Connect with us

Beisbol

El fracaso de Tomateros en Puerto Rico: Reglas claras para integrar el roster mexicano en Serie del Caribe

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Después de la participación del representativo mexicano en la pasada Serie del Caribe, celebrada en San Juan Puerto Rico, que ahora mismo podemos considerar de fracaso al no poder haber alcanzado el título en lo que fue la sexagésima tercera edición del certamen continental del Rey de los deportes, cayendo en la etapa de semifinales ante Venezuela, es urgente que se someta a revisión y estudio el esquema de integración del equipo que debe acudir cada año a esta importantísima justa deportiva que nos permite medirnos con los mejores equipos de America Latina.

Y es que, al no contar con su roster campeón, y acudir con un equipo “parchado o reforzado”, la situación se presta para que los managers y las directivas de los equipos que asisten a dicha competición justifiquen y argumenten tras no obtener los resultados esperados, sin menoscabo de que evidentemente el equipo sufre cierta desestabilización que al menos en los últimos años se ha reflejado en la estadística, pues desde 2016 cuando Venados de Mazatlán se coronó en Santo Domingo, capital de República Dominicana, no se ha podido repetir la hazaña.

El asunto es que el año próximo, la sexagésima cuarta edición habrá de realizarse en Mazatlán, Sinaloa, es indispensable se analice muy bien este tema de la integración que ciertamente, genera polémica.

Para nadie es un secreto que es una responsabilidad directa de la Liga Mexicana del Pacífico LMP, y de su presidente el sonorense Omar Canizales Soto, definir el roster de los que viajan para participar en calidad de nuestro representativo mexicano. No obstante a ello, si bien es cierto, debe consultar con la directiva del equipo campeón y lo hace para definir el conjunto a sabiendas de las presiones que existen al respecto, él puede determinar desde quién es el manager, ya que lo puede cambiar no deber ser necesariamente el mismo que comandó al equipo campeón, aunque en la mayoría de los casos sí ha sido así, y una vez definido el piloto en conjunto de la directiva pero debiendo imperar la decisión en la dirigencia de la liga quienes son los 28 peloteros que conforman el equipo a fin de que se logre conseguir el éxito esperado sea con los mejores elementos activos en equipos de la LMP o se permita que en forma total sea el conjunto campeón del circuito reforzado solamente en cuanto a su directiva y cuerpo técnico lo definan y sin injerencias diversas.

Todos sabemos que en la más reciente edición de la mencionada Serie del Caribe, fueron los Tomateros de Culiacán, los que tras coronarse campeones de la temporada 2019-2020 en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), venciendo en una reñida final que se alargó a siete juegos a los Venados de Mazatlán, obtuvieron su derecho para acudir a la justa latinoamericana.

Y una vez más se repitió la misma polémica que se ha venido produciendo en los últimos años en cuanto a la forma como se integra el equipo que representa a México en la Serie del Caribe, dado que en teoría debe ser el equipo campeón de la LMP el que participe en este, el más importante certamen de béisbol por equipos en América Latina, siendo de todos conocido que no es realmente así, ya que recae en la LMP la responsabilidad de armar al conjunto, y que la directiva de la organización que logra el campeonato no se involucra tan directamente en la toma de decisiones a la hora de elegir el roster de los 28 peloteros.

Solo para ejemplificar, basta recordar que no fueron necesariamente los directivos de los Charros de Jalisco el año pasado ni el antepasado los mismos Tomateros como tampoco en este año, quienes tuvieron a su cargo el proceso del armado y la definición final de quienes fueron los peloteros que conformarían el roster de 28 beisbolistas que integraron el representativo de México.

Existen datos al respecto, en que son más los beisbolistas que no proceden o no fueron integrantes del roster del equipo campeón los que conforman el representativo de México; ha habido ocasiones en que han sido 12 peloteros del conjunto monarca y 16 de otros equipos, así como en otras veces han sido 13 los beisbolistas provenientes del equipo campeón de la campaña en el béisbol invernal mexicano y 15 de otros escuadrones o en número igual de 14 integrantes del roster del equipo recién coronado en la LMP y 14 extraídos de diversas novenas, o como en esta última participación que fueron 16 del campeón Tomateros por 12 provenientes de otras escuadras.

Ya se ha discutido mucho sobre cuál es la mejor fórmula para que el equipo que representa a México tenga éxito, pues se han tenido dolorosos fracasos como el del equipo que, con la base de los Tomateros acudió a la sexagésima primera edición efectuada en el estadio de los Charros de Jalisco en 2018, quedando en el último lugar, generando malestar en la directiva culichi que se quejó de que fue demasiada la manipulación de su roster.

Si bien, puede calificarse como satisfactorio el desempeño de Tomateros en San Juan Puerto Rico, es importante establecer que no se logró el objetivo de conseguir para el circuito invernal de nuestro país el anhelado título número 10, como tampoco se reflejó el nivel que ostenta México en la red global donde aparece en quinto lugar según la Federación Mundial de Béisbol y Sóftbol.

El caso es que el puerto mazatleco volverá a recibir la fiesta del caribe en febrero de 2021, 13 años después de su última visita a esa plaza, y es obligado definir desde ya lo relativo al armado del representativo nacional. Habrá que revisar el esquema de integración del equipo que acudirá el año próximo a esa sexagésima cuarta edición a fin de que se logre conseguir el éxito esperado sea con los mejores elementos activos en equipos de la LMP o se permita que en forma total sea el conjunto campeón del circuito reforzado solamente en cuanto a su directiva y cuerpo técnico lo definan y sin injerencias diversas.

Hay equipos que tienen la mira puesta en campeonar como es el caso de los Venados mazatlecos y otros escuadrones como Charros de Jalisco, Yaquis de Ciudad Obregón, Naranjeros de Hermosillo, Águilas de Mexicali y Tomateros, quienes lucharán férreamente por el título de la campaña 2020-2021 de la LMP y querrán entonces se les respete el derecho de ser, con su roster y quizá con algunos refuerzos que ellos elijan, el equipo que defienda la franela mexicana pretendiendo lograr en suelo azteca la décima corona latinoamericana para nuestro béisbol.

En tanto, vale mencionar que el Estadio Teodoro Mariscal en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, ha sido ratificado por la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe como la sede de la Serie del Caribe 2021, la primera vez que la “Serie Mundial Latinoamericana” regrese a la ciudad del carnaval desde 2005.

La última ocasión en la que Mazatlán albergó la Serie del Caribe fue cuando los Venados, dirigidos por Juan José Pacho, representaron a México y se coronaron ante su gente con marca de 5-1. Aquel equipo contó con ligamayoristas como Vinicio Castilla, Erubiel Durazo y Luis Ignacio Ayala.

Como se recuerda, Guadalajara fue la última ciudad mexicana en recibir la competencia del beisbol latinoamericano y del caribe en 2018, cuando pocos meses antes del evento, Barquisimeto, Venezuela se declaró sin posibilidad de recibir el campeonato, debido a los problemas socio-políticos que ya atravesaba en ese momento el país de La vinotinto.

E-mail: bambinazos61@gmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beisbol

La pasión del campeonato de la LMP: Clásico Naranjeros vs Tomateros, una serie muy pareja

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Sin un claro favorito avanza la serie final por el título de esta atípica campaña 2020-2021 en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) el máximo circuito beisbolero profesional que se juega en otoño-invierno en la que miden fuerzas los dos equipos con más títulos en la historia: Naranjeros de Hermosillo y Tomateros de Culiacán.

Tanto por la excelente campaña que cumplió el pelotón naranja en la agenda ordinaria y su firme paso en playoffs, como la experiencia del conjunto guinda en postemporada y el hecho de llegar como actual campeón a defender su corona, se han equilibrado los momios sin que después de dos juegos en que han dividido triunfos, se pueda destacar alguno de los contendientes como amplio favorito. De ahí que lo que devendrá esta semana cuando a partir del lunes 25 de enero se reanude la serie en la capital sinaloense, es aún de pronóstico reservado.  

La historia de enfrentamientos entre estos equipos data desde antes de 1945 siendo su rivalidad tan profunda y que genera tanto orgullo al vencedor como desazón en el perdedor que se le dio en llamar a estos duelos el Gran Clásico del Pacífico como se le conoce actualmente. 

El hecho de que ya en cuatro ocasiones se hayan enfrentado en serie final estos dos escuadrones también le añade un toque de especial interés a esta quinta final entre los conjuntos representativos de las capitales de Sonora y Sinaloa.  

La última vez que se encontraron en esta etapa fue en la campaña 1996-1997, es decir, hace 24 años. En cuanto a  las cuatro finales anteriores; la primera de ellas se la llevó Naranjeros en la temporada 1979-1980,  Tomateros tomó revancha y se impuso en la final de 1982-1983, siendo que no se volvieron a ver las caras en una disputa por el título hasta los 90’s. En el campeonato 1994-1995 Naranjeros volvió a tomar ventaja y en 1996-1997 Tomateros obtuvo el título.  

Pero si bien en sus duelos particulares están tablas obteniendo dos títulos por bando y éste que está en juego le concederá alguno tomar ventaja, hay que decir que Naranjeros se encuentra en esta nueva disputa final en busca de su título 17 en el torneo invernal y cuenta además con dos campeonatos de Serie del Caribe, en tanto que Tomateros, procurará retener la corona que ostenta desde la temporada pasada cuando conquistó su título número  12 en la Liga del Pacífico superando a Venados de Mazatlán, y de igual forma tiene en su haber un par en Serie del Caribe.
Entre lo anecdotario de esta serie final, no está de más apuntar otro duelo interesante que se vive en este contexto; se trata de una añeja rivalidad de los managers de los equipos.  

Por un lado está un manager como Juan Navarrete catalogado como más técnico, más preparado, con más profundidad, más conocimiento, y más experiencia frente a otro polémico incluso tachado como insulso por muchos por sus desplantes que es Benjamín Gil que juega quizá más arriesgadamente pero también sin dejar de tener sus dotes como estratega. 

Estos dos estrategas se enfrentaron anteriormente en la final de 2014-2015; Navarrete como timonel de Charros y Gil como manager de los culichis tuvieron una épica batalla en la que Culiacán arrolló a Jalisco, no obstante que como resulta ser ahora con Naranjeros, los Charros se presentaban como prácticamente el mejor conjunto durante la agenda regular del torneo y habían llegado con mucha fuerza a la final pero fueron vencidos por la tropa dirigida por Gil, sin olvidar aquél exabrupto del manager culichi que en forma soez se burló de sus competidores.  

Por otro lado, no es ocioso mencionar que para llegar a esta serie definitoria Naranjeros hizo una gran campaña culminando como el sembrado número uno en la etapa regular y luego ya en playoffs trabajó lo necesario para dejar fuera de competencia primero a Venados de Mazatlán en la repesca y luego a Sultanes de Monterrey en semifinales. En tanto que Tomateros finalizó en el peldaño seis de la tabla por puntos; en postemporada como es su costumbre ha venido de atrás y sin ser favorito eliminó primero a Algodoneros de Guasave y posteriormente a Yaquis de Ciudad Obregón. 

Pero no obstante que, como ya mencionaba, los de la tropa de la capital sonorense exhibieron ostensiblemente mejor desempeño durante cada una de las dos vueltas en la agenda ordinaria y en razón de ello tuvieron el beneficio de recibir primero en casa en los dos juegos iniciales y de ser necesario cerrarán en su estadio la disputa, no hay que perder de vista que los Tomateros son el equipo que defiende la corona; que durante los últimos años han estado cotidianamente inmersos en los playoffs llegando así como ahora en los últimos peldaños de los standings de entre aquellos que pasan a la postemporada y han venido de atrás para ser campeones y/o ubicarse lo más lejos posible. 

Es de señalar que en el más reciente Draft de jugadores correspondió a Tomateros de Culiacán elegir primero, llevándose al pitcher zurdo Derrick Loop, quien pertenece a la institución guinda pero estaba lanzando en la República Dominicana con los Gigantes del Cibao, terminando subcampeón de la LIDOM con números de 0-0 en el récord, efectividad de 3.00 en un total de 3 entradas lanzadas en las que permitió 3 imparables, sin bases por bolas, ni ponches en toda la postemporada. 

En segunda opción, Culiacán eligió al lanzador zurdo de los Yaquis de Obregón, Javier Arturo López. 

Los Naranjeros de Hermosillo por su parte, eligieron al infielder de los Yaquis de Obregón Víctor Mendoza, quien tiene números en los Playoffs hasta el momento de .313 AVG con 15 hits, entre ellos 2 dobles y 3 cuadrangulares con 11 carreras impulsadas. 

La segunda opción de los Naranjeros es el lanzador zurdo de los Yaquis de Obregón, Héctor Velázquez. 

Después de celebrados ya los dos primeros cotejos del serial, naranjas y guindas han dividido triunfos; la noche del viernes 22 de enero, con una destacada actuación de su pítcher Ryan Verdugo, Naranjeros aprovechó la localía para imponerse 2-1 a los culichis, pero el sábado, los sinaloenses hicieron la trastada y con una sólida participación del serpentinero Anthony Vásquez y tres vuelacercas, aseguraron el triunfo 6-1 logrando emparejar la serie a una victoria por bando obligando un quinto juego.  

La serie se reanuda este lunes en territorio sinaloense y ya veremos cómo se sigue desarrollando esta interesante serie final en la que no hay aún nada para nadie y de ahí que se pueda advertir todavía una fragorosa batalla por venir. Ojalá así sea para que sigamos disfrutando de trepidantes duelos y una digna final.  

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

 

Continue Reading

Beisbol

Sorpresas en play-offs de la LMP: Se perfila una final entre Naranjeros y Tomateros

Published

on

 Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Con grata sorpresa, al menos para la afición de la capital sinaloense, arrancó la etapa de semifinales de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) el máximo circuito beisbolero profesional que se juega en otoño-invierno, luego de que el conjunto de Tomateros de Culiacán hiciera la trastada a Yaquis de Ciudad Obregón de vencerlos en su propio campo del Nuevo Estadio Yaqui (NEY) en los dos primeros cotejos del serial registrados el martes 12 y miércoles 13 de enero en territorio de la antigua Cajeme, para luego, habiendo perdido el primero (viernes 15) y ganado el segundo (sábado 16) de los tres duelos a celebrarse en su casa, colocar la serie a su favor 3-1, a reserva de lo ocurrido ayer domingo en que pudieron haber obtenido su pase a la gran final por el título en el supuesto de haber salido victoriosos en el quinto duelo del serial.  

Pero, sin menoscabo de lo que haya resultado del quinto juego, hay que decir que casi nadie esperaba que los Tomateros hubiesen salido sin daño de territorio Yaqui y por ello es que hay sorpresa en el giro que dio el rumbo de estos playoffs de la LMP.

El impredecible Rey de los deportes está haciendo de las suyas en este serial que quizá se haya resuelto en solo 5 enfrentamientos, siendo que se esperaba a un conjunto sonorense mucho más combativo. 

De hecho, la estadística estaba completamente a su favor, pues no hay que olvidar que el conjunto cajemense terminó como el mejor del standing con marca de 37 juegos ganados por 22 derrotas, seguido por Naranjeros de Hermosillo que culminó con 33 victorias por 23 fracasos. En esa misma estadística, Sultanes de Monterrey finalizó tercero con 29-27 y Tomateros en el cuarto peldaño igualando a 29 entre triunfos y derrotas. 

Ahora bien, quizá también entre quienes pronosticaban con cierta certeza una final sonorense entre Yaquis y Naranjeros, se adelantaron a hacer juicios después de que los de la tribu eliminaran con lujo de cierta superioridad y humillando a Charros de Jalisco, que como dice la canción del guanajuatense José Alfredo Jiménez, “por primera vez no metí ni las manos”, es decir, el escuadrón jalisciense no dio mayor batalla y fue una presa fácil para un rival que mostró mucha más hambre de triunfo y de gloria que los pupilos de Roberto “Chapo” Vizcarra, que se murieron de nada en el campo de juego.  

Tal vez esos mismos que elucubraban la eliminación de Tomateros y Sultanes en las semifinales también perdieron de vista que Tomateros es el actual campeón de la Liga invernal, y que no tan fácilmente renunciaría y entregaría su corona.  

De la otra llave semifinal que disputan Sultanes de Monterrey y Naranjeros de Hermosillo, habrá que mencionar se impuso la lógica y el conjunto sonorense hizo buenos los pronósticos al salir victorioso en su casa, el estadio Sonora de la capital de esa entidad, en los dos primeros enfrentamientos del martes 12 y miércoles 13 de enero. Pero no obstante que los regiomontanos ganaron dos juegos en casa logrando emparejar momentáneamente los cartones, perdieron el quinto duelo celebrado el domingo 17 permitiendo a la novena sonorense colocarse  nuevamente al frente 3 juegos a 2 y regresar con la ventaja a territorio sonorense donde el martes los Naranjeros procurarán el triunfo para finiquitar el serial a su favor y obtener su pase a la final.   

De los sonorenses, quienes llegaron a esta etapa con etiqueta de favoritos, es preciso señalar que fueron el mejor equipo del certamen al terminar las dos vueltas del torneo en el segundo lugar, sumando un total de 18 puntos. Un equipo que a lo largo de la temporada regular y la postemporada ha mostrado solidez en todas sus zonas del campo de juego y que es firme aspirante a llegar a la final e incluso a obtener el título de la LMP, por más que Los Sultanes tienen un buen equipo como para no ser avasallados abrumadoramente y ya lograron ganar el tercer cotejo del serial -primero  efectuado en El Palacio Sultán allá en ‘La tierra del Cerro de la Silla’- y aun cuando están mostrando garra no será fácil logren descarrilar a los sólidos Naranjeros en su camino hacia la final. 

Lo que sí hay que decir y agradecer, es que los cuatro equipos que siguen en competencia no han desmerecido en esta etapa del certamen y han mostrado en diferentes momentos de los juegos razones de sobra para soportar que estén disputando las series semifinales. 

Hemos visto emocionantes duelos, potentes ofensivas, grandes lances defensivos y pitcheos sobresalientes, sin menoscabo de las sorpresas que han estado a la orden del día como suele ocurrir en el Rey de los Deportes que ya sabemos, nada está escrito hasta que se canta el último out.  

CHARROS 

Todavía con la resaca de la eliminación de Charros de Jalisco, es pertinente recordar, aún sea poniendo el dedo en la llaga, que en este tiempo de receso obligado por estar fuera de los playoffs, la directiva de los caporales albicelestes jaliscienses debe hacer una exhausta revisión de lo ocurrido al interior de la organización para evitar otra temporada tan desastrosa como la que acaba de finalizar para Charros. 

A lo largo de la agenda ordinaria dimos cuenta de los problemas que venía arrastrando el conjunto dirigido por Roberto “Chapo” Vizcarra, siendo evidente la falta de regularidad en sus actuaciones que transcurrieron con múltiples altibajos. Su desempeño global no consiguió embonar y hubo peloteros que nunca pudieron mostrar consistencia en su desempeño. 

Y ni hablar de las erróneas decisiones directivas, los problemas administrativos, financieros y la ausencia de liderazgo ejecutivo en razón de los conflictos legales que les aquejan. Por si fuera poco, el manejo de protocolos frente a la pandemia fue torpe y deficiente, dando paso a que no pocos peloteros contrajeran la enfermedad por Covid-19 y tuvieran que cumplir sus respectivas cuarentenas en detrimento del equipo, destacando los casos de piezas importantísimas como Marco Tovar, Jesús Cruz Sustaita, e Ivan Salas.   

Un asunto que no se puede soslayar porque igualmente influyó de forma negativa está relacionado con los problemas  recurrentes para pagar a tiempo la nómina, la falta de implementos tan indispensables como los bates, y que no hubo estímulos económicos a los peloteros (aún fuesen mínimos), siendo que no se puede entender la falta de recursos toda vez que los patrocinios no se vieron afectados por la pandemia, es decir, los empresarios cumplieron en tiempo y forma.  

Además, para encarar la postemporada, se cometieron errores significativos cayendo en improvisaciones, negligencia, el no escuchar adecuadamente a buenos asesores deportivos o darle valor a la experiencia de su gerencia deportiva evitando imponerle decisiones erráticas.  

Todo ello debe ser objeto de análisis y base en la toma de decisiones que habrán de venir de cara a la próxima campaña; cambiar lo que no sirva o no funcione y mantener lo que aporte y sume al equipo. Estar y ser parte de la organización de Charros de Jalisco debe ser un privilegio y con ese compromiso se debe honrar la franela pero también el puesto técnico o directivo que se ostente, y de igual forma, se debe cumplir en tiempo y forma con los compromisos adquiridos con los peloteros de manera que éstos cuenten con la seguridad y motivación para responder satisfactoriamente.  

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1 

Continue Reading

Beisbol

Mal año para Jalisco en la LMP: Charros quedó fuera de una temporada para olvidar

Published

on

Vuelacercas, por Salvador Cosío Gaona //

Culminó para Charros de Jalisco una campaña que le significó más fracasos y sufrimiento que victorias y alegrías. Los altibajos en su desempeño fueron una constante durante toda la temporada de la agenda ordinaria lo mismo que en postemporada; fallaron en todos los sectores del campo de pelota, sin menoscabo de una deficiente dirección técnica y erratas administrativas que al parecer también impactaron en la labor de los peloteros.

La noche del sábado 9 de enero culminó la pesadilla, el conjunto jalisciense dirigido por Roberto “Chapo” Vizcarra Acosta, fue arrollado y echado fuera de la competencia por los Yaquis de Ciudad Obregón, su novel adversario deportivo, que tomó su revancha de la dolorosa derrota sufrida en la serie final ante el escuadrón jalisciense en la temporada 2018-2019, y con una paliza de 8-1 en el Nuevo Estadio de Ciudad Obregón, allá en territorio de la antigua Cajeme, lograron su pase a la semifinal del certamen 2020-2021 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) al eliminar en seis juegos (4-2) a los irreconocibles Charros que cumplieron una temporada para olvidar.

Si bien ya sabíamos que los caporales albiazules de Jalisco no llegaban en buenas condiciones a la repesca, siendo que habíamos advertido que venían padeciendo deficiencias en su sector defensivo, ausencia de bateo oportuno y fundamentalmente falta de consistencia de su staff de pitcheo, aunado a la errática conducción desde el dugout, la afición se llegó a ilusionar con que su desempeño mejoraría en postemporada, pero no sucedió así, aún cuando sorprendió gratamente al salir con una victoria de su primer juego de la serie frente a Yaquis imponiéndose en el Nuevo Estadio de Ciudad Obregón con marcador de 5-11.

Al día siguiente los de la tribu volvieron las cosas a su lugar al igualar los cartones a un juego tras superar a los caporales albicelestes por 6-2.

Y no obstante que se esperaba aprovecharan la localía en los siguientes tres cotejos pactados a celebrarse en su estadio de la Colonia Tepeyac en Zapopan, la expectativa de llevarse tres triunfos o al menos dos del serial para, o bien conseguir aquí su pase a la semifinal o al menos irse a desahogar la conclusión de la serie con una ventaja importante para aspirar al triunfo en la antigua Cajeme, todo se desvaneció cuando solo pudieron ganar uno de los tres juegos.

La tropa sonorense, en un gran duelo registrado la noche del martes, se llevó el triunfo en extra innings por 2-3, y el miércoles, en el cuarto encuentro de la serie volvieron a imponerse con parciales de 4-6. Para el quinto enfrentamiento, tercero y último en territorio jalisciense, Charros sacó la casta y logró quedarse con el de la honra al superar a la tribu por 10-6. Pero de regreso a Ciudad Obregón, los sonorenses impusieron su superioridad y por paliza le colocaron cerrojo a la serie en tan solo seis enfrentamientos.

Muchas justificaciones se podrán dar en torno a la eliminación de Charros, pero no podemos dejar de reconocer que hubo graves errores tanto deportivos como administrativos, porque no se pueden dejar de mencionar problemas financieros y ausencia de liderazgo ejecutivo en razón de los conflictos legales que les aquejan, y que pesaron ampliamente, sin menoscabo de una pandemia que también golpeó fuerte a los jaliscienses ante deficiencias en los protocolos de sanidad.

Al final los resultados están a la vista de todos. No se dio la gran hazaña por parte del conjunto albiceleste de vencer a los Yaquis para pasar a la semifinal y ya habrá tiempo de analizar a profundidad lo sucedido en este torneo que como ya decíamos, es para olvidar para la afición, pero no por para la directiva y cuerpo técnico que tendrán que sacar grandes lecciones y tomar cartas en el asunto a fin de evitar otra campaña desastrosa como la que acaba de terminar para ellos.

Casualmente, todos los frentes celebrados el sábado 9 de enero, definieron esa misma noche a los cuatro semifinalistas, resultando con su pase a la siguiente ronda eliminatoria, además de Yaquis de Ciudad Obregón, Naranjeros de Hermosillo, Tomateros de Culiacán, y Sultanes de Monterrey.

Habrá que decir que los Sultanes de Monterrey sorprendieron durante la campaña, especialmente en la segunda vuelta jugando bien y llegando muy fuertes a la postemporada haciendo buenos los pronósticos de lograr su pase a la semifinal, aunque se esperaba pudiera existir quizá alguna reacción final por parte de Los Caballeros Águila de Mexicali pero no se dio. Ahora Los regiomontanos enfrentarán a Naranjeros de Hermosillo, escuadra que llega embalada como líder de la segunda vuelta de la agenda ordinaria y como el mejor equipo de ambas vueltas y por puntos que venció en la repesca a Venados de Mazatlán en un serial que lucía al inicio muy cargado hacia la tropa de la capital sonorense llegando a estar muy adelante en los momios pero al final los porteños sinaloenses hicieron su labor y aunque perdieron lo hicieron fragorosamente con la cara al viento.

Será sin duda este un duelo competido, marcándose favoritos a Naranjeros sin descartar una posible sorpresa por parte de Sultanes.

Y en el otro frente de batalla en semifinales los campeones de la anterior campaña, Tomateros de Culiacán, llegan a enfrentarse con Yaquis de Ciudad Obregón. Los culichis pasaron por encima de Algodoneros de Guasave haciendo efectivos los pronósticos que los marcaban como favoritos, debiendo señalarse que los sinaloenses vendieron cara su derrota al ofrecer una dura batalla.

En cuanto a Yaquis ya hemos hablado que llegan como uno de los grandes favoritos junto con Naranjeros tras vencer de forma apropiada a Charros de Jalisco, y será un duelo de polendas; ambas escuadras buscarán obviamente dar el todo por el todo luciendo ligeramente favoritos los de la tribu que terminaron como líderes de la primera vuelta y segundos en la parte complementaria, por lo que deben ser etiquetados como sólidos aspirantes para llegar a la serie final.

Pero hablando de los de la tribu de la antigua Cajeme, es propicio señalar el comportamiento que para muchos es impropio y en el que cayó esta organización al publicar un tuitazo en el que se mofaban de la derrota de Charros. La Liga tendría que tomar nota y evitar cunda el ejemplo que ha sido injertado por Tomateros de Culiacán cuando es su costumbre utilizar las cuentas oficiales de redes sociales, pantallas y sonido de su estadio para atacar con cierta sorna a sus rivales, alejados de la clase y la ética que debe imperar en el circuito y en el espíritu deportivo de cualquier club.

Y una vez celebrado el domingo 10 de enero el Draft de peloteros de equipos eliminados para reforzar a los semifinalistas, Sultanes de Monterrey se hizo de los servicios del primera base Carlos Muñoz de Venados de Mazatlán, Naranjeros tomó también de Venados al tercera base, Isaac Paredes, Yaquis se llevó al jardinero Dariel Álvarez, de Charros de Jalisco, y Tomateros se decantó por el primera base Jessi Castillo de Guasave, llamando la atención que todos optaron por reforzarse con peloteros que suelen ser poderosos bateadores y ningún serpentinero.

Está pues todo listo para el arranque de las semifinales y como ya decíamos, se marcan como favoritos para enfrentarse en la serie final por el título a Naranjeros de Hermosillo y Yaquis de Ciudad Obregón.

Todo apunta a que será una final sonorense, pero habrá que verlo.

E-mail: opinion.salcosga@hotmail.com

Twitter: @salvadorcosio1

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.