Connect with us

DEPORTE/CULTURA

Los Robinsons de la destrucción

Published

on

Historia de estrellas del béisbol

Por Héctor Barrios Fernández

Frank fue un jugador difícil, agresivo y de un gran talento, el primero en ganar el trofeo de jugador más valioso, tanto en la Liga Nacional como también en la Liga Americana. Además el primer afroamericano en manejar un equipo de Grandes Ligas. Por Héctor Barrios Fernández

En el béisbol mexicano, coincidieron algunas veces en varios equipos, sobre todo con los “Pericos” de Puebla, Moi Camacho y Ronnie Camacho, que no tienen parentesco alguno entre ellos, lo que si tenían o tienen, es un enorme talento para el béisbol, lo cual los llevó a obtener un privilegiado lugar entre la élite del béisbol mexicano, fueron conocidos como “los Camacho de la destrucción”. 

Aunque no tengo noticias de que fueran conocidos así, en las Grandes Ligas, llegaron a coincidir con los “Orioles” de Baltimore los Robinsons, a quienes bien podría llamárseles “los Robinsons de la destrucción”. Aunque Brooks pasó toda su carrera con los “Orioles”, Frank estuvo con varios equipos, primero con los “Rojos” de Cincinnati y después con Baltimore, en donde hizo magnífica mancuerna con el grandioso tercera base.

Frank Robinson fue electo al Salón de la Fama en Cooperstown en 1982. 

Frank fue un jugador difícil, agresivo y de un gran talento, el primero en ganar el trofeo de jugador más valioso, tanto en la Liga Nacional como también en la Liga Americana. Además el primer afroamericano en manejar un equipo de Grandes Ligas. 

Frank Robinson jugó durante 21 temporadas y tuvo un porcentaje de bateo de .294. Le faltaron 57 hits para alcanzar los 3000 y 14 home runs para los 600. Anotó 1829 carreras e impulsó 1812. Fue un super jardinero y un atrevido corredor de bases, inculcaba miedo entre los jugadores de cuadro con sus barridas en las bases. Tuvo números de doble dígito en nueve temporadas consecutivas, con 26 robos en 1963. 

Fue novato del año en 1956, bateando para .290, empujando 83 carreras, y con sus 38 cuadrangulares, empatar para ese entonces, el récord para novatos. 

Después de 10 productivos años con Cincinnati, fue cambiado a Baltimore en 1966. Los Rojos explicaron a los indignados aficionados que aunque Frank tenía solamente 30 años de edad, era un “viejo de 30”. Con el tiempo él parecía un joven de 31, ganó la triple corona con los Orioles en 1966, bateando para .316, 49 cuadrangulares y 122 carreras impulsadas. En 1970 bateó dos grand slam en el mismo juego, pero no en el mismo inning y contra el mismo pitcher como Fernando Tatis. Jugó en cinco Series Mundiales, en 1961 con los Rojos, perdiendo contra los Yankees y cuatro con los Orioles, con ellos ganó dos y perdió dos. En ninguna de las cinco bateó sobre los .300, pero bateó al menos un cuadrangular en cada una de ellas, dos en la tercera en que participó. 

Frank Robinson jugó durante 21 temporadas y tuvo un porcentaje de bateo de .294. Le faltaron 57 hits para alcanzar los 3000 y 14 home runs para los 600. Anotó 1829 carreras e impulsó 1812.

En 26 juegos de Serie Mundial, anotó 19 carreras y empujó 14, mientras bateaba para promedio de .250. Pero la verdadera valía de Robinson no puede ser medida con estadísticas. En la serie de 1971 contra los Piratas, con el score empatado 2-2, con un out en el décimo inning, recibió base por bolas, llegó a tercera en un sencillo de Merv Rettenmund, venciendo apenas el tiro del jardinero central de Pittsburgh, Vic Davalillo, entonces Brooks Robinson bateó un elevado poco profundo al jardín central, en pisa y corre se lanzó al plato y deslizándose entre las piernas del receptor Manny Sanguillén, por milímetros venció el tiro de Davalillo. Desafortunadamente, para su equipo, al siguiente día los Piratas ganaron el séptimo de la serie pasando sobre los favoritos Orioles.

En 1966, los Orioles barrieron a los Dodgers de Los Angeles en cuatro juegos, Frank bateó dos cuadrangulares en el juego uno, para que el relevista Moe Drabowsky se llevara la victoria. En el cuarto juego volvió a pagar de cuadrangular para la única carrera del juego y que Dave McNally lanzara blanqueada.  En la serie de 1970 aunque fue el otro Robinson el que brilló por Baltimore, Frank contribuyó bateando dos batazos de cuatro esquinas, anotando cinco carreras e impulsando cuatro para la victoria de los Orioles en cinco juegos sobre los Rojos de Cincinnati. Una combinación de astucia y fiereza, hicieron que Frank Robinson contribuyera a contrarrestar la negativa barrera racial, por lo que en 1975 los Indios de Cleveland lo nombraron el primer manejador negro en Grandes Ligas. Con los Indios se convirtió en uno de los pocos manejador-jugador en la era moderna del béisbol. Manejó durante 11 temporadas o parte de ellas a Cleveland, San Francisco y Baltimore, pero ninguno de sus equipos finalizó más arriba del segundo lugar. 

Fue electo al Salón de la Fama en Cooperstown en 1982. En la Liga Mexicana del Pacífico se le vio manejando a los Tomateros de Culiacán.

Brooks Robinson, La aspiradora humana

Robinson tuvo el mejor porcentaje de fildeo para un tercera base (.971), oportunidades defensivas en tercera base (9 165), más que cualquier otro, tuvo 6 205 asistencias, 1 175 más que Mike Schmidt, 2 697 puestos out, 409 más que Traynor. 

Brooks Robinson también es líder de todos los terceras bases en dobles plays con 618.

Por Héctor Barrios Fernández

Ahora toca el turno del no menos espectacular Brooks Robinson. Una vez vi jugar a Brooks en Anaheim, con su único equipo en Grandes Ligas, los Orioles de Baltimore. Debió haber sido un juego ordinario, no recuerdo que haya hecho una jugada espectacular. Tuve la fortuna de ver en algunas ocasiones a Graig Nettles, Aurelio Rodríguez, Ken Caminiti, Mike Schmidt, Ron Cey y otros. De algunos de ellos si fui testigo de espectaculares jugadas en tercera base. Dicen que Brooks Robinson fue superior a todos ellos en su juego. Cuando niño quería realizar las jugadas que hacía Robinson en tercera, a lo más que llegué en relación a la tercera base, fue tener una fotografía autografiada por Celerino Sánchez, que por cierto aún conservo y de quien su guante no le pedía mucho a las estrellas antes mencionadas, por algo llegó a jugar con los Yankees de New York.

Pues bien, después de que Brooks Robinson convirtió en un out de rutina por la vía 5-3, lo que parecía ser un seguro doblete por toda la línea del jardín izquierdo, la víctima de esta jugada, Lee May de los Rojos de Cincinnati, a manera de queja dijo que Brooks Robinson era más bien una “aspiradora humana”. Y es que en la Serie Mundial de 1970, Orioles contra Rojos, ante la televisión nacional e internacional, Brooks convirtió cualquier clase de batazos que fueran cerca de él, en simples jugadas rutinarias, muchos estábamos asombrados de lo que veíamos, pero los aficionados de Baltimore estaban acostumbrados a ese tipo de lances. Era pan de cada día.

Los viejos aficionados podrán decir que no ha habido otro como Pie Traynor, los menos viejos dirán que Mike Schmidt era espectacular, los mexicanos argumentaremos que Leo, Aurelio o Celerino se las comían ardiendo, pero la mayoría de los expertos declara inequívocamente que nunca ha habido un tercera base que se compare con Brooks Robinson.

Las crudas estadísticas pueden escasamente capturar la magia de este hombre que más bien parecería una muralla.

Robinson tuvo el mejor porcentaje de fildeo para un tercera base (.971), oportunidades defensivas en tercera base (9 165), más que cualquier otro, tuvo 6 205 asistencias, 

1 175 más que Mike Schmidt, 2 697 puestos out, 409 más que Traynor. 

Brooks Robinson también es líder de todos los terceras bases en dobles plays con 618. Fue líder en la Liga Americana en fildeo 11 veces, en asistencias 8 veces, ambas son récords para un tercera base, ganó 16 guantes de oro. No fue un corredor rápido, pero tuvo una rápida reacción y una gran anticipación a las jugadas. Conocía  a cada bateador y los retaba a batear por donde él estaba, jugándoles poco profundo. Tuvo un fuerte y preciso brazo, además de que se deshacía muy rápido de la pelota y una excelente coordinación ojo-mano.

Con el bat se defendía bastante bien. Fue el jugador más valioso de la Liga Americana en 1964, cuando bateó para .317, con 28 cuadrangulares y fue líder en la liga con 118 carreras impulsadas. En la Serie Mundial de 1970, además de cautivar con su fildeo acrobático, bateó para .429 con un par de home runs y seis carreras impulsadas. 

Al siguiente año cuando los Piratas vencieron a los Orioles 4 juegos a 3 en la Serie Mundial, Brooks Robinson bateó para .318 con cinco carreras impulsadas en una causa perdida. Bateó más de 20 home runs en 6 de sus 23 años de carrera y finalizó con 268 batazos de cuatro esquinas, así como 1 357 carreras producidas. Aunque su porcentaje de bateo fue de .267, fue su fenomenal trabajo con el guante, lo que lo llevó al Salón de la Fama en 1983. 

Fue líder en la Liga Americana en fildeo 11 veces, en asistencias 8 veces, ambas son récords para un tercera base, ganó 16 guantes de oro.

Robinson fue como muchos otros peloteros, un poco supersticioso. Después de la inesperada derrota contra los Mets de New York en 1969, a principios de la temporada de 1970, él amarró una etiqueta a su maleta de equipaje en la cual se leía, “Brooks Robinson, campeones mundiales 1970”. Después, con la valiosa contribución de los Robinsons, (Frank y Brooks) los Orioles llegaron a ser justamente eso, “campeones mundiales’. 

Directivos del Salón de la Fama en Cooperstown, le solicitaron a Brooks la donación de su maravilloso guante para su exhibición después de la victoria en esa serie, pero Robinson los puso en constante preocupación al decirles “¿Y si hay más milagros dentro de este guante?”, por lo que se quedó con él un año más antes de donarlo. 

Brooks Robinson no solamente fue un gran jugador, fue un gran narrador de juegos, un verdadero caballero, un hombre perspicaz, cooperativo y dueño de un muy buen humor.

El lleno más grande en la historia del Memorial Stadium, 51 798 aficionados, asistieron al “día de Brooks Robinson”, el 18 de septiembre de 1977, para honrar el retiro del hombre de 40 años de edad. 

Recordando su año de novato en 1955, Brooks dijo a la multitud, “Nunca en mis sueños pensé que 23 años después, estaría parado justo aquí diciendo adiós a tanta gente. No creo que querría cambiar un solo día”.

Aunque Lee May y algunos otros, víctimas de su excelente fildeo, querrían cambiar algunos.                                                                                    

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Continue Reading
Click to comment
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

DEPORTE/CULTURA

Puebla 1862-Tokio 2020: Bailada histórica de México a Francia

Published

on

Futbol, por Esteban Trelles //

Lo que pareciera un juego de números y países tiene que ver con la batalla del 5 de mayo en Puebla, cuando el ejército francés invadió nuestro país por un reclamo declarándole la guerra al desembarcar en el Atlántico (Golfo de México) con el invencible ejercito de Napoleón, considerado el mejor del mundo.

La victoria del equipo olímpico mexicano en Tokio fue al igual que la guerra mencionada contra los galos apabullante, 4-1, donde no solo el General Ignacio Zaragoza y su ejército se vistieron de héroes, sino también los indios Zacapoaxtlas que con machete en mano trituraron al enemigo que dice una canción “Cayeron 10 y ninguno mexicano, corrían como liebres al disparo del cañón……”

El equipo olímpico nacional se presentó en su debut en Tokio Japón para ofrecer un encuentro formidable ante los actuales campeones del mundo franceses con la regla de menores de 24 años de edad, que oficialmente es 23, que justo el año pasado Tokio 2020 sería el límite, que por cuestiones de la pandemia se pospusieron precisamente para estas fechas (julio 2021).

Con un evento completamente atípico y en circunstancias especiales estrictas en el protocolo de sanidad que por la “curva” del COVID-19 estuvieron a punto de suspenderse nuevamente, que afortunadamente no fue así, a pesar de protestas de los mismos ciudadanos nipones que pretendían cancelar los juegos olímpicos de un universo de más de 18 mil atletas en diversas disciplinas, que las autoridades olímpicas decidieron con firmeza llevar a cabo la justa internacional en condiciones especiales de manera estricta, con estadios vacíos, sin público, que los mexicanos actuaron sin complejos iniciando la competencia con solvencia y propiedad ante el fuerte equipo europeo, comandado por el joven técnico mexicano Jimmy Lozano de extracción universitaria de la cantera de los “Pumas” de la UNAM como futbolista de buen nivel seleccionado nacional, convertido en este momento como el mandamás del equipo tricolor, mostrándose como gran estratega, dominando la mayor parte del encuentro, que en la primera parte pese al asedio dominante, realmente no existieron jugadas claras de goles, que por el contrario Guillermo Ochoa con dos estupendas atajadas mantuvo el cero con reflejos felinos a pesar que el rival alineó al experimentado jugador que juega para “Tigres” de UANL y como refuerzo mayor permitido (24 años) del goleador Gignac intrascendente en el encuentro con su equipo francés nacido en ese país.

Es importante señalar y analizar futbolísticamente al equipo olímpico mexicano, mostrándose equilibrado en todas sus líneas con cohesión y entendimiento de equipo, disciplinado, vertical, ofensivo, rápido y contundente con enorme personalidad, iniciando con un guardameta mundialista Guillermo Ochoa solvente, experimentado capitán del equipo que da confianza y seguridad, la línea defensiva con una aplicación férrea destacando que sus compañeros ninguno desentona, la línea media con Romo en plan grande que lamentablemente Sebastián Córdova poco se mostró a pesar de marcar un gol, Carlos Rodríguez muy dinámico con sentido práctico y lo mejor su delantera calificada; brillantes, rápidos, hábiles, efectivos Laínez escurridizo, Vega de técnica depurada, Henry

jugador de sacrificio, aplicado. Antuna siempre brilla con selección, con olfato de gol, destacadísimo Córdoba tiene que reencontrarse con la calidad y el talento que posee con brillantes cualidades con etiqueta de exportación que demostró con su equipo América.

Los detractores y villamelones existentes en nuestro medio pueden argumentar que los franceses llevaron un equipo menor de 20 años de algunos de ellos y más pretextos inexistentes, lo cierto que el equipo olímpico se mostró con tamaños y argumentos para ilusionarse con expectativas altas y reales.

Por supuesto que el equipo anfitrión en su país tiene que dar lo máximo por el hecho de ser local, no propiamente por el apoyo de su afición, que no tendrán, sino por otros factores extra cancha como el clima, altura, el horario esto como su siguiente rival japonés

Cabe destacar el arbitraje de primer nivel comparado con el área de CONCACAF con verdadero profesionalismo y criterio, Gignac el delantero francés encaró cara a cara al nazareno que sin mayor aspaviento lo puso en su lugar, acostumbrado en México y su liga hacer sus caprichos con el consentimiento de los faltos de personalidad de los árbitros mexicanos.

El equipo mexicano debe mantener el orden y la disposición y lo más importante la humildad para encarar los próximos compromisos con seriedad y profesionalismo, sin tratar de envolvernos en la bandera del nacionalismo marcado, debemos creer y apoyar nuestra propia gente, que tenemos entrenadores de excelencia, que lo único que falta es dar continuidad al trabajo de nuestros técnicos nacionales, que sin cambiar las millonadas de otros realizaron su mejor esfuerzo de manera aplicada, brillante y solvente.

Por último, no sabemos a ciencia cierta lo que depara el destino al equipo mexicano, pero podemos aplaudir el esfuerzo, la voluntad y la mentalidad ganadora. Los nuestros dejaron hace tiempo de ser conformistas y medianos para realmente mostrarse como lo que son, futbolistas completos, tácticamente disciplinados, la desvelada para verlos (3:00 AM) valió la pena. Vamos por buen camino con individualidades y equipo de conjunto.

La conclusión del equipo mexicano son la carencia de procesos en su continuidad que no se proyectan a sus jugadores y la gran mayoría se pierde en el olvido futbolístico u otros, como el “Chatón” Enríquez, campeón olímpico en 2012 en Londres, por citar un solo ejemplo que está refugiado actualmente en el campeonato inferior llamado de Expansión al terminar la división de ascenso.

La mayoría de países si tienen procesos adecuados donde sus jóvenes promesas se consolidan llegando a ser inclusos referentes de su selección nacional, por ende, de sus respectivos equipos.

Si los jugadores se pierden irremediablemente y no den el estirón que son muchos los casos, que se puede esperar de los técnicos que son despedidos irremediablemente con una lista interminable de los que algunos son extraordinarios que en Guadalajara tenemos dos de ellos que destacan, José Luis el “güero” real y Efraín Flores ambos hacedores y forjadores de talentos por docenas, por decir lo menos para no exagerar que también destaca el propio Mario “Califas” Arteaga, el cual demostró también como seleccionado de jóvenes promesas con capacidad comprobada y duerme el sueño de lo justos perdidos en el limbo como muchos otros.

Difícil situación para los federativos que no saben de futbol para no solo reconocer capacidades de los entrenadores sino lo más importante mantenerlos activos.

Jesús “Chucho” Ramírez campeón mundial de la Sub 16 en básicas de la UNAM, desperdiciado irremediablemente por culpa de una remuneración económica que no existe, pagándoles muy limitado por lo que tampoco es atractivo para los propios técnicos, donde de repente volteamos con las escuelas extranjeras que dan al traste con lo trabajado y se vuelve un círculo vicioso con el cuento de nunca acabar. Continuidad señores federativos y pagar adecuadamente para mantener una línea y avances de talentos y condición de nuestros técnicos mexicanos que son de lo mejor del mundo como motivadores, tutores y forjadores de talentos futbolísticos.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

Circo, maroma y teatro: Copa de Oro para equipos de hojalata

Published

on

Futbol, por Esteban Trelles Meza //

El torneo Copa de Oro que tiene un título “rimbombante”, es verdaderamente un fiasco con equipos limitados por decirlo elegante que abaratan el espectáculo entre todos los involucrados: árbitros sin criterio, el VAR está de adorno, en fin, toda su organización es mediocre.

Paralelamente recién terminaron la Eurocopa y la Copa América. Los europeos tienen un nivel de excelencia de técnica depurada, precisión, nobleza y verticalidad ofensiva pese a la final entre Italia e Inglaterra en Wembley donde se preocuparon más en defender que atacar, los italianos merecieron sin duda la victoria remontando un gol tempranero adverso, empatando, para en serie de penales obtener el título europeo.

Por otro lado, la Copa América con las potencias sudamericanas de siempre: Brasil y Argentina. Estos últimos llevándose la victoria sin discusión en el propio estadio Maracaná con un Leonel Messi que se le negaron campeonatos mundiales y teniendo al fin con un logro importante en su carrera deportiva que le hacía falta complacer a sus exigentes paisanos y el resto del mundo para considerarlo como el mejor del planeta.

De repente le damos vuelta a la página y nos encontramos con un panorama desolador de calidad futbolística, carente de nivel técnico por “rufianes y leñadores” disfrazados de futbolistas como los de Trinidad y Tobago, que como siempre se dedican a golpear y ensuciar los encuentros, máxime tratándose del equipo tricolor, como se dice en el argot futbolístico, “mala leche”.

Faulean de manera cobarde y alevosa al mejor jugador mexicano del momento, Hirving “Chucky” Lozano, para desbalancearlo en una jugada clara de gol, aventando un adversario al “Chucky” para “estrellarlo” literalmente con la entrada criminal del guardameta trinitario con los pies por delante al jugador mexicano de manera brutal, conmocionándolo en el momento con una hemorragia cerca del ojo para mandarlo de inmediato al hospital.

Afortunadamente en 6 semanas estará en observación y recuperación en comparación con su paisano goleador Raúl Jiménez con fractura de cráneo con meses de recuperación en Europa, Los equipos del área de CONCACAF son así desde siempre. No solo le juegan sucio o brusco al equipo mexicano sino que con fuerza desmedida y mala intención, además de la mediocridad de los árbitros internacionales que no tienen la capacidad para sancionar severamente ese tipo de entradas, no solo con la falta que ni siquiera la marcan sino la expulsión misma del jugador infractor.

Lo más patético, absurdo e insultante son los comentaristas, promotores y aduladores de la Selección Mexicana en Televisa, que antes de iniciar el encuentro ufana e irresponsablemente comentaban entre ellos que venía la primera goleada del equipo mexicano haciéndose conjeturas de cuál jugador metería más goles, en una total falta de respeto deportiva hacia el rival que al final empataron sin goles.

Aquí cabe el adagio: “circo, maroma y teatro” al pueblo, lo más triste tomar de rehenes en un “patriotismo” nostálgico con nuestros connacionales, radicados en USA para llevarles “espectáculos” intrascendentes abusando de su apasionamiento y cariño del equipo tricolor para adquirir un boleto de los más económicos en 65 dólares para dar rienda suelta de sus emociones y gustos futbolísticos de un pedazo de su patria reflejado en un equipo de futbol esperanzados a la victoria.

Otro adagio reza: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”, nuestros federativos que son los representantes de los dueños de equipos (FEMEXFUT) que son ignorantes del tema futbolístico, que solo les interesa la plata como buenos empresarios con jugosas ganancias millonarias que sus plantillas tienen elevada nómina con sueldos estratosféricos que a final de cuentas las víctimas son los propios aficionados que gustosos paguen también precios elevados que no corresponden ni garantizan el espectáculo al que acuden a los estadio para verlos.

El problema de Selección Nacional es que quien gana es solamente la FEMEXFUT. Por otro lado los futbolistas no reciben las “primas” adecuadas de su quehacer deportivo y precisamente jugadores como Javier “Chicharito” Hernández, son incómodos y rebeldes, puesto que su personalidad y liderazgo exigen el pago adecuado por sus servicios, lo que toman a mal, y es por ello que los federativos lo segregaron del seleccionado nacional por insurrección y exigencia.

Obviamente no quieren compartir las jugosas ganancias; si bien no existe sueldos en la Selección Nacional ni están obligados a ellos, éticamente y moralmente es hacer partícipes a los jugadores de una pequeña compensación que bien la merecen.

Para la opinión publica el villano es el “Tata” Martino, quien “obligado” por las circunstancias monetarias de la federación tiene que prestarse a cuestiones administrativas que nada tienen que ver con lo futbolístico. Por ultimo como diría alguien de la farándula, “no tiene la menor importancia” quien gane la copa.

El futbol es una disciplina de contacto en el que prevalece la fuerza física con entradas viriles en el que las fracturas están a la orden del día, no solo en encuentros oficiales sino en los propios entrenamientos cotidiano.

México solo debe tener encuentros amistosos con equipos importantes de cualquier continente menos su área, recordar que precisamente hace años Cuauhtémoc Blanco, ahora gobernador de Morelos, lo fracturaron en el Estado Azteca los mismos rivales trinitarios, que fueron meses de actividad en pleno apogeo del “Cuau.” El caso de Funes Mori puede ser buen elemento que un servidor en lo personal lo cambiaría por “Chicharito” o el propio J.J. Macías para el mundial en Qatar.

Sin hacerla de profeta el equipo mexicano se las verá difícil, donde por otro lado lo ideal sería no calificar, para como Italia tomar las cosas de mejor manera y con posibilidades de éxito sin toda esa mercadotécnica publicitaria para tener mejor equipo.

Continue Reading

DEPORTE/CULTURA

Influencia y penetración social: El futbol y su dimensión social

Published

on

Futbol, por Esteban Trelles //

Para algunos escépticos, intelectuales y cultos, el futbol, como la farándula misma, es solo un distractor de la problemática político-social de los diversos países, principalmente como el nuestro en vías de desarrollo.

Manejándonos de manera objetiva el soccer como lo llaman en USA (recuerden que existe el futbol americano), tiene una condición positiva y coadyuva en el desarrollo integral del ser humano, como una de las disciplinas más populares en el mundo y una repercusión social en varios rubros: formativo, convivencia, económico, etc. Representando de cierta manera el reflejo de las sociedades mismas en su conjunto de cada país en el que lleva implícito la idiosincrasia, formas de vida, educación y una serie de cuestiones innegables de sus culturas mismas.

Los villamelones e ignorantes del futbol en nuestro país se involucran en discusiones estériles inventando historias que incluso inmiscuyen a ex presidentes de este país que por orden de ellos determinan quien sería el campeón para “satisfacción del pueblo”, para distraerlos de los problemas de gobernanza, principalmente de corrupción, lo cual es además de absurdo, ridículo y estúpido creando, una atmósfera de incertidumbre y legalidad deportiva.

Los perdedores en el mundo son mayoría y se muestran amargados, resentidos y negativos desahogando sus complejos y frustraciones en sus semejantes, que millones quisieron ser futbolistas profesionales no teniendo condiciones para ello que se conforman alrededor del mismo convirtiéndose en entrenadores, árbitros, preparadores físicos, kinesiólogos, terapeutas etc; donde algunos en las Ciencias de la Comunicación que se convierten en periodistas deportivos, mostrándose muy exigentes e hirientes en sus comentarios no solo a los jugadores, sino también entrenadores, atacándolos y censurándolos con severidad manifiesta con desprecio y odio.

Existen personajes con nombres y apellidos por citar unos cuantos: José Ramón Fernández, David Faitelson, André Marín, éstos influenciados por el primero que se forjaron juntos; Gerardo Velázquez de TVC Deportes (que lanza improperios); que las palmas de la negatividad se las lleva sin discusión el comentarista Álvaro Morales de la cadena internacional ESPN México con una personalidad de “gambusino”, con barba crecida y desarreglada y bigote, obeso con una voz varonil de una retórica recalcitrante y ofensiva para todos, con burlas a carcajada abierta tratando de provocar a sus compañeros lidereando el tema como moderador o conductor del programa, no teniendo eco con los profesionales de la comunicación, tratando de manipular abiertamente a los televidentes que los jóvenes de cierta manera influye, lo mismo que adultos sin criterio en torno a una opinión o punto de vista.

Ese tipo de personajes llegan a ser influyentes con cierta credibilidad por su sapiencia, caso concreto José Ramón que algunos dueños de equipo como el finado Jorge Vergara poniendo su nombre en una palco del estadio Chivas como un homenaje a su cultura deportiva, que este personaje se mediatizó gracias al odio recalcitrante contra el equipo América y la FEMEXFUT, que siempre denostó y polemizó a lo largo de su vida, principalmente en Canal 13 de gobierno por muchos años.

Las trampas, triquiñuelas, influencias y demás es la constante en el “mundillo futbolístico”, de nuestro país que nada tiene que ver el gobierno salvo el aspecto fiscal donde el futbol como negocio empresarial es manejado por particulares, con la FEMEXFUT como órgano rector en México y la FIFA a nivel internacional en selecciones nacionales.

Existieron entrenadores que en aras de la victoria exigían a sus jugadores el máximo de sus esfuerzos, de manera peligrosa puesto que los “dopaba”, como lo fue en el caso del chileno Carlos Reynoso con el equipo América, que en el entretiempo en vestidores les daba un “brebaje”, para mejor rendimiento que el ex entrenador tapatío Ignacio “gallo” Jáuregui del equipo Monterrey lo hizo público, que de inmediato los directivos americanistas y su sequito incondicional de comentaristas de su empresa Televisa se le fueron a la yugular, al técnico mexicano que lo querían demandar y meterlo a la cárcel exigiéndole disculpa pública lo cual el tapatío Jáuregui jamás se retractó y quedó en el olvido, de cierta manera esta práctica en Sud América es frecuente desde siempre que se recrudece en argentinos y uruguayos, independientemente de farmacodependientes (Maradona), con otras substancias.

La influencia americanista ante la FEMEXFUT obligó a esta última en oficializar el torneo PRODE de meses por competición de torneo de liga anual lo cual es vergonzoso y antirreglamentario, como muchas otras arbitrariedades y artimañas del poderoso equipo de Televisa.

A pesar de unas “pecatas minutas”, unas más graves que otras, actualmente el futbol mexicano tiene un posicionamiento mundial de clubes y selección nacional de credibilidad y penetración masiva social que repercute en una vida tranquila, de concordia y de convivencia.

En comparación con Italia con el jugador Paolo Rossi encarcelado en su país por apuestas arregladas y la Juventus de Turín, descendido a segunda división por las mismas circunstancias, sin olvidarnos de Alemania que el guardameta Harald Toni Schumacher escribió un libro sobre el consumo de drogas en los futbolistas de su país, México está en pañales sin mayor problema y repercusión mundial, excepto la trampa de los “cachirules”, que nos excluyó del mundial de Italia 90 por incluir en una competencia oficial jugadores mayores de 20 años de edad.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x