Connect with us

DEPORTE/CULTURA

A Puerto Vallarta…mirada de crepúsculo

Published

on

Compartir en redes:

Por Fernando Zúñiga //

Aurelia me citó en la casa de su amante. Una casa verdaderamente lujosa, con no muy exquisito gusto pero con todas las comodidades imaginables. Colgada de la montaña y con una pequeña playa privada a la que se accedía por un camino de vegetación exuberante que lo protegía de la vista aun de las aves marinas que lo sobrevolaran.

Por el interfón me dio las instrucciones de sentarme en la terraza, que me sirviera lo que deseara del bar y que si deseaba ponerme algo más cómodo para el clima de ese día utilizara lo de mi gusto, con toda libertad, del armario junto a los vestidores de la piscina. Que seleccionara la música: Rick Braun ….Can you feel it.

Solamente me quité mis Top Sailer. Tanto mi pantalón como mi camisa eran holgados, de lino color claro.

Me serví un Vodka Tonic. Desde las bocinas: Paul Taylor ….Remember the love.

Era una vasta terraza.

la diseñó y construyó uno de los arquitectos más reconocidos en el mundo…

Aurelia avanzaba hacia mí, con una bebida en su mano, descalza, vestida con pijama-palazzo. Blu eléctrico con ribetes blancos. Blusón suelto. Pantalón ancho.

Brindó conmigo. Miró hacia el mar.

nadie la habita de planta. Soy la única visitante ocasional…

Me vio a mí sin mirarme. Sonreía como para nadie.

fue construida pensando en una vida familiar futura reposada frente al mar…

Me invitó a sentarnos.

desde hace 2 años he venido sola y deambulo ajena al sol, a la brisa y al mar, a las aves y la vegetación que antes me fascinaban me arrobaban los sentidos, prisionera de la soledad de mis recuerdos…

le pido a los trabajadores que no vengan estos días. Por eso ves la alberca con hojas acumuladas…

Aurelia me acarició la mano. Miré distraído el horizonte marino.

que paradoja: el lujo consiste en adquirir muchas cosas innecesarias siendo la vida indispensable…

Su sonrisa empezaba a desnudar su alma.

estoy viviendo el precio de darme cuenta…demasiada cuenta…

acepté el papel de la amante, creía amar sus atributos visibles, o los que quise ver, o los fue perdiendo si los hubo…y viví mi primera gran pasión de lujuria con entusiasmo y amante sin amor…

su malicia rebasaba mi necesidad, mi capacidad de querer y mi ambición…para no regresar al hoyo de mi infancia en aquel pueblo perdido, de mi abundancia de carencias…de mi miedo a la nadería…aproveché mi belleza, mi inteligencia y la astucia para salir de allí, de escaparme de mi provincianismo providencial…

Sentí que Aurelia congeló sus razones y liberó sus sentidos.

mi ambición personal desarrolló el instinto animal que me ayudó a cancelar las jerarquías del amor imponiendo las de la belleza y el poder…

cultivé la costumbre de ser admirada solo que no me daba cuenta que algunos rasgos de mi origen no me disfrazaban lo suficiente, de la mala fortuna de mi origen…

me volví demasiada inteligente para ser amada…

En la voz de Aurelia resonaba un ocaso, penumbra de noche en pleno mediodía tropical.

La imaginé en alguna reunión como la amante desdeñosa y ausente, deseada, imponiendo lejanía, con la copa en la mano, la aureola de mujer auto creada, la que elige, la que bendice con solo mirarla, la que sabe que el mundo está ahí para servirle…poseedora del último secreto del secreto del éxito… y el poder… y la gloria.

Imaginé a Aurelia hace varios años atrás cuando era la favorita, la elegida, la que al anochecer de glamour en esta misma terraza ante los invitados refulgía con aire casi mitológico. Con su palazzo bordado de celo reinante de dinero y halagos, reina del imperio de su propia creación.

Me imaginé a Aurelia décadas atrás cuando la conocí. La muchacha pobre con su vestido de percal, zapatitos de plástico regalados por la familia que la acogió en la ciudad para que trabajara con ellos.

Me di cuenta que Aurelia se dio cuenta de que así la recordé. Que mi recuerdo la regresaba al pequeño pueblo desconocido en los mapas del México de los 50´s.

Aurelia había sido entregada a una familia vecina de la casa de mis padres. Una familia de empresarios de la industria refresquera, ricos. Asistió a la escuela que habían fundado nuestros padres en la cual yo y mis amigos de la infancia cursamos la primaria antes de separarnos para continuar con los estudios del siguiente nivel. Asistimos a la misma secundaria pero sin aumentar la convivencia.

La dejé de ver en los niveles superiores de estudio. No supe más de ella ni por referencias de amistades mutuas. Aurelia era muy bella desde esa edad y desarrollaba un físico atractivo. Despertaba admiración de aquellos que la conocían. Siempre sobresalió en los estudios.

La encontré muchos años después en una convención en NY. Ella acompañaba a su marido, así me lo informó. En esa ocasión no tuve oportunidad de conocerlo. Ella lucía en verdad muy bella, refinada, segura de sí misma, no podía ocultar su encanto y atributos físicos. Me habló de su afición a la pintura y la ópera. Me describió las características del vino que bebía como verdadera enóloga/somellier. Su ropa y joyas eran muy finas. Algunas de sus expresiones eran con buen acento tanto en francés como en inglés. Cuando confirmó que yo dominaba el alemán por mi estancia de un año en Alemania también charlamos brevemente en ese idioma.

Le pregunté en esa ocasión por qué se había presentado conmigo con otro nombre. Me explicó (noté un fulgor de rubor en su expresión) que su marido así se lo había propuesto, cambiaron el acta de nacimiento y a ella le pareció bien. No le afectaba en nada y si además con eso demostraba su amor accedió.

Aurelia había aceptado ser la amante del hijo de su familia protectora cuando este contrae matrimonio, empieza a tener hijos al tiempo que va ascendiendo en la escala social, en su carrera política y en las esferas de poder que tanto la familia de su padre como la de su madre le heredan. Él requería una joyita de presentación y divertimento para sus momentos de éxtasis sociales.

Ricardo, así se llama, la llevó a la cumbre del dinero, las influencias, el poder, la inteligencia al servicio de la belleza y la belleza al servicio de la gratitud.

Aurelia me confesó esa tarde en Puerto Vallarta, con las luces del atardecer de su mirada y la mirada sobre el atardecer marino de la costa, que Ricardo la había echado del castillo del dinero, del palacio del poder.… que se daba cuenta ahora que la fortuna no es de nadie, circula, se esfuma y va a dar a un infinito hoyo de desechos de la vida.

Como pago a sus servicios le permitía ir algunas veces a la casa de Vallarta. Que se sintiera dueña de todo lo que allí había. Que podía llevar a sus amantes si deseaba y podían beber sus licores y usar la ropa que ahí estaba. Todo esto había sido comunicado por medio de una secretaria hacía 5 años y ya nunca más la había vuelto a saludar, ni siquiera por teléfono.

Desde las bocinas del bar: Brian Cultberson…Forbiden love.

Me retiré prometiéndonos vernos de nuevo. Descendí de la montaña como librando cada curva de la carretera, como si el crepúsculo sobre el Pacifico me susurrara al oído: poder, dinero, belleza, amor, sexo, lealtad, necesidad, miedo, origen…

El stereo de mi auto: Jessy J. .…True love.

FZG. GUADALAJARA IX/2016

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTE/CULTURA

Jorge Vergara Madrigal: El vendedor más grande de Jalisco

Published

on

Compartir en redes:

Por Diego Morales //

Audaz, arriesgado, disruptivo, exitoso, líder, amigo, son algunas de las descripciones que le hacen en su adiós de la vida terrenal a Jorge Vergara Madrigal, empresario tapatío, dueño del Club Deportivo Guadalajara y presidente fundador del Consejo de Grupo Omnilife, quien partió de este mundo a los 64 años de edad.

En su andar, Jorge Vergara hizo de todo. Trabajó como mecánico, traductor de textos, vendedor de automóviles, vendedor de carnitas, fue restaurantero, entendió, según expresó en diversas ocasiones, que el fracaso es parte importante en la vida del hombre.

“Entender que en la vida todos los tropiezos es lo que te enseña a caminar. Cuando eres un bebé y empiezas a caminar te caes, te tropiezas, te descalabras, pero es la única manera que aprendes a caminar. El resto de tu vida será lo mismo, si no aprendes a superar los fracasos, te quedarás en el fracaso”.

EL INICIO DEL EMPORIO

El negocio de la comida le mermó su salud y lo llevó a la quiebra. Por ello, decidió incorporarse a Herbalife, basado en estas interacciones, se asocia con otros colegas para fundar Omnitrition, compañía multinivel cuyos productos son los suplementos dietéticos fundada en 1991. Al tiempo, los socios le venden su participación a Jorge Vergara y como único dueño en 1994 cambia el nombre por Omnilife.

“Fue por necesidad, yo tenía un negocio de carnitas y un restaurante italiano. Engordé, me enfermé y quebré, entonces estaba buscando la manera de estar sano y bajar de peso. Se me presentó una compañera americana, me proporcionó el conocimiento del multinivel y así empecé”.

GENTE QUE CUIDA A LA GENTE

El sueño de Omnilife comenzó con un préstamo de 10 mil dólares, y en la actualidad, es uno de los consorcios líderes en México, con presencia en Sudamérica, Estados Unidos y Europa, que en cifras publicadas por el Diario El Universal, es una compañía con ingresos superiores a los 6 mil millones de pesos anuales.

“Yo tenía prisa porque Omnilife jalara y funcionara. Cuando arrancamos era por la prisa, el primer pedido de Omnilife se pagó con puros anticipos (…) no teníamos nada de producto en almacén, inauguramos sin el producto. Dos meses después llegó el producto. El problema de la actitud está cañón, tenemos tantos obstáculos, que queremos seguir con lo seguro, me vale sombrilla lo demás. Yo tomé la decisión que no podía dejar morir mi sueño por culpa de los demás”.

Gente que cuida a la gente, es el lema de la compañía fundada por Jorge Vergara, quien en una de sus conferencias ante los distribuidores de Omnilife, reconoció que el éxito de la empresa fue siempre enfocarse en metas para la gente, no en la búsqueda del dinero.

“El común denominador cuando iniciamos algo es el miedo. A intentar, a cambiar, porque hemos intentado mil cosas, hemos fracasado mil veces, estamos quebrados, somos empleados, nos pagan mal y no nos alcanza el dinero. Usando y platicando, lo que logras es generar ingresos. En Omnilife no queremos vendedores, queremos gente que transmita los resultados, gente que contagie lo que los productos van haciendo. Enseño a la gente que tenga resultados, la cuido para que tenga resultados, eso es Omnilife”.

EL DUEÑO IRREVERENTE

“No se arrepentirán”, fue el mensaje que dio levantando el puño en señal de victoria, al término de la asamblea de socios del Club Guadalajara el 30 de octubre de 2002, en donde adquirió al equipo más popular de México, las Chivas de Guadalajara.

Sin embargo, este no fue el primer contacto que Jorge Vergara tuvo con el futbol. Según relata el periodista David Medrano, viajó a Argentina a ver al Atlas enfrentarse a River Plate, donde lo conoció, le externó su inquietud de comprar un equipo de futbol, sin embargo, no le vendieron a los rojinegros a quienes patrocinó con su marca Omnilife durante dos años a principios de la década del 2000.

Años después, a través de Juan José Frangie y José Luis Rivero, se dio cuenta que sería posible comprar a las Chivas si convencía a los socios con certificado de aportación, lo cual logró y así Jorge Vergara se convirtió en dueño del club y las instalaciones de Verde Valle.

“Al cien por ciento (convencido de haber comprado al equipo). El propósito de comprar Chivas, además del futbol, es mi sueño y visión ver cómo un país cambia por el futbol, a través de los protagonistas que son los ídolos de la cancha, si tienes un buen líder, los niños seguirán a ese líder. Mi sueño es decir que tengo 11 chicharitos en la cancha”.

En su gestión como dueño de Chivas, el equipo ganó dos títulos de liga, dos copas MX, un campeonato de Súper Copa MX, un campeonato de la CONCACAF, además de la obtención de un subcampeonato de la Copa Libertadores. Además, logró la formación de grandes futbolistas mexicanos, entre los cuales resaltan Javier Hernández, Carlos Vela, Carlos Salcido, Francisco Rodríguez, Omar Bravo, y el más reciente José Juan Macías, entre otros.

También, como dueño de Chivas, posicionó la marca a nivel internacional. Limpió el uniforme de publicidad a su llegada, por considerar que “estaba prostituida la marca”. En la polémica, a Jorge Vergara se le recuerda por sus desplegados, acrecentar la rivalidad con los acérrimos rivales del Guadalajara, el América y el Atlas.

Dentro de las innovaciones, expandió el nombre de Chivas e invirtió en la MLS en el proyecto de Chivas USA, el cual duró 10 años y no tuvo el impacto deseado. Fundó Chivas TV, una plataforma streaming. Y sin duda la joya de la corona, la construcción del Estadio Akron, que se inauguró el 30 de julio de 2010, con una capacidad para 49 mil espectadores, con lo último en arquitectura y tecnología, posicionándolo como uno de los mejores aforos deportivos de América Latina.

A la vez, en 2003 adquirió al equipo Saprissa de Costa Rica, que salvó de la quiebra financiera y en 8 años como propietario logró 7 titulos nacionales, 1 título de la CONCACAF, además de la promoción de talentos locales, entre los cuales resalta el arquero internacional Keylor Navas.

SU HUELLA EN EL CINE

Siguiendo con su paradigma de romper lo establecido, Jorge Vergara también irrumpió en la industria del cine, donde fue productor y distribuidor, impulsando a directores como Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón. Su trabajo más galardonado fue la cinta “Y tu mamá también”, protagonizada por los actores Gael García Bernal, Diego Luna y Maribel Verdú.

“El cine me gustó toda la vida, viene de familia, tengo un tío que era productor de las películas del centro, otro más que fue el que hizo María Candelaria. Me cae en las manos el guion de Y tu mamá también, me gusta, dije esto va a ganar muchos premios. El cine es un negocio, pero te dedicas al cien por ciento o te lleva el tren, por eso mejor lo dejé”, expresó entrevistado por Adela Micha.

LO LOGRAMOS”

“Cuando lanzamos el Omniplus a mil pesos la botella, me dijeron que estaba re-loco, que no iba a funcionar, se equivocaron; luego platiqué mis deseos y mi sueño de comprar Chivas, me dijeron que estaba loco, que Chivas no se vendía, que era igual que la Virgen de Guadalupe, se equivocaron; luego platiqué del estadio, me dijeron que estaba loco, que cómo iba a construir un estadio de esa magnitud sin recursos del gobierno, sin ningún financiamiento y se equivocaron. Lo logramos”, expresó en uno de los videos institucionales, lo cual podría ser el resumen de su exitosa trayectoria como empresario.

Descanse en paz, Jorge Carlos Vergara Madrigal.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

Conciencia en la Cultura: Blanco en blanco, Doña Isidora y Playas de México

Published

on

Compartir en redes:

LA PANTALLA: BLANCO EN BLANCO

Dir. Thèo Court (Chile 2019)

Es una película dramática. Se proyectó en la sección Horizontes del 76º Festival Internacional de Cine de Venecia.

En el preludio del S. XX Pedro llega a Tierra del Fuego, un lugar violento, a fotografiar la boda de un poderoso terrateniente. La futura esposa, una adolescente, se vuelve una obsesión para Pedro. En su intento de retratar la profunda belleza de la joven provoca un reto a las fuerzas sociales que dominan esas tierras. Pedro se ve forzado, involucrado y partícipe de un evento inesperado.

PREMIOS 2019: Théo Court ganó el premio al Mejor Director en la sección Horizontes.

VINO VID VINCI: DOÑA ISIDORA

BLANCO, 100% RIESLING, VALLE DEL MAIPO EN CHILE.

Amarillo pálido con reflejos verdosos.

Notas netamente frutales: manzana verde, toronja, acacia y manzanilla.

Suave, sabroso, aromas frutales y florales. Acidez fresca y burbujeante.

Saboréalo con mariscos, lenguado, quesos suaves, comida oriental, igual como aperitivo.

LA MAGIA DE TUS VACACIONES: PLAYAS DE MÉXICO, SOL, ARENA, MAR, ARTE, COCINA…

BAHÍA CONCEPCIÓN: Cuenta con varias playas que muchos consideran son las mejores de la Baja, incluyendo Playa Requesón, Playa Buenaventura y Playa Coyote.

BAHÍA DE MATANCHÉN: Una bahía amplia con forma de media luna y con espléndidas playas de arena suave de primera y un ambiente relajante.

PLAYA ZIPOLITE: El lugar favorito de los mochileros.

PLAYA ZICATELA: Se encuentra entre los diez primeros lugares de surf en el mundo!!

PLAYA LAS VIUDAS: Ubicada en Baja California Sur. Futuro paraíso de la Baja. Rincón en desarrollo, con alto potencial y belleza austera que tienes que visitar.

PUERTO PEÑASCO: Un auténtico oasis, con mística especial. Ex paraíso hippie y ex combatientes del Viet Nam.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

A cualquier asilo…cuando el destino nos alcance

Published

on

Compartir en redes:

Crónicas de un Trotamundo, por Fernando Zúñiga //

Homero (50) visitaba el asilo ese día. Yo había acompañado a mi amiga la dra. Yamileth que cumplía su visita semanal de asistencia médica altruista para los residentes. Homero visitaba a su amiga Carlota por lo menos 2 veces a la semana desde hacía varios años. Salvo causas de fuerza mayor faltaba alguna vez en la fecha indicada y si se lo permitía el reglamento de la institución y el estado de salud de Carlota reponía su inasistencia.

Homero y Carlota habían sido pareja hacía 25 años. En ese entonces él tenía 25 y ella 55 años de edad.

Carlota lo había apoyado cuando él renunció a su carrera del sacerdocio. Carlota le había financiado sus estudios de arquitectura en una universidad de cierto renombre con algunas estancias en el extranjero para su especialización y otros estudios de investigación.

Habían hecho vida de pareja durante 5 años. Carlota recién había perdido a su marido y a sus 2 hijos, nueras y nietos en un accidente aéreo cuando se conocieron ella y Homero.

Homero encontró en ella el aprendizaje del amor maduro: alimentado por la sabiduría, para amarse con la libertad que da el no guardar secretos de ninguna clase por parte de ambos; disfrutar de espacios comunes pero respetando a la vez la individualidad de cada uno. La sexualidad plena.

alguna ocasión pregunté a Carlota a que debía ella la satisfacción tan plena, que nos invitaba a hacer el amor varias veces en un mismo día, en cualquier momento, que a veces iniciaba con el simple roce de la mano o la mirada…me contestó con su voz suave y, recuerdo, que su mirada tímida asomaba a sus ojos color gris (como siempre que me expresaba sus sentimientos de amor hacia mi)…porque te quiero y me siento segura de mi y de lo que te doy…

y porque aprendo que el corazón no tiene arrugas y que la belleza que contemplo en ti coincide con la belleza que contemplo en mi…y que la noche me lleva a tu más profunda piel…y me desnudas del pasado y me llenas la piel…al principio me daba pena, sabes, y quería permanecer de espaldas, y me miras los senos y los labios y me haces sentir como renazco lentamente como mujer… 

aprendo el poder humano de la comunicación sensual y erótica….cuando siento la seda de tu espalda como perfume en mi mano y la sal de tu piel en mis labios y en mi boca el calor tu primavera que entra a mi cuerpo y recorre mi cuerpo en cada rincón….saber que estás en mi…

Carlota celebró en Homero la alegría de un nuevo comienzo: la tarea del amor paciente, la vitalidad que había menguado en plena vida con su duelo inacabado, el redescubrimiento de su sexualidad, el rol del amor perfecto: mamá, esposa, amante, hija, amiga, niña, espíritu, mente, cuerpo…la piel nueva.

Amaron, sintieron, hablaron, escucharon, nacieron, renacieron, viajaron, regresaron, empezaron, retornaron, enmudecieron, tocaron, bebieron, gimieron, penetraron, tocaron, descubrieron, lamieron, experimentaron, redescubrieron, enseñaron, aprendieron, aceptaron, rechazaron, reintentaron, perdonaron, violentaron, suavizaron, llenaron, vaciaron, rellenaron…

Recorrieron su geografía mm a mm, rincón a rincón, se bebieron líquido a líquido, se reconocieron desde adentro, desde afuera, desde lejos, con el silencio, con la mirada, con la yemas de los dedos, con el aroma de sus deseos, sus sudores, el despertar de sus senos, el despertar de sus labios externos….de su conciencia exaltada, libre, sin límites….del ritmo vital de sus terminaciones nerviosas, lento suave acelerado, lento….de su boca el gemido irreconocible, la acumulación de todo su ser….las sábanas, el sudor, los fluidos, la hoguera, el ombligo vital, los músculos, el peso del otro, la voluntad erótica, los rincones en húmedo reposo, aspirar olores y humedades…sonidos ancestrales, aruños en la espalda, combustión tibia ralentizada, bendecir el cuello, el cabello, los pezones, el pubis, las piernas, la pasión, la semilla, los dientes en el hombro, dimensionar el delante y el detrás el arriba y el abajo, la esencia femenina, la esencia masculina, los 9 orificios…

Homero recordaba sus veranos en Alemania. Entre los ascendientes de Carlota había antiguos personajes de las regiones bávaras. La estancia en una gran villa antigua, estaba entre sus más bellos recuerdos del tiempo de pareja con ella. Bosques de pinos, un sol caliente, ciervos, ardillas, campos de frambuesas y fresas silvestres; recoger setas, campos cubiertos de flores desconocidas. Flora de montaña. Bañarse bajo una cascada. La granja con cientos de animales de todas las especies. Paseo por el campo en el viejo carro tirado por caballos. Los viajes al lago Tegernsee. El viaje en tren al castillo de la bisabuela, construido en el S. IX, en el corazón de Los Alpes bávaros. Saltar desde los balcones del granero sobre las pilas de heno, embriagarse con la cerveza de las bodegas y recorrer los pasajes secretos que comunicaban con el monasterio a cientos de metros a través de sótanos medievales.

Carlota lo inició en el alpinismo. Un antepasado era considerado entre los grandes escaladores en la historia del alpinismo mundial. Carlota mostraba una audacia casi temeraria, sin embargo sabía todo lo que hay que saber sobre técnicas de montañismo. Siempre se sintió completamente seguro con ella en la cuerda. Carlota había pasado varias temporadas con expertos alpinistas durante la primavera en Snowdon. Le enseñó a esquiar en Champéry.

solo una vez me vi en peligro. Carlota desde un lugar firme a unos 20 metros por arriba de mi sostuvo la cuerda y me recuperé. En Pen-y Pass desayunábamos al aire libre con algunas jarras de cerveza y por las noches al volver al hotel nos pasábamos un largo tiempo observando con algo de estupor nuestros cuerpos al vapor de las tinas de agua casi hirviente…

En esta parte de la narración los ojos de Homero brillaron de manera tan particular cómo el temblor de su mano cuando me enseñó la foto de su familia actual.

Su esposa y sus 2 hijos habían aceptado su relación amistosa con Carlota. Su hijo con un poco mas de reticencia que su hija. Después de contraer matrimonio habían pasado 3 años antes de que Homero volviera a contactarla. Había un acuerdo tácito de no convivir y no hacerle preguntas o comentarios respecto de la otra parte.

Cuando Carlota empezó a manifestar su Alzheimer la familia de Homero aceptó, e incluso promovió, que Homero contratara una enfermera especializada para que la atendiera y que éste aumentara la frecuencia de visitas a casa de ella.

Cuando la enfermedad avanzó Carlota vino a vivir con la familia de Homero. Un par de años después decidieron internarla. La familia intervenía en las actividades recomendadas para protegerla frente al deterioro cognitivo; ejercitar la memoria y la función intelectual, mantenerle una dieta equilibrada, apoyarla en sus ejercicios físicos.

El hijo varón de Homero le dedicaba tiempo de mucho amor y ternura; le hacía nombrar los animales de la granja de los familiares en Alemania para mantener viva su fluidez verbal; el juego de las manecillas del reloj; figuras de objetos en láminas diferentes; fechas en el calendario. Paseos por el parque.

Toda la familia entró a la dieta mediterránea recomendada en estos casos. ¡Y vaya que eran carnívoros, de 3 veces al día!

En la fase temprana del Estado Grave fue cuando la internaron.

El hijo de Homero decidió estudiar Neurología motivado por el amor que albergó hacia Catalina.

Su esposa y su hija decidieron no visitarla, no verla en su estado declinante de demencia por el dolor que les causaba. Querían recordarla lo mejor posible.

Homero me invitó a visitarla en su cuarto. Le había programado con María Callas..Otello: Ave María. Carlota frente a la ventana…las copas de los árboles y las flores y las espigas doradas y la Golondrina Risquera haciendo su nido en el alfeizar de la ventana…

Su mirada tan lejana, tan antigua que parecía no tener historias que contar…

Carlota me llamó Raymundo (nombre del hijo de Homero) y me recitó con su voz balbuceante, tímida y con la mirada (me imaginé) como cuando le decía a Homero que lo amaba: Cuando escucho el bello sonido de la puerta al abrirse, vienes por mí, quédate, no te vayas, acaricia mis mejilas…

Me despedí de Homero para encontrarme con mi amiga Yamileth en el lobby de aquel albergue tan lejano para mi… ¿acaso puedo comparar el tiempo de Carlota con el mío? ¿Tengo algo en común con la vida de Homero?

Aunque Carlota está separada de mi solo por unas paredes, ¿algo corta el hilo que me une a ella?

¿Puedo continuar mi vida con los que se quedan entre esas paredes, los que se quedan dentro y seguirla sin interrupción? ¿Algo me une a ellos como la cuerda que sostiene a los alpinistas, como la cuerda que sostuvo la caída de Homero un día lejano en la montaña?

Cuando pasamos bajo la ventana del cuarto de Carlota…Anna Netrebko..

 

O mio babbino caro
Mi piace è bello, bello
Vo’ andare in Porta Rossa
a comperar l’anello!
Sì, sì, ci voglio andare!
e se l’amassi indarno,
andrei sul 
Ponte Vecchio,
ma per buttarmi in 
Arno!
Mi struggo e mi tormento!
O Dio, vorrei morir!
Babbo, pietà, pietà!
Babbo, pietà, pietà!

 

FZG…GUADALAJARA X/2016

 

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy