Connect with us

NACIONALES

Dos años de gobierno de AMLO, los claroscuros de la 4T: Destaca aprobación mayoritaria a sus políticas de gobierno

Publicado

el

Por Cayetano Frías //

A dos años de iniciar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la ausencia de liderazgos en la oposición es preocupante porque genera un vacío y no existen equilibrios, lo cual puede desencadenar abusos a mediano plazo, en un espacio tan amplio como es la administración federal.

Acostumbrados a un sistema político basado durante casi 100 años en los fraudes “patrióticos”, la represión y el contubernio del Estado con el poder económico, además de la connivencia con los grupos religiosos, especialmente con la institución católica, los políticos que ahora son oposición, no logran descifrar el estilo del actual presidente.

El discurso opositor es balbuceante, carente de ideología y ausente de alternativas a una administración que ha permeado y se ha asentado de manera positiva en el imaginario colectivo, principalmente por la dispersión de los programas sociales a más de 20 millones de hogares, así como el incremento al salario mínimo en porcentajes históricos, sustentado en el discurso de combate a la corrupción y a la pobreza.

Además, un aspecto que los analistas tradicionales no desarrollan, es el papel que ha desempeñado AMLO desde 2006, cuando fue víctima del fraude electoral y se convirtió en elemento esencial para fortalecer la vía democrática y por la vía de la resistencia civil, evitando el desborde de la indignación de una amplio sector ciudadano, evitando así el derramamiento de sangre.

Esa experiencia, al igual que la de 2012 donde todavía participó con las siglas del Partido de la Revolución Democrática, le permitió conocer y sufrir a los actores políticos, principalmente a los de ese partido, de los cuales se deslindó una vez pasado el proceso electoral, para fortalecer el Movimiento de Regeneración Nacional, que había sido registrado como Asociación Civil en noviembre de 2011 y posteriormente se conformó como partido.

Es evidente que López Obrador no encaja en el patrón de comportamiento de los anteriores mandatarios. Sus postulados de austeridad, honestidad y responder en principio como gobernante a los pobres, es la principal causa por la que recibe descalificaciones e insultos, principalmente de los ahora desplazados y de los empresarios que abiertamente recibían multimillonarios subsidios en anteriores gobiernos.

La resistencia al cambio, sobre todo en materia de austeridad para la alta burocracia, se ha presentado incluso entre algunos de sus aliados, quienes evaden aún el reducir sus altos salarios fijados principalmente a partir del año 2000, en que los panistas asumieron el poder y asaltaron el erario para cobrar sumas millonarias.

En el aspecto de percepciones, resaltan las descalificaciones que el presidente lanza a algunos medios de comunicación, periodistas e intelectuales, notablemente identificados con los anteriores gobernantes y los ha exhibido por las sumas millonarias que cobraban en el gobierno federal, dependencias y empresas paraestatales, sin que la sociedad recibiera beneficio alguno.

APROBACIÓN MAYORITARIA

En la encuesta de octubre pasado de El Financiero, el 59% de los entrevistados aprobó la gestión de López Obrador y el 38% lo desaprobó. Y Parametría en su encuesta de agosto encontró que el 67% calificó bien y muy bien el trabajo de combate a la corrupción; con 59% el combate a la pobreza y con 57% el trabajo en materia educativa, como las principales fortalezas.

En contraste, el combate al narcotráfico es desaprobado con 46% por 43% que lo aprueban; en combate a la delincuencia se aprueba con 47% y se desaprueba con 45%, y en generación de empleos se aprueba con 46% y se desaprueba con 44%, siendo éstos sus peores indicadores de desempeño.

En septiembre la encuestadora GEA-ISA de Jesús Reyes Heroles (exfuncionario de Felipe Calderón), dio a conocer los resultados de un levantamiento donde López Obrador sale reprobado por 47% de los ciudadanos y aprobado por el 45%. Es el único ejercicio negativo para el presidente.

En agosto, El País difundió su encuesta con resultado aprobatorios para el presidente con 61% y un 32% que lo desaprueba. El mismo mes, Grupo Reforma publicó su encuesta donde el 56% lo aprueba y un 41% lo desaprueba.

El portal https://oraculus.mx/, que da seguimiento a los resultados de encuestas, publica los resultados a 22 meses de gobierno, con Ernesto Zedillo que tuvo 49% de aprobación; Vicente Fox con 57%; Felipe Calderón con 63% y Enrique Peña Nieto con 43%.

En 2019, El Financiero publicó la aprobación en el primer año de los presidentes Vicente Fox con 61%; Felipe Calderón con 64%; Enrique ¨Peña Nieto con 44% y López Obrador con 68%. Es decir, el actual presidente retrocedió nueve puntos en su aprobación en este segundo año.

LOS RETROCESOS

-Sin duda el más lacerante es el de la inseguridad pública. Alguien le vendió en 2018 al entonces presidente electo, la idea de que la mejor estrategia era aumentar exponencialmente la contratación de policías, algo que desde el gobierno de Felipe Calderón se demostró inviable, pues de 4 mil agentes de la Policía Federal, llegaron a 34 mil y el desastre y corrupción que dejó, todo mundo lo ve.

Enrique Peña Nieto creció la nómina de agentes hasta casi llegar a los 50 mil y López Obrador en su reciente informe dijo que ya son 97 mil elementos, sin que esa cantidad se refleje en el concepto “pacificar el país”.

El presidente asegura que ya se construyeron 79 cuarteles y están en proceso otros 34, además de tener proyectados 135 adicionales, esperando tener 248 a finales de 2021. De los delitos, admite que han aumentado los homicidios dolosos y la extorsión, ligados a la delincuencia organizada.

Como quiera, la percepción general reflejada en todas las encuestas, es que la inseguridad no baja, se fueron ya dos años de seis de su gobierno y el cuerpo preventivo y disuasivo sigue en formación, con el agravante de que antes de concluir su mandato en 2024, deberá devolver a los miles de militares que actualmente están en la corporación y dejar el mando en civiles.

-La política de protección al medio ambiente ha sido abandonada por el actual gobierno, sobre todo en temas tan graves como la intención de construir una central de energía nuclear, las cuales han sido abandonadas en la mayoría de los países y ni si quiera existen protocolos o destinos de confinamiento confiables para depositar los residuos.

Otro desatino es optar por construir una nueva planta carbonífera que llegaría a costar mil 120 millones de dólares, mientras que en la Secretaría de Energía se desmanteló la oficina dedicada a energías alternativas, según denunció Víctor Toledo, quien fue titular de Semarnat hasta hace unos meses.

La prohibición para utilizar el glifosato en los cultivos, solo aplica para los entes del gobierno federal y no para las trasnacionales y grandes productores, por lo cual el daño a la salud seguirá latente para quienes consumimos productos del campo.

Los daños ambientales por la construcción del Tren Maya y de la refinería de Dos Bocas, son recurrentes en las denuncias de los opositores.

-La desaparición de los fideicomisos ha sido otra de las decisiones más cuestionadas, incluso ya materia de una controversia que promueve el grupo de gobernadores de la “Alianza Federalista”.

-En materia de salud, la oposición maneja como punto central de la descalificación la pandemia del COVID.19. Desde señalamientos de opacidad en la compra de insumos y materiales, hasta acusaciones de crímenes por omisión o con conocimiento, involucran a los responsables del sistema de salud y hasta al presidente.

LOS LOGROS QUE PRESUME LÓPEZ OBRADOR

-Encontramos 401 hospitales abandonados, saqueados y a medio construir, así como un déficit superior a 200 mil profesionales de la medicina. Con apoyo de gobiernos estatales, Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional, se reconvirtieron 969 hospitales para atender pacientes con COVID-19 y se contrataron 47 mil personas entre médicos generales, especialistas y otros trabajadores de la salud.

-En los años 2015 y 2016 se duplicó la deuda de PEMEX, al pasar de 1 billón de pesos en 2013 a poco más de 2 billones en 2016. En contraste, en esta administración se registró un desendeudamiento neto de 28 mil 989 millones de pesos al cierre del ejercicio fiscal de 2019. Se está rescatando a esta empresa y a la Comisión Federal de Electricidad, con el compromiso de no aumentar los costos de combustibles y de la electricidad.

-Todos los apoyos o créditos se entregan de manera directa para reactivar la economía de abajo hacia arriba. Ya no se da prioridad a las grandes empresas y bancos. Se apoya a 23 millones de familias y en ocho meses se entregaron 115 mil millones de pesos. Se reformó el Artículo 4 de la Constitución para que no desaparezcan estos apoyos a futuro, cualquier gobierno que llegue.

-Tres millones de agricultores y pescadores están siendo apoyados de manera directa, además de establecer precios de garantía para comprar productos del campo.

-En 2021 se tendrán dos mil 700 sucursales del Banco del Bienestar, para poder entregar los apoyos de manera directa a los beneficiarios, a la fecha se han construido 226 con apoyo de ingenieros militares.

-Se están otorgando 11 millones de becas para alumnas y alumnos pobres en todos los niveles escolares.

-La caída de la economía fue de 10.4% en el primer semestre de 2020 a pesar del desastre mundial, menor al daño que en Italia, España, Francia y Reino Unido. Se crearon 93 ml nuevos empleos, el peso se apreció a menos de 22 pesos.

-La relación con los empresarios ha sido buena y respetuosa. Aceptaron aumentar un 20% el salario mínimo y aportar mayores cantidades para pensionar a los trabajadores.

-En julio de este año entró en vigor el nuevo tratado comercial con Canadá y Estados Unidos, para impulsar las actividades productivas, crear más empleos y conseguir más inversión extranjera directa.

-Estamos aplicando el programa de reforestación más importante del mundo, sembrando más de mil millones de árboles frutales y maderables.

-El Conacyt ha asignado becas con transparencia y equidad a 84 mil 599 estudiantes y a 34 mil 447 académicos por año, con una inversión bruta anual de 19 mil 132 millones de pesos.

-Avanzan los trabajos del aeropuerto General Felipe Ángeles y la nueva refinería Dos Bocas, así como el Tren Maya que comunicará a los países de Asia con la costa este de los Estados Unidos, generando 150 mil empleos.

-Se reformó la Constitución y se castigará con cárcel y sin derecho a fianza a quien utilice el presupuesto público en beneficio de partidos y candidatos, o que adultere los resultados.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CARTÓN POLÍTICO

Cheque en blanco

Publicado

el

Continuar Leyendo

CARTÓN POLÍTICO

¿Le creemos?

Publicado

el

Continuar Leyendo

NACIONALES

Primera semana de Claudia Sheinbaum, primer roce: Los caminos, continuidad, ajuste o rompimiento

Publicado

el

Crónicas de Pacheco, por Daniel Emilio Pacheco //

En una jornada política que ya empieza a mostrar las fisuras internas, Claudia Sheinbaum, virtual presidenta electa de México, enfrentó en su primera semana una prueba crucial en su relación con el presidente saliente, Andrés Manuel López Obrador.

El 3 de junio marcó el inicio de una turbulenta semana para la economía mexicana, con el peso desplomándose un 8% desde las elecciones, una caída no vista en cuatro años.

La causa de este sacudón financiero fue la avasalladora victoria del partido del Gobierno, Morena, que ahora tiene el poder suficiente en las Cámaras legislativas para aprobar las reformas políticas planteadas por López Obrador antes de que termine su mandato el 30 de septiembre. En su característico estilo, el presidente insistió en la urgencia de sus iniciativas constitucionales, enfatizando que «la justicia está por encima de los mercados», un comentario que solo avivó las llamas del nerviosismo económico.

Por otro lado, la doctora Sheinbaum y su equipo buscaban calmar a los mercados con un enfoque de «parlamento abierto» para discutir las reformas, tratando de proyectar una imagen de estabilidad y moderación. Sin embargo, este esfuerzo se vio saboteado por la insistencia del presidente en aprobar sus reformas de inmediato, exacerbando la caída del peso y el nerviosismo de los mercados financieros.

El punto álgido de esta semana de desencuentros se dio cuando el diputado morenista Ignacio Mier, en una declaración irresponsable, amenazó con que la nueva Legislatura del Congreso de la Unión aprobaría en septiembre las 18 reformas constitucionales rechazadas anteriormente, usando la mayoría de Morena. Este anuncio, junto con las declaraciones del presidente, que desestimaban la importancia de la estabilidad económica en favor de sus reformas judiciales, sumieron al peso en una espiral descendente, alcanzando los 18.33 por dólar.

El presidente López Obrador no solo contradijo públicamente a su sucesora, sino que además lanzó advertencias a las clases medias y a quienes calificó como «promotores del nerviosismo», insinuando posibles investigaciones de corrupción para aquellos que agiten los mercados financieros. Estas declaraciones incendiarias fueron vistas como un intento de intimidación, agravando aún más la incertidumbre económica.

Mientras la doctora Sheinbaum intentaba desesperadamente enviar señales de calma y continuidad institucional, el presidente saliente insistía en sus posturas confrontacionales, amenazando con un clima de inestabilidad que podría complicar la transición de poderes. Esta dinámica de tensión y desencuentros presagia una relación complicada entre el presidente saliente y la presidenta entrante, con la posibilidad de que estas fricciones se intensifiquen en los próximos meses.

Así pues, la primera semana posterior a las elecciones ha revelado no solo las diferencias estratégicas entre López Obrador y Sheinbaum, sino también el potencial para que estas diferencias se conviertan en un obstáculo significativo para la estabilidad económica y política del país. La transición de poder, que podría haber sido una oportunidad para consolidar un frente unificado de cara al futuro, corre el riesgo de convertirse en un escenario de confrontación y ruptura, algo que la historia del presidencialismo mexicano ha visto con frecuencia en el pasado.

LO QUE VIENE ESTA SEMANA

Este lunes, en las oficinas de Pemex, el ambiente será tenso. Todos saben que algo se cocina desde la Secretaría de Hacienda. Un equipo de esa dependencia se ha anunciado para hacer una revisión exhaustiva de la situación financiera de la petrolera, esa misma que ha sido el talón de Aquiles de los últimos gobiernos y que ahora preocupa profundamente a la próxima presidenta, Claudia Sheinbaum, y al todavía secretario Rogelio Ramírez de la O. Este último, desconfiado por naturaleza y con una relación más que tirante con el agrónomo Octavio Romero Oropeza, no deja espacio para dudas: algo huele mal en Pemex.

Dentro de la empresa, las apuestas están a la orden del día. La reciente victoria de Sheinbaum ha desatado las especulaciones sobre quién ocupará la dirección de Pemex. Los nombres que se manejan son de peso: Luz Elena González, Raquel Buenrostro, Lázaro Cárdenas Batel y Gerardo Esquivel. Este último es el favorito de los que desean un rescate real de la petrolera, pero también el menos querido por quienes prefieren seguir desangrándola para su beneficio personal.

Pero la atención no solo está en el cambio de dirección. La constructora ICA ha lanzado un reclamo monumental: mil millones de dólares por desacuerdos en la obra de la planta coquizadora de Salina Cruz. Pemex, en un principio, se negó rotundamente a pagar, alegando que las demandas están sustentadas en conceptos fantasmas, como la fluctuación del tipo de cambio. Sin embargo, el rechazo inicial ha sido seguido por un inesperado regaño desde Palacio Nacional. Extrañamente, el presidente López Obrador parece ser el más interesado en que se pague la suma antes de que deje el cargo, y la decisión recaiga en su sucesora.

Las sombras del poder y la corrupción no dejan de acechar a Pemex. El nombre de Javier Emiliano González del Villar resuena en los pasillos como el nuevo “rey del huachicol”, una figura tan temida como su predecesor, el general Trawitz. González del Villar, ahora director de Logística, se pasea en al menos tres Suburban blindadas, justificando una amenaza del crimen organizado que pocos creen. La cifra no miente: un aumento del 117 por ciento en el robo de combustibles durante este sexenio. Su cercanía con Juan Pablo Martínez Iglesias y Stephano Fonseca Andrade, ambos señalados por corrupción, completa el oscuro cuadro.

No menos importante es el caso de Alberto Velázquez, quien, según se dice, sobrevivió políticamente gracias a la creación de un puesto a medida por parte de Romero Oropeza, tras ser casi borrado del mapa por Ramírez de la O. Velázquez, ahora en la dirección de comercialización, maneja las ventas de todos los productos de Pemex, un poder que, como se sabe, implica mucho más de lo que se ve a simple vista.

Claudia Sheinbaum y Rogelio Ramírez de la O tienen razones de sobra para estar preocupados. El diagnóstico es claro: Pemex es un barco que hace aguas por todos lados. La revisión que se avecina promete ser minuciosa, y no es para menos. El futuro de la empresa, y quizás del país, depende de ello.

Este lunes también, Claudia Sheinbaum y López Obrador tendrán su primera reunión donde Claudia ya no será subordinada, sino la mujer que tomará el lugar de su mentor político, ante quien la Sheinbaum, tiene tres caminos posibles a tomar: La primera ruta, la más fiel al legado de su mentor, es la de la continuidad total con el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. La segunda, un ajuste estratégico de las reformas obradoristas para ganar legitimidad institucional. Y la tercera, una ruptura con el obradorismo para forjar un liderazgo propio.

Cada uno de estos caminos tiene sus propias trampas y recompensas. La decisión que tome Claudia Sheinbaum no solo definirá su presidencia, sino también el rumbo de una nación en búsqueda de certidumbre y progreso. La política mexicana, siempre enredada en su propio drama, se encuentra una vez más en un punto de inflexión, y todos los ojos están puestos en la mujer que tiene en sus manos la posibilidad de moldear el futuro del país.

En X @DEPACHECOS

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.