Connect with us

Beisbol

Charros puede pensar en grande

Published

on

Compartir en redes:

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Cuando estamos a escasos días del arranque de la actividad preparatoria para lo que será la campaña 2019-2020 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) que se pondrá en marcha en octubre próximo, no es ocioso revisar posición por posición y cómo podrían estar cubiertos cada uno de los sectores del campo de pelota por parte de los Charros de Jalisco para buscar repetir el campeonato obtenido en la próxima pasada temporada.

Haciendo un somero análisis sobre las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que pudiera enfrentar el conjunto albiazul en relación a lo que es el esquema defensivo, tenemos que la primera base estará bien atendida tanto por Henry Urrutia como por alternos que serían José ‘El Chapo’ Amador y Julián Ornelas, sin descartar como un elemento adicional para cubrir esa área a Alan Espinoza, que además de buen receptor no hace mal trabajo cubriendo esa zona del campo.

Sabemos que en la segunda almohadilla no habrá mayor problema y que estará siempre bien guarecida por el Capitán José Manuel ‘Manny’  Rodríguez Espinoza, que es una garantía en el campo de juego.

EL HOY EN LA ESQUINA CALIENTE

No obstante debe preocupar la tercera base, dado que el titular indiscutible del cuidado defensivo en el roster de los campiranos albiazules, Agustín Patrick Murillo Pineda, ha venido desarrollando intensa labor en la actual temporada y postemporada de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) jugando para Sultanes de Monterrey, y ya ha comunicado que no estará activado desde el inicio de la agenda regular con Charros.

Así que en este punto la directiva del conjunto jalisciense deberá poner especial atención para evitar que se repita lo sucedido en gran parte de la primera vuelta de la temporada anterior, cuando se tuvo un gran hueco en esa zona del cuadro.

Tomando en cuenta que la receptoría está debidamente cubierta con la maestría en el mascoteo de Gabriel Alejandro Gutiérrez Beltrán acompañado de los jóvenes pero ya experimentados Erick Rodríguez, José Santiago Chávez y Jesús Alan Espinoza y que el campo corto estará certeramente vigilado por Amadeo Zazueta Alarid, la preocupación debe estar en cubrir adecuadamente la antesala, no obstante considerarse la fortaleza de contar con el multiusos tapatío Alberto Carreón -que igual puede desempeñarse en la intermedia, las paradas cortas o la esquina caliente además del jardín-, de ahí que habrá que confiar en que los responsables del área deportiva de Charros, Raymundo Padilla y Roberto Castellón Yuen, estén haciendo ya su atinada labor para integrar a un pelotero capaz que en conjunto con Carreón pueda hacer bien la faena para sustituir temporalmente a Murillo y además darle fortaleza como soportes a las otras posiciones del cuadro, debiéndose  advertir está contemplado se integre el infielder Misael Rivera de quien se expresan buenas referencias, además que podría perfectamente jugar en la tercera base el valioso Stephen Cardullo quien aunque lo conocemos por su buen trabajo en los jardines, es de visualizar que el dedicado pelotero importado tiene mucha experiencia jugando como infielder sin dejar de ver que el habilidoso pelotero cubano Dariel Álvarez tiene capacidad y experiencia jugando como infielder además de en las praderas.

Charros tendrá además de a los importados Álvarez y Cardullo,  al espigado Carlos Figueroa que ha estado en plan grande jugando para Diablos Rojos del México en la LMB, sin dejar de observar que como se ha dicho, son considerados como buen soporte en los jardines los ya mencionados Julián Ornelas y Alberto Carreón, sin dejar de advertir que se espera la presencia del outfielder foráneo.

LOS LANZADORES

Toda vez que Charros luce bien armado en cuanto a la defensiva en el cuadro y los jardines, es preciso continuar el análisis con lo relativo al cuerpo de lanzadores así como a la fortaleza del equipo local para emprender la labor ofensiva, que serán aspectos torales en la búsqueda del bicampeonato.

En la parte ofensiva, Charros aspira a repetir como un conjunto poderoso que vendrá a generar un esquema impulsivo bastante sólido y que fue clave para lograr su primer campeonato en la Liga Mexicana del Pacífico.

Ua escuadra que como se vio en la campaña anterior en la que consiguieron ser campeones logrando el anhelado propósito pendiente durante muchos años, fueron vistos como una organización poderosa con tremendo bateo y aún con altibajos finalmente se impuso la fortaleza de los cañoneros de Charros y fueron contundentes al momento de actuar, de ahí que fuese importantísimo la conjunción de la tarea ofensiva con la buena labor defensiva para amainar los malos momentos que en ocasiones hubo en el cuerpo de pitcheo pero que en  balance fueron más los positivos para el éxito logrado al ser campeones.

SIN JAPHET AMADOR
Para esta próxima campaña no se contará con la actuación del toletero Japhet Isidro Amador, quien tuvo una temporada no muy constante dado que además de la falta de oportunidad en su bateo, se vio envuelto en un problema de salud que le impidió jugar la temporada completa. Japhet Amador viene de una temporada bastante productiva en la temporada estival jugando para Diablos Rojos del México, pero igual deberá someterse a una intervención quirúrgica por un problema en el talón de Aquiles que lo mantendrá alejado de los parques de pelota durante toda la campaña de invierno.

Se puede advertir que Charros contará con muy buenos toleteros este año, pues desde el principio de la temporada tendrá al recio bateador cubano Henry Urrutia, contará con la capacidad ofensiva probada de bateadores eficaces, como José Manuel “El Many” Rodríguez, Amadeo Zazueta, Gabriel Gutiérrez, Jesús Alan Espinoza, Erick Rodríguez, Carlos Figueroa, Dariel Álvarez, y Stephen Carduro, además de la que se espera una buena incorporación como refuerzo del importado John Kemmer quien trae muy buenos números de su experiencia como pelotero de Ligas  Menores y actualmente se desempeña en sucursales de Dodgers de Los Ángeles.

Y en lo que se refiere al pitcheo, se espera un buen trabajo ya que como abridores se podrá contar con el mejor de la temporada pasada, el cubano Elian Leyva; viene también un serpentinero foráneo con experiencia en el béisbol coreano de nombre Eli Villanueva de quien se dicen cosas buenas, así como los mexicanos que ya conocemos que son de gran calidad como Orlando Lara, Marco Antonio Tovar, Octavio Acosta, Adrián Guzmán, Felipe González, Luis Iván Rodríguez, Linder Castro, Víctor González, Jesús Camargo, Humberto Castellanos, Jesús Cruz Sustaita, Luis de Luna y Carlos Stif Rodríguez Carrillo, los importados Mike Broadway y Grand Sides, sin dejar de considerar, que aunque difícil, existe la posibilidad de que venga a reforzar al final de la segunda vuelta el carismático y poderoso lanzador taponero Sergio Romo.

Se puede anticipar la incorporación de algunos elementos novedosos en el cuerpo de pitcheo como son el venezolano-colombiano José Calero quien tuvo una gran temporada en la Liga del Norte pitcheando para Navojoa y vendrá a probarse con Charros, así como el también foráneo Josh Corrales quien fue adquirido el pasado draft y viene de una muy buena temporada en la liga estival mexicana.

Por otro lado tenemos que considerar que no estarán al menos en la primera vuelta y quizá sería probable estuvieran hasta ya avanzada la segunda los lanzadores importados Will Oliver y Chad Gaudín pues terminaron la campaña en la Liga de verano lastimados, debiéndose anotar también como una novedad al lanzador Salvador Valdez quien llega tras un canje con Carlos Vázquez con lo cual Charros sale ganando.

En esta prospectiva podemos adelantar que Charros está en condiciones de repetir una buena temporada gracias al balance en prácticamente todos los sectores del campo; mantiene a jugadores clave, combina experiencia y juventud, y cuenta con una sólida capacidad en su pitcheo y a la ofensiva que nos permiten ser optimistas para esperar el anhelado Play Ball y luego pensar en grande, es decir, en lograr un bicampeonato.

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com
Twitter: @salvadorcosio1

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beisbol

La liga de invierno iniciaría en noviembre, la del Pacífico no está segura; no se pudo salvar la liga de verano

Published

on

Compartir en redes:

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Como ya se veía venir, aunque hasta el último momento se esperó un milagro y que se pudiese salvar la temporada 2020 de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en primavera-verano, la realidad es que se presentaron no pocos imponderables que hicieron imposible seguir con los planes de tener una campaña aunque fuese acotada y finalmente se optó por cancelar en definitiva la temporada 2020.

El panorama no es muy diferente para la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en otoño-invierno, que si bien cuenta quizá con un poco más de tiempo puesto que su circuito en el papel debiese arrancar en octubre, aunque es un hecho que se postergará por lo menos a noviembre, los hombres de pantalón largo que toman las decisiones deben estar observando las señales de alerta que se han encendido a fin de evitar se tenga que llegar al extremo de verse también obligados a cancelar la temporada 2020-2021, que significaría un duro golpe para la gran afición mexicana al rey de los deportes.

No hay muchos culpables que buscar, todos sabemos que la pandemia por el SARS-CoV-2 que ha dejado muerte, enfermos, desempleo y economías destrozadas en alrededor de 200 países, no tuvo mayor reparo en provocar daños también en el deporte espectáculo.

La LMB, al igual que la mayoría de las ligas en los diferentes países, se vio obligada primero a reprogramar el inicio de la campaña 2020, pero al carecer de los soportes económicos de los que que sí gozan en otras latitudes en donde los clubes pueden prescindir de los ingresos por taquilla y jugar sin público en sus tribunas, en el circuito estival mexicano, solamente acaso dos clubes; Diablos Rojos del México y Sultanes de Monterrey, podrían haber solventado esa situación, no así el resto de los conjuntos que requieren de dicho recurso y el de los consumos y venta de productos y servicios durante los juegos para sobrevivir puesto que les representa alrededor del 70 por ciento de sus ingresos, razón por la cual tras una serie de reuniones y análisis entre autoridades de salud, de Minor League Baseball (MiLB) y los dueños de los equipos del circuito, se llegó a la determinación de cancelar en definitiva, toda vez que no cedió el problema sanitario.

Nos debemos al beisbol y tenemos el firme objetivo de poner en marcha las actividades de nuestro deporte, no obstante, a la fecha no se estima que existan las condiciones que garanticen la integridad de nuestros aficionados, jugadores, miembros de los cuerpos técnicos, umpires y la plantilla de colaboradores”, explicó la LMB en un comunicado.

Después de dar a conocer tan lamentable noticia en el marco del 95 aniversario de la LMB, los propietarios de los clubes tendrán que empezar a trabajar los protocolos para la próxima temporada y con una reingeniería que les permita generar mejores condiciones al deporte Rey y a la noble afición, tal como lo han prometido y seguramente vendrán cosas muy buenas en el futuro cercano. 

Ahora bien, la cancelación del béisbol veraniego mexicano debe provocar urgente atención a los jerarcas de la LMP, pues las proyecciones no son muy alentadoras en el tema sanitario y es posible que la pandemia no ceda aún para octubre o noviembre, cuando se esperaría el arranque de la temporada 2020 de la liga de otoño-invierno.

Y es que, si en Ligas Mayores no hay una garantía absoluta en cuanto a que iniciará la temporada en alguna fecha posible entre el 23 o 24 de julio, justo porque se depende del comportamiento de la pandemia, con mayor razón debe advertirse el severo riesgo en relación a problemas para el inicio de la Liga Mexicana del Pacífico que se había elucubrado podría iniciar en octubre como tradicionalmente ocurre, pensando en que la pandemia estaría controlada para julio, pero la realidad es que no es así y no estamos siquiera cerca de ‘aplanar la curva’ como dicen los expertos epidemiólogos. 

Así que podemos dar por descartado un arranque en octubre y empezar a pensar en noviembre, quizá con un aforo reducido, aunque como ya se dijo, al igual que prácticamente todas las ligas beisboleras del mundo, se estaría sujeto al tema de salud y dado que es de todos conocido que la LMP, al igual que la liga estival no podría sobrevivir sin público o escasa presencia de aficionados en los parques de pelota, (salvo quizá algunos clubes como Charros, Tomateros y Sultanes), hasta en tanto no haya avance sólido en el control de la pandemia el riesgo está latente de aplazamiento e incluso cancelación de la campaña 2020-2021 de la Liga Mexicana del Pacífico. 

Sabemos que el pasado martes 30 de junio los hombres de pantalón largo de la liga invernal celebraron asamblea, aunque no trascendió se hubiese llegado a algún acuerdo en torno al calendario ordinario para la campaña 2020. No obstante, ha trascendido se volverán a reunir en los próximos días y de este nuevo encuentro se espera comiencen a delinear ahora sí tanto el calendario que seguramente contemplará varios jornadas dobles, así como los protocolos adecuados y estrictos para convencer a las autoridades de salud en la entidad de de que se puede iniciar la campaña con la presencia de aficionados en la tribuna aunque sea un aforo reducido. 

El tema es que la cancelación de la campaña 2020 del béisbol veraniego mexicano debe provocar urgente atención a los jerarcas de la LMP, ya que no se debe soslayar el hecho de que las proyecciones de especialistas epidemiólogos no son muy alentadoras en el tema sanitario y es posible que la epidemia continúe causando estragos hasta fin de año.

Y toda vez que evitar la mayor cantidad de contagios es una parte fundamental del trabajo que realiza la Mesa de Salud del Gobierno del Estado, la LMP debe estar preparada para cualquier determinación, sabedora de que la posibilidad de jugar sin público estaría prácticamente descartada.

Otra tarea en la que deben comenzar a trabajar desde ahorita los dueños de los equipos y quienes manejan la liga, es en tratar de amarrar a jugadores que están en rosters de ligas mayores tanto en la Major League Baseball (MLB) como en los circuitos de oriente (Japón, Corea y Taiwán), de forma tal que se pueda traer a peloteros que resulten atractivos para la fanaticada aún sea para que los cotejos sean vistos en transmisiones por televisión. 

Esperemos pues que mejore el comportamiento de la pandemia que finalmente será la que marcará la pauta a seguir en cuanto a si es posible jugar en estadios con presencia del público para que aún sea con poco aforo podamos tener béisbol en los parques de pelota, o si se tendrá que seguir el mismo camino de la liga veraniega y cancelar, lo que evidentemente es lo menos deseable pero una posibilidad que amenaza seriamente el juego en la liga de invierno.  

Por otra parte, hay voces que hablan de que Pericos de Puebla, de la LMB, planea realizar un circuito de invierno con otros tres clubes de la liga que arrancaría el 10 de octubre en el estadio “Hermanos Serdán”, con los jugadores que no tengan cabida en la LMP. Habrá que esperar a conocer más información, pero por ahora, es una posibilidad que al parecer está tomando forma en la Angelópolis.

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading

Beisbol

Si el virus COVID-19 lo permite habrá temporada 2020 en la MLB: El rol se sujetará a 60 juegos por liga

Published

on

Compartir en redes:

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

No obstante que finalmente se llegó a un acuerdo entre los jerarcas de Major League Baseball (MLB) y la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas (MLBPA por sus siglas en inglés), con el cual los peloteros han accedido a reportar a pretemporada de primavera el 1 de julio, se ha fijado la fecha del 23 o 24 de ese mismo mes para la ceremonia de inauguración, y que está palomeado el manual con los protocolos de sanidad para la campaña, lo que no está pactado es el comportamiento de la pandemia que puede echar abajo todo el plan para la temporada 2020 de la Gran Carpa y obligar a que se decrete la cancelación de todos los cotejos.

Y es que a pesar de lo que han establecido propietarios y peloteros sobre la mesa, de ninguna manera se puede dar por salvado el tema de la pandemia, que sigue latente y como una amenaza constante a la concreción de la temporada. No se puede desestimar que al menos 40 jugadores de la MLB y miembros del personal de algunos equipos dieron positivo a la prueba de coronavirus en la última semana motivando el cierre de los campos de entrenamiento.  

Y en ese sentido habrá que advertir que por más que en lo deportivo se tengan acuerdos, la última palabra la tendrá el sector sanitario. Dadas las circunstancias, no se puede ser muy optimista en un momento en que el vecino país del norte no solamente no ha logrado aplanar la curva de contagios sino que ahora se encuentra en medio de una serie de rebrotes de COVID-19 en estados como Florida, Arizona y California, solo por mencionar algunos. 

Sin embargo, restará esperar a que las condiciones de salud mejoren entre los peloteros que han sido contagiados, y que en general se pueda avanzar hacia un entorno en donde se consiga amainar la pandemia por el bien del rey de los deportes y por el propio aficionado que está ávido de ver su deporte favorito, aún en las condiciones en que se tiene programado; una temporada reducida a 60 juegos en el calendario ordinario y en la gran mayoría de parques de pelota sin público en las tribunas, con excepción de Astros, Yankees y Red Sox, que podrían contar con fans en la gradería.   

En este sentido, habrá que recordar que después de tres meses de infructuosas negociaciones, de discordia, y de agravios entre propietarios de franquicias y el sindicato de jugadores, y que éstos últimos rechazaran una tras otra las ofertas de los dueños para llegar a un arreglo, el comisionado de MLB, Rob Manfred, tuvo que tomar las decisiones en torno a la reanudación de la campaña regular, además del designado universal (ambas ligas jugando con bateador supliendo al pitcher) y playoffs expandidos para este año solamente, bajo los acuerdos del 26 de marzo, es decir, los jugadores tendrán el 100% de sus salarios prorrateados.

Una temporada normal de 162 juegos se reducirá a 60 y habrá de celebrarse en tan solo dos meses, pues se espera finalice el 27 de septiembre.

Según ha trascendido, el calendario establece que los clubes disputarán 10 juegos contra cada uno de los otros cuatro equipos de su división. Jugarán otros cuatro encuentros contra algunos de los cinco clubes en la división de la misma zona pero en la liga contraria.

En lo que será la temporada más breve desde 1878 en Grandes Ligas, un club tendrá que realizar sólo un viaje a cada ciudad que y el número de equipos en los playoffs seguirá siendo de 10 no 16 como se había planteado, aunque ello podría cambiar.

El 31 de agosto será la fecha límite para realizar canjes y el plazo para elegibilidad en postemporada vencerá el 15 de septiembre. Los equipos pueden reanudar los canjes el viernes, cuando se descongelarán las nóminas.

Las nóminas de peloteros en activo estarán conformadas por 30 integrantes durante las primeras dos semanas de la temporada, 28 en las segundas dos y 26 posteriormente. No se ampliarán a 28 el 1 de septiembre, como estaba contemplado originalmente este año.

Además, dada la cancelación en las Ligas Menores, cada equipo podrá tener 60 peloteros, incluyendo un plantel alterno. Hasta tres jugadores de ese plantel podrán viajar con el equipo a los juegos. Uno de los tres debe ser cátcher.

La liga también decidió mantener en 10 días el mínimo que un lanzador puede permanecer en la lista de los lesionados, en vez de volver a 15, como pretendían originalmente. 

Respecto al tema sanitario, ya anteriormente se había llegado a acuerdos entre dueños y peloteros con autoridades de salud en torno a los protocolos de salubridad y los planes de contingencia en medio de la pandemia.

Ahora bien, tenemos que hablar de claroscuros en este asunto; es cierto que ávida como está la fanaticada de ver béisbol la campaña reducida resultará insuficiente, pero por otro lado, es predecible que el nivel de competencia será intenso de principio a fin, ya que los escuadrones saldrán a jugar cada cotejo como si fuesen de postemporada, y el nivel y la calidad serán un condimento adicional en esta atípica campaña 2020 de Grandes Ligas. 

Además, de acuerdo a una encuesta realizada por ESPN publicada el sábado, más de tres cuartas partes de los aficionados al béisbol apoyan el plan de los 60 juegos. 

En la encuesta, el 77% que dijeron ser fanáticos del béisbol expresaron su apoyo a la cantidad de juegos en esta temporada, y el 23% se opuso. Entre los fanáticos encuestados de todos los deportes, el 73% apoyó y el 27% se opuso al plan de MLB.

Los encuestados señalaron que se perdió tiempo, con un 58% de ellos de acuerdo en que el lento retorno de MLB fue una “oportunidad perdida”.

Aun así, la mayoría de la gente dijo que el enfrentamiento público no afectará sus hábitos de visualización del béisbol, ya que el 64% de los fanáticos del deporte dijo que no cambiará la cantidad de deporte que ven. La mayoría (53%) tenía un conocimiento limitado de las negociaciones de todos modos, diciendo que no escucharon mucho o nada sobre ellas.

Por otro lado, para esta campaña reducida, cada juego contará para el equipo 2.7 veces más de lo normal, una situación que volverá más emocionante cada vez que se cante playball. Con un calendario recortado en lugar de los 162 juegos habituales, la oferta de televisión también será más reducida este año para nuestro país. De 422 encuentros que se transmitieron en señal abierta y de paga, este año los aficionados tendrán la posibilidad de ver un máximo de 70, de acuerdo con cifras del director de MLB México, Rodrigo Fernández, en entrevista con El Universal.

Con prácticamente sólo dos meses de campaña regular, los seguidores de Grandes Ligas contarán con ocho juegos en televisión por semana. “Nosotros en una temporada regular  teníamos 422 juegos al año. Este año podemos alcanzar 60 o 70 juegos, más un incremento importante en el costo de MLB.TV”, declaró Fernández.

El directivo también admitió que las Grandes Ligas tenían planeado visitar la Ciudad de México con un par de juegos oficiales entre los Diamondbacks y los Padres, pero la pandemia provocó que se cancelaran. Mencionó que seguirán trabajando para traer encuentros oficiales a nuestro país por lo siguientes 10 años, pero por el momento sus activaciones principales serán en redes sociales.

Nos queda pues esperar a que las condiciones de salubridad mejoren en el país de las barras y las estrellas para que volvamos a ver el mejor béisbol del mundo, que según ha trascendido, arrancará con el duelo entre Nationals de Washington, actuales campeones de la Serie Mundial, recibiendo en su campo del Nationals Park a los Yankees de Nueva York en el inicio de la temporada. Por lo pronto, los aficionados nos frotamos las manos en espera de cantar también ese día el ¡play ball!

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading

Beisbol

Los contagios entre peloteros, nuevo obstáculo: Se mantiene el suspenso en Grandes Ligas

Published

on

Compartir en redes:

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Luego de haber rechazado la propuesta que hizo el pasado miércoles 17 de junio el comisionado de Major League Baseball (MLB) Rob Manfred, en lo que se interpretó como lo que sería quizá la última llamada de la Liga a la Major League Baseball Players Asociation (MLBPA), para llegar a un acuerdo a fin de desahogar la temporada 2020 de la Gran Carpa, este domingo se esperaba una respuesta definitiva por parte de los peloteros, quienes de acuerdo a múltiples versiones votarían a favor o en contra el regreso del béisbol de Grandes Ligas, aunque todavía condicionado por el factor salud, toda vez que a los múltiples problemas que se han venido acumulando en los últimos meses, ahora además, hay que sumar una ola de contagios entre jugadores en algunos de los campos de entrenamiento de primavera, que llevó a la Liga a decretar la suspensión.

Pero de acuerdo con diversos reportes, la votación sobre la propuesta hecha por MLB que se haría este domingo 21 de junio, los jugadores decidieron detenerla para disponer de más tiempo y reunir más información sobre los protocolos de salud y seguridad, un borrador que ya pasó de 67 a 72 páginas. 

Habrá que recordar que el representante de los peloteros ligamayoristas, Tony Clark, se había entrevistado con Manfred para reanudar la negociación y escuchar la enésima oferta de los propietarios, en un marco más cordial en relación a la última conversación que culminó con un rompimiento en las negociaciones llegando incluso los peloteros a asumir una actitud desafiante dejando a la Liga la tarea de fijar dónde, cómo y cuándo jugarían.

Este último encuentro celebrado el miércoles 17 del presente, fue propiciado por el propio Rob Manfred quién a través de un comunicado confirmó la reunió e incluso ventiló fue él quien solicitó la entrevista:

Dejamos dicha reunión con los parámetros desarrollados en conjunto y con los que estuvimos de acuerdo en que podían formar la base de un acuerdo y retejen sujetos a conversaciones con nuestros respectivos constituyentes. Resumí esos parámetros en la reunión y envié a Tony un sumario por escrito hoy. Consistente con nuestras conversaciones ayer, estoy instando a los clubes a seguir adelante y confío en que Tony está haciendo lo mismo”, se lee en el boletín que circuló la MLB.   

La propuesta de los dueños contemplaba un calendario de 60 cotejos de temporada regular, iniciando el 19 de julio, con los sueldos prorrateados al 100 por ciento como los jugadores lo habían condicionado. Y también dejaba a salvo un punto que los propietarios no estaban dispuestos a aceptar, como era el hecho de que los peloteros podrían demandar en tribunales a los dueños si algún jugador resultaba infectado de Covid-19. Además, se acordaba que en 2020 y 2021 habría Playoffs expandidos, con 16 equipos avanzando a la postemporada en lugar de 10.  

Pero la Asociación de Jugadores de Béisbol de las Grandes Ligas informó el viernes de que la liga no tomaría en consideración la propuesta que le presentaron de un calendario reducido de 70 partidos, dejando a los peloteros sólo dos opciones.

Una de ellas aceptar la oferta de 60 partidos de las mayores con una postemporada ampliada, junto con la promesa de no presentar una demanda legal.

La segunda, rechazar la propuesta y obligar al comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, a implantar su cronograma, potencialmente sin equipos de postemporada adicionales, pero aún con su derecho de denunciar los términos del acuerdo de finales de marzo entre las dos partes.

Por otro lado, y como si no fueran suficientes todos los obstáculos que ha estado teniendo que zanjar la temporada 2020 de Grandes Ligas para llegar a cantar el PlayBall, ahora habrá que añadir a la lista de complicaciones los contagios por Coronavirus que se han reportado en los campos de entrenamiento de algunos escuadrones, motivo por el cual la Major League Baseball (LMB) ha tenido que ordenar el cierre temporal de todas las sedes.

CONTAGIOS DE COVID EN CAMPAMENTOS

Independientemente de la negociación que llevan a cabo dueños y peloteros, los brotes de contagios en los entrenamientos de primavera representan un nuevo obstáculo en el camino para arrancar la temporada 2020.

Los próximos días las instalaciones de entrenamiento de las franquicias, ubicadas en los estados de Florida y Arizona, serán sometidas a una limpieza profunda y los jugadores tendrán que realizarse test de coronavirus antes de volver a utilizarlas, reportó la cadena ESPN.

Antes de que se tomara esta decisión, al menos cuatro equipos  -los Phillies, los Azulejos de Toronto, los Gigantes de San Francisco y los Rangers de Texas- ya habían decidido cerrar sus instalaciones al recibir resultados de test positivos o tener sospechas de contagios.

Los Phillies anunciaron que cinco jugadores y tres miembros de su personal dieron positivo en pruebas de COVID-19 en su campo de entrenamiento de Clearwater (Florida).

El equipo dijo que el primer caso se detectó el 16 de junio y que están a la espera de los resultados de test aplicados a 20 jugadores y a 12 miembros de su personal.

Por su parte, los Azulejos de Toronto también cerraron sus instalaciones de entrenamiento en Dunedin, a menos de 10 kilómetros de Clearwater, después de que un jugador mostrara síntomas de coronavirus, lo que llevó a someter a todo el personal a exámenes.

Según ESPN, el jugador que dio positivo había pasado recientemente tiempo con miembros de los Phillies. 

Florida ha registrado esta semana un enorme incremento de casos de coronavirus, llegando a un récord de 3.822 diarios reportados el viernes.

En este estado la MLS y la NBA quieren retomar sus actividades el próximo mes, con sus equipos concentrados y jugando a puerta cerrada en el complejo deportivo del parque de atracciones de Disney World (Orlando).

Mientras tanto en Arizona, los Gigantes de San Francisco echaron el cierre en Scottdsale después de que una persona que había estado en el lugar y un familiar exhibieran síntomas el jueves. Y los Rangers también decidieron cerrar en Surprise, según dijeron, por un “exceso de precaución” ante el incremento de contagios en el estado, sin que hayan reportado contagios en sus miembros.

Los Texans dijeron que la mayoría de los jugadores que están usando sus instalaciones son de origen latinoamericano y que no pudieron regresar a sus países por la pandemia.

Los Astros de Houston también informaron el viernes que un jugador dio positivo en un test varios días atrás, mostrando solo síntomas leves.

Los equipos de béisbol de la ciudad de Nueva York en la MLB, Yankees y Mets, regresarán a casa para colocar sus instalaciones luego que en Florida el coronavirus les arruinó su plan.

Cabe recordar que la temporada de las Grandes Ligas debió haber comenzado el 26 de marzo pero fue suspendida a causa de la expansión de la pandemia por Coronavirus que ha dejado más de dos millones de contagios en el vecino país del norte.

La suspensión del juego de pelota ha dejado incalculables pérdidas económicas a las que todavía se habrán de sumar las afectaciones por lo que seguramente será la ausencia de aficionados en los estadios por lo menos al inicio de los juegos aunque se espera que vaya paulatinamente incrementando el aforo. 

Los jugadores ahora pueden aceptar la última oferta de Manfred o, en caso de rechazarla, el comisionado podría implementar su propio calendario unilateralmente, arriesgándose a una demanda por parte de la MLBPA. Ya veremos en qué culmina esta historia de claroscuros que se mantiene en suspenso.    

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1 

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy