Connect with us

MUNDO

Nueva política norteamericana: Israel-Líbano con ayuda de EEUU buscan acuerdo de paz

Published

on

Política Global, por Jorge López Portillo Basave //

En este año tan convulsionado en el que las noticias malas inundan día a día nuestras redes informativas, es de capital importancia ver los avances que se han dado en Oriente Medio para tratar de mejorar y normalizar las relaciones entre los países de la región, especialmente entre los árabes e Israel.

De agosto a otubre Bahréin y Los Emiratos Árabes Unidos lograron acuerdos para normalizar relaciones diplomáticas con Israel, ahora se perfila un tercer acuerdo entre Israel y Líbano. Las negociaciones han sido fomentadas y auspiciadas por el gobierno de EUA, encabezadas por el Secretario de Estado y el yerno del Presidente Trump.

El anunció lo dieron a conocer de manera conjunta el presidente del Parlamento Libanés, Nabih Berri, el Ministro de Energía de Israel, Yuval Steinitz y el Secretario de Estado de Los EUA Mike Pompeo.

Líbano e Israel han tenido enfrentamientos militares desde 1948 cuando el Estado de Israel fue formado, nunca han tenido relaciones diplomáticas y entre otras cosas debemos recordar que desde la parte sur del país del Cedro se han generado múltiples ataques con bombas y misiles en contra del país de la Estrella de David. Estos ataques son generados por grupos terroristas financiados por Irán y ejecutados por integrantes del Ejército para la Liberación de Palestina y Hezbollah.

LÍBANO Y SUS PROBLEMAS ECONÓMICOS

En los años recientes Líbano ha enfrentado crisis políticas y económicas que se acentuaron por la explosión de hace unos meses en el puerto de Beirut capital de dicho país.

Se descubrieron contratos para la compra de energéticos que vinculaban sobornos a funcionarios de la empresa pública de generación de electricidad y muchas otros temas que han hecho evidente el abuso de los grupos políticos en contra de los bienes nacionales.

Como sabemos, los precios de la comida y de casi todos los bienes de consumo llevaban meses a la alza y la explosión ha acentuado esa tendencia, el gobierno se disolvió y se ha estado tratando de lograr acuerdos para un nuevo gobierno que erradique la corrupción y fomente el desarrollo económico.

El Líbano y en especial Beirut son un lugar y un pueblo histórico que se ha reconstruido de las cenizas siete veces, por lo que inspiraron el relato del Ave Fénix y de la cultura de los habitantes de esa región.

LA PAZ ANHELADA

De 1975 a 1990 Líbano vivió una guerra civil generando éxodos poblacionales masivos, muchos de los cuales llegaron a nuestro país en donde dicha comunidad es de las más activas y respetadas. A pesar de que dicha revolución concluyó, la población ha sido víctima de constantes ataques terroristas, esto sin contar los conflictos con los países de la zona como Israel.

Israel y Líbano aún están técnicamente en guerra con representantes militares de la ONU en la zona limítrofe. Los enfrentamientos de esta guerra que se han prolongado durante décadas han dejado a decenas de miles de muertos.

Según las autoridades de los tres países (Estados Unidos, Israel y Líbano), el inicio de las negociaciones será en temas no relacionados a la seguridad nacional.

El primer tema será la definición para el uso de aguas limítrofes del mar Mediterráneo en un área de 500 km2 que está en disputa. En dicha zona hay yacimientos de gas natural, la explotación de los mismos sería de gran ayuda para atender las necesidades económicas del Líbano.

Las pláticas iniciarán el 12 de octubre con presencia de representantes de la ONU, de Estados Unidos y de los dos países interesados.

Israel y Chipre venden gas natural a Jordania y a Egipto por lo que Líbano tiene una oportunidad natural de acceso a dichos mercados en caso de llegar a un acuerdo con Israel.

Además de la exportación de gas natural, la autogeneración permitiría a Beirut dejar de importar dicho energético. Con esto podría bajar su déficit económico y pagar algo de su creciente deuda pública.

Aunque estas pláticas iniciales (por el momento), no incluyen una normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países, abren la oportunidad lo que durante décadas se buscó, de iniciar cualquier tipo de relación civil entre dichas naciones.

Estas platicas son el resultado de tres años de intenso trabajo” y tienen “el potencial de generar estabilidad, seguridad y prosperidad en la región” dijo el Secretario de Estado nortamericano, Mike Pompeo quien durante el 2020 ha estado en la región múltiples ocasiones buscando este tipo de avances.

Cabe señalar que las perforaciones para la explotación del gas natural de la región están a cargo de empresas francesas y son parte de los acuerdos del Presidente Macron en su visita a Líbano horas después de la explosión del pasado 4 de Agosto.

NUEVA POLÍTICA DE EEUU

A pesar de que no estemos de acuerdo con la retórica de Trump, debemos reconocer que su ortodoxo modo de aplicar la política le ha permitido a él y a su equipo,

éxitos que los “expertos” de otras administraciones no habían logrado. Como sus seguidores presumen, “guerra de palabras en Twitter que ha reducido bombardeos norteamericanos en los países del mundo”.

El esfuerzo y la voluntad de los líderes de esos países ha sido acompañada por una política norteamericana que por primera vez en años ofrece retirar tropas, desocupar la región y fomentar las relaciones económicas, hecho que por el momento ha quedado con poco reconocimiento. Obviamente esto puede cambiar en cualquier momento, especialmente porque los políticos tradicionales de Washington parecen estar por retomar el control.

A la fecha Trump ha recibido tres nominaciones para recibir el Premio Nobel de la Paz por los acuerdos de Israel, Estados Unidos, Bahréin, Kosovo y Serbia; el acuerdo potencial entre Líbano e Israel podría ser el hecho que de una cuarta nominación. Según Trump su idea es mantener la fuerza militar norteamericana pero salir de “estúpidas guerras”. Veremos si consigue obtener el premio, irónicamente a pesar de perder la elección por su mala comunicación en el manejo del COVID-19.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

La búsqueda de paz en el Medio Oriente: Sudán se suma al acuerdo de Abraham con Israel

Published

on

Política Global, por Jorge López Portillo Basave //

El viernes pasado nos amanecimos con la noticia de que Sudán se sumaba al acuerdo de “Abraham”, creado por los Estados Unidos para normalizar relaciones diplomáticas entre Israel y los países musulmanes y árabes del mundo.

Doce horas después del segundo y último debate entre Trump y su contrincante Joe Biden, una llamada telefónica pública enlazó al Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu; al Primer Ministro de Sudán, Abdala Hamdok, y al Presidente de EUA, Donald Trump.

En dicha conversación se informó, que ambos países con el apoyo de EUA “acordaban la normalización de relaciones, poniendo fin al estado beligerante entre ambas naciones” y reabriendo “relaciones económicas y comerciales, iniciando con la agricultura, el turismo y la migración”. Sudán se ubica en la frontera sur de Egipto y está situado frente al lugar sagrado de la religión Islamita llamado “Ameca” en Arabia Saudita.

Aunque para nosotros parezca poca cosa o tema distante, este acuerdo al que se suma Sudán, muestra que las estrategias de un gobierno u otro pueden afectar a países que parecían irreconciliables e incluso que se han mantenido en estado de agresión militar durante más de 50 años. Así es, Israel ha estado en “guerra” con varios países árabes por décadas y este 2020, parece un año de excepción para lograr la paz en dicha región.

En México hay millones de familias con sangre del Medio Oriente y muchos millones más en EUA; debemos recordar que nuestros paisanos forman parte de los ejércitos del país vecino y por eso si hay conflictos militares, la sangre que se derrama en esa región también puede ser mexicana.

El objetivo será que más países se sumen a dicho acuerdo, incluso Irán, pero para eso falta ver qué sucede con EUA en los próximos días, ya que los militares y políticos pro invasión no están contentos con dejar el petróleo de la zona y para eso es mejor no extraer el que hay en EUA y mejor ir a dominar con Francia, Inglaterra y Alemania el del Medio Oriente y África como ha sucedido por décadas.

Los tres mandatarios acordaron reunirse a la brevedad para firmar dicho acuerdo en la ciudad de Washington. Aún no se sabe cuándo se reunirían, pero esto seguro será otro evento que Trump usará para cimentar su triple candidatura al Nobel de la Paz 2021. Las encuestas en EUA dicen que Biden ganará las elecciones la semana próxima, por lo que para el actual Presidente, podría pasar a la historia como un “pacifista gritón” pero efectivo, que perdió la elección en contra del Partido Demócrata que se supone está contra las guerras, pero que está apoyado por los políticos que en los 90´s apoyaron la guerra de Irak y la guerra de Vietnam de los 50´s a los 70´s en donde familias de empresarios y políticos americanos hicieron fortunas.

EL JURAMENTO DE ÁRABES

En agosto de 1967, la Liga de Países Árabes se reunieron en Sudán para acordar los tres No: No reconocimiento a Israel, no relaciones comerciales con Israel y no a la Paz con Israel. En este punto se puede entender la trascendencia del Acuerdo de “Abraham”, que buscará que la mayoría de las 22 naciones del bloque alcancen acuerdos bilaterales de Paz y Comercio con el gobierno de Jerusalén.

El acuerdo del 67, indicaba que los países con más recursos provenientes del petróleo, darían recursos a los menos ricos para aumentar sus ejércitos y forzar la creación del estado Palestino con la idea de la desaparición de Israel.

Así durante más de medio siglo, se han vivido momentos muy tensos y guerras con militares propios o con mercenarios y terroristas contratados por los países de la liga que atacan a ciudadanos e intereses israelíes, americanos y de sus aliados en todo el mundo, desde ataques a barcos en alta mar hasta bombas en embajadas o en edificios causando muerte a civiles en muchos lugares.

En el 2016, la estrategia del gobierno de EUA cambió y se propuso reunir a los líderes de las naciones árabes para lograr la paz con Israel a cambio de retirar tropas militares de los EUA en la región y de garantizar el trato justo a los países que aceptasen una vida más normal con Israel, asegurando a cambio la vía para la creación de un Estado Palestino que respete al Estado Judío y viceversa una vez que los intereses económicos de los países fundamentalistas como Irán sean arrinconados.

También se debe recordar que del 2016 a la fecha EUA no ha aumentado su presencia de tropas en la zona e incluso se ha negado a permanecer en algunas regiones como Iraq, de hecho este periodo es el primero de la historia reciente en la que los Estados Unidos no han iniciado conflictos o guerras, esto a pesar de la retórica incendiaria de su actual Presidente y de su constante uso del Twitter para atacar a moros y cristianos.

La estrategia ha rendido frutos y de seguir así podríamos ver la adhesión de Arabia y otros más en el futuro cercano.

EUA GANA DOBLE EN EL ACUERDO SUDÁN-ISRAEL

Desde el punto de vista diplomático este es un gran logro que se suma a los otros 2 países que ya reconocen a Israel como Estado Soberano en este año, pero como condición, Sudán pagó la semana pasada a EUA $335 millones de dólares como compensación para las personas de nacionalidad norteamericana que fueron víctimas de ataques terroristas relacionados con dicho país del Mar Rojo durante los últimos 30 años. En Sudán se han alojado y entrenado varios grupos terroristas patrocinados por Irán y otros países de la región durante décadas.

A cambio de dicho pago, EUA removerá a Sudán de la lista de “países promotores del terrorismo”, dicha lista bloquea el acceso al sistema financiero internacional y a los mercados occidentales, limitando a los que en ella están a sus relaciones con los gobiernos como China, Rusia, Venezuela e Irán que utilizan otros medios para recibir y enviar dinero y mercancías.

Ante la salida de Sudán, dicha lista sólo quedará integrada por Siria, Corea del Norte e Irán.

En la llamada el Primer Ministro de Sudán dijo… “agradezco mucho al Presidente de EUA y espero abonar a la construcción de esta relación y establecer fuertes lazos económicos y políticos entre las dos naciones y el resto del mundo”.

EUA trabajará con Irán para lograr que sean autosustentables en alimentos y ayudarlos a reducir su deuda externa.

Si Sudán pagó tanto dinero por reconocer a Israel, algo debe haber de bueno y esto debe ser dinero. Las negociaciones parecen incluir algún tipo de apoyo o acceso a inversiones y fondos directos por más de $800 millones de dólares y otros $3 mil millones de dólares vía externa en proyectos especiales que buscan aliviar varios problemas a los 45 millones de habitantes de dicho país del que más de 40 millones son musulmanes.

Pronto veremos los puntos del acuerdo y si los beneficios para Sudán se reflejan en la población que está pasando por una terrible crisis política y económica desde hace un par de años.

Lo que es seguro es que al menos no tendrán que estar gastando en pagar mercenarios para atacar al pueblo judío, también es cierto que ya no podrán usar su territorio para que terroristas se entrenen o escondan como sucedió con el propio Osama Bin Laden y Al-Qaeda que desde ese territorio organizó ataques a otros países como Kenia, EUA, Uganda, Israel, Etiopía, Arabia Saudita y otros.

Sudán tiene una deuda externa de más de $68 mil millones de dólares y es hogar de más de 2 millones de refugiados que huyeron de Siria, Chad y Sudán del Sur, por lo que lograr mejores relaciones con países fuera de la liga Árabe.

Continue Reading

MUNDO

México, Venezuela y Cuba en la mira: Enfoques de Trump y Biden hacia latinoamérica

Published

on

Por Sputnik Mundo //

Mientras Donald Trump y Joe Biden están compitiendo por los votos de los estadounidenses en las próximas elecciones presidenciales en EEUU, Sputnik intentó averiguar cuál de los dos potenciales dirigentes sería más favorable para Latinoamérica. Ambos políticos incluyen en sus agendas a México, Venezuela y Cuba.

Los tres países son prioritarios por distintos aspectos en cuanto a política exterior, pero también son funcionales en las campañas electorales por el voto latino, que ya es primera minoría en Estados Unidos, opinan los expertos de la Unidad de Análisis Geopolítico de CELAG, consultados por Sputnik.

Los analistas opinan que una de las principales diferencias entre los dos candidatos se encuentra en la estética política y la predisposición a negociar y utilizar la vía diplomática.

EL MÚSCULO IMPERIAL DE TRUMP

Trump se caracterizó por declaraciones polémicas y provocadoras con respecto a temas de América Latina, recuerdan los expertos. En particular, amenazó con que México pagara el muro para evitar el flujo de migrantes, calificó a los países de Centroamérica como “países de mierda” y declaró abiertamente que existe la posibilidad de una intervención militar en Venezuela.

No obstante, tanto la Casa Blanca como otras reparticiones del Gobierno de EEUU se mostraron muy interesadas en estrechar lazos comerciales, financieros y de seguridad con la región, señalan los autores de un análisis hecho a solicitud de Sputnik. 

Es evidente el interés de EEUU por llegar a acuerdos con México y por las inversiones en infraestructura, observa el texto, firmado por los analistas de CELAG Silvina Romano, Aníbal García Fernández, Arantxa Tirado y Tamara Lajtman.

“El Gobierno de Trump no solo presta atención a América Latina, sino que se ha dedicado a exacerbar las medidas intervencionistas implementadas por anteriores gobiernos, pero esta vez, desde una sinceridad que evita ocultar este intervencionismo”.

Según los autores, los miembros de la administración Trump mostraron “su músculo imperial” y retomaron sin vacilar la doctrina Monroe.

“El mismo Trump habla de la amenaza comunista en la región (marcando un vínculo inmediato con el discurso de derecha durante la Guerra Fría), confluyendo en lo que denominamos un imperialismo recargado. Eso es el trumperialismo”, dicen los analistas. 

EL ESTILO MÁS SUTIL DE BIDEN 

A diferencia de Trump, el candidato demócrata Biden, según los expertos, probablemente apueste por aumentar el rol de la USAID y la asistencia para el desarrollo, sobre todo en el marco de un abordaje positivo a la migración, que asume la necesidad de resolver el problema en su origen, es decir, en la crisis de los países centroamericanos.

Los analistas consideran probable que anule la Ley de Emergencia Nacional que dedica fondos a construir el muro y mejore la política de asilo.

En cuanto a la política con gobiernos progresistas, se esperaría mayor capacidad de diálogo y negociación, pero esto no quita la posibilidad de que persistan en estrategias de desestabilización y presión por diversas vías (económicas, diplomáticas, jurídicas), aunque de modo más sutil que durante la gestión de Trump.

MÉXICO

En el caso de México está claro que además de ser el país vecino con el que se comparten más de 3.000 kilómetros de frontera, forma parte de la política exterior e interior, además hay más de 11 millones de mexicanos en territorio estadounidense, esto hace que sea importante en el contexto electoral y más allá, señalan los analistas.

México, de ganar Trump, vería una continuidad en la política antimigrante, la ampliación del muro y la profundización de la presencia de empresas privadas en el país, en el marco del renovado tratado de libre comercio, T-MEC. 

Si bien la relación con AMLO es de respeto, no está exenta de momentos ríspidos o de crisis, como los que se vivieron en 2019 con la caravana migrante, agregan. 

VENEZUELA

Si en algo hay consenso en el gobierno estadounidense es el cambio de régimen en Venezuela, así que una Administración Biden podría continuar esa política, pero sin ser tan confrontativa. Por ejemplo, hay varios senadores que se oponen a una intervención armada y han propuesto terminar con el bloqueo por 90 días debido al contexto de la pandemia.

Biden optaría, según los expertos, por una intervención a partir de “asistencia humanitaria”, todo en una línea de recuperar el rol de la asistencia para el desarrollo.

Sin embargo, los analistas recuerdan que es el Congreso el que vota y define los presupuestos de los programas de asistencia económica y militar, y por eso es importante considerar la composición de las cámaras (Cámara Baja y Senado), así como los proyectos bipartidistas y consensos en torno a determinados proyectos. 

En términos generales, por ejemplo, tanto demócratas como republicanos apoyan las sanciones a Cuba y Venezuela, con algunas excepciones de congresistas demócratas que se oponen, pero que son minoritarias.

CUBA

En el caso de Cuba, Biden podría retomar la política de Obama, en la que se manifestó un acercamiento, posibilidad de negociación y avances en el ámbito económico, sobre todo con el turismo. “Esto podría dar un poco de oxígeno a la isla”, pronostican los analistas. 

SIN CAMBIOS GRANDES

“En general, para la región, una administración republicana o demócrata no implica grandes cambios de fondo, quizá sí en la forma, pero está claro que el establishment sigue considerando a América Latina su zona de influencia”. 

No obstante, no deben despreciarse tampoco esos cambios de forma, considerando que un triunfo de Biden contribuiría a una política exterior menos incierta, basada en la diplomacia y en ciertos acuerdos básicos para promover la negociación, que fueron desconocidos por Trump. 

Sobre todo interesa que habría una desescalada en el discurso de Guerra Fría que fue revivido por Trump y que incide en la región de modo pernicioso, clasificando en “buenos y malos”, reviviendo los prejuicios anticomunistas y contrainsurgentes que han calado profundo en América Latina (y el mundo) desde la Guerra Fría, concluyen los analistas.

Continue Reading

MUNDO

Crecimiento económico mundial en el 2020: China, el único país que crecerá

Published

on

Opinión, por Alberto Gómez //

La pandemia del Covid-19 ha propiciado un giro de 180 grados para el crecimiento económico mundial, en una aspiral descendente.

El “Gran Cierre” (The Great Lockdown) como se conoce ya al fenómeno económico generado por la pandemia del coronavirus, no sólo desaceleró el crecimiento económico mundial, sino que provocó una recesión económica global, con la consecuente pérdida de millones de empleos y quiebra de negocios de todos tamaños; desde modestos establecimientos como pequeños hoteles y restaurantes, hasta instituciones financieras que se tambalean ante las carteras vencidas y los enormes pasivos (deudas) que, en otros tiempos, son adquiridos para la capitalización -dirigida al crecimiento, por ejemplo- y flujos de efectivo para la operación diaria de sus servicios.

Antes del inicio de la pandemia, la proyección para 2020 del crecimiento económico global en términos del Producto Interno Bruto (PBI), parecía bastante alentadora a pesar de los conflictos comerciales entre algunas potencias como Estados Unidos y China, metidos en una abierta lucha entre ambas naciones por la hegemonía económica mundial.

El impresionante crecimiento económico sostenido del dragón asiático (China) de los últimos 30 años ha sido puesto a la más dura prueba hasta el momento, con la pandemia del Covid-19. El desarrollo de su economía ha sido impresionante: en sólo 30 años, China pasó de tener un 73.5% de su población en la pobreza, a menos del 2% en 2019 (Oficina Nacional de Estadística); para 2018, los jóvenes chinos (millenials) tiene el doble de probabilidades de tener casa propia en comparación con sus similares estadounidenses.

China había crecido a una tasa anual promedio de 7.8 de 2009 al 2019, el mayor crecimiento económico a nivel mundial a pesar de las difíciles situaciones político-económicas que se han sucedido en este período, como la crisis financiera del 2008, cuando explotó la burbuja inmobiliaria de las hipotecas subprime en Estados Unidos, que ocasionó un grave deterioro en la economía mundial, con excepción a China. En cambio para los estadounidenses significó una gran contracción de su economía, a partir de la cual comenzó a perder su hegemonía como potencia económica.

El crecimiento económico global promedio para 2020 es sobre valores negativos, ya que el 99% de los países presentan decrecimiento en sus economías, causado por la pandemia del coronavirus, ahora en su segunda ola de contagios y nuevos cierres de negocios y confinamientos obligatorios en un creciente número de países, principalmente europeos.

En Inglaterra, tan sólo durante el pasado fin de semana, se previó la pérdida de 200 mil empleos del sector de la hospitalidad (restaurantes, hoteles, bares) en Londres, con los cierres a negocios y restricciones de horarios como medidas para evitar un mayor número de contagios en este rebrote del coronavirus en la capital británica, cuyo número de habitantes asciende a más de 9 millones; este sector representa un ingreso de 120 mil millones de libras anuales.

En Alemania, se han alcanzado nuevos records de contagios del coronavirus; tan sólo en un día, se registraron 11 mil nuevos casos, lo que ha obligado al gobierno a implementar medidas de emergencia, y a restringir la libre convivencia de las personas, así como al cierre parcial de negocios en algunas regiones del país germano, lo que agravará la ya delicada situación económica.

En España, a pesar de las esperanzadoras declaraciones de su presidente, Pedro Sánchez, en torno al rápido inicio de recuperación económica a partir del tercer trimestre del 2020, la realidad es muy distinta, mientras se imponen nuevas restricciones para convivencia social y para la apertura de negocios. En Madrid, por ejemplo, toda actividad económica deberá permanecer cerrada de las 12 de la medianoche, hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

En general, la proyección de crecimiento económico será negativo para la zona euro, con un -10.2; para las economías más avanzadas será del -8.0, y para las economías emergentes y en desarrollo sobre un -3.0, según el informe más reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI) –aún sin considerar la segunda ola de contagios del coronavirus-.

China será la única economía avanzada con proyecciones positivas en 2020, con un crecimiento estimado de 1.9, el más alto a nivel mundial.

Para América Latina y el Caribe, los pronósticos para 2020 han mejorado a comparación de los que se tuvo a mediados de año. Sin embargo se anuncian recesiones para los países más afectados por los casos de Covid-19; el FMI informa que este año casi 90 millones de personas caerán en la indigencia.

El pronóstico para México ha mejorado, de un -10.5 pasó a -9.0 para 2020, nada mal considerando que es una economía emergente y a pesar de ser uno de los países con mayor número de casos de coronavirus.

(*) Alberto Gómez es Consultor en economía, finanzas y FinTech. Analista en geopolítica negocios.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.