Connect with us

OPINIÓN

Polémicos fallos de la justicia federal: Los jueces en los tiempos la Cuarta Transformación

Publicado

el

El Análisis, por Pedro Vargas //

Casi no hay semana en la cual los medios de comunicación nos informen que algún juez -específicamente del ámbito federal- concedieron un amparo a favor de alguna o varias organizaciones, en contra de actos de la autoridad emanada del actual gobierno general, mismo que se autodefinió como de la Cuarta Transformación Nacional (4T).

Dos aspectos de fondo resaltan a la vista ante ese panorama: en primer lugar, la división de poderes constitucionales que impera en la república; en segundo término, el proyecto de nuevo régimen (4T) encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El artículo 49 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dice claramente: “El Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial”. En los Estados, es el artículo 116 que en su primer párrafo establece: “El poder público de los estados se dividirá, para su ejercicio, en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y no podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el legislativo en un solo individuo”. Por lo tanto, debemos entender que existe un solo poder público, que es el “Supremo Poder de la Federación”, siendo su concomitante en las Entidades federativas, el poder público estatal.

Bajo esa idea, es que marcha el gobierno, lo cual presupone colaboración entre los tres poderes, puesto que realmente existe solo uno dividido en triple función, cuyo fin inmediato es aplicarse cada uno en su ramo: el legislativo, decretar normas para el adecuado desarrollo nacional; el ejecutivo, dirigir la administración pública, y Poder Judicial, aplicar la ley impartiendo justicia. El objeto mediato de todos, es servir al pueblo y consolidar la nación, para lo cual deben observar invariablemente la Carta Magna con sus leyes secundarias.

En vista de lo antedicho, los poderes no son adversarios sino complementarios; eso sí, deben ser respetuosos de sus competencias, a lo cual suele decírsele “independencia” con lo que se evita haya confusiones interpoderes. De surgir estas, la misma suprema norma señala el sendero para resolverlas.

Por lo que ve al orden ejecutivo, lo encabeza el Presidente de la República, o sea, es unipersonal, en tanto que los otros dos poderes son colegiados y multiorgánicos: las Cámaras de Diputados y Senadores, en el Legislativo y, para el Poder Judicial, la Suprema Corte de Justicia (SCJ), un Tribunal Electoral (TEF) y Plenos Regionales, los Tribunales Colegiados de Circuito, Tribunales Colegiados de Apelación y los Juzgados de Distrito. Además, existe un Consejo de la Judicatura encargado de la administración, vigilancia y disciplina de esos entes, con excepción de la SCJ y el TEF con sus Plenos Regionales.

Tradicionalmente, el poder que en los hechos resulta preeminente, es el Ejecutivo, pues al ser unitario, emanar de la voluntad soberana del pueblo y encargarse de las distintas responsabilidades que tiene cada secretaría y múltiples dependencias (que forman el Gabinete Ampliado), resalta su trascendental significación.

Los defectos que resintió políticamente nuestra democracia, que repercutieron en la vida institucional del país, generaron un presidencialismo desmedido, a tal grado que a los períodos presidenciales solía llamárseles “monarquía sexenal”, pues la presencia del ejecutivo en todos los órdenes hacía que los demás poderes y organismos, parecieran subordinados a él.

Por lo anterior, surgieron las inconformidades y reclamos, las protestas y demandas de la sociedad civil, es decir de los ciudadanos y sus organismos. Hasta que en los comicios de 2018 se eligió al actual presidente, quien enarbola un proyecto de nación en el cual los principios de “por el bien de todos, primero los pobres”, la austeridad republicana, la lucha contra la corrupción y la impunidad, así como tener una democracia plena y consolidar la soberanía nacional en todos los renglones, son sus bases. En cuanto a los individuos miembros del nuevo gobierno, su divisa sería no robar, no mentir, no traicionar y respetar al prójimo, es decir, al pueblo, a los gobernados.

Esos ideales son el motor de la Cuarta Transformación (Cuatro T, 4T), la cual emerge teniendo en cuenta que la Primera nos dio la independencia, la Segunda trajo la Reforma, y la Tercera, fue la Revolución Mexicana que buscó la reivindicación ciudadana y la justicia social. Los tres movimientos tuvieron de común denominador la lucha armada. La Cuarta Transformación es de índole pacífica, respeta la ley y los derechos humanos, lo que conlleva la práctica de los valores culturales, morales, el fortalecimiento de la familia y de las comunidades.

Bajo esos lineamientos, la Cuatro T (4T) planeó obras emblemáticas, entre las que destacan el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la Refinería de Dos Bocas bautizada como Olmeca (ambas obras ya inauguradas); en construcción, está el Tren Maya; el corredor Transístmico que une al Pacífico con el Golfo de México; y una serie de edificaciones formidables como el Tren México-Toluca, Parque Ecológico del Lago de Texcoco, vía Oaxaca a Puerto Escondido, una ampliación del tren que va de Lechería a Buenavista, etc., etc. Esto además de rescatar las dos empresas descentralizadas más esenciales del país: Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

Así las cosas, tanto las obras ya estrenadas como las que están en construcción, constantemente fueron o han sido suspendidas por juicios de amparo, promovidos generalmente por organismos de los llamados ONG´S, soterradamente impulsados por personas o fuerzas políticas antagónicas a la 4T, destacando al respecto, el señor Claudio X. González por medio de sus variados ONG’S y la alianza Va por México que conforman el PAN, el PRI y el PRD; dentro de esta amalgama, figuran sujetos que brillaron en cargos y posiciones de anteriores gobiernos, y que anhelan regresar a usufructuarlos de nuevo.

El juzgador federal Juan Pablo Gómez Fierro, es quizás el más destacado de los impartidores de justicia que han concedido suspensiones. A él acuden variadas corporaciones que, como la sablista hispana Iberdrola, lucran a costa de los mexicanos y a diario burlan nuestras leyes.

Recientemente a esta compañía se le impuso una multa por más de nueve mil millones de pesos, y ya consiguió la suspensión para evitar pagarla: el juzgador Ramón Lozano Bernal, titular del Juzgado Tercero especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones, tomó la decisión de suspender la multa.

Volviendo a Gómez Fierro, ya es célebre, porque ha otorgado amparos contra la reforma a la ley eléctrica, y contra la Ley de Hidrocarburos; el lunes 19 de julio concedió la suspensión definitiva en contra de la política de la Secretaría de Energía que obliga a comprar gas a Pemex y CFE. El 25, concedió el primer amparo contra la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), a favor del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), con sentencia de efectos generales y ordenó que se aplique el estatuto anterior a la reforma publicada en marzo de 2021, no obstante que la Corte ya dejó en claro la constitucionalidad esa norma: el legista argumentó que la amparista aduce una violación a su derecho a un ambiente sano al entrar en vigor la LIE: bajo tal criterio, todo sujeto puede ampararse, puesto que tenemos universalmente esa prerrogativa, lo cual abona la cachaza de este fustigador ataviado de juez.

Otro censor con toga que se lució, fue uno residente en Jalisco, quien concedió una suspensión para evitar el traslado rápido a Estados Unidos del capo de capos, Rafael Caro Quintero. El juez Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en Jalisco, Francisco Reséndiz Neri, otorgó la “suspensión de plano” contra la extradición inmediata y luego declinó la competencia, aduciendo que el competente está en la prisión del Altiplano, y por lo tanto debe conocer su caso un juez federal de Toluca o de la capital azteca.

El organismo “Defendiendo el Derecho a Un Medio Ambiente Sano” (DMAS) logró la suspensión de la edificación del Tren Maya en su tramo cinco; el juez primero Adrián Novelo Pérez, con sede en Mérida, fundado en que “existe peligro inminente” de que la obra genere daños al medio ambiente, “se concede a DMAS A.C. la suspensión definitiva para el efecto de que Sedatu, Fonatur y Fonatur Tren Maya suspendan o paralicen cualquier acto que tenga como finalidad la continuación de la construcción del Tramo cinco del proyecto Tren Maya”. (Por Esto, 19-IV; Excelsior y El Financiero, 30-V-2022). Ante esa situación obstruccionista, el Consejo de Seguridad Nacional declaró que la construcción del Tren Maya es una obra de seguridad nacional. (Milenio, 20-07-022). Y de esa manera prosiguió su fabricación.

Lo anterior solo son botones de muestra; casos que llaman la atención, como el concederle un amparo por un tribunal de Nuevo León (luego de rechazos de otros en diversas Entidades) al inefable Alejandro Moreno (a) Alito, para que no se publiquen grabaciones -que lo han exhibido en la justa dimensión de lo marrullero que es- que él mismo ordenó, son asuntos frecuentes en que juzgadores federales en aras de la “independencia” judicial, conceden esos amparos suspicaces.

Las cosas han llegado a posicionar dos bandos: el que alega que los jueces son los salvadores frente a la Cuatro T, y el gobierno que lucha por todos los medios para sacar avante sus proyectos. Para Enrique Quintana, director editorial de El Financiero, “hasta ahora varios jueces han mantenido la integridad de la Constitución y la ley” (20-07-2022) lo que traduce aí: “De AMLO, nos salvan los jueces”.

En conclusión, todo lo anterior y muchas otras cosas que son evidentes y hacen que el país siga adelante, permiten acreditar que: a) en México existe un verdadero estado de derecho; b) los jueces gozan de plena autonomía, y c) los medios de comunicación, así como sus integrantes, gozan de cabal libertad.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

La Marcha por la Democracia

Publicado

el

Los Juegos del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

La defensa de la democracia es la bandera que llevó el domingo 18 de febrero a la clase media mexicana a salir a la calle y manifestarse contra las políticas centralistas y de control político del gobierno de López Obrador. La clase media que es el motor de la sociedad llenó el Zócalo de la Ciudad de México y marchó en más de 100 ciudades del país.

¿Cuántos marcharon? ¿cientos de miles? sumando los manifestantes de la Ciudad de México y en cerca de 100 ciudades del país, el número podría superar el millón de ciudadanos que expresaron su desacuerdo con las políticas del sexenio que ha encabezado López Obrador y cuya bandera ha sido: “Primero los pobres y la lucha contra la corrupción”.

El Zócalo de la Ciudad de México que ha sido el gran bastión de los morenos, lo abarrotaron esas familias que pocas ocasiones se manifiestan y lo hacen cuando llegan al hartazgo con los malos gobiernos.

Hace seis años las clases medias del país inconformes con la soberbia de una clase política rapaz, con los grandes negocios de una élite, la corrupción campante y la incapacidad para resolver problemas, con una inseguridad creciente y un estancamiento de la economía con mínimo crecimiento llegó al hartazgo, buscando un cambio y en ese estado emocional y de frustración votaron por la propuesta que ofrecía López Obrador en su tercera campaña presidencial.

DISCURSO CRÍTICO E INCLUYENTE

En Guadalajara la única oradora fue la jovencita Karla Magaña quien logró articular un discurso inteligente, fuera de la polarización que divide al país, con señalamientos críticos respecto a la defensa de la democracia y el reclamo por la anhelada paz social, contra el gobernante que cierra sus oídos a la crítica y trata de erigirse en la única voz y que pasará a la historia como un intento de dictador, un vanidoso amante de reflectores.

La voz de los manifestantes se fusionó en un grito de poner alto al autoritarismo y teniendo como base de protesta la defensa de la democracia, de que el INE sea imparcial, que el voto sea libre, un repudio a lo que se teme se convierta en una elección de Estado.

Y algo que para mi cobra mayor importancia con las siguientes frases que pronunció la oradora Karla Magaña a propósito del extremismo de derecha y las expresiones de odio, muy similares a los radicales de la 4T que hemos visto en redes, donde hasta profesionistas maduros le han entrado al juego de la polarización, conforme lo vemos en sus mensajes. El mensaje incluyente de Karla me pareció de la mayor pertinencia por el momento que vive el país:

“Pero tengamos cuidado, no queremos un México dividido: Aquí no olvidamos a nadie, aquí no hay “buenos o malos”; aquí nadie se queda afuera. México nos necesita a todos, a cada miembro de tu familia; algunos caminarán más lento, otros más rápido, pero no debemos olvidar a nadie, lleguemos todos juntos a la construcción de un país libre, soberano, verdaderamente incluyente”.

EL FRACASO DE LA 4T

Preguntamos: ¿Cuál ha sido el principal fracaso de este gobierno? ¿Está en la seguridad, en la salud, en la educación, en la lucha contra la corrupción?

Hoy hemos visto el desencanto ante las políticas de la llamada 4T cuando no hay mejora en la economía, el crecimiento es mínimo y los problemas tienden a agudizarse, como lo vemos en la inseguridad que está peor que hace seis años, en el desastre que resultó la política de salud y cuando la lucha contra la corrupción es un engaño.

En el tema de la seguridad, el gobierno ha impulsado su estrategia de “abrazos no balazos”, que implica no usar la fuerza del Estado para enfrentar y acotar a los grupos criminales que en no pocos estados del país imponen su ley al gobierno, ejemplo de ello son Guerrero, Colima, Michoacán, Tamaulipas, Baja California, Sonora, Jalisco y otros más donde los diversos niveles de gobierno se han visto rebasados.

Se creó la Guardia Nacional y en un principio le dimos el beneficio de la duda con la esperanza de que esa propuesta funcionaria, dándole el tiempo necesario para que este nuevo organismo de seguridad se pudiera desdoblar y se articulara, pero ya estamos en el último año del sexenio y los números crudos, duros y fríos es la mejor respuesta: son cerca de 180 mil homicidios y al ritmo que vamos, al término del gobierno del político tabasqueño llegaremos a 200 mil. Recordemos que con Calderón fueron 139 mil homicidios violentos; con Peña Nieto 150 mil y con AMLO un 25 por ciento más alto que éste último.

En el tema de la lucha contra la corrupción, el gobierno de AMLO supuestamente le declaró en su primer año la guerra a los grupos criminales que se han dedicado a la ordeña de los ductos de gasolina de Pemex. Incluso mandó a comprar pipas al extranjero para abastecer a zonas y regiones del país, para salir delante de los golpes que estaban dando estos grupos y que provocaba se paralizara el abastecimiento de los hidrocarburos.

¿Qué pasó con los ataques del gobierno a los llamados “huachicoleros? ¿Los acabaron? ¿Ya no hay robo de gasolina?

Es otro ruidoso fracaso ya que el propio Pemex acepta que en estos seis años se ha disparado el robo de huachicol. Datos entregados por la paraestatal muestran que de diciembre de 2018 a octubre de 2023 se han registrado 62 mil 441 tomas ilegales en sus ductos (Diario El Univeresal). El ilícito ha crecido 117% en lo que ha transcurrido del sexenio, respecto a la administración anterior que encabezó Peña Nieto que conforme al reporte de Pemex fue de 28 mil 835 perforaciones ilegales.

Vamos a ver el impacto de esta mega-marcha, qué tanto puede incidir en el proceso electoral, si es el despertar de la clase media o simplemente fue una expresión de hartazgo con poca trascendencia política; ya en el pasado se han presentado otras manifestaciones, pero que allí han quedado para el anecdotario.

¿Qué sigue?

Continuar Leyendo

JALISCO

Nelly Muñoz, entre dos amores: ¿Qué pasó en el distrito 15 federal?

Publicado

el

Crónicas de Pacheco, por Daniel Emilio Pacheco //

En el retorcido laberinto de la política jalisciense, un nuevo episodio sacude los cimientos de la convencionalidad partidista, trazando líneas borrosas entre la lealtad y la estrategia, entre el deber y la ambición.

La maestra María Nelly Muñoz emerge como la figura central de una historia que bien podría haber sido tejida en los oscuros rincones donde la política se cruza con el teatro del absurdo. Candidata por dos partidos distintos para el mismo distrito, el 15 federal, su historia es menos sobre un triunfo personal y más sobre el reflejo de una batalla más grande, más compleja, tejida en las sombras.

Muñoz, lejos de ser un prodigio político por méritos propios, es catapultada a la notoriedad no por sus victorias sino por ser el símbolo de un desafío intrapartidista y, quizás, de un fallo sistémico que raya en la farsa. Su doble candidatura, aprobada tanto por Morena como por Movimiento Ciudadano, no es el resultado de una pelea por su lealtad, sino más bien un espejo del juego de poder que subyace en la política regional, un juego donde las figuras se mueven no por el tablero electoral, sino por el de los acuerdos en lo oscurito.

El arquitecto detrás de este peculiar escenario es Leonel Mayorga, el secretario general de la Sección 16 del SNTE, quien, en su afán de colocar a su hermano en una posición favorable dentro de Morena, termina orquestando una serie de movimientos que, inadvertidamente, colocan a Muñoz en el centro del tablero.

La maniobra, lejos de ser un acto de ingeniería política magistral, se revela como un acto de desesperación que termina por negociar con el partido de Enrique Alfaro un espacio para Muñoz bajo la bandera de Movimiento Ciudadano, en una jugada que desafía la lógica y la legalidad.

Este enredo no solo pone de manifiesto la fragilidad de los procesos internos de selección de candidaturas, sino que también expone la persistencia de un corporativismo que muchos creían extinto. La doble candidatura de Muñoz se convierte así en un símbolo de los viejos vicios de la política, donde las reglas se moldean, se estiran y, en ocasiones, se rompen, en función de los intereses de unos pocos.

María Nelly Muñoz, con la doble investidura de candidata, no ha pronunciado palabra alguna sobre esta curiosa duplicidad. Públicamente, ha mostrado su apoyo a Claudia Sheinbaum de Morena para las presidenciales, mientras que a nivel estatal respalda a Pablo Lemus de MC para la gubernatura de Jalisco, un juego de equilibrios políticos que parece desafiar la lógica.

Desde la trinchera de Movimiento Ciudadano, las reacciones no se hicieron esperar. Manuel Romo, coordinador de MC en Jalisco, lanzó críticas hacia el proceder de Morena, sugiriendo que las decisiones del partido se toman lejos del suelo jalisciense, sin considerar el trabajo político local. Este incidente refleja las tensiones y disputas internas que suelen caracterizar los procesos electorales en México, donde las alianzas y estrategias a menudo trascienden los límites de los partidos.

El caso de María Nelly Muñoz es emblemático de un problema mayor en la política mexicana: la falta de claridad y transparencia en los procesos de selección de candidatos. La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales es clara en su artículo 227, prohibiendo la doble candidatura. Sin embargo, el escenario actual sugiere una transgresión a esta normativa, poniendo en tela de juicio la legalidad de la postulación de Muñoz por dos partidos distintos.

Movimiento Ciudadano defiende su elección de Muñoz como una candidatura ciudadana, destacando su compromiso con representar a los habitantes del Distrito 15 desde el Congreso federal. Pero la aparición de su nombre en la lista de Morena ha avivado el debate sobre las prácticas internas de los partidos y el papel de las influencias externas en la determinación de candidaturas.

Pero la trama se complica aún más con la aparición de Maritza Rodríguez Pérez, otra candidata surgida de las sombras de la Sección 16 del SNTE, quien, al igual que Muñoz, es propuesta como candidata de Morena, esta vez en el distrito 12, sin mayor reconocimiento que el que le confiere la designación de sus padrinos políticos. La batuta del magisterio parece, está firmemente en manos de la Sección 16, tanto en MC como en Morena, ¿Entregarán buenos resultados a quienes les han creído? O la realidad los dejará en evidencia como malos operadores políticos.

En este escenario, la política jalisciense se convierte en un teatro donde los actores cambian de máscaras con una facilidad desconcertante, donde las alianzas se forjan y se deshacen en la penumbra de los intereses compartidos, y donde figuras como Muñoz y Rodríguez Pérez se convierten en peones de una partida que trasciende el ámbito electoral para adentrarse en el del poder por el poder mismo.

Así, mientras los operadores políticos cercanos a Mayorga se alinean con figuras de la talla de Claudia Sheinbaum y Pablo Lemus, en un juego de lealtades cruzadas que parece anticipar una nueva configuración del poder local y federal, el pueblo observa, quizás con cinismo, quizás con esperanza, este nuevo capítulo de la política jalisciense, un capítulo que, aunque confuso y lleno de intrigas, es revelador de las dinámicas que, en la sombra, siguen definiendo el curso de la vida pública en Jalisco.

En X @DEPACHECOS

Continuar Leyendo

JALISCO

Todos a tomar la calle

Publicado

el

Opinión, por Javier Jaramillo //

Manuel Romo, menciona que quien fomenta la división, no hay manera de trabajar con él, supongo que se refiere a integrarse a Movimiento Ciudadano, no entiendo si su frase obedece al orden local o al nacional, es una frontera que fue difícil y ya no lo es, digamos que le ponemos humildad y todos aportamos .

Si es de orden local, cierto es que esa verdad es ya de unos meses atrás, está vencida  y  si es a nivel nacional seguramente es lo mismo, no se hasta dónde será o no protagonista de lo que construyó y hoy lo administra de manera disciplinada y obediente a quien se debe o lo manda, que en honor a la verdad lo dice reiteradamente al Gobernador Enrique Alfaro y hay que reconocerle su pragmática manera de ser.

Más aún hoy lo veo con un nuevo derrotero, entre otros, Manuel Romo declaró sorprendentemente que estaremos en la campaña de Máynez en Jalisco, mandó una muy buen señal .

Pues claro que es así después de la gran calidad y valor civil que mostró Dante al cumplir y pedirnos cumplir los acuerdos, para recuperar la unidad, postulando a Clemente Castañeda, como candidato a Senador Plurinominal en la primera fórmula, aún por arriba de Luis Donaldo Colosio Riojas, que es lo más representativo que tenemos y sobre el mismo, más aún votar por Hugo Luna, como candidato a legislador plurinominal  al nivel de Claudia Ruiz Massiel, Ivon Ortega, Patricia Mercado, Patricia Flores, Amalia García, que no son menores estás mujeres, imaginen desde ex gobernadoras, ex candidatas presidenciales, ex secretarias de estado, hasta una coordinadora de gabinete o jefa de oficina de un presidente de la república.

Pienso que Hugo, que no lo conozco, sé que tendrá que transitar con humildad y sobriedad, apegado a la regla dicha, ahora eres par, solamente par, hay un jefe político federal Dante Delgado Rannauro, por eso menciono que es el tiempo de Manuel Romo, este tiempo y debe iniciar en un plan de sumar y salir hacer campaña, ganar la calle, campaña sin candidatos, más allá de la imaginación, pero ya.

Más que declarar, caminar inmediatamente con todos los candidatos el territorio, incluyendo plurinominales y por supuesto incansablemente, además después del acuerdo cumplido por el coordinador nacional tiene que ser y presentar su totalidad profesional como nunca en hechos y obra  , luche por la Victoria de Máynez,  Pablo Lemus y más aún entrar con todo a Guadalajara, a los municipios de Jalisco, integrado planillas que sumen votos y mueven conciencias, estén o no en el ánimo de quienes deciden o dirigen MC o despachan en espacios de Gobierno .

La contienda no está sencilla, está competida y es claro el camino en Guadalajara, con la renuncia de Salvador Caro Cabrera a MC se complicaron las cosas, a Chava Caro lo respeto y le conozco de años y aún cuando algunos lo crean o no, por lo menos en un inicio ayudó o impulsó a Verónica Delgadillo, hábil cuál es Chava Caro, conoce  alcances y algunos pocos pueden competir contra él, ganarle y esos que pueden hacerlo necesitan aparecer ya .

¿Qué sigue?

Lo que nos toca hacer, ya lo sabemos todos, trabajar, trabajar, trabajar, solo tenemos una opción, victoria, victoria y victoria.

Fundemos nuestros pilares en Pablo Lemus, Máynez, Juan Jose Frangie, Vero Delgadillo, Alberto Esquer, Mirza Flores y cada candidato a cualquier cargo y sea dicho de pasó que Clemente Castañeda y Hugo Luna, como todos los plurinominales, salgan a recorrer territorio y a ganar la calle, aún cuando ellos se saben seguros, por la voluntad de quién los propuso y por el que sí cumplió su palabra, Dante Alfonso Delgado Rannauro.

Así lo creo y así lo dijo Dante Delgado estimado Don Gabriel, los plurinominales tienen que salir a hacer campaña y creo que Clemente ya lo hace y en unos días, Hugo Luna, tendrá que hacerlo y bien, como candidato que es y como sabe hacerlo, tiempo de ciudadanos, tiempo de elecciones tiempo de ganar la calle.

 

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.