene nuestra sociedad en el país, pero que se acentúa y agudiza en Jalisco, que tristemente es la entidad líder a nivel nacional. Las cifras varían, pero en lo que si están de acuerdo es que no son ni uno, ni dos, ni diez, ni cien, sino que son miles. Tan sólo en este año de 2019 que aún no concluye se han sustraído de sus hogares a poco más de 4 mil personas y son cifras que el propio gobernador proporcionó en ese evento que hacemos referencia: “se han hablado de muchas cifras, pero la verdad es que el tamaño del problema es que nos faltan 7 mil 117 personas. Esa es la realidad oficial. No puedo hablar de cifras negras, serán seguramente más pero éstas son las denuncias que tenemos y que podemos poner a disposición de los jaliscienses”.

Hay discrepancia en cifras. El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD), parafraseando a nuestro Presidente López Obrador, tiene otras cifras muy diferente a las del Gobernador Alfaro. La investigadora Anna Karolina Chimiak, que forma parte de este organismo, advierte que la cifra de desaparecidos que presentó Alfaro no coincide con la información que se entrega vía Transparencia ni con la que se publica en el Sistema de Información sobre Víctimas de Desaparecidos (Sisovid).

El Gobernador Alfaro en el evento que se realizó precisamente hace una semana con familiares de víctimas, afirmó que existían 8 mil 173 desaparecidos en Jalisco, desde 1965 a la fecha. Pero CEPAD considera que hasta junio pasado la cifra llegó a 9 mil 162 personas desaparecidas y nada más con cálculos a partir del 2005.

SIETE DESAPARECIDOS DIARIOS

Lo que está tremendo es que cada día desaparecen un promedio de 7 personas en la entidad. En ese encuentro del Gobernador con familiares de víctimas dio a conocer que en los últimos diez meses de este año se han reportado ante su administración 4,104 desapariciones, cada mes son 410 personas, de las cuales 1,951 están pendientes de localizar, 2,153 personas fueron localizadas, de las cuales 1,920 fueron con vida y 233 sin vida.

Para tener más claro la magnitud de este crimen de lesa humanidad en la que el Estado ha mostrado su total inoperancia ante los grupos criminales que lo generan al convertirse en dueño de las vidas, recordemos que la dictadura militar en Chile durante el periodo de 1973 a 1990 en el que permaneció la Junta Militar al frente del gobierno del país andino fueron 3,065 los muertos y desaparecidos, lo que llevó a que se hiciera una campaña mundial de varios años para que se castigara a quienes lo hicieron.

Y aquí en menos de un año son 1,951 personas que no se han localizado y hay 233 sin vida que encontraron, o sea, qué descomposición tan enorme vivimos, es peor que la ley de la selva, un caos que debería llevar una alerta mundial…siete desaparecidos diarios.

LA ESTRATEGIA DE ALFARO

Para el gobernador es enorme el reto que enfrenta y lo acepta desde que reconoce el número de desaparecidos durante su gobierno, porque contra su costumbre de echarle la culpa a otros gobiernos, reconoce que en estos últimos diez meses son miles las personas que son buscadas por sus familiares y que corresponden a su administración.

Es un buen principio, que le ponga atención al problema. Ha hablado de trabajar en una Estrategia Integral para la Atención a Víctimas de Desaparecidos, que considera a corto plazo 3 leyes para atender el problema:

  1. Ley para Personas Desaparecidas.

  2. Ley para Declaración Especial de Ausencia por desaparición de personas.

  3. Ley de Atención a Víctimas.

Habrá que revisar qué sigue de dar a conocer este “Estrategia Integral”, que por lo visto tendrá carácter transversal, esperemos que le de seguimiento y no lo deje en manos de sus asesores que han mostrado los pobres alcances que tienen para construir. Claro que el tema está muy complejo, ya que estamos en una especie de Ciudad Gótica, donde los malosos son los que mandan y los gobernantes prácticamente están borrados para que protejan nuestras vidas, conforme a la utopía que dio vida al Estado moderno y razón por la que le pegamos impuestos y le cedemos parte de nuestra libertad.

Rogamos a Dios que Alfaro se mete en este tema y esté al lado de las víctimas en los hechos más que en el discurso. De entrada es mi primera petición. Lo demás, ya lo abordaremos, porque el tema tenemos que empujarlo.

 

Continue Reading

OPINIÓN

El desastre de Morena Jalisco

Published

on

Compartir en redes:

Metástasis, por Flavio Mendoza //

Por si le hiciera falta algo a Morena Jalisco, quien teniendo condiciones políticas muy favorables, no sólo desaprovecha el contexto político, sino que parece un desastre como partido. Desde su constitución como partido, en Jalisco ha sido una disputa interna que fue cambiando de personajes y de intereses, por tanto de niveles y dimensiones, Morena Jalisco sólo ha electo estatutariamente a un presidente, quien en el 2016 fue asesinado en Colima y hasta el momento ni la administración pasada ni ésta han podido aclarar lo sucedido, al frente dejaron al hoy senador Alejandro Peña, a quien se le acusaba desde el interior de ser un simulador por parte de subgrupos, hasta el nombramiento del ex priista y emecista Hugo Rodríguez como delegado-presidente por parte del Comité Nacional de dicho partido.

Las bases del partido Morena en el estado, no tiene conocimiento de sus representantes municipales, distritales y estatales, ni de sus sedes en cada orden de gobierno partidista, los militantes del partido que gobierna en el país no han electo directamente a sus dirigentes, es decir, contradictoriamente a lo que pide el Presidente para los sindicatos, Morena seguirá eligiendo a través de la democracia indirecta o de representación por delegados a las asambleas y consejos, este es el interés de lo que el fin de semana se intentó vivir en la participación democrática del partido Morena, por el que se desató una lucha encarnecida.

En plenos procesos de renovación de las dirigencias estatales y nacionales de Morena, durante el desarrollo de las asambleas de los distritos 3, 5, 7, 8, 9, 10, 16 y 17 en Jalisco, confirmados por la propia dirigencia, irrumpieron grupos amados para robar equipos de computo donde supuestamente se encontraban los padrones de la militancia morenista, en algunos casos donde presentaron oposición hubo agresiones físicas y en el caso del distrito 9 de Guadalajara se presentaron hasta disparos en contra de la militancia dejando al menos a 4 heridos.

Pero no solo fue el problema un aparentemente golpe organizado para sabotear las asambleas, sino que además diversos militantes grabaron los momentos donde los organizadores les impedían el acceso a militantes que decían tenían los documentos que probaban su vigencia y derecho a ser parte de la asamblea. Además de otras en las que simplemente no se cumplió el cuórum para desarrollas dichas asambleas.

Este caos obedece al vacío de trabajo político, de un factor de unidad en el estado, sin disciplina en sus dirigencias y bases, sin garantías para la transparencia en sus procesos, ni la seguridad para el desarrollo de sus asambleas, además de muchas dudas sin resolver para su militancia, a las que se suman los que están detrás del ataque de este fin de semana para impedir que se desarrollaran las asambleas en el estado.

El Presidente y líder del partido Morena, parece seguir con desconfianza a los jaliscienses, pues para el cargo de superdelegado optó por enviar nuevamente a un actor externo, a quien por cierto se le están revelando los trabajadores de la Delegación Federal, se dice que no hay pago de nómina y hasta la organización interna de los trabajadores quienes no descartan ir a paro laboral.

El partido Morena parece haber cumplido con el objetivo para el que nació, hacer Presidente a AMLO, él lo construyó, porque los ejemplos en los estados como el nuestro reflejan un desastre como institución política, sin rumbo, ideología, liderazgo y proyecto, lo que tanto rechaza su creador, politiquería, grilla barata y pelea por el poder de manera vulgar, un partido que parece neoliberal, corrupto, antidemocrático y violento.

Twitter: @FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

Sí las evaluaciones física y mental

Published

on

Compartir en redes:

De Frente al Poder, por Óscar Ábrego //

El jueves 10 de octubre el Presidente dio lectura a un documento que no puede quedar en el ámbito de lo anecdótico. Y es que a través de una solicitud de información, un particular le pidió a la Oficina de la Presidencia informar sobre el estado de salud de Andrés Manuel López Obrador. Se pide saber si padece hipertensión, si ha tenido alguna parálisis facial e incluso los resultados de un examen toxicológico y una constancia psiquiátrica.

Fue el propio mandatario quien comentó en su conferencia matutina que un día antes llegó a su despacho esa petición, misma que calificó como un “exceso”.

Solicita constancia médica y psiquiátrica del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con los generales de una institución médica de nivel y sus visibles tales como papel membretado, timbrado del médico o institución médica que expide la constancia con fotografía, la fotografía debe estar cancelada con el sello y la firma del médico que la expide, tiempo que ha sido médico del paciente, dar a conocer el estado de salud, local y fecha de la consulta, sello y firma del médico”, leyó el mandatario.

Sobre lo anterior, conocer el estatus físico, mental y emocional de nuestras autoridades se vuelve un imperativo. Por eso desde hace años sostengo que una de las asignaturas legislativas pendiente es justo la de obligar que se haga del conocimiento público, al menos las condiciones psicológicas de quienes pretenden ocupar puestos de elección popular como la presidencia de la República y los gobiernos estatales.

No se trata de un exceso como lo considera López Obrador, es una variable a la que tenemos el derecho de saber, pues hay un principio básico de la psicología que nos dice: “quien es incapaz de auto gobernarse, no es capaz de gobernar”.

No está por demás decir que quienes conocen a Andrés Manuel afirman que es un tipo necio en extremo, impredecible y sumamente contradictorio; sin embargo, en favor de él, sostienen que es un hombre honesto, leal y exageradamente disciplinado. Así pues, además de su estado físico, no veo por qué los mexicanos no podamos tener libre acceso a sus rasgos de personalidad. Y más aún, saber de ellos mediante revisiones anuales, pues la experiencia nos ha enseñado que en el ejercicio del poder, muchos personajes de nuestra historia política han sufrido severos y peligrosos trastornos de conducta.

En el caso de Jalisco las cosas tendrían que ser igual. Resultaría muy saludable (valga el término), que como un buen ejercicio de la llamada Refundación, Enrique Alfaro Ramírez nos sorprenda gratamente por atreverse a ser el primer gobernante de una entidad en México, que expone las conclusiones de una evaluación psiquiátrica realizada a su persona.

Los tiempos violentos e inestables por los que atraviesa nuestra nación, imponen nuevas prácticas democráticas, y una de ellas es la de tener muy claro a quién le estamos entregando nuestra confianza al momento de votar.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy