Connect with us

NACIONALES

La marcha de las oposiciones: Marcha para defender al INE o anti-López Obrador

Publicado

el

Opinión, por Pedro Vargas Ávalos //

En la marcha del domingo 13 de noviembre, se unieron, al menos para protestar, todas las oposiciones, llámese panistas, priistas, perredistas residuales, oligarcas, reaccionarios, derechistas y hasta despistados. El objetivo -real- fue protestar contra AMLO y el cambio que simboliza; la excusa, defender al INE oneroso, surgido bajo el sistema de cuotas y cuates.

Los convocantes, críticos viscerales del presidente, fueron el empecinado magnate Claudio X. González Guajardo (creador de Unid@s), los membretes de organismos no gubernamentales (representados por personajes bien etiquetados: Gustavo de Hoyos, Emilio Álvarez Icaza, Carlos Medina Plascencia, Beatriz Pagés, Carlos Alazraki). Además, Margarita Zavala, Santiago Creel, Vicente Fox, Porfirio Muñoz Ledo, o los dirigentes partidistas: Marko Cortés, Alejandro Moreno, Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta Naranjo, etc., etc. Como expresó el primer mandatario el lunes 14, luego de la marcha: “No hay espacio para la simulación. Imagínense que marchen juntos Madrazo y Elba Esther, y Fox y Chong, y Woldenberg, y (Javier) Lozano, Claudio X. González, Gustavo de Hoyos, puras finísimas personas…es realmente algo excepcional, ¿cuándo se iba a pensar eso?”.

En todo el país se registraron réplicas del evento central de la ciudad de México, donde sus organizadores, desecharon -temerosos de no llenarlo- ir al zócalo; por ello, se realizó del Ángel de la independencia al monumento a la Revolución, espacio muy menor que el de la magna plaza frente a Palacio Nacional. Enseguida sobrevino el dilema de cuantos individuos -niños y adultos- asistieron, conjeturándose que la cifra capitalina está entre 60 mil o 200 mil; por lo que ve al resto de las 63 ciudades en que hubo manifestación, oscilaron entre dos mil o hasta treinta mil participantes -en la Perla Tapatía apenas 12 mil-. Total, aproximadamente 800,000 desfilantes (incluyendo menores de edad), suma muy respetable pero pequeña frente al padrón electoral de 95 millones de mexicanos. Al respecto emerge un interrogante: ¿Cuántos partidarios de la reforma electoral concurrirían, a una convocatoria para respaldarla? Lo sabremos el domingo 27 de este mes, cuando marchen del Ángel al Zócalo, los que vayan a respaldar al líder de la Cuatro T, con motivo de su cuarto año de gobierno. En 2021, para oír el mensaje presidencial del tercer informe, se llenaron la Plaza de la Constitución -zócalo-, el corredor peatonal de Francisco I. Madero y la calle 16 de septiembre, así como en las avenidas 20 de noviembre y José María Pino Suárez, sumando cientos de miles asistentes.

Orador único de la reciente “marcha por el INE y la democracia” fue el sociólogo regiomontano de raíz judía, Isaac José Woldenberg Karakowsky, afamado porque fue el primer presidente del Instituto Federal Electoral (1996-2003); con él colaboraron, entre otros, los actuales moldes del INE, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, rentistas dorados de la burocracia electoral desde entonces. El vocero dijo: “Este es un día de fiesta. Estamos aquí reunidos con un solo objetivo claro y trascendente: defender el sistema electoral que varias generaciones de mexicanos construyeron…” Y continuó: “Estamos…ejerciendo nuestros derechos. El derecho a manifestarnos, a opinar, a reunirnos de manera pacífica para expresar nuestras preocupaciones y aspiraciones. Somos parte de una marea de opinión que aprecia y defiende la democracia… Ocho reformas electorales se llevaron a cabo entre 1988 y 2014 y los resultados están a la vista… de manera paulatina, pero sistemática nos acostumbramos a la diversidad, a las contiendas competidas, … a la alternancia constitucional y pacífica, subrayo, pacífica, del poder presidencial”.

El aplaudido pontífice de la burocracia electoral, tomó aire y enfatizó: el relevo del poder ejecutivo, “ocurrió por primera vez en México, gracias a ese proceso democratizador. El Poder Legislativo ha recogido los cambios en las preferencias políticas de millones de mexicanos; las minorías de ayer son las mayorías de hoy; y en todo el país, ese proceso se repite”, agregando: “No llegamos a una estación final. Tampoco a un paraíso. Apenas a una germinal democracia…” Luego, con su propia reflexión, sabemos que si hace falta una reforma electoral. Advirtiendo: “El problema mayúsculo, el que nos ha traído aquí, el que nos obliga a salir a las calles, el que se encuentra en el centro de la atención pública, es que buena parte de lo edificado se quiere destruir desde el gobierno.” Y con redoblado esfuerzo, subraya: “Es necesario insistir en eso, porque significa no solo una agresión a las instituciones existentes, sino a la posibilidad de procesar nuestra vida política en un formato democrático”. La idea es desconsiderada, pues la potencial reforma no agrede, solo plantea un proyecto transformador que está sujeto a lo que acuerden los legisladores.

Crecido por su reputación, Woldenberg da por hecho un planteamiento, al decir que “México no puede destruir las destrezas profesionales, los conocimientos…” para acto seguido enarbolar un seudo federalismo: no -se- puede centralizar todos los procesos electorales en dos instituciones descomunales, no solo porque somos una república federal, sino porque ni el INE ni un solo Tribunal podrán resolver con eficiencia lo que hoy encuentra cauce y solución en 32 entidades soberanas”. Sin embargo, todo eso no lo hizo valer cuando en 2014 se destruyó el IFE (que sí era respetuoso de los Estados) para crear el INE, que este sí nació antifederalista y costosísimo.

Ya para terminar su discurso, el mensajero de la caminata profusa, aseveró: “México no merece una reforma constitucional en materia electoral impulsada por una sola voluntad por más relevante que sea… México no puede ni debe trasladar el padrón electoral a otra institución porque el INE ha cumplido con creces en la elaboración de un listado confiable… Las próximas citas electorales deben contar con las mismas garantías que las del pasado inmediato: padrón confiable, equidad en las condiciones de la competencia, imparcialidad de los funcionarios profesionales, conteo pulcro de los votos, resultados preliminares en la noche de la elección”.

Diera la impresión que el sabelotodo de comicios, ignora que las iniciativas del Ejecutivo, necesariamente son de un solo sujeto, pues ordena la Carta Magna, ese poder sea unipersonal; y en cuanto a los fundamentos de los procesos electorales, sencillamente, nadie los ha cuestionado.

Voz en cuello, del ronco pecho del orador, vinieron los clamores: “¡No a la destrucción del INE! !¡No a la destrucción de los institutos locales! ¡No a la destrucción de los tribunales locales!

¡No a la pretensión de alinear a los órganos electorales a la voluntad del gobierno! ¡No al autoritarismo! ¡Sí a la democracia! ¡Sí a un México democrático!”

La prensa se dio vuelo alrededor de la marcha. Una exclamación de Woldenberg inspiró la primera plana del diario Reforma: ‘Si por la democracia’. Otra proclama del susodicho orador, la usó El Universal: “Exigen miles en el país, no destrozar al INE”. Por su lado, Milenio publicó que “cientos de miles de personas salieron a la calle en defensa del INE en 29 entidades, incluida la ciudad de México”, aunque “El Economista” reduce lo anterior: ‘Decenas de miles marcharon’, lo que complementó el vetusto Excelsior: ‘Claman por la democracia’. El periódico Crónica, hizo suya la consigna marchista: ¡El INE no se toca!, lo cual replica el rotativo “24 Horas”. Más escueta, “La Jornada” bosquejó: según Woldenberg “México no necesita una reforma electoral”. Y parco, El Heraldo, esboza: “Marchan miles en defensa del INE”, en tanto que El Sol de México, aludiendo a esos marchistas, interpretó: “Rechazan al autoritarismo”; por su lado El Financiero apunta: ‘Ola ciudadana sale a defender democracia’. Agrega una idea el impreso “La Razón de México”: la marcha sumó oposiciones.

En cuanto a los diarios tapatíos, los que realzaron la marcha fueron El Informador, con una cabeza de primera plana que pregona: “México retumba para frenar Reforma Electoral.” El Diario NTR, dice: “Por el INE. Llaman a legisladores a defender lo ‘edificado’. Los demás solo fueron eco de la prensa metropolitana azteca.

Desde luego que los comentaristas de todos los colores, emitieron versiones disímbolas, pero en su mayoría anticuatroteístas. Carlos Loret de Mola (El Universal), sugiere al primer mandatario que si tiene más inteligencia que rencor, debe retirar la iniciativa de reforma electoral. Javier Solórzano (La Razón) testifica que el Presidente pasará a la marcha de largo o la descalificará. Héctor Aguilar Camín (Milenio) no solo derrumba la absurda cuantía que dijo Martín Batres sobre el número (12 mil) de marchistas, sino que dogmatiza: Woldenberg es “emblema de la transición democrática de México”, con lo que se conduce como Batres – exagerando- al ungir como ‘santón’ al susodicho portavoz de la marcha. Sergio Sarmiento, en Reforma, escribe con dolo o rabia: “La iniciativa del Presidente, como tantas otras que ha impulsado hasta la fecha, es una simple colección de ocurrencias”. Sin comentario, por lo ramplón.

Una advertencia importante hizo Julio Hernández “Astillero” de La Jornada: la iglesia católica tomó el caso de la defensa del INE tilda de regresiva cuanto dañosa la probable reforma multicitada, para asumir un peligroso activismo, que nosotros, además, vemos como flagrante transgresión de la ley. Otro periodista sesudo y certero (Álvaro Delgado) calificó a los organizadores: Entre mapaches y oligarcas.

Como sostiene Jorge Zepeda Patterson (Sin Embargo): “Hay razones para protestar o pedir aclaraciones a la propuesta de Reforma Política que plantea el Gobierno, pero habría que asegurarnos que sean las razones correctas y no simplemente producto de la ignorancia o la mala fe, a partir de la propaganda de sus adversarios.

Salir a protestar porque López Obrador intenta destruir la democracia o desaparecer al INE sólo puede ser esgrimido por aquellos que lo repelen o no han leído la propuesta. La mayor parte de los planteamientos que ha hecho el Gobierno de la 4T tienen que ver con la posibilidad de tener un Poder Legislativo, partidos políticos y órganos electorales menos onerosos. Rasgarse las vestiduras para defender al INE, un organismo tan cuestionable es, de entrada, algo para revisar. La pregunta es si lo que propone ahora Morena es mejor o peor. Un régimen democrático tiene, al menos, dos desafíos por delante: uno, asegurar que el poder refleje los intereses de la mayoría y dos, que se respeten y estén representados los intereses de las minorías”.

Es por todo lo anterior, que como expresó Ricardo Monreal, siendo la marcha una expresión de una parte de la república, que debemos respetar, afirmamos nosotros y muchísimos más: ‘No tocar al INE’ como invoca la oposición, que fue su usufructuaria por décadas, o no mover ninguna coma a la iniciativa de reforma electoral, conforme sostiene radicalmente la Cuatro T, nos estrecharía a un deplorable todo o nada, posición que claramente, no es buena para los mexicanos, y mucho menos, para la democracia.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

24 Asamblea Nacional del PRI: Consuma «Alito» reelección y agrava riesgo de extinción

Publicado

el

Por Mario Ávila //

En ausencia de los militantes priistas que se habían opuesto al proyecto de reelección de Alejandro Moreno Cárdenas, el presidente nacional del PRI hizo realidad su proyecto de modificar el artículo 178 de los Estatutos, para que la dirigencia nacional y las estatales, puedan reelegirse hasta por tres periodos de 4 años.

 Con las modificaciones aprobadas a los estatutos del PRI, Moreno Cárdenas se lanzó contra sus detractores dentro del tricolor, y sostuvo que hay priistas vinculados con el asesinato del ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio, y con el caso Pemexgate.
En su mensaje que duró más de 28 minutos y fue el último orador en tomar la palabra en la 24 Asamblea Nacional, Alejandro Moreno Cárdenas arremetió contra los que “estuvieron al frente” del partido en dichos momentos y vino su contra ataque:

«Allá afuera, estos que se dicen que participaban en el PRI, una bola de cínicos, de lacayos, de esquiroles al servicio del gobierno y de sus intereses, que quieren romper la unidad a cambio de impunidad. Pero quiero compartirles a todos: ellos fueron el peor lastre para nuestro partido, ellos estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con el Pemexgate, hay militantes del PRI vinculados al asesinato de nuestro candidato presidencial, y eso le costó al PRI. No vamos a tapar a nadie, vamos a exigir cuentas y los vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad”, expresó ante el grito de “duro, duro” de los asistentes.

“Hoy emerge una nueva etapa en la vida política de nuestra organización. Inicia un nuevo camino para construirnos como fuerza política”.

“Hay que ser claros, porque allá afuera hay quienes jamás han dado un golpe por el PRI y han sido los más beneficiados del partido. Los que jamás estuvieron en la campaña política y ni siquiera se atrevieron a repartir un volante por nuestro instituto político. A ellos, a todos les decimos: no se equivoquen, aquí está el PRI trabajando, aquí estamos unidos, vamos por la defensa de la democracia, de las instituciones”, señaló el político campechano ante 3 mil delegados que avalaron la propuesta de reforma a los estatutos.

Alejandro Moreno se acordó que el PRI tuvo su origen en la Revolución Mexicana, y adjudicó a este partido los programas sociales, así como “la política social replicada por los gobierno actuales”, la creación de instituciones como el IMSS y el ISSSTE, el Infonavit y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Dijo que durante los “los gobiernos del PRI construimos carreteras, hospitales, la red eléctrica, hidráulica, los espacios públicos. Las y los mexicanos saben leer, saben escribir, y hacer cuentas gracias a los gobiernos del PRI, porque construimos las instituciones educativas en este país. Y que se escuche fuerte y claro, las escuelas públicas, las primarias, las secundarias, las preparatorias, el Politécnico, la UNAM y la UAM, todas las construyó el PRI. Ese es el legado del Partido Revolucionario Institucional”.

De la misma forma subrayó que “todo el sistema público de seguridad social, las estancias infantiles, las guarderías, la expropiación petrolera y la nacionalización de la industria eléctrica, las hizo el PRI”.

“En el país lo mejor que a México le puede pasar es que el PRI regrese y vuelva a gobernar, y para eso vamos a trabajar”.

Asimismo, asentó que esta fuerza política no apoyará una reforma al Poder Judicial que “pretenda menoscabar su independencia (…) jamás nos vamos a hincar ante el Poder (…) el gobierno que está por terminar quiere un PRI sumiso, quiere un PRI de rodillas, quiere un PRI que no defienda a las y los ciudadanos, por eso quieren tener un partido a modo. Pero desde aquí le decimos al gobierno, no van a tener un partido a modo, van a tener un PRI firme, de pie, que defienda a las y los mexicanos”.

En ese marco expresó que espera que el próximo gobierno federal convoque a la reconciliación nacional.

Su mensaje concluyó con el llamado a luchar por el partido. “Del PRI, nadie se va a bajar, se acabaron las vacas sagradas, los hampones en el PRI. Vamos a exhibir lo que han hecho porque ¿saben qué?, no han hecho nada jamás por nuestro partido. Hoy quiero decirles, no más traiciones y no más deslealtades. Los mentirosos y los sinvergüenzas, jamás vamos a permitir que vuelvan a dañar al PRI. Con firmeza y contundencia expresamos que por ningún motivo, y bajo ninguna circunstancia, permitiremos que las decisiones que atañen al PRI se dicten desde fuera del partido. Ningún presidente de la República, ni antes ni ahora, va a decidir en nuestro partido”.

APRUEBAN REFORMA POR UNANIMIDAD

La reforma se dió con una votación unánime y efectuada a mano alzada, dentro del primer punto de la agenda del día, en el marco de la celebración de la 24 Asamblea Nacional del PRI, que tuvo lugar la mañana de este domingo en las instalaciones del auditorio Pepsi Center.

Con ello, «Alito» Moreno podría quedarse en la presidencia del Comité Directivo Nacional del PRI hasta el 2032, luego de que su primer periodo para el que fue electo venció en agosto del 2023, pero con el apoyo del Tribunal Electoral del Poder Judicial logró extender su mandato a un segundo periodo.

Esto a pesar de que se trata de la época en la que el Partido Revolucionario Institucional ha obtenido los peores resultados de su historia, que lo han puesto al borde de la extinción, ya que hoy solo gobierna en dos entidades del país (Durango y Coahuila) y su representación en el Poder Legislativo será solo testimonial con 33 diputados de 500 integrantes y con 17 senadores entre los 128 miembros de la Cámara Alta.

Con el resultado de la elección del pasado 2 de junio, el PRI pasó a convertirse en la quinta fuerza política en el país, por su representación en la Cámara de Diputados, al triunfar solo en 9 de 300 distritos y obtener 24 espacios plurinominales, con lo que ubicó con 33 curules, debajo de Morena, PAN, PVEM y PT; en tanto que solo superó a Movimiento Ciudadano y al PRD. El PRI conquistó apenas el 6.6% de los votos, muy cerca del 3% mínimo que se exige para mantener el registro.

Con la determinación de la reelección, se presagia la más grave crisis en el Partido Revolucionario Institucional, ya que un grupo de ex presidentes y más de 250 militantes de distintas regiones del país, exigieron la renuncia de Alejandro Moreno y anticiparon que impugnación la legalidad de la Asamblea, entre ellos Dulce María Sauri y Manlio Fabio Beltrones.

En el arranque de la Asamblea un grupo de militantes del tricolor, intentaron ingresar a la 24 Asamblea Nacional, pero les fue impedido el ingreso, con el argumento de que la entrada era exclusiva para delegados debidamente acreditados y registrados, por lo que la euforia subió de nivel y se generó una trifulca en donde se rompió una puerta de cristal.

«LA EVOLUCIÓN DEL PRI COMIENZA AHORA»: ALEJANDRO MORENO

En sus redes sociales Alejandro Moreno resaltó que “la unidad es la fuerza del PRI, aquí estamos los priistas que hemos luchado por el partido, los que lo damos todo en el territorio, los que verdaderamente amamos a México y al PRI. La evolución de nuestro partido comienza ahora”.

Nuestra 24 Asamblea Nacional -abundó- es una muestra de que nuestro partido avanza de la mano de la militancia. Entendemos que México cambió y nosotros tenemos que evolucionar para seguir siendo el partido que define el rumbo del país.

La secretaria general del PRI Nacional, Carolina Viggiano, escribió en sus redes sociales que la modificación de estatutos del PRI es resultado de las propuestas hechas por miles de priistas que demandan el regreso a ser un partido de bases y con visión progresista; eso que por años se perdió y dio lugar a traiciones que dañaron al partido”.

“En la 24 Asamblea Nacional el mandato de la mayoría es por liderazgos que garanticen que el PRI sea de la gente, del pueblo, pero sobre todo que sea de las y los auténticos priistas. El PRI tiene historia y también tiene mucho futuro”, precisó.

MANLIO FABIO BELTRONES:  LA NO REELECCIÓN, GÉNESIS DEL PRI Y ESENCIA DE LA CONSTITUCIÓN”

Uno de los priistas que con mayor vehemencia impugnaron los acuerdos que se agendaron para la 24 Asamblea Nacional del PRI, fue el sonorense Manlio Fabio Beltrones, quien previamente había advertido que la no reelección es un principio esencial de la Constitución «y además fue la génesis que le ha dado vida y consolidación al PRI como Partido».

Recordó un documento que aseguró es «interesantísimo» sobre el dictamen que se presentó en las primeras Asambleas del Partido Nacional Revolucionario (PNR), antecedente del PRI, cuya discusión y aprobación tuvieron lugar del 28 al 31 de octubre de 1932.

«Se presenta a debate una cuestión que interesa por su fondo y por su forma: por su fondo, porque representa uno de los postulados de más arraigo en la conciencia revolucionaria, y por su forma, porque la resolución a que se llegue debe ser la traducción fiel dentro de nuestras normas de Partido de cómo conviene a los intereses revolucionarios de México que inscriba en el Programa del Partido el principio de la No Reelección en sus diversas modalidades», se lee en el documento que compartió Beltrones.

«A consecuencia de lo anteriormente expuesto, las Comités Nacionales del Partido tomaron el acuerdo de convocar a una Convención Nacional Extraordinaria, a fin de plantear y resolver la forma en que debe adoptarse el principio de la No Reelección, dando a conocer concretamente a la Asamblea de la Convención, para orientar la discusión y facilitar el debate sobre asunto tan trascendental, sus puntos de vista que se contienen al final de esta exposición».

El propio Manlio Fabio Beltrones calificó como «una pésima idea y mala broma», el intento de reelección de Moreno Cárdenas.

Y dijo: «Las decisiones hoy cupulares, asfixian a nuestro partido impidiendo el acceso de cuadros probados, con méritos y nuevos», expuso el sonorense.

«Definitivamente es una pésima idea, que hasta parece una mala broma, el abordar una situación tan crítica para el PRI nacional con una medida que violenta hasta su historia de cerca de 100 años, basada en un movimiento antirreeleccionista que le dio origen», agregó.

Continuar Leyendo

NACIONALES

«Alito» Moreno se queda con las ruinas del PRI

Publicado

el

Los Juegos del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

No hubo sorpresas, Alejandro “Alito” Moreno se impuso en la 24 Asamblea Nacional del PRI y el destino de este instituto político se ve entre color gris y gris, ya que durante los próximos ocho años se hará lo que él campechano decida.

En la Asamblea Nacional en la que participaron 3000 militantes sólo ingresaron los leales al político sureño, la disidencia simplemente no tienen cabida, menos el debate de ideas. Se asemeja más a un partido de corte totalitario.

Las propuestas de reforma a los estatutos del PRI se aprobaron este domingo por unanimidad, como se aprobó el pasado año que Moreno Cárdenas se extendiera su mandato hasta el 2024.

El PRI de ser el gran partido político de México, que gobernó el país durante 70 años ininterrumpido, termina controlado por un personaje muy hábil, con un grupo muy cerrado en el que la incondicionalidad es el sino, muy parecido como sucede con el gobierno de López Obrador, donde el requisito es 90 por ciento de lealtad y 10 por ciento de conocimiento.

En el caso de Jalisco, por citar un ejemplo, se le cerró la participación en la Asamblea Nacional al ingeniero Ramiro Hernández García, a quien no lo incluyeron en la lista, pese a los servicios que le hizo al Comité Nacional de Alito Moreno, cuando entró de bombero en estados como Sonora, donde la dirigencia estatal se le rebeló a Cárdenas Moreno, pero esos méritos no fueron suficientes para que fuera uno de los 3000 que participaron en esta 24 Asamblea Nacional.

Tanto Alito Moreno como Laura Haro, han mostrado ser utilitaristas, de cómo usan a la gente con la promesa de que habrá alguna candidatura en el futuro, pero luego no les cumplen, como fue el caso del arandense Omar Hernández que aceptó ser secretario general y sería recompensado con una candidatura a diputado, lo cual no le cumplieron, renunciando a sui militancia de toda la vida, como lo han hecho una inmensidad de cuadros de primer orden.

El PRI de Alito Moreno es un PRI de incondicionales, vamos a ver en qué termina esta historia y que a diferencia de otros tiempos recibió el tricolor los santos óleos, pero reviviría al lograr el mexiquense Enrique Peña Nieto ganar la elección presidencial, para luego aquello desembocó en un gigantesco fiasco, cuando los prototipos del nuevo PRI, resultaron los más corruptos en la historia de dicho partido. La mayoría de aquellas caras nuevas que asumieron las gubernaturas terminaron en la cárcel o perseguidos.

Es cierto que Alito Moreno es el presidente más fuerte que ha tenido este partido desde su fundación como Partido Nacional Revolucionario (PNR 1928-1938); Partido de la Revolución Mexicana (PRM 1938-1946) y Partido Revolucionario Institucional (PRI desde 1946-2024). Pero de qué sirve un presidente muy fuerte con un partido muy débil.

Hoy el PRI de ser el todopoderoso partido se ha convertido en un partido satélite que tendrá una representación muy pobre en las dos Cámaras en esta nueva legislatura, con 33 diputados de 500 integrantes y con 17 senadores entre los 128 miembros de la Cámara Alta.

LA AMBICIÓN DEL PODER

La narrativa del político de Campeche es descalificar a sus críticos para resbalarse su perfil de dictador ya que con la reforma a los estatutos tiene la vía libre para dirigir al PRI hasta el 2030, con dos reelecciones, por lo que si alguien estaba pensando que tras el fracaso electoral del pasado 2 de junio se daría espacio para un proceso de reflexión y autocrítica para hacer la transformación que la circunstancia existe, nada eso sucedió en el PRI, más bien se abrió la codicia para administrar las ruinas que quedan.

En el caso de Jalisco el PRI tendrá 3 diputados en el Congreso del Estado, es la representación más crítica en la historia política moderna en la entidad, pero esos legisladores tendrán un valor en el mercado político muy alto, toda vez que el futuro gobernador llegará muy amarrado, con un Congreso del Estado en el que su partido es minoría y estará obligado a hacer una alianza electoral con el PRI y con el PAN.
Muy penoso lo que hoy vive el PRI con una dirigencia que lo único que le importa es el control de este partido para saciar su ambición de poder, el controlar los subsidios y negociar el voto en entidades donde las condiciones lo permiten como es el caso de Jalisco.

Por eso cabe la pregunta: ¿Ahora sí el PRI recibirá los santos óleos?

¿Llegó el momento de enterrar al PRI? ¿Será Alito Moreno su sepulturero?

Continuar Leyendo

NACIONALES

Le toca administrar las ruinas del partido: «Alito» Moreno, decide asumirse en el sepulturero del PRI

Publicado

el

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

¿Qué diferencia hay en el PRI de Jesús Reyes Heroles, Porfirio Muñoz Ledo, Javier García Paniagua y Beatriz Paredes al PRI de Alejandro “Alito” Moreno?

Las diferencias pueden ser como la luz y la oscuridad, el día y la noche. Con esos liderazgos además de ideas e ideología, había rumbo y mando. Era el modelo de partido de estado, partido hegemónico y que se fue transformando, conforme cambiaba el mundo.

Estos nombres son expresión de los tiempos del explendor del poder y de la maquinaria tricolor, del gobierno del partido único, dirigido por algunas mentes brillantes y con visión de estadista como Jesús Reyes Heroles, o la profunda inteligencia y chispa de Porfirio Muñoz Ledo o la gran fuerza y liderazgo que emanaba Javier García Paniagua, así como Beatriz Paredes, quien sin ser de esa generación, se formó en aquella escuela y se distinguió por ser de las últimas expresiones de liderazgos brillantes de ese PRI que se fue deteriorando hasta llegar a la crisis que hoy lo tiene al borde de la muerte.

La vida de México no se entiende sin el PRI, con sus virtudes y defectos. Más allá de la visión maniquea de la política, el PRI marcó época durante siete décadas, desde su fundación como Partido Nacional Revolucionario (PNR) con Plutarco Elías Calles el 4 de marzo de 1929 cuya visión de estadista a la luz de la historia contrasta con el PRI que administra Alejandro Moreno

Grandes personajes han pasado por la presidencia del que en un tiempo fue llamado “el partidazo”, que hoy a sus 95 años de su fundación como Partido Nacional Revolucionario (PNR) y después Partido de la Revolución Mexicana (PRM), se encuentra en estado de agonía, cuando el político campechano logró el control absoluto de sus órganos de gobierno y que con las reformas de los estatutos le permitirá reelegirse y estar al frente del mismo cuando menos ocho años más y que sumarían 13 años al frente del mismo.

Le tocó al político veracruzano Jesús Reyes Heroles, reconocido como el gran ideólogo priista, quien adelantándose a su tiempo, impulsó la gran reforma política de 1977 desde la Secretaría de Gobernación en el gobierno del presidente José López Portillo que permitió la incorporación de partidos a los que se tenía artificialmente marginados del mundo institucional y que, además, generó, con la nueva fórmula de la Cámara de Diputados, el pluralismo al mundo de la representación política. “Creo que ahí está el mejor logro de Jesús Reyes Heroles; es su gran visión, su sensibilidad para ver que era necesario reformar», lo enmarcó José Woldenberg, quien fuera el primer presidente del IFE, entre 1996 y 2003.

Fue con esta reforma con la que inició el proceso de transición democrática de un modelo de partido hegemónico a un modelo de pluripartidismo y que se prolongó durante más de dos décadas, para dar paso a sucesivas modificaciones en la normatividad e instituciones electorales hasta llegar a la conformación de una mayoría opositora en la LVII Legislatura en la Cámara de Diputados en 1997 y la alternancia en la Presidencia de México el 2 de julio del 2000 con el triunfo de Vicente Fox para poner fin a 70 años del gobierno del PRI.,

Sin embargo, en el seno del PRI se empezaron a dar las divisiones, por las diferencias por el rumbo que siguió el país después de la llegada de Miguel de la Madrid a la presidencia de México y que fue el inicio de los llamados gobiernos neoliberales. Fue así como Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas dejaron a este partido para crear el Frente Democrático Nacional y que le daría vida al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

LA ERA DE ALITO MORENO Y EL DECLIVE

Si bien Alejandro Moreno es el presidente que ha tenido mayor control sobre las estructuras del partido desde su fundación en 1929, paradójicamente es el PRI más débil en sus 95 años de existencia, ya que en los cinco años que está por cumplir como dirigente, de 12 gubernaturas que gobernaba cuando arribó a la presidencia, hoy sólo le quedan dos, Coahuila y Durango.

Por la presidencia del PRI han pasado mentes brillantes y políticos de gran peso que le permitieron ser la principal fuerza política de México durante 70 años hasta perder la Presidencia de la República en el 2000 ante el PAN y el guanajuatense Vicente Fox, con otro sexenio que encabezó Felipe Calderón para prolongarse 12 años del PAN a la cabeza del gobierno mexicano, para posteriormente regresar a la Presidencia con Enrique Peña Nieto.

Tras la derrota del candidato José Antonio Meade en 2018 frente a Andrés Manuel López Obrador, el PRI caería en su peor crisis al convertirse en un partido satélite, como el PVEM y el PT, periodo al que le ha tocado administrar a Alejandro Moreno de 2019 a 2024.

A Alejandro Moreno llegó a la presidencia del PRI cuando iniciaba su crisis, antecedido con la derrota del candidato presidencial José Antonio Meade, quien cayó al tercer lugar, detrás de Andrés Manuel López Obrador al ganar la presidencia y de Ricardo Anaya, postulado por el PAN. Entre 2012 y 2018 el PRI perdió 10 millones de votos (Enrique Peña Nieto obtuvo 19 millones 158 mil 592 votos y Meade 9 millones 289 mil 853 votos).

En esa elección del 2018 además de perder el PRI la elección presidencial, logró únicamente 47 de los 500 diputados federales y 14 de 128 senadores, terminando el sexenio con 8 de ellos, por diferencias con Alito Moreno, destacando el ex secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong y la ex canciller Claudia Ruiz Massieu, quienes decidieron abandonar las filas del mismo. El PRI gobernaba 12 entidades y aquellos gobernadores que fueron ofertados como “la nueva cara del PRI”, la mayoría de ellos terminaron con acusaciones de corrupción, detenidos o perseguidos por la justicia.

LA TOMA DEL PRI

Ya sin la tutela del presidente de la república diversos personajes se enfrascaron por obtener la dirigencia del PRI y fue Alejandro Moreno quien llegó a su presidencia con el apoyo de los entonces gobernadores.

En esa lucha electoral en el camino se quedó Ivón Ortega, ex gobernadora de Yucatán, quien planteó la transformación del partido con aquella expresión “o nos refundamos o nos refundimos”. Sin embargo, Alito Moreno no fue receptivo a lo que demandaba la política yucateca al desdeñarla y ésta decidió renunciar a su militancia de 29 años.

En agosto de 2019 Alejandro “Alito” Moreno asumió la presidencia del PRI, y el partido tricolor había perdido la presidencia de la república frente a Andrés Manuel López Obrador, pero aún gobernaba 12 estados.

Cinco años después el PRI gobierna únicamente Coahuila y Durango, estados que ganó en coalición con el PAN y PRD.

En 2021 el PRI logró llevar a 65 diputados a la Cámara Baja; tres años después en las elecciones del pasado 2 de junio, tendrá 35 legisladores.

El PRI pasó en la elección presidencial del 2018 de 16.4% de la votación al 11% para colocarse en el cuarto lugar

Muchos cuadros de valía se han alejado del PRI, cuando Alejandro Moreno les cerró el paso a través del control que ha realizado de los órganos de mando y hoy rodean al político campechano políticos incondicionales que lo han apoyado en esta Asamblea Nacional para la reforma de los estatutos permitiendo la reelección por dos periodos más que serían ocho años de presidente, sumando en total 13 años.

LAS CRÍTICAS

La política yucateca y ex presidenta nacional del PRI, Dulce María Sauri se ha distinguido por ser de las voces más críticas de la dirigencia de Alejandro Moreno, quien ha alertado que tal y como lo marcan los documentos identitarios y la ley electoral del partido, “no pueden reformarse ni cambiar de dirigencia nacional puesto que el proceso electoral no ha concluido, y esta reunión nacional debería de ocurrir hasta que se de la constancia de ganadora a la persona que resultó electa en la contienda presidencial”.

“Esa fue una asamblea que fue convocada apresuradamente, en un lapso en que está restringido, por no decir prohibido, que los partidos políticos modifiquen sus documentos básicos o que elijan nuevas dirigencias, ese lapso concluye cuando termina el proceso electoral”, argumentó Dulce María Sauri.

Considera que el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal (TEPJF) no ha concluido con la calificación de la elección por la Presidencia de la República, por lo que los partidos no pueden reformarse oficialmente.

El Artículo 173 de los Estatutos del PRI al respecto establecen: “El proceso de renovación de las dirigencias de los Comités Ejecutivo Nacional (…) por término del periodo, no debe coincidir con ningún proceso interno para postular candidaturas a cargos de elección popular del mismo nivel o superior, ni entre el inicio del proceso y hasta el día de la calificación de la elección constitucional de que se trate”.

FORMACIÓN DEL FRENTE ANTI ALITO

Precisamente para evitar que Alejandro Moreno se eternice en la presidencia del PRI se formó el Frente Amplio por la Renovación del PRI, conformado por José Natividad González, Dulce María Sauri, José Reyes Baeza y Héctor Astudillo Flores, ex gobernadores de Nuevo León, Chihuahua y Guerrero, entre otras voces críticas.

Esta agrupación planteó lo siguiente:

  1. Suspensión de la XXIV Asamblea Nacional.
  2. Cese inmediato de las funciones que ostentan los actuales presidentes y secretaria general del partido.
  3. Integración de una dirigencia interina que convoque a una nueva asamblea.
  4. Elección de una nueva dirigencia mediante el voto de la militancia.

BELTRONES CONTRA REFORMA DE ESTATUTOS

El senador electo por Sonora y ex presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones expresó a su vez que no convalida la reelección de Alito Moreno al frente del PRI y señaló que sería una decisión irresponsable ante un partido que requiere de una serie de reflexiones sobre los resultados en los procesos electorales. Dijo que la reelección de la dirigencia del PRI no es la solución a los problemas que vive este instituto político.

Dio a conocer que en una reunión con delegados del partido en Sonora que asistirán este domingo a la Asamblea Nacional del PRI, “les compartí mi firme e invariable convicción de rechazar la idea de un cambio estatutario que promueva la reelección de sus dirigencias”.

“El daño sería lamentablemente mayúsculo y contrario a lo que hoy amerita una seria discusión y reflexión de los que nos ha sucedido en los últimos procesos electorales”.

“Resulta absurdo pensar que esa medida sea, en un caso remoto, la solución a nuestro problema de fondo. Parece una simple e irresponsable decisión”, dijo Beltrones.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.