Connect with us

OPINIÓN

POLÍTICAMENTE CORRECTO /// Un rector de la FEU

Published

on

Por César Iñiguez

Se dio una elección atípica en la Universidad de Guadalajara, en la que resultó electo rector general Ricardo Villanueva.

Desde que se presentaron los seis candidatos hubo un común denominador que era claro, cuatro de ellos pertenecían al grupo de muchos años dentro de la Universidad y dos de ellos forman parte de la nueva generación.

Siempre he pensado que cuando se tratan de organizaciones multigeneracionales los cambios entre los viejos y jóvenes deben ser pacíficos y naturales, y más cuando entre el grupo de mayor edad hay una gran experiencia y mucha formación.

Así mismo pasa en la U de G, donde el grupo de cuatro candidatos que representan a los de mayor experiencia contaban con personajes con grandes credenciales; el caso de Ruth Padilla con un gran camino en la casa de estudios quien ya había sido candidata a rectora, así como el director de los Hospitales Civiles, Héctor Raúl Pérez Gómez, quien a su vez tiene gran experiencia en el ámbito de la medicina.

La sorpresa fue el rector del CUCS, Jaime Andrade, un reconocido investigador y pionero de la medicina en América Latina, así como el caso de Héctor Raúl Solís Gadea, Rector del CUCSH, un intelectual con muchas publicaciones científicas y en medios de comunicación.

Por el otro lado, de la nueva generación, estaban dos ex presidentes de la FEU, a quienes conocí y conviví con ellos en diferentes etapas.

Alberto Castellanos, con toda su carrera realizada al interior de la Universidad, Rector en dos centros universitarios y con cargos administrativos en la U de G; en mi opinión de gran oficio y un personaje muy inteligente.

Y Ricardo Villanueva, hay que decirlo, con poca experiencia administrativa dentro de la Universidad, pero con una muy buena proyección en el ejercicio público; Jefe de Gabinete en GDL, súper secretario de la SEPAF del gobierno estatal y candidato a alcalde de GDL en la elección anterior; renunció a la regiduría para irse de rector al CUTonalá, al que hizo visible en poco tiempo.

Dicho esto, por eso dividí a los aspirantes en dos grupos, la vieja escuela y la nueva generación; mi opinión siempre fue, de un lado el favorito sería Alberto Castellanos, por haber sido primero presidente de la FEU antes que Villanueva, y por tener una carrera al interior de la Universidad mucho más amplia y de mayores responsabilidades; Ricardo es un tipo capaz, pero quizá había “perdido” mucho tiempo afuera, en la administración pública y por eso pensé que debería recuperar ese terreno.

Del otro lado, la clara favorita era Ruth Padilla, rectora en muchas ocasiones, funcionaria de primer nivel en la U de G, directora de las prepas y con un largo camino directivo que inició como maestra frente a grupo; los demás, aunque también muy capaces, pero muy por debajo de la experiencia de la maestra Ruth, además, el caso de ella jugaba el papel importante del género al ser la única mujer inscrita para ser la rectora, con el aderezo además de que fue por sus propias capacidades.

En la universidad, si algo me queda claro es que las decisiones al interior siempre son de tiempos, momentos y circunstancias; nada es igual y todo obedece a lo venidero; obviamente es una decisión política revestida de un ejercicio académico.

La relación con el gobierno estatal y nacional al momento son un factor determinante; si hay o no presupuesto, si respetan o no la autonomía; mucho tiene que ver el perfil del rector para prepararse a esos eventuales acontecimientos.

Difícil era ver a Ruth Padilla o Héctor Solís encabezando marchas enérgicas para evitar disminuir el presupuesto o hacer valer la autonomía universitaria o quizá adaptarse a una visión innovadora.

Al caer la decisión sobre Ricardo Villanueva se ve claro el rumbo y el escenario que se espera; es un perfil que privilegia lo político y la eficiencia en la gestión.

Pero realmente me sorprendió que haya sido él y no Alberto Castellanos, el Rector; sobre todo porque son perfiles muy parecidos, ambos políticos, pero Alberto, como lo comenté líneas arriba, tiene mayor experiencia académica y administrativa dentro de la Universidad.

Además, resalta el crecimiento meteórico de Villanueva, echando la vista atrás desde su incursión en la política universitaria bajo el impulso de Alfredo Peña.

Tradicionalmente, los candidatos a la presidencia de la FEU habíamos sido presidentes de nuestras prepas, facultades, consejeros y secretarios del comité ejecutivo.

En el ámbito estudiantil, Villanueva llegó a ser candidato siendo RGA del CUCSH, un cargo designado en el que resultó electo por los presidentes y consejeros del centro, votan 15 o 20 personas, es un cargo de decisión cupular.

Luego tuvo algunos cargos administrativos hasta que fue invitado por Aristóteles como el Jefe de Gabinete en GDL, luego en el gobierno del estado le hicieron como traje a la medida una súper secretaría, la SEPAF, donde lo hicieron titular; contra todos los pronósticos dentro del priísmo, lo designaron candidato a presidente municipal de GDL, contra Alfaro, y al perder, duró muy poco tiempo de regidor para irse de Rector del CU Tonalá, en donde entregó buenas cuentas hasta hoy que fue nombrado la máxima autoridad de la Universidad.

Mi percepción es que la Universidad con Villanueva al frente se modernizará, se adaptará a la dinámica global de la enseñanza; tiene esa oportunidad de construir y dirigir esa universidad con sentido social, moderno y que sea motor del desarrollo en el estado.

También su designación marca un quiebre, un cambio de época, en la que muchos hablábamos hace años de a quién le tocaría ese relevo feuista de dirigir la Universidad, hoy se materializa en Villanueva y aunque para muchos es una etapa que dejamos hace tiempo, es un orgullo que como generación se dé por fin ese salto tan necesario.

Un factor que no se puede ocultar es que la influencia de Alfredo Peña se fortalece y se empodera, entre otras razones es por que no ha sido rector, y seguramente no lo será, eso le da para impulsar a sus cuadros, quien a diferencia del Licenciado que considera la capacidad y otros valores y factores, él pone la lealtad por encima de cualquier otro, y una cosa más, que contrasta con lo aquí escrito, es que para mí es un misterio, por qué finalmente se decidió por Villanueva y no por Alberto Castellanos, quizá lo sabremos más adelante.

Twitter: @CesarIniguezG

Facebook: César Iñiguez

cesar_iniguez@hotmail.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

LOS HOMBRES DEL PODER /// El poder de Alfaro y Padilla

Published

on

By

Por Gabriel Ibarra Bourjac

La política no cabe duda es el epicentro sobre la que gira una sociedad. Desde el 6 de diciembre del 2018 a punto de morir un año se cerró de nuevo el ciclo del PRI. El triunfo de Enrique Alfaro a la gubernatura del Estado vino a sacudir las estructuras del poder en Jalisco para su recomposición. 

En los últimos 25 años se han registrado varios vuelcos, con los reacomodos que aquí se registran. Política, negocios y religión son espacios de poder e influencia cuyas líneas se cruzan. Así sucedió durante los 18 años de gobiernos panistas, principalmente durante las administraciones encabezadas por Alberto Cárdenas Jiménez y Emilio González Márquez, un gran aliado fue el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, quien durante cerca de dos décadas tuvo estrecha cercanía con los hombres del César. Hicieron equipo.

Aunque son muchos los problemas a resolver, algunas preguntas deberá responder el gobierno de Enrique Alfaro en el campo de los hechos: ¿Cambiará la realidad socio-económica y política de los jaliscienses? ¿La justicia dejará de ser anhelo? ¿La corrupción será desterrada de la administración pública? ¿ Habrá mayores y mejores oportunidades de estudio y empleo para nuestros jóvenes y profesionistas? ¿Disminuirá la pobreza? ¿Derrotará a la violencia y regresará a Jalisco la paz y la seguridad?.

LOS NUEVOS TIEMPOS

En estos tiempos en la que la dinámica del poder está determinada por las nuevas tecnologías de la información y comunicación, el ejercicio de gobernar se vuelve cada vez más difícil y los gobiernos duran menos tiempo.  

Jalisco es el mejor ejemplo de los cambios que estamos viviendo. Después de que el PAN sacó al PRI del gobierno del Estado y sus principales ayuntamientos en 1995, sus administraciones por tres sexenios permanecieron al frente del Ejecutivo. Hoy tenemos a una sociedad mejor informada y más exigente. Las expectativas que la sociedad tenía sobre el regreso del PRI no se cumplieron y adiós. 

Simplemente el PRI con el joven político Aristóteles Sandoval al frente del gobierno no fue capaz de cambiar la realidad o al menos esa fue la percepción ciudadana.       

REFUNDAR JALISCO  

Un nuevo ciclo político inicia en Jalisco con Enrique Alfaro Ramírez, quien en poco más de 20 años logró construir un proyecto político fresco con un discurso crítico hacia el sistema y los partidos políticos tradicionales, acompañado de un grupo de amigos que se articuló desde la preparatoria con hambre de trascender.

Ellos representan el cambio y la oportunidad de la renovación de liderazgos. Un nuevo ciclo inicia con un líder muy echado para adelante que rompe paradigmas con formas diferentes a las tradicionales para hacer política. Es un gobernante rebelde y contestatario que se enfrenta al Presidente de la República cuando se trata de defender los intereses de Jalisco, sin la sumisión de bajar el tono de la voz y aceptar las disposiciones del poder central como se ha acostumbrado.

En Jalisco hay un nuevo liderazgo político pragmático y paradójicamente aliado de otro poderoso liderazgo que encabeza al Grupo Universidad, como es el caso del licenciado Raúl Padilla López, que durante las últimas tres décadas tiene el control del gobierno de la institución educativa número dos en población estudiantil del país.    

Enrique Alfaro y Raúl Padilla son los personajes de mayor poder político en Jalisco. La relación entre ambos no ha sido fácil, con encuentros y desencuentros, pero hoy las diferencias con el Presidente López Obrador los unen a ambos. ¿Cuánto tiempo permanecerá la alianza? El tiempo que a los dos les convenga. 

¿QUIÉN ES MÁS PODEROSO?

Hace 13 años nos preguntábamos quién era más poderoso en Jalisco: ¿El representante del César o el representante de Dios? Y la conclusión fue que el representante de Dios con la influencia del cardenal Juan Sandoval. Pero ese tiempo ya pasó. El nuevo poder del César se llama Enrique Alfaro junto con otro poder muy cimentado como es el de Raúl Padilla que ha trascendido ya a 7 gobernadores, en tanto que el representante de Dios asume un papel más discreto. 

¿Quién de los dos es más poderoso? Dicen que el poder no se comparte.

El joven gobernante es impetuoso y está obsesionado con cambiar la historia de Jalisco y que su nombre quede grabado para la posteridad. Sueña con la gloria y el poder. Habla de la “Refundación de Jalisco”, de convocar a un nuevo Constituyente que genere una nueva Constitución Política, cuyos antecedentes en México sus reformas están determinadas por circunstancias económicas, políticas y sociales muy singulares (Independencia, Reforma, Revolución).

Aunque son muchos los problemas a resolver, algunas preguntas deberá responder su gobierno: ¿Cambiará la realidad socio-económica y política de los jaliscienses? ¿La justicia dejará de ser anhelo? ¿La corrupción será desterrada de la administración pública? ¿Hará de Jalisco un estado de instituciones sólidas? ¿Habrá mayores y mejores oportunidades de estudio y empleo para nuestros jóvenes y profesionistas? ¿Mejorará la calidad de vida de la mayoría de los jaliscienses? ¿Disminuirá la pobreza? ¿Derrotará a la violencia?     

Enrique Alfaro para hacer realidad sus sueños tiene primero que consolidarse como gobernador y para ello tiene que ofrecer resultados, más allá del discurso de cambiar la historia. El problema a enfrentar es que el tiempo es corto y los recursos limitados. Los ciudadanos de hoy exigen resultados y hechos, más rápido que en el pasado.        

La respuesta nos la dará el tiempo.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Continue Reading

OPINIÓN

METÁSTASIS /// Plan educativo para Jalisco

Published

on

By

Por Flavio Mendoza

El Gobernador del Estado, Enrique Alfaro Ramírez, presentó el Plan Educativo para Jalisco, en medio de la discusión sobre la Nueva Reforma Educativa en San Lázaro, ante maestros, en una presentación que aborda 3 ejes de acción sustantiva, educación en y para la vida, educación con y para todos, así como Educación de Calidad, concepto más relevante de la Reforma Educativa del pasado sexenio, a la que desacreditó y dijo estar en desacuerdo, pero también alertó a que el verdadero debate sobre el futuro educativo en México no debe permitir el regreso de lo peor del pasado, sino que se debe apostar por el futuro. 

El Gobernador criticó el estado en que dejó la administración pasada el Sistema Educativo en Jalisco, ahí sentenció que irán a la cárcel los responsables de la red de ventas de plazas a docentes.

Así como prometió ir tras quienes han desmantelado el sistema de Pensiones del Estado, no solo hacer auditorías sino deslindar responsabilidades y transformar el modelo de pensiones, esto parece anticipar la Reforma al Ipejal desde el ejecutivo estatal, dejado seguramente en la congeladora o desechadas otras propuestas de reforma al Instituto, agregando además que darán mayor margen de decisión a los socios y no solo una intermediación de los liderazgos formales de los trabajadores, anticipando un duro golpe a las organizaciones sindicales, seguramente el Consejo tendrá un filtro que podrían ser consultas sobre decisiones principalmente en las inversiones. 

Particularmente al SNTE, a las las Secciones 16 y 47, expresó que decidió presentar su propuesta de Reforma Educativa con los maestros y no con las dirigencias sindicales, con quienes dijo se reunirá en próximos días, pero no sólo con los dirigentes de las secciones 16 y 47, sino con todos los líderes de todas las organizaciones y expresiones de los maestros, el mensaje parece dibujar una línea de comunicación directa con los maestros de Jalisco al margen de las dirigencias sindicales, habrá que analizar el mensaje que dé cuando se reúna con las dirigencias de dichas secciones. 

Esta propuesta, que dijo sigue en consenso con los maestros, tampoco plantea pedagógicamente algo nuevo o desconocido para quienes son actores fundamentales de la educación, los dos primeros ejes sobre la educación en y para la vida, así como con y para todos han sido base fundamental en todas las transformaciones educativas desde a finales del siglo pasado, a partir de la declaración Delors en 1994 en UNESCO, el tercer eje sobre Educación de Calidad es prácticamente el centro de la Reforma Educativa del sexenio pasado, incluso la cita bibliográfica del documento rector de la propuesta son publicaciones del Instituto Nacional para la Evaluación en la Educación (INEE), quien está sentenciado a desaparecer en la Nueva Reforma Educativa de AMLO, por otra parte el mandatario jalisciense refirió a que el plan centra al alumno en 4 ejes la nutrición,  activación física, acceso a la cultura y formación cívica. 

Aunque el Gobernador del Estado sigue mencionando que Jalisco tendrá su propia Reforma Educativa, la realidad es que en la presentación del proyecto se habló de un Plan Educativo para el estado, que seguramente tendrá influencia en los aspectos administrativos y en menor medida e incluso dependerá de la Nueva Reforma Educativa y el recientemente anunciado Nuevo Modelo Educativo que el país tendrá, en otros aspectos de fondo como planes y programas de estudio o en la determinación de procesos como ingreso, promoción y reconocimiento. El Secretario de Educación, Juan Carlos Flores Miramontes, argumentó que en el proceso de Refundación, en la autodeterminación del Estado, pretenden la autonomía en la gestión del Sistema Educativo, sin embargo no podrá estar en contrasentido del margen legal nacional. 

En paralelo a ello, el Secretario General de Gobierno, Juan Enrique Ibarra Pedroza,  anunciaba en sus redes que a nombre de Jalisco participa en los foros de consulta para la Reforma Educativa en San Lázaro, donde entre otras cosas expresó el deseo del Gobierno de Jalisco por mantener la evaluación al magisterio pero fuera de cualquier carácter punitivo, lo que nos hace pensar que parte de lo que no se mostró en el proyecto, seguramente dependerá de la Nueva Reforma Educativa, así como considerar llevar a cabo en el estado la evaluación cuidando no contravenir la legislación en la materia, otro aspecto que queda de la reforma peñista. 

@FlavioMendoza_

Continue Reading

OPINIÓN

DE FRENTE AL PODER /// Reconciliación para la refundación

Published

on

By

Por Óscar Ábrego

Creo que soy de los pocos –quizás muy pocos- que coinciden con el gobernador en la necesidad de refundar Jalisco. Y aunque me parece que hacerlo desde un enfoque jurídico-partidista vicia el propósito, lo cierto es que todos los indicadores nos demuestra que nuestro modelo de convivio social, político y económico está agotado.

Recordemos que la refundación es un proceso, es la consecuencia de modificar algo de manera significativa y profunda. Desde esta perspectiva, pienso que Enrique Alfaro tiene razón. Hay que rehacer la forma en que nos relacionamos los unos con los otros y el modo en que se elaboran las políticas públicas y se ejecutan los planes de gobierno.

Si bien es cierto que Jalisco ha dado importantes pasos hacia adelante en diversos ámbitos –en especial el tecnológico y agroalimentario-, también es verdad que figuramos como una de las entidades más violentas y corruptas de México.

A lo anterior habrá que agregar que la coyuntura histórica en la que nos encontramos, acasoy sólo se presta para deliberar –en un marco de incluyente pluralidad- sobre las opciones que tenemos para mejorar nuestra calidad de vida, pero no para crear una nueva Constitución.

Y esto es justo lo que al parecer ya comprendió Alfaro Ramírez, quien admitió que el procedimiento que deberá seguirse para la creación de una nueva Constitución local y las reformas en la legislación secundaria, podría llevarse al menos la mitad del actual sexenio.

Considero que antes habría que valorar si las condiciones actuales son propicias para provocar un debate profundo sobre el asunto. En lo personal me parece que no, y es que advierto que ni siquiera entre las distintas células políticas, académicas, patronales, sindicales y de la sociedad en general, se comprende bien a bien qué quiere decir este gobierno cuando habla de la refundación de Jalisco.

No se entiende por varios motivos. Uno de ellos es que de por sí el tema es complejo, sobre todo cuando la atención del ciudadano común se centra más en lo inmediato, como lo es la inseguridad, la falta de oportunidades laborales o las pésimas condiciones en que opera el transporte público.

Otro punto es que a nivel mediático han sido mucho más potentes –por ejemplo- el meme del claxon y las noticias relativas a la desaparición del Instituto Jalisciense de las Mujeres o el IJAS, en comparación con el desangelado acto protocolario del pasado 5 de febrero, cuando el gobernador lanzó la propuesta de instalar un Congreso Constituyente para elaborar una nueva Constitución estatal.

Así las cosas, la refundación de Jalisco será muy poco atractivo para los ciudadanos si antes no se construye un discurso que capte el interés general, y para ello valdría la pena primero buscar la reconciliación entre los protagonistas del poder público y privado.

Sin reconciliación jamás habrá condiciones favorables para la refundación. Y es que cuando hablamos de reconciliación nos referimos al restablecimiento de la concordia y el respeto entre todas las partes involucradas en un proyecto de tal envergadura.

Seamos francos, por ahora prevalece la imposibilidad de sacar adelante la llamada refundación en virtud de que no hay consensos ni un ambiente que lo permita; para lanzar un llamado a la refundación, conviene que sea el propio mandatario el que convoque a la reconciliación del Estado a partir de un actuar sereno y prudente. De no ser así, y de no lograrse, las recientes y profundas diferencias entre el actual gobierno y asociaciones civiles, abonarán más a la discordia que a la legitimidad.

La refundación de Jalisco tiene que transitar por la vía de las consultas y los acuerdos, y más aún, a través de la tolerancia y la disposición de considerar propuestas que nada tienen que ver con la visión de micro grupos que sólo evidencian una ansiosa vocación por salvaguardar sus privilegios al amparo del poder.

La refundación de Jalisco debe pasar por la reconciliación del gobierno con todas aquellas organizaciones ciudadanas que han sido ofendidas, lastimadas e ignoradas.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Conciencia Pública